I

Lado A(1850) ¿Cuánto tiempo, Yuuri? ¿Cuánto habrías de soportarlo? ¿Cuántas veces deseaste rasgarte la piel en lugar de mantenerte hundido en aquel ciclo que se repetía una y otra vez? Cuando hacías las maletas, cuando cruzabas el umbral a medianoche sin mirar atrás; pero siempre Víctor te esperaba afuera, con los brazos cruzados, con losSigue leyendo “I”

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora