Ciencia Ficción

La ciencia ficción es un género que plantea mundos ficticios con una tecnología muy avanzada (o al menos diferente respecto a la nuestra), cuya base científica es perceptiblemente real y coherente que invita a la reflexión del lector.


Capítulo 41: Acorralados

Vicder intuyó al taumaturgo antes de verlo, como una serpiente que se adentraba en su cerebro.  Que la exhortaba a dejar de huir. A quedarse quieta y dejarse capturar.  Su pierna derecha obedeció; la izquierda siguió avanzando. Profirió un grito y cayó de rodillas.  El hombre inconsciente -¿Volk?- estuvo a punto de aplastarla antes deSigue leyendo «Capítulo 41: Acorralados»

Capítulo 39: ¡Ella es mía!

Alikhan rebotó sobre sus pies, y Volk y él saltaron a los lados, ambos forcejeando con la energía acumulada.  Yuri casi podía verla, bullendo bajo su piel. Otabek  estaba cubierto de cortes, ensangrentado, pero no parecía acusarlo, ahí de pie, ligeramente encorvado, flexionando las manos. Alikhan enseñaba los colmillos. —Vuelve a tu puesto, Alikhan -leSigue leyendo «Capítulo 39: ¡Ella es mía!»

Capítulo 38: Eres mi Vida

En cuclillas junto a su Dedushka, Yuri se volvió hacia el vestíbulo. Se oyó el zumbido de la vieja instalación eléctrica en lo alto, y una luz clara inundó la celda. La puerta seguía abierta, y los barrotes proyectaban sombras esqueléticas en el suelo. Sus ojos se fueron acostumbrando lentamente a la luz. Contuvo laSigue leyendo «Capítulo 38: Eres mi Vida»

Capítulo 36: Cacería II

—¿Qué son esas cosas? -gritó Leroy mientras Vicder despegaba de la calle con el Levitador-.  Sobrevolaron el mosaico de cultivos que rodeaba la ciudad de Rieux más bajo y mucho más rápido de lo que indicaba el reglamento. Vicder negó con la cabeza, todavía jadeando, tratando de mantenerse concentrada en el camino. —Eran lunares. HanSigue leyendo «Capítulo 36: Cacería II»

Capítulo 34: Riux

—No va a pasarle nada, estate tranquila. Vicder dio un respingo, sacada súbitamente de su ensimismamiento. Leroy pilotaba la pequeña cápsula hacia Rieux, Francia, aunque Vicder no sabía cómo era posible que todavía no se hubieran estrellado y hubieran muerto. —¿A quién no va a pasarle nada? —A esa chica, Gergia. No tienes que sentirteSigue leyendo «Capítulo 34: Riux»

Capítulo 33: Rabia

El sueño de Yuri fue agitado, lleno de taumaturgos y lobos al acecho. Cuando logró deshacerse del aturdimiento, vio que le habían dejado dos bandejas de comida.  El estómago le rugió al verlas, pero lo ignoró. Se dio media vuelta y se hizo un ovillo en el sucio camastro.  Hacía muchos años, alguien había garabateadoSigue leyendo «Capítulo 33: Rabia»

Capítulo 32: Intrusa

Vicder lanzó una maldición al arrodillarse y levantarle la cabeza a la chica desmayada, la cual la tenia en  un ángulo extraño contra las patas de la mesita del recibidor, y los pies se encontraban separados delante de la puerta de entrada. —Ella no es la nieta, ¿o sí? -preguntó Vicder, mientras su escáner yaSigue leyendo «Capítulo 32: Intrusa»

Capítulo 30: Deja Vu

Vicder echó un vistazo a un cultivo de hojas frondosas a través de la ventana de la cabina de mando. Los campos se extendían en todas direcciones, y  el horizonte, infinito, únicamente se veía interrumpido por una granja de piedra a poco menos de dos kilómetros de allí. Una casa. Un montón de hortalizas. YSigue leyendo «Capítulo 30: Deja Vu»

Capítulo 29: Alfa

Las botas de suela gruesa del alfa Volk Altin repicaban con dureza contra el suelo de mármol cuando cruzó el vestíbulo, haciendo caso omiso del puñado de soldados que respondieron en su dirección con respeto.  O tal vez miedo.  Quizá incluso con curiosidad ante el oficial que había pasado varias semanas entre los humanos, fingiendoSigue leyendo «Capítulo 29: Alfa»

Capítulo 28: Dedushka

La celda en la que retenían a Yuri había sido un camerino en sus orígenes. El fuego había dibujado en las paredes los contornos indefinidos de espejos y tocadores cuyo marco de bombillas había quedado reducido a una hilera de portalámparas vacíos. Habían retirado la alfombra que antes abrigaba el frío suelo de piedra ySigue leyendo «Capítulo 28: Dedushka»

Capítulo 27: Madrastra

Yuuri se paseaba arriba y abajo por el despacho, de la mesa a la puerta y viceversa. Habían transcurrido dos días desde que Minako había lanzado su ultimátum: o encontraba a la ciborg o atacaría.  Se acababa el tiempo y cada minuto que pasaba aterraba a Yuuri. Llevaba más de cuarenta y ocho horas sinSigue leyendo «Capítulo 27: Madrastra»

Capítulo 26: Alevosía

La puerta se cerró tras ellos con un golpe sordo.  Yuri se encontró de pronto en el inmenso vestíbulo de la ópera, a oscuras salvo por el débil y parpadeante resplandor de unas velas más allá de la arcada.  El silencio, el polvo y las grietas del suelo de mármol llenaban el vestíbulo. A YuriSigue leyendo «Capítulo 26: Alevosía»

Capítulo 25: Aceleración

El andén subterráneo estaba bien iluminado y lleno de androides y carretillas de levitación preparadas para descargar la mercancía del tren. Yuri siguió a Otabek hacia las sombras de otro convoy, entre las que esperaron hasta que un androide se volvió y pudieron subir al andén. Otabek asió a Yuri por la muñeca y tiróSigue leyendo «Capítulo 25: Aceleración»

Capítulo 23: Conferencia

—Desaparece. -Vicder pronunció la palabra despacio, con sumo cuidado. Con una súplica susurrante en la última y suave sílaba- Desaparece, Rampion, desaparece. Desaparece, Rampion. Desaparece… Desvanécete… No existes… No pueden verte…  Estaba sentada con las piernas cruzadas sobre su camastro, en la oscuridad, visualizando la nave que la rodeaba. Las paredes de acero, el motor,Sigue leyendo «Capítulo 23: Conferencia»

Capítulo 22: Historia

Todo empezó a dar vueltas. Yuri lo miró fijamente, esperando una broma que nunca llegó. —Mi madre… —Lo siento -murmuró Lobo-. Pensé que te habría contado… algo. —Pero… ¿cómo sabes tú todo eso? —Porque todo está relacionado con la princesa Svetlana. Las pruebas indican que una Mujer llamada Aleksandra Petrova, una doctora, La cabecera deSigue leyendo «Capítulo 22: Historia»

Capítulo 21: Créeme

La noche se les echó encima antes de que se dieran cuenta. El bosque se cerraba sobre ellos, un sólido muro de sombras bajo la pálida luz de una luna menguante. Solo habían dejado atrás un cruce de vías y habían continuado hacia el norte, sin hablar.  Unos raíles nuevos que se cruzaban con losSigue leyendo «Capítulo 21: Créeme»

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos