Tabú 70

Solía hacer un ejercicio inútil y masoquista casi todas las noches para tranquilizar al peor traidor que conocí en mi vida: mi maldito corazón. Compraba un celular nuevo cada semana y llamaba a Víctor. Me quedaba callado al escuchar su voz y cuando él decía mi nombre colgaba de inmediato. Luego pensaba que Anya estabaSigue leyendo “Tabú 70”

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora