No me abandones.

I. INICIO. Aquel día todo transcurrió tan rápido. Apenas sintío como los rayos del sol habían tocado su piel, como el anillo de oro brillaba sobre su dedo, el frio de la pista de patinaje, el programa libre, el cansancio agotador que inundo su cuerpo y a su vez la victoria, la anhelada victoria, laSigue leyendo «No me abandones.»

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar