Present for my Yuri – Otayurio


SPECIAL VALENTINES

A veces la persona correcta no es aquella que llega a tu vida y deja todo en absoluta tranquilidad, quizás en realidad sea aquella que le dé la aventura de un libro a tu vida. Es una persona común y corriente, pero tan especial; todo eso es lo que puede pensar Otabek sobre su vida amorosa. Yuri lo puede resumir en, perfectos el uno para el otro. Aunque, ellos realmente no habían aclarado lo que eran.

Unos pensarían que al gustarse dos personas todo se hace más fácil, la realidad era otra. Ninguno avanzaba por miedo a joder todo.

A pesar de ese “pequeño” inconveniente ellos habían pasado todo el mes pasado de enero yendo uno en la casa de otro, ahora sus familias se conocían mejor. Mucho mejor. Quizás hasta ya se habían hecho la idea de lo que pasaría pronto.

Era inevitable, de solo verlos podrías derretirte de amor observando sus miradas. Otabek y Yuri se volvieron a besar, claro que sí. Era inevitable. El problema era el no saber cómo volver todo eso más real. ¿Formalizar? Los dos ya parecían pareja a los ojos de los demás, sin embargo.

Después de todo, las vacaciones solo lograron acercarlos más. Ellos estaban bien con eso. Solo eran ellos dos en su mundo.

Aunque la hermana de Otabek no estaba convencida. Ella había hostigado la primera semana del siguiente mes a Otabek para planear algo lindo a Yuri. No es como si Beka no quisiera, él prefería pasarla viendo una película en casa de Yuri. Por eso rehuyó de su hermana.

Ellos no se conocían del todo, si, podrían haber llevado un tiempo observándose. En verdad demasiado. Y esos días fueron necesarios para entenderse y ser amigos. Amigos con un toque especial.

Porque Otabek y Yuri se volvieron a besar, claro que sí. Y luego solo se volvía un secreto en su memoria. Sus labios se llamaban, las palabras eran el problema. Ignorando el tamborcillo de sus corazones y como temblaban sus manos.

El 14 de febrero, Otabek salió de su casa con un traje azul marino y Yuri con una camisa blanca y pantalón de vestir fue a abrirle la puerta de la suya. Ante la mirada expectante de las dos familias se fueron caminando muy sonrojados.

Solo quedaron en salir a pasear y por alguna extraña razón ambos habían ido demasiado formales. La hermana de Otabek se había reído enternecida y divertida ante la situación.

Pasearon en un parque demasiado callados. Después de esa calma incomoda y al entrar a una plaza todo se fue al barranco.

Unas chicas se acercaron a ellos, eran lindas. También demasiado irritantes, intentaron jalarlos a como dé lugar a que las acompañaran y entre forcejeos las cosas se complicaron. Un grupo de chicos que observaban la escena se acercaron, típicos bravucones.

Llamaron «mariquita afeminado» a Yuri, este se lanzó a golpear a los dos que reían con aquel chiste, comenzó una pelea brusca. Las chicas en vez de tratar de calmar la pelea, siguieron intentando llevarse a Otabek. Cuando otros tres se involucraron para pelear con Yuri y lo golpearon con un bate de béisbol al no lograr derribarlo a puños. Otabek se volvió loco.

Había empujado a cualquiera que estuviera en su camino y sacado a Yuri del medio del torbellino de estúpidos chicos buscando pelea de la nada.

Lo dejó en una banca y volteó a mirar a todos. — ¡Quien fue la inútil mierda que lo golpeó! — Nadie respondió, la mirada asesina que presentaban los ojos de Otabek dejaba claro lo que sucedería. Como si se tratase de ratas corrieron en muchas direcciones, se fueron. Las chicas se quedaron en silencio.

Otabek volteó rápidamente cuando Yuri lo llamó. — Beka, arruiné la cita. Lo siento.

Otabek se arrodilló para estar más cerca— No arruinaste nada, le diste emoción. Pero también casi me matas de un susto, si no despertabas los hubiera asesinado. — Tomó el rostro de Yuri en sus manos y con tono solemne susurro — No te vayas de este mundo sin mí.

Yuri se sonrojó hasta las manos. — Qué rayos estas diciendo, eso sonó a propuesta de matrimonio.

—Entonces ¿quieres…

— ¡Alto! … Espera…estamos en medio de la calle.

—Vale, vale… Entonces ¿quieres salir conmigo?

Yuri se trabo con las palabras y Otabek lo miro enternecido para hablar devuelta. — Perdóname, a mi favor, he decir que ese era mi plan para hoy.

— El mío también— susurro el más joven.

Las chicas alrededor se dispersaron, no entendieron exactamente lo que sucedía. ¿Acaso importaba?

Otabek abrazó a Yuri, su historia juntos recién comenzaba. Se veía un futuro brillante.

FIN
Corto y practico he aquí el final.
Pienso escribir algo hard de estos dos en algún momento.

Publicado por sleysure17

Incursionando en cuanto puede mejorar mi escritura.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: