VICDER: CAPITULO NUEVE


—Transmisión correcta de los portadores  -dijo Minami-.  Todas las reacciones parecen normales. Presión arterial estable. Se esperan signos de la fase dos sobre la 1:00 de la madrugada.  -unió las manos dando una palmada e hizo girar la silla para volverse hacia los doctores Yakov y Lilia-.  Eso significa que podemos irnos a casa y echar un sueñito, ¿cierto?


Los dos resoplaron. Yakov deslizó un dedo por la pantalla que tenía delante, despacio, giró la imagen holográfica de la paciente. Veinte lucesitas verdes parpadeaban a lo largo del torrente sanguíneo, dispersándose lentamente por sus venas. Sin embargo, aquello no era nada nuevo para él, lo había visto cientos de veces. Lo que en esos momentos llamaba su atención era todo lo demás.

—¿Habías visto alguna vez algo así?  -preguntó Lilia, poniéndose a su lado-. Solo el valor de ese panel de control cubrirá toda la indemnización de la familia.


El doctor Feltsman trató de dirigirle una mirada reprobatoria, que sin embargo resultó muy poca efectiva al verse obligado a inclinar la cabeza hacia atrás para poder mirarla a los ojos. Gruñendo, se alejó de inmediato y se volvió hacia el holograma. Tocó el extremo superior de la brillante espina dorsal, entre la unión de dos vértebras metálicas, y aumentó la imagen. Lo que antes daba la impresión de ser una pequeña sombra, ahora parecía demasiado sólido, demasiado geométrico.

Lilia cruzó los brazos y se inclinó.

—¿Qué es eso?


—No estoy seguro  -dijo Yakov, rotando la imagen para  verlo mejor-.


—Parece un chip  -dijo Minami, Levantándose y acercándose a ellos-.


—¿En la columna?  -puso en duda Lilia-. ¿Para qué?


—Solo he dicho que parece un chip. También puede que le hicieran una chapa con las vertebras y tuvieran que volverlas a soldar o algo por el estilo.


Lilia señalo la pantalla.

—Esto es algo más que un error en la soldadura. ¿Ves esos rebordes de ahí? Es como si estuviera conectado a…


No se atrevió a seguir. Ambos miraron al doctor Feltsman, cuyo ojos seguían un pequeño punto verde que acababa de entrar en el campo visual del holograma.

—Como una cruel luciérnaga verde  -murmuró el hombre para si mismo-.


—Doctor  -dijo Lilia, recuperando su atención-, ¿para qué le conectarían un chip al sistema nervioso?


El hombre se aclaró la garganta.

—Tal vez su sistema nervioso sufrió daños traumáticos  -dijo, al tiempo que sacaba unas gafas del bosillo de la bata y se las colocaba-.


—¿Por un accidente de levitador?  -aventuro Lilia-.


—Las lesiones de la columna vertebral solían ser bastantes frecuentes antes de que se impusiera la navegación controlada por ordenador.


El doctor Feltsman deslizó la uña sobre la pantalla para arrastras el holograma de modo que apareciera todo el torso. Aguzo la vista a través de los lentes mientras sus dedos iban de un lado al otro sobre la imagen.

—¿Qué es lo que buscas?  -preguntó Lilia-.


El doctor Feltsman bajó la mano y miró a la joven inmóvil al otro lado del cristal.

—Falta algo.


—¿Qué es lo que hace falta?


El doctor se acercó un poco más al cristal y apoyó una mano sudorosa sobre la repisa.

—Una pequeña luciérnaga verde.


Detras de él, Minami y Lilia se miraron, tratando de adivinar si estaba hablando en serio y se volvieron al holograma. Ambos empezaron a contar; Minami en silencio y ella en voz alta, esta ahogó un grito al llegar al doce y se detuvo.

—Uno acaba de desaparecer  -dijo, señalando la pierna derecha de la joven, donde en esos momentos no se veía nada-.  Un microbio, estaba justo ahí, estaba mirándolo y ya no está.


En ese momento, dos puntitos más parpadearon y desaparecieron, como bombillas fundidas.

Minami tomó su portavisor de la mesa y empezó a buscar frenéticamente.

—Su sistema inmunitario se ha vuelto loco.


El doctor se inclinó hacia el micrófono.

—Med, por favor, extráele otra muestra de sangre. Rápido.


La joven se sobresaltó al oír la voz

Lilia lo acompaño junto a la ventana.

—Todavía no le hemos dado el antídoto.


—No.


—Entonces, ¿cómo…?


Yakov se mordió la uña del pulgar tratando de dominar la sensación de vértigo.

—Tengo que ir a buscar esa primera muestra de sangre  -dijo, retrocediendo, casi temeroso de apartar los ojos de la joven cyborg-.  Cuando todos los microbios hayan desaparecido, que la lleven al laboratorio cuatro.


—El laboratorio cuatro no esta aislado  -advirtió Minami-.


—Lo sé. No es contagiosa.  —El doctor Yakov chascó los dedos, a punto de salir por la puerta-. Y ya puestos, que el med la desate.


—¿Que la desate?  -repitió Lilia, con un gesto de incredulidad-.  ¿Estás seguro de sea una buena idea? Te recuerdo que se mostró violenta con los med-droides y por la forma en que le has hablado, no creo que este muy contenta contigo.

Minami se cruzó los brazos.

—La doctora Lilia tiene razón. Le aseguro que el video que grabo el med-droide que sobrevivió no es un juego, Es muy hermosa pero yo no me atrevería a estar al otro lado de ese puño si se enfada.


—En ese caso, no tienen de que preocuparse por nada  -contestó Yakov sonriendoles-.  La veré en privado.


Se despidio de ellos y salio de la habitación.

—¡Uff! creo que esta vez si se le salio el tornillo al doctor, querer enfrentarse con esta muchacha y más a su edad es un acto suicida -respondió Minami dándose la vuelta  hacia el cristal-.


Lilia Chasqueo la lengua molesta.

—Ya se lo advertimos, deja que le de la tunda de su vida. Más bien me encantaría ayudarle a esta niña a darle un buen golpe por cabeza dura.

Minami se rió con ganas.

Quien más apoya a Lilia para Vicder le de una patada a Yakov! 🙋🏻‍♀️🙋🏻‍♀️😂😂😂

Lo que se viene señores!!! Y esperen a que Yuuri se entere de que ahí se encuentra Vicder! 

Un abrazo enorme! 😁😍

Publicado por dmoonbrillentq

Dmoonbrillentq me encanta leer y ver anime, es una forma de poder desprenderme de toda la realidad y adentrarme a miles de aventuras que disfruto montones, por lo que cada historia y experiencias me encantaría poder compartirlo con ustedes. A nivel más personal amo la música y el baile <3 y ayudar a las demás personas, por lo que si necesitas en algún momento poder conversar con alguien aquí estaré

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: