Eros encadenado (III)

Bellus-Belleza Sentado está el hombre, mirando el patio y a la noche estrellada. Se apoya en la puerta corrediza y desliza una pierna para colgarla en el aire. Sus labios no emiten blasfemia alguna, sólo exhalan una tibia resignación mientras piensa en el patinaje y la terrible actuación de hoy. El programa que Víctor haSigue leyendo “Eros encadenado (III)”

Fotos privadas (III)

Bendecido Víctor y Yuuri están en Eslovaquia para el Campeonato de Europa, y Yuuri está decidido a asegurarse de que Víctor solo piense en él cuando patine en la competencia. Víctor solía pensar que no había algo más solitario que despertarse en las habitaciones de hotel. Viajaba constantemente, siempre compitiendo en lugares nuevos y emocionantes; pero—aSigue leyendo “Fotos privadas (III)”

Fotos privadas (II)

Yuuri llega a casa y encuentra a Víctor descansando en el sofá. Con otro día libre por delante, decide que es hora de una retribución fotográfica. Yuuri suspiró mientras dejaba una bolsa de compras y buscaba en su bolsillo las llaves de su apartamento. Yakov le había pedido que se quedara tarde para ayudar a YurioSigue leyendo “Fotos privadas (II)”

FOTOS PRIVADAS by Fireefloweer

[TRADUCCIÓN] Todo comenzó inocentemente: Yuuri se veía tan increíble cuando estaba nervioso y excitado que Víctor tuvo que tomar una foto. Poco sabía él que eventualmente se convertiría en un concurso para ver cuál de ellos podría tomar la foto más sucia del otro. Fic de phoenixwaller

Eros encadenado by Fireefloweer

Víctor tiene cuarenta años cuando ama primera vez. No le parece justo que haya tardado tanto en hacerlo, tampoco le parece la diferencia de edad, pero lo que menos le agrada es saber que Yuuri sigue sin mostrar su verdadero Eros.

Nikoláyeskv

Se habían enamorado antes, hace casi un siglo. Quizás no lo recuerden, pero en ese momento uno de ellos era un soldado y el otro era un hombre tímido….
1918. El pueblo de Nikoláyevsk es crudo y frío, como uno esperaría estar en un rincón de la Siberia congelada. Víctor Nikiforov odia el lugar, así como odia ser un soldado ruso. Piensa que está encerrado en una jaula en mente y alma; vive en una era donde la oscuridad, la guerra y la sangre son palabras sagradas para los hombres; vive en una era donde la muerte y el miedo son pan de cada día.. Finalmente, cuando ve la sonrisa de ese chico japonés… se siente amado.

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora