MOF – 🔥Cap 26🔥


Shary Pov’s: Hola si has llegado hasta aquí por medio de AO3, espero que puedas disfrutar de esta bella historia y que la versión corregida esta aquí en ALIANZA YOI e Inkspired. ¡Nos leemos al final!

*************
🔥 Capítulo 26:
¡Y De Oscuros a Claros!
🔥 Autora:
Shary
🔥Revisión y beteo:
Salem Ayuzawa (Beta Japonesita)
🔥Arreglos finales:
Shary
*************

Culpen a la beta por la canción del inicio Según ella calza con esta primera escena. xD


Hogar del Mayor Giacometti – Tokyo / Japón
Julio del 2017 – 10:00  A.M

¿Qué debería hacer cuando el alma de alguien
tan valioso como tu amigo se ha destrozado?

No por cualquiera, en lo absoluto, sino por quien sería la pareja que este escogió para unir su vida a ella. Lo cierto fue que él se lo dijo en muchas ocasiones y el escabroso resultado ha de efectuarse de la peor forma.

—Chris no tienes que…

—No me reniegues… No puedo tolerar verte ahí, tirado en ese lugar oliendo a licor. Pero si tanto insistes, vamos. —No le tembló su voz para hacerlo caer de una vez por todas de su condición—. Con gusto te regreso allá. Eso sí, una vez que Alessia, Yuuri o Leo lo sepan, sabes que irán por tí y ellos son peor que yo. —Fue puntual y a su vez duro en su orden—. ¡El pobre de Yuuri estaba asustado buscándote!, ¡todos lo estábamos!, yo igual, ¡creí enloquecer si no dabas alguna señal! —Soltó un gran suspiro al despeinarse sus rizos con la mano sobrante—. Nos tenías muy preocupados, no sabíamos nada de tí por tres días. De no ser porque hoy se me dio por regresar a tu morada y te hallará fundido en ese suelo, quién sabe en qué sitio estarías al despertar.

—P…perdón… No… No fue mi intención.

—Yo… lo sé.  —Y hablo una última vez—, esa mujer no merece tus lágrimas. Ella es quien debería decirte esa palabra…

El Capitán, en sus ánimos entristecidos como endebles por su reciente suceso, no podía sostener su mirada hacia aquel hombre rubio de facciones exóticas y de ojos verdes. La retiró de inmediato apretando sus labios del dolor, queriendo ocultar su sollozo, pero el gimoteo y su frágil voz en ese proceso le traicionaron Por lo que fue inútil.

Todo fue inútil,  perdido, se sintió estúpido.

Christopher, entendiendo ese aspecto, se le estrujaba su corazón, mas debía mantenerse firme si deseaba que su amigo volviera a ser el mismo muchacho carismático.

En lo más profundo de su interior pidió que alguien como Phichit no pasara por algo tan decadente como era la infidelidad, y a sabiendas que no podía realizar mucho, solo le brindó su apoyo en silencio haciendo que entrara a su casa con la poca ropa que logró sacar de su departamento y claro, los pequeños animalitos que tenía por mascotas, los cuales fueron recibidos por una gatita curiosa y que solo quería jugar.

“Definitivamente él no merecía algo así…” 

°°°《  ¡Flash Back! 》°°°

💧

Cuatro días antes de la calamidad, nuestro Capitán aprovechando el receso, les estaba explicando a sus colegas la jurada declaración que le daría a Katrina con ese anillo de oro blanco en sus manos, que al incluir un poema lleno de frases de amor en medio de pétalos blancos, rojos y rosados junto a la cena romántica en uno de los restaurantes abiertos más lujosos de la ciudad, convertirían el cortejo (o soga al cuello) en uno de los momentos más mágicos y emotivos de su festividad.

Leo al igual que Yuuri se resignaron en colaborarle, J.J, Guan, Emil y Vickytoria quienes llegaron con papeles importantes de los archiveros en el momento justo de la explicación, también se emocionaron, así como los agentes Sala, Mila y Georgi. Alessia, de tajo no apoyaría ese espectáculo del hámster lo que provocó que ella frunciera su ceño o que su actitud fuese algo altiva.

Phichit pudo comprenderla, pero esa era su decisión, lo único que hizo fue sonreírle y responderle que no daría marcha atrás.

A Vicky, JJ, Guan o Emil si les extraño ver a la Capitana de esa forma (claro ellos no conocían los detalles a fondo como el resto de superiores y subordinados), sin embargo Vicky quedó algo desconcertada cuando notó un tanto alejado a Christopher, codeó a su amigo el checo con disimulo en sus costillas y ambos trataron de adivinar qué pasaba.

Estando cruzado de brazos, Christopher no emitía sonido de su boca, tampoco se inmutó en parar a Phichit o Alessia, simplemente los escuchaba y observaba lo que ocurría a su alrededor pero sus aires se encontraban decaídos o en la sutileza de sus pasos dejó al grupo.

A raíz de eso, Vicky y Emil fueron tras él. La curiosidad (o más bien su lado metiche/bonachón) pudieron con ese par. Ya exento de todo bullicio, en uno de los pasillos más solitarios y poco transitados de la T.S.P.A, los chicos ubicaron a suizo reclinado sobre una de las ventanas. Por primera vez veían un vestigio supremamente derrotado en su Mayor, y todo agravó al verle recorrer pocas gotas cristalinas en el rostro distinguido que portaba. 

No eran muchas, no obstante eran suficientes para evidenciar lo apagado que lucía por lo anterior.

—Emil… ¿Tú crees que el este así por…?

—Yo creo que sí, Vicky.

—¡Pobre Chris…!

Solo allí pudieron atar las cuerdas.

Solo allí vislumbraron por sus cabezas lo que podría estar pasándole a ese hombre…Chris de reojo descubrió a los fisgones mal camuflados y volvió a sonreír patéticamente. No le cabía duda que al estar así era demasiado accesible y fue con ellos pidiéndoles un único favor.

—Nosotros no…

—Tranquilos, no son los únicos que lo saben. Solo… no le comenten nada a su Capitán, ¿Ok? Yo… Yo estaré bien.

El gran día llegó, Christopher coordinaba algunos detalles en esa mesa reservada junto a una conejita y cachorro grandulón entusiasmados, al igual que Sala guiada por un Georgi dramático ya que recordaba todo lo de su Ex al punto de implorar atención o que Mila le diese un zape con su periódico tras decirle que dejase de ser patético y que superara esa tóxica relación. Aún era temprano ya que sería en las horas de la noche, dentro de poco Phichit los alcanzaría con Yuuri, Alessia y Leo ya que hoy llegaría Mary con el pequeño Yuuki. Los más jóvenes admiraban la tenacidad con la cual Chris afrontaba ese golpe fuerte a su corazón, pese a todo el tailandés seguía siendo un gran amigo y por sobre todas las cosas su amistad valía más que todo el oro del mundo.

Así de fraterno era Chris con él.

Sin embargo lo que debía de ser un momento de felicidad se vio empañado por un vil suceso.

Cuando Chris se dirigía en el punto de espera, Emil avisó a Vickytoria sobre algo que trataba de detallar al ojo y que de confirmarlo con los tres agentes del E.E.I rompería en mil pedazos las ilusiones del enamorado de esta noche.

—Es una insulsa dama sin clase… ¡Jum! —Vicky demostró enojo en sus pucheros y tomaba fotos por montón para tenerlas como prueba.

—Es una golfa barata, pequeña. —Mila emanaba furia en su hablar.

—Yo de verdad esperaba que no fuese la prometida de Phi… —Sala sintió incomodidad.

Lo peor de esto es que el Capitán Phi vendrá para acá, verá ese espectáculo y aún no sabemos cómo lo tomará Chris. —Emil fue quien los aterrizó a todos.

—¿Bueno y no es mejor así? —Vicky continuaba muy sulfurada—. Tenemos fotos para mostrárselas a Chris o Mi…ehem, Katsuki-san y que se lo digan a Phi.

—Sería lo más justo pero…

—¿Pero qué, Georgi? —Arremetieron las tres señoritas.

—Las cosas no son tan sencillas como parecen, chicas. —Georgi al ser el mayor de todos y tras vivir variados engaños, comprendía mejor el asunto. Las traiciones no son fáciles de digerir y menos en personas bondadosas, nunca se sabrá cómo reaccionarán ante algo así. Le preocupaba en demasía el cómo lo tomaría Chris si su eterno amor de  chocolate perdiera su brilló por esa acción de mala fe y conociéndolo, querrá reclamarle a esa “bruja”

Y hablando de los reyes de roma…

—¡Oh my god! ¡Chicos, es…es mi Chub…! ¡Digo, el T.C Katsuki! ¡¿Q-Qué le digo?! —Desesperada cual lora, Vicky no paraba de cacarear.

—¡Dile todo! —Recomendó Mila—. ¡Quizás el jefe nos ayude, él es alguien sensato!

Yuuri ha de resonar en llamada por el IPhone notificándole que por mal clima, Mary debió reprogramar el vuelo de regreso de Yuuki y con base a esto ya estaban por llegar al restaurante. Ella rápidamente le explicó lo que ocurría dejando de una pieza a muchacho. Al estacionarse y ver a Phi adelantarse directamente con Chris, Leo y Alessia  percibieron el nerviosismo de Yuuri. Fue allí cuando pudo tirar ese acontecimiento o que de rapidez organizaran un plan “B” para tratar de llevarse a Phichit de ese lugar o que después le comentarían sus razones para hacerlo.

Hicieron de todo, le dialogaron mínimo hasta le sugestionaron cualquier cosa y así lograr su objetivo, de inmediato como caídos por sorpresa, los Oficiales novatos más los Agentes Especiales también le insistieron que todo iba de maravilla y que ya no era necesaria su presencia, que se fuera a casa y que allí esperase la hora cumbre de su bella hazaña. A Phichit se le hacía un tanto extraño tantas atenciones y reía inocente, pero a diferencia de Chris, este ya sospechaba que algo no olía bien.

—¿Yuuri, ya pudieron llevárselo?

Preguntó Vicky a pocos metros de la mesa en donde se hallaba Katrina con su amante disfrutando de los placeres de la vida, el joven en respuesta negó y anotó algo más mientras que miraba en esa dirección.

—Tenía mis leves sospechas sobre ella, sin embargo no imaginé que… Le hiciera tal bajeza…

—Yo… si tuviera pareja no sería capaz de hacer algo así.

—Igual yo, y en el caso hipotético que anduvieras con alguien que realizara esa acción a tu persona,  sería un completo imbécil. De… solo pensarlo me da un desagrado total.

—¿Eh? ¿L-lo dices enserio? —A Vicky le encantó esa respuesta espontánea en el japonés.

—Ah,  yo… —Aquí se vio perdido por hablar demás y se sonrojó—. B-b-bueno, te conozco, eres buena persona aunque a veces seas algo quejosa o caprichosa.

—Ehh~~Mi Yuuri bonito-amargado resultó ser muy considerado conmigo, eso es tierno.

—Vicky-saaan… —El rojo en su cara fue peor con ese abrazo o el beso que ella le regaló en su cachete.

—Ok, otro día te bromeo . —Eso sí, aún si siguiera prendada del brazo ajeno, su sonrisa acorazonada perduró poco con solo devolver su vista a ese escenario de cuarta—. Hay que buscar la forma de sacar de aquí a Phi sin que se entere. —Y claro, Yuuri tras oír eso, asintió, pero…

—¿Y qué les parece si ambos me dicen cuál es su secreteo?

—Chris / Kurisu. —Se separaron en el acto. El hombre de alto kilometraje, no cedió en sus acciones y los empequeñeció a tal punto que ellos enmudecieron sin saber qué hacer.

—Estoy esperando, sé que algo malo pasando y no podré hacer nada si no lo dicen… —Les volvió a remarcar.

Vicky y Yuuri se miraban entre sí al no tener más opciones, asintieron y se hicieron a un lado dándole libre acceso a los ojos del suizo para que figurara a esa “mujer” estando con otro y por supuesto, captó el por qué todos se comportaban así.

—C-Chris! C-chérie! ¡Espera!

—¡Rayos, esto no es bueno!

Katrina, en un ambiente perfecto apoyado en la decoración fantástica del restaurante, degustaba de los manjares (con el dinero de Phichit, obviamente) y aquel pelafustán que ya se retiraba a trabajar. Puede que años atrás le pareciera lindo, pero la vida de ese muchacho era tan monótona en sí misma por su labores, sus ratones o sus tonterías, que su interés se apagó a los pocos meses de estar con él, solo le aparentaba amor por el hecho de que devengaba mucho dinero, que portaba un buen puesto en el F.E.G.I para presumirlo delante de sus amigas y se daba ciertos lujos que con ninguna otra pareja lo hacía, además placerse las veces que quiera con otros hombres al no ser atendida constantemente en sus días solitarios de calentura.

Ella no negaba que Phichit era alguien encantador bajo sus sábanas, pero hacerlo cada cierto tiempo y solo cuando tuviese sus días libres, no era de sus apetencias.

En fin, la cuestión era saber cómo mantenerlo prendado a ella, beneficiarse y asunto arreglado, eso siempre cuando no le descubrieran su jugada, cosa que Chris no dudo en desenmascararla frente a los comensales del lugar teniendo a Yuuri con Vicky a su lado e intentando calmarle sus ánimos.

Todo en ella se derrumbó siendo reseñada por esa “rubia loca” tapiñada de policía. Ella pagó la cuenta y trató de huir lo más vertiginoso que pudo, las palabras y respuestas salían sin cesar en ambas fieras estando en medio de la calle al defender sus justificaciones.

El supuesto “amorío” al no ir muy lejos fue con Katrina, hundiéndola más en ese careo.

Pensó relajada que eso no importaría, Phichit jamás creería tal “abominación” y en su cinismo aferrada a ese hombre, les contestaba a los tres Oficiales que por mucho que quejaran, siempre dominará a Phichit con la punta de su dedo y el iluso se mataría a ciegas por ella.

—Resultaste ser toda una… —Le miraba elegante sin perder su frialdad o desprecio—. “zorra” mantenida que esconde su alma podrida debajo de tantos kilos de maquillaje.

—Lo mío es natural, ¿cierto, cariño?

—¡Por supuesto! —Su amante le besó.

—Y en últimas eso no te interesa.

—Claro que lo hago, porque está de por medio los sentimientos que ese “iluso” quiere tener contigo y quien es mi amigo. 

—¿En serio es eso o más bien lo quieres acaparar para ti? —Ella distinguía que el suizo sentía algo por aquel idiota, con lo de ahora acertó en sus conclusiones—. Mírate, necesitarás un par de “senos” si es que lo deseas, ¡Ups! Awww~, ¿No puedes, verdad? ¿Por qué será?  —Se burló sin recato de la orientación de Chris, su tinieblo igual—. ¿Deseas golpearme?, me quedaría de perlas si lo hicieras para demandarte. ¡Oh!, pero lastima que no seas “mujer” para hacerlo. Así de sencillo.

—Lo destrozaste, amor.

—¡Listo! ¡Ya verá!—Vicky no soportó tal desaire, infló su pecho cual gallo de pelea y arregló su mechón—. Tal vez mi jefe y amigo no puede, pero yo sí puedo, cariño.

—¡Vicky-san! ¿A dónde crees que vas? —El pobre zorro estresado, le habló.

—¡Suéltame, Yuu! ¡Alguien debe enseñarle a esa bruja piruja!

—¡Serás mujer y todo lo que quieras más no dejas de ser una Oficial! ¡Es un “no”! ¡Te destituirán!

—¡Moooh~! ¡No me importa! ¡Déjame golpear a esa vieja operada!

La  mujer del susto abrazó al idiota con quien cometía su infidelidad. Por otra parte, Yuuri tenía su propio conflicto moral en soltar a Vicky y dejar que moliese a golpes a esa sinvergüenza o evitar que se agrandara el problema al continuar tomándole por la cintura, Chris en su encrucijada lo acogió la pena por breves minutos. Mucho más de ver el arranque en Vicky por quererle ayudar o que Yuuri detuviera con sus fuerzas a esa coneja enojada, pero su espíritu no decayó.

—No necesito valerme de eso. —Hizo caso omiso al insulto y le soltó una ladina sonrisa a la tipa proporcionándole repulsión.

¡Ah!, y para completar el pastel tras el tumulto de gente, los chicos correteando a un Phichit contrariado por lo que averiguó fue a ver lo que pasaba, se abrió paso y cuando por fin quedó en primera fila… ¡Lo demás fue inevitable!

Le dolió ver aquello.

Le dolió ver a esa mujer en brazos de otro.

Le dolió ver que sus labios siempre fueron de otro.

Le dolió saber le hubo mentido por tantos años.

Chris no tenía idea de cómo hacerle saber esto a su amigo una vez que le mostrara las fotos que Vickytoria tomó en su celular, pero prefería eso o que Phichit no le hablara por un buen tiempo a ocultarle algo de ese tamaño.

—¡Ya dejen sus besuqueos! ¡Tengan vergüenza!

—Ignoralos, Petit. —Lo dijo para que se calmara y de paso ayudar a un Yuuri nervioso de que Vickytoria cometiera algún disparate—. Hasta los más corrientes conocen de los moteles.

—¿Te molesta?, podría enseñarte. Capaz y así te vuelvas un “hombre”

 —No gracias, sé lo que quiero en cuanto a mis gustos, que entre otras cosas son de primera calidad. —Fue educado en su respuesta, ella se indignó y Christopher continuó. —¿Dime cuán bajo debes caer para aprovecharte de la nobleza de alguien a cambio de dinero?

—No lo tomes a mal, así es la vida, yo no lo obligue.

—¿Aun sabiendo que hoy te propondría matrimonio? ¿No pudiste escoger otro “sitio” para salir con el parásito que tienes atrás?

—Tomo lo que necesito de él y punto. No puedes probar nada y por suerte mi “hámster” no está aquí para ver mi supuesto en…—Ella palideció.

Vicky jadeó en sorpresa, Yuuri nombró a su amigo y Chris le acaeció la culpa por notar ese desencaje en el rostro del moreno. Él se acercaba a paso lento, muy atónito o procesando todo lo que alcanzó a oír desde que arribó (y por suerte para Chris no supo más allá de sus sentires) Katrina se separó abruptamente del otro sujeto para impedir que su teatro se desmoronara aunque ya fue demasiado tarde.

Phichit, en un acto de valor, no permitió que esa mujer le abrazara oponiendo resistencia con el firme pero suave agarre de sus manos sobre los hombros ajenos. Su rostro era de pura decepción.

—Así que… Por eso todos se comportaban tan raros conmigo y querían sacarme de allí, ¿eh?

—Mi vida…es un error.

—Tenga dignidad, señora— Vicky la encaró.

—Phichit, nosotros de verdad no queríamos que…

—Yo también me acabo de enterar. —Esclareció Christopher sin rodeos cortando las palabras en Yuuri—. Y si…pudiera evitar que vieras esto con algún artefacto, poder o deseo… Lo haría, amigo.

—¡Cállate!  A-amor… no los escuches, e-e-es un mal entendido. Él y sus amigos siempre han buscado separarnos y…

—No Katrina…—Phichit con una curva lacónica en sus labios trataba de que su voz no se oyese  agrietada por esa desilusión—. Para mí fue claro que nunca me amaste y que solo estabas a mi lado por “esto”—Le entrego ese anillo por el cual tanto trabajó noches enteras. —Y no te preocupes, puedes quedártelo, era para ti después de todo.

—¡P-Phichit!, ¡Ratoncito! ¡E-e-espera…!

—¿Oye amor y lo nuestro? ¡Deja a ese cornudo y ven con tu hom…!

Sfx: CRACK

—Amazing! ¿Eso debió doler, no lo crees, mi Yuuri? —La conejita rusa aún bajo el agarre protector del zorro japonés le escuchó ese “ujum”, dándole así la razón.

Christopher estaba cansado, y tal vez no debió golpearlo, pero se sintió tan bien en su sistema hacerlo que luego le pagaría el hospital o la cirugía de nariz a ese infeliz. Ahora quién le importaba era Phichit. Leo, Alessia y los demás lamentaron ese hecho esperando que esa canallada no le diese tan fuerte.

Esa misma tarde, casi entrando la noche, Katrina intentó de conciliar con él. Le tocó, le lloró, mas no hubo poder que le dejara pasar de la puerta y el moreno quedó reclinado a espaldas de esta sollozando en silencio con una foto de su Ex, mojada con sus tristes lágrimas. Pasadas las horas, Chris fue allá topándose con ella pero ocurrió lo mismo y no vio motivo para quedarse, eso sí, antes de irse le dedicó unas últimas palabras.

—Espero y ahora si estés contenta con lo que has hecho.

—¡Esto será pasajero, ya lo arreglaré y volveré con él! —Ella le miraba con soberbia, Christopher se hallaba sosegado e indiferente a cualquier gesto que Katrina le increpara.

—Inténtalo si puedes, aunque lo dudo. Solo resígnate y acepta que perdiste a un buen partido. Mientras Phichit tenga a gente a su alrededor que si lo quiera, no permitiremos que mujeres como tú lo destrocen.

—¿Quién lo dice?

—Yo lo digo… ¡ah!, y un último consejo, cambia ese rímel barato y compra uno que no se corra con tus falsas lágrimas de gata barata. —Esta vez no midió su lengua.

—¡¡¿Ahhhhhhhhhhhhh?!!

—Con tanto dinero robado y mal gastado, esa miseria te hace ver como una vieja ojerosa y con más edad de la que aparentas. Au revoir ma chère!

Katrina sacaba fuego con esa mala ponzoña al tiempo que Chris buscaba regresar a su casa y dialogar con Phichit atravesó del chat.

Sin embargo, eso nunca pasó, su celular lo apagó.

Espero al día siguiente encontrarlo en su trabajo y tampoco ocurrió. En ese son pasaron tres largos días en donde el compromiso, las presiones de Felstman y la latente preocupación de sus amigos los carcomían, no fue hasta el tercer día que Chris por pura casualidad le pudo encontrar en su peor estado, nombrando de su boca el nombre de la arpía y con muchas botellas regadas por doquier…

°°°《 ¡Fin del FlashBack! 》°°°

💧

Y ahora que ya están en contexto, nos regresamos a lo actual. Dentro del apartamento que devengaba el suizo, ha hecho que tomara un baño caliente, le dio una de sus extraordinarias pijamas, y comieron algo ligero. Phichit se sentía un condenado pagando su sentencia, sentado en ese sillón con el té de manzanilla en medio de sus manos, a veces sus ojos estaban puestos en Christopher quien avisaba a Yuuri o a los demás sobre las buenas nuevas. No debió preocuparlos así. 

Sin embargo, era comprensible que él, un enamorado que solo pensaba en su matrimonio de ensueño y que con tanta dedicación buscó que fuese perfecto, escogiendo una propuesta de lo más cliché junto a esos poemas que además le ayudarían a tener las frases exactas sin que los nervios o la exaltación del momento alterasen su júbilo, fueron quemados de la manera más ruin.

O quizás… Ya lo presentía pero no se atrevía a afrontarlo.

Desde el instante  que Chris le había lanzado esa conjetura una tarde cualquiera estaba negado a creer que Katrina fuese de esas personas. Presumió que solo eran enojos o pretextos de ese libertino sobreprotector, después se extendió con Alessia, con Leo e incluso Yuuri, pero día tras día ella era más fría y distante. Causando que esa retahíla en Chris obtuviese fuerza.

Ya estos últimos meses, en este nuevo año, se veían esporádicamente y aunque por parte de él había un esfuerzo para remar en ese río acaudalado, Katrina había dejado de hacerlo desde hace mucho.

Y con esta infidelidad, mató la poca esperanza que le quedaba.

Bae, la linda gatita ronroneaba a sus pies y esos escasos segundos alegraron un poco su semblante demacrado al acariciarla con dulzura.

—Deberé darle un premio a Bae por hacerte reír así, aunque sea un poco. —La voz acentuada de Christopher desorientó a Phichit.

Al dar con su rostro se sintió afligido por demostrar esa parte tan patética de él. Chris se acercó y sacudió los cabellos del contrarío, como invitándole a olvidar aquello.

—Siento mucho preocuparles.

—Ya pasó, lo bueno es que te libraste de esa bruja y evitaste engordar su chequera. —Fue bromista—. Yo debo volver al trabajo, pero ya hablé con Yuuri. Le inventará alguna excusa a Felstman sobre tus faltas laborales. Descansa, ¿sí?

—Christopher…

—¿Dime?

—Tuviste razón…

—¿Hmmm?

—Siempre la tuviste y no te hice caso creyendo que yo podría…Hacer algo.  —Respiró y botó una gran cantidad de aire sacándose todas sus presiones del pecho—.  Debí de verme como un estúpido, ¿cierto?

—Hey, hey, no más lágrimas. ¿Ok? —Sostuvo su perfil con actitud solemne, y retiró todo rastro de ellas—. Mucho mejor. Si sigues haciéndolo, esos mocos indeseables saldrán en tus selfies y tus seguidores huirán.

Phichit estaba muy cómodo con las tretas o malos chistes de redes sociales que Chris le jugaba, y se sinceró confesándole lo que guardaba.

—Esto me pasó por no ser considerado con ella o no darle el tiempo que merecía… ¿Qué…clase de pareja soy si no puedo cumplir mis promesas?

—No… Escúchame, eso fue lo que te hizo creer. Tú eres… El tipo más gentil que conozco. Le costó buscar una forma de decirle aquello sin que se viese tan evidente—. Ella solo era una cazadora de billeteras, no vale la pena.

Para Phichit eran notorias sus diferencias de altura, facciones, sus pieles, madurez, etcétera. No obstante, por alguna extraña circunstancia, detalles como esos ahora si los podía remarcar en ese jefe extravagante y descarado que tiene por amigo, sin mencionar la buena vibra o camadadería que le brindaba. Le agradeció.

Agradeció muchísimo su apoyo.

—Christopher…

—¡Nada de formalismos, dime Chris!

—Aham… ¿Puedo…molestarte con un último favor?

—Las veces que quieras.

—¿Podría quedarme aquí en lo que busco un departamento nuevo?

—¿No me digas que le …?

—No creo ser capaz de volver allí sabiendo que lo había comprado para vivir con ella… ¿Por favor, sí? Será solo un par de días.

El suizo suspiró cruzándose de brazos, aunque bien, le entendió.

—Ok, sé que no es de mucha ayuda lo que diré pero mi casa siempre estará disponible para lo que necesites.

—Gra…gracias…

—Pero mínimo, véndelo y sé firme con eso. Phichit se quiso negar, Chris no desistió e hizo que le mirara—. A fin de cuentas aquel apartamento es tuyo.

—Pero…

—Es en serio…y sabes que tengo razón. No bajó su guardia, mucho menos su franqueza—.  Ella no merece un céntimo de tu amor, de tu dinero o trabajo. Sí llega a rogarte, ¡Niégate y valórate! —Afirmó—. No será fácil, eso es obvio. Aunque si vez que se te complica, avísanos. Los chicos te ayudarán y yo soy un experto espantando “brujas y huracanes”

—E-está bien. —Aceptó esa tregua con desgano y poco a poco se fue derrumbando—. Y-y-yo…ham…realmente lo agra…agradez-c-co, C-chris.

—Mignón Hamster…

—N-n-no de-b-bería llorar. Pero…duele…duele tanto….b…ahgm…

—Tranquilo…

Lo que cada quien quisiera decir al otro (el primero en consolarlo y el segundo para desahogarse) fue obstruido por el sentimiento amargo que rondaba en aquel abrazo, lo que cada quien quisiera revestir o reforzar fue ensombrecido por ese desenlace, uno del cual Christopher no pudo mitigar en su amigo y que por ahora, solo el tiempo dirá con pequeños visos de luz, lo que le tomará en recuperarse.


°°°《 Pass 05》°°°

💎

《… Al parecer, un actor que impartía la ley, sufría los episodios de violencia inducida bajo el régimen que asfixiaba a una de las dos naciones perjudicadas para esa vieja época. La esquizofrenia no los dejaba disuadir entre el bien o el mal. Solo sus crímenes atroces tenían validez ante la demacrada justicia que yacía en sus penumbras. Lejos de todo y de nada. Lejos de toda ayuda, continuaba detenido, amordazado y creando más sed de narcisismo en los sujetos…

O bien eso, les hizo creer al sonreír…

—Inadmisible… —Un golpe mudo se instauró.

《…Fueron dos, luego tres o más puños de los necesarios pero esa maldita sonrisa de su rostro seguía sin borrarse. Pese a la sangre o que estuviera acorralado, pese a todo la carga, su guardia, coraje y supremacía no decayeron. Por el contrario, se realzaron como el ave Fénix que resurgía de sus cecinas casi extinguidas…

—¡Malnacido! 

—¡Espera! ¡Si lo matas, nos meterás en problemas! —Lo estrelló en el acto, la caída en ese piso frío de concreto ha hecho que la víctima amordazada se quejase.

《…Claro, solo era asesinar a la escoria y asunto olvidado, “matar” era una acción propia en el vocabulario tercermundista de esos pusilánimes, pero su líder, el hombre que tenía de cabeza a los dirigentes del estrado, ostentaba un plan o varios planes en mente. Ellos se limitaban a cumplir con su labor de ser marionetas en su juego…

《…Algo simple y real… tan real como el nuevo escenario que estaba por suceder…

—¿Cómo puedes mantener tu estúpida línea viendo lo jodido que estás con nosotros, Hooligan?

—No lo sé. —Distinguido en su hablar, no perdía su chanza de marear a su enemigo, aun estando en circunstancias precarias, este continuó como si nada—. ¿Será porque el “viejo Felts” o mi colega amargado suelen decirme “idiota”? ¡La verdad no es algo que me sorprenda a estas alturas de mi vida!

—¡¿Qué mier…?!

—¡Tú! ¡Cierra la boca! —Bramó el otro secuaz y luego le habló a su jefe—, ¡bro, no sigas su juego, recuerda el trato! ¡Si lo acabas adiós dinero!

—Aunque…

—¿Huh? —Todos le miraron impacientes, como esperando el qué dirá tras su cínica sonrisa de gran Zar.

—¿Si quieren un consejo gratis de mi parte?, yo de ustedes cuidaría más mis espaldas…

—¡JEFEEE ES UNA ENVOS…! ¡¡¡Ahhhhhggg!!!

—¡CARAJO! ¡CORRAN!

¡¡¡SARGENTO MAYOR KATSUKI DEL F.E.G.I DE SHIBUYA!!! ¡¡QUIERO A TODO EL MUNDO CON LAS PUTAS ARMAS AL SUELO!!!

《…El tramo final no pudo ser completado al ver las ráfagas de fuego, balas y sangre en ese lugar retirado. Aquel grupo armado, esos detractores de la ley que se autodenominaban en ese entonces como los amos del mundo bajo la creciente “ideología de ser fuertes” tatuada en sus brazos con una insignia mordaz, confesó con total frialdad que había matado a más de muchos inocentes con tal de llegar su actual status…O que la trampa armada por el Detective rebelde de Elite, ese de apellido Nikiforov, diese un resultado tremendo. Claro, debió improvisar, debió seguir su intuición de viejo lobo y confiar en que la caballería liderada por un colérico S.M Katsuki no fallase. (Gracias a que se enteró de su brillante idea por maliciar a tiempo y que fuese más atrás a salvar su viejo pellejo) Dio como resultado, una arriesgada jugada exitosa contra todo pronóstico manifestado…

《…La huida delegó cambiar otra vez el escenario. El gran recinto donde ingresaron era de muy poca luz, la mortífera señal los dejaba sin ideas y necesitaba escapar lo más pronto de allí con su
“botín de guerra” …

 —¿Hey? ¿Acaso tu madre no te enseño a tratar bien a tus invitados? —Andrei no perdía su estilo aun estando en peligro.

—Camina, todo esto es tu culpa.

—¡Ahhrg!

—¿Maldita sea quién fue?—Los tomaron en ofensiva y sin poderse defender—. ¿Dime qué está pasando?

—Quizás sea algo llamado karma… —“Una bien amargada…” —Respondió el ruso con burla.

—¡No estoy para bromas!

—¡Señor no vemos nad…! ¡AHHGGGR!

《…Fue perpetrado por hojas afiladas, una tras otra a gran velocidad en medio de la obscuridad total al cortar los cables y dándole ventaja a ese guerrero desconocido que enfrentaban. Los disparos fueron inútiles sin puntería alguna y con la visión reducida a cero. La sangre no distingue edades o géneros. Exceptuando al oficial que simplemente se asombraba cuando su colega hacía alarde de sus técnicas marciales o del manejo impecable de su Katana…

《…Solo dejó en pie a dos tipos, el que estaba a un lado de Andrei y ese chulo de poca monta que dirigía a la manada de criminales, sudaba frío en lo que quedó estático por ese filo que amenazaba con atravesar su cuello de moverse…

—¡Mi “príncipe” ha llegado al recate de su bello “doncello”! ¡Siempre me impresionas, Kou!

—¡Tú…Bastardo de…!

—Yo… Sinceramente no esperaba verte aquí.

—¡Grrrrr! ¡¿En qué coños pensabas?! —Lo jaló bruscamente chocando sus rostros. 

—¿Ehhhh~~? Esa cercanía me gusta, ¿me besarás?

—¡¡Maldito Hooligan, esto es serio!! ¡Casi me joden por ir a salvar tu ruso trasero!

《…Sin embargo Andrei, aun si pusiera su estúpida sonrisa de corazón, no temió el ser devorado por ese malandro que tiene por amigo. Por otra parte, a los dos sujetos los dejaron inconscientes y bajo la custodia de dos Oficiales…

—Mooh~~, ¿relájate, ya estás aquí, no?, agradezco el que te preocuparas por mí.

—¿Huh? sigue soñando, inepto. De no ser porque tienes una hija de por medio y que ella aún depende de ti, me valdría un bledo tu miserable vida. —Lo liberó de sus ataduras realizando un corte limpio.

—Amazing! ¡Tienes que enseñarme eso! Pero… será otro día, vaquero.

—¿Eh? ¿Qué estás tram…?

Sfx: ¡Bang! ¡Bang! ¡Bang!

《…El fusil con mira láser se accionó dando a cualquier lado, desde el instante en que Andrei tomara el revólver ajeno lo más ágil posible al juntarse a Kouji, arrodillarse y atinar fríamente a la cabeza procurando de ese modo que el cuerpo sin vida cayera al suelo. Fue en un abrir y cerrar de ojos dejando abrumado al Sargento. Pronto el Detective Élite (que de igual forma delegaba ese mismo rango que el de su amigo pero que por comodidad y decisión propia optaba por su viejo puesto) lo trajo a la realidad con su voz ecuánime y clasista…

—¿Con eso quedamos a mano, no?  —Maniobró el arma ajena de forma excepcional y se la entregó—. Tienes una linda esposa y un tierno bebito cachetón que cuidar. 

—Infeliz…

—En fin… Lo bueno de este complot es que nuestro objetivo principal no puede ir muy lejos.

—Espera un segundo… Con “objetivo” principal te refieres a…—Kouji rápidamente captó el mensaje y todo en él enserió por completo—. ¿Acaso el “hijo de perra” está aquí?

—Puedes apostarlo…

Recuperó su arsenal al quitárselas de las manos del supuesto chulo, y movía una de sus muñecas preparándose para la acción con una dura actitud explicando las cosas a Kouji. Eso, y que mentalizó que lo que vendría no será fácil. Menos, cuando Andrei cambiaba su chip al magnate Detective como le correspondía.

—¿Ahora entiendes el por qué debía actuar así o el fingir ser una carnada? 

—¡Andrei, debiste decírmelo!

—¿Por qué crees que no te lo dije? 

—¡Eso no importa! ¡De plano yo hubiese negado rotundamente a los chicos el venir aquí. 

—Lo lamento, zorro. —Sonrió apenado por ese fallo—. Conociéndolos se metieron en esto para salvarme y ayudarte aún si se los prohibiste.

—¿Tú que crees? ¡Dime algo que no sepa! —Bajaban las escaleras con desenfreno en su carrera para dar con la zona de mayor conflicto—. Giacometti, Do santos y Chulanont podrán sacarme la piedra por sus tonterías, pero ya tienen experiencia en esta modalidad, de quienes no me fio son en mi hermano y su compañero Yankee-latino. ¡Son los más novatos! 

—Te recuerdo que Yuuri ya no es un crío, y él junto a Leo son mis mejores chicos, zorro. ¡No los subestimes!  ¡Sabrán ingeniárselas!

“Eso espero…” —Lo pensó para él y prefirió callar deseando que ese calvo tuviese razón (como todas las veces anteriores en las que dialogaba orgulloso de sus fechorías). No desperdiciaron más tiempo.

 《…La dupla NIkiforov-Katsuki daba catedra de como romper huesos, sesos
o el alma a cualquier sujeto que intentara pasarse de listo con ellos…

Nota de la Shary: ¡Pa-pa-si-tos! ¡yo si quiero un hijo de ellos xD

《… El presunto asesino y líder de esta sinfónica abismal habría pagado por la cabeza de Andrei días atrás a varios clanes de la Bratvá en Rusia o los Yakuza en Japón, quien resultase con el premio mayor se daría el lujo de pedir lo que quisiera a su Organización. Por su culpa parte de sus negocios habían dado a la quiebra, Lo truncaba o casi respiraba en su nuca a cada jugada.  Con base a ello, Nikiforov movió sus fichas y sabía que ese hombre se encontraba en este mismo lugar, lo que no contó fue que su mano derecha, Kouji, le dijera esa nueva situación. Con Yuuri, Chris, Alessia, Leo y Phichit se complicaba el martirio…

《…Lejos de la asfixia, la caballería de policías ordinarios  y los jóvenes agentes pertenecientes al F.E.G.I (sirviendo de respaldo) a mansalva contemplaban  la reducción de esos criminales, ya sea por grupos pequeños o grandes redadas, se cuidaban sus espaldas y evitaban las descuartizaciones o los arrojos con fusiles, cuchillos o cualquier trucada a favor. Gritos y ecos melancólicos abarcaban la extensión  total de aquel lugar exiliado, la puja contigua en los más jóvenes e inesperadamente para los jefes experimentados, les hizo descubrir la madera para la cual estaban hechos, y de que quizás si puedan lograrlo…

—Esto ha sido la locura, necesito vacaciones, un buen spa y muchos besos de mi conejita. — Andrei se refrescaba sin dejar de apuntarle con esa arma a varios opositores rendidos en combate con los oficiales que le custodiaban. Acto seguido dejó su walkie talkie en banda abierta y alta voz para que Kouji también escuchara—. ¡Chris!, ¡Ale! ¡Quiero sus reportes, cambio!

—El lado norte lo tenemos cubierto, jefe.

—Igual de despejado en el lado sur.

—Perfect!, ¡no bajen la guardia!

《…Prácticamente tenían todo cerrado y atrincherado, solo faltaban los últimos pisos de los cuales sabía que varios de sus hombres estaban dando batalla con Chulanont. No obstante…Al parecer, el Agente tailandés tuvo un impase que debió resolver con el Agente Mexicano de apoyo para evitar que esos detractores aprovecharan la confusión, también comentó que un hombre se dio a la fuga yendo a la azotea y que por sus características diferenciadas del resto, dedujeron  que era algún cabecilla. Por supuesto, el Sargento Mayor de inmediato se alarmó y Detective tuvo un escalofrío terrible, ellos sabían que no era un sujeto cualquiera…

—¡NO DEJES QUE NINGUNO SE MUEVA DE ALLÍ! ¡NO SIGAN A NADIE!

—P-Pero, S-señor Katsuki, su…hermano, al ser el más cercano inició el protocolo de captura por ser un solo hombre.

—Palabra, jefe. ¿Cuál es el problema?

¡CARAJO!

—¿Se…Señor Katsuki?, ¿Cambio? ¿Me escucha?

—¡Kouuuuuuuuu! ¡Espera! ¡Mierda esto es serio! —Masculló el ruso y de una lanzó su orden al subordinado—. ¡Phichit, ¡haz lo que dijo el S.M Katsuki! ¡No te muevas, y eso te incluye a ti, Leo! ¡No lo hagan!

—¡¿Pe-pero Patrón?! ¡¿Patrón?! ¡Me lleva!  ¡Este calvo me cortó!

—¡Hay…hay que ir por Yuuri! ¡Andrei jamas se refiere a Kou por su rango!

—¡La neta! ¡No pueden pretender que nos quedemos aquí sabiendo que algo le pasará!

—¡Vamos!

《…En primera instancia los dos agentes al tiempo que se toparon con los camaradas faltantes intentaron socorrer a su amigo en el camino, de  no ser que las mareas, la lluvia de balas y las cascadas de más hombres, (que de la nada salieron de sus guaridas bajo la presión de los demás policías) debieron escalonar su apoyo, esto nos dejó con los veteranos como única vía de soporte. La vista cambiante en la última cima, nos llevó al director del siniestro, esperando por ayuda y escapando con uno de sus secuaces, pero siendo sorprendido con el joven subteniente japonés, no era faena fácil. Ambos, permanecían escondidos detrás de cualquier muro que cubriera de la efímera balacera. …

—Hey, niño no sé si lo sepas pero quedaste sin balas y dos son más que uno. —Los frenéticos disparos le daban razón al hablar en su inglés británico.

—¡Usted tampoco posee municiones! —El joven policía no se intimido contestándole en su idioma.

—¿Así que llevabas el conteo y aparte sabes inglés? Interesante, niño. Me agradas —Sonrió divertido.

—¿Eh?—Yuuri arrugó su ceño y sonrojado por esas menciones menoscabando sus capacidades, empezaba a enojarse—. ¡Será mejor que los dos se abstengan de huir y se entreguen con las manos en alto! —Caminaba despacio con su pistola en mano mirando para todos lados, sus enemigos no daban señales, más su aliciente era que no tendrían con que propinarle un tiro. —¡No tienen escapatoria! ¡De hacerlo por las buenas no tendrán mayores problemas!

—Aburrido, —Respondió y reveló su posición— ¡Yo prefiero la otra opción!

—¡Ahhhh!

《…Sus iris mieles, casi que de un amarillo infernal como los portaría un guepardo optaron por usar la ofensiva desenvainado una espada corta e inglesa, pensó que con un par de cortes a su yugular le bastaría. Claro que, en respuesta, no esperó que ese muchacho tomase con una agilidad tremenda la otra arma con filo de su secuaz, que esquivara su agarre empleándolo de escudo, y que por inercia aquel jefe desperdiciara su arranque bajo el cuerpo ensangrentado de quien le protegía cortando su cuello…

《…Yuuri alejado lo más posible de él, rodó al suelo y al recuperar el equilibro o ponerse en guardia se tensionó aprestando cualquier sorpresa o mala maña…

—“¿Gatostu inicial? Jeeeee… El chico es una caja de sorpresas, nada mal” —Pensó.

《…Seguidamente reconoció muy bien la dinámica marcial, y tras su tétrica sonrisa se disparó sin tregua alguna con más movimientos que hasta cierto punto, que un Yuuri apurado lograba sortearlos o sufría cortes superficiales en sus bloqueos. No era el gran experto como su hermano, para cómo iban las cosas y de no hacer algo ese lunático lo aniquilará. …

“El enemigo era un lobo gigantesco acechando su presa, y Yuuri en sus ansias lo evidenció, sus fuerzas o destrezas distaban muchísimo  saturándolo más y más, su adversario por el contrario, lo disfrutaba a plenitud. Entonces…

—¡¡HEAHHH!!

—¡TKS!

《…La zanjada en su mejilla fue profunda, el chirrear de los metales igual aunque la espada inglesa se perdió de vista, sin embargo eso no fue motivo para desestabilizarlo, y en esos segundos valiosos acaparó la ocasión devolviendo el favor de la peor forma. No le importó cortarse la palma de su mano al agarrar la katana corriente que Yuuri maniobraba, él sacó una segunda arma afilada dándole así una o dos puñaladas a su costado y con fuerza ha de lanzarlo lejos provocado que se estrellara con cualquier cosa en el proceso…

《…El extranjero de procedencia inglesa cuyos cabellos eran rojos como el fuego o que fuese contemporáneo con el Detective ruso y el Sargento Mayor japonés, confesaba en sus fríos adentros el no esperar algo así. Caminaba despacio, sin dejarse tocar la herida en su mejilla. Observó su sangre, la sonrisa que emergió de su boca era genuina a causa de esa hazaña vinculada por aquel muchacho tirado en el piso o que respiraba con mucho esfuerzo para que su sangrado no fuese acaudalado…

《…Al final llegó con Yuuri y tiró de él hacia arriba sosteniendo su corta cabellera negra, obvio con esas contusiones profundas y en la incómoda posición Yuuri no podía hacer mucho, solo quejarse del dolor.  Al abrir sus ojos y tenerlos fijos esa mirada lasciva y sádica, temió…

《…Temió y tembló por la perversidad que logró visualizar…

—La última vez que tuve una herida así en mi rostro fue… Cuando mi padre quiso darme “una lección” siendo más joven pero no le funcionó, ¿sabes? —Pasó sus dedos por su boca entreabierta y saboreaba la sangre—. Esta sensación es refrescante, sin duda. Deberé ser más atento.

《…Yuuri no podía hablar, estaba paralizado por la tranquilidad perturbadora de ese tipo…Era el demonio hecho hombre y diferente a los enemigos o sicarios corrientes que sus jefes hayan enfrentado…

—¿Me pregunto qué pasaría si te devolviera el favor? —Sacó una daga y pasaba la parte más afilada con cuidado por el rostro ajeno, las líneas rojas relucían en contraste con su piel.

《…Yuuri venció sus inseguridades ladeando su cabeza bruscamente y rechazando ese objeto amenazante; el canalla dejó de sostenerlo por sus cabellos y le agarró con firmeza de su mentón, Yuuri determinado a no ceder otra vez por la bruma, demostró sus agallas…

—¿Me agrada tu actitud, no desearías tener el mundo bajo tus pies a mi lado?

—Lo que tenga que hacer hágalo rápido, no…no pienso ayudarle.

—¿Última palabra, novato? Ganarías más conmigo que en tu mísero trabajo.

—Ahgg… no pienso…hah…hah….venderme.

—Es, una verdadera lástima. —Anunció.

《…Y con ese el movimiento de quien se autodenomina en como “Líder” de aquella organización, quedó sin concretar el suceso final. Nikiforov había gritado el nombre ese desconocido bajo una tanda de tiros, el tipo esquivó algunos, su víctima recurrió a morderlo y empujarlo para liberarse, en ese instante, el Mayor de los Katsuki arremetió en su contra llegando a buen forcejeo que no duró mucho tiempo mientras que su colega atendía a su hermano…

《…Las acciones fueron tan rápidas que ambos entes de la ley se vieron persiguiéndolo nuevamente y al finalizar el tramo de ese edificio, con las corrientes de aires a tope y a muchos metros de altura, el sujeto sonrió y saltó al precipicio justo antes de que las balas del ruso le alcanzaran…

—¡Ese hijo de perra está demente!

—Mira “quien” lo dice, Hooligan. —Kouji fue nefasto.

—¡Ja!, muy gracioso… “desgraciado” —Andrei se malhumoró y sacó su Walkie-Talkie, informando del nuevo suceso a las autoridades.

《…Ya había un Helicóptero esperando al maldito en el momento indicado, se sostuvo por la escalera colgante y se despidió  con burla de ambos oficiales. Media hora después, la búsqueda intensiva sobre los cielos asiáticos y la cantidad de autos policiales al servicio de la zona dejaron en sobre aviso a la comunidad.  La enfermería improvisada tras haber declarado los acontecimientos a la ANP, o de acordonar el lugar con el resto de los equipos Kouji estaba furioso con Andrei por no contarle los detalles, por otra parte, el ruso en fastidio le explicó sus razones. Yuuri fue el más mareado con ese estallido difuso y luego los mandó a callar…

¡BASTA! ¡Son los jefes! ¡No perros y gatos! ¡¿Qué pensarán los demás?!, ¡¿qué se supone que yo deba de pensar?! ¡Ahg…Mmnnng!

—¡Yuuri! / ¡Katsu!—Preocupados por él, ese movimiento que hizo causó que se lastimara.

—Yo… Yo…lamento gritarles, no encontré otra forma. —Las ansias lo devoraron y  respiraba incómodo—. Sin embargo Yo… Lo único que si les pediré que es que nos digan a mí y a mis amigos sobre lo que les está pasando…

—Ya estás delirando, Katsu. ¡Olvida el asunto!

—¡Claro que no, Kouji, los conozco! —Dejó a un costado su formalismo luciendo su enfado.

—¡Deja de molestar con eso, no pasó nada y mide el cómo me hablas, enano irrespetuoso! —Ya se estaba irritando.

¡No son locos para discutir de buenas a primeras, y si hablo así es porque estoy cansado de que me veas la cara de tonto, Kouji!

¿Me estás fregando, Yuuri?                            

—¡Oookay!, vamos a calmarnos, ¿sí? —Intentó persuadir a ambos Katsukis de modo idiota, sacando su pañuelo blanco y con esa boca de corazón. —Los buenos y lindos hermanitos japoneses no se pelean… Ehh~~ Kou, bájale “dos” y mi Yuuri, y-ya sabes cómo es el amargado cuando anda estresado, tranquilo. R-recuerda que estás herido y…

—¿Usted también lo piensa encubrir pidiéndome eso, Andrei?

“Bien, mi Yuu me llamó por mi nombre… esto no es amazing” 

Con eso al ruso no desestimó que el chico estaba rabioso tanto con él como con su hermano.

—¿Me está pidiendo “calma” después de ver que una de las Bratvás más cotizadas de Rusia con algunos clanes Yakuzas y grupos armados ingleses  lo tenían allí para quién sabe qué cosa? ¿Me pide “Calma” cuando Kouji se puso histérico? ¡¡Por Dios!! ¡¡¿Los escuadrones especiales de la FBS también se encontraban en ese lugar  y ambos insisten que me calme?! ¡NO ME JODAN LOS DOS!!

“Mierda” —Kouji se sofocó, no podía seguir ignorando cada fraseo funesto y real en Yuuri.

—¡Ah!, ok, ok, ok, entendí, fue mi error, lo siento, Yuu… Estoy bien, tu hermano y yo estamos bien ¿sí? —No tenía cara para negar ese congojo alterado en su pupilo y digamos que casi hijo mayor (después de su traviesa Vickytoria)—. En sí, la culpa fue mía, Felstman me pidió hacer esto y el operativo tuvo sus fallos porque “alguien”—Resaltó a Kouji—. Se metió sin avisarme pensando que eran los de la FBS y por lógica, ustedes quedaron en medio, de allí a que él o yo discutiéramos, solo eso.

—¿Ah sí?, ¿Qué raro?, porque el General Felstman en ningún momento hizo comentario alguno, las autoridades internacionales o la ANP no le informaron sobre algo parecido y él así como el resto de nosotros, nos enteramos de lo sucedió al transcurrir las horas porque mi hermano fue quien se percató, ¿o eso también lo va a negar, Andrei? —Ya estaba hastiado—. Y no lo defiendas Kouji. ¡Aquí hay algo más que ambos no me quieren decir!  ¡Saben que es cierto! —Fue firme aunque le doliera encararlos de esa forma.

《…Kouji Katsuki maldijo en sus adentros por ese desenlace y pensó que Yuuri, su hermano menor resultó ser más asertivo de lo que demostraba en medio de su aparente timidez, el idiota de su amigo lo entrenó demasiado bien y no mintió cuando le dijo que tenía mucha madera por sacar...》

《…Yuuri se tomó un instante para organizar sus ideas, respirar y botar ese aire frustrante al masajearse sus párpados o en hablarle a su maestro y a su hermano en otro semblante, ese que era habitual, respetuoso y dócil en él. …

—Andrei-sensei, no me mienta, siempre… Usa esa sonrisa o su torpeza para ocultar algo grave, no ha dejado de hacerlo… y si hablo por Nii-san, él suele mostrarse más duro o agresivo con tal de que yo y mis amigos no metamos las narices para protegernos.

《…El ruso chasqueo sus dientes con ese gesto de ser pillado y llegó a la misma conclusión que Kouji sobre la madurez de Yuuri al negar con aparente frescura para así no preocuparle, pero fue inútil. Su pupilo ya no era el simpático y gordito adolescente manejable de hace tiempo atrás…》

—Me disculpo por…mis atrevimientos al tratarlos de esa forma, no soy bueno con esto y ambos me exasperan queriendo tapar algo evidente… Lo de hoy no fue como las otras veces, el ambiente igual, los sujetos, y ese “tipo” al que perseguí no fue como cualquiera que hayamos conocido, lo pude sentir y vivir en carne propia. Saben que tengo razón… No… No me traten como a un niño, ya no tengo dieciséis… Soy… un Oficial adulto en toda la regla.

—Yuuri…Yo…—Andrei suspiró cansado, rindiéndose con ese alegato bien ganado por parte del joven subteniente y le dio un esbozo del nuevo contexto—. Hay… cosas que debido a su confidencialidad estamos…

—Más bien debería decir, “Usted”… Detective. —Kou corrigió en el acto de muy mala gana—. Yo sinceramente no sé qué creer.

—Tienes razón, S.M Katsuki. —Sonrió para él, pero terminó su enunciado al más joven—. Estoy impedido en decirles a ti como a tu equipo los intereses de dicho trabajo.

—¿Eh… pero por qué, Sensei?

—Secreto de estado. —Ese código lo limitaba —. El Sargento Mayor tampoco maneja cierto bosquejo que yo sí dispongo, a lo mucho le he comentado cosas a medias  y por esa razón, lo viste con sus ánimos alterados.

—Andrei-sensei, pero si ya se le está saliendo de las manos, lo mejor es que le ayudemos y…

—Ya lo oíste, Katsuki. —Kouji fue seco, no por gusto.

—Nii-san, no ves que…

—¿Querías respuestas, no? ¡Ya te las dieron! ¡Conformate con eso!

—Kouji espera, no seas así de duro con él…

—No me digas como hablarle a mi personal. Yuuri es un Oficial, está obligado a aguantarse cualquier descargue que tú o yo le deleguemos como sus superiores. —Ya tenía suficiente con lo que hizo Andrei a sus espaldas para que su hermano o que a futuro sus chicos se involucraran en sus cataclismos—. El que sea mi hermano no hace que haga distinciones, sin embargo no olvides que por nuestra culpa él se encuentra “allí” en esa cama.

—Dirás mi culpa…

—¡Oh, qué novedad…!

—¡Nii-san!

—Déjalo Yuuri, él tiene razón, de verdad lamento esa falla de mi parte.

—Sensei, descuide…Yo  estoy bien… Mmmmhhhgg…ha…

—¡Yuuri no te muevas!

—Eso nos demuestra que no lo estás…—Kouji arguyó esa justificación.

—Nii-san, pero… Ammgghrr…

—¿Lo ves?, no me interrumpas cuando hable, Yuu...

《…Silenció al muchacho otra vez ocultado su sobreprotección bajo esa férrea fachada, claro que no lo dijo con la misma intensidad, lo hizo reclinar sobre su almohada y le punzaba el no haber llegado a tiempo o impedir que lo lastimaran. Yuuri veía su impotencia al brindar una fraterna palmada en el hombro ajeno. No fue mucho, pero sirvió para tranquilizarlo...》

《…Andrei por su lado, sentía la pesadez del momento, de te tener alguna habilidad especial no permitiría que esta escena entre ambos hermanos se diese. El Sargento Japonés se repuso de su pequeña fragilidad y fue explícito con el detective ruso o con su hermano menor al seguir esa conversa…

—Nikiforov, comprendes… más que cualquiera, que la información suministrada no puede salir de aquí, que estás en peligro, que todo cambió o que esto ya tomó otro color, ¿cierto?

—Comprendo.

—Luego hablaremos de “esto” en privado. —y para concluir, regresó su mirada seria al joven subteniente—. En cuanto a lo otro… lo que viste o presenciaste en el dia de hoy no puedes hablarlo con nadie, ¿quedó claro, Katsuki?

—Pero Nii-san, los chicos o yo tenemos derecho a saber y creo que entre todos…

—¡No es debatible!

—¡Pero podemos ayudarles!

—¡Ya fui explícito en mi orden!, ¡no lo hagas más difícil! ¿Quedó claro o acaso debo escribirlo en kanji y patear tu trasero?

—Sí, señor…

—¿Sí que, Oficial?

—Sí, S.M Katsuki…

—Perfecto, fin de la discusión. —Odiaba ser como es o recurrir a su practicidad, pero de no hacerlo, Yuuri seguiría con las preguntas. —¿Tu jefe nos espera, Nikiforov, no quiero quejas?

—Lo que diga, “Sargento”. —Kouji fue el primero en salir, Andrei con un incipiente puchero, murmuró un “amargado” y quería golpearlo por ser tan bestia con su familiar. Pero no podía reclamarle puesto que para Kouji, Yuuri, su esposa o su hijo son las personas más preciadas en su vida y se haría matar de ser necesario.

Antes de irse habló un poco con su pupilo quien se hallaba apocado y frustrado por no ser de mucha ayuda para ellos. Su maestro entendiéndolo, le ha dicho que por ahora, hiciera caso a su hermano, le revolvió sus cabellos y susurró con tristeza un—: Lo siento, Vaquero. Lamento el meterte en problemas. Recupérate pronto y sé buen chico, ¿sí?

Aunque bien, al toparse con ese zorro debió demorar un poco más su acribillada con Felstman por una visita inesperada.

—¡Katsuki Kouji, al fin te encontramos!

—Houstón, ¡Esposa a la vista!

—¿Ah? Ok…Hoy no es mi día. 

—¿Cómo que “ah?” 

—Valiéndole poco la altura de ese Yakuza feroz (o quizás, zorro asustado por los gestos o esa cara de: “¿me estas jodiendo?” en su mujer) le reclamó. 

—¡¿Y por qué vienes con Yuuki, mujer?! ¡Este no es un sitio adecuado para un bebé! 

—¿Esa es la forma de recibir a tu esposa quien estaba angustiada por tí?

—¿Aún no sé qué rayos haces aquí?

—Esto no saldrá nada bien—Andrei se limitó deleitarse.

—¡¡Mary , tus papás y yo vimos todo en el noticiero!! ¡Te llamé al número personal para saber como estabas y no me contestabas! ¡¿no es eso razón suficiente para venir con tu hijo?! —Lo sermoneó —Yo solo quería saber si te encontrabas a salvo por lo ocurrido con Andrei, pero llegamos y nos sales con eso tanto a Yuuki como a mi… Yo pensé que… tú… Hammm….bbb…

“Katsuki, la jodiste” … —Su modo de ser le jugó la contra y ahora aquel seco japonés la ha regado.

—Eres…Eres cruel… Sniff…m…mb…b..bb…

 —¡Ah! ¡E-espera, amor! ¡Lucy, lo siento cariño! ¡N-n-no llor…!

—¡No me toques! —Le daba golpecitos a su pecho, Kouji solo se cubría inútilmente.

—¡Ooooh, qué hombre tan ruin y torpe! —Exageró Andrei la tragedia al tirarle carbón a la llaga como toda una actriz o estrella sufrida de farándula mexicana—. ¿Cómo osas hacer que una flor llore de esa manera? ¡Qué horror! ¡Ay, que horror y tristeza!

¡CÁLLATE HOOLIGAN, QUE TODO ES TU CULPA!

—¡Nos vamos, despídete de papá, Yuuki! —El bebito inocente agitaba su manita como mamá le había enseñado.

—¡Cariñoooo!, ¡escúchame, hablemos!, ¡no hay necesidad de esto! —Pronto le gritó—. ¡Piensa en Yuuki, lo harás llorar!

—¡Yuuki está bien, señor Katsuki! —Sobra decir que ese hombre vio su mundo derrumbarse por tal respuesta y con ese frívolo honorífico de su reina, ¡está acabado!—. Eso me gano por preocuparme de alguien tan insensible.

—¡Espera mujer!, que las cosas no son así… ¡Lucy!, ¡Lucy!

—¡Pffff… ¡Ja, ja, ja, ja! ¡¿Dónde está tu cochina practicidad ahora, Zorro desgraciado?!

—¡PÚDRETE!

Andrei se carcajeaba y Lucy lloraba mientras Yuuki gagueaba o reía por las caras de pánico en su tarado-papá-amargado. El aura colorida cambió un tanto la penumbra al ver que la esposa de Sargento Mayor, Lucy de Katsuki con el pequeño Yuuki de meses, le buscó desesperadamente en los comandos del F.E.G.I, las noticias de ese incidente la tenían muy asustada pensando lo peor, pero Kouji no es la persona más “delicada” en esta vida y su falta de tacto como cuadriculadidad infinita lo clavaban en grandes apuros perdiendo su gran envestidura. Andrei fue a su rescate, metió su mano, se regresaron a la habitación de Yuuri, y para acabarla de molar, Chris, Leo, Phichit o Alessia también fueron a dar un vistazo.

—Diez dólares a que la señora Lucy los revienta con meros golpes guajoloteros. —Leo inició las apuestas.

—Veinte a que Andrei sobrevive y estoy segura que al papichulo del Katsuki mayor, lo mandarán al sofá con los “servicios y su amiguito de allá abajo” cortados. —Alessia fue más allá.

—¿Será?, —¡Chris no se quedó atrás!—. ¡Yo quiero jugar!

—¡Yo también  juego, dejen y busco la cámara! —Phichit debía sí o sí grabar eso.

—Chicos… —Yuuri, resignado intentaba poner orden—. Mi hermano y mi jefe están a punto de ser masacrados por Lucy-san, ¿no deberíamos de ayudarles?

—¡Nahhhhh, que sufran! Dijeron todos al unisono y el joven herido bufó resignado.

 —¡Aguuuu~! ¡Aguuu~!

—¿Eh, me lo regalas? —Yuuki quiso jugar con su tío favorito dándole su chupón, eso a Yuuri lo enterneció—. Gracias, Yuuki-chan.

—¡Aguuu!

Pudieron ver el cómo Lucy regañaba al par de adultos irresponsables que en silencio pactaron en no comentarle las brechas reales de lo acontecido echándose la culpa al no “cuidar” de su hermoso cuñado (casi hermano para ella) y aunque en esencia, aquello ayudó a apaciguar un tanto los ánimos, (o de paso que el matrimonio entre Kouji y Lucy no se disolviera tras concertar un buen acuerdo gracias a los poderes amables de Yuuri) ellos tenían sus asuntos que atender…

《…La ficha oficial ante las autoridades de varios países que han interpuesto las denuncias en la INTERPOL, era que el líder bajo el alias de “A” había tomado control de una de las organizaciones más apabullantes en Inglaterra, que trabajaba en el tráfico de armas (en cualquier estilo) y esta a su vez tenía conexiones en distintos sectores del mercado negro del cual era muy apetecido por su exótica indumentaria, siendo el continente asiático su principal objetivo. También se le relacionaba mucho por los escándalos tratados en la poderosa corporación “C”, extremando más su prontuario. Sin embargo no tenían muchas pruebas para relacionarla...》

《…Si se retrocedía al tema de las llamadas mesas de concertación ilegal. Lo habitual era que naciones asiáticas afectadas por tratarse del mismo enemigo, unificaran fuerzas. Cosa que se ha ido realizando bajo los escrutinios del la FBS de Rusia y La ANP en Japón usando al F.E.G.I como su puerto principal.… 》

《…Pero de modo individual Andrei poseía documentos o archivos comprometedores de su gobierno reclutando armamentos desconocidos que podrían destruir ciudades enteras o experimentos que fusionaran la bioquímica y mecánica con lo anterior y así, someter muchos epicentros a su merced. Si esta Organización Criminal dominara por lo menos a Rusia como Japón usando a esos magistrados corruptos de marionetas al firmar esos acuerdos, estallaría una crisis horrible y la sociedad como la conocían cambiaría radicalmente gracias al yugo del el caos y la violencia. Tendrían lo que quisieran en el resto de países de dicho bloque continental tras el éxito y luego,  los continentes faltantes bajo su poder. No obstante, con Andrei Nikiforov volviéndose la piedra en su camino, sin contar los otros aliados jamás lograrían ese hecho. …

《… Su amigo Kouji apenas acariciaba las mieles de ser padre o lo que era sonreír sin amargarse al disfrutar a su esposa y su hijo. Los chicos como Yuuri, Chris, Alessia, Phichit o Leo, eran jóvenes brillantes que les faltaba mucho por vivir, su familia y sobre todo la luz de sus ojos como también, el único regalo que dejó su esposa Alissha, la pequeña Vickytoria, e igual el resto de ciudadanos que se verían afectados, no merecían experimentar algo así. No permitiría que algo así resultara…

《…La misión revelada por los pocos dirigentes de la INTERPOL a escondidas y sus camaradas de espionaje secreto de la FBS  para que él fuese la carnada, eran un hecho que pudo mantener oculta por un tiempo, solo no contaba con que todo se fuese saliendo de control. En fin, ya sabemos en qué terminó. Andrei  no pudo seguir martirizándose por lo que pudo ser o lo que no fue. Ahora, tendrá que ver cómo le hará para que ese amargado shinigami le hablase.…

—Kouji…—Saliendo de las oficinas de un General iracundo por la vaciada que le pegó por tal imprudencia, Andrei intentó hacer las paces—. Aham… Gracias por ayudarme con lo de Yuuri y por salvarme de esos tip…

—Cierra la boca, bastardo. —Ladró y no lo dejó terminar. Andrei supo que pasarán muchos días para que ese malgeniado le perdonase.

—Kouji, no fue mi inten…

—¿Por qué no lo dijiste? ¿Por qué mierda te guardas asuntos de ese calibre?

—No podía… Recuerda que sirvo a Rusia, aun si soy un apoyo externo en japón.

¡PATRAÑAS! ¡NO TE LA VENGAS A TIRAR DE “OFICIAL PERFECTO” QUE RINDE HONORES A SU PAÍS! ¡JAMÁS LO HAS SIDO, PUDISTE DECIRME! —Espetó alterado—. ¿NO SE SUPONE QUE SOY TU “COLEGA” Y QUE VIVES DICIÉNDOME A LOS CUATRO VIENTOS QUE SOMOS AMIGOS O ALGO ASÍ? ¡MALDITA SEA ANDREI, CASI TE JODEN! —Ni se percató de esa sincera ligereza que expresó, Andrei ocupo unas fracciones más sosegadas y le agradó saber que después de todo Kouji no era tan ogro como aparentaba ser. —No sé qué otras cosas tengas guardadas pero no puedes exponerte de esa forma y en eso a Yuuri, le doy la razón. —Fue directo—. ¿Si te mueres quien carajos velará por tu hija?

—Lo hago por ella, por muchos de ustedes y en caso de fallar, tengo unos tíos postizos que cubrían mi lugar con Vicky.

¡NI SE TE OCURRA PENSAR ESA VASCUENCIA!—, Lo señalo horrorizado—. Si te tengo que apoyar o joder al maldito, solo dímelo y lo haré… ¡PERO NO JUEGUES A SER SUPERHÉROE! ¡NO DIGAS ESAS COSAS EN MI PRESENCIA O ASUMAS QUE LUCY Y YO HAREMOS ESA BARRABASADA! ¡VICKYTORIA NECESITA DE TI!, ¡NO DEJARÉ QUE MUERAS TAN FÁCIL! —Se lo dejó muy claro con esa pose estresada y fue justo al grano. —Sé franco conmigo, ¿qué tan hundido estas?

—Kou…

—¿Qué tan hundido estas? ¡Háblame!

—Lo suficiente para… No involucrar a Yuuri, al jefe, a sus chicos o a ti de forma directa, y es todo lo que pienso decirte.

—Ok, eso no soluciona el rollo, —Trato de irse haciéndose a un lado empujándolo con su hombro—. ¡Lo averiguaré por mi cuenta y sabes que lo haré!

—¡Katsuki Kouji, es en serio! —Su nombrar fue circunspecto, y ha llamado la poderosamente la atención en el contrario—. Yo… Estoy hasta el cuello, Sargento Katsuki y si realmente quiere apoyarme, colabóreme con lo que está haciendo por ahora o manteniendo a su hermano y sus chicos a metros de esto. Yo…Prometo desglosar los puntos más críticos en el momento indicado, no pienso morir aun.

—Andrei esto no es un jue…

—por favor cúmpleme eso… Dame un par de meses.

—Andrei…

—Solo un par de meses…—Su actitud menguó al punto de verse como un sentido ruego debido al cansancio, lo tenían al límite. Kouji allí comprendió que la situación era más turbia de lo que imaginó—. Necesito obtener un par de archivos que terminen de engranar con lo que llevo y por eso acordé con la INTERPOL en hacerles creer a los cerdos que me comandan en Rusia que tienen todo bajo control

—A costillas de tu pellejo, claro.—Su sarcasmo negro atacó. —¡Eres imbécil! ¡Estás en la boca del lobo! ¡No puedes solo con esto!

—Lo sé, más heme aquí haciéndolo y no me arrepiento. —Su franqueza era genuina—. Al inicio creí que sería algo sencillo pero a medida que fui avanzando con la INTERPOL descubrí muchas cosas, cosas que me llevaron a imaginar consternaciones profundas para quienes trabajamos, el estado es una mierda y de no hacer algo al respecto, tu país o el mío se verán afectados por lo que cometa ese “desquiciado” quien resultó ser toda una joya con estos gobernantes a quienes servimos; y si es el caso, también entrarían otras entes territoriales.

—¿No estas bromeando o si, viejo?

—No lo hago, nunca he jurado nombrando lo más sagrado que tengo que es mi hija, Vickytoria… Puedes apostarlo, Katsuki…

—¡Gezz… carajo! —De ver a su amigo así, que su mirada azul fuese tan cortante, que no le armara un drama por tratarlo de “viejo” o que le hablase con tal seriedad eran sinónimo de que grandes atrocidades y pésimos tiempos que estaban por venir—. Te daré un lapso prudencial,  pero recuerda que mi paciencia tiene un límite, Nikiforov.

—Gracias amigo. —Le agradeció—, Yuuri tiene razón… El amargado resultó tener un buen corazón, ¿no?

—No te atrevas a engañarme con esa falsa sonrisa. —Kouji cruzado de brazos continuaba enojado o con ganas de romperle la boca.

Conocía demasiado a ese idiota para detectar la culpabilidad que cargaba, que sentirse mal porque se prometió en no afectar e incluir a personas preciadas en esta sentencia y de momento, optó por lo mejor que pudo hacer, el no seguir con esa terna o atosigarlo.

Mas dicha ficha la tiene en su listado, preparándolo para esa tormenta que poco a poco, empezaba a desatarse.

*
*
*

—Yuuri… ¿Yuuri?

—¿Eh?

—Será mejor que despiertes tu cuadriculado sistema, ya estamos por llegar.

—Lo siento, Leo-san.

La luz al traspasar la ventana y que recayera sobre los ojos rasgados hicieron lo suyo. El T.C debió parpadear o recuperarse de lo que podríamos llamar un recuerdo de su pasado, con las últimas pesquisas que debía rendir en la corte suprema de justicia a la que fue asignado en representación de Felstman (con la ayuda adicional del Fedérale de la DEA, Leo de la Iglesia) la caja de pandora día a día estaba aproxima a destaparse y todo eso le dejaba un cúmulo de sensaciones dispersas, de memorar  esbozos de aquel viejo caso, junto al nuevo, de lo parecidos que eran y de esa latente que la organización actual o la antigua, quizás sean las mismas que las ONU o sus gobiernos, la dieron por eliminada muchos años tras. En especial el hombre que coaccionó las cruces o sellos que dejaron su alma quebrada.

Solo debía cerciorarse de que aun estuviera con vida o que alguna señal recabase algo que le diera luz verde para atestiguar su idea.

—Katsu

—¿Ah? ¿Dime?

—¿Te encuentras bien, bro? —Leo notó lo trasnochado que estaba.

—Falta de sueño, supongo. No es nada, descuida.


Zona rosa de Shibuya – Tokyo / Japón
Julio del 2017 – 09:30  P.M (días después)


🔥Operativo:  Rose hidden

🔥Grado:“B+“

🔥Objetivo:  Averiguar datos y anexos que tengan contacto con el Clan Kazuma.

El jolgorio lujurioso caía sin desenfreno en los cuerpos apresados por el éxtasis, el baile, el alcohol y el momentum acumulado de la noche. Personas desconocidas de todos los estratos que solo iban allí para realizar sus deseos carnales, y avivar sus fantasías bajo el pretexto del dinero en medio de sus prácticas, sin desmeritar los shows nocturnos.

En la última redada mencionamos que los videos grabados instaban a buscar material explícito con trata de personas, ese día solo pudieron liberar a dos civiles más con la poca información que ellos les dieron, la cortina no era alentadora.

Los Kazumas tenían el control de variadas zonas o dominios pertenecientes a pequeñas bandas criminales (Bacrims) y que durante años lo han sabido encubrir usando el lavado de activos y pasandolos como lugar limpio ante la ley por cumplir los estándares exigidos. Ciertamente, esos sitios extravagantes y acaudalados en prestigio de Shibuya como la “Zona Rosa” eran un tormento para la ANP por ser casi que intocables.

Bajo cuerda, al forzar a muchas personas a algo tan degradante como usar su cuerpo para el placer en este campo ilícito como la prostitución, no se notaba. Sin embargo, los informantes arrojaron datos precisos de un negocio redondo entre los Kazumas y su contacto, quien era un magnate de trayectoria por fomentar el esparcimiento en personas de distintas orientaciones sexuales, además de gustarle los jóvenes. La corte suprema dio aval para que ese proceso, se llevara al menos como un estudio.

Pese a que sus adversarios, los clanes Yakuza formalizados también acudían a las mismas prácticas, se han visto amarrados, generándoles pérdidas millonarias y que sus clientes, Carteles Urbanos de otras residencias, gente extravagante y políticos corruptos así como gente del común se fueran poco a poco con ellos.

El E.A y el E.E.I pudieran tener más piezas gráficas con dicho contenido e ir directamente a la acción, a no ser por las infracciones cometidas días atrás (cortesía de los dos Oficiales de rango intermedio, Altin y Plisetsky), que entorpecieron la redada, sobraba decir que les tocó hacer borrón y cuenta nueva, lo bueno era que hoy habría espectáculos temáticos con el boom de usar accesorios de animales, el cuero y uno que otro detalle propio del BDSM en los invitados, no sería sencillo de indagar o recopilar la información ya que necesitaban acercarse sin levantar sospechas.

Solo había un problema…

Ninguno de nosotros encajamos en el perfil. —El equipo maravilla desde su bunker dotado de tecnología de punta y camuflado como un gran carro de helados monitoreaban las vías de acceso.

—Ni para mandar a la leona, porque al chulo que vigilamos le gustan los vatos.

Bueno, tú podrías ir. —Sugirió Alessia bien maldadosa—. Siempre hay una primera vez…

¡Ehhhh olvídalo!  ¡Yo ni joteo pa’ que me tires con el vejete puñal, cabrona. —El fedérale y su florida jerga lo ratificaron—. Ah, por cierto…Ya sabes que mi comentario no es contigo, carnal.

—No hay drama, tío. —Chris rió por los traumas en su colega—. Pero… ¿Y qué dicen de mí? —Se autoseñaló con su mejor cara de inocencia y pestañear.

Según los datos entregados, a Gatsy le gustan jóvenes de físico andrógino o en caso de no serlos, que luzcan estilizados para así domarlos y sentirse autoritario. —Katsuki también estaba por petición expresa de Felstman. Poseía un IPad a la mano con la ficha del implicado y seguía charlando con mucha seriedad—. Y aunque no dudo de tu experiencia en ello, tu registro actual sería una muralla grande a superar, Christopher.

Mmmm….Tienes razón. —Ahí voló otra viabilidad.

El T.C, quien caminó un tanto por unos documentos dejó al cuarteto reventándose las neuronas y expulsando el vaho preocupante, esta era una oportunidad de oro que no podían desperdiciar.

Es una lástima que Plisetsky fuera suspendido al igual que Altin. —Phichit se sinceró detrás del teclear intenso que llevaba al obtener las coordenadas de la salida y entrada, sin mencionar del hackeo a cualquier sistema o alarma de seguridad—. A ellos los he visto actuar en misiones de este rango y hacen maravillas en sus juegos de rol. Sobre todo Yuri. Es muy versátil

—Maravillas de las que no gozamos por que el par de balurdos se dieron “varilla” en pleno operativo y el Lobo Felst, con todo su peso los rajó. —Alessia lo aterrizo—. Toca descartar esa idea, chamo.  Por cierto… Aham… ¿Cómo has seguido después de tu ruptura?

—Chale, es verdad, por estar tan metidos con la ANP no pudimos hacerte visita, bro.

—¿Eh? Si se refieren a Katrina, he estado bastante mejor, chicos. Gracias. —Lo dijo muy tranquilo y de mejor semblante.

Luego muchas noches llorando, y que su cabeza consultara con la almohada el hecho de no dejarse abatir, se había reincorporado con su frente en alto. También explicó que el trabajo le ayudó mucho a despejarse, de no pensar en ella como antes (aunque a veces le duela) y poco a poco la ha ido olvidando.

Claro que,  Chris ha sido un gran apoyo, ¿Verdad, Chris?

—Ah, eso…—Se trabó con esa salida—. Bueno, nunca me agradó esa bruja, así que puedes contar conmigo.

—Ah caray esa “info” si me interesa. —Alessia lo miraba relajada y con codo sirviendo de soporte al puño que tiene  en su cachete.

—De no ser por él me ha dejado vivir en su casa, que me animara con cada disparate y que haya estado al pendiente de mí, aun siguiera llorando.  

—Fíjate, que interesante…Eso es muy tierno.

—¡Hostia, no empecéis a dar caña!

—Allí si como dice el mexicano mamerto: ¿No que no tronabas, pistolita? —Ale con ojos gatunos y maliciosos lo acusaba indirectamente de ese cuadre al tiempo que Chris se sonrojaba cabreado.

¡No chingues Ale! ¡saca mis dichos de tus desmadres!

¿Eh no entendí?,¿de qué hablan Leo? ¡Tradúceme!

Son “JOTOS”, Phi…  ¡JOTOS! Hablarán de sus cosas “JOTAS”, de su “JOTA” vida, supongo. —Respondió Leo en inglés, fingiendo no saber nada.

¡Mucho cabrón! —Le increparon al unísono.

Phichit debió proteger a Leo de un posible homicidio que ejercería Chris, aunque no adivinó nada de lo que dijeron en español.

Alessia, estaba feliz porque tal vez, ese suizo al fin estaba jugando sus cartas este último round que la vida le dio para capturar el corazón de su eterno amor. 

Katsuki con ese Alboroto, los puso en orden y otra vez se centraron en su problema temporal.

—También quedaba padre si la pelusa participara. —La postuló Leo de la nada.

¿Mi petit?—Curioseó el suizo.

—Esa mera. —Aseveró—, Vicky cuando viste de Oficial o porta ropa mixta se comporta con mucha rudeza, al punto de verse como chico, eso rompe los corazones de las secretarías y no nos vamos lejos, porque según me contaron, la madriza que le dio al gato fue brutal…

¡Mariiiico, “brutal” le queda corto!, en los días que estuve con ese malcriado llenándole su reporte, lo dejó hecho un peo, ¡Ah y de lo otro! —La mujer fangirleaba y daba palmaditas—. Cuando la vi por primera vez pensando que era un chico, se me hizo un príncipe divino de rostro envidiable! ¡Como un Ken!

—Yo creí que me robaría a Guan con tanta galantería.

—Ay Leo… ¿En serio, chamo? ¡Cuenta!

—¡Simón!, ¡ya estaba considerando en ponerme bien fresón ni el Dairen de Sailor moon!

Y allí Yuuri suspiró con ese par de latinos y su resumen del chismografo, más el señor se anticipó dándoles sopa y seco.

De la Iglesia y Dos Santos…Se los Advierto. No pienso meter a Nikiforov en esto, así que olviden sus disparates.

—¡Vamos Yuu, no te agüites!

—No.

—¡Ella es perfecta! ¡De panaaa!

—¿Qué ya la no metieron en dos ocasiones en misiones así, bro? ¡Aguanta barrio la pelusa!

—¿Si van a hablar de los operativos del bulevar y del otro de la finca privada en donde participó por culpa de la rata irresponsable suiza que tienen allá atrás. —Se refirió al rubio endiablado que ha hecho caso omiso a las acusaciones haciéndose el sordo y chiflando sin darle su vista—. Eso fue sin mi consentimiento. ¡No es “no”, y punto!

Ah pero Chris no se calló y en su sapiencia, le recordó las calenturas que sufrió cuando su lirio ilegal le contoneó sus caderas en ese baile exótico con su traje de conejita o de la travesura que hizo usando su traje de colegiala en dicha oficina bajo el rol que le asignaron. Aquello destrozó el escudo cuadriculado de Katsuki ruborizándolo al máximo, que Phichit se carcajeara o que los otros se lo quedaran mirando con malicia y sus caras tipo: ¡Así te queríamos ver, zorro!

Yuuri de inmediato exigió orden desde el tablero que le correspondía para trazar las fotos o línea de tiempo a continuar. El resto nuevamente tomó conciencia del asunto, necesitaban un plan “B” sin recurrir al par de rusos y entonces…Fue allí…

—Ay que cosa balurda.

—Nos quedamos sin el pan y sin el queso.

—Yo no lo creo…

—¿Qué quieres decir, a dónde vas Chris?

Donde Phichit preguntó al Mayor Giacometti en lo que este acicalaba su barbilla con petulancia, que arquease su ceja y sin cambiar su vista en “cierta figura” de rasgos asiáticos. Por su cabeza avistó una idea de muerte súbita.

—¿Para qué lloramos por un gato mañoso o mi linda conejita ilegal cuando tenemos al “zorro” experto de nuestro jefe que destila “Eros natural”?

Alessia, Leo y Phichit quedaron de canto al suelo con esa jugada monumental, se repusieron y a hurtadillas se escondieron para mirar el estallido a su persona. Por otro lado, Chris luciendo como lindo cordero maquinó su hecho pensado. 

—¡KATSUUU~~~ Mi Chériiiiiiiii~~!

—Eh, ¿Kurisu-san? —Parpadeó algo confuso al tener a ese diablo haciéndole ojitos en su rosado pestañear…esto no le daba buena espina.

—¡EXCELENTÍSIMO JEFAZO!, ¡LE TENGO UNA ENCANTADORA PROPUESTA QUE NO PODRÁS RECHAZAR!

—¡Vergacióóóón! ¡Lo va hacer!

—¡Ay guëy, este vato quiere morir!

—¿Será que Yuu, aceptará?

No sabemos si fue la molestia hecha horror o el azul tirando a blanco en el rostro ajeno trastocado, mas diremos que si fue una gesta que acechaba como culebra en cada ramalazo perpetuado después de que ese hombre del averno explicara su as bajo la manga, y también lo que el Teniente Coronel hizo que rechazara a toda costa la “mentada salvación” fuera de sus cabales. 

—¡¡DEFINITIVAMENTE NO!!! ¡¿Es-estas bromeando?!

—Nope, lo digo seriamente, excelentísimo Katsu. Te recuerdo que en esta ocasión fuiste asignado por el General y como jefe, es tu deber suplir las necesidades de tu comarca. 

—Pe-pe-pero…

—Sin mencionar que yo, en mis facultades de veedor en mi escuadrón, dispongo de tu valiosa formación por autorización del propio Feltsman.

—Pe-pero yo…t-tengo a-a-años sin hacer eso y sabes que no es mi fuerte. Apurado puedo con el rol de galán… ¡Ahora con el papel a la inversa, he de negarme! —Eso de actuar de vida alegre o joven de compañía rompió su taza cuadriculada de cristal—.  P-Prefiero los esquemas frontales o cualquier otra especialidad…

—Oh vamos, es como andar en bici para tí, y aprendiste muy bien el arte de seducir bajo el sello del calvo Nikiforov, nunca se olvida.

—¡Claro no! 

—Es “eso” o buscar a mi petit para que haga de “chico” y conociéndote, no lo permitirás, ¿o sí? 

—¡Eso menos, ella es menor de edad! Ni en mil años objetará eso en su cabeza.

—Aguafiestas…ya tiene diecisiete, pronto cumplirá dieciocho.

—Lo que sea, pero yo no creo poder Chris, sabes que para hacer lo que me pides me… tocaría fingir ciertos hábitos como el beber…—continuó justificándose—. Y…yo no soy bueno en ello o conmigo mismo cuando lo hago.

—Un par de copas no hacen daño, pero si lo que te preocupa es hacer un desastre en caso de beber demasiado o que alguien intente domar ese trasero espectacular que tienes, y del cual dudo que lo hagan porque eres el puto amo en defensa personal, ¡yo te acompañaré! ¡Confía en tu suizo! Se ofreció de voluntario y aprovechó la guardia baja que dejó escapar por instantes el “Yuuri intimidado” para estrujar esa bendecida parte trasera con sus manos.

—¡¡¡KURISU!!! jadeo en japonés sorpresivo y molesto.

¡Aleluyaaa! ¡Hace años que no lo hacía, y no me cambio por nadie!— Rió con esa maldad elegante que le caracterizaba

—¿Hey, sus duraznos siguen firmes? Alessia  salió de su madriguera, no desperdiciaría la oportunidad de joder a su jefe.

—Confirmó, aguanta su buen mordisco.

—Urasaiiiyo, Kurisu no baka!!!! —Rojo a mas no poder, y con su envestidura reducida a su simpleza más tímida, estaba por golpearle pero…

—Chicos…—Phichit rápidamente enserió su rostro, sus manos y dedos viajaban de un lado a otro tras monitorear la llegada del contacto enemigo—. ¡Es Gatsy y y no viene solo!

Su objetivo caminaba campante en medio del cordón de seguridad rodeado por mínimo cuatro chicos de ambiente que no pasaban de sus dieciocho o incluso menos, con eso podrían imputar posibles cargos extra por tener menores para explotación sexual si se confirmara la hipótesis. El Fedérale de la Iglesia estudiado en todo lo referido espionaje mencionó que debían ser rápidos puesto que contaban con poco tiempo para dar algo muy estructurado, sus colegas lo secundaron y el TC teniendo en cuenta las pormenores del asunto, respiró hondo tomando su decisión.

—Leo, ten mis lentes, y Christopher…—Acá sujeto a Chris por su mano llevándoselo arrastras al vestier. La vergüenza y su sonrojo eran impagables—. Mas te vale cumplir t-tú palabra.

—¡Oh~la~la, señor japonés!, ¡chicos, se quitó los lentes!, ¡se quitó los lentes!, ¡esto va en serio y no es simulacro!, ¡el agente “Eros” ha vuelto!

—¡C-cállate y camina, antes de que desista de tu idea, Christopher!

—¡Como ordene T.C! ¡Ya lo oyeron chicos! ¡PREPAREN TODO EL EQUIPO Y LAS BRIGADAS!

—¡Sí, mi Mayor! 

Christopher Giacometti como lo ha dicho Katsuki, era el más experimentado de todos en cuanto a trabajos de inteligencia o mimetización de roles en operativos que requieran adoptar una falsa identidad, de allí a que sea el Jefe de área del Escuadrón de Espionaje e Investigación del F.E.G.I de Shibuya. No le tomó mucho tiempo en darle a Yuuri el perfil que debía actuar (aunque al pobre no le gustase o que lo insultara en sus adentros), y de escogerle el atuendo adecuado para la ocasión. Fuera del bunker la noche acechaba y prometía develar un buen espectáculo. De acuerdo con medios, Gatsy era de esos chulos excéntricos que se ganan la vida haciendo de las suyas y conspirando bajo cuerda con varios clanes criminales en sus discotecas (que en realidad eran prostíbulos amparados en lo “legal” o lavando dinero) y que por más redadas que se le haya instado, nunca se le encontraba una anexo directo. Fuera de ello le encantaba gozar el placer de cuerpos jóvenes en especial si eran chicos debido a sus orientaciones y la mayoría de su personal también como los lugares de esparcimiento. Eran así. 

Escuse moi mon’seour? —El francés de Chris era de las cosas con las cuales encantaba a muchos de los transeúntes.

¿Va a pasar?

No se preocupe, —Respondió en japonés—. Estoy esperando a alguien…¡Oh, ahí viene —Y sonrió con finura.

Tal vez con picardía, pero no cualquiera, una atractiva y orgullosa por haber resaltado los rasgos físicos en su colega haciéndolo lucir genial en cada paso que daba.

Según el diseñador “Giacommetti Gabbana”, fue su mejor obra maestra.

Para Yuuri que era la víctima, fue el acabose.

El cuero de rojo obscuro con remaches platinados en su pantalón rasgado eran tan ajustados que su figura se veía estilizada, firme y torneada (esa era la idea). Los accesorios como pulsos, cinturones, el chocker en su cuello estilo punk o las orejas y cola de zorro (debido a la temática del club) le hacían el juego perfecto y la franelilla enlicrada cuya escala del rojo o negro y escote pronunciado en su espalda más el look de su peinado moderno con mechones rojos terminaron de dar el punto final para el rol que necesitaban.

—¿Te hice esperar, “Daddy”? —Fingió cortesía y con acento francés al cruzarse de brazos. “Daddy” era la frase clave de Chris.

Para nada, “Eros” —Así como esa era la de Yuuri…—Te luce el rojo, querido jefe.

Con gusto puedo poner tu cara de rojo con muchos golpes, ¿quieres intentar?

Gracias, pero no gracias. Soy demasiado bello para que me hagas puré suizo. —El Mayor entendió su sarcasmo negro y ambos Oficial se hicieron a un costado.

Yuuri seguía enojado por la barbarie del suizo y este rió aún más al tiempo que explicaba lo de las credenciales V.I.P y que en diez minutos se las darían. Con ellas tendrían acceso a cualquier lado e incluso rodearse con los pesos pesados, quienes no los eran debían pagar su entrada en general. Solo había un inconveniente, el señor a quien custodiaban se encontraba a unos cuantos metros de esas barreras humanas (guardias) y no podían darse el lujo de desperdiciar esa liga. 

Yuuri no es partidario de las improvisaciones, no le gustaba, lo que si era seguro para él es que ahora comprendió un poco más el fluir de Vicky o su padre Andrei a la hora de formular sus “alocadas” planeaciones.

—Giacometti, sígueme la corriente.

—Espera… no es seg…

—Actúa natural. —Fue lo último que ordenó y la función comenzó—. ¡Hey, Daddy!,  ¡apúrate o llegaremos tarde! —Su actitud corporal como su voz, cambiaron, descolocando a su camarada.

¡Madre Willy!, un Yuuri amargado, sin beber y actuando perverso. ¡Esto no me lo puedo perder! ¡CARIÑO, ESPERA A TU DADDY~!

Esa belleza de japonés se abrió paso entre la gente, a los guardias los distrajo un tanto en su llegada o los enredaba con su prudente y erótica presencia. (Y bueno, Chris le exigió en su rol ser todo un prostituto de clase, ¿no?) Al momento de que les pidieran las credenciales, Yuuri fue ágil reclamándole a Chris, de inmediato previó la jugada cuando con disimulo Yuuri ladeó su cabeza a modo de señal y todo fluyó de maravilla. Ambos buscaron tiempo, buscaban llamar la atención y al parecer lo lograron puesto que cierto objetivo que aún no había ingresado por dialogar con un cliente, no le quitaba sus ojos pecaminosos al T.C.

Sin credencial V.I.P no pueden pasar. —Respondió en inglés el matón.

—¿Seguro que los dejaste en el mismo lugar, Daddy? ¡Tú cliente te espera!

¡Claro que sí, Mon Chéri! 

—¡Ohh!, ¿y no hay posibilidad de que nos ubiques por el sistema? —Guiño un ojo hablando con coquetería al tomar confianza o reclinarse en ese separador—. Mi jefe vino especialmente conmigo a este lugar por negocios. —Los guardias tragaron en seco al escanear las clavículas o parte de su espalda descubierta dando con los glúteos tonificados através de la prenda de cuero.

Gatsy arribó preguntando por lo ocurrido, habló con cortesía permitiendo el paso a los dos hombres, quedó tan encantado al cruzar pocas palabras con Yuuri que de inmediato les dieron unas credenciales sobrantes. El joven japonés  ya se estaba incomodando al sentir los dedos escurridizos de ese hombre paseando por su cuello hasta enontrarse con su brazo y palma de su mano, Chris atento y como quien no quiere el asunto, abrazó a Yuuri estando detrás de él con mucha posesividad en lo que comentaba que se sintió agradecido por su cooperación. Le aseguró que sería un cliente continuo y que estimaría la posibilidad de recomendar su establecimiento a otros “conocidos”, Gatsy teniendo un buen ojo y comprendiendo a lo que se refiere con “conocidos” lo tomó como buen incentivo.

Usted y el joven que tiene por compañero serán bienvenidos, la casa invita.

—¿Mi Eros es precioso, no? —Aquí alardeó un poco, Yuuri se quería morir de la vergüenza aun si fingiese una perra sonrisa, era demasiado. Chris en su buen hablar,  terminó zafándose de Gatsy—.  Él me recomendó este sitió y ahora nos vamos a encontrar con nuestro cliente, lo dejamos trabajar y nuevamente gracias.

—Su chico “Eros” tiene buen ojo, no se arrepentirá.

—El placer fue mío, señor Gatsy~. —La voz de Yuuri fue melodiosa y tintineó sus dedos  a modo de despedida.

Gatsy los vio adentrarse. Juró por lo más sagrado que buscaría acercarse al joven, nada que algo de dinero o negocios con su “dueño” no pudieran resolver.

Yuu…lo hiciste bien, lo dejaste picado. Ya puedes respirar amigo. —Hablo Chris con calma sacándole las ansias a su jefe al pasar por la puerta principal—. ¿Te encuentras bien?

Etto…Gracias por ayudarme. Si el tipo duraba un poco más en ese plan, mandaba todo a la…—Respiró profundamente para serenarse—Sinceramente no sé como Tu o Alessia lo hacen.— No es que lo estuviera de un todo, su adrenalina bajó de forma considerada.

Lamento ponerte en esas, sé que no es tu fuerte. Alessia y yo perfectamente podríamos hacerlo pero…

El caso es…que soy el único que cumple con el rol y preferencias de Gatsy. —Yuuri fue concreto—. No te disculpes Christopher.  Trataré de estar bien.

No te dejaremos solo en esto. ¿Ok?

—Debemos acabar rápido con esta farsa, salir de aquí y encerrar a ese sujeto junto con sus auspiciadores…

Hey Daddy, ¿todo en orden? —El capitán Chulanont desde el micro comunicador que les instaló realizaba una última prueba de sonido al equipo electrónico que usaba su Jefe de línea. 

—Afirmativo, hámster. Pasamos la primera barrera, gracias a nuestro agente “Eros”

—Recuerda, tú eres un empresario que le gusta aventurarse por nuevos rumbos. Además de medirte a juegos poco convencionales con tu supuesta pareja. 

Ya quisiera que el lindo jefe-amargado como le dice mi ilegal, me hiciera cosas para corr…

Chris no hagas que te golpee. —Yuuri se malhumoró.

—Dile al coño de su madre que me dejó babeando con Yuuri. Yo quería ser la empresaria —Ale más atrás interrumpió con sus alegatos.

—Es un trabajo muy duro.

¿Y de que te quejái marico?, ¡si te pusieron al Katsu en bandeja de plata! —La venezolana lo desesmascaró

Pensándolo bien tienes razón. No todos los días vemos a don Práctico como corderito sensual. —Chris siguió con la broma y Yuuri masageándose su sien a veces se preguntaba cómo es que tiene de amigos a esos insensatos.

Yo diría pozole de puerco enamorador de hombres y mujeres, me cae. 

¡Bueno muchachos!—Christopher con esa orden ocupó la atención—. Katsu hablará con Gatsy mientras que yo me enfoco los puntos de fuga y las posibles vías que ustedes pueden recurrir para entrar con sus comarcas. ¿Todo claro?

¡Si, Mayor!


Zona rosa de Shibuya – Tokyo / Japón
Julio del 2017 – 11:30  P.M (misma noche)

De la Iglesia y Dos santos con algunos refuerzos custodiaban en puntos ciegos a sus colegas. Al tiempo que Giacometti o Katsuki necesitaban obtener todos los datos precisos de Gatsy, de ver que tan relacionado está con los Hermanos Kazuma o si el sitio se prestaba para “otras cosas” aparte de lo que ofrecían; la desorbitada música, los atuendos, la gente importante había ingresado en primer lugar y poco después aquellos del común con pase general, sellaban con buen indicador que la misión ha empezado.

El T.C como Mayor se han separado y ambos de manera magistral tomaban fotos con el botón falso adherido en sus vestuarios que ocultaba la cámara espía. Christopher se las ingenió para que sus chicos entraran en acción desviándolos a varias posiciones, y bajo el permiso que obtuvieron de la ANP, su redada estaba en regla. Yuuri no tardó en toparse con Gatsy, e inteligentemente en su erótico adular ha hecho que la retahíla comentada por ese hablador valiera la pena. 

Observar a las mañas de su ex-jefe ruso y de sus desvergonzados colegas como Do Santos o Giacometti, tuvo sus ventajas.

—¿Tiene fuego, señor Gatsy?

¡Por supuesto!—El yesquero absurdamente carísimo cumplió el capricho de aquel oficial encubierto—. ¿Lo otro es si podrías dejar la formalidad conmigo? ¡Llámame Gatsy! O si lo deseas, podría ser tu nuevo “Daddy” 

¿Mmm? —Alzando su ceja e intentando disimular su desagrado con falsa calma, Yuuri visionó que ese sujeto aspiraba a un sueño demasiado alto. A futuro se la cobrará a Chris en los archiveros por ponerlo en estos apuros. Luego, seguro de sí para continuar con su teatro le dijo un—: Lo pensaré, señor Gatsy. —Y expulsó el humo de sus labios con mística apetecible.

El otro estúpido, embobado por aquellos encantos no le cabía por su cabeza que el lindo jovencito era su verdugo. 

Bebieron varios tragos de excelente exportación. Le dijo sobre lo grande que era mientras este se atrevía a deslizar su mano sobre el costado descubierto de la espalda baja en el japonés, de algunos negocios o del ofrecimiento de su droga para que comprobara la calidad de la que tanto alardeaba, la cual Yuuri guardó explicándole que la probaría más adelante (de rechazarlo sería sospechoso) la charla continuaba y él memorizaba cada punto o incluso el sitio específico de su oficina donde atendía la mayoría de sus procesos, eso le dio un mapa mental y seguramente, el siguiente paso a seguir.

Sin embargo, había un inconveniente.

—Pero ya basta de hablar de mi. Dime ¿Has pensado de mi propuesta, precioso? Lo arrinconó deliberadamente a su escritorio. Ese hombre con ínfulas de macho cabrío ya se había aburrido de hablar, y quería pasar a terreno desconocido con Yuuri. Mensaje que él captó y que no estaría dispuesto a hacerlo. 

Ya ha intimado antes (en sus papeles de espía-borracho-semental) y no al revés estando en sus cabales, por obvias razones eso le generaría muchos conflictos… ¡Está en grandes problemas!  

—Ya le di mi respuesta, lo pensaré. —Fue astuto en medio de sus nervios de acero y trató de no mostrar su descontrol—. Además que ya tengo dueño. —Reclinó su cabeza hacia atrás para estirar su cuello y así resaltar el chocker que portaba.

En caso tal Giacometti le había dado una leve instrucción en operativos anteriores sobre los códigos en ciertos accesorios del BDSM que un dominante o un sumiso entenderían a la perfección.

—¿Podría hablar con tu dueño y hacer algun trato con él? 

—No creo que puedas convencerlo, valgo mucho.

—Me interesas… Todo lo que me gusta siempre lo tengo y…

—Señor…—Ha tocado la puerta sus secuaces.

—¡¿Ah maldición, ahora qué?! ¡¿No ven que estoy ocupado?!

—Si, pero…

Lo bueno fue que interrumpieron la fallida faena de Gatsy para ocuparlo en asuntos de poca relevancia y Katsuki aprovechó ese instante para desaparecer de ahí, despedirse del pobre riquillo (con sus hormonas alborotadas) o que este viera como su presa se le fuera de las manos. Su gruñir a los guardias los hizo temblar. 

A lo lejos Yuuri escuchaba los gritos (regaños) de Gatsy, se resignó con esa gota escurridiza recorriéndole su frente o de sentir alivio que no revelara aún su identidad. Con cautela sacaba su Iphone fingiendo hablar por allí a su equipo. (era una fachada) Así nadie se percataría de su intercomunicador. estando en la planta baja donde se ubicaba uno de los puntos fríos para ingerir licor les informaba sobre la buena nueva. Necesitaban una ayuda extra para que todos los matones dejaran de tener sus ojos encima de ellos, (ya capturaron a algunos ocupando sus trajes) de esa manera llegarían con los de seguridad,  bloquearlas sus cámaras de forma manual usando las instrucciones de Chulanont y esculcar los demás lugares, pero al ser un grupo numeroso los ropajes no acogían a todos.

Yuuri, ansioso, bebió un trago apurado del gran vaso de vodka que había relegado por estar pendiente a la llamada, el mesero que le atendía le preguntó si quería algo más para degustar, entonces, todo fue claro para él al silenciar su intercomunicador y devolver la respuesta. 

—Sorpréndeme con la botella de licor más potente que tengas, Pretty-Boy… —Al ser un V.I.P se daba tal lujo. Pero concluyó en su mente cuadriculada que no había otro remedio que apelar a su mal hábito, y que este sabrá que hacer.

¡Sí hará el ridículo, al menos que valga la pena! 

Cuando le fueron sirviendo los tragos se los fue tomando uno tras uno en lo que reactivó la señal de comunicación para dar sus órdenes.

—Giacometti y Do santos, mantengan su posición y a su gente en sus lugares. 

—¿Eh? ¿Y eso, Katsuki?—Giacometti ha de maliciar. 

—Sabrán de mi cuando perciban el bullicio del público en mi comunicador y allí actuarán. 

—¡Katsuki! ¿A qué te refieres con bullicio?—Dos Santos quiso respuestas. 

—No quiero reproches. —Se impuso con voz autoritaria—. Si logró desviar al personal de Gatsy que está en la planta baja será más fácil para ustedes. Solo muevanse con esa señal, ¿quedó claro? ¡Cambio y fuera!

—¿Y ese morro que le pico?

No tengo idea, chicos.

¡Ya vengo! —Avisó el suizo.

¡Chris! ¿Tú también? —Le encresparon los oficiales latinos al tiempo.

¡No se muevan!

Chris dejó a Alessia con Leo encargados de sus muchachos, intentó escabullirse de varias mujeres (eso le hizo perder un valioso tiempo de media hora), ya en ese cauce, todo fluía lento en ese mar de gente que pasada otra media hora de llegar al salón principal se puso sus lentes tridimensionales para registrar con rapidez a su superior. Diremos que sí encontró a Yuuri… Solo que no en sus cincos sentidos.

¡Oh, madre mía!

—¡¿Qué pasó?! —Phichit que al poco rato de saber los pormenores, preguntó intrigado al Igual que Ale y Leo. Inútilmente Christopher no decía nada por la impactante imagen que encontró

“Eros”, apodo que ganó a pulso en sus operativos de encubierto por los efectos del licor en su sistema, caminaba con una gran seguridad que su sonrisa ladina inspiraba cualquier cosa (menos lindos consejos que dar), sus mejillas estaban sonrojadas y tenía consigo una enorme botella marrón empinada en su boca. Cuando se la acabó, (así como hizo con varias que tomó por anticipado) la soltó rompiéndola en el acto. En si no daba tumbos, pero estaba lo suficientemente prendido para olvidar su lado racional, cometer sus locuras y no arrepentirse como el perro empoderado que era.

La idea era llamar la atención de todo el personal de seguridad de la planta baja, Yuuri dispuso de sus recursos.

Se montó sobre una de las mesas cual felino al acecho y al escuchar la música, instaba con ánimos efervescentes a que los demás le observaran los movimientos sensuales de su cuerpo como esa repentina lamida a sus labios. 

Atrayente, fue un concepto cortó para el público que quedó adonizado y extasiado. Sin mencionar que su ropa ajustada no dejaba nada a la imaginación.

—¡Papirikie!, ¿qué está pasando allí?

—¡Lo mejor que han visto mis cochinos ojos en mucho tiempo y no puedo correrme como quisiera! —Al fin se descongeló, y debió admitir que maldijo por todo los dioses ese sublime momento.

En fin, el Mayor Giacometti en ese duro instante supo que esa era la ansiada señal de la cual Yuuri le comentó e inició la última fase de rastreo para las pruebas. Su equipo se desplegó con pericia, y sin mucha dificultad por la gran ayuda distractora de Yuuri “Eros-Borracho”, neutralizando a los pocos guardaespaldas en la planta alta manipulando sus armas e intervinieron las cámaras y Chulanont con sus programas de hackeo desde el bunker inhabilitó el resto de sensores. Eso incluía bloqueo de señales a los dispositivos electrónicos que portaran los invitados, secuaces de Gasty o la gente del común.

¿Y hablando de personas comunes “no tan comunes”?, minutos antes del alboroto cierto ruso de ojos verdes que había salido de su departamento, deambulaba por las calles sin rumbo fijo y le urgía despejarse como fuera posible de su actual situación e incluso su relación (si es que se le puede llamar así) con Otabek. Hasta que fue a parar en el nuevo establecimiento, cosa que le llamó poderosamente su atención tras ver el tumulto de gente, más aún al ver a dos sujetos muy “conocidos” para él.

Él titubeaba con sus sugestiones, hasta pensó de que quizás su mente le jugó esa mala pasada, pero al acercarse, la imagen proyectada en sus pupilas no escatimaban esa “posibilidad” creer esa locura. Las jóvenes promotoras con los panfletos en sus manos abordaban los clientes, Yuri solo quería beber, no buscaba placeres o algo similar, más ese movimiento lo desechó y necesitaba entrar como sea en ese lugar, así que haciendo alarde de sus habilidades, pasó su primer filtro con esas muchachas.

Estando dentro, no le sorprendió para nada el lugar, lo habitual. Luces de neón, chicas y chicos desnudos, gente de dinero en sus plazas V.I.P u otros como él que solo iban de paso a beber. Eso sí, su intuición no le engañó al prever que los grupos que custodiaban la zona no eran simples guardaespaldas normales o que estos estaban azarosos con sus comunicadores y desplazándose de un lado a otro.

No… Esto no le daba buena espina. 

Sin embargo, tras ver la euforia concentrada en la pista, que por curiosidad pasó por ahí par descartar que no fuese un espejismo, en orden de idea quedó de piedra y con un rostro desencajado.

—¿Qué mier…?

Encaramado en esa tarima, como si todo le valiera al seguir el ritmo de Don’t Rush  por Young T & Bugsey puesta por el DJ y con otra botella de las tantas que se bebió, pero que ahora desperdiciaba el licor por doquier, identificó a su “serio y correctísimo” jefe de la ley. Yuri plisetsky no alucinaba, entonces, lo que vió en ese lapso no era broma. ¡Era real! Claro, no entendía un carajo de que estaba ocurriendo o por qué alguien como “él”, actuaba así en su condición más “precaria” e inevitablemente tomó un par de fotos.

—¿Será que le dieron alguna droga en su trago? —Inocente dedujo eso sin saber los motivos reales. Ahora lo que tenía que hacer era sacarlo de esa jauría de lobos.

La algarabía en cada hombre o mujer disfrutando de la vista espectacular incitaba al más impuro deseo de bailar o comerse a ese manjar que se sacudía lento o más sensual según el beat. Más Yuuri no estaba lo suficientemente jodido. Su instinto  de viejo zorro experimentado lo amparaba.

Giacometti por otra parte se reencontró con otro grupo de sus subalternos, su pase de V.I.P le permitió recorrer variadas zonas hasta dieron con la oficina principal sin mucho rollo, a esa instancia si optó por ir solo para no levantar sospechas y gracias a que presionaron a uno de los cuidadores. Él revisaba papeles o documentos de gran importancia en lo que Leo, alessia y su tropa hacían vigilancia con el tipo apuntándole con sus fusiles, pero debía ser rápido. 

El teatro a Yuuri no le duraría y era cuestión de segundos para que el resto de malandros no tardaran en aparecer.

Volviendo con Yuuri, estaba demasiado alegre con ese líquido recorriendo sus venas, (hasta se había olvidado el motivo por el cual realizaba su desastre) un par de hombres corpulentos e igual de ebrios se acercaron con intenciones nada gratas y en ese momento Plisetsky arribó en su ¿posible rescate, tal vez? Espantandolos con su cara de tigre salvaje.

¿Eh? ¡Es Yurio-niiiiii-san!  —Gritó feliz su nombre tirandosele encima—. ¿Qué haches e-en ste lugar?, no es apto para tiernos gatitos gruñones como tú.

—¡¿Maldición qué crees que soy, cerdo? ¡¿Un mocoso?! ¡Tengo veintiuno! —Yuri se sonrojó muy arisco por ese trato infantil a su persona—. ¡Y no me llames así! 

—Eso me p-pasa por querersh sher amable. —El superior japones rió, el ruso bufo por tal desfachatez.

—¡Solo tu sobrino puede decirme así!

—E-es que mi shobri es adorable… ¡Y es el orgusho más grande que tengo, sho siempre lo amaré como a un Hijo!

—¡Tks! ¡Ya, ya, ya, deja el espectáculo! ¡¿Qué diablos fumaste?! —Lo sostuvo a tiempo. 

A ese último pendiente Yuuri le respondió que se caló un par de Marlboros edición gold, lo que terminó por sacar de quicio a Yuri y lo cargó como si fuese un costal de papas a su espalda hasta una de las barras del bar más cercano haciéndolo sentar. Ya hallándose retirados de ese traumante espectáculo, el Cabo reinició el interrogatorio a ese acusado.

¿Qué se supone que estás haciendo aquí y vestido así? —Exigió con rapidez y se expresó en voz baja a Katsuki—. ¿Estás en una misión encubierta?

¿Ehhh, yioop…? ¡Shhhhhhhhhhhhhh~, lindo gatito! —Lo abrazó intencionalmente, se despegó y negó torpemente exagerando sus gestos.

¿Gatito? ¡Ahh maldición, esto es serio!

 —Yo no estoy espiando a nadshieee…

—¿Y entonces esa ropa de prostituto es por el gusto?, ¿y aun no sé si estas borracho o drogado? 

—Bolacho no, apenas estoy…ento.. ¡hic! ento-entonado. Sho me…me divierto.—Dijo Yuuri y su subordinado se tapó su nariz. 

—¡Genial! ¡Estás borracho! —El tufo que el otro espécimen le echó en su cara fue innegable—. Eso es patético, enano. No deberías de tomar si no toleras el Alcohol. —Y suspiró frustrado. Al menos no era marihuana o algo peor.

—¡Qué no toy bolacho! 

—¡Sí lo estás!

El puchero en el Teniente Coronel apareció, Yuri por ese segundo puso una mueca más estrafalaria, incluso se le hizo tierno, era como ver al mini-enano (Yuuki) enojado.

—¡Que ñooo y…! ¿Oh, eso es tequila?—y el sujeto de la ley lo cogió deliberadamente tragandoselo como lo más delicioso en esta vida. —Yio cum-cumplo con mi papel, de “no bolachio”

Yuri empezó a estresarse, agarró el shot que estaba a su lado para tomarlo de la misma manera siendo que buscaba aplacar la poca paciencia que le quedaba con este “extraño” y poco conocido estado “desvergonzado” en Katsuki.

—Será mejor que te concentres y me digas todo, ¡tocino adobado!

Ok …ok…me atrap… ¡hic!, mea… me atrapaste, tigre. —Alzó ambas manos en son de paz bien fresco.

Allí yuuri le comentaba con voz sosa y pastosa sobre lo que aconteció, lo que estaba en juego, además de arriesgar su pellejo como conejillo de indias en el rol que se hallaba cumpliendo. Yuri de plano entró en un conflicto existencial.

Lo mejor es que suspendas esto, y que te largues de aquí, te ayudaré.

—No puedo… diejar a mis ssshicos, soy su “Tenientere coronado”

Uno bien borracho. —Lo remató—. Por lo que me dijiste ya nos quedaría poco tiempo antes de que esto estalle, no estas apto para pelear en caso de haber trifulca.

—Entonces, sheee…guiré insistiendo en mi roool para distraerrrrlos, lo, lo, lo más que pueda.

—¿Eres idiota o te haces?

Si comprendió lo primero o el que bebiese para aparentar su apariencia (ni muerto el Yuuri cuerdo lo haría) pero el que ocupara el papel de un “joven de cabaret” y encima verle “ebrio” siendo él hombre más cuadriculado, serio y cuerdo que haya conocido en su gatuna vida… Bueno… Era de no creer.

¿Qué tiene de malo? ¿tan mal lo hice? —Yuuri ahora poseía un buen coñac y se deleitaba con agitar el vaso de vidrio.

¡Mírate, pareces una pésima broma de mal gusto!

E-eso no fue lo que…dijo el viejo verde “Gasparín” al verme, ¡casi me come!

—¿Siquiera sabes el papel que enfrentas o has tenido parejas? —Lo dijo sincero y con cara molesta, el ruso continuaba sacando fotos.

—¿Y no crees que lo hice bien? —La actitud retadora en Yuuri le indicó un presentimiento muy perturbador, no puede acostumbrarse a ese “prospecto de Yuuri” —Este borrrrrachio sacó en menos de nada información vital y sin acostarse.

¡Hah, por favor!, ¿y si te tocara acostarte? ¡Pero qué vas a conocer tu de relaciones!, mínimo ni sabrás cómo besar o follar por andar de lleno en las oficinas. ¡Agradece que tuviste suerte!

¿Hmm? Estás jugando con fuego, niño. —El japonés confiado se giró sobre su silla ocupando el panorama total del ruso.

¿Ah?

Acercó su rostro sonrosado gracias al líquido etílico en su sistema y tomándolo desprevenido por su barbilla causó que Yuri quedase paralizado con lo siguiente que mencionó.

Hay cosas que no sabes sobre mi, así que no me shubestimes. —Y deslizó la otra mano por todo el pecho tonificado del joven hasta bajar a una zona peligrosa y apretarla a gusto —¿Quieres probar?

“Holy shit”…—Ese fue Yuri cagado del miedo.

Ambos iris se miraban entre sí, en especial esos marrones penetrantes los cuales estaban muy oscurecidos y con una chispa de lo que se conoce como “Lujuria”…

¿Awww no quieres jugar, niño?

se divertía muy ladino con ese escrutinio devorador a su persona. Puede que esté borracho pero su conciencia práctica no estaba del todo fundida. ¡Le daría una lección que nunca olvidará por no respetar su veteranía! 

De pronto, el japonés soltó el mentón del chico y atrapó la crin cubierta de hebras doradas. Yuri asustado por la embarazosa situación, no respondía como quería, (sus neuronas no ayudaban) contrario a su homónimo que le continuaba diciendo frases que eran sutiles a cualquiera, no obstante el doble sentido fue abrumador y muy elevado para el pobre Plisetsky.  

Yuri no supo cuando o como ese maldito se ha aproximado tanto al punto que sus pestañas; nariz, aliento o labios quedaron a casi nada de rozarse.

Al final… concluyó con su última frase.

Si bien eres un tigre siberiano de finas facciones que atrae a cualquiera con solo mirarte… No eres de mi tipo… empezando por tus ojos… ¡Me gustan azules! —Sugirió el Yuuri borracho con voz erótica y  atrevida—. ¡Y que sean dulces!

¡¡¡¿QUÉ MIERDAAAAAAAAAAA?!!! —Escupió Yuri del asco y con su cara completamente roja rompió esa intimidad malversada separándose por completo—. ¡INSECTO!, ¡TE HARÉ BORCHS SI VUELVES A ACOSARME!

Yuuri al carcajearse malevolamente, en su practicidad le dio a entender que no “era lo que aparentaba”, y ese mismo cabrón…El hijo de la mentada palabra que normalmente era el señor disciplina, se refrescaba acabándose el coñac que dejó a medias o pensando con malicia  lo que acababa de hacerle al pobre muchacho, al inicio creyó que se le fue la mano, más cambió de opinión, se lo merecía por bocón.

¿Qué pasó tigre?, ¿te dejarás comer la lengua de este viejo zorro o seguirás diciendo que soy santo? Que por cierto, “no” lo soy. —Fue soberbio desde su postura airosa y ceja en alza

¡¡Eso m-m-e quedo claro, te quiero a metros de mi, zorro pervertido!! —Casi vomitaba—. ¿Y lo de ojos azules…? ¿¿¿Lo dices por la frentona, verdad??

Quizás fue el alcohol…

—¡No te hagas el imbécil, sé te gusta Vickytoria! ¡Te advierto que partiré tu cara de hacerle algo al conejo!!

Astuto por fallar en sus impulsos, la confesión para Yuri pese a que ya ha presenciado una que otra escena “privada” entre Katsuki o Nikiforov, era de lo más directo que ha escuchado de su boca. Por parte del japones no le miraba, pero sonreía bobamente y jugaba con su trago o meditaba sus hechos. preferiría cortarse la mano antes de que la pequeña revoltosa de su oficial derramara lágrimas por su culpa.

Yo… sinceramente  no sé lo que digo, shoy un… borrachio que dice incoherencias en estos momentos y lo único que diré es que me gusta el “azul” o lo “dulce”, Yurio nii-san. —y se bebió el último sorbo de su copa.

¡Deja de nombrarme así! —Yuri se puso con un humor de los mil demonios.

El tipo en cuestión se lavó sus manos saliéndose por la tangente. ¡Ah pero, Yuuri es Yuuri!. Sus practicidades las seguirá aplicando sea cuerdo o alicorado para salvar su pellejo desviando el tema.

—Volviendo a lo otro, ¿tampoco shé …¡hic!! por quiiie carajos creen que formalidad es igual a castidad? tengo veinti… uno, dosh, tresh… —Contaba con sus dedos hasta llegar al numero exacto.— “veintisheís”, cumpliré veintishiete, ¡Sé cómo y de qué forma follar, niño!—Sus palabras  informales debido al alchol fueron en extremo francas para el ruso —Pero jamás he hecho el papel de pasivo, por suerte mi virgen trasero aun no sabe lo que es eso. 

¡Grrrrr, bastardo hijo de…! ¡No tengo necesidad de escuchar tus cochinerias!

—¡Nope… No shoy pochino… Shoy un hombre shincero y práctico! —Se burló con sarcasmo —¿Ah, disculpa?, ¿Te lo vas a tomar?

¡Buscate tus tragos, maldito cerdo! ¡Asqueroso! Lo ha apartado con una patada de repulsión.

—¡Auch! ¡E-eso me dolió! ¡Itaiyo!

¡Asqueroso, asqueroso, asqueroso, pide perdón si no quieres morir!Continuó pisándolo en su rostro por mera malcriadez o insultándolo en ruso y  Yuuri lloraba por cada machacada diciéndole un: “¿y ahora que hice?” 

No puso en duda de que su jefe tomado era una amenaza pública para la sociedad, Lo bueno fue que eso le hizo saber a Katsuki que el chico mordió su anzuelo y olvidó temporalmente sus arranques sobreprotectores. Aunque las cosas tal y como predijo Yuri, se complicarían.

De la nada un estruendo grande se escuchó y las luces parpadeaban asustando a la gente o poniendo en alerta al par de Oficiales. El equipo del E.E.I fue puesto en evidencia por culpa del guardia que capturaron al gritar y sus colegas iniciaron los tiroteos en la tercera planta. la brecha en esa guerra contra los actos ilícitos no derrumbó al equipo, los oficiales que se camuflaban en ese entorno asistieron al llamado, en cuestión de segundos el salón principal se vió envuelto con más comarcas policiales atravesando los vidrios o los matones disponiendo sus revólveres y metralletas. La gente gritaba en medio del fuego o el miedo a causa de esa treta. Gatsy con ayuda ha intentado escapar pero De la Iglesia y Dos santos con unos cuantos policías le siguieron el rastro en sus patrullas.

Chulanont apuraba su teclear mandando coordenadas a las autoridades que tenían disponibles en el aire para que hicieran de apoyo y cada tanto preguntaba a Giacometti de su situación, más este último no ocultaba su preocupación por Katsuki.

Por su culpa, su jefe no se hallaba en óptimas condiciones, no lo encontraba, su comunicador no servía y no sabía qué tan ebrio estuviese debido a lo que hizo por ellos. Debió apelar al instinto de supervivencia en Katsuki mientras intentaba liberarse de algunos sujetos con sus hombres usando sus filosas dagas, (a falta de fusil o revolver porque ya le se agotaron sus municiones) les enfrentó cuerpo a cuerpo y sin darles tregua a reaccionar los degollaba dándoles una muerte rápida y certera.

En la misma escena nos desviamos con un Yuri que ayudó a varios civiles e intervenía fuertemente con dos policías hacia el enemigo.

Señor, cuidado. —Avisaron los agentes.

¿Quién te crees para joder a mis perros? ¿Eh? ¡Heahhh!

—¿Katsuki?

Sxf: Crack!

El disparo del individuo falló a cualquier lado y ha activado la alarma contra incendios gracias a la barra larga de metal reventada en la cabeza ajena que le dio Katsuki en cortesía. A los otros los cogió sorpresivamente despojándolos de cualquier fierro maniobrando el mismo objeto al tiempo que les golpeaba con maestría. “El cool” expresado por Yuri al verlo en acción como si de un guerrero marcial moderno se tratase, fue genuino.

Los otros policías exclamaron alegres por la hazaña de Teniente Coronel y mientras la última pistola era removida, Yuuri se la quedó y la usó en el acto disparándole sin remordimientos en el cuello a un cuarto tipo y al quinto le habló con voz amenazante.

El rojo que chorreaba de aquel cuerpo, era evidencia de que ese cabrón estando cuerdo o ebrio, no disminuya su sentido hostil y práctico para combatir la corrupción.

¡Gracias, señor Katsuki! —Agradecieron los dos jóvenes y fueron a otra zona a colaborar.

¡Y tú meee de-debesh…un whiskey, tigre! —Yuuri le tiró ese armamento, eliminando el aura heroica que adquirió con su tonta sonrisa de borracho.

¡Jódete, puedo cuidarme solo! —Yuri con el rostro más rojo de lo acostumbrado y  renegando, la atrapó con recelo. Se negaba a creer que haya admirado a ese maldito alcohólico por un segundo—. ¡KATSUKI, ABAJO!

—¿Eh? ¡Wooooooah!

Ha hecho un excelente alarde de su manejo corporal al girar, dejarse caer de rodillas y pegar su espalda totalmente explayada al suelo para así evitar las balas que Yuri sin piedad propinó a tres escorias que venían por ellos. El Cabo ruso fue por el T.C y ambos como pudieron acudieron al combate. El más difícil de contener era un enorme gorila de casi dos metros que de un solo empellón los mandó al suelo, logrando que los dos Policías Imperiales se cabrearan, que se miraran entre sí y unificaran fuerzas, no les tomó mucho tiempo en sus acrobacias o tácticas efusivas para amedrentarlo.

¡DESGRACIADO!Es golpe que ambos Yuris brindaron al tiempo en la cara del sujeto lo dejó fuera del campeonato.

Con ese último acto, prendieron a la fuga junto al gentío guiado por el personal de bomberos, y algunos oficiales, puesto que el fuego y el humo hicieron peligroso el lugar.


Zona rosa de Shibuya / Japón
Julio del 2017 – 2:30  P.M (madrugada)

De acuerdo al reporte, el éxito ostentado era de un treinta al cuarenta por ciento, pero que a la hora de aplicarse fue de un setenta por ciento. Mucho más de lo esperado por la ANP y de los propios chicos al jugarse de forma improvisada.  Los datos sacados de las oficinas de Gatsy reafirmaban los indicios que monitoreaban días atrás y posiblemente en los próximos días se topen nuevamente con los Kazumas y sus negocios ilícitos. Lamentablemente no pudieron capturarlo más las autoridades han intensificado los refuerzos  con patrullajes vehiculares. Los detenidos, en su mayoría hombres de mala muerte ya les hicieron su respectiva lectura de cargos y al parecer, se negaban a hablar. No estaban dispuestos a soltar detalles, pues así como a Sullivan, ellos no querían pasar el mismo destino.

Como quiere que fuese el asunto. Ya tendrían tiempo de sobra para organizar ese impase, por otra parte, Alessia le avisó a Giacometti y los demás que Katsuki se encontraba fuera de peligro solo que las circunstancias y paradojas de la vida parecieran jugar un efecto bromista para hacer sus arreglos.

Alessia luego de recibir su llamada por lógica pensó que era su jefe, pero a oír la voz del ruso a través del dispositivo se dedicó a escucharle y atenderle. Ella sabía que el chico no podría solo con aquel borracho desinhibido, así que apeló a que su primo Altin pudiera colaborarle con Yuuri. Por suerte acertó en su decisión. 

—Grashias, “Supetenientere”, ushted si es amable, no como ese gato amarillo.

—Cierra la boca…Zorro cochino 

—¡Si sigues así él supetenientere no volverá a sher tu pareja!

—Plisetsky, dejalo… ¿Ok? —Intervino el kazajo como salvador de japoneses, de por si la situación le ha ruborizado su estoico rostro—. Recuerda que está tomado. —Seguidamente le habló a su jefe—. Señor Katsuki, ¿Podría decirnos en que parte vive?, el C.P Plistesky ya no le gritará.

—¿Se-se-seguro que ese gato stá vacunado contra la rabia?

—Confíe en mí, señor, ¿Plistesky se portará bien, cierto?

—Grrrrrr…

—¿Lo ve? ¡Ta rugiendo! ¡Miquiiiereee pegarsh!

—¡Ahora si lo voy a …!

—¡¡Yuri Plisetsky, ni se te ocurra!!

Habiendo superado ese “impase” entre tigre y zorro, el domador Altin solicitó un Uber. El recorrido fue rápido y al ingresar a la residencia en lo que esos cargaban a cuestas al borracho superior o lo dejaran sobre el sofá, Otabek no evitó el poderle hablar o preguntar por su integridad.

Yo… estoy bien Altin. De hecho ese enano aunque no lo creas,  rompió muchos traseros y no dejó que nadie me pateara el mio o sus oficiales.

—Entiendo, al menos sé que no te pasó algo o que el jefe en su ebriedad conservara el instinto de protection con su gente.

—¡Bah! ¡Pude cuidarme solo, ese enano es un creido!

Eso lo tranquilizó un poco y las facciones en aquel kazajo se suavizaron. El ruso se ruborizo con ese gesto e hizo como si no le importara con su arisca actitud.

—Creído o no, lo bueno es que ambos están bien.

Llama a la “baba-yaga” y dile lo que viste, ya mañana que hable con el borracho.

—Lo haré después. —Pero no se sentía seguro de dejarle solo—. ¿Puedo quedarme si… necesitas ayuda con el jefe?

Nahhh, estoy bien.—Le dio la media vuelta y poniéndose a sus espaldas, lo  fue empujando a la salida—. El cerdo, ya debió quedarse dormido.

—Pero…

—Ya te lo dije…Aham…Aunque…—Aquí sí dudó un poco al rascarse su cabeza, después de todo tenían varios días sin tener una conversación decente—. Puedes… Puedes ayudarme yendo al departamento y cuidar a Potya por… esta noche.

¿Es la misma llave no? —La propuesta de Yuri a Otabek le alivió sacándole una curva de sus labios.

S-s-sigue siendo la misma llave. —Se fastidió—.¡Y no veo lo gracioso!

—Descuida, es solo que…

—¿Solo “qué”?

—Nada, Plisetsky. —Le miraba con algo de esperanza y el rubio no comprendía su actitud—. En la mañana te llamaré para saber cómo pasaste la noche. Hasta luego.

Se fue sin decir otra palabra, quizás estos días sin estar presionados era lo que necesitaba para definir algunos aspectos y reflexionar, quizás no debió esperar a que todo se complicara y tampoco  permitir que Yuri se guardara tantos desplantes, ya mas adelante buscará el momento adecuado para dialogar con él y la dirección a la que apuntará su relación. ¡Aún puede salvarse!

Yuri avergonzado cerró la puerta murmurando cosas en ruso o tratando de entender qué mosca le picó al Subteniente que tiene o tenía por pareja, aunque no por mucho.

—Haaammm, esto…es muy agotador.

—¡Buuu~ que aburrido!, esperaba un reconciiiilie entre ambos o un abrazho. ¿Qué les costaba?

¡¿HAHHH?! ¿NO SE SUPONE QUE ESTABAS DORMIDO? —Lo apuntó con su dedo horrorizado.

¿Y quién te dijo que shoo dormía?, solo reponía fuerzhas. —El descarado le husmeaba con malicia, pronto se levantó hacia la puerta principal y fue detenido por Yuri.

—¿A dónde crees que vas?

—A buscar al Sub… ¡hic!..”supenienterentere” enano, como yio… Mmmmhhhp

—¿Y eso para qué?! ¡Vete a dormir!

—¿No es ob-obvio? —Yuuri se rió descaradamente en su cara—. Sho no sabré de relaciones, ¡Hic!, es más, ¡shoy un fiasco que ni sabe cómo le hará para ganar la dulzura que emana Vickytoria!

—¡Ni loco te dejaré acercarte con ella y menos “así”, maldito pervertido!

—¡Oiieeee es…buena idea! ¡Voy a buscarla y con-confesarle todo mi amor!

¡AÚN ES MENOR DE EDAD PARA QUE LE HAGAS TUS PERVERSIDADES!

—¿Ok, Puedo esperarme a sus dieciochio? —Intentó negociar.

¡TSK! ¡Qué nooooooo!

—Ok, ya entendí,  descuida. Shoy todo un caballero, ja-jamas la obligaría a nada que ella no quiera, despreocupate. Gato amargado…

—¿AHORA RESULTA QUE SOY AMARGADO? ¡NO SEAS DESCARADO!—Fue nefasto con ese reclamo infantil.

Pero el punto aquí es que… shé reconocer cuando dos personas se quieren…Ustedes aun se quieren, sho digo que necesitan hablarsh.

—¡DEJA DE FREGAR QUE NO ERES EL ROEDOR!

—¡Phi-Phichito se sentirá muy… Muy orgulloso de mí si hago que se reúnan!, ¡así que, le diré al señor bajín que regreshe!

—¡¡Olvídalo!!

—¡En serio, les presto mi cuarto, no me mo-molesta…hic!

—¡YA DEJA DE MOLESTAR, BEKA NO ME INTERESA!

—¡Hic! Cuersh… ¡Cuernos cabron, mira, mira! —Le figuró con su mano y dedos esa chansa aprendida por Leo—. Yo soy borrachioooo, no tonto. Te brishaban los ojitos y recuerda que shoy mashor que tu, gatito. —Y una vez más quiso salir. —¡Voy a gritarle!

—¡OE! ¡OE!

—¡SUPTENIENTEREEEEE!

—¡YA BASTA!

—¡SUPTENIENTERE BAJÍN! ¡REGRESE CON SU TIG…! ¡Mmghhhggg!

¡¡CÁLLATE, MALDICIÓN!!! ¡CÁLLATE QUE ME DESESPERAS! Y el rojo de Yuri afloró cual volcán.

Es que… no me tienes tantita pacienchia.

¡AHGRRR! ¡HÁBLAME EN INGLÉS, NO EN ESPAÑOL!

Después de un par de intentos fallidos y el “no” rotundo del gato arisco, para poderlo controlar lo llevó de nuevo a la sala, buscó en la cocina un par de vinos de la nevera y con eso lo entretuvo, su papel de niñero no le estaba gustando. Quizás aquí a nuestro Teniente Coronel borracho, se le salió ese lado bromista y medio latinizado por las resacas que se daba con cierto individuo mexicano cuando era más joven y que se hallare en su estado más “alegre” o “franco” de la habitual. Yuri deseaba que ese tipo se durmiera o algo parecido, cualquier ayuda divina le bastaba, pero lo veía imposible, su resistencia era infinita.

Ya siendo las tres de la madrugada Katsuki había mermado parte de su energía, sus fraseos eran más claros, y fue allí que Yuri aprovechó no solo para regañarlo sentado de mala gala sobre el sofá por los rollos en que lo metió o de enterarse con más claridad de la misión encubierta y de la irresponsabilidad de sus amigos cometieron en dejarle solo sabiendo su desventaja con el alcohol.

—¿Eso es increíble, y aun así decidiste arriesgarte?

—No había otra persona para el papel…

Otra cosa se les hubiera ocurrido, ¿no lo sé?, ¡disfrazar a la vaca estirada o el suizo depravado!

Y ya te expliqué por qué Dos Santos o Giacometti no pudieron. —Murmuró en el suelo extrayendo la última gota de su botella.

¡Te pudieron joder hasta por el culo!, ¿sabias enano?

Pffff…¿De verdad?

¡Y NO TE RÍAS QUE ES SERIO!

La risa fue demasiado inesperada en Yuuri, que su tocayo no toleró esas salidas y por consecuente,  explotó en sus rugidos exigiendo seriedad.

No lo hago por eso, ja ja, ja, ja

—¡¿Entonces?!

—Es que…—Pudo apaciguar un tanto su risa floja.—Hablándome de ese modo o al mandarme a la mierda me siento regañado por “él”

“¿Él?” —Preguntó curioso tras expresarse de esa manera—. ¿Habla claro? ¿Lo conozco? ¿Quién carajos es ese tipo para oírte decir groserías?

Mi hermano… —Enfatizó Yuuri y resopló un tanto nostálgico con lo último.

Okay, ehhhh, ¿me imagino que es igual de práctico como tú en la división donde trabaje, no?

—Lo fue, Yurio-san… Él lo fue…

El aura alegre del Yuuri japonés fue opacándose al nombrarle, estiró su mano para alcanzar uno de los portaretratos que estaban cercanos a su lado. 

Su nombre era Kouji, él fue Sargento Mayor y nuestro Jefe en la división de Shibuya. —La tristeza en la voz de su colega era algo que el Yuri ruso notó sintiéndose mal por su imprudencia al abrir esa vieja brecha—. Aunque si nos vamos a lo personal, él a diferencia de mi, no fue reservado… Siempre fue directo y solía tener una que otra salida explosiva o sobreprotectora como las tuyas al cuidar de Vickytoria o referirte así de mi cuando me metía en problemas. —Alzó su rostro mostrándole una sonrisa rota—. Y no negaré que en la noche de hoy, tu actitud me lo recordó.

—Katsuki… Yo no sabía que tu hermano… Bueno… Lamento eso.

—Tranquilo… Eso fue hace mucho tiempo.

“Ah que bien, imbécil. Lo deprimiste”

Tras observarle o caminar lentamente hacia él y quitarle con cuidado ese objeto que poseía su superior, se sintió estúpido. Últimamente era un estúpido que no medía sus palabras.

En la foto estaba un Yuuri un tanto más joven, despistado, sonriente y tenía sus mejillas sonrosadas. Otros  personajes les acompañaban y completaron la captura familiar, Plisetsky supuso que la dama risueña era la madre Yuuki y que el hombre de lentes a quien ella abrazaba, de actitud severa e impotente sería su esposo; por ende, el padre de Yuuki (que por cierto, él sostenía al pequeñín en brazos) y hermano mayor de su actual jefe borracho…

Ese dia Nii-san, odiaba a medio mundo porque no quería estar en la foto, Lucy siempre acaba convenciéndolo con alguna treta.

Él se ve que fue alguien… Muy…

¿Atemorizante? —Completó—. Tal vez…  Para mi… Él fue en su momento uno de los hombres más honorables que conocí en mi hogar. Con Yuuki, era un padre dulce como torpe o cobarde si lo veía llorar porque no sabia que hacer y en el departamento policial, él era un Oficial excepcional junto con Andrei Sensei.

—El Detective Andrei Nikiforov, ¿No? —Comentó interesado y Yuuri asintió—. Supe algo por Phichit y Leo que trabajaron para él, eso… debió ser “cool”

—Si y no… —Ahora si que se confundió el susodicho ruso tras esa respuesta. 

Yuuri río por la careta chistosa o la cola y orejas gatunas que vio en Yuri, le explicó la versión de sus hechos. 

—Verás,  el Nikiforov que la prensa rusa conoció y que tú consumiste en cada entrevista fue el heroico… Detrás de eso, si ya has lidiado a Vickytoria, ya lo viste a través de ella.

—¿Es broma?

—Het! —Respondió en un ruso muy chistoso—. Era más dramático y quejón que Vicky-san… Solo que ella no es descarada como su padre. Oh, pero ambos son igual de “frentones” y shhhhhhhhhhhhh, ¡no se lo digas o usaforov me matará!

Ok, esa fue buena. ¡Pfffff…kkk..fffff… ja, ja, ja, ja! —Yuri empezó a divertirse con este “Yuuri” parlanchín.

Según mi sensei Nikiforov, su amigo Kouji era un… Sargento amargado adicto al trabajo. —Aclaró  sirviéndole un trago de vino al ruso de otra botella y él repitió lo mismo con su vaso acabándolo de tirón—. Sin mencionar que también era un “hijo de perra” peor que yo cuando trataba de exigir disciplina con su maldita prácticidad.

—¿Ah…y por eso te las desquitas con nosotros, no?

—¡Soy libre de…! ¡hic! ¡De toda culpa y Nii-san es un… desssshgraciado!

—Ok… 

—y creo que tú y Nii-san se la llevarían muy bien. A ambos les gusta molestar a los demás, e-esho los convierte en un par de vándalos.

Gruñeme “esta”…cerdo. —Le expuso su dedo del medio con mucho amor

Cuando quieras, perro. —Sin reparó le devolvió el mismo gesto con su dedo cabreando al menor. 

—¿Dónde quedó tu etiqueta o tus estúpidos honoríficos para hablarle a los demás, cerdo? Es raro verte o escucharte hablar así.

Contigo no aplica la for-formalidad y el alcohol es poderoso con la gente, tigre. Toma nota de tu superior. —Bromeo al alzar ese líquido etílico de su mano, el gato amarillo pensó que ese hombre estaba demasiado deschavetado—. El que sea reservado no… me exenta de soltar mi lengua de vez en cuando, pero te diré que aprendí de ello al ver a mi hermano y mi sensei trabajar juntos. ¿Era otro mundo, sabes? Una vez…

Relataba todo con un rostro o brillo especial que jamás se lo mostró a otra persona que no fuese, a su sobrino o a Vickytoria. ¡Parecía un niño! Uno amable hablando de las hazañas de quienes fueron sus mentores, de los operativos que organizaban, de sus peleas constantes, de las patadas que Kouji le daba Andrei cuando salía con sus tonterías o de lo que sus amigos (Chris, Leo, Ale y Phichit) junto a él, aprendían día tras días bajo la sabiduría del Sargento japonés y su compañero, el Detective Ruso.  

Yuri Plisetsky en cierta ocasión le escuchó a Vickytoria decir de su boca que si se daba la oportunidad de interactuar con Yuuri y de alejar los perjuicios que tuviese de él, se daría cuenta que detrás de su lado neutro y reservado, se ocultaba la persona más sencilla, noble e incluso agradable que podía conocer. Agradable era la palabra indicada.

Al retomar la vivencia con su hermano, poco a poco el tinte alegre con el cual comentaba las cosas se fue diluyendo en algo más triste ya que sin querer se abrió confesándole muchas cosas que quizás debido al alcohol, el Yuuri Cuerdo, nunca lo diría. Yuri entendió de inmediato lo mucho que él significó para su vida. Fue profundizando un poco más hasta llegar al caso archivado que él o Vickytoria por estar de curiosos en donde no les importaba (y a escondidas), oyeron en más de una ocasión en las reuniones improvisadas de los mayores, desconociendo el trasfondo.

Lo que escuchó lo dejó impactado.

El seguimiento de lo que se creyó en un inicio sobre un cartel cualquiera, disparó las fugas millonarias e ilícitas en varios sectores de los dos países asiáticos. Los desaires, las conspiraciones del gobierno para que el par de Oficiales no llegaran a levantar el caos, y lo que generó al intentar destaparlo. Eso sin contar las muertes absurdas que causó esa guerra de muchos años atrás, mucho antes de que Yuuri o sus colegas pertenecieran a la brigadas de Feltsman bajo las órdenes de Andrei o Kouji.

Los involucrados, políticos impregnados de corrupción sobre los dos gobiernos y una organización “desmantelada” que practicó las mismas artimañas de manipular a bandas o clanes criminales para sus propósitos de poder, todo en cierto modo concordaba con el actual caso de los Kazumas y sus auspiciadores.

El sudor helado que transpiraba Yuri ilustraba lo impresionado que le dejó la cantidad de información a digerir, esto iba más allá de cualquier pesquisa que haya investigado, estaba siendo tratado por corruptos profesionales, y el saber algunos de sus dirigentes allegados podrían verse envueltos en un gran escándalo aseguraría un ataque violento para quien intentase reabrir esa tumba.

Yuri Plisetsky ignorante de gran trabajo que esto le conllevó a Yuuri Katsuki, escuchaba atentamente de los sacrificios que ese hombre debió sufrir para obligarse a ser alguien fuerte ante los golpes de la vida. Sobreexpuesto a la penumbra, de sus pésimos hábitos por sucumbir a la ansiedad cuando se enteró amargamente en su hablar sobre el horrible deceso que corrió Andrei Nikiforov bajo engaños (y comprendiendo un poco más el peso que Yuuri lleva sobre sus hombros al tener a la Hija de Nikiforov en sus filas) o que días después, su hermano o su esposa corrieron un desenlace peor junto a su equipo, con un gobierno haciéndose el ciego dejando a todos desprotegidos ante ese “infeliz”.

Fueron muchos años por los cuales luchó para llegar a donde está porque se sintió culpable de no ser de mucha ayuda a sus seres queridos y protegerlos en su momento… 

Culpable de no sentirse digno en ocupar el puesto que realmente le pertenece a su hermano o cuñada en la vida de Yuuki, lo cual Plisetsky difería, pues segun su logica, otra persona no se haría cargo de un niño tan pequeño, solo y con una profesión complicada como la suya, sin embargo Yuuri se sumergió en esa vida y ha hecho un gran trabajo con el pequeño. Eso para él es mérito de un gran aplauso aun si el cerdo no lo considerase. 

Incluso ha de culpabilizarse de muchos demonios que en las noches no lo han dejado en paz y que Plisetsky sin muchos rodeos comprendió todo lo que ha estado conteniendo quien sabe por cuántos años.

Yuuri maldijo con ira, maldijo con llanto. Nunca se perdonará por ello…

Ciertamente, la imagen de aquel borracho con quien trataba hace unos instantes, no indicaba que cargara tantas cruces o cicatrices en su alma, mente y corazón.

—Pero…Aham…—Se acercaba con mucha cautela. Yo… Creo que has hecho un buen trabajo… aun puedes hacer algo en nombre de esas personas…

—Diles eso a los de la ANP y sus cifras…. Para esa gente o tus jefes, los que murieron son una simple “cifra” de algo que expiró…

—QuizásSimpatizó con su sentir—. Y comprendo que tengas asco, pero el título y los rangos que llevas no se lo dan a cualquiera, los funcionarios tiemblan cuando haces tus jugadas.

—Estás viendo las cosas por el hoyo de un pajar, novato.

—Y estoy seguro que ahora vas más allá que lo que han hecho tus ex-jefes, 

—No es suficiente….

—Es cuestión de unir pruebas para reabrilo y…

—¿Y DE QUE ME SIRVEN LOS TÍTULOS O LOS MALDITOS HONORÍFICOS AHORA CUANDO SIGUEN BUSCANDO LA FORMA DE CALLAR ESTA FALSA? —Bramó con rabia y estrelló el vaso de vidrio a un lado de la pared, rompiéndolo.¡¿RESPÓNDEME?!

Yuri se sobresalto, más no desistió en cambiar su expresión adusta con las frustraciones del japonés en su tope de quiebre.

¿DE QUÉ ME SIRVEN LAS CAPTURAS EN TODO ESTE CIRCO O SU JODIDOS PROTOCOLOS, SI LOS MALDITOS NO DAN CREDIBILIDAD A LOS SACRIFICIOS QUE OTROS HICIERON CREYENDO QUE ERA LO MEJOR, Y QUE FUE SU PROPIO GOBIERNO QUIEN LOS ENVIÓ A UN RUIN MATADERO POR SUS PROPÓSITOS PERSONALES.

—No fue justo…

—¡Claro que no lo fue, Maldición! ¡TE DIRÉ LO QUE SON!, ¡SON UNA MIERDA! ¡EL SISTEMA ES UNA MIERDA! ¡BIENVENIDO AL MUNDO REAL!

¡DEMONIOS! ¡KATSUKI!Llegó a tiempo para sostenerle antes de que reventara al suelo por perder el equilibrio—. ¡Tsk, si sigues así te calmó a los golpes! ¡Pero deja de auto-joderte, no tienes la culpa de esto!

—¡La tengo!

—¡No la tienes, no tenías idea de lo que planearon! ¡Ellos no fueron justos!

—No… no lo fueron. —Murmuró y se separó del chico mirándole a sus ojos con su rostro destrozado. —Muchos inocentes como Yuuki o Vickytoria fueron víctimas de aquella porquería, quedaron sin sus padres y todo por ese maldito egoísmo…—Recalcó desde lo más profundo de su ser.¡Nada de lo que haga los devolverá, esa es una maldita verdad que tengo marcada “aquí”!Señaló con dolo y ahínco a su propia mente—. Lo único que quiero es que la historia no se repita sabiendo que él puede estar en algún lado…

El presunto asesino del que Katsuki tenía la certeza de que no murió como lo mostraban las versiones oficiales, estaría vivo y cometiendo sus crímenes bajo la sombra de su cuerpo inerte o sus títeres a controlar. Yuri con ese panorama, sólo dejó que ese hombre se desahogara. 

No era quien para juzgarle.

No era quien para aconsejarle que se no tomará el asunto personal.

Él no ha vivido esa amarga experiencia sin embargo, fue motivo suficiente para darse una abrebocas de lo podrida que es su profesión y lo que implicaba costearla.

Yuuri por un segundo recuperó su lucidez al ver el perfil apenado de su subalterno ruso, se reprendió por haber actuado así. Yuri solo trataba de sosegarle pero él su remordimiento lacerado optó por exaltarse. 

—Aham… Como superior debo de verme patético… ¿Eh?

—Katsuki.…

—Lamento… descargarme contigo, no debí hacerlo, Plisetsky. —Le ofreció sus más sentidas disculpas y se dejó deslizar por esa pared hasta hallarse sentado en el suelo con una actitud rendida.

—Esta bien. —En respuesta, Yuri ignoró ese acontecimiento, acomodándolo un poco—. Eso está bien… No has hecho nada malo.

—Si lo hice… No minimices mis actos.

Cualquiera en tu lugar también explotaría, necesitabas soltarlo. —Le arguyó aquello—. Y ahora que estás calmado yo te diré que no te rindas. No desistas.

—A veces… A veces siento que mis fuerzas se diluyen por tanta porquería que halló en el camino y que nunca podré honrar sus pérdidas.  A veces me siento inútil o podrido, incluso siento que ellos ni debieron salvarme.

—No obstante lo hicieron, Yuuri. —Le nombró sereno sorprendiendo al japonés. El rusó siguió—. Lo hicieron para protegerte no solo a ti, tengo entendido que… Tus compañeros también, ¿no? —frente a él ladeó su felina y altanera sonrisa ante ese enano borracho de rostro sonrojado y que solo le oía. 

Y quizás la persona que aparte de su abuelo, aún le hacen creer en el valor de la justicia, del porque es un ente de la ley y que no todo en esta vida estaba perdido. 

—No sé al pelo los detalles o que tan agotador sea para tí, más no creo que estés luchando en vano, ¿me entiendes, Yuuri? —Se puso a su altura y retiró las botellas a su alrededor—. Sin embargo, tampoco creo que… estés solo o que te hayas equivocado. Cuentas con tus viejos colegas, el dictador de Feltsman y un nuevo equipo con nuevos integrantes que te respetan, incluyéndome.  Es… raro… que diga esto viendo todo lo que me quejo de tus métodos aniquiladores y…

Se rascaba con disimulo y gesto arisco para despistar su vergüenza. Comprendanlo, él no hace esto con cualquiera, exceptuando a Otabek y rara vez con Vickytoria.

—Pero si te ganaste el respeto de esas personas o el mio, fue porque no eres como los demás,  luchas por una buena convicción. Eso te hace diferente y  gran ejemplo como líder en novatos como la frentona o un excelente padre para tu sobrino, ¿no lo crees?

—Yo… No sé si pueda con todo esto, no se si pueda con mis promesas… Temo fallar. Al fin terminó de confesar sus miedos ansiosos—. Temo fallar a los que perecieron, a los chicos, a todos… Sobre todo a mí mismo.

—Si puedes. —Le animó arrogante—. Eres el puto Jefe-Amargado de Shibuya, ¿Recuerdas?

—Yurio-san…

—Ya has pasado por mucho, lo demás será pan comido para ti, y si fallas… alguna cochina practicidad sacarás bajo la manga. Eso es seguro, enano.

Yuuri quien ya solo dejaba fluir una mirada de consuelo o dolor frente a su hablador subalterno, se reprendió por esa fragilidad de su parte…Él es quien debería dar los consejos. Pero, respondiendo al espíritu juvenil del chico y la diplomacia con la que le ha abordado, Yuuri admitió que luego de ese diálogo, se ha sentido demasiado bien y que una parte de la cadena opresora que le apretaba se ha desvanecido.

—¿Huuh? ¿Y esa cara y sonrisa de idiota?

—El que… Me des ánimos es… Algo que no esperaba de ti. 

—¿Haaah? —Se irritó cual gato huyendo del agua.

—Yuuki… tuvo mucha razón en decirme que su “hermano ruso-mayor” era alguien amable…Él solo veia un jovencito encrespado tratando de ocultar su lado bondadoso.

—¡N-no te hagas ilusiones, tú y yo no somos amigos! Dijo con hastío al colorearse su rostro con ese insipido carmín—. ¡Y aún me debes un combate!

—Ya veo…—Guardó prudencia para no marear al muchacho, en silencio y cerrando sus ojos al reclinar su cabeza a esa pared, agradeció su intervención—. Estoy… muy cansado…—Y el efecto del alcohol más su desgaste emocional eran indicio que su resistencia al fin le pasó factura.

Yuri, lo máximo que hizo fue dejarlo sobre el sofá y quitarle los zapatos, a los breves minutos el japonés quedó dormido, con eso aprovechó para encontrar lo que era su cuarto, tomar alguna almohada, sus sábanas y arroparlo en su regreso. Lo interesante fue que en ese ir y venir descubrió documentos de importancia que si bien no los comprendió del todo, le dieron total veracidad a la teoría de Vickytoria y su posible enlace con esta investigación más lo entablado con Yuuri. Ya siendo las cuatro de la madrugada,  Plisetsky apoyando sobre el ventanal miraba serio el reloj o redireccionaba su vista felina dando con Katsuki para contemplar su soso dormir. 

Al cruzarse de brazos no pudo hacer otra cosa que admirar su tesón y proeza.

Claro, esto también le sirvió para replantear su trabajo actual de Oficial. Aún le faltaba mucho por madurar y que lo ocurrido hace días atrás con Altín o sus nimiedades personales, no eran ni la mísera quinta parte de lo que vivió o que sigue viviendo Katsuki Yuuri, eso le caló demasiado y Felstman tuvo toda la razón en destituirlos. 

En medio de su orgullo lo ha reconocido.

Sin embargo, con esos hechos no pretenderá irse de Japón, deberá  hablar con Otabek de lo enterado, y luego de esto, si estaba dispuesto a seguirle la corriente, hacer las paces al menos como amigos y ya lo demás lo discutirá en el camino. 

No será fácil, no lo sería, pero, sin motivo aparente que no sea el de un pensamiento sincero, deseó en sus adentros que si Yuuri llegase a encontrar el maldito junto a sus culpables, que pudiera hacer justicia no sólo por él, sino por Yuuki, Vickytoria o las personas que perdieron sus seres preciados en esa calamidad.  Y Yuri Plisetsky pretendería ayudarle como sea.

—Eres… Más fuerte de lo que crees… No te sugestiones, Katsuki Yuuri…—Susurró irritado sabiendo que ya no le escuchaba.

📷📷📷📷📷
Continuará…
📷📷📷📷📷

*************
NOTA: por hoy no hay Vocabulario Cultural o Idiomático peroooo, ya saben que para info de carácter técnico policial, pueden ir al boton que dice (Vocabulario del Fic)
************


🔥N/De Shary: HOLA AL PUEBLO ¡¿Como están?! Yo aspiro a que Bien!, ¡Capítulo 26 y contando!, aquí en Alianza YOI hubo un total de 23.900 Palabras :3 (con la nota del final me quedó en 24.450 !!! Alv xDDD ) no es record pero está largo, Amo a mi beta salem por corregirme mis burradas xD

De algo debe servir la cuarentena, xD asi que no demoré mucho con el capi, LO MALO ES QUE ME QUIERO VOLVER LOCA CON ESO DE LAS CLASES VIRTUALES A MIS ESTUDIANTES XDDDD

Mi aliciente es que los papás son comprensivos TOT.

Bueeee, voy con lo propio: ¿Les gustaron los tres dibujitos del cap 26? solo hice dos escenitas, pero al menos podrán deleitarse el ojo con Yuuri zorro Eros borrachín xD y obvi, La dupla AndreixKouji xD yo si quiero a esos cuarentones conmigo xD

Este capítulo, pesa, porque, se desarrollaron muchas cosas que eran necesarias para avanzar e ir acercándonos más al clímax investigativo. Vimos un poco de las causales reales del caso archivado con el Pass 05 de los recuerdos de Yuuri, El TC maneja mucha presión y auto exigencia para sí mismo aunque no lo demuestre, y Yurio no esperaba que dicha conversa se diera al final y no espero conocer varias caras de Yuuri.  Creo que acá el más sorprendido fue el ruso. Esto nos servirá mucho porque ya simpatizará con Yuuri y le verá con mejores ojos.

No hubo casi nada de Yuuvik salvo al inicio xD (Vicky esta mas cariñosa con su “Yuuri” xD ESO ES BUENO) nuestro Otayurio sigue separado, pero hay esperanza por el final del capi !!!! y bue… nuestro pobre hamster sufrió… (la beta me quería pegar xD, sin querer toda la situación de Phichit le recordó a esa song de Bruno M. ni sabía de su existencia) aunque digamos que lo ocurrido con Phi es basado en la experiencia de un amigo mio (que es policía) actualmente está casado con una bella mujer que si lo ama ❤ y él sabe de mi fic, aunque ya me repelló porque no le busqué pareja femenina a Phi sino con el sinvergüenza Chris jajaja. Ni modo, bro xD Si estás leyendo esto, es lo que hay. xDDDD

Eso me lleva a las siguientes preguntas. Chan chan chan:

-¿Qué cosas creen que pasarán en el capítulo 27? (porque veremos el desenlace de esa misión para capturar a Gatsy de una forma nada convencional xD)
-¿aparecerá ese sujeto misterioso?
-¿Como le harán Yuri para reconciliarse Beka o que Yakov reintegren a ambos?

Pregunta extra: –¿Creen que Yuri le sacará en cara la borrachera a Yuu cuando despierte? porque no duden que ese Ruso se va vengar de su jefe por casi devorarlo en el bar xD -la autora huye después de tirar esa vaina a los lectores

Todo esto y mucho más en el próximo capítulo !!!

PARA FINALIZAR:

1) ¡¡¡MÁS DIBUJITOS!!!!! OMG Este hermoso TC picaron, hecho a mano y en Acuarela por Miroku ❤ ❤ ❤ cuando ví su publicación en la pagina casi me caigo de la silla. Es precioso. visiten su paginita en face!!!

Gracia Mirokuuu ❤

2)Podrán saber de adelantos y cosas sobre mis fanarts en mi fanpage de facebook “StarsDub’s” y también los invito a leer otros fics que llevo por allí en Alianza YOI, u otras como Inkspired, o AO3

3) Si tengo dedazos de redacción, o alguna corrección que hacer, ¡Díganme! la idea es mejorar q_q y que estos capítulos estilo biblia para ustedes queden bonitos, gracias 

4) ¡Nos vemos en el que sigue! ¡¡¡Cambio y fuera!!! ¡¡Muchos Saluditos a todos!!

Atte: su servilleta, la Shary : D

Publicado por sharayanime

Profesora de Día, Artista, Fanficker y Fanduber de noche.

53 comentarios sobre “MOF – 🔥Cap 26🔥

  1. Voy a decirte en este ultimo capítulo que por fin pude leer que tus historias tienen ese don peculiar que tú llevas en el alma mi Shary. Las alegrías que opacan las penas y que agradezco infinitamente a todos los dioses creadores el haber conocido a una chica tan talentosa, una profesional responsable y una persona tan maravillosa como tú. Seguiré esperando tus actualizaciones y seguiré aplaudiendo tus éxitos. Un gran abrazo.

    Me gusta

  2. Aqjwnsisiqnajanqn yo caso me ahogó con mi botana ese día que viste el dibujo, Caro fueas rápido 😹 pensaba enviártelo por chat y salir huyendo.

    Me alegra mucho que te gustará, es que tenía que dibujar al T.C coqueto si o si 💞

    Me gusta

  3. Estuvo rebueno el capítulo …. amó cuando hay un buen salseos de esos que te ponen bien a risa pero que luego te dan un golpe triste 😭😹.

    Mi Yuuri papucho usted no es culpable de nada pero es comprensible que se sienta con peso TwwwT
    Me encantó que hablara medio conciente con Yuri de eso, lo sentí necesario 💞.

    Yo quieroaa aventuras del T.C pasado de copas 😹

    Le gusta a 1 persona

  4. Yo creo que Yurio va a sobornar a Yuuri con esas cosas en algún momento 😹 o solo le va a ser burla.

    Yo pido mi reconciliación o por los menos plática abierta del Otayuri para el capítulo 27 TwT….
    Porfa Flasman no es el team del T.C son esos dos …. tiene que estar todo el equipo dinamita escuadrón lobo alfa 😹

    Le gusta a 1 persona

    1. Sólo estoy segura de algo mujer, este capítulo fue como una montaña rusa, chille, bendije a mi imaginación y a tu precioso dibujo por ese Eros que hizo que me diera hasta calor!!, después casi muero de la risa y al final termine chillando de nuevo pero de lo tierno que fue!!!!
      Por cierto yo también quiero un hijo de esos cuarentones.
      Con respecto a una de las preguntas, estoy muy segura que las fotos en el celular de Yuri van a llegar a manos de la coneja y ahí si me va a dar algo!!!!! El rubio va a moler a mi pobre Yuuri con Eso!!!!!!!

      Le gusta a 1 persona

      1. #todassomosvicky #fuerakatrina xD!!!!

        awwww me alegra que sintieras eso en este capi el final del capi para mi fue algo triste y dulce, pues ya sabemos todo lo que carga yuuri al respecto, y que yura descubrió mucho que lo que su jefe (ese ser “prefecto” no tan perfecto, ocultaba… askjgkjasgdkhassdav creo que apartir de aquí esos dos se la llevaran mejor pero xD algo si es seguro, yurio se vengará con ese intento de manoseo que el yuuri borracho le hizo xDDDD jajajajaja

        Me gusta

  5. jajaja si no me equivoco apuesto que el gato ruso se va desquitar de lo lindo, más si no me equivoco que le habia tomado una foto? xD

    Para mi que Turio y Otabek si se reconcilian (apoyo al TC que ni un abrazo se dieron </3) pero siento que son necesarios para la investigación del caso. Como le haran? pues no se… puede que lleguen a un acuerdo con Feltsman o Yuuri trate de interferir por ellos. Más que fue un buen apoyo "sorpresa" a Yuuri con este caso 🙂

    Y este tipo misterioso me imagino que debe ser el jefe de los Yakuza o también debe estar relacionado con el tipo extraño que se sorprendio en el capítulo pasado de ver a Vicky pensando que era Andrei.

    PD: Quiero ver el desangre nasal de Vicky cuando vea al TC vestido de esa forma xD

    AME COMO SIEMPRE EL CAPITULO ❤ MIL GRACIAS AUTORA ❤ ❤

    Le gusta a 1 persona

  6. “—¡Hah, por favor!, ¿y si te tocara acostarte? ¡Pero qué vas a conocer tu de relaciones!, mínimo ni sabrás cómo besar o follar por andar de lleno en las oficinas. ¡Agradece que tuviste suerte!

    —¿Hmm? Estás jugando con fuego, niño. —El japonés confiado se giró sobre su silla ocupando el panorama total del ruso.”

    JAAAAAAA AQUÍ CABE LE DICHO DE MÁS SABE EL DIABLO POR VIEJO QUE POR DIABLO!!!!! YURI TE VAS A TRAGAR TUS PALABRAS xD

    Le gusta a 1 persona

  7. “—¡Oh~la~la, señor japonés!, ¡chicos, se quitó los lentes!, ¡se quitó los lentes!, ¡esto va en serio y no es simulacro!, ¡el agente “Eros” ha vuelto!”

    SHAAAAAARAYYYY!!! QUE ME ESTOY TRAGANDO MIS GRITOS POR ESTAR LEYENDO ESTO EN EL TRABAJO!!!! NO ES JUSTO!!!
    AAAAAAAHAAHAAAAAAAHH!!!! SE QUITO LOS LENTES <3.<3 A MI ME DA!!! ❤ ❤ ❤ ❤

    Le gusta a 1 persona

    1. JAJAJAJAJAJAJAJAJAAJAJAJAJAJAJAJA XDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD MUJER DEBIO ESPERAR A LLEGAR A SU CASA pa que gritara con gusto xDDDDDDDDDDDDDDDDDD!!!!!!! jajajajaja y vimos a yuuri en accion xDDD

      Le gusta a 1 persona

  8. se me ha hecho hermoso y triste ver los recuerdos de Andrei y de Kouji :´S (me entro una basurita en el ojo :3

    Y esta garrapastrosa de Katrina, vaya resbalosa más insulsa. No te merece Phi, corre con nuestro suizo que esta mil veces mejor!! xD

    AHORA SI VIENE LO CHIDO: Ahora te aguantas Katusuki, no quisiste involucrar a la coneja (aunque le reclames a Chris, bien que te gusto verla de colegiala y de conejo xD ) Exijo que cumplas tu labor de infiltrado demostrando todo tu Eros y que nuestra niña se entere!! buajajaja

    Le gusta a 1 persona

    1. Lo “Pass” son necesarios para ir revelando cosas del caso anterior y es doloroso TOT PORQUE Yuuri se la llevaba rebien con su superior y su hermano (eran su ejemplo) asldjhjshdsa

      sobr elo de chris, por ni modo, que se aguante el yuuri xDDDDDDDDDDDDDDDDDDD era el unico que cumplia el requisito pa la mision 7u7 jajajajajajajaa y creeéme yura se vengará xDDDDDDDDDDDDDDDD

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: