Cavernícola


Yuri miró con desesperación la entrada de la cueva, esperaba que de un momento a otro la persona que más odiaba en el mundo apareciera por ella. Su corazón latía insistente por ello, ¡pero únicamente porque de eso dependía su supervivencia!

Hacía solo dos lunas completas, la solitaria cueva en la que estaba había estado llena de personas que bailaban y agitaban sus lanzas alrededor del fuego, niños que reclamaban con chillidos la atención de sus padres y copiosa comida después de cada caza.

Hacía calor y la tierra era fértil, los animales abundaban y también la fruta y el grano. Ese idiota también había sido más fácil de ignorar en aquél entonces.

JJ era uno de los mejores cazadores de la tribu: era grande, fuerte y rápido, siempre abatía las mejores presas a pesar de que su juventud e impaciencia jugaran a veces en su contra. Todos los hombres de la tribu lo admiraban y cada mujer soltera buscaba seducirlo.

A Yuri le parecía un pesado y un presumido narcisista insoportable, capaz de enfadarlo con su mera presencia. Y, por si solo eso no fuera suficiente, lo había humillado frente a la tribu, coqueteándole como si fuera una mujer. ¡Tan despreciable!

Se juró a si mismo que lo superaría, que le haría borrar su arrogantemente perfecta sonrisa, que le haría pronunciar su nombre con terror en su voz en lugar de con ese insoportable tono meloso. Así que día tras día llegaba más lejos buscando cazar una presa que eclipsara la que pudiera llevar el moreno y mucho más grande que la de cualquier otro cazador y día tras día el idiota lo enfurecía cuando, sin pretenderlo, cargaba con un animal mucho mayor en sus hombros.

Un día Yuri consiguió cazar un enorme venado. Era la mejor presa que había cazado nunca y le costó sudor y sangre arrastrarlo hasta la cueva, pero merecía la pena si eso lograba hacer que cumpliera su objetivo. Las alabanzas de la tribu duraron horas hasta que llegó el moreno, aunque cubierto de sangre, ese día había cazado un oso.

El invierno se fue acercando tan rápido como se alejaban los animales, así que conseguir carne se hacía cada vez más duro. Ese día la hierba había amanecido húmeda y cubierta de escarcha, los pies de Yuri resbalaron en un descuido y acabó rodando ladera abajo mientras su cuerpo era golpeado por rocas y sus brazos se llenaban de cortes en su afán de detener las magulladuras. Cuando al fin llegó abajo su pierna no respondía y lloró de frustración hasta que su gente lo encontró.

Dos días más tarde la tribu decidió ponerse en camino, todos los años llegado el invierno emprendían un viaje hacia tierras más cálidas y con más vida. Él no podía estar más asustado, su pierna no se había curado y no podía ponerse en pie, la tribu tampoco pensaba cargar con él. Ahora era un estorbo, inservible para cazar, y no podían permitirse el lujo de alimentarlo en pleno invierno. Su destino era morir joven como había sido el destino de tantos otros.

Sacudió su cabeza de recuerdos dolorosos, no iba a llorar más por ellos y volvió a mirar la entrada de la cueva hasta que su corazón botó en su pecho. JJ estaba allí, y después de todo el día fuera solo había cazado un conejo y dos pájaros pequeños que llevaba atados a su cinturón y que asaría al fuego para compartir con él. El moreno había sido el único lo suficientemente idiota como para dar la espalda a la tribu y arriesgarse a quedarse en un lugar helado y muerto para cuidarlo. Ocultó su cabeza rubia entre sus rodillas, sus ojos se estaban volviendo a llenar de lágrimas y no quería que él las viera. Yuri sabía que se había sentado a su lado, incluso sin mirarlo, sabía que él lo miraba con sus brillantes ojos azules y su eterna sonrisa blanca.

ANTERIOR SIGUIENTE

2 comentarios sobre “Cavernícola

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: