Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

AdC 35: «Celos y amor van de la mano»

―¡Termina tu trabajo de una maldita vez si no quieres ser tú el que vaya a desaparecer!

Celestino no pudo evitar que la rabia contenida explotara y colgó agresivo el teléfono. No tenía tiempo para más drama. Tenía una cita con Mila y mucha hambre encima.

AdC 33: «Llegadas y partidas»

Luego de todo lo acontecido, Mischa
tenía muchas preguntas por hacerse.¿Quién era Mila? ¿Sería acaso su novia? ¿Quizás incluso prometida o esposa? ¿Por qué habían brindado en su sueño? ¿Por qué habían celebrado?

AdC 32: «De vuelta en Kiritsy»

lisetsky salió con sentimientos encontrados de esa oficina. Se sintió feliz por haber sido reconocido por su jefe pero triste por dejar un trabajo que verdaderamente le gustaba. Había aprendido a querer el campo, a tocarlo, a conocerlo íntimamente y algo en su acercamiento a la naturaleza lo relajaba.

Anuncio publicitario

AdC 31: «Lo que remueve Moscú»

Era Victor, sí, pero con una vida feliz y Chris podía jurar que eso era lo que más le dolía, porque en esa vida no estaba inmerso él. Él, que se había matado por hacer entender a su hermano que vivir no era eso que llevaba Victor haciendo por tanto tiempo. Él, que lo amaba tanto y creía que era lo único que lo ataba a su familia maltrecha y rota. Él, que lo había cuidado durante tanto tiempo hasta ese maldito día en el que había decidido que estaba bien dejar a Victor a su suerte. Ese único día en el que él no había estado allí para salvarlo.

AdC EXTRA 1: «El primer beso francés»

No era novedad en casa de la familia Katsuki que Mischa y Yuuri habían caído inevitablemente víctimas del más puro y diabético amor.

Sus primeras semanas juntos habían sido tan tiernas y tan dulces, que Hiroko y Toshiya creían que pronto terminarían necesitando una triple dosis de insulina.

AdC 24: «Primera cita»

Era extraño para Mischa el dejar el castillo de Kiritsy solo y apagado. Esas paredes cubiertas de cuadros hermosos, estatuas carísimas y pisos de mármol tenían un encanto especial que había conquistado el corazón del chico de cabellos selenos. El joven había pasado una buena parte de su nueva vida en ese sitio y habíaSigue leyendo «AdC 24: «Primera cita»»