Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

Souvenir (Esposo de placer)


—Al fin llegas, mon chéri —dijo Chris con una sonrisa sugerente mientras se acercaba al alfa de hebras plateadas que recién había llegado al aeropuerto de Barcelona. 

—Me alegra verte, petit oiseau —respondió Víctor con una sonrisa a juego—, gracias por venir a buscarme. 

—No es nada —Chris guiñó un ojo y luego besó con suavidad los labios del alfa—. Aunque sean sólo dos días, siempre es placentero verte —sonrió y lo miró a los ojos con una expresión llena de picardía—. Quiero llegar pronto al hotel —susurró.

—Yo también —respondió Víctor después de besar al omega.

—Yuuri, no deberías estar haciendo esto. Te estás lastimando innecesariamente —repitió Pichit, se podía escuchar la frustración en su tono de voz.

—Lo sé, pero… entiendeme Phichit. Necesito ponerle rostro a esas otras personas que están con Víctor. Por favor, ayúdame —suplicó Yuuri, otra vez. 

—Me voy a arrepentir de esto —dijo Phichit mientras desordenaba su cabello con molestia. 

Yuuri y Phichit estaban en la habitación de Yuuri. El japonés había estado buscando información de Víctor por internet, pero Phichit tenía mucha más experiencia en buscar información personal en la red; siempre llegaba a los sitios adecuados. 

Ambos se sentaron en la cama de Yuuri y Phichit comenzó a buscar en el portátil de su mejor amigo. Después de media hora dijo.

—Victor siempre está rodeado de muchas personas, es un empresario exitoso después de todo. Además, posee agencias de modelaje por lo que fotos con chicos y chicas guapas hay un montón. Sin embargo, sólo hay dos personas, dos jóvenes omegas, que se repiten en el tiempo, incluso años. 

—¿Quienes?

Phichit mostró a Yuuri las fotografías de Yuri Plisetsky y Christophe Giacometti.

—Vamos a investigarlos también —accedió Phichit al ver la demanda en el rostro decsu amigo—, comencemos con Yuri Plisetsky…

—No me gusta que se llame como yo.

—Yuri Plisetsky es un bailarín del teatro ruso Bolshói. Hizo su debut profesional hace pocos días con el co-protagónico de la obra “Thamar”. Los comentarios son muy positivos, al parecer es la nueva revelación del ballet ruso. 

—Víctor estuvo allí, me dijo que fue al estreno de esa obra —murmuró Yuuri con los labios apretados y mirando la pantalla del computador como si quisiera prenderle fuego—. Seguramente lo fue a ver a él… es un omega muy hermoso, realmente está a la altura de Víctor. —Los ojos marrones de Yuuri comenzaron a brillar, como cuando las lágrimas comenzaban a formarse pese a la oposición de la voluntad. 

—¡Deja de pensar esas cosas Yuuri! Tú eres un omega precioso, no te subestimes. 

—¡Mírame Phichit! ¿Cuánto se puede subir de peso en dos semanas? ¡Porque seguramente yo he batido el récord! Desde que Víctor se fue de viaje no puedo con mi angustia y mi ansiedad. 

—Yuuri…

—¿Qué más encuentras? —exigió Yuuri.

—Veamos… —Phichit siguió navegando un poco más, estaba inquieto, pero no sabía qué más podía hacer—. Mira este es el instagram de Yuri Plisetsky, hay fotografías del ballet y… ¡Mira esta! —exclamó mostrándole una selfie de Yuri donde Otabek besaba su mejilla—. Es su novio, Plisetsky tiene novio. 

—Eso quiere decir que…

—Tal vez Víctor es su familiar o algo así.

Yuuri sonrió y secó una lágrima que había caído por su mejilla.

—Veamos el otro —dijo Phichit—. Modelo suizo, una de las grandes figuras del modelaje europeo, trabaja en una de las agencias de Víctor. Se los ha visto juntos desde que se conocieron hace casi seis años y se ha rumoreado que son pareja.

—Es tan sensual —dijo Yuuri al ver alguna de las fotografías que Phichit le mostraba.

—Paremos con esto. Y deja de admirar a esos omegas, tú eres muchísimo más lindo. 

—Está en Barcelona —dijo de pronto Yuuri. Phichit había dado click en el instagram de Giacometti y salía una foto del modelo con la sagrada familia de fondo—. Está en Barcelona. 

—Espera Yuuri, esta foto es de hace tres días. En la descripción dice que fue a hacer fotos para una revista. Víctor llegó hoy, tal vez Giacometti ya volvió a Suiza. 

—Está con él, Phichit. Está con él.

—Yuuri…

Las lágrimas de Yuuri corrían como ríos salados sobre sus mejillas. Phichit dejó el laptop sobre la cama y abrazó a su amigo mientras le acariciaba suavemente la espalda. 

—Hoy tenías mucha energía, mon chéri —dijo el omega suizo estirándose en la cama, cubierto sólo por la delgada sábana—. ¿Acaso el gato gruñón no te atendió bien en Rusia?

—Uhm… podemos decir que “La hermosa hada rusa escapó con su héroe kazajo” —Víctor río—. Eso suena bien como título de un ballet ¿no lo crees?

—Así que el gatito te abandonó —Chris se carcajeó—, ese niño bonito se las trae. 

—Para mí Yuri seguirá siendo familia. Sabes que lo conocí cuando era un adolescente, le tengo mucho afecto. 

En ese momento el teléfono de Víctor comenzó a vibrar, el alfa lo tomó de la mesita de noche.

—Un mensaje de Phichit —murmuró.

—¿Phichit?

—El mejor amigo de Yuuri, dice que necesita hablar conmigo y que lo llame en cuanto pueda. Espero que no le haya pasado nada a Yuuri —respondió con preocupación. 

—Llámalo, yo me iré a dar una ducha. 

Christophe se levantó y se dirigió al baño mientras Víctor marcaba el teléfono del moreno. 

Cuando Yuuri se quedó dormido, después de llorar por largo rato, Phichit salió al patio de la casa de su amigo. Estaban solos ya que sus padres y Mari habían ido al restaurante. La hermana de Yuuri se encontraba bastante bien gracias a la medicación constante. 

En un impulso decidió enviarle un mensaje a Víctor, después de todo se sentía culpable del estado de su amigo, tal vez no debió animarlo a aceptar la oferta del alfa, pero no podía volver atrás, sólo podía intentar mejorar las cosas para Yuuri. Las inseguridades de su amigo eran cada vez más grandes: él mismo buscaba lastimarse con cosas como las de hoy. El moreno se arrepentía de la búsqueda que hizo en internet, aunque también sabía que si no lo hacía él, Yuuri lo haría por su cuenta, solo tardaría un poco más en encontrar las mismas cosas.

Poco después de haber enviado el mensaje su teléfono sonó.

—Hola, Víctor.

—¿Le pasó algo a Yuuri?

—No, bueno sí.

—Me estás preocupando. 

—Tú sabes de sus problemas de falta de seguridad y ansiedad, ¿no es cierto?

—Sí, los conozco.

—Bueno, desde que te fuiste de viaje esos problemas se han acrecentado. Víctor, yo fui quien lo animó a aceptar tu oferta, peto ya no sé si fue lo correcto.

—Phichit, yo…

—Escúchame. Mientras estabas aquí él estaba bien, después de todo le dedicaste todo tu tiempo libre y sé que eres muy bueno con él cada vez que están juntos. Pero desde que te fuiste la angustia lo está matando, la ansiedad que eso genera lo ha hecho subir de peso, lo que hace que se sienta aún más inseguro, aumentando su angustia y así se repite el ciclo. —La voz de Phichit aumentó de volumen  sin que se diera cuenta—. Hoy, en estado de ansiedad, quiso buscar en internet información sobre ti, en realidad, quería saber si decía algo sobre tus otras parejas. Encontramos información sobre Yuri Plisetsky y Christophe Giacometti, quien según vimos también está en Barcelona. Yuuri no pudo evitar compararse con ellos y terminó llorando hasta caer rendido por el cansancio. 

—Phichit, por favor cuida de él y asegúrate de que tome el avión a Barcelona. Te prometo que encontraré la manera de solucionar esto, yo… yo nunca he querido lastimar a Yuuri. 

—Lo sé. Yo entiendo tu manera de pensar, pero Yuuri es diferente y creo que si se sigue forzando a sí mismo a adaptarse a un estilo de vida con el que no se siente cómodo se lastimara inevitablemente. 

—Prometo pensar en lo que me has dicho, Phichit. Por favor cuida de Yuuri. 

—Lo haré. 

Phichit cortó la llamada y entró nuevamente a la casa de Yuuri, fue a su habitación, él seguía dormido mientras sollozaba y repetía el nombre del alfa que amaba: Víctor. 

Anuncio publicitario

3 comentarios sobre “Souvenir (Esposo de placer)

  1. Oh! Pobre yuuri. Entiendo perfectamente por lo que está pasando yuuri. Es horrible sentirte así y se que vixtor no es una mala persona que intenta dañarlo. Pero debe dejarlo ir sino quiere que esto se agrave.
    Yo confío en lo buena persona que es Víctor y se que le dará el apoyo necesario.
    Gracias por actualizar esta linda historia que yo ya me considero FAN

    Le gusta a 1 persona

      1. Exacto!! Acá nadie es cumplame simplemente que las cosas sucedieron.
        Victor fue sincero desde el principio. Además de en el momento de estar con él lo trato de una manera que lo hizo sentir único a yuur. Por eso no veo malas intenciones en todo esto… me agarda mucho esta historia pero me gusta ver a victor de esta manera.

        Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: