Muñeca

Jean abrió la puerta del departamento, no sin cierta dificultad. Un bonito chico rubio y delgado se abrazaba a él y a lo poco que quedaba de su botella. —No puedo creer que te encontrara en esa discoteca… realmente eres mi tipo.  Alto, moreno, fuerte. Con profundos ojos azules y una mandíbula masculina que moríaSigue leyendo «Muñeca»

Herencia Maldita

PRÓLOGO. Yuri era un hombre omega de treinta y cinco años, un virtuoso pintor y madre de dos jóvenes que amaba con el alma, esposo de un profesor alfa de una universidad privada de Nueva York. A simple vista parecía una persona normal y hasta afortunada ya que contaba con una bonita familia que aunqueSigue leyendo «Herencia Maldita»

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos