Condescendencia

Ha Emil no le interesaba el sexo, pero aún así, eso había llegado a ser algo escencial en su relación con Michele.

No se quejaba mucho, si no es que nada.

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora