Capítulo 21: Créeme


La noche se les echó encima antes de que se dieran cuenta. El bosque se cerraba sobre ellos, un sólido muro de sombras bajo la pálida luz de una luna menguante. Solo habían dejado atrás un cruce de vías y habían continuado hacia el norte, sin hablar. 

Unos raíles nuevos que se cruzaban con los suyos habían hecho renacer la esperanza en Yuri: por fin cabía la posibilidad de toparse con otro tren. Sin embargo, las vías magnéticas permanecían en silencio. Por el momento se las apañaban con el resplandor que proyectaba el portavisor para guiarse, pero a Yuri le preocupaba que se quedaran sin batería y sabía que tarde o temprano tendrían que parar.

Otabek había dejado de mirar atrás cada pocos minutos, y Yuri cayó en la cuenta de que seguramente había sabido que les seguían desde el principio. Otabek se detuvo de pronto, y a Yuri  le dio un vuelco el corazón, convencida de que su compañero había vuelto a oír a los lobos.

—Detente. Esto nos servirá. -Levantó la vista hacia un tronco que había caído sobre los terraplenes de ambos lados y había creado un puente sobre las vías- ¿Qué te parece? 

Yuri lo siguió a través de la maleza, que le llegaba a la cintura.

—Pensaba que lo de antes no lo habías dicho en serio. ¿De verdad crees que podemos saltar a un tren en marcha desde ahí? 

Él asintió con la cabeza.

—¿Sin rompernos una pierna?

—Ni las piernas ni nada. 

Otabek se enfrentó a la mirada dubitativa de Yuri con un ligero aire de arrogancia. La joven se encogió de hombros.

—Lo que sea con tal de salir de este bosque. 

El tronco estaba a poco más de un metro de su cabeza, pero Yuri se encaramó a él sin dificultad, aferrándose a las raíces y a las piedras que sobresalían. De pronto oyó una especie de siseo bajo ella y se volvió para ver a Otabek con el rostro contraído en un fugaz gesto de dolor mientras trepaba detrás de ella. Yuri contuvo la respiración, sintiéndose culpable, mientras él se limpiaba el polvo de las manos.

—Deja que le eche un vistazo -dijo, tomándolo del brazo y sosteniendo en alto el portavisor para proyectar la luz sobre la herida. La sangre todavía no había traspasado el vendaje-, Siento mucho haberte disparado.

—¿En serio? 

Continuó palpando la venda y comprobó que seguía bien sujeta.

—¿Qué quieres decir?

—Sospecho que volverías a dispararme si creyeras que eso serviría para ayudar a tu abuelo.

Alzó la vista hacia él, casi sorprendida de descubrir lo cerca que estaban  del otro.

—Lo haría -afirmó-, pero eso no significa que luego no me sintiera mal.

—Me alegro de que no siguieras mi consejo y me dispararas en la cabeza -dijo él-.

 La luz del portavisor se reflejó en sus dientes. Los dedos de Otabek rozaron sin querer el bolsillo de la sudadera de Yuri, que dio un respingo. La mano desapareció al instante y este entrecerró los ojos para protegerse de la brillante luz del portavisor.

—Disculpa -balbució Yuri, dirigiendo la pantalla hacia el suelo. Otabek la adelantó y pisó con fuerza el tronco caído para comprobar su resistencia-.

—Creo que podemos fiarnos. 

Yuri creyó descubrir una extraña ironía en la elección de sus palabras.

—Otabek -dijo, comprobando cómo resonaba su voz en el vacío del bosque. Él se puso tenso, aunque no se volvió-. Cuando me dijiste que habías abandonado la manada, pensé que haría meses o incluso años de eso, pero, por lo que ha dicho Alikhan, me ha dado la impresión de que te acabas de ir. 

Otabek se pasó una mano por el pelo al girarse hacia ella.

—¿Otabek?

—Hace tres semanas -contestó con un hilo de voz. Y añadió-: en realidad un poco menos de tres semanas. 

Yuri tomó aire, contuvo la respiración y lo soltó de golpe.

—Más o menos cuando desapareció mi Dedushka.

Otabek bajó la cabeza, incapaz de sostenerle la mirada. Yuri se estremeció.

—Me dijiste que eras un don nadie, poco más que un recadero, pero Alikhan ha dicho que eras un alfa. ¿No es un rango bastante alto? -vio que el pecho de este se hinchaba en una lenta y tensa inspiración- Y ahora me dices que te fuiste más o menos cuando secuestraron a mi Dedushka.

Otabek se rascó el tatuaje de manera inconsciente y siguió guardando silencio. Empezaba a hervirle la sangre, pero Yuri esperó hasta que él por fin se decidió a mirarla. El portavisor proyectaba a sus pies un charco de luz azulada que no alcanzaba a iluminar a su compañero. En la oscuridad, apenas distinguía el vago contorno de los pómulos y la mandíbula, y el pelo, que parecía un manojo de agujas de pino que le salían de la cabeza.

—Dijiste que no sabías por qué podrían haber secuestrado a mi Dedushka. Pero no es cierto, ¿verdad?

—Yuri yo…

—Entonces, ¿en qué no me has mentido? ¿De verdad abandonaste la estúpida Manada o  todo eso no es más que una patraña para hacer que…? ¿Para hacerme sentir lástima por ti? ¿Para hacer que confiara en ti? -Ahogó un grito y retrocedió, tambaleante. Sus pensamientos dieron un giro repentino, atropellados por dudas y preguntas- ¿Soy yo la misión de la que hablaba tu hermano? ¿La que supuestamente se ha cancelado?

—No…

—¡Y después de que mi padre me advirtiera de esto! Dijo que uno de ustedes vendría por mí, y ahí estabas tú. Hasta sabía que eras uno de ellos. Sabía que no debía confiar en ti y aun así quise creer…quise pensar…

—Yura, ¡para!

 Yuri se enrolló los cordones de la capucha en torno al puño y tiró de ellos hasta cerrar el cuello de la sudadera, evitando las ganas de abofetear a su compañero. Tenía el pulso acelerado, y le hervía la sangre. Oyó que Otabek tomaba aire y vio que abría las manos bajo el haz del portavisor.

—Tienes razón, te mentí cuando te dije que no sabía por qué se habían llevado a tu Dedushka, pero tú no eres la misión de la que hablaba Alikhan. 

Yuri dirigió el portavisor hacia arriba y enfocó la cara de Otabek. Este se estremeció, pero no apartó los ojos.

—Aunque tiene algo que ver con él, ¿cierto? Y no te atrevas a mentirme.

—Tiene todo que ver con tu abuelo.

Yuri se mordió el labio con fuerza, intentando contener la rabia que empezaba a dominarla.

—Lo siento, sabía que si te lo contaba no confiarías en mí. Sé que tendría que haberlo hecho, pero… no pude. 

La mano del portavisor empezó a temblar.

—Cuéntamelo todo. 

Se hizo un largo silencio. Un largo y exasperante silencio.

—Pensarás que soy un ser despreciable -murmuró Otabek. Se encorvó, tratando de hacerse pequeñito, igual que en el callejón, bajo los faros de la nave. Yuri apretó las manos con tanta fuerza contra sus caderas que empezaron a dolerle los huesos-.

—Habla de una puta vez, no juegues más con mi Paciencia.

—Alikhan y yo estábamos en la manada que enviaron a cobrar una presa, a Nikolai Plisetsky. 

Yuri sintió que se le helaba la sangre. 

«La manada que enviaron a cobrar una presa

—Yo era más rápido que los demás… pero… no importa…, al final ya me había ido cuando lo secuestraron -se apresuró a añadir-. En cuanto llegamos a Rieux, vi la oportunidad de escapar. Sabía que sería más fácil desaparecer allí que en la red articulada de la ciudad, así que no me lo pensé dos veces. Eso fue la mañana que se lo llevaron. -Cruzó los brazos, como si intentara protegerse del odio de la chica-. Podría haberlos detenido. Era más fuerte que todos ellos, podría haber evitado que ocurriera. Podría haberle ayudado, o avisarte a ti. Pero no lo hice. Simplemente… tuve que salir corriendo.

 A Yuri empezaron a escocerle los ojos. Tomó aire con aspereza y le dio la espalda, inclinando la cabeza hacia atrás, volviendo el rostro hacia el oscuro firmamento para contener las lágrimas y no tener que secárselas. Esperó hasta que estuvo segura de que podía hablar antes de volverse de nuevo hacia él.

—¿Fue entonces cuando empezaste a ir a las peleas?

—Y a la taberna -dijo, asintiendo con un gesto-.

—Y luego, ¿qué? ¿Te sentiste culpable y decidiste que igual me seguirías un tiempo, o que incluso me echarías una mano en la granja, como si eso pudiera compensarlo?

Otabek torció el gesto.

—Claro que no. Sabía que mezclarme contigo sería un suicidio, que acabarían dando conmigo si no me iba de Rieux, pero yo… pero tú… -Parecía frustrado por no ser capaz de encontrar las palabras adecuadas-. No pude irme. 

Yuri oyó el crujido del plástico y dejó de apretar el portavisor con tanta fuerza.

—¿Por qué se lo llevaron? ¿Qué quieren de él?

Otabek abrió la boca, pero no dijo nada .Yuri enarcó las cejas, tenía el pulso acelerado.

—¿Y bien?

—Quieren encontrar a la princesa Svetlana.

Por un momento, el zumbido de los oídos le hizo creer que no lo había oído bien.

—¿Qué quieren encontrar a quién?

—A Svetlana, la princesa lunar. 

Yuri retrocedió. Se le pasó por la cabeza que tal vez Otabek le estuviera jugando una broma de mal gusto, pero estaba demasiado serio, demasiado angustiado.

—¿Qué? 

Otabek empezó a cambiar el peso de un pie a otro, incómodo

—Llevan años buscando a la princesa y creen que tu abuelo tiene información sobre su paradero. 

Yuri frunció el entrecejo, desconcertada, convencida de que no lo había entendido bien. Segura de que Otabek se equivocaba. Sin embargo, no podía apartar los ojos de su intensa y firme mirada.

—¿Por qué iba mi Dedushkaa…? -Sacudió la cabeza-. ¡La princesa lunar está muerta!

—Hay pruebas de que sobrevivió al incendio y de que alguien la rescató y la trajo a la Tierra -repuso Otabek-. Y, Yuri…

—¿Qué?

—¿Estás segura de que tu abuelo no sabe nada? 

Se quedó con la boca abierta tanto rato que se le acabó secando la lengua.

—¡Es granjero! Ha vivido en Rusia casi toda su vida y luego en Francia casi veinte años. ¿Cómo iba a saber algo?

—Estuvo en el ejército antes de ser granjero. Y viajó mucho por entonces.

—Pero de eso hace más de treinta años. Se retiro talmente del ejercito cuando tenia cuarenta años. ¿Cuánto hace que la princesa lleva desaparecida? ¿Diez, catorce años? Ni siquiera tiene sentido.

—No puedes descartarlo.

—¡Claro que puedo!

—¿Y si sabe algo? 

Yuri frunció el ceño, aunque su incredulidad se desvaneció ante la creciente desesperación de Otabek.

—Yura -insistió Lobo-, Alikhan ha dicho que habían suspendido la misión, puede que solo se refiriera a la búsqueda de la princesa. No consigo imaginar porqué, después de tantos años… Pero, si es cierto, podría significar que ya no necesitan a tu abuelo. 

Yuri sintió que se le encogía el estómago.

—Entonces, ¿lo soltarán? 

Unas arrugas se dibujaron en la comisura de los labios de Otabek, y Yuri sintió una opresión en el pecho. No hacía falta que dijera nada; sabía como funcionaban ese tipo de cosas. No, no lo soltarían.

Yuri inspiró hondo, mareada, y bajó la vista hacia las vías, iluminadas por la luna.

—Si hubiera sabido… Si te hubiera conocido antes… Quiero ayudarte, Yuratchka. Quiero intentar arreglarlo, pero están buscando una información que yo no tengo. Lo mejor que puede hacer tu abuelo es serles de utilidad. Aunque hayan dejado de buscar a Svetlana, tal vez todavía haya algo que él sepa, o algo relacionado con su pasado, lo que sea, por lo que lo consideren valioso. Por eso, si tú sabes algo, cualquier cosa, aunque te parezca irrelevante… Es tu mejor oportunidad de salvarlo. Puedes hacer un trueque. Él a cambio de la información que persiguen.

Yuri sentía que la invadía la frustración.

—No sé qué quieren.

—Piensa. ¿Recuerdas algo fuera de lo normal? ¿Algo que tu abuelo haya dicho o hecho que te resultara extraño?

—Mi familia siempre hace cosas raras.

—¿Relacionadas con los lunares? ¿O con la princesa?

—No, él… -Se interrumpió-. Bueno, siempre se ha mostrado más comprensivo con ellos que la mayoría de la gente. No suele precipitarse a la hora de juzgar a la gente y los defendía.

—¿Qué más?

—Nada. Nada más. No tiene nada que ver con los lunares.

—Hay pruebas de que eso no es cierto.

—¿Qué pruebas? ¿De qué estás hablando?  

Otabek se rascó la cabeza.

—Debe de haberte contado que estuvo en Luna  y que vivió un tiempo allá.

Yuri se presionó los ojos con las palmas de las manos y tembló al inspirar.

—Estás loco. ¿Por qué iba a ir mi Dedushka a vivir en Luna?

—Formaba parte de la única misión diplomática que se ha enviado a Luna en los últimos cincuenta años. Era el  piloto que llevaba a los representantes terrestres. La visita duró casi seis meses, así que, de un modo u otro, tuvo que relacionarse con los lunares… -Frunció el entrecejo-. Luego sus viajes se hacían por periodos de meses cortos, luego habia solicitado un permiso para no realizar los viajes a luna, sino trabajar en el ejercito en la Tierra. De verdad ¿Nunca te ha contado nada de esto?

—¡No! ¡No, nunca me ha contado nada! ¿Cuánto tiempo solicito ese permiso?

—Regreso a luna dos meses después de la primera misión instalándose por un periodo de tres meses, luego se quedo en tierra un año y ocho meses, se reintegro a los viajes volviendo a Luna y vivió alrededor tres años y cuatro meses. De ahí volvió a Tierra y no viajo más a Luna.

—¿Hace cuanto fue eso?

Otabek apartó la vista, y Yuri vio que titubeaba.

—Otabek. ¿Cuándo fue eso?

—Hace treinta nueve años -contestó, bajando de nuevo la voz-. Y venia acompañado de una niña.

—¿De una niña? Por que demonios mi Dedushka se traería una niña lunar?

El joven tragó saliva.

—No era una simple niña Lunar Yura, esa niña era tu madre.

Tan tan tan taaaaan!!! Un giro inesperado en la historia!

Tan tan tan taaaaan!!! Un giro inesperado en la historia!

Quien lo veía venir? Tienen teorías? Quiero escucharlos! 😀 

De portada la hermosa madre de Yuri, alguien me dice que sospechas tienen en que trabajaba?

Nos vemos pronto

Publicado por dmoonbrillentq

Dmoonbrillentq me encanta leer y ver anime, es una forma de poder desprenderme de toda la realidad y adentrarme a miles de aventuras que disfruto montones, por lo que cada historia y experiencias me encantaría poder compartirlo con ustedes. A nivel más personal amo la música y el baile <3 y ayudar a las demás personas, por lo que si necesitas en algún momento poder conversar con alguien aquí estaré

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: