El Dragon se duerme (Dragón de Fuego)

El día siguiente a aquel en que Víctor les revelara la estrategia del Shinsengumi, Nishigori había hablado con Takao Murao, un joven beta que figuraba como alumno del dojo en el que hacía clases. Él era el único contacto con el que Takeshi contaba para contactarse con Katsura. Por protección, los Nishigori tampoco sabían loSigue leyendo «El Dragon se duerme (Dragón de Fuego)»

El tiempo pasa (Dragón de Fuego)

Un año.  Víctor llevaba más  de un año viviendo y compartiendo con los hombres del Shinsengumi, durante ese tiempo había llegado a desarrollar afecto por muchos de los integrantes de ese equipo de samuráis sin amo. El joven alfa pudo apreciar que aquellos rōnin eran despreciados por los integrantes del ejército del shogún por pertenecerSigue leyendo «El tiempo pasa (Dragón de Fuego)»

Un nuevo lobo (Dragón de Fuego)

Víctor cayó con fuerza sobre el piso, golpeándose los brazos contra el suelo de tierra, en medio del jardín de aquella gran casa que servía como refugio de los shinsengumi. El joven alfa respiraba agitado por el esfuerzo mientras el sudor perlaba su rostro y su fino cuello. Apretó la katana entre sus manos ySigue leyendo «Un nuevo lobo (Dragón de Fuego)»

Destrucción inmediata del mal (Dragón de Fuego)

Tres semanas transcurrieron desde que Katsura y los demás abandonaran la posada de los Nishigori. Víctor se encontraba deseoso de cumplir con la tarea encomendada y por eso su ansiedad crecía; no había vuelto a encontrarse con Saito. Incluso se había acercado a los cuarteles del Shinsengumi, pero no había tenido suerte. 

El calor de la llama apagada (Dragón de Fuego)

Víctor se encontraba sentado en el suelo de la sala de la casa de los Nishigori. Mientras su cuerpo se apoyaba en la pared, en sus brazos dormía el pequeño bebé que había decidido nombrar Yuuri. Algo bastante irracional lo hacía desear cuidar de él de una manera que ni siquiera su sobrino le habíaSigue leyendo «El calor de la llama apagada (Dragón de Fuego)»

Ishin Shishi (Dragón de Fuego)

Junto a la casa en la que vivía el joven matrimonio Nishigori, y ahora también Víctor, se encontraba la posada que la joven omega había heredado de su familia: Kyōto no hotaru, era bastante antigua y poseía un modesto, pero importante, prestigio en la ciudad. Era un establecimiento bastante amplio y en medio tenía unSigue leyendo «Ishin Shishi (Dragón de Fuego)»

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar