THEIR WARM ARMS

Después de una vida miserable, las inquietas mentes inocentes de un trío de hermanos solo puede concentrarse en una sola cosa: Una familia.Llámese casualidad que después de una espera tediosa en ese lugar ruin tres palabras cambiarán su despreciable y solitaria vida.Ellos los llevarían finalmente a la calma, la estabilidad y la felicidad. Con unSigue leyendo “THEIR WARM ARMS”

AdC 20: “¿Qué estás esperando?”

La verdad, Mischa agradecía poder empezar a recordar cosas que lo ayudaran a saber más de sí mismo, pero a la vez sentía un gran miedo; en su nueva vida, Mischa quería pensar que era una buena persona, a lo mejor no un ejemplo a seguir como consideraba a Hiroko y a Yuuri, pero estaba seguro que no era del todo malo. Debía aceptar que le daba pánico el solo pensar que, en su vida real —porque la vida que llevaba en esos momentos incluso llegaba a sentirse como un sueño—, él no era alguien agradable, era alguien muy diferente a como era ahora.

AdC 19: “Eventos inesperados”

Mischa sabía perfectamente que toda la semana había estado muy esquivo con Yuuri. Lo sabía y no podía evitar sentirse lleno de culpa, una culpa que no lo dejaba trabajar tranquilo. No le había brindado razones, tan sólo se había disculpado por mensaje por no poder ir a apoyarlo en esos días.

AdC 18: “Reflexiones del corazón”

Una mañana de primavera, como una de tantas, Mischa se levantó algo cansado pero muy feliz. Era más fácil para él despertar en esa época del año. Los pájaros se escuchaban fuera de la ventana desde temprano, adornando el comienzo del día con sus cánticos, el sol salía para levantarle el ánimo y el aireSigue leyendo “AdC 18: “Reflexiones del corazón””

AdC 17: “Amor en el aire”

Se sentó al borde de la cama para poder conversar con él. Mischa tomó la leche, mordió unas galletitas y preguntó:

―Hiroko, ¿a ustedes les cae bien Dema?

―Bueno, es un chico muy correcto, gentil, parece ser muy responsable y parece tratar bien a Yuuri. ¿A tí te cae bien?― preguntó la señora con curiosidad. Su perceptiva mente maternal se había dado cuenta de inmediato por qué le preguntaba eso.

―Bueno, no lo conozco mucho en realidad. Sólo lo veo cuando viene a llevarse a Yuuri a algún lado.

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora