Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

¿Y si tal vez…?

Acto 1 Podrías mirarlo, Viktor, pero no tienes el jodido valor de hacerlo cuando su corazón es ahora solo un fragmento del que es el tuyo. Te duele, sí, pero es seguro que no sientes ni un gramo del dolor que sobre su pecho se rompe en mil pedazos y lo desangra.

Capítulo 22: Previsiones

Era una trampa, ¿qué más razones había para una invitación así? Sin embargo, Víctor no entendía por qué estaba accediendo a dejarse caer en ella como si lo demás no importara. No, sí lo sabía, sabía que más que una trampa, era un reto: estaban picando su ego, jugando con la posibilidad de que seSigue leyendo «Capítulo 22: Previsiones»

Anuncio publicitario

Capítulo 20: Un disparo

Víctor se miró frente al espejo: debía preocuparse por la quemadura en su hombro, pero realmente sus ojos pararon sobre la parte quemada de su cabello. Puntas negruzcas decoraban aquellos trozos platinos que habían sido consumidos por las llamas. Algunos mechones ahora llegaban apenas poco abajo de la oreja y, al encontrarse casi al frente,Sigue leyendo «Capítulo 20: Un disparo»

Capítulo 19: En llamas

Sus manos temblaban mientras sujetaba el celular entre ellas. Dentro del taxi, veía las calles desvanecerse de su vista conforme el vehículo avanzaba. Yuuri deseaba gritarle al chófer que fuera más rápido, pero se creía incapaz de alzar la voz sin que esta se escuchara rota, resquebrajada. En realidad, no sabía cómo demonios podía estarSigue leyendo «Capítulo 19: En llamas»

Capítulo 18: Ladity Man

Yuuri quería hablar…  pero no sabía cómo hacerlo. Estaba seguro que la dinámica que tenía en ese momento con Víctor no era la clase de relación que deseaba mantener con él para siempre, no una que le valiera el arriesgar su vida y la de Phichit por lo menos. El sexo era bueno, de esoSigue leyendo «Capítulo 18: Ladity Man»

Capítulo 17: Primer deseo

Víctor no podía creer que realmente Yuuri Katsuki estuviera ahí, sentado en su sala de estar mientras veía la televisión; no solo porque se suponía que él, en ese momento, debía estar en un vuelo hacia Japón, sino porque incluso, aun encontrándose en la ciudad, era poco probable que un escenario así sucediera. Por todoSigue leyendo «Capítulo 17: Primer deseo»