Fotos privadas (II)


Yuuri llega a casa y encuentra a Víctor descansando en el sofá. Con otro día libre por delante, decide que es hora de una retribución fotográfica.

Yuuri suspiró mientras dejaba una bolsa de compras y buscaba en su bolsillo las llaves de su apartamento. Yakov le había pedido que se quedara tarde para ayudar a Yurio con sus giros, una petición que difícilmente podía rechazar dado que el entrenador ruso había hecho lo imposible para no solo aceptarlo en la pista, sino también para darle a Víctor consejos invaluables de entrenador.

Víctor inclinó la cabeza sobre el brazo del sofá cuando se abrió la puerta, mirándolo al revés con una sonrisa en su rostro. —¡Bienvenido a casa! ¿Yurio te dio muchos problemas?

Yuuri sonrió, se acercó y besó la mejilla de Víctor antes de llevar la bolsa de compras a la cocina y guardar los comestibles que había comprado con la ayuda de traducción del adolescente. —No más de lo habitual. ¿Qué estabas haciendo?

—Solo leyendo, tratando de terminar la novela que tome el mes pasado.

Yuuri sonrió mientras guardaba el último de los comestibles y se movía para inclinarse sobre el respaldo del sofá. —Mañana es nuestro día libre. ¿Qué quieres hacer?

Víctor movió las cejas.

 —Tú sabes qué…

El japonés puso los ojos en blanco. —Entonces es así, bien, me encargaré del desayuno mañana. Lo cual deja la pregunta de ¿qué quieres hacer mañana?

—¡Oye!— Protestó Víctor. —¡Tan cruel! Eso no fue lo que quise decir.

Yuuri sonrió, sabiendo que tenía a su prometido exactamente donde lo quería. Era hora de la retribución de la foto. —¿Me estás provocando mientras disimulas tu necesidad?

Los ojos de Víctor se abrieron, reconociendo el desafío. —Tal vez.

Yuuri caminó para pararse detrás de la cabeza de su prometido. Se inclinó y apoyó las manos sobre los hombros del ruso antes de morderle la oreja.

—Si todo lo que quieres es hacérmelo, no tenemos que esperar hasta mañana … aunque el que terminará desecho serás tú.

Yuuri sonrió ante la fuerte respiración de Víctor.

—Creo que comenzaré agarrando un puñado de tu cabello y usaré tu hermosa boca hasta venirme en tu garganta—susurró Yuuri, con la voz ronca de necesidad. —Una vez que me aleje será tu turno.

La respiración de Víctor comenzó a ser profunda.

—Bajaré esos pantalones, me acomodaré entre tus piernas y admiraré tu hermoso pene antes de chuparte. —Yuuri lamió el lóbulo de la oreja del ruso y pasó sus manos sobre ese pecho—. Pero lo quiero tanto que no voy a parar con una vez. Te daré un par de minutos para recuperar el aliento y luego volveré a empezar.

—Seguiré sin parar, Vitya. Voy a chuparte, una y otra vez, hasta que estés sin nada y te vengas en seco. ¿Cuántas veces puedes venirte en una fila así? ¿Tres? ¿Cuatro?

Víctor se estremeció.

— Para entonces estaré muy duro para tí, pero me encanta cómo te ves cuando te abro, y me tomaré mi tiempo. Voy a ir despacio, masajeando tu punto dulce hasta que solo puedas gemir mi nombre mientras te extiendo. Seguiré haciéndolo hasta que vuelvas a ser bello y duro, luego te chuparé de nuevo y te sobreestimularé hasta que grites.

—Yuuri …— Víctor gimió.

—Estarás tan hermoso, enrojecido, con tu polla flácida por haber recibido tanta atención. Probablemente estarás demasiado exhausto para protestar cuando deslice una almohada debajo de tu trasero y embista.

—Te sentirás tan bien envuelto alrededor de mi pene, tu calor y tus músculos apretándome. Me tomaré mi tiempo y lo disfrutaré, dentro y fuera, una y otra vez hasta que te vuelva loco.

Víctor gimió, sus ojos se cerraron mientras se entregaba a la fantasía.

—Eventualmente no podré contenerme. Voy a acelerar, conduciéndote cada vez más fuerte, golpeando lo más profundo posible, el sonido de la piel golpeando, mezclándose con tus gritos llamando mi nombre. Se sentirá tan bien venirme dentro de ti.

Los ojos de Yuuri se alzaron para ver la erección de Víctor tensándose contra sus pantalones. Besó el lugar detrás de la oreja del hombre, lo enloqueció.

—Te quiero tanto, y una vez no será suficiente. Apenas terminaré de venirme antes de necesitarte otra vez. Y te sentirás aún mejor, todo desaliñado. No podré contenerme y me deslizaré de a golpe en ti una y otra vez hasta que no pueda moverme. El único tiempo libre que obtendrás es si siento la necesidad de chuparte de nuevo. Serás mi bebedero personal hasta que finalmente esté satisfecho.

Yuuri le dio a Víctor un momento mientras metía buscaba en su bolsillo y abría la aplicación de la cámara en su teléfono.

—¿Qué te parece este sonido, Vitya?

El ruso abrió los ojos hasta la mitad, con los párpados pesados ​​y oscurecidos por la lujuria. Un rubor rosado adornaba sus mejillas y su erección cubría sus pantalones.

Yuuri sonrió, sacó su teléfono y tomó una foto.

—Yuuuuuri—se quejó Víctor.

—Te dije que te la iba a devolver. —El patinador examinó la foto, sonrió, luego se inclinó de nuevo y se la mostró a Víctor. —Te ves tan bien, Vitya. Creo que usaré esta foto tuya para masturbarme cuando estés fuera de la ciudad.

Víctor tragó saliva.

—Ahora, ¿dónde estábamos?— bromeó.

Víctor sonrió. —Estabas a punto de usarme como tu bebedero personal.

—Así es …— Yuuri sonrió y desabrochó sus jeans mientras agarraba un puñado del cabello de Víctor con la otra mano y caminó alrededor del sofá para pararse con su erección frente a la boca de su prometido. —Abre grande.

Víctor tarareó cuando Yuuri deslizó su polla dentro de esa boca.

Publicado por fireefloweer

Mi nombre es Firee, veintitrés años. Mi vocabulario a veces tiende a ser de marinero, escribo bajo presión, me gusta el whisky, ron y las papas. Soy ficker y traductora empedernida. Tengo una adicción por aprender idiomas, además de un amor incondicional a la Lingüística y la Literatura comparada. Yuri On Ice es uno de mis animes favoritos, pero las novelas de Mò Xiāng Tóngxiù se han ganado mi alma.Me gusta el aire otoñal, una buena taza de té, un libro y pues… Nada más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: