No Me Abandones by Nincoxx.


XX. AFRENTA.

Sintió su corazón detenerse en cuanto encontró a la joven desmayada en el cuarto de baño.

—Violet.

Su palidez era mortal y cuando la llevo en brazos al lecho que compartían trato reanimarla, pero no le fue posible. Sin tiempo que perder llamó a urgencias. La ambulancia llegó a los pocos minutos, dos paramédicos colocaron a la joven sobre una camilla para llevarla dentro del vehículo donde después de tomar signos vitales se le suministró suero por medio de una intravenosa.

Víctor la acompañó en todo momento y por segunda vez en su vida experimentó el atroz miedo de perder a alguien querido. Su mente viajó unos meses atrás a la fecha del accidente y se vio así mismo subir a la ambulancia a donde transportaban a Yuuri sujetando su mano en todo momento.

—Yuuri—El nombre salió de sus labios.

Lo había recordado, todo el camino al hospital, la decisión que tuvo que tomar y las catastróficas consecuencias.

Apenas llegaron a urgencias y los primeros esfuerzos de los médicos se centraron en estabilizar a la rubia, Víctor permaneció quieto en la sala de espera a la expectativa de lo que pudiera ocurrir, su celular comenzó a sonar, tenía algunas llamadas perdidas de Yakov y ahora era el mismo quien volvía a marcarle, regresando a la realidad le respondió.

—Vitya ¿dónde estás? ¿Ves la hora que es? ¿Acaso piensas venir?—Lo reprendió con firmeza.

—Violet se encuentra mal, estamos en urgencias.

—Vitya…—Yakov estaba acostumbrado a en algunas ocasiones verse obligado a soportar los caprichos de Víctor, pero en cuanto supo la verdad se quedó sin palabras—Lo siento. Puedes tomarte el día y por favor llámame en cuanto tengas noticias—respondió empatizando con la situación.

—Claro, gracias Yakov.

Los siguientes minutos fueron eternos para el ruso quien apenas y podía quedarse quieto por unos segundos.

—¿Señor Nikiforov?—Uno de los médicos quien se encargaba de atender a su esposa salió para encontrarse con él, por su semblante y manera de comportarse al parecer no había pasado a mayores el asunto.

—¿Cómo se encuentra mi esposa?—preguntó preocupado.

—Por favor acompáñeme—pidió mientras lo guiaba a su oficina, como un autómata lo siguió tomando asiento frente a un escritorio de caoba, en el personalizador del médico podía leerse Doctor Andrey Sokolov.

—Permítame presentarme, soy el Doctor Sokolov, mi especialidad es la unidad de gineco obstetricia y soy el responsable de atender el caso de su esposa—comenzó de manera formal.

—¿Ella está bien?

—Logramos estabilizarla por lo que ahora se encuentra bien, pero su condición se ha complicado—explicó mientras revisaba el expediente a detalle en su computadora.

—-¿Perdón? pero si hace unos días en la última consulta todo era normal, a pesar de los vomitos y mareos todo iba conforme a los parámetros—dijo de inmediato Víctor y es que de verdad habían tomado muchas precauciones con el propósito de lograr un embarazo sano de principio a fin.

—Me temo que no es así, cuando su esposa fue ingresada su presión arterial se encontraba bastante alta, en contraste con sus bajos niveles de azúcar y una anormal disminución en su conteo de plaquetas—explico mientras revisaba los últimos exámenes practicados a la mujer, pero Víctor no entendía nada de esto.

—Lo siento, pero no entiendo que quiere decir ¿Qué indica todo esto?—pregunto entre confundido y temeroso por saberlo.

—Bien, supongo que pudiera sonar como algo por lo cual preocuparse, pero con los debidos cuidados, dieta y descanso estoy seguro de que su esposa podrá salir adelante y llevar el embarazo hasta su final., verá su condición suele ser recurrentemente normal en una primeriza aunque por lo regular se desarrolla hasta el tercer trimestre. Sin embargo claro que no se trata de una regla general, tampoco le diré que debamos confiarnos sino muy al contrario es imperativo la colaboración de ambos para que el embarazo finalice con éxito y tanto su esposa como el producto no se vean afectados—Víctor escuchaba atento las indicaciones del médico, pero no comprendía que sucedía, aún se sentía muy preocupado y mientras no se encontrara al lado de Violet no se sentiría en paz.

—Por favor solo sea directo ¿quiero saber que le sucede?

—La condición de su esposa se le conoce como preeclampsia. Se presenta con una alterada presión arterial, dolores intensos de cabeza, náuseas y vómito por encima a los síntomas habituales y otros más que seguramente llevaron a Violet al ahora. A partir de este momento los chequeos y monitoreos serán continuos y el reposo necesario. también es importante evitar situaciones de estrés y vamos a tener que modificar su dieta ¿me ha comprendido?—Víctor asintió por inercia.

—Bien señor Nikiforov, siguiendo al pie de la letra con estas recomendaciones no hay porqué preocuparse en estricta teoría no debería tener más emergencias, pero en caso de que suceda deberá acudir de inmediato a revisión ante la más mínima alarma.

—Bien señor Nikiforov, siguiendo al pie de la letra con estas recomendaciones no hay porqué preocuparse en estricta teoría no debería tener más emergencias, pero en caso de que suceda deberá acudir de inmediato a revisión ante la más mínima alarma

Yuuri no dijo nada más solo se aferró a Yuri completamente conmovido por su nivel de entrega y teniéndolo entre sus brazos fue sincero.

—No te mentiré, desde el día del accidente nada ha sido igual tú me has ayudado bastante a aceptarme y aceptar mi nueva condición, me has mostrado nuevos horizontes que no creí poder experimentar, no de esta forma, sin embargo uno de mis más grandes anhelos desde entonces ha sido poder compensarte en todo aspecto y vivir una vida normal a tu lado lo cual en mi condición eso es prácticamente imposible, a mi lado solo estas privándote de muchas cosas y yo en verdad anhelo esa operación porque a pesar de saber que todo sería más fácil si te dejara ir, vivir y disfrutar de todo aquello que yo no puedo darte me es imposible, tan solo de pensarlo siento un enorme vacío y me cuesta respirar, porque a pesar de lo que alguna vez llegue a sentir por Víctor y de las cosas que compartimos, todo este tiempo me ha servido para darme cuenta de algo maravilloso, y es que te amo Yuri, te amo con todas las fuerzas de mi corazón, perdóname por no decírtelo antes, pero mis sentimientos no eran claros, no como ahora—mientras tomaba las manos del joven entre las suyas—Te amo y quiero que vivas todas esas nuevas experiencias conmigo y con nadie más, perdona si soy demasiado egoísta, pero así me siento.

Yuri lo miró atónito, pero al escuchar la sinceridad de sus palabras sus ojos se iluminaron, las verdes esmeraldas resplandecieron de una manera preciosa que para Yuuri fue imposible apartar la mirada.

—Yuuri, no te disculpes, yo también te amo y quiero que vivamos todo eso juntos. Si ese es el caso, cuentas con todo mi apoyo, con todo lo que te prometí.

El azabache soltó un largo suspiro al escuchar esas palabras.

—La anhelo, pero no puedo hacerlo, no quiero aprovecharme de ti y tampoco quiero que por mi culpa tu temporada se arruine, pero sobre todo no quiero hacerte sufrir si algo saliera mal. Si únicamente se tratara de mí no habría problema, podría lidiar con las consecuencias de mis actos, pero ahora es diferente yo no quiero que sufras por mi culpa.

—Yuuri, si es en verdad lo que quieres a mí no importa, no tienes que preocuparte por mí ni por nadie más que por ti mismo. Incluso si te hace sentir más tranquilo regresare con Yakov durante tu recuperación.

El japonés acarició el rostro del rubio con el dorso de su mano a la vez que sonreía con resignación.

—Por favor, respeta mi decisión—De inmediato el rubio frunció el entrecejo, aquellas últimas palabras lo hicieron explotar.

—Pero…¡demonios!—exclamó levantándose bruscamente—¿Porque eres tan jodidamente complicado? hace unos días te aferrabas a la mínima esperanza de volver a caminar y ahora la tienes en tus manos, es mínima, pero existe y lo has aceptado si quieres hacerlo ¡joder no te detengas por mi!

El joven trató de calmarse un poco, lo último prácticamente lo había gritado, peino su cabello hacia atrás mientras inhalaba y exhalaba.

—Así como tú quieres mi bienestar yo pienso en el tuyo, y saber que esto es algo que deseas y de lo cual no temes, pero que te niegas a hacerlo solo por mí me parece absurdo. No puedo permitirlo, por favor, considera todo lo que hablamos, y toma tu decisión después del GPF.

Las siguientes semanas fueron de bastante tensión, se dieron a conocer las asignaciones de cada patinador previo al GPF y debido a la buena racha de Yuri este solo tendría que pasar por el skate America,Trophée de France y Cup Rostelecom para poder calificar al GPF.

La preparación previa a las competencias fue ardua y extensa, el joven ruso había encontrado suficiente motivación y esto le hacía multiplicar su esfuerzos y no decaer.

—Suficiente por hoy—lo detuvo Yuuri cuando considero que su alumno había alcanzado el nivel deseado aquella tarde.

—Aún me queda bastante energía—respondió patinando para llegar a su lado y alcanzar el cilindro con agua que Yuuri le extendía.

—Detengámonos por hoy, dentro de unos días tendremos que viajar para el skate de America y mi familia preparó una cena en tu honor para desearte suerte.

—Es extraño sentirse querido por tus suegros—reflexionó un tanto para sí después de dar un gran sorbo al cilindro.

—Te lo has ganado gatito.

—Te he dicho que no me llames así—Y es que en últimos días el japonés había tomado la mala costumbre de llamarlo por ese apodo—Lo siento, es solo que no puedo evitarlo—dijo burlonamente el rubio no dijo nada, solo lo mojo con algunas gotitas de agua del cilindro.

Unos días después las competencias dieron inicio, Yuuri y Yurio volaron a Estados Unidos, en donde el joven quinceañero se enfrentaría contra rivales como JJ, Pichit e incluso el mismo Chris Giaccometti.

—Te siento algo nervioso Katsudon—comentó mientras sentía los dedos del mayor entrelazar sus cabellos.

—Supongo que es la adrenalina del ambiente, nunca se olvida—respondió intentando no pensar en ello y prefiriendo concentrarse en terminar de trenzar sus cabellos. De alguna manera le relajaba hacerlo y disfrutaba de sentir entre sus dedos el sedoso cabello de Yuri.

—Tranquilo, déjamelo a mí, sabes que todo saldrá bien, no tienes por qué sentirte así.

—¿Sabes? A veces me gustaría contar con un poco de tu seguridad y no es que no confié en ti, porque sé que lo harás maravilloso, pero no sé, me siento un poco incómodo conmigo mismo.

—No te preocupes hare lo posible por transmitírtela y no tienes por qué sentirse incomodo contigo mismo, eres un genial entrenador no importa si tienes un mes o mil años en esto, lo importante es que somos una buena mancuerna—dijo antes de levantarse y voltear para quedar de frente a él—Tan solo debes observarme y olvidarte de todos los demás—dijo y le dio un rápido beso en los labios.

El público recibió a Yuri en medio de una fuerte ovación, su club de fans coreaba su nombre a todo pulmón mientras lo animaban y aplaudían ansiosos de ver su próxima actuación. El ruso saludo por inercia, pero en cuanto se encontró al centró de la pista sus ojos solo se fijaron en Yuuri quien desde la barrera de contención lo miraba con atención.

Como era de esperarse su actuación fue excelsa, la audiencia se mostró emocionada de principio a fin y su grado de perfección le hizo acreedor de alabanzas de fanáticos y jueces, obteniendo el primer lugar, para la Trophée France no fue diferente, ganándole a León de la Iglesia y dejando muy por debajo a un inexperto Minami y su ex compañero de pista Georgi. Volviendo a repetir la victoria y quedando a la espera solamente de la Cup Rostelecom donde la par se enfrentaría a Víctor nuevamente.

Después del último diagnóstico del médico tanto Víctor como Violet se alejaron del ojo público a petición del ruso temeroso y preocupado por la salud de su esposa e hijo

Después del último diagnóstico del médico tanto Víctor como Violet se alejaron del ojo público a petición del ruso temeroso y preocupado por la salud de su esposa e hijo. Para molestia de ella debía de permanecer la mayor parte del día en casa, sin mucho movimiento con el fin de evitar mayores sobresaltos y para mayor molestia como segunda consecuencia de la preeclampsia comenzó con el aumento de peso e hinchazón en rostro, manos y pies. A pesar de que Víctor le decía con frecuencia que continuaba luciendo como la princesa de la cual se enamoró su autoestima comenzó a decaer y los celos aumentaron, aquello aunado a los cambios hormonales hizo que el carácter de la joven se transformara por completo convirtiéndola en una persona apática y bastante caprichosa, su esposo no tuvo mucho tiempo para lidiar con ello ya que al dar comienzo las competencias previas al GPF no tuvo otra opción que emprender el vuelo dejando a la joven sola al cuidado de una enfermera. Por supuesto la muchacha no se encontraba de acuerdo y se encargaba de seguir muy de cerca los pasos de su marido, ya fuera a través de las redes sociales o por medio de las transmisiones en vivo.

Para su fortuna la próxima competencia se llevaría a cabo en Rusia y esto le ayudaría a pasar mayor tiempo con su marido, aunque muy para su disgusto se reencontraría con Yuuri Katsuki.

Días previos a la Cup Rostelecom, Víctor apenas y ponía pie en su casa, debido a que el ritmo de los entrenamientos había aumentado y la tensión del momento le tenía preocupado, solo regresaba por las noches a cuidar que Violet siguiera al pie de la letra con su dieta, vigilar que ingiriera sus vitaminas y ayudarla a calmar los dolores que implicaba su estado.

—Seguramente comienzas a fastidiarte de mí—comentó la mujer mientras Víctor se encargaba de brindarle un masaje a su adolorida espalda. Los últimos meses su vientre había crecido bastante, incluso más de lo esperado y esto le causaba problemas en cadera y espalda, dolencias que solo eran posible aminorar por medio de masajes. Aquella noche el ruso había llegado un poco más temprano de lo habitual y había aprovechado el tiempo para ser él quien lo hiciera en lugar de dejar la labor a su enfermera, ahora ambos se encontraban en su habitación en el lecho matrimonial.

—Por supuesto que no ¿porque piensas eso?—respondió Víctor un poco cansado del tema y es que no era la primera vez que lo escuchaba.

—Te has ausentado bastante—dijo como respuesta aunque más bien sonaba a reclamo.

—Me encuentro en plena competencia, pasado mañana es la Cup Rostelecom y sabes que ahí se definirá quienes pasarán al GPF.

—No sé porqué te preocupas, por supuesto que pasaras, es indudable—refuto con tono de fastidio.

—Sé que soy muy bueno, pero últimamente me ha costado bastante concentrarme, no puedo apartar mi mente del hecho de dejarte aquí solamente con Ivana.

—¿Ahora me hechas la culpa?—preguntó molesta mal interpretando la preocupación de su esposo e intentando girarse para encararlo, pero Víctor aún continuaba con el masaje a su espalda y cadera.

—Claro que no, jamás lo haría, pero es la verdad, me gustaría estar contigo y poder ayudarte en todo lo posible y si sucediera algo ser quien esté a tu lado—respondió con completa sinceridad deteniéndose en su labor y acomodando el pijama de su esposa.

—No quiero escuchar nada más, sé que comienzas a fastidiarte de esto—La joven fastidiada se apartó unos centímetros del platinado y se preparó para dormir dando la espalda a Víctor, este se limitó a salir hacia la cocina por una jarra de agua, últimamente su esposa tenía la costumbre de levantarse a media noche sedienta, aprovecho para prepararse un emparedado como cena y se quedó unos minutos en la barra de la cocina revisando por su celular las redes sociales. Hacía unos días había concluido el Trophée France y Yuri se había colocado como el orgulloso campeón, sonrió para sí mismo mientras pasaba foto tras foto viendo los momentos clave de la premiación. Se detuvo en una fotografía donde se apreciaba al rubio levantando su medalla ante los medios con una sonrisa orgullosa mientras era abrazado por Yuuri, sintió un doloroso pinchazo a su corazón al verlos juntos. Esa era la primera de varias más, en la siguiente se los veía juntos, el rubio le colocaba la medalla a Yuuri mientras este acariciaba con una de sus manos la mejilla del muchacho. La escena podía mostrar a quienes no los conocieran el orgullo y cariño de un entrenador a su pupilo pero para Víctor quien los conocía reconoció que había algo más en esas miradas resultándole inconfundibles, el amor que se profesaban era irrefutable. Sin poderlo evitar y de manera inconsciente una misteriosa lagrima rodo por una de sus mejillas.

—¿Qué me sucede?—se preguntó y apago el celular al instante.

—¿Yuri, estás listo?—Los rayos del sol se filtraban por las persianas de la ventana de la habitación que compartían y bañaban con su resplandor al joven que Yuuri tenía entre sus brazos quien solo se removió y con voz somnolienta apenas respondió

—¿Yuri, estás listo?—Los rayos del sol se filtraban por las persianas de la ventana de la habitación que compartían y bañaban con su resplandor al joven que Yuuri tenía entre sus brazos quien solo se removió y con voz somnolienta apenas respondió.

—Dame 5 minutos.

—De acuerdo, pero solo eso—acepto besándole los rubios cabellos.

El gimnasio donde se llevaría a cabo la competencia desde muy temprano comenzó a recibir a los cientos de espectadores que ansiosos se presentaban a ser testigos de la que estaban seguros sería un espectáculo admirable.

Yuuri acompaño a su alumno hasta los vestidores para poder cambiarse y comenzar a ayudarlo a su arreglo.

—Para la competencia de mañana tu abuelo vendrá, creo que es momento de que hable con él—comentó de la nada mientras lo ayudaba con el cierre del traje algo nervioso por la idea.

—¿Qué?—saltó Yuri quien aún no había contemplado ese escenario.

—Sería lo correcto, eres menor de edad y no me siento cómodo pasando tanto tiempo a tu lado siendo consciente de que él no sabe nada sobre lo nuestro.

—Maldición ¿no podríamos esperar?—Yuri de inmediato encaro a su novio quien le regreso una mirada que guardaba cierto temor.

—No, mi querido gatito. Creo que si lo seguimos guardando por más tiempo él podría terminar enterándose por otros medios y sería peor—dijo tomándolo por ambas manos y besándolas.

—Supongo que tienes razón—cedió el joven con un suspiro de resignación.

—Tranquilo, estaremos bien. Ahora es tiempo de que vayamos saliendo—dijo Yuuri observando la hora y cerciorándose del tiempo que disponían. Yuri se encogió de hombros y de repente recordó.

—Creo que no lo había recordado, pero hace justo un año aquí nos enfrentamos—observo con una sonrisa al percatarse.

—Es nostálgico ¿no?

—Si, vaya que lo es, en ese entonces ya sentía algo por ti, pero prefería ignorarlo aunque no era del todo posible.

—Eso explica los piroshki—recordó Yuuri con una sonrisa volviendo a tomar sus manos.

—En parte—ambos se dieron un suave beso antes de salir de los vestidores hacia la pista.

Yuri fue el penúltimo en pasar y como en las anteriores presentaciones su entrenador no le quito el ojo de encima en ningún momento, orgulloso de todo lo que había madurado en tan poco tiempo.

—¡Yuuri, es una sopresa!

—Víctor…—El ruso se encontraba detrás de él, portaba el desenfadado traje negro con el cual se presentaría y una sonrisa en el rostro, Yuuri se limitó a saludarlo.

—Al parecer fue inminente que volvieran a enfrentarse—observó también para si mismo.

—Debes de sentirte muy orgulloso de él—comentó deteniéndose a mirar el programa del joven—Ha cambiado mucho y estoy seguro que fue gracias a ti.

—Si, estoy muy orgulloso de él, pero francamente no creo que haya tenido tanto que ver, él ha puesto mucho de su parte, yo solo lo he ayudado en algunos detalles—respondió regresando su atención al joven rubio—En fin, escuche lo del embarazo de Violet, felicitaciones a ambos, en verdad les deseo lo mejor.

—Gracias, ha sido toda una sorpresa, pero estamos emocionados.

—¿Cómo se encuentra?

—Ha tenido algunas complicaciones, pero lo estamos sobrellevando bastante bien. Dentro de poco estaremos festejando su llegada.

—Espero de verdad que todo salga bien.

Yuri termino su presentación, miles de rosas blancas cayeron a sus pies, el muchacho como siempre corrió a los brazos de su entrenador quien para su sorpresa se encontraba con Víctor.

—¡Excelente Yuri!—lo felicito recibiéndolo en un fuerte abrazo.

—¡Congratulations!—exclamo Víctor esperando su turno para abrazarlo y tomándolo desprevenido—Has madurado bastante, en verdad debo de preocuparme teniéndote en la pista.

—Gracias anciano, y ¿dónde está la bruja?

—Reposa su embarazo, no pudo venir, pero estoy seguro que también te felicitaría, ha sido excelso.

—Si claro, ahora vamos Katsudon, ya quiero ver mi puntuación—dijo ignorándolo y tomando por detrás la silla de Yuuri para empujarla directo al Kiss and Cry.

Desde la comodidad de su habitación Violet miraba muy atenta el final de la competencia, le sorprendió lo disputado que había sido el primer lugar siendo Víctor quien apenas y había alcanzado a superar a Yuri por décimas y notándose al final preocupado con sus resultados. En aquel momento la cámara enfocaba al rubio quien a pesar de verse derrotado por su compatriota no dejaba de lado esa actitud arrogante y altanera. De solo verlo sintió la sangre hervirle, en tan poco tiempo de conocerlo había desarrollado cierto sentimiento de apatía hacía el rubio llegando incluso a odiarle por su soberbia. Una vez se dieran por finalizadas las competencias de aquel día se anunció el nombre de quienes llegarían al GPF estando entre ellos por supuesto su marido, Yuri Plisetsky, Christopher Giacometti, Seung Gil, Jean Jacques Leroy y Pichit Chulanont.

—Que aburrido—dijo con fastidio apunto de apagar el televisor, pero la siguiente imagen la hizo exasperar.

Al bajar del podio Víctor se había unido a Yuri y Yuuri, abrazando efusivamente a este y en un determinado momento dándole un beso en la mejilla.

—¿Qué?—Era evidente que el ruso se encontraba orgulloso de su logro, porque repitió el gesto con su entrenador Yakov, sin embargo para ella era motivo suficiente para preocuparse.

—¿Qué?—Era evidente que el ruso se encontraba orgulloso de su logro, porque repitió el gesto con su entrenador Yakov, sin embargo para ella era motivo suficiente para preocuparse

Poco después de la competencia el gimnasio comenzó a vaciarse y Yuuri junto con su alumno salieron al encuentro de un hombre de avanzada edad.

—Señor Plisetsky, buenas noches.

—Hola Yuuri—ambos hombres se saludaron cortésmente, antes de que Yuri corriera a sus brazos.

—¡Yuri, lo volviste a conseguir! volviste a calificar al GPF, me encuentro muy orgulloso de ti, estás en tu mejor racha—dijo cambiando su seria expresión por una más efusiva y abrazando con fuerza a su nieto.

—Gracias abuelo.

—Y Yuuri, te agradezco por cuidar de mi nieto y llevarlo tan alto, estoy seguro que no te decepcionará.

—Por supuesto que no, es muy talentoso y se ha esforzado bastante por lo que mi completa confianza se encuentra en él, disculpe señor Plisetsky ¿me permite invitarlos a cenar?—preguntó algo nervioso por lo que estaba a punto de suceder.

El mayor aceptó la invitación, no había podido llegar para presenciar la competencia completa así que una cena al lado de su nieto y Yuuri era una buena forma de redimirse. Los tres acudieron a un popular restaurante de comida típica donde una vez que se instalaron una mesera tomó sus órdenes y mientras esperaban su comida con cierta incomodidad Yuuri tomó la palabra.

—Señor Plisetsky, yo…bueno es un poco complicado para mí abordar el tema pero…— Yuri solo lo miro incrédulo, no podía creer lo nervioso que se encontraba su novio tratando de hacerle saber de lo suyo a su abuelo y de cómo incluso podía tartamudear tratando de encontrar las palabras adecuadas por lo que decidió aligerar la carga tomando el control de la situación.

—Desde hace unos meses Yuuri y yo decidimos comenzar a salir, queríamos informarte porque es probable que pudieran hacerse rumores y en estos casos es mejor que te enteres por nosotros.

—¡¿Qué?!—exclamó Nikolai alarmado por la impresión inicial—Pero ¿cómo pudo pasar esto? ¿en que momento?—pregunto algo alterado elevando la voz.

—Señor Plisetsky—Esta vez intervino Yuuri elevando un poco la voz, pero intentando mantenerse tranquilo—Si me permite, por favor no lo malinterprete, es algo que se dió de manera gradual. Yuri estuvo conmigo en momentos muy complicados y desde entonces he recibido no solo su completo apoyo si no su confianza para llegar a ser su entrenador. Él significa demasiado para mi y creame que mis intenciones son buenas. Yo le juró que cuidaría de Yuri incluso con mi propia vida.

Nikolai se calmó y escuchó las palabras de Yuuri con atención a la vez que analizaba sus expresiones. Es cierto que estaba nervioso por la situación y la voz pese a hacer lo posible por mantener un tono firme aún se notaba nervioso, pero su mirada era determinada y a la par que lo miraba a él miraba a su joven nieto como si fuera necesario reafirmar su amor hacía él. 

—Yuuri y yo llevamos como pareja algunos meses y desde entonces hemos sido muy profesionales incluso lo puedes ver por ti mismo. Los resultados hablan por si solos, además tampoco ha buscado propasarse ni nada por el estilo. Siempre ha sido respetuoso y paciente conmigo—aseguró el menor con la intención de tranquilizar a su abuelo—, y estos meses nos han ayudado para darnos cuenta de algo más.

—¿Y eso es?

—Nos amamos, amo a Yuuri con todo mi corazón y es por eso que he llegado tan lejos esta temporada—admitió—Todo mi desempeño y lo que he logrado es el reflejo de ese amor.

—¿Y tú?

—Durante todo este tiempo Yuri se ha convertido en la luz de mi vida, me ha dado un importante motivo para continuar vivo y juntar las suficientes fuerzas por salir adelante, lo amo y lo reitero, yo haría lo que fuera por él.

—Bien—el hombre relajo su postura y bajó el tono de su voz con el propósito de no sonar a la defensiva—Supongo que será peor si me niego ante esto, además confió en ti Yuuri y conozco a tu familia lo que me hace sentir más tranquilo, sin embargo no está de más advertirte. Si en algún momento lastimas a mi Yurachtka tendrás que atenerte a las consecuencias, Yura es todo lo que me queda después de que su madre se fue y no pienso tolerar que se atrevan a lastimarlo.

El más joven se incomodó, pero al mismo tiempo se sintió conmovido, su abuelo era un hombre bastante frío y no demostraba con frecuencia sus emociones, la única vez que lo había visto llorar fue cuando su madre se fue y ahora al escucharlo hablar así le había removido algo en su interior.

El más joven se incomodó, pero al mismo tiempo se sintió conmovido, su abuelo era un hombre bastante frío y no demostraba con frecuencia sus emociones, la única vez que lo había visto llorar fue cuando su madre se fue y ahora al escucharlo hablar ...

El GPF se celebraría no muy lejos de Rusia, siendo el país frontera Noruega la sede de aquel año, por lo cual Violet salió victoriosa al proponerle a Víctor a acompañarlo, visitaron al médico quien les dio el permiso y las indicaciones al realizar el viaje. En cierta forma Víctor se sentía feliz de ser acompañado por su esposa y su futuro hijo, en aquellos momentos la joven se encontraba en el séptimo mes de embarazo, y el aumento de peso había sido bastante.

Se hospedaron en un lujoso hotel 5 estrellas cercano a la sede y mientras Víctor se encontraba en los últimos entrenamientos Violet descansaba en su habitación del hotel; el evento se celebraría al día siguiente pasadas las 12 del día.

Como siempre, la prensa cubrió cada parte del evento desde muy temprano entrevistando a los patinadores y sus entrenadores, buscando exclusivas y tomando atención de cada detalle.

Yuuri dejo salir a Yurio a tomar su calentamiento antes de su presentación, mientras el arreglaba los últimos detalles tomando lo necesario antes de salir del vestidor.

—Yuuri Katsuki, necesito hablar contigo—Una femenina voz lo intercepto a medio pasillo, el muchacho giro su silla encontrándose con Violet, una Violet muy distinta a como la recordaba, al menos había ganado diez kilos y su aspecto lucía algo descuidado.

—Violet, qué gusto…

—No finjas, no hace falta, Víctor no está aquí.

—Yo…, no te entiendo ¿está todo bien?

—No, no lo está, lo supe desde el principio, siempre fui admiradora de Víctor y francamente ¿cómo no notarlo?

—¿Qué?—pregunto extrañado del rumbo de la conversación.

—Las miradas que le dirigías, tu manera de expresarte hacia él, tus sentimientos por él, dime ¿que tramas? ¿Aún lo sigues amando? ¿pretendes que me abandone para que corra a tu lado? al lado de un inválido inútil, a mí, a su esposa, a la madre de su hijo—Aquello le cayó como un balde de agua fría, era parcialmente cierto, pero ahora la realidad era muy diferente. Sintió cierto temor ante las declaraciones de la mujer.

—Yo en verdad que no tramo nada, admito que en algún momento sentí algo por él, pero aquello ha muerto, ahora amo a otra persona, por favor, debes calmarte, esto no te hace bien.

—Eres un hipócrita, los vi en la Cup Rostelecom, lo veo cada que se encuentran, su mirada cambia, y tú en lugar de ignorarlo, lo incitas. Eres un maldito descarado.

—¿Qué? no, te equivocas, yo jamás haría algo así.

—¿Cómo puedes ser tan cínico y mentirme tan descaradamente?—dijo y sin poder contenerse le dio una cachetada—¡Acéptalo! ¡Admítelo!

—Violet no sé que sucede, pero no puedo admitir algo que no es cierto, ya no lo amo. Por favor relájate, esto no le hace bien a tu embarazo, Víctor me dijo que enfrentabas complicaciones, piensa en tu bebe—dijo recurriendo a todos sus recursos intentando calmarla.

—Maldito hipócrita, como es que Víctor pudo contarte eso, de seguro te alegro ¿verdad?

—No, por favor relájate o tendré que llamar a seguridad.

—Te atreves a amenazarme, a mí, a Violet Smith, solo aléjate de mi esposo ¿ no ves lo felices que somos?

—No me puedo alejar de alguien a quien ni siquiera frecuento—La mujer sin controlar su enojo le volvió a dar una nueva cachetada haciéndole caer, el joven solo se contuvo, no estaba seguro de que hacer, decidió que lo más sabio era dejarla hacer lo que quisiera, ya que al parecer cada palabra dicha por el solo parecía enfurecerla.

—Ahora estás donde lo mereces.

—¡Yuuri!—El rubio había presenciado lo último, así que corrió hacia su novio levantándolo y cerciorándose si se encontraba bien—Yuuri ¿te lastimaste? ¿estás bien?—preguntó preocupado.

—Tranquilo, no pasa nada.

—Y tú, mocoso, sabes que Víctor no se ha encontrado en su mejor racha, pero sé que lograra derrotarte y te demostrara que no vale la pena intentar ponerse a la altura del gran Nikiforov.

—Máldita perra, estás loca, aléjate de nosotros, no entiendo que vio el anciano en una mujer tan loca—dijo y tomando la silla del mayor se alejaron dejando a la mujer atrás.

Violet los miró con ira retirarse, trato de alcanzarlos, pero un mareo la detuvo provocando que se apoyase en un muro, al instante un intenso dolor en su vientre bajo le hizo gritar.

—¡¿Qué demonios?!—exclamó Yuri volteando a donde se encontraba la mujer.

—Esta sangrando—le indico Yuuri dándose cuenta de que su ropa comenzaba a mancharse—Debemos ayudarla.

El rubio no lo ignoro, a pesar de lo sucedido corrió hacia ella, tomándola en brazos.

—Suéltame, es tu culpa, si pierdo a mi bebe es tu culpa—Yuuri al instante tomó su celular llamando a una ambulancia, mientras que el rubio pidió por ayuda, dos oficiales los auxiliaron y un tercero corrió en busca de Víctor, para cuando este llego la mujer continuaba perdiendo sangre, gotas de sudor frío inundaba su frente y se quejaba del constante dolor.

—Violet—el mayor la tomó en brazos—¿Mi amor, que te sucedió?.

—Es culpa de ellos, ellos me hicieron esto—susurro antes de perder el conocimiento.

Publicado por nincoxx

De entre todas las cosas en la vida mi mayor placer es escribir, para mi es tan esencial como el aire que respiro. Por medio de mis historias puedo ser libre, explorar mil y una posibilidades, salir de la monotonía, vivir varias vidas y convertirme en distintas personas. En lo personal me considero una persona completamente romantica, sin embargo mis historias pueden estar llenas de tragedia o finales no muy felices, pero sin embargo nunca faltará una buena dosis de amor.💓

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: