Capítulo 11: Nudos rotos

Cuando Víctor abre los ojos, sabe que ha cometido un terrible error. No solo por el dolor de cabeza que lo invade de inmediato o por esa sangre algo pegajosa que logra sentir pegada a su cabello… Es por el escenario desconcertante que se abre ante su vista, por sentirse tan fuera de lugar, tanSigue leyendo “Capítulo 11: Nudos rotos”

Capítulo 10: Señales

Debí haberlo imaginado. Que nuestros planes de un par de semanas se arruinaran y Víctor no pudiera acompañarme a Múnich fue la primera señal. La segunda: mi equipaje, junto al del resto de la filarmónica, incluidos algunos instrumentos pequeños que viajaban con nosotros como violines y clarinetes, terminaron en otro sitio…  Según nos dijeron, enSigue leyendo “Capítulo 10: Señales”

Capítulo 9: Distancia

Un teléfono celular vibra sobre la palma de Víctor y le anuncia una llamada entrante. Mira la pantalla, como la luz de notificación baila a la melodía de un tono abstracto que emula un soneto de Chopin. El número que se muestra no lo reconoce, aunque se esfuerza en hacer memoria, pues tiene la sensaciónSigue leyendo “Capítulo 9: Distancia”

Capítulo 8: Catarsis

Toda mi existencia se había concentrado en ese momento: en mí hincado ante Yuuri, extendiendo enfrente suyo un anillo que significaba la unión eterna de nuestras vidas. Estaba seguro que él aceptaría la propuesta, pero eso no significaba que no me sintiera nervioso ante una inesperada negativa. Ni siquiera cuando participé en mi primera competenciaSigue leyendo “Capítulo 8: Catarsis”

Capítulo 7: En la habitación

Tres días y Yuuri no ha despertado aún. Se lo han advertido: es posible que nunca lo haga, ha sido declarado oficialmente en coma. Víctor es como un cachorro triste que no logra comprender nada del mundo, que no entiende porque esa persona que ama no despierta, no se mueve, no le habla, no loSigue leyendo “Capítulo 7: En la habitación”

Capítulo 6: Sobre el hielo

Nunca le dije a Víctor la primera actitud que Sergey tuvo conmigo. No porque creyera su nueva faceta de buena persona, era sólo que parecía tenerle demasiada estimación, casi tanta como la que tenía hacia Yakov. Tampoco es que lo considerara una mala persona del todo, pensé que únicamente era de aquéllas que tienen unaSigue leyendo “Capítulo 6: Sobre el hielo”

Capítulo 4: Sueños

Comencé a tocar el piano porque no podía patinar, no de manera profesional, ni siquiera por hobbie, no más allá de unos cuantos minutos antes de que me quedara sin aliento. Cuando me diagnosticaron asma, tardé demasiado en comprender que no podría cumplir mi sueño de compartir alguna vez pista con Víctor Nikiforov, mi ídoloSigue leyendo “Capítulo 4: Sueños”

Capítulo 3: Pesadilla

Yuuri se mantuvo de pie frente a la puerta de su departamento durante una cantidad de tiempo que no le importó. Tenía miedo de abrir la puerta, no por algo que hubiera en el interior, sino porque no deseaba contaminar su hogar con todas las preocupaciones que llenaban su cabeza; no quería contaminar a Víctor,Sigue leyendo “Capítulo 3: Pesadilla”

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora