Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

Octavo acto: Contorsionismo

13 años Reconoces la espalda de Víctor… su traje de circo negro sin mangas y su cabello siempre peinado hacia atrás. Por ello, no dudas en estrellar tu cuerpo contra él y abrazarlo con todo ese deseo de verlo que durante dos años has guardado solo para él. Vaya que lo extrañaste, vaya que haSigue leyendo «Octavo acto: Contorsionismo»

Anuncio publicitario

Séptimo acto: Malabarismo

12 años Al cerrar los ojos, Yuuri, la carpa de Ottenkov Circus aparece justo frente a ti, con su letrero de luces parpadeantes y una negrura espesa detrás suyo que lo traga todo poco a poco. Ha pasado más de un año desde la última vez, ¿cómo podrías olvidarla? No cuando los recuerdos son tanSigue leyendo «Séptimo acto: Malabarismo»

Sexto acto: Trapecios

11 años Anticipas que algo inusual va a ocurrir ese día, Yuuri. Miras a Víctor con insistencia, esperando que él te explique qué es esa mueca extraña sobre su rostro y por qué no te recibió como siempre lo hace: con una sonrisa, un abrazo o agitando suavemente tu cabello. No obstante, Víctor mantiene suSigue leyendo «Sexto acto: Trapecios»

Cuarto acto: Escapismo

11 años Yuuri se encuentra recostado en el suelo, justo en el exterior de la carpa. Cubre su cabeza con ambas manos, como si intentara protegerse, mientras su pequeño cuerpo tirita de forma leve ante el pánico que lo ha dejado paralizado: enfrente suyo se encuentra una pantera negra y enorme que, agazapada contra elSigue leyendo «Cuarto acto: Escapismo»

Tercer acto: Desaparición

11 años En medio de la pista hay un hombre: Víctor. Y a su lado se encuentra un niño: Yuuri, quien aplaude cada vez que una llama nace de las manos de Víctor, cada vez que puede acercarse a ella y mirar con detalle cómo los haces de luces naranjas y rojizos bailan ante suSigue leyendo «Tercer acto: Desaparición»

Segundo acto: Fuego

10 años En medio de la pista hay un hombre: Víctor. Sobre sus manos nace fuego, llamas rojizas que iluminan su semblante entre las entrañas de la oscuridad. Practica su acto solo porque aun no termina de compenetrarse con el resto de sus compañeros… Y porque a veces extraña, a veces duda de lo queSigue leyendo «Segundo acto: Fuego»

Ottenkov Circus

La primera vez que Yuuri soñó con nosotros, tenía diez años. Nunca sabré qué fue exactamente aquello que finalmente lo hizo venir a nuestra última función de circo en San Petersburgo, sobre todo con el esfuerzo que realizamos para que él tuviera miedo de nosotros. Ahora, cuando sus ojos y los míos se encuentran, temoSigue leyendo «Ottenkov Circus»

Última función

27 años La carpa estalla en gritos y aplausos al recibirte. Ves su sombra palidecer en las gradas al alzarse la luz de los reflectores. ¿Por qué, Yuuri? ¿Por qué? Pesadillas, traumas, sueños que terminaron por crear monstruos rasgantes en sus recuerdos… Y gritos, sangre, tantos huesos que se rompieron por él. ¿Por qué?