Marchitarse para renacer (Flor de Agua)

Nueve meses después, Kioto, Japón Nikolai Plisetsky se encontraba dando vueltas de un lado a otro por la sala de su casa. Él era un diplomático ruso que vivía hacía ya dos años en la capital de Japón. Se había mudado en compañía de su esposa, Karenina, y su hijo mayor, Lukyan, un bello niñoSigue leyendo «Marchitarse para renacer (Flor de Agua)»

Penitencia (Flor de Agua)

El sábado por la tarde Yakov ya se encontraba en Serguiév. Era un lugar pequeño y los visitantes que llegaban eran muy pocos, por lo que no le costó trabajo encontrar la posada en la que Víctor había alquilado una habitación. La posadera, no obstante, le dijo que Víctor llegaba muy tarde en la nocheSigue leyendo «Penitencia (Flor de Agua)»

Nieve (Flor de Agua)

El bebé venía enredado en su cordón umbilical y no pudieron hacer nada para salvarlo. Yuuri expulsó a todos de su habitación y lloró por largas horas aferrado al pequeño de hebras plateadas. Por su parte, Mila no se había movido de la puerta del omega, esperando a que quisiera recibirla. Preocupada por lo queSigue leyendo «Nieve (Flor de Agua)»

Corazones rotos (Flor de Agua)

El tiempo se detuvo para Víctor. Las palabras que acababa de leer se clavaban como agujas en su corazón y él no era capaz de reaccionar. Sintió que su cuarto daba vueltas y se tuvo que afirmar de su escritorio para no caer.  Poco a poco sus ojos se fueron llenando de lágrimas, estás comenzaronSigue leyendo «Corazones rotos (Flor de Agua)»

Lo mejor y lo peor de ti (Flor de Agua)

Era lunes nuevamente, y ya habían pasado dos semanas desde el último encuentro de Víctor y Yuuri. El omega no se acercaba ni le dirigía la palabra al ruso y Víctor tampoco daba su brazo a torcer, aunque muchas noches llegó hasta la puerta del cuarto donde Yuuri dormía, quedándose ahí largos momentos sin atreverseSigue leyendo «Lo mejor y lo peor de ti (Flor de Agua)»

Regalando arte (Flor de Agua)

—Creo que he perdido —dijo Víctor retirándose la careta de esgrima y dejando que su largo cabello plateado cayera en cascada sobre el traje blanco que portaba para la ejecución de tal deporte—, que tristeza —agregó para luego bostezar sin vergüenza alguna.  —Víctor Nikiforov, es usted un… —El maestro de esgrima apretaba su florete conSigue leyendo «Regalando arte (Flor de Agua)»

Nocturno (Flor de Agua)

Yuuri abrió los ojos sintiéndose algo confundido. Se encontraba desnudo dentro de una cálida cama, solo. Miró a su alrededor, primero sin reconocer la estancia, pero pronto los recuerdos comenzaron a llegar uno tras otro. Tapó su cara con las mantas, avergonzado. ¿Cómo fue posible que dejara que su omega tomara el control de esaSigue leyendo «Nocturno (Flor de Agua)»

Yuuri (Flor de Agua)

La semana pasó rápidamente y el sábado por la mañana Víctor llegó temprano a la mansión en compañía de Yakov, quien iba por su pequeña hermana. La niña ya estaba recuperada y se lanzó a los brazos de su hermano en cuanto lo vio entrar a la mansión. Yuuri sonrió ante el efusivo recibimiento deSigue leyendo «Yuuri (Flor de Agua)»

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar