Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

Trátame suavemente (Esposo de placer)


Un año después…

Víctor se removió en la cama, aún dormido estiró los brazos buscando encontrar el cuerpo cálido que cada noche dormía junto a él. Sin embargo, no lo encontró, lo único que había en las sábanas era el rastro de un aroma a miel y almizcle. ¿Miel y almizcle? Víctor despertó de golpe y se sentó en la cama confundido. 

Miró a su alrededor y poco a poco los recuerdos del día y la noche anterior comenzaron a llegar, junto con el dolor de cabeza provocado por la resaca. Había bebido bastante. 

—Al fin despiertas, mon chéri —la voz de Chris se escuchó desde la puerta de la habitación. 

—Chris —pronunció Víctor.

—Llamaré a servicio a la habitación. Es tarde y llevas muchas horas sin comer nada —dijo Chris acercándose a él y acariciando las hebras plateadas. 

Víctor lo miró y sus ojos se llenaron de lágrimas. Christophe se sentó en la cama junto a él y lo abrazó.

—No me gusta verte así. 

—Lo siento. 

—Debes volver a tu departamento y hablar con Yuuri. 

—No estoy preparado para verlo, no aún. 

—¿Qué piensas hacer?

—No lo sé. Chris, yo amo a Yuuri como no tienes idea, pero estoy llegando a mi límite… —Las lágrimas que había luchado por contener finalmente bajaron por sus mejillas mientras se dejaba abrazar y consolar por su mejor amigo. 

♠︎

El aspecto de Yuuri tampoco era el mejor. Había estado todo el día en la cama, sus ojos rojos y su rostro pálido mostraban lo poco y mal que había dormido. Cuando el timbre del departamento que compartía con Víctor sonó su corazón comenzó a latir con fuerza, pensando que tal vez era él. 

Corrió a abrir la puerta y su rostro mostró desilusión y enfado al ver frente a él a Christophe Giacometti. 

—¿Qué haces aquí? —preguntó Yuuri.

Chris lo miró y entró sin pedir permiso.

—No recuerdo haberte dado permiso para entrar —dijo Yuuri cerrando la puerta tras de sí. 

—Este departamento es de Víctor. Víctor es mi mejor amigo y yo puedo entrar aquí cuando quiera. 

—¿Tu mejor amigo? Sí, claro…

—Sí, mi mejor amigo. Y desde que tú aceptaste ser su novio sólo eso. Víctor ha cumplido cada una de las cosas que te ha prometido. 

—Por eso anoche no volvió a casa ¿verdad? 

—Pasó la noche conmigo. Pero como te dije, no hicimos nada de lo que él deba arrepentirse. —La mirada de Chris era severa, sentía rabia contra Yuuri y no estaba dispuesto a contenerla—. No intentes culparlo a él inventando cuentos en tu cabeza, sabes bien que si él no está aquí ahora es por algo que tú provocaste. 

—Yo… —las lágrimas anidaron en los ojos del japonés y comenzaron a correr por sus mejillas. 

—Si vuelves a hacer llorar a Víctor juro que me lo llevo a Suiza aunque lo tenga que secuestrar. —Advirtió. Pero luego su rostro se relajó y puso sus manos en los hombros del omega japonés—. Yuuri, Víctor te ama. Te ama a ti, no a mí ni a ninguna otra persona. 

—Lo sé, lo sé, pero…

—Yuuri, desde el principio yo estuve feliz por ustedes. Realmente creo que pueden ser felices juntos, pero si no cambias tu actitud lo perderás. 

—No, no, Chris, llévame con él. Me disculparé, las cosas mejorarán, lo prometo. —En la mirada de Yuuri había súplica, secó sus lágrimas mientras miraba fijamente los ojos del suizo y se preguntaba en qué momento las cosas se habían empezado ir al diablo. Los primeros meses desde que volvieron de Barcelona habían sido maravillosos.

—Toma —dijo Chris extendiéndole una tarjeta, Yuuri la tomó y lo miró interrogante. 

—Sé que Víctor te lo ha pedido antes y que te negaste, pero yo no te permitiré verlo a menos de que aceptes. 

—No puedes hacerlo, él…

—Él es mi mejor amigo y quiero que sea feliz. Víctor no sabe que estoy aquí, pero creo que estará de acuerdo conmigo. 

—Está bien. Acepto, pero por favor no lo alejes de mí. 

—No soy yo quien lo está alejando, Yuuri. 

Christophe se dio la vuelta y salió del departamento. En ese momento Yuuri escuchó la voz de Phichit que salía del cuarto. 

—Creo que él tiene razón, Yuuri —dijo el moreno acercándose a su amigo. 

Yuuri lo miró sin expresión en el rostro, Phichit suspiró.

—Iré a comprar algo para comer, volveré pronto —Phichit se acercó a la puerta y salió también. 

Yuuri se sentó en el sofá y jugueteó con la tarjeta que tenía entre sus manos. Él siempre supo que necesitaba ayuda, pero quiso engañarse a sí mismo diciendo que podía superar sus problemas solo. 

—No puedo perderlo —decidió. 

Christophe acababa de salir del edificio cuando escuchó una voz llamándolo.

—¡Ey, espera! —El suizo se dio la vuelta y vio llegar hasta él a un omega moreno de grandes ojos que brillaban como un par de onix negros. 

—¿Tú eres? —preguntó al muchacho.

—Phichit Chulanont —contestó extendiendo su mano.

—Christophe Giacometti —respondió el rubio tomando la mano del moreno. 

—Soy amigo de Yuuri, al igual que tú estoy preocupado por ellos, ¿podemos charlar? 

—Está bien, vamos por un café. 

♣︎

Víctor miraba la ciudad a través de las ventanas del cuarto de hotel en el que Christophe se hospedaba. Había viajado a Japón para participar de la semana de la moda en Tokio, vistió trajes de Akiko Aoki y de Yu Amatsu. Además, había adquirido algunos compromisos con revistas de moda como Ray y Jelly

—Traje la cena —dijo Chris entrando y sacando al alfa de su estado de contemplación.

—Gracias, Chris. 

—Fui a ver a Yuuri.

—¿Qué? ¿Por qué hiciste eso, Chris? 

—Le dije que no te volvería a ver hasta que se haya contactado con Isabella Yang, así que más te vale que me ayudes a cumplir mi palabra.

—Pero Chris…

—Escúchame Víctor. Tú has dejado muchas cosas por ese muchacho, ¡cambiaste completamente tu manera de vivir solo por él! Ahora es Yuuri quien tiene que hacer algo por ustedes.

—¿Yuuri aceptó contactarse con ella?

—Sí. Ese muchacho te ama y tiene miedo a perderte, creo que en esta oportunidad el temor lo movilizará. 

Víctor se hospedó en otra de las habitaciones del mismo hotel en el que se alojaba Chris. Se encontraba sobre la cama y tenía su teléfono celular en la mano. Lo tenía apagado y sólo jugaba con él. Suspiró y decidió encenderlo. Mensajes y llamadas perdidas de Yuuri lo llenaron de notificaciones. No los vio, simplemente marcó el número del omega esperando escuchar su voz.

—Víctor…

—Liliya…

—Mi amor, por favor perdóname. Fui un idiota, yo no debí decirte esas cosas.

—No te preocupes, cariño. Sé que tampoco lo estás pasando bien. 

—Te necesito.

—Cariño, Chris me dijo que fue a verte. 

—Sí…

—Me dijo que accediste a ver a Isabella Yang.

—Él me dijo que no podría verte si no lo hacía. 

—Yuuri, quisiera que hicieras esto por ti, no por mí. Pero si distanciarnos un poco te ayuda a tomar esa decisión creo que Chris tiene razón. 

—Víctor no me dejes.

—No te estoy dejando, amor. Yo te adoro y quiero estar contigo, pero quiero que estemos bien y sabes que los últimos meses no han sido agradables. 

—Sé que es mi culpa, pero te juro que las cosas cambiarán, volverán a ser como al principio. Como cuando volvimos de Barcelona. 

—Te creo, y es también lo que deseo. Pero sabes que que es algo que no depende enteramente de nosotros, si fuera así no habríamos llegado a este punto. Por eso haré lo que Christophe me recomendó y me mantendré un tiempo lejos de ti. Hoy pedí una habitación en el mismo hotel donde se hospeda Chris, él vuelve en dos días a Suiza. 

—Yo debería ser el que se va, este departamento es tuyo.

—Es nuestro, cariño. Y quiero que te quedes allí, yo estoy acostumbrado a los hoteles, estaré bien. 

—Quiero verte, Víctor.

—Y yo, pero creo que es mejor estar alejados unos días. Después podemos volver a acercarnos poco a poco. No volveré a apagar mi teléfono, podemos hablarnos a diario si eso te tranquiliza. 

—Está bien —dijo Yuuri con voz resignada. 

—Yuuri, recuerda que te amo. 

—Yo también te amo, Víctor. 

Anuncio publicitario

3 comentarios sobre “Trátame suavemente (Esposo de placer)

  1. Ese tema de soda estéreo es la canción más emblemática del rock nacional. Es muy buen tema, yuuri deberá poner toda de su voluntad para superar esa inseguridad que está destruyendo su relación. Víctor es increíble!

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: