Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

13. Moscú – Al final del verano

El amanecer nos recibía en Moscú con pálidas luces y algo de neblina, nos dirigimos en un auto de lujo al Este de la ciudad. Una de las zonas más exclusivas de mansiones cercadas, calles solitarias y alamedas perfectas donde se ubicaba la residencia de los Plisetsky.

12. Te extraño – Al final del verano

Había enviado mi material a Darko Dee tal como acordamos y recibí una llamada de su representante indicándome que llegaría a Ibiza en cinco semanas para firmar el contrato. Me dijo también que pronto estarían escuchando mis primeras producciones dentro de un álbum que sería trabajado en colaboración con otros artistas y disc jockeys. UnoSigue leyendo «12. Te extraño – Al final del verano»

Anuncio publicitario

¿Y si tal vez…?

Acto 1 Podrías mirarlo, Viktor, pero no tienes el jodido valor de hacerlo cuando su corazón es ahora solo un fragmento del que es el tuyo. Te duele, sí, pero es seguro que no sientes ni un gramo del dolor que sobre su pecho se rompe en mil pedazos y lo desangra.

11. Cuenta con nosotros – Al final del verano

Eran las nueve de la mañana, el día lucía radiante, invitaba a correr por la playa y zambullirse en el mar una y otra vez. La voz en la radio animaba a todos a despertarse y unirse a la algarabía isleña que ese día gozaría de un concierto al aire libre.

Capítulo 22: Previsiones

Era una trampa, ¿qué más razones había para una invitación así? Sin embargo, Víctor no entendía por qué estaba accediendo a dejarse caer en ella como si lo demás no importara. No, sí lo sabía, sabía que más que una trampa, era un reto: estaban picando su ego, jugando con la posibilidad de que seSigue leyendo «Capítulo 22: Previsiones»

10. Te veré en invierno – Al final del verano

Dormir junto a Yuri era un verdadero reto, ese pillo se adueñaba de toda la cama y aquel día no fue la excepción. Le contemplé por unos minutos y con mucho cuidado aparté los cabellos que cubrían parte de su rostro. Mostraba un gesto apacible mientras soñaba junto a mí. Acaricié sus labios con muchoSigue leyendo «10. Te veré en invierno – Al final del verano»

9. Sé tu secreto – Al final del Verano

Despertar al día siguiente junto a Yuri no tuvo nada de romántico. No es romántico que un chico esté completamente estirado, con la cara en la almohada, la boca abierta y haciendo ruidos extraños. Me pareció ver su lado más infantil y despreocupado.

7. Déjame entrar en tu corazón – Al final del verano

Desperté con el ruido que hicieron Emile y Guang Hong cuando llegaron a casa y durante media hora no pude conciliar el sueño. Es tan incómodo dormir en un lugar que no sea tu propia cama y sobre tu propia almohada, pero mi motivo justificaba cualquier molestia.