Plata

Antes, el nombre de Víctor Nikiforov te sabía a gloria, a inspiración…  soñabas ser como él. Mejor: soñabas con superarlo algún día, con tomar su lugar en el podio y ser tú quien pudiera saborear el tacto del oro entre tus manos. Ahora, aunque el sueño se mantiene intacto, incluso parece más lejano que enSigue leyendo “Plata”

Mal amor

Miras su cabello esparcido por la almohada, Otabek, y no puedes evitar que ese sentimiento de incongruencia dañe cada latido de tu corazón. Quisieras tanto sentirte dueño de ese momento, inclinarte sobre él y besar cada hebra dorada de su cabello largo por el cual tanto cariño sientes. Después continuar por su cuello, subir porSigue leyendo “Mal amor”

No me olvides

Yuuri se desplomó en medio del hielo después de un giro que no salió bien y ahí, frente a todo un estadio repleto que lo contemplaban sin respirar, escupió los primeros pétalos de flor. Algo dentro suyo ya presentía el momento, el desarrollo de la enfermedad, pese a que era la primera vez que unaSigue leyendo “No me olvides”

Sombras

Yuuri es como una sombra etérea que levita sobre la pista de hielo, como si con cada giro, cada salto o rotamiento, su cuerpo perdiera algo de presencia en el mundo para transportarse a otro plano y desaparecer en un abrir y cerrar de ojos. Por eso Víctor lo mira tan atento, asustado de queSigue leyendo “Sombras”

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora