Capítulo extra: Una vida, a otra vida (Tránsitos)

Yuuri salió de la cama sintiéndose aún dentro de la burbuja del sueño y apenas logró contener el grito de dolor cuando su pie descalzo golpeó una de las patas de la cama, mordiendo sus labios con fuerza mientras se ganaba una mirada retadora de la pequeña Satoko. —Papi, shhh —dijo la niña con unSigue leyendo «Capítulo extra: Una vida, a otra vida (Tránsitos)»

Necesidad de amor. Deseo de amar (Tránsitos)

i. Victoria se dirigió al patio temblando. Realmente no se imaginaba que alguien quisiera ir a verla desde Rusia, después de todo, con el único que mantenía contacto era con su mejor amigo, Christophe Giacometti, pero sabía que el suizo se encontraba en un viaje de negocios en Estados Unidos. 

Tormenta (Tránsitos)

i. Nunca había tenido un despertar tan hermoso. O al menos eso fue lo que pensó Victoria cuando los rayos del sol se colaron por las cortinas mal cerradas, interrumpiendo sus sueños, pero despertándola a una realidad aún mejor: su cabeza reposando en el pecho de Yuuri, su mejilla sintiendo el calor de su cuerpo,Sigue leyendo «Tormenta (Tránsitos)»

Vivir otra vez (Tránsitos)

i.  Victoria despertó encontrándose sola en la cama de hotel, el calor del cuerpo de Yuuri ya se había disipado y las sábanas estaban frías. Asustada se sentó en la cama y miró a su alrededor.  —¡Yuuri! —llamó con un poco de miedo.  —Estoy aquí —escuchó la voz de su amante y luego lo vioSigue leyendo «Vivir otra vez (Tránsitos)»

Refugios (Tránsitos)

i. —¡Sabes patinar! —exclamó Víctor sorprendido—, eso es maravilloso, yo también sé. —Eso no debería sorprenderme, eres ruso después de todo —dijo Yuuri revolviendo su café con leche. El sonido de su cucharita golpeando contra la porcelana era el único ruido que podía oírse en la posada. Cada día, ambos le robaban más y másSigue leyendo «Refugios (Tránsitos)»

Colores prohibidos (Tránsitos)

Un puñetazo lo hizo caer al suelo, no era la primera vez que era golpeado, pero lejos de acostumbrarse al modo cruel en que era tratado, seguía preguntándose el por qué debía pasar por todo eso. Recogió sus lentes azules, los que habían caído a un metro de él debido al impacto y se levantó.Sigue leyendo «Colores prohibidos (Tránsitos)»

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos