Ardiente Verano (Día 1)


Las manos frías de Víctor se posan en su espalda. Yuuri siente una lluvia de fuego, como gotitas que se filtran en su piel y estallan en corrientes que se alojan sobre sus músculos. Sabe lo que significa, comprende el proceso que ocurre en su cuerpo, la sangre que corre ansiosa, la necesidad. Entiende y se aprieta pues, a pesar de tener conocimiento de lo que ocurre, no haya manera de poder justificarlo ante Víctor.

Los dedos de Víctor siguen inmisericordes, extendiendo la piel blanca de bloqueador sobre su espalda y asegurándose de que no quedara un solo punto desprotegido. Avanza por sus hombros y aprieta. Los dedos de los pies de Yuuri en la arena se encojen y pronto se da cuenta que ha retenido el aire. Prefiere no mirar. Se distrae con los ruidos de las personas que corren y pasean frente a la playa mientras ellos simplemente están bajo una sombrilla aplicando bloqueador.

—Se siente como la primera vez que lo hice —susurra Víctor a su oreja. Yuuri asiente, porque el calor se le ha acumulado en la cabeza y el cosquilleo baja por su vientre.

Sí, se siente como esa primera vez tímida que Víctor le auxilió cubriendo su espalda con bloqueador. Y aunque ha pasado un año, la sensación se siente igual. A pesar de los besos que se han dado y de las noches de pasión que han compartido, Yuuri percibe la lluvia de fuego que atraviesa su cuerpo cuando los dedos de Víctor le dibujan. Bajan por la media espalda; aprieta. Se asoman a sus costados y se repliegan. Yuuri suelta el aire y siente un corrientazo pequeño, casi imperceptible, que se aloja bajo su cadera y le hace tensar la espalda cuando las yemas de Víctor bajan, bajan, bajan hasta la liga de su pantaloncillo de baño.

Mueve sus pies con incomodidad; no por renegar lo que siente, sino por saber que no era el momento ni el lugar para tumbar a Víctor sobre la arena para subirse y hacerle el amor.

—Ya acabé. —Víctor suelta su espalda y su piel anhela más de su toque. No obstante, Yuuri sabe que puede esperar un poco más.

Hasta la noche, cuando vayan al festival y escapen de Yuri. Allí…

—¿Me vas a ayudar?

—¡Oh, sí!

—¿Qué tanto te distraes? —pregunta Víctor con voz cantarina, tras darle la espalda. Yuuri se apresura a tomar el bloqueador y embadurnar sus manos.

—Nada…

Está sonrojado y sabe que no es el sol. Sabe que es Víctor y su espalda ancha, sabe que son las huellas de sus dedos que pueden notarse estando tan cerca, o quizás es la memoria de los trazos que dibujó en la noche. Yuuri suelta el aire y posa sus palmas sobre la espalda caliente de Víctor. Él hace un sonido en su garganta, Yuuri intenta distraerse con las risas de los niños que corren cerca.

—Extrañaba Hasetsu, su sol, su costa…

—Yo extrañaba el Katsudon

Y es un buen tema de conversación. Yuuri se apresura a embutir en crema la espalda de Víctor para no distraerse con sus ansias encendidas.

—¡Pero te lo he preparado en Rusia!

—El de mamá sabe diferente. —Ahora no sabe si el sonrojo ha aumentado. Siente su cabeza como una tetera cuando Víctor ríe.

Tal vez sea también el efecto de bajar por la cadera de Víctor, sentir sus músculos fuertes, pensar en cuando lo sujetó desde allí en la última noche en Rusia…

Vuelve a subir. Necesita asegurarse de que la piel de Víctor esté protegida porque es muy fácil que enrojezca peligrosamente.

—¿Sabes Yuuri? —Víctor habla. El aludido aplica otra capa para asegurarse de su bienestar—. Este lugar me trae recuerdos. Fue aquí donde me di cuenta.

—¿De qué?

—De lo mucho que me gustabas.   

Detiene sus manos. Los ojos de Víctor le buscan y la sonrisa que dibuja brilla más que el sol que está sobre ellos, llenando la arena de luz de estrellas. El corazón de Yuuri comienza a bombear, fuerte, rápido. Bum bum para darle a entender que el momento es mágico, que esas palabras son perfectas y que el recuerdo del primer verano juntos donde jugaron entre el sol y la arena ha quedado inmortalizado para siempre.

—¿Fue aquí? —Pasa las manos frías sobre el cuello de Víctor. Sus labios buscan espacio en la boca de él.

En un susurro que Yuuri inhala, Víctor dice:

—Sí.


Notas de Autor: ¡Hola a todos! Por motivo de la semana de verano Víctturi, estaré trabajando en estos pequeños drabbles para la época. Espero terminarlos todos a tiempos. Y, sobre todo, ¡que lo disfruten!

Publicado por AkiraHilar

Fanficker de Yuri on Ice y Saint Seiya. Amante del Victuuri, sobre todo de las historias donde demuestran que su amor, aunque puede ser imperfecto, sigue siendo hermoso.

4 comentarios sobre “Ardiente Verano (Día 1)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: