Por siempre, cuidaré de ti (Cuidaré de ti)

Yuri comenzó a despertar al sentir que su cuello era besado, rio entre sueños mientras sus manos blancas se posaron sobre los gruesos dedos que Otabek tenía sobre su abdomen. —Despierta, gatito, ya es tarde. —La voz gruesa de su amante le hacía cosquillas al sentir su aliento sobre su oído. —Beka, tengo sueño —seSigue leyendo «Por siempre, cuidaré de ti (Cuidaré de ti)»

Pasado y futuro (Cuidaré de ti)

Leo de la Iglesia era un buen enfermero. Estudió su carrera en Estados Unidos, donde su familia había emigrado siendo él muy pequeño, se graduó bastante joven, era uno de los mejores estudiantes de su generación y nunca reprobó sus materias. Su primer trabajo, una vez titulado, fue en una clínica psiquiátrica ubicada en elSigue leyendo «Pasado y futuro (Cuidaré de ti)»

Medianoche (Cuidaré de ti)

A las once con quince minutos, el automóvil que transportaba a Víctor y Yuuri se detuvo en su destino final. Los policías se encontraban desorientados, seguros de que habían dado más vueltas de las necesarias para llegar hasta allí, pese a que no podían ver hacia calle desde la camioneta en la que se encontraban.Sigue leyendo «Medianoche (Cuidaré de ti)»

El reloj no se detiene (Cuidaré de ti)

Georgi estaba en su computador, lucía concentrado, pero también estaba atento a su teléfono, el cual estaba en alta voz. —Estoy a dos cuadra de la casa de Leo de la Iglesia y Guang Hong Ji. —La voz de Mila se escuchó clara, Altin, Nikiforov y Giacometti pusieron atención.  —Quédate allí —respondió Popovich—, en cuantoSigue leyendo «El reloj no se detiene (Cuidaré de ti)»

Movimientos en juego (Cuidaré de ti)

A las 5:30 de la tarde, Yuri y Phichit salieron del departamento del rubio rumbo al centro de la ciudad. Caminaron rumbo a la parada de autobuses, estaba solitaria, se entretuvieron conversando mientras esperaban el transporte, o más bien Phichit hablaba mientras su mirada se movía constantemente desde el rostro de Yuri hasta la pantallaSigue leyendo «Movimientos en juego (Cuidaré de ti)»

Una nueva desaparición (Cuidaré de ti)

Yuri estaba semisuspendido en la oficina de Otabek, sus manos atadas a la polea que se encontraba instalada en el techo hacía que sus pies apenas tocaran el suelo. Estaba completamente desnudo, tal y como a su amo le gustaba que estuviera cuando se encontraban juntos. Lo único que conservaba puesto era el collar queSigue leyendo «Una nueva desaparición (Cuidaré de ti)»

No contra su voluntad (Cuidaré de ti)

Víctor lucía seguro al entrar al club Eros, mirando con la cabeza en alto aquel lugar que se veía tan diferente a como lo recordaba, ahora lleno de gente; Dominantes elegantes y sumisos sensuales eran quienes se tomaban el espacio mientras la música los sumergía en el ambiente erótico del lugar.

Fantasía (Cuidaré de ti)

—No —respondió Leroy—. No la llamé por eso. La llamé porque tengo una propuesta que hacerle, oficial Babicheva.  —¿Una propuesta? —preguntó Mila alzando una ceja—. Viniendo de alguien como usted, realmente no sé qué tipo de cosas pueda esperar tras esas palabras.  Jean soltó una carcajada abierta y alegre. —Lo que pasa —dijo después deSigue leyendo «Fantasía (Cuidaré de ti)»

Tercer sospechoso: Leo de la Iglesia – el hombre de sonrisa amable (Cuidaré de ti)

El día miércoles, mientras Phichit encontraba placer al someterse a Seung-gil Lee, Yuri debía enfrentarse por primera vez a aquel salón como el sumiso de Otabek. El experimentado dominante se encontraba de pie junto a la barra del bar, Yuri estaba a su lado, Altin le había ordenado mantenerse de pie junto a él, enSigue leyendo «Tercer sospechoso: Leo de la Iglesia – el hombre de sonrisa amable (Cuidaré de ti)»

Segunda sospechosa: Minako Okukawa – La sexy dominante (Cuidaré de ti)

Pasada las nueve de la noche del día jueves, Christophe Giacometti hizo su entrada a “El imperio de los sentidos”. Iba con un traje sastre color marengo que se ajustaba a su cuerpo con elegancia. Caminó con prestancia hacia el bar y pidió agua con gas y hielo, se sentó en unos sillones de cueroSigue leyendo «Segunda sospechosa: Minako Okukawa – La sexy dominante (Cuidaré de ti)»

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar