MOF – 🔥Cap 15🔥


-Shary Pov’s: Hola, si has llegado hasta aquí por medio de mi cuenta antigua en Wattpad o AO3, espero que puedas disfrutar esta bella historia. Oh por cierto, hago una anotación especial. En el cap 12, conocimos a un Leo bastante neutral en su trabajo, pero en este cap 15… Digamos que se le saldrá toda su “Mexicanidad” al 100% debido al estrés…Así que el señor Leo, según la situación, hablará neutral o bien “barrio” (full barrio cabrones, no más digo) xD ¡Ahora sí!, aquí les dejó su lindo, y largoooo dramamón de hoy y con esto, iniciamos el juego de “adivina la escena”, nos vemos al final!! -huyending de todo- xD

***************
🔥 Capítulo 15: Is HE or SHE?!
🔥 Autora: Shary
🔥 Re-Beteo y Arreglos: Shary y Liz.

*****************

 **************


Zona de entrenamiento cerrada, T.S.P.A –Tokyo /Japón
Inicios de Abril del 2017 – 9:00 Am 

Los cadetes y alféreces estaban ensimismados ante la cátedra de su instructor, él explicaba el uso de la recursividad en un momento crítico o situación que requiera nervios de acero al no portar un arma bélica o blanca. La idea era que cualquier objeto en el entorno hostil puede servir de defensa para cumplir el objetivo. Palos, barrotes, cadenas, todo era válido.

Incluso dio tips para hacer su manejo “efectivo”, arrasando sin clemencia a sus “colaboradores” que ocuparon su rol de “criminales” (O más bien, “victimas” de dicha monstruosidad) y cuando ha de concluir con su pequeña pero “infausta” exhibición mortal de sus habilidades… Ese instructor de muy mala leche dio la orden a sus pupilos en hacer “lo mismo”

Ellos la acataron y aquellos, esos, los colaboradores….Recibieron todo el peso de la ley divina (llámese karma)

—¡AUCHS! Â¡Hasta a mí me dolió! ¿Sabes algo, Makka? Tengo suerte de no ser la “castigada”… —Soltó la Oficial rusa escondida detrás de ese barandal cual ninja y el “Woof” de su caniche se hizo notar. Ella sintió algo de compasión por ellos, pero pronto recordó lo del día de ayer con ese baile incitador... —. ¡SE LO MERECEN! â€”Y el puchero, ¡surgió! â€”. ¡ESPERO Y MI JEFE CARI-BONITO LOS ACABE!

Ella sabe que las sanciones de ese hombre reservado en modo “espartano”, son de temer. (Pues Vickytoria, es la única de los reclutas iniciales y ahora Oficial en sus filas, que ha vivido para contarlo.) Más ver aquello en esa dupla se abrigó tan fresco y renovador en su alma, que la maldad o venganza justificada afloraba en ella. ¡Ah!, y sí nos preguntan él cómo llegó esa niña allí, les diremos que ella con su amigo perruno deambulaba con la cabeza dando vueltas existenciales por cierto examen en el que no le fue nada bien, al igual que un rubio huraño de ojos verdes por no estudiar cómo se debe el idioma japonés. Sintió los ruidos y entró al coliseo encontrándose con esas estampas.

Phichit Chulanont y Christopher Giacometti quienes recién se recuperaban de su casi intento de asesinato premeditado causado por Yuri Plisetsky, ahora debían soportar la mega ordenanza impuesta desde esta mañana por Katsuki. ¡Y sí!, ese Kamikaze era el instructor. El muy hijo de la prácticidad se tomó libertad de modificar sus agendas y dio indicaciones especificas a las secretarias como al personal del E.E.I (el cual dirigen) de que ellos se encargarían de las clases visuales de hoy y por ende estarían ocupados, ¿Y por qué lo hizo? ¡Simple!, porque es el puto jefe, porque puede hacer lo que se le venga en gana y más, cuando se trata de “castigos bien merecidos”

Yuuri, ya llevaba cuatro clases seguidas en el día de hoy en esa tónica subversiva de golpes “camuflados” con el arsenal mencionado. Lo disfrutaba como nunca detrás de esos lentes de sol, usando su vestuario de instructor policial, cruzado de brazos, muy neutral y con una pose tan estricta que decía a leguas: “¡Les cayó la ley, perros!”

Los estudiantes atacaban con todas sus fuerzas, Chulanont y Giacometti empleaban un traje especial con lo “básico” en seguridad aunque estaba del carajo, y que en cierto modo no les sirvió, esos pobres diablos ya no podían con sus almas.

—¡PIEDAAAAAAAAAAAAAAAAAAD! â€”Pedían en medio de sus alaridos las ratas…digo los jefes. Por cada cuatro escabullidas, diez golpes recibían sin anestesia.

—¡¡¡DEJEN LOS LLORIQUEOS PARA DESPUÉS, Y DEMUESTREN DE QUE ESTÁN HECHOS, CABALLEROS!!! â€”Refutó el T.C en respuesta nefasta, y en lo que les hablaba, se aconductaba sus lentes de sol con mucho porte—. La idea aquí, es que los estudiantes observen el pensamiento y amague criminal. Ustedes son los criminales, son expertos en esto de las dobles identidades como especialistas del espionaje. Esta rutina debería ser como andar en bicicleta para ustedes. —Sentenció y continuo—. y si fuese Nikiforov la del castigo, hace rato que ella hubiese molido traseros por doquier con tal de no dejarse golpear. . . ¡A TRABAJAR!

—Bueno, eso es verdad. Yuu~ri, tiene un punto a favor ¿Cierto Makka? —Mencionó en voz baja mirando todo desde su escondite y otra vez el can soltó su “woof”, dándole la razón a su dueña.

—¡¿TIENE QUE SER UNA BROMA?! â€”Gritó Phitchit. El bolillo en su cabeza se sintió—. Â¡AAAAY, AAAAY , AAAAY COMO ME DUELE!

—¡ERES UN MONSTRUO! â€”Gritó con justa causa Chris y un cadenazo azotó con firmeza su trasero sacándole un gemido—. ¡¡¡AHHHG!!! ¡HEY! ¡MIS DURAZNOS SON SAGRADOS!

—No, no lo soy caballeros… Soy muy práctico y agradezcan que Plisetsky los dejara vivos, porque de mi cuenta ni estuvieran en pie.

—¡¿N-NO SERIAS C-CAPAZ DE MATAR A TUS MEJORES A-AMIGOS?! â€”Mencionaron asustados.

—¿Quieren probar? porque no estoy bromeando. —Se quitó sus lentes obscuros con frialdad dándoles su ojeada bien siniestro y circunspecto al tronarse todos los dedos… ¡Oh sí! ¡Sí que lo hará!

—¡MIEEEEEERRDAAAAAA!… —Y la alarma en rojo para el par de chandosos decía “peligro, no es simulacro”

Cadetes y alféreces dieron un paso atrás, porque ya sabrían en que terminaría todo esto. Ciertamente, la tunda que profesó Katsuki se cumplió y el grito de dolor inmortal resonó por toda la T.S.P.A. El acontecimiento ha detenido al personal de las oficinas, dependencias y otros sitios, tratado de ubicar de dónde provino tal alarido. Se preguntaban en sus adentros sobre qué fue lo hicieron esos locos alegres al jefe. Total, pronto lo sabrían, y cada quien siguió sus labores.

El castigo continuó como por media hora más. Yuuri, ahora decía sus indicaciones a lo lejos, giró sus ojos a otro lado dándose cuenta que una pequeña intrusa se escabulló en su clase y esa sonrisa, aunque diminuta por fracción de segundos, apareció en su perfil. La señorita bonita de hebras plateadas alentaba a sus compañeros simulando golpes al aire con esa boca de corazón, gritando cosas como “¡Péguenles con fuerza!” “¡Acaben con ellos!”, Makka movía su colita muy contento y Yuuri, vuelve a reír negando con mucha gracia.

Él quedó con una buena sensación en su interior luego de haberla llevado en su auto a la academia hace un par de horas atrás durante la madrugada. Pudo conversar un poco más con ella (a pesar de que al inicio no fue sencillo entablarla, ya que Vicky mantenía su enojo caprichoso contra él por esa jugada práctica.) y como es olvidadiza por herencia, su fastidio se le quitó cuando vio los dibujitos de Yuuki guardados en el compartimiento ajeno y por ahí, nuestro Yuuri, supo aprovechar ese instante. Le conoció algunos de sus gustos extravagantes por la moda, sus pasatiempos, más detalles de su vida en Rusia o del cómo fue que quiso pasar de Maestra en artes o Danseur profesional a una Oficial (ni hablar de su cara sonriente) y sí bien Vicky, no paraba de hablar como loro parlanchín y que Yuuri solo se limitó a escucharle con atención cual confidente, para él fue interesante y agradable.

Fue una charla amena, muy divertida, distinta e interesante que quisiera repetir en próximas oportunidades para así, ahondar más y más sobre esa fascinación que para bien o para mal, ya trae con la Oficial de ojos azules, y que sigue en voraz aumento… Además de no poder borrar esa imagen de “sexy conejita”

En secreto les hemos de contar, que el hombre amaneció con esos típicos problemas matutinos que les pasan a todos los hombres, cuando piensan demasiado en algo o “alguien”… Claro, Yuuri sintió una culpabilidad horrible revuelta con esa bien habida vergüenza absorbente. Otra razón más a la lista de descargues prácticos en contra de sus amigos amonestados.

Prosiguió con la clase como por diez minutos y el timbre sonó indicando el cambio de curso. Los cadetes y Alféreces escucharon los últimos apuntes de su instructor y dieron un “¡Si señor!” Los otros desgraciados estaban hechos unos guiñapos en el suelo a la vez que los estudiantes se retiraban dejando totalmente solo el lugar.

Yuuri, con sigilo llegó a ese mural o barandal, se apoyó con sus brazos muy casual en lo que observaba por lo alto a esa pequeña, que estaba agachada, charlándole a su mascota de modo aniñado sobre lo genial que fue “el amargado” (como le dice ella) en contra de sus superiores; y por extraño que parezca… su pulso se aceleró.

—”¿Cómo debería de… Hablarle sin verme evidente?”… â€”Oh… Katsuki Yuuri, por primera vez en mucho tiempo se encontraba inseguro.

Ustedes dirán, “pero sí ya hablado con ella antes, ¿No?”

¡Y sí lo ha hecho! Solo que ahora está más consciente de lo que “siente” y teme que eso se exteriorice… Pero Yuuri, ¡Es Yuuri! y de alguna manera logró encubrir esas inseguridades debajo de su fachada.

—Mmm, pero siento que se le fue bastante la mano a Yuuri, Makka.

—He… dado castigos peores y lo sabes.

El caballero dio su respuesta como si nada y esa damisela en un respingo, se volteó abrazando a Makkachin sentada en su lugar y le miraba con miedo fantasmal.

—¡Hola, jefe bonito!… —Su voz y su cara fueron chistosas—. ¿C-cómo le vá?

—Yo estoy bien aquí, mirándote a ti sobre el cómo le dices cosas de mí a tu pequeño amigo, a mis espaldas. Muchas gracias por preguntar. —Fue directo y acertado haciéndole temblar.

—Ahamm… Lo s-siento, Yuu… digo, Katsuki-San.

—Descuida, ya estoy acostumbrado a tus querellas. —Este se voló la baranda de un salto y cayó en gracia sobre sus pies—. ¿Puedo ayudarte?, esta vez no acepto “rechazos” de tu parte. Es… una orden, Vicky-san… —Le brindó su mano en cortesía para acabar con un—: y no tienes que ser tan formal conmigo.

—¿Eh? â€”Parpadeó, y luego habló algo sorprendida—. Está bien.

El hombre se puso contento. ¡Por fin ganó una!, y ella recibió con sumo refinamiento su gentileza para ponerse en pie. Yuuri (aun con esa pequeña tímida sonrisa dibujada) y con sus manos ahora resguardadas en sus bolsillos, la veía con un dejo suavizado. Vickytoria, quien seguía extrañada por la actitud de su jefe, no pudo evitar abrir su boca para salir con sus indiscreciones.

—Okey, eso…Es raro. Estás demasiado “amable” en el día de hoy conmigo y me hablas por mi diminutivo en vez de mi nombre completo o mi apellido, será que… ¿Acaso tienes fiebre? —Se preocupó muy exagerada y hasta quiso medir su temperatura—. ¿O eres uno de esos espíritus que toman posesiones en los cuerpos ajenos?, ¡Porque buscaré a un cura lo más parecido a Constantine! —Eso lo dijo tan crédulo que hizo reír a Yuuri inesperadamente.

—Nada de eso, y en caso de ser así, sé que en ese juego el protagonista necesitaría mucha agua para pasar al inframundo y buscar mi alma o tener ciertas condiciones. Eres…muy ocurrente ¿Sabías?

—¡Wait?¡ ¡Espera?!, ¿Constantine no es una serie? ¿Te gustan los videojuegos? —Preguntó ella. Vicky, jamás esperó que su jefe conociera la serie o que tuviese ese hobby tan banal y Yuuri siguió.

—En realidad viene de un cómic, del cómic nació la película, y de esta, salieron el juego y la serie actual que conoces… En mi caso más que ver series, soy “gamer” y a veces cuando dispongo de tiempo, Phichit y mi persona jugamos con mi sobrino, Yuuki.

El “¡Wow!” minúsculo salió de esa boca acorazonada dejándola sorprendida, Vicky ha leído algo sobre eso de los gamers o freaks para entender un poco a sus compañeros como Emil, Yuri, Otabek o el mismo Phichit cuando debaten épicamente de alguna franquicia, y en si, no entiende ni pio (es demasiado nuevo para ella), pero no previó ese gusto por el lado de Yuuri… Su jefe ha de ser una cajita de sorpresas, todos los días le encuentra algo nuevo.

—Y digamos que sobre lo de hoy, amanecí de mejor humor. —Terminó de responder mientras Makka puso sus patas delanteras encima de Yuuri muy cariñoso y él supo corresponderle con pequeños mimos sobre su cabeza o rascándole sus orejas haciendo que el can jadeara gustoso—. Tampoco estoy enfermo y mucho menos loco por llamarte de un modo más cordial… Ahora mismo estamos solos, ¿no? Ese fue nuestro… pequeño trato para llevarnos mejor.

—Ehmmm…bueno, si…

—Pero, como veo que eres masoquista y prefieres que siga siendo todo un “Kamikaze amargado” contigo, no tengo ningún problema en hacerlo.

—¡¡¿¿Ehhhhhhhhhh??!! ¡¡HEEEEET!!! â€”Negó en ruso agitanando sus brazos como sea—. ¡Déjame tranquila y ser feliz con mi pobre existencia! ¡Me he portado bien en estos días, Yuuuuu~ri!

—¿Hmm?…Ya veo… —Fingió no creerle, más él en lo personal se quería reír al verle sus expresiones.

—¡Y tienes a esos dos de allá para descargar tus “prácticidades!”, aunque… —Ella redirigió sus irises y se apoyó en el mural para verles mejor. Katsuki imitó su gesto, solo que adoptó una posición más neutral—. Yo… creo que fuiste muy severo con ellos, ¿Estás seguro de que no están muertos, Yuu~ri?

Yuuri, alzó su ceja reparando a esos vagabundos tirados en el suelo a la vez que proseguía con sus mimos a Makkachin y comentó un simple—: Sobrevivirán. —Sin mucha importancia.

—¿O-okey? —Vicky le devolvió un atisbo rápido a ese japonés sintiendo pena infinita con los pobres superiores.

Ese hombre manteniendo su rostro fijo en sus colegas agonizantes le explicó a la joven que dicha sanción se la merecían y que Feltsman estaba de acuerdo en ello. La decisión de ingresar a un Oficial inexperto en operativos de alto grado y ocultar información hasta último minuto, tiene sus consecuencias; y en lo que continuaban con esa conversa, Makka meneaba su colita echado al suelo descansando plácidamente.

—Pero la misión fue exitosa Yuuu~ri, rescatamos a los civiles y a mí no me pasó nada. —Le hizo una “V” victoriosa usando sus dedos muy infantil al reír con su boca de corazón.

—De igual forma, no puedo ser benevolente con ellos, Vickytoria….Tengo mis motivos.

Allí su tonalidad o aptitudes cambiaron y Vicky lo notó en la tensión de su cuerpo o cuando le llamó por su nombre completo muy formal.

—Hablándote con toda la gravedad del asunto, ese par cometieron una falla enorme en dejarte participar de esa “forma” y con ello me refiero al perfil que manejaste… —Enfatizó con lo de su rol de mesera o maid tratando de verse sexy y del peligro latente al que se expuso sin darse cuenta—. Ese tipo de roles de les dá a oficiales más experimentados como en el caso de Plisetsky, el mismo Giacometti o las integrantes del E.E.I como Crispino y Babicheva; y no hablo de experiencia en Análisis lógica, lo cual llevas de sobra. A lo que me refiero es en la Madures Emocional e incluso la Madurez Corporal y eso es algo que se adquiere con el paso de los años más los golpes que te de la vida.

—¿Eh? ¿Cómo así? ¿Qué tiene eso con la misión?, yo hice las indicaciones al pie de la letra. —Se rascaba la cabeza con algo de confusión.

—Sé que lo seguiste, más el modo en como lo hiciste no era lo más adecuado, y si tiene mucho que ver lo que estoy diciendo con tus acciones. Si yo pude percibir tu aura… “blanca e inofensiva”, el resto de canallas en ese bulevar también lo hicieron. —Dijo aquello tratando de ser cuidadoso con la dama.

—¿Blanca?

—Con “blanco e inofensivo” estoy reseñando tu ingenuidad como persona y también como mujer. —y ese “¿Eh?” de Vicky volvió a reaparecer, dejándole más confusa que al inicio.

Con esa carta a la vista, el superior dejó escapar un buen suspiro y acertó en su postura analizadora, tuvo razones de sobra. Él muy calmado, ha de aterrizar a la oficial para hacerla consiente, aunque eso represente que en pocos minutos aparezca un posible coloreo carmín que adorne a ese bonito rostro de tierras frías.

—Te lo plantearé de este modo, y de antemano pido disculpas si mis comentarios son algo “fuertes” pero solo así podrás entender mi disgusto con ese par… El que obtengas una gran virtud de guerrera o que tengas un brillante desempeño y que seas buena para ciertos apuntes, no oculta el hecho de que eres la más joven en edad como de experiencia y pensamiento de todos mis Oficiales de Élite Imperial. Por ende tus comportamientos tienen esos toques impulsivos y aun no has vivido muchas cosas en cuanto a emociones o sensaciones por el tipo de vida acomodada o controlada que tenías en Rusia.

Remarcó con atribución, Vicky se mantuvo recostada a esa baranda y le miraba con mucho interés para saber su punto final.

—En esos lugares siempre se envían a Oficiales veteranos y maduros en los dos aspectos que te mencioné, porque esa gente suele buscar algo más que una simple “sonrisa” o ver pasear a una “modelo” de ojos azules enigmáticos, con buenos atributos y buen derrier, algo que definitivamente tienes de… sobra, si me preguntas desde mi punto de vista como caballero y no como tu jefe, honestamente hablando.

—¡¡¿Ehhhh?!! ¡Yuu…Y-Yuuuuuriiiiiiii! —Vicky chillo sonrojándose por esa apreciación, y aunque Yuuri lo dijo cauteloso, y con una formalidad acertada en toda su postura, para ella fue demasiado ese comentario (halago disfrazado) de su parte.

—Igual, eso pasa a segundo plano cuando ellos quieren “poseer” a su objetivo valiéndoles su condición, sin contenciones a nivel “carnal” —Enfatizó con seriedad—. Y si en dicho instante, al oficial sea hombre o mujer le tocara llegar a ese “método” para obtener información o capturar a la presa, se hace. Tú eras en ese momento como un ángel prohibido rodeado por demonios queriendo profanar tu ingenuidad… ¿Si… Comprendes lo que quiero decir?

—“Un ángel prohibido siendo profanado”… —Divagó en sus adentros, hasta que logró entender la elocuencia de su orador—. ¡¿Ahhhaaaaaa?! Ah-ahh…— Cada sonido de la boca de Vicky salió entrecortado una vez que sumó esa ecuación discreta de Yuuri, y el rubor en su rostro siberiano el cual se intensificó, fue innegable.

—Veo que… Al fin me entendiste… —Expresó el superior quien con disimulo, pudo ocultar la incomodidad que sintió al tocar dicho tema con la pequeña platinada o el tenue carmín en sus pómulos intentaba aparecer. Más su prudencia y su lado racional no decayeron, él continuo. —Y ahora te voy a replantear el mismo asunto con más complejidad.

Su superior le manifestó que si ella asumió su rol de “maid”, solo debería servir tragos o hablar con carisma. Pero el solo hecho de ser una jovencita demasiado llamativa a la vista de muchos ya se prestaba para malas cosas. Además de ocurrírsele la brillante idea en su cabeza atolondrada de montar un show de baile en pro de ayudar como distractor, ya era arriesgarse demasiado variándole aún más su perfil, y eso le daba cabida al resto de “pensar” cualquier insinuación.

Claro, Puede que lo dejara pasar porque su oficial le había brindado algo “práctico” al inicio, un recurso concreto de no ir más allá, pero eso tomó tintes obscuros gracias a la intervenciónes inoportunas de sus jefes cambiando la moneda, y dicha sugestión explosiva (Refiriéndose a ese baile. pues, admite Como hombre que fue ardiente en medio de su sofisticación.) despertó todos los instintos salvajes de esa gente para con ella…

—¿No sé en qué pensaban Christopher o Phichit exactamente?, ¿Qué hubiese pasado si después de aquel espectáculo, las brigadas no llegaran en el tiempo estipulado?, puesto que pudo haber pasado, y de ser así, ¿qué harías si todos esos descarados te pidieran como trofeo en sus aposentos tras aquello?, ¿cómo sortearías esa situación? —Esbozó con dureza y Vicky silenció, estaba en blanco—. Porque créeme que después de eso, o incluso mucho antes de todo, ellos hubiesen pagado lo que sea para tenerte a su lado. Conociéndote, tú no te dejarías, y yo por supuesto, lo impediría a todo a costa. Aunque me tocara delatar mi posición dando balazos en los sesos a cualquier desgraciado que se atreviera a tocarte. Era muy enserio cuando… mencioné lo de cuidarte o estar al pendiente de ti por tu falta de experiencia en este tipo de operativos. —Terminó con más cabreo de solo recordar esa posibilidad.

—Yuu…Yuuri… —La joven pudo dar un englobe mayor al fastidio de su jefe, y lo peor fue que eso, lo había escuchado de repelón por el boca-sucia de su compañero ruso, pensando que solo la estaba molestando como de costumbre y ella decidió ignorarlo pero…

《 “Admito que no lo haces nada mal, pero aún eres una conejita virgen e ingenua 
y esos tipos buscan a como dé lugar “coronar” todo tu “manjar” ã€‹

Ya con ese mosqueo tan infalible en Katsuki y su ceño fruncido pudo probar que su colega, el tigre ruso tuvo razón. La señorita fijó sus ojos azules en Yuuri, los cuales abrió atónita y aterrizada por todo lo explicado.

《O sino ¿Por qué crees que el cerdo o yo no nos despegamos ni un instante de ti?》

Ella estuvo en peligro y nunca previó esas eventualidades a futuro como lo hizo su jefe. Se sintió tan diminuta por esa novatada que no sabía cómo responderle. Pese a eso, también se alegró mucho por ver el conocimiento, el liderazgo marcado y esa actitud protectora que tiene Yuuri, cuando se trata de velar por el bienestar de su equipo (o en este caso, con ella al ser su Oficial.)

—Yo…No imaginé todo eso… Lamento haberte preocupado, Yuu~ri.

—No te disculpes, tú solo querías ayudar… Más no siempre puedes estar en todas las misiones… y en caso tal, con quienes debo tomar represalias son con Chulanont y Giacometti por semejante locura. —Soltó un vaho rendido sacándose el mal momento cuando apoyó su mejilla en su codo—. Y no digo que a futuro hagas dichos operativos, pero es preferible a que aguardes por unos años, tal vez uno o dos para que sepas como enfrentarte y tengas más conciencia o madurez de ello. ¿De acuerdo, Nikiforova-san?

—Comprendo, Katsuki-san… —Lo prometió, más no pudo ocultar sus ganas inmensas de gratitud a su persona—. Eso sí, lo que te mencioné ayer fue real… ¡Te comportaste como todo un príncipe conmigo entre esa jauría de lobos! ¡Muchas gracias! —Le agradeció risueña.

—Era… mi deber velar por tu seguridad al ser novata, después de todo… —Fue franco en su contestación y un pequeñísimo sonrojo se asomó.

Pasaron un par de minutos en medio del silencio, Vicky ahora sonreía bastante alegre y juguetona, Yuuri al notar aquello un tanto extrañado, encogió su ceño y sin titubeos, él preguntó.

—¿Puedo saber a qué se debe esa “risilla” en mi contra?

—Es que…viéndote así con ese rostro tiernamente enfurruñado me recuerdas a Yuuki. Parece que tío y sobrino son igualitos cuando se enojan por nobles causas…

—Ah… —Giró con pena su cara a un lado. â€”No abuses de mi confianza, Nikiforov. Te recuerdo que aún sigo siendo tu superior. â€”El rojo en sus mejillas no escapo para Vicky dándole más motivos para divertirse de su jefe.

—Lo siento, no pude evitarlo. Peeeero… ¡Eso es bueno!, porque ahora descubrí que detrás de tu régimen militar, resultaste ser alguien muy gentil, Katsuki Yuuri… ¡Eso es lindo! —El comentario aunque fue con buenas intenciones, a oídos de Yuuri era desfachatado, lo puso más tímido y con sus orejas rojas pagando el plato roto—. ¡Y también que eres muy adorable con esos sonrojos! ¡Lo digo muy en serio! ¡Me agradas más así!

—Mmmmm… —¡Listo!, no aguantó. Otra vez lo agarró con su guardia baja y terminó cubriéndose con su mano parte de su rostro ruborizado en su totalidad—. “¿Acaso esa niña no sabe cuándo medirse?” “E-eso… es muy v-vergonzoso” —Pensó el pobre.

Vicky rió ganando esta partida y decidió dejar las cosas por lo sano, con ese nuevo detalle de la timidez de su jefe cuando le adornan con flores, podrá vengarse las veces que se le venga en gana y también porque le gusta ver sus mejillas coloreadas, le dan un toque dulce, según ella.

De un momento a otro cambiaron el tema retomando lo ocurrido con ese clan, Yuuri rebuscando su aplome, le comenta que han dado con ciertos indicios del Clan gracias a las confesiones de algunos capturados en la madrugada. El Clan Kazuma ha abarcado desde las sombras con velocidad abismal una gran red en todos los barrios de Tokyo, ahora se está expandiendo en Shibuya y parte de sus trabajos están abalados por la ayuda de la organización con la cual está relacionada Yamamoto y Sulivan. Yuuri al momento de hacerle mención de los símbolos a la joven, se le iluminó el bombillo, tomo su mochila vaciándola para buscar ciertos documentos que ya había adelantado Plisetsky en su investigación (ella no es que esté directamente involucrada, pero de vez en cuando le colaboraba) y se los muestra.

Algunas organizaciones pueden pertenecer a órdenes antiguas y basarse en su ley de vida queriendo instaurar esas ideologías. Yuuri también había investigado algo relacionado al caso y comenzaron a descartar imágenes, al final Vickytoria sugirió basado en lo explicado por Plisetsky, que debido a los vectores curvos que se veían en las pieles maltratadas de las victimas fallecidas o en los liberados, lo más acertado serian “animales” y no cualquiera…

—Quizás sea algún Anfibio. —Dijo ella concentrada y Yuuri a su lado observa con atención su hipótesis. â€”O tal vez algún tipo de reptil…

—Puede ser…Debo admitir que Plisetsky va por buen camino, y tus aportes son acertados. ¡Excelente trabajo.

—¡Gracias señor! â€”Le da un saludo con pose militar y mientras Vicky continuaba hablando, él vio una hoja que curiosamente no era parte de esa información.

—¿Qué es esto?

—¿Eh? ¡AHHH! ¡ESO ES MIO! â€”Vicky fue al rescate de su motín, Yuuri fue astuto echándose a un lado y evitó ser tacleado por esa pelusa platinada que en su intento de abordarlo, dio con su frente amplia al pavimento ganándose un raspón.

—¡DAME MÍ EXAMEN! ¡DÁMELO! ¡DÁMELO! ¡DÁMELO!

—2.5… ¿En serio?, esto es deplorable. â€”La remató con sus palabras—. Sabes que tarde o temprano deberás aprender el idioma de mi país para comunicarte con el resto de ciudadanos, no todos hablan inglés. ¿Cómo pretendes hacerlo si siempre te vuelas las clases al igual que Plisetsky?

—¡El japonés es horrible!, ¡de cosa me sé algunas frases, pero escribirlo con esos “palitos” que usan de alfabeto es una tortura! —Bramó con sus pucheros.

—Se llaman Kanjis, Yo podría decir lo mismo del ruso, de su alfabeto cirílico y no me ves quejándome, Usa-forov. â€”Le encaró necio y divertido acercándose a ella.

—¡Yuuri mentiroso! ¡Mi idioma es muchísimo mejor que el tuyo! —Lo confrontó también.

—Eso no es cierto, Vicky-San, el alfabeto cirílico es de lo peor. He estudiado varios idiomas y ninguno es tan estresante como el ruso. Les gana en complejidad seguido del español… —Ahora la miró acusador al fingir resentimiento. Pero en sí, Yuuri tenía su espina sellada con el idioma ruso.

—El ruso es fácil y para tu información hablo inglés y francés, lo que serían tres idiomas. ¿Cómo lo ves, amargado?

—Ok, si de lenguas hablamos, yo manejo alemán, francés, inglés, español, y ruso aparte del mío. Actualmente me encuentro estudiando vía online chino y coreano, los cuales no son sencillos pero estoy en nivel intermedio. ¡Ah! y por último, eso me da un total de ocho idiomas… ¿Quieres seguir, niña?

—REALLY?! Â¡Â¿Rayos qué eres?! ¡¿un diccionario?! —Se puso azul de solo pensar la cantidad de libros que él devoró para aprender esas lenguas.

—Soy alguien práctico y disciplinado que sabe aprovechar los recursos. Cosa que tú no haces. —Le punteó variadas veces con su dedo toda su frente con gusto. Eso para él, era como una terapia reconfortante…

— ¡Auch! ¡Duele! —Se quejó—. ¡Y dame eso! —Le arrebató su examen—. ¿Nadie te dijo que eres muy antipático, verdad? —Vicky le ironizó en toda su cara mientras se sobaba su frente muy tierna, él solo pudo reír y ella volvió a repuntar con un—: ¡Igual, el ruso es mejor y más bonito que el japonés! ¡TODA LA VIDA!

—El japonés es mejor que el ruso.

—¡QUE NO!

—¡Que sí!

Vicky en sus caprichos, se puso en puntitas sobre sus pies, inflando su pecho como sus cachetes e invadiendo el espacio ajeno para ganar altura y Yuuri bien terco, juntó su frente a la de ella muy retador para estar a su igual perdiendo todo formalismo.

Y por muy increíble que parezca, superior y subordinada iniciaron una tonta guerra de miradas quejonas con chispas eléctricas, una divertida e inusual por defender sus idiomas natales.

Makkachin bien acomodado desde su zona, veía entretenido esa discusión fuera de serie en el par de humanos que se decían de cuanta cosa en inglés, ruso o japonés. Vicky no paraba de reclamar en sus arrebatos y Yuuri tampoco se quedaba callado, pues ambos “odiaban” perder, más el mayor de los dos recién cayó en su paradójica situación preguntándose lo siguiente: ¿Cuándo esperó batallar de ese modo tan absurdo e “infantil” con esa adolescente imprudente de diecisiete siendo él, un adulto de veintisiete y supuestamente sensato?

Los imposibles son “posibles” al estar de la mano con esa “oficial”

De poder seguir con su nacionalismo idiomático, lo harían. Pero el receso estaba por terminar y de alguna forma (una ventajosa para Yuuri) terminó por arrojarle el guante a Vicky que de seguir así, jamás podría con su idioma y ella orgullosa le refutó diciéndole que si lo hará (es una Nikiforov, el poder con los retos que le proponen corre por sus venas). Después de eso, Yuuri acompañó a Vicky a unos cuantos metros de la puerta y pronto regresaron al tema principal concluyendo sus jugadas.

—En caso tal, el símbolo y ese banco de imágenes deberán ser analizados por Chulanont y Giacometti una vez que despierten de su desfallecimiento temporal y culminen sus sanciones.

—Wait?! More sanctions?

—Sure! Felstman was clear. Yo solo cumplo ordenes e igual tendrán que hacer alarde su “resistencia” si es que pretenden sobrevivir a mi ritmo.

—Eso…eso es cruel…

—Y lo que les falta…

El hombre de la nada se puso pensativo, miró a sus víctimas que apenas intentaban levantarse o eso parecía, luego pasó a mirar a Vickytoria y se le ocurrió una idea en la cual puede involucrarla. Quizás darle una compensación a modo de premio por el impase que esos dos, le hicieron pasar en la madrugada y también, porque quería extender su tiempo un poco más con ella.

—Vicky-san, ¿A qué curso perteneces y cuál es tu próxima clase?

—Soy del curso A2, y tengo instrucción de combates y/o armas.

—“Perfecto” … —Se alegró internamente y continuó con su hecho pensado—. Eso quiere decir que me toca dirigir tu clase… Ahamm… Yo … —Titubeó por segundos más se armó de valor y siguió—. Estuve pensando un poco y se me ocurrió algo que te podría agradar.

—¿Ah sí? ¡Yo estoy por creer que debe de ser el fin del mundo por ver tanta amabilidad en tí! ¿En serio no tienes fiebre, Yuu~ri? —Se volvió a preocupar posando su palma en la frente del T.C sin discreción y el rió con mesura.

—Ya te dije que no lo estoy. —La persuadió con calma—. Y puedes tomar esto como una cortesía de mi parte… Etto… Yo me preguntaba si… ¿Podrías ser mí… monitora por el día de hoy, por favor? —Le hizo la reverencia a modo de petición, algo que Vicky ya había visto en Yuuki pero no en Yuuri….Fue demasiado simpático…

—¿Moni…tora? ¿Eso qué es? —Fue inmediata su cara adorable de interrogante.

—¡Ah!… es cierto… —Y a él se le olvidó que la niña no está familiarizada con esos temas por la educación personalizada que recibió. Se enderezó explicándole con rapidez que un monitor, es el estudiante más aventajado de la clase y suele ser auxiliar para el docente instructor al momento de impartir las guías o talleres.

—Entonces… ¿Aceptas mi propuesta? —Habló con timidez y pronto tomó un respiro sintiéndose más cómodo—. Sería una manera sutil pero mortífera de escarmentar a ese par entre los dos y lo mejor es que tendrás mi autorización de golpearlos las veces que quieras… Porque a mí se me da la gana. ¿Qué dices? —Yuuri le guiñó un ojo en complicidad y el brillo alegre en Vicky, apareció.

—¡¿Sabes qué?! ¡SI QUIERO! â€”Aceptó poderosa empuñando su mano.

La vena de maldad y la flama incandescente de color azul arreció en esa pequeña pilluela con boca de corazón y podemos decir que ella adoró a su jefe bonito, adoró verlo en ese plan, se divertirá.

—¡Los hare puré por esa infamia que nos hicieron a los dos y se van a arrepentir! ¡Cuenta conmigo! —Ella se va corriendo muy contenta—. ¡YA VENGO YUUUUUUU~RI! ¡VOY A BUSCAR A MIS COMPAÑEROS, YEAH!

—”¿Hmm?… Será interesante” —Pensó riendo aquel malvado sonsacador debajo de su reservades de solo sospechar lo que ella tiene planeado para sus amigos, y sin más, le habló en voz alta. â€”¡De acuerdo!, ¡Te espero aquí en cinco minutos!

—¡QUE SEAN TRES!—Ella dio media vuelta al llegar a la puerta y le regaló una última mirada.

—¿Estás segura?

—¡PUEDES APOSTARLO! â€” y el “bang” salió de su boca así como tomó forma de revolver en su mano con un disparo arrollador a ese, quien es su superior.

Ella (la despistada) se lleva esa figura a la comisura de sus labios y le da un pequeño soplido muy encantador devolviéndole el guiño con una de sus joyas azuladas, dando por hecho que le colaborará. Se va dejándolo con sus sentidos descoordinados, y peor que nunca. El gusto por su oficial se hace más y más y más “evidente”

—Al paso que voy… Terminaré cayendo y eso será un gran problema para mí… ¿Tú… qué opinas, pequeño amigo? â€”Lo dijo acariciando a ese enorme caniche, al reflexionar esa sugestión.

—¡Woof! ¡Woof! —Makkachin ladró contento sin entenderle pero igual lo apoyaba llenándolo de babas… Al final Yuuri, perdió riéndose con ese perrito café.

Las energías ansiosas de Yuuri se reflejaban en todo su semblante, y claro que lo sabía. Sabía a dónde irá perfectamente de no detenerse a tiempo, pero ese imán llamando Vickytoria Nikiforova, se hacía cada día más fuerte que su voluntad. La cual es menguada por sus acciones ocurrentes, tiernas y valerosas, que él apenas puede responder decentemente.

Pero lo sacaron de sus vacilaciones cuando escuchó los reclamos del moreno y el rubio…

—¡YUU-YUURI, YA NO MÁS! ¡YA APRENDIMOS LA LECCIÓN! —Le pidieron Phitchit y Chris arrastrándose como zombies.

—¡Ah!, al fin despertaron. —Arribó Yuuri con ellos sin inmutarse con el can siguiéndole—. Espero y hayan descansado, aun nos faltan cuatro clases más, y luego de eso, los archiveros.

—¡¿QUÉÉÉÉÉ?! â€”Pegó el alarido Chris—. ¡MIENTRAS NOSOTROS INTENTÁBAMOS REVIVIR, TÚ ESTABAS COQUETEANDO CON NUESTRA VICKY ILEGAL!

—¡Y NO LO NIEGUES, YUU! â€”Apoyó Phichit a su jefe de grupo—. ¡ESTAREMOS CASI MUERTOS, PERO NUESTROS OÍDOS SHIPEADORES SEGUÍAN ACTIVOS! ¡MAKKACHIN ES TESTIGO! â€” y la bola peluda al escuchar su nombre, giró su inocente cabeza a medio lado.

—¿Así que ahora le llaman a eso “adular? ¡Qué descarados! —Levantó su ceja con una actitud Peligrosa y los dos se abrazaron entre sí por tal movimiento—. Que yo sepa, solo charlaba con la Oficial Nikiforov sobre los avances de la misión, de la canallada que nos hicieron ustedes a nosotros y del cómo daremos él monitoreo de la siguiente clase, que por cierto, es la de ella. Amablemente se ofreció a ser mi monitora en el día de hoy y capaz que en el resto de los salones faltantes.

—¡¿EHHHHHHHHHH?! â€”Se congelaron en el acto, esos dos juntos colaborándose por la misma causa no es bueno—. ¿Yu-yuuri dinos que esto es una pesadilla?

—No lo es. —Los clavó a tierra instaurándoles pavor—. Y si fuera ustedes, me protegería con cualquier Santo, Dios o cualquier amuleto, porque si prestaron atención, Nikiforov se encuentra furiosa. Les queda un minuto para reponerse, pronto iniciaremos la clase y yo por lo menos, no pienso ayudarlos. Al contrario, todavía sigo muy enojado, caballeros.

Él los deja en estado catatónico mientras escoge las armas que usará en esta nueva tortura… Digo sección de clases, Makka también le ayudaba como buena mascota al humano que cuida de su dueña y los pobres diablos abatidos, sin aliento de vida y ¿quién sabe qué más?, cuando vieron el horror aparente representado en una “tierna conejita vengativa” al llegar con los cadetes, se desmayaron de solo pensar la malignidad que les deparará esa pareja explosiva que bautizaron “Yuuvik”…

 Digo sección de clases, Makka también le ayudaba como buena mascota al humano que cuida de su dueña y los pobres diablos abatidos, sin aliento de vida y ¿quién sabe qué más?, cuando vieron el horror aparente representado en una "tierna conejita v...


Resguardos divisorios del F.E.G.I, (T.S.P.A) – Tokyo /Japón
Abril del 2017 – 2:00 pm (días después)

Un nuevo día, una nueva razón y nuestros chicos siguen en la lucha contra el crimen organizado, después de aquel acontecimiento que se regó como pólvora entre el resto de las prefecturas, se vieron en más enganches e hilos esta historia. Felstman con su equipo Élite en la batuta de Katsuki han dado con muchas redes del microtráfico por los Kazuma (hasta ahora el Clan con el itinerario más grande ha cometido fechorías abiertas) Se sabe que tienen nexos con un tiburón oculto entre las sombras. Las simbologías halladas dan un indicio que se siguen bajo una orden o parámetros.

Aparte de eso, los chicos no descuidan otros casos de segundo rango como el terrorismo común de otras bandas. Bandas que actualmente eran controladas por los despliegues del FPJ con ayuda de los nuevos oficiales del F.E.G.I y por supuesto, nuestros novatos tenían mucho que ver.

Vickytoria y Emil últimamente recibían buenos comentarios de los Oficiales jefes en cuanto a su desempeño, cada misión asignada en sus rangos “C” o “B” era lograda con éxito y a veces cuando los reclutaban como auxiliarles en las categorías “B+” con el trío de la FSB, eran todo un espectáculo. Crispino por lo menos podía respirar en paz porque los rusos ya no se mataban como conejo y gato en plena competencia de niños. Si claro, se daban uno que otro porrazo entre ellos (muy a lo KuwabaraxUrameshi) pero su amor/odio de “hermanos” era divertido de ver.

Ah, pero lo genial del asunto era cuando unían fuerzas en los combates, Otabek se encontraba dichoso porque Yuri ya disponía de una nueva amiga (Isabella, Jean, Mila y él mismo estaban felices). Pero el rey, víctima de las patadas en conjunto de la dupla peligrosa VickYurio cuando se pasaba de calidad en sus comentarios pedantes con dulce de maple, siempre pagaba tontamente con su integridad.

—C-ca-cachorro… Vi la luuuuuz, f…fui al cielo con Jesús de Nazaret a mi lado ro-rodeado de arcángeles. â€” ese Jean, deliraba abrazando a su compañero después de la golpiza que le dieron—. Dile a mi reina que pronto volveré de mi redención con Dios y el Espíritu Santo.

—¡Resiste, Rey Leroy! â€”Emil lo agitaba con fuerza para ver si reaccionaba, Makkachin le dio un par de lamidas a su apaleada cara, pero fue inútil. Ese monarca pronto balbuceó cosas inentendibles en francés con inglés y cayendo al mundo de Morfeo con sus ojos en espiral.

—¿Chicos que hablamos del compañerismo? —Remarcó Altin condescendiente ante el pobre canadiense.

—¡El chaperón de cuarta empezó, Señor Altin! ¡Digo, Beka!— Reclamó Vicky con un puchero o sus brazos en alto. Ella trataba de acostumbrarse a llamar por su nombre al kazajo por petición de él mismo.

—¡La conejo tiene razón! ¡No nos pidas clemencia cuando ese charlatán salga con sus pendejadas, Beka! â€”y Yuri detrás, cual hermano mayor con su pésima actitud de antaño, le completó.

“Esos dos son igual de impulsivos” … â€”Suspiro Altin.

Digamos que algo así eran sus días, y se podría decir que todo marchaba viento en popa. Pero la alarma en rojo se activó y todo cambió a un rumbo intenso cuando vieron pasar con prisa al Capitán Crispino.

—¡Nekola y Nikiforov! ¡Se les acabó el recreo! —Impuso con voz de mando—. Tenemos un R2 fuera de los de los corredores de Shibuya, brindaremos apoyo. Así que tomen sus cosas, los espero en cuatro minutos con los demás.

—¡Como ordene mi capitán!

Otabek y Yuri alzaron sus pulgares en alto deseándoles suerte con un “davai” y el par de novatos asienten con las energías bien puestas.

Ahora pasamos a las furgonetas, iban a toda velocidad por esas carreteras y la sirena avisaba tanto a los transeúntes como a los conductores de su presencia. Crispino en sus instrucciones informó que el operativo del escuadrón antidroga (E.A) se vio en una emboscada y no premeditaron que la banda dirigida por el Clan Kazuma los superara con el doble de personal.

Los Oficiales Imperiales ultimaban detalles en sus armas de combate, Emil y Vicky ajustaban el chaleco especial de Makkachin ya que al ser una redada de búsqueda y rastreo, en esta ocasión nuestro amigo perruno entraría en acción.

Llegaron a la zona de conflicto, era uno de los sectores de mala reputación de la prefectura de Shibuya, salieron armados gritándole a los civiles que despejaran el perímetro y respondiendo eficaces a dicha balacera. En el despliegue la gran mayoría usaban armas de fuego, pero muy pocos como en el caso de Vickytoria optaron por blandir su espada ropera dejando aturdidos a muchos, su velocidad y técnicas marciales fueron perfectas. Makka al gozar de adiestramiento militar fue de mucha ayuda para su dueña. Emil le secundaba con sus manoplas de metal o haciendo uso de su físico, lo cual le daba un plus letal al checo, u otros compañeros optaron por lo mismo como una estrategia al escabullirse directamente a ese edificio y así poder rescatar a los policías heridos.

En esas, Vicky y Emil vieron a muchos gandallas rodeando poco a poco a su capitán jefe. A Emil lo embargó un desasosiego por quererlo ayudar, lo mismo ocurría con Vicky y sus compañeros pero más y más adversarios salían. Los malhechores pensaron que la tenían ganada al ver al italiano solo, ellos portaban dagas u otros objetos corto-punzantes y solo dos, tenían fusiles pero Crispino era un gladiador romano, uno muy fuerte por naturaleza. Este les sonrió arrogante, y en menos de un segundo sacó su espada desarmándolos, generando combos, muchos desplazamientos, y ataques de línea propios de su arte de lucha junto con su pistola. Los dejó muy mal heridos al punto de quedar fuera de combate.

—¡ESO FUE GENIAL! —Alabaron los novatos a su capitán, el caniche ladraba contento, y el personal de Crispino chocaban sus manos.

—¡DEJEN DE PONER CARAS DE TONTOS Y AYUDEN A SUS COLEGAS, MALDICIÓN! â€”Les bramó irritado y rabiando por ese desorden, definitivamente su paciencia se perdía con ese par de niños y ahora con el perro. —¡Y USTEDES TAMBIÉN! â€”Pronto su actitud arrolladora regresó—. ¡NUESTRO DEBER ES SER DE APOYO A COMO DE LUGAR, ATAQUEN CON TODAS SU FUERZAS!

—¡SI SEÑOR!

Allí mismo, no más de siete metros, estaba el E.A tratando de protegerse de ese ataque, los policías colaboradores de la FPJ divididos por grupos ya casi quedaban sin municiones. El Detective jefe, Seung Lee y el Fedérale, Leo de la Iglesia junto con sus hombres, se encontraban de pésimo humor. Ya se habían bajado a varios, pero esa gente eran como una maldita plaga de cucarachas, entre más mataban, más aparecían y no podían seguir así, sin mencionar que su compañera, la Agente Oficial, Guan Hong, le tocó separarse para desviar a varios de ahí.

Leo, se imaginaba los posibles escenarios que estaría afrontando su colega, La señorita Hong es una experta en implementaciones estratégicas para la búsqueda de drogas y el uso de la tecnología, todo un cerebro en ello, pero aún le falta mucho por desarrollar sus habilidades en combate. De allí a que la tramitaran en convenio con ese par para instruirle, y ha ido mejorando constantemente. No obstante, le falta demasiado por aprender y teme que la hieran, teme por su vida. Si le llegase a ocurrir algo, él no se lo perdonaría. (Esa mujer es lo mejor que le ha pasado en toda su existencia)

—¡PUTA MADRE! ¡YA MUÉRANSE CABRONES! ¡AHHHHHHRG! â€”Grito con coraje el fedérale. En momentos así, suelta toda su jerga de barrio característica y la complementa con muchas ráfagas de fusil reventando pechos y cabezas—. ¡CARAJO! ¡ESTOS HIJOS DE LA CHINGADA NO SE CANSAN! ¡NECESITO IR CON ELLA Y SABER CÓMO ESTÁ!

—¡CÁLMATE LEO, ESTANDO ASÍ NO AYUDAS EN NADA! â€”Respondió el detective Lee, tomando el mismo accionar con su arma y eliminando como a cuatro tipos en el acto.

—¡LO SÉ, CABRÓN! PERO…

—Confiemos que los del F.E.G.I den con ella antes que esos tipos. —Le paró en seco—. Hong será joven, pero ha mejorado en su sentido de supervivencia. ¡Así que tranquilízate y acabemos con el problema que tenemos aquí o nos dejaran como colador!

Pasando a otro rollo, La Agente oficial Guan Hong huía de esas pintas de un lado a otro. Gracias a ella y por su intuición en este tipo de embrollos pudo avisar con tiempo con su señal de S.O.S de la emboscada mal habida para con sus amigos y aunque en sí, no participaría porque estaba de civil y dio riña por lapsos de tiempo, físicamente no era tan fuerte, se sentía en desventaja.

Pudo perder de vista a tres de seis enemigos pero los otros tres se mantuvieron en vela y por causa del estrés, se halló en un espacio obscurecido, alejado y sin salida. le miraban como algo insignificante, como si pudieran traspasar sus fluctuaciones. Ella les apuntó tratando de verse imponente así el miedo le recorriera. Al dar un mal paso hacia atrás, tropezó cayendo al suelo y cuando estaban por atacarle…

El poderoso ladrido de un perro guardián los aturdió tirando a matar.

Y en ese descuido, un Oficial del orden, la ley y la Justicia, apareció balanceándose agarrado desde una cadena y dando batalla tumbándolos con una buena patada. Obvio, ese impacto fue demoledor para ellos. Al regresar en dirección a la joven en peligro, el Oficial ha de soltarse de esa liana improvisada con gran dinamismo y terminando su entrada en una ilustre pirueta.

—¿Eh? ¿Qué hace una niña en este lugar? ¿Esos tipos te secuestraron? —Habló indiscreta, Nikiforova. La Agente Hong intentó explicarle que no era una niña pero, Vicky no le dio chance de ello. Se centró en la situación cambiando a una expresión autoritaria—. Tranquila cariño, lo importante aquí fue que Makkachin y yo llegamos a tiempo, dime ¿Te encuentras bien?

—Ahmm… ujum. —Afirmó en medio de sus sonrojos.

El Oficial que le auxilió (porque Hong pensaba que era un chico e infirió que era uno bastante joven por su tonalidad de voz como en su físico) ha sabido sonreírle con toques encantadores y de inmediato, ese mismo oficial le ayudó a ponerse de pie como la persona educada que es, dejándola aún más sonrojada. Le comentó que no se preocupara, y que a esos pillos, sus compañeros les harían morder el polvo. Salieron buscando un recurso alterno y terminaron topándose con los otros tres hombres, esos llevaban fusiles pero no tenían proyectiles. La agente Hong, quería ayudar pero Nikiforova se interpuso protegiéndola y mostrando el forro de su espada.

—Señorita… —Esbozó sin mirarle con un rostro desafiante—. Esto se pondrá peligroso, y si en tres o dos minutos no acabo con ellos, huye lo más rápido que puedas de aquí, ¿Quedó claro?

—Pero yo…

—¡Anda! Â¡HAZME CASO!

Hong y Makkachin se resguardaron a unos metros, Los tipos quienes le superaban en tamaño como en número a esa valiente oficial le escupían cosas en su cara para nada agradables.

By Sharayanime

Sin demora, adoptó la básica posición de guardia yendo directamente con ellos, desplegándose en zigzag, atacando con sus tocados y dejándoles desorientados. Era rápida, era intrépida, era rebelde, era todos los apelativos con los cuales se podía nombrar a alguien heroico.

Y a los ojos marrones de Hong, ese joven era como un noble príncipe o un Robin Hood defendiendo a los indefensos con justa causa. Nikforova combinaba su esgrima con asaltos de nivel marcial, incluso usó otros objetos del entorno (tomando como base la clase impartida por su tutor Katsuki sobre la recursividad.) Dio un flip back y luego rodó posicionando su cuerpo de modo que al tomar impulso con sus manos y luego sus pies pudiera realizar un giro invertido simulando un “helicóptero” o algo parecido al “break dance”, azotándoles por completo con sus patadas. Pasó a un contra-ataque final agarrando su espada y en dos minutos logró privarlos de su conciencia.

—Eso… ¡Eso fue increíble!

—¡Gracias! ¡Ahora, vámonos de aquí!

Por suerte para todos, la brigada dirigida por Crispino dobló el número inicial de adversarios en esa confrontación, dando como resultado en quince minutos la fuga, rendición o muertes de varios, y alcanzando la meta principal: rescatar a los colegas que fueron sorprendidos en pleno operativo.

La zona fue acordonada y asegurada como lo exige el protocolo, una parte registraban los testimonios de los civiles o de los capturados, la otra patrullaba con cautela y por cada puerta, cuarto o pasillo visto, ellos respondían un “despejado” atravesando su intercomunicador avisando a su Capitán de Élite y mientras aquello se realizaba; la Agente Hong era atendida por los paramédicos, ella le escribía a sus amigos Leo y Seung de que se encontraba sana y salva, dándoles una referencia en donde se encontraba. Leo ni espero, se fue a buscarla. En lo que ella terminaba, el Oficial de ojos azules arribó para preguntar por su estado, más Hong no se dio cuenta de su presencia por lo que se sorprendió al escuchar su voz.

—¿Te asuste? —Le dijo con elocuencia.

—Ahamm… este… ¡NO! â€”Guan, se puso nerviosa sintiéndose intimidada… â€”. Yo…yo en realidad no preste atención… muchas gracias por su ayuda, Oficial.

—Descuida, no temas que yo no muerdo. —Vickyse rió ante su reacción y le pico su ojo haciendo colorear la cara de la pequeña otra vez—. Es un placer ayudarte y también era mi deber protegerte. A esos tipos le darán muchos años por secuestrarte y separarte de tus padres. ¡Puedes apostarlo!

“Él Sigue creyendo que soy una niña”… “A veces quisiera… ser más alta o tenerlas grandes”… — pensó Hong desmoronada al expulsar esa exhalación.

Para ejercer el cargo que tiene, siempre ha sido un problema su estatura o su físico al momento de imponer esquema de mando y se hace más notorio al estar de civil. El Oficial Nikiforov, le da unas últimas indicaciones entre tanto Guan, acariciaba a Makkachin. Leo arrastrando a Seung, estaban casi llegando al puesto que su “Princesa” le escribió vía Whatsapp, pero lo que vió…¡No le gustó!

—¡¿QUIÉN ES EL JOTO PLATINADO QUE LE ESTÁ COQUETEANDO A MI MUJER EN MI CARA?!

—¿Tu mujer? —Le enarcó la ceja mirándolo como bicho raro y hablándole en su idioma.

—¡MÍRALO! ¡ESE BUITRE CARA DE NIÑA ME LA ESTÁ MANOSEANDO! â€”Le puntualizó exaltado.

En realidad Nikiforova solo le observaba las heridas a Hong y le comentaba que ella también ha sufrido ese tipo de molestias en sus misiones. A los ojos del fedérale, quien estaba algo “celoso” veía todo de otra forma…Una muy distorsionada en sus emociones de enamorado. Sin mencionar que se hallaba con las fibras encolerizadas y olvidándose de toda neutralidad en su acento, otra vez.

—¡Para dónde crees que vas?! ¡Ven acá! —Lo agarró antes de que cometiera alguna locura—. En primera no la está manoseando así que deja de exagerar… y ni siquiera te le has declarado, no son novios para que le estés celando por algo que no se ha dado…

—Pos así que digamos que soy su “novio”, “novio”, “novio”… ¡Pos no carnal! —Seung se fue para atrás como esas caricaturas chilenas tipo Condorito, gracias a esa revelación tan flamante de Leo, y el señor, continuó—. Pero si nos gustamos un buen, ¡ya hemos tenido avances!

—Caminar agarrados de la mano no es tan trascendental, y sigues sin decirle nada. Eso no es suficiente, ¡Idiota! —Lo jodíó rompiéndole su corazón, Seung sacó de su bolsillo una caja de cigarros y se dispuso a fumarse uno de ellos en lo que escuchaba los lloriqueos de ese charro mexicano.

—¡No mames güey! ¡No me presiones, pinche chino K-poper! ¡Estas igual que el otro chino culero!

—¿Quién? ¿Katsuki?

—¡Ese mero, cabrón!, ¿no sé quién de los dos es peor como amigo?

—Katsuki es japonés, yo soy coreano, ambos somos asiáticos, no chinos.

—¡Ya sabes como soy, todos para mí son chinos! —Resopló con ganas. â€”Y yo sé que aún no somos nada, pero pienso declarármele y cuando sea su novio, y más adelante le pida matrimonio porque para allá voy si Dios me lo permite, ella será mi esposa y la madre de mis hijos… ¡Lo juro por mi jefa si miento! —Se sacó el relicario y le dio un beso a la medalla de la virgen, dando su palabra.

—Entonces, hazlo rápido.

—¿Por qué?

El detective frío ante los arrebatos del fedérale, le señaló con el dedo en dirección a esos dos, Guan le dio un abrazo adorable al apuesto oficial de ojos azules, quien encantado lo recibió y en una linda manifestación, le da una de sus mejores sonrisas galantes con un beso en su frente. (Claro, Guan pensó que el joven hizo aquello para quedar bien deliberando que era una niña, ella ya se había rendido.) Se despide haciendo un ademán educado, diciéndole que si necesita alguna cosa que no dude en pedir su ayuda y pronto se vá, porque su capitán le está solicitando reportes.

Eso para Leo… fue la perdición.

¿Y dónde está la rosa guadalupana cuando se necesita?

Como alma que lleva al diablo, fue con esa mujer en un, dos por tres. Le habló en un español demasiado atropellado, casi intraducible para la pobre agente dejándole muy despistada. el Fedérale le revisó, la examinó, hasta le estrujó las mejillas pecositas y terminó por abrazarle; más que todo porque se hallaba muy atemorizado cuando la vio en peligro, pero también por ese contendiente de irises azules.

Guan, le decía que se encontraba bien, que no había de que preocuparse, pero Leo, no dejaba de abrazarla, y en medio de sus apretujones antojadizos, ese mexicano en su conspiradora mente conjeturaba muchas cosas como cierta canción de José Luis Perales:

¿Y cómo es él?

¿En qué lugar se enamoró de ti?

¿De dónde es?

¿Y a qué dedica el tiempo libre?

¿Será que el ladrón se le robará todo como predice el final de dicho estribillo?, Leo de solo pensarlo se le hizo un nudo en la garganta, y abrazó con más fuerza a su amada.

—”Ese ladrón no me la va a quitar”… —se prometió eso mentalmente a capa y espada.

Cambiando de lugar, las cosas para los Kazumas no van para nada bien, lo poco que han recuperado se lo han ido incautando, sus proveedores dudan de continuar con ellos y con ese nuevo golpe (de los tantos que les han dado) desmantelando sus redes con estrategia, la sentencia o el tiempo estipulado por el líder máximo se está acabando cual reloj de arena.

—¡ESTO NO PUEDE ESTAR PASANDO MALDICIÓN!

Akon, en un arranque de ira pateó lo primero que encontró a su paso por la ineptitud de su gente tras esa llamada que recibió avisándole sobre esa redada. No tenían derecho de hablar, más Jay C, quiso hacerlo… Sin embargo…

—¡SON UNOS ESTÚPIDOS DE MIERDA!

—Vamos, Bro… Fue algo pequeño.

Grave error de su parte. Akon, lo tomó por la cabeza y le estrelló su cara con tanta potencia a la mesa, que terminó por romperla y acabó partiéndole la nariz dejándosela muy ensangrentada por la magnitud de su fuerza. Sus hombres o su otro hermano, ni se metieron por el medio.

—¿Pequeño? —Rastrilló esa palabra con rabia—. Te diré lo que es “pequeño” Â¡GRANDÍSIMO IMBÉCIL! â€”Su furia fue desmedida restregándole el rostro a Jay C, nuevamente en lo que quedaba por “mesa” y él, se quejaba del dolor. El sudor que recorría a Raven era sofocante en todos los sentidos.

—¡¡¡POR TUS MALDITAS ESTUPIDECES, LA INAUGURACIÓN DEL BULEVAR FUE UN ASCO!!!, ¡¡¡ESTAMOS PERDIENDO GRANDES CANTIDADES DE DINERO COMO DE TERRENO!!!, ¡¡¡AÚN NO HEMOS CUMPLIDO CON LA META Y EL PUTO DE TRYANNUS, ESTÁ A ESTO DE JODERNOS A TODOS!!! â€”El mensaje implícito de Akon fue claro y dicho mensaje, hizo que se les secara la boca a todos los del clan.

Pronto le soltó, se relajó y sacudió su saco un par de veces para dejarlo pulcro. Jay C, magullado en el suelo, se retiró el rojo que brotaba de su nariz con un pasón de su brazo, y mirando de mala gana al provocador de su herida.

—¡¿Y TÚ QUÉ MIRAS MARICÓN?! ¡SI NO FUESES MI HERMANO, HACE AÑOS TE MANDO A QUEBRAR!

—¡VEN Y HAZLO PEDAZO DE MIERDA, ¡NO ERES MI MALDITO PADRE!

—¡YA CIERREN SUS PUTAS BOCAS! â€”Ahora intervino Raven tratando de calmar a esos toros.

El resto de sus hombres permanecían inmóviles, algo distinto a como normalmente se comportan y no es para menos, nadie quiere enfrentar los tres jefes cuando se encuentran en esos estados.

—Ya lo que pasó, ¡paso!… Pensemos en una forma para remediar todo. —Los perros de mayor rango en esa organización le dieron unas claras advertencias—. Al rato se dan sus puñaladas, por ahora usemos el dinero que tenemos de reserva para saldar la deuda externa con ese tipo, de seguir así, esos policías Imperiales nos harán polvo. Tryannus no es un pobre diablo cualquiera, él no le temblara la mano para matarnos y acabar con todo nuestro Clan.

Los Kazumas necesitaban voltear ese marcador y rápido, necesitaban como sea que sus negocios tomaran vuelo o sino, lo que se les viene pondrán en un hilo sus vidas.

Los Kazumas necesitaban voltear ese marcador y rápido, necesitaban como sea que sus negocios tomaran vuelo o sino, lo que se les viene pondrán en un hilo sus vidas


Oficina de T.C Katsuki (T.S.P.A) – Tokyo /Japón
Abril del 2017 – 10:00 am (Domingo)

—Entonces… ¿Quieres que mantenga mi orden en cuanto a lo que decidí para la Agente Hong?

—Afirmativo.

—¿Y no es mejor decirle a ya “sabes quién” de una vez?

—Esto lo veo muy adecuado, le servirá para que ese necio sea sincero con sus sentimientos y se deje de idioteces. —El detective Lee caló su cigarrillo para sacarse el cabreo que afrontaba por culpa de su enamoradizo subordinado—. Se lo merece, no me ha dejado trabajar bien en estos días.

—Ok, haré lo que me pides. Pero no respondo por los lloriqueos de tu “Federale”, si la Agente Hong se enoja con él por pensar lo que no debe de mi oficial. —Concluyó el T.C detrás de su escritorio buscándole lógica a la “chistosa circunstancia”

—¡Wajajaja! ¡Esto se puso bueno, Chris! ¡Auchs, Jajaja!

—¡Eso va, querido Hamster! ¡Ay me duele mi costilla de tanto reírme!

Como pudieron leer queridos lectores, nos encontramos en una conversa entretenida por un Katsuki, ligeramente impresionado debajo su neutralidad, sirviéndole de sostén un Lee malhumorado, el cual trataba de no “ahorcar” a su mano derecha (el mexicano) y lo que parecen ser una momias mal envueltas mostrando sus caras hinchadas (hablando de Giacometti y Chulanont) resonaron con sus carcajadas, ¿Cuál es el motivo? ¡Ya se lo imaginaran…!

°°°《 Flash back》°°°

💎

Después de esa “emboscada” donde la tierna señorita china resultó ser rescatada por ese apuesto y heroico Oficial ruso de ojos azules, nuestro Fedérale mexicano lo ha tenido entre ceja y ceja, inquietándose a lo tonto o llenándose de recelos bobos. Aptitudes que crecieron cuando al día siguiente Hong con su atuendo de Agente Oficial, fue llevando sus documentos para adjudicar los reportes de su investigación. La joven no está muy familiarizada con la academia y terminó topándose con su salvador.

—Oh es usted…

—¡WOW! ¡ESPERA! ¿E-ERES OFICIAL? ¡PENSÉ QUE ERAS UNA NIÑA! ¡¡¡O.M.G!!! â€”Le habló muy sobresaltada Vicky. La rapidez en sus preguntas era increíble—. ¿DE DÓNDE ERES? ¿C-CUÁNTOS AÑOS TIENES Y QUÉ LE DAN A TODOS LOS ASIÁTICOS AQUÍ?— Y sus reacciones no ayudaban haciendo reír a la Agente.

—Agente Oficial Guan Hong, soy de China, es… un gusto verte otra vez y tengo veinte. Pero creo que no los represento cuando estoy de civil. Ya me ha pasado antes, no te preocupes. â€”Le regaló una tierna sonrisa y Vicky se quiso morir de la pena.

—Debes pensar que soy alguien muy insolente por tratarte como una niña ese dia.

—”Aww Qué bonito”… —Pensó la agente sin dobles intenciones y luego le habló muy gentil —Descuida, hacías tu trabajo.

—Yo soy al que deberían de tratar así…Tengo diecisieste, lo que me hace un Oficial en términos de edades “ilegal”. —Se desplomó en su dramatismo, odia ser la pequeña del grupo.

—”¿E-eehhh? ¿Diecisiete?… Es increíble, no puedo creerlo”…—Ella pensaba que el muchacho tendría unos Dieciocho.

Indudablemente Vicky con su uniforme, con su altura (aunque no es mucha), y con ese corte de cabello, más sus actitudes no propias de princesa, la hacen ver un tanto mayor, Hong inquirió que debe ser alguien de grandes talentos, un prodigio para pertenecer a una profesión hostil siendo tan joven. Ella le dio toques sutiles en su espalda, animándole e instándole cosas buenas. Le cayó en gracia el muchacho.

—Tal vez así te sientas ahora, pero dentro de poco serás mayor… No te desanimes. —Le comento con dulzura —. Y aún sigo agradeciendo su ayuda, realmente fue muy valiente oficial…Ahamm…

—Nikiforov. â€”Respondió Vicky más reconfortada por sus palabras—. Oficial Imperial Nikiforov a su servicio, Agente Hong.

En esa pequeña y amena presentación, Nikiforova le dio una especie de mini tour a la Agente sobre los sitios estratégicos de la academia, ella le volvió a agradecer su intervención aclarándole que en estos días seguirá frecuentando esté lugar para sus investigaciones y el oficial le ofreció toda su disposición en ayudarle en lo más mínimo, disposición que Hong aceptó con una bonita sonrisa y Vicky como era de costumbre reaccionó con sus “amazings” por lo alto.

El que si no estaba para nada contento era Leo, quien vio de lejos a ese ladrón de “mal agüero” merodeando muy cerca de su casi “prometida”, todos los colores estaban reflejados en él y su lado mexicano se esparcía como pólvora en sus comentarios para nada neutrales. Fue corriendo desesperado, hecho un macho cabrío para enfrentarlo, pero sus planes se vieron frustrados. El maldito coreano de su jefe le metió el pie a propósito y lo hizo tropezar estrepitosamente. El ruido no escapó a los oídos de ambos oficiales y del resto del personal.

Hong, llevó sus manos a la boca, hasta se le salió un—: ¡Ay no!, ¡¿Otra vez peleando?! —y debió dejar su diálogo para evitar cualquier trifulca, pero en sí, pactaron seguirse viendo y la cara de “¿Eh?” en Vicky fue muy chistosa, apurado alcanzó a mover su mano de un lado a otro en señal de despedida con la Agente. Como aún tenía media hora libre, partió a la biblioteca a estudiar ese bendito idioma que le cae de la patada, próximamente tendría examen del curso de japonés (uso de honoríficos) y no permitiría que el “cari-bonito” del T.C la molestara.

Cuando Hong arribó con ellos, se encontró con un Fedérale aporreado en su cabeza pregonando lo que parecen ser muchos “insultos” en coreano a su jefe máximo. Ella preguntó lo qué había ocurrido. Él de ojos Marrones no la dejó terminar y en sus caprichos, le exigió sobre él por qué no le llamó para guiarle, pero el Detective, quien preparaba un nuevo cigarro lo desenmascaró diciéndole la verdad y los tres se fueron a otra zona menos transitada para hablar con más “naturalidad”, aunque para Seung fue muy cómico presenciar el como la Agente se traía a tirones por la oreja a ese Fedérale.

—¿Es verdad lo que dice el jefe Lee, Leo de la Iglesia? —Puso una cara entre preciosa y molesta, con esa típica postura mandona que hacen las mujeres cuando quieren rematar a sus parejas…

Leo, internamente se dijo un “Ya valí” porque él sabe, que cuando las viejas (refiriéndose a las madres o las “casi” novias) llaman al que es por su nombre completo, no hay nada que los salve.

—Ahhhg… apf.. ahg… Cl-claro que no. Así no van las cosas, no le creas mi chaparrita. â€””Puto soplón”… farfulló en sus adentros.

—Si no meto el pie, ¿quién sabe qué estarías haciendo en ese momento? —Respondió con apatía fumándose esa cigarro.

—Pues, pues, pues yo estaría defendiendo a mi chaparrita de ese aprovechado y… â€”Soltó todo su caldo mal sazonado por los tontos celos en su ser confirmando lo dicho por su jefe.

—Y a ti, debería darte vergüenza, Leo. —Lo increpó riendo. Hong asombrada, nunca concibió tal cosa del mexicano, más le hizo mucha gracia su comportamiento—. Para empezar no avisé porque tú y el jefe se encuentran muy ocupados, yo puedo bandearme sola, ¡Ah! y por si no lo sabías, el “hombre aprovechado” del que me querías defender, resultó ser un lindo jovencito muy dulce de diecisiete años y ese mismo jovencito fue quien me salvó. —Todavía no creía tal abrupto de su colega.

—¡¿Un…chamaco?! ¿Qué hace un pinche chamaco aquí como Oficial? —Esa no se la espero—. Lo que sea, no me gusta para nada ese tipo, te puede embaucar, los chicos de ahora salen muy atrevidos.

—No entiendo el significado de chamaco… ¡Y no me cambies el tema! —Lo encaró y Leo se escondió de tras del coreano, temió por su vida—. ¿No puedo creer que sientas celos de un pequeñín?

—¡Yo no-n-no soy celoso! … —Guan, entrecerró sus ojos más y más, Leo tragó hondo, sudando frio—. Bueno quizás “tantito”, ¡Pero no lo soy!

—Si claro… —Metió la cucharada su jefe.

En fin, la señorita de rasgos finos le terminó de amonestar, y si ella se llegara a enterar de que le ha hecho algo al inocente Oficial, lo piensa reprender. Leo, intentó de decir algo más, pero esa carita fruncida y los brazos cruzados le dieron a entender su firme postura.

Los días fueron pasando, la señorita Hong se ha hecho muy buena amiga del joven y carismático Oficial que le visitaba a diario en su oficina cuando tenía hora libre de la academia o no ejercía alguna misión, y poco a poco Hong le fue tomando confianza, fue tanta que le llegó a comentar parte de su investigación.

Los cargamentos de droga habían crecido alarmantemente en la ciudad, llegándose a distribuir en muchos lados, necesitaban descubrir las posibles “caletas” en donde eran escondidas y ese día en el operativo ella había detectado otras rutas alternas pero que de no haber sido pillados, hubiesen dado con ellas. Necesita guardar discreción, aparte de requerir respaldo.

Vicky quedó maravillada por la inteligencia de la Agente, le deseó mucha suerte en su ponencia, le aseguró que su trabajo sería perfecto y ella aceptó los halagos un tanto encogida… Solo cumplía su trabajo, pero se sentía bonito que alguien depositara esa confianza en ella y le prometió avisarle de su progreso. Hong con mucho tacto le pidió permiso a Seung Lee, de poder llevar a cabo su plan en el tiempo en que él y su otro jefe auxiliar estén por fuera de Japón por asuntos internos de la D.E.A en E.E.U.U, pero Leo trató de oponerse puesto que no estarían allí para supervisarle, ella se impuso convenciéndole que estará bien y que si lo que le preocupaba era el grado de peligrosidad, hablaría con el Teniente Coronel para que le facilitara algunos Oficiales.

“Oficiales”…y entre esos Oficiales”, hay uno de hebras rubias cenizas comúnmente platinadas y de ojos azules, creo que esa propuesta fue peor.

Leo obviamente le aparentó un poco a su bella Agente, empleando su mejor cara (o más bien una mueca desabrida que no pasó por alto para el coreano) y estando bastante apartado en los baños, se le dio por llamar a Katsuki.

—Contesta cabrón…— se estaba desesperando porque ese japonés no se dignaba a responder, era como la novena llamada, hasta que por fin logró contactarse—. ¡NO MAMES! ¡¿PARA QUÉ TIENES EL PINCHE IPHONE, YUU?!

—¿Ah? ¿Leo-san? â€”Le tocó alejarse un tanto ese aparato escandaloso de su oído o quedaría sordo—. Estaba ocupado organizando algunos papeles desde mi oficina, pero dime, ¿En qué puedo ayudarte?

—Necesito un gran, gran, pero un graaan favor. Es de vida o muerte, compadre. Guan irá para allá hablar contigo sobre… —Le explicó rápidamente las cosas.

Es bien sabido para Yuuri, que cuando Leo tiene su swich en español mexicano sin contención, se encontraba estresado por alguna cosa. Siguió escuchándole y al llegar al punto, el japonés solo pudo alzar su ceja por tal rareza.

—Y como la conozco, lo único que te pido es que no me le pongas cualquier Oficial mano-larga, si son pendejos mucho mejor… ¡Ah! pero nada de asignarle “escuincles” a la redonda.

—¿Eh? Espera…más despacio que no soy mexicano. —Yuuri intentaba traducir lo mejor que podía la jerga de barrio de su compañero a su “español” neutral—. “Escuincle” en México es como alguien “muy joven” o parecido a un “niño”, ¿No?

—Eso mero, es que el güerito degradado canoso con cara de niña que tienes en tus filas y que le ayudó a Guan en el operativo, me le está echando el ojo y… —Yuuri se dio cuenta que la crisis enamoradiza por la cual pasaba su amigo tocó fondo, aunque ya él conoce sus propulsiones.

—¿No crees que estás exagerando con esas medidas? Harás que…la Agente se enoje contigo y lo que has avanzado, lo perderás.

—Oh no, claro que no, ¡Mi amor por esa mujer es enorme! ¡Yo solo marco territorio! ¡Ese joto no me la quitará!

—¿Ah sí? —Dijo muy intrigado.

—Es que si lo vieras, está bien joto el canijo… Con decirte que bota más plumas que Chris. Aunque si admito que el mocoso tira buena pinta.

¡Confirmado!, Yuuri pensó que definitivamente sus ataques de celos son muy exagerados. por otra parte, Leo ha podido distinguir en su adversario varias anotaciones con sus sentidos y si bien, el joven es algo “rarito”, tiene porte, galanura y estilo, sin mencionar su buen rostro como de esos actores de Hollywood.

—Pero yo también tengo mi buen pedigrí, y sí me encuentro con ese ladrón… ¡LE VOY A CHINGAR LA MADRE! ¡Y que me parta un rayo si dejo me quite a mi chaparrita! —Lo decretó—. Ahora si te dejo, Yuu; no le digas nada de esto a Guan. —y colgó.

—Ahamm… ¿Bien?… —y él se pregunta ¿Cómo es que quedó involucrado en estos problemas existenciales?

Yuuri ideaba una forma de salir bien librado de ese “pedido especial” y a la media hora como predijo Leo, La Agente Hong llegó a su oficina a mostrarle parte de sus progresos. A ciencia cierta a Yuuri le gustó mucho su esquema, era muy detallado, lo que se espera de alguien como ella según las percepciones de Seung y Leo. Pero aún se quebraba las neuronas sobre el cómo le hará para cumplirle a ese cabezadura de Leo su promesa y entonces… 

Los toques en la puerta delataron la presencia de otra persona.

—Permiso para entrar, Señor.

—¡A lugar!

La voz fue inmediatamente reconocida para Yuuri y la conejita Nikiforova, ha de ser su salvación.

Avanzó con ellos haciendo el saludo protocolario, le entregó ciertos recados de Crispino y de Felstman. Observó de reojo a la Agente, le saludó muy alegre y ella le devuelvió el gesto de la misma manera. Yuuri nota ese ambiente ameno entre ambas chicas, no puede ser más perfecto. El T.C Katsuki tomó la vocería, recapitulando los hechos, y con su orden le dispone a Hong, los servicios de Nikiforova para su cometido en la investigación. Vicky se puso alegre, el que Yuuri la tomara en cuenta le da una buena señal de que está ejerciendo bien su labor. No le va a fallar y tampoco a la Agente Hong.

—Notifícale a Nekola que también participará en esta misión.

—AMAZING!!! ¡¿Ahh?!.. ¡Digo! ¡No se preocupe, señor! —Se moderó muy chistosa con la pose militar, de Guan salió una risita y Yuuri soltó un suspiro flexible por esos arranques ella—. Ya verá que mi compañero y yo haremos un gran equipo para la Agente Hong, ¡No le defraudaremos!

—De mi parte trataré de guiarlos lo mejor que pueda. —Enunció Hong, muy profesional.

—¡Perfecto! —Concretó y luego miró a su rebelde oficial señalándole con su dedo acusador—. Eso sí, no busques problemas Nikiforov, te conozco. Sueles hacer cosas de “más” en donde no se te ha solicitado.

—Mooh~~ pero si me he portado muy bien, no me he volado las clases de Richelieu y ni he peleado con el gatito…digo, el Cabo Primero Plisetsky.

—Igual te lo estoy advirtiendo, guerra avisada no mata a “conejo”. ¿O te recuerdo todos los chascos que has pasado?

Ahora bien despreocupada, esa mujer posó sus manos detrás de su crin en lo que continuaba hablando con su jefe regañón, Hong callada en su lugar solo podía sonreír reparando un poco al T.C. 

Siempre lo ha visto como alguien muy serio y neutral, pero en esta ocasión sus rasgos están serenos aun si lleva a cabo la reprensión. Ella cree que se deba al oficial, el joven Nikiforov es alguien impulsivo y su edad influye mucho. Pese a todo pronóstico, también puede notar el buen trato que se dan…

《Sin embargo, cuando Guan…escuchó cierto fraseo de los dos conversadores…》

—Descuide T.C está ante su mejor oficial.

—Eso espero, Vickytoria Nikiforova.

《 Ella volteó a mirar al joven oficial muy pasmada y con gran confusión…》

—Un…momento… ¿Y-y-yo escuché mal? ¿Vickytoria?—Exclamó con ese interrogante en su cara. Vicky también se la quedó mirando bien despistada hasta que su olvidadizo cerebro al fin, reaccionó.

—Ups! ¡Qué torpe! —Esa mujer chocó su puño con la palma de su mano en un ademan bastante chistoso y propio de ella—. Cuando me presenté por primera vez, lo hice usando mi apellido base en masculino, el cual es Nikiforov; y como todos acá me nombran así, lo dije por inercia en vez de usar participio femenino, “Nikiforova” o decir mi nombre como tal, que por cierto… Es Vickytoria.

—Eso… significa que eres… que eres…

—¿Una chica?… Of course, my lady!!! —Respondió sin tanto cuento.

—Pe-pero ¿y el uniforme? y, y, y…

—Es una historia laaaaarga por contar Agente Guan, siento mucho no haberle aclarado las cosas. —Juntó sus manos contenta—. Pero si gusta tengo tiempo para explicarle… mire, lo que pasó fue…

—¡Ok!, ¿Y yo no existo…? ¡Ya creo comprender un poco al señor Feltsman, y sus rabietas con la “Señorita”!

La coneja atolondrada acaparó la atención de la bella china del bosque que se perdió. Ambas le dieron un olvido olímpico al superior, y por último Katsuki, quien se quedó con su ceja levantada y acomodado en su sillón, pensaba deslindadamente que Vickytoria era o es alguien único en su especie.

Una vez que Guan, recibió las aclaraciones de la menor, se pudo enterar de lo más básico por ahora, Yuuri de poder dejarles continuar su tertulia, lo haría, pero el deber llama. Alguien debe poner orden en este manicomio. El T.C carraspea haciéndose sentir, las dos señoritas dan con sus ojos y la culpa las embargó. Yuuri culmina la pequeña reunión sin mucha cuantía con distintas órdenes para cada una y finalmente, él queda satisfecho al efectuar lo tratado con Leo.

¿Siendo Vicky una chica, no hay inconvenientes o sí? ¡Eso deliberó!

《Fin Del Flash back》


💎

Tras ese recuento de los hechos y el saber por dónde va la “tabla” en nuestro presente, Seung Lee en el día de hoy fue hablar con Katsuki para que no le siguiera las aguas a ese Fedérale, le describió como era el físico de la “supuesta” amenaza para Leo, Yuuri precisó esa ecuación en su cabeza y le aclaró que el joven apuesto era en realidad, una “jovencita” de belleza andrógina, muy particular.

Lee, quien ahora sabe de primera mano sobre Nikiforova, tiene razones de peso para cometer su juicio. Chris y Phichit (no estaban invitados pero se pegaron al chisme como los paparazis que son) pensaron de la misma manera que el coreano y Yuuri, insistió que a sus colegas les gusta armar tormentas de agua en donde no las hay…

Total, el detective se fue a su laburo, dejando solos al T.C y sus dos hombres de confianza. Ellos seguían revisando sus estudios sobre esa simbología o del modus operandi del Clan Kazuma y en lo que realizaban aquello, también hacían sus posibles hipótesis de la sorpresa que tendrá Leo, cuando conozca realmente a su “rival”

—¡Ja, ja, ja, ja aún no supero esto, chicos! —Empezó Phichit con el jaleo.

—Y según Leo, Vicky bota más “plumas” que yo, pero igual la tiene en la mira, Jajajaja. Al menos esta vez, me comparó con alguien bello. —Se burlaba bien descarado aquel demonio de ojos verdes aceitunos.

—Leo, es un exagerado asi como Vicky-San, tiene un imán para los “problemas” —Mencionó Yuuri mientras tecleaba. El diminutivo o la forma tan apacible del como hizo el comentario, retumbó en la cabeza del par de shipeadores—. Y ustedes deberían concentrarse en su trabajo.

—Luego lo hacemos, más bien… háblanos de ese pequeño detalle. —El moreno y el rubio se pusieron en frente de Yuuri.

—¿Cuál detalle? —Detuvo su teclear, mínimo intuyó que esos dos, ya pintaban algo en su contra.

—De “Vickytoria” a un bonito “Vicky-san” no es algo muy propio de ti, querido Yuu~~. —Sospechó el suizo muy maligno y el tailandés prosiguió en la misma escama.

—¿Y últimamente te hemos visto menos amargado con nuestra conejita? ¿Alguna cosa interesante que el acusado tiene por decir?

—Negativo en civil, ya pónganse a trabajar. —Los ignoró y retomó su tecleo intensivo.

—¡Yuuuuuuuri!, ¡No seas aguafiestas y suelta la sopa! â€”Se ofendieron hasta la médula.

El par reclamó, querían saber todo. Yuuri se mantuvo serio, aunque se maldijo a sí mismo por su descuido y ahora no podrá despegarse a esas dos lacras hasta que no le saquen información. Pero siendo honestos, él hace rato que ha estado cambiando gradualmente con la pequeña y lo sabe. Yuuri, para variarles el tema y darles duro en su ego, les recordó que si lo siguen molestando, les repite la misma hazaña de la otra vez (recordando el acuerdo que hizo con Vicky, fue divertido tenerla de monitora.)

Esos dos chillaron, haciéndole la señal de la cruz llamándole “monstruo mal influenciador de conejos” y Yuuri, no pudo hablar porque preciso en ese momento, Vicky hizo acto de presencia cruzando por esa puerta muy escandalosa.

—Ohayo Gozaimasu, Katsuki-Tōrikusan!!! —Gritó animada con una mano en lo alto.

—Vicky… San. —Musito Yuuri en las nubes y los otros tuvieron un respingo horriblísimo llegando a saltar de lado por esa vocecilla de su castigadora.

Vicky observó a Yuuri. Él obtuvo un pequeño sonrojo cuando la apreció con su ropa de civil. Traía el cabello recogido, portaba unos lentes de lujo sobre su cabeza y llevaba puesta una camisa de hombreras manga larga blanca. Se la arremangó estilo “tres cuartos”, el largo de esa prenda llegaba un poco más abajo de su cola y solo optó por abotonarse cinco primeros botones dejando al descubierto su cintura y vientre tonificados, también usaba jeans azules en tubo algo desgastados, con unas botas negras a un cuarto de pierna y de tacón delgado dándole un look fresco como retro, se veía atractiva capturándole por completo.

Ella le sonrió, le gustaba ver ese efecto adorable en Yuuri, pero luego intuyó que su jefe no estaba solo, ese par de malvados también estaban allí y sin más, afilo sus picaros ojos dejándoles asustados, aún sigue algo enojada por lo del traje de conejito y eso por ahora, ¡No se le olvidará!

—Vaya, vaya, vaya. Mira nada más a quienes tenemos por aquí, ¿Cómo están, par de pécoras?

—¡H-hola linda V-vicky! —Soltaron las dos ratas con susto al retroceder como tres pasos… La “cordialidad” en Vicky era aterradora.

—Veo que están bastante mejor, les lucen las vendas, se les ven divinas. —Mencionó sarcástica y elegante al acercarse con su dedo posado en sus labios acorazados…—. Les realzan mucho sus facciones, caballeros… Yo solo espero y con eso, aprendan la lección.

—¡NOOOOOOO! ¡YA NO MÁS LECCIONES!

—¿En serio no quieren más?, ¿para mí no es ninguna molestia? —Se hizo la humilde.

Yuuri dejó la mano izquierda tocando con sus dedos el escritorio y con la otra disimuladamente se tapaba su boca, como si fingiera pensar dentro de su aura indiferente, pero en realidad el muy hijo de puta ocultaba su risa. Ver a esos adultos temblando ante esa pequeña figura, no tiene precio alguno. Vicky continúo con más dardos ponzoñosos, los dos mayores intentaban defenderse y Yuuri tramó con clara tentativa de nombrar a Vickytoria como su monitora definitiva en las clases cuando fuese a impartir los castigos a ese par. No lo negará, le encantó trabajar con ella.

—¡VICKY, ERES MALIGNA!

—¡NO TIENES CORAZÓN!

—No, no lo soy. Soy una estudiante muy “práctica” que seguía órdenes y aplicaba la “practicidad” enseñada por mi jefe bonito-amargado en ustedes. —Los mató con ese bateo imprevisto mientras caminaba al puesto de Yuuri, poniéndose detrás de su escritorio con un puño en su cadera, la sobrante sostenía los documentos y el puchero enojón relució. Eso a Yuuri sí que le llamó la atención, pensando que su pupila era muy recurrente en usar su “frase”.

—¡VICKYYYYYYYYY! ¡NO SIGAS SUS EJEMPLOS! â€”Chillaron al tiempo.

—Se merecen eso y mucho más por lo que nos hicieron, ¿Cierto Katsuki-San? —Dijo eso apoyando su codo en el hombro de su superior bien fresca, Yuuri al elevar su rostro dando con el de ella, se coloreo de rojo otra vez y Vicky, le guiño un ojo siendo cómplice de la fechoría. Él pronto comprendió, y con una diminuta sonrisa sincera, asintió.

—¡Yeiiiii! ¡¿Lo ven?! ¡Katsuki-San, me dio la razón! —Les ganó la jugada mostrándose risueña, maldadosa y victoriosa.

—¡Oh por Buda!, ¡Es el fin del mundo, Chris! —Susurró en bajo Phichit.

—Yuuri es un Hijo de la que sabemos y ahora con Vicky de su lado, ¡Esto es el acabose! —También hizo lo mismo Chris—. Capitán, hagamos una retirada digna por ahora y luego veremos cómo atacamos a Katsuki.

—¡Si, mi Mayor!, debemos re-plantear la ofensiva.

Los chiflados improvisaron su partida diciendo que tenían muchas cosas por adelantar, la carrera que pegaron fue de atleta y Vicky se despedía de ellos en japonés con un “Hasta luegoooo~, Caballeros“… en medio de su escapada, Phitchit le escribió a Yuuri por Whatsapp, este leyó el recado botando un vaho cansado.

—Hamster: Â»Te salvó la campana Yuu, pero la guerra sigue y no escaparás del interrogatorio.

Ok Â«:Katsu—

La situación cada día se complicaba más y más presionándole de la manera más “desdichada”, los pilares en Yuuri se estaban desmoronando y por el cómo van las cosas, era cuestión de tiempo para que esos dos le extraigan todo con lujos y detalles. Pero, mientras pueda reservarse sus sentimientos para él, no hay problema. Vicky lo trae a tierra con sus gestos simpáticos, ella daba una última despedida a son de broma y Yuuri en silencio se vio salvado por esa oficial.Cuando acabó el chasco, él por supuesto, inició la conversación.

—Byeeee~~~ ¡Par de cobardes!

—Vicky-san...

—¿Ah? ¡Dime!

—¿Puedo saber a qué debo la grata presencia de tu visita?

—¡Oh, es cierto! —Le entregó los papeles.

Si bien es domingo y es su día libre, tenía que entregar su diario de campo y su ficha actualizada con todos los operativos, misiones y casos que ella ha resuelto hasta a la fecha como parte de su condición “bajo prueba” y que no la degraden por incumplimiento.

—Diez notificaciones resueltas de diez, nada mal, felicitaciones por tu trabajo, Vicky-San.

—Arigatou gozaimasu, Katsuki-Tōrikusan! —Se puso feliz.

—Y veo que has practicado el uso de los honoríficos y tu japonés.

—¡Obvio! ¡A los Nikiforov nada nos queda grande, te dije que podría con tu idioma del mal! —Se auto-alabó inflando su pecho muy orgullosa—. Y miiiiiraaaaa, mira, mira. Gané mi exameeeen~~ —Se lo mostró con una conducta bastante infantil.

Yuuri observó la hoja, y después a esa bonita señorita quien seguía con su carita contenta esperando alguna felicitación. Se le notaba su esfuerzo por mejorar, más él es… tan seco y de nulo tacto, que ni se dio cuenta de ello y habló bajándola de su nube.

—“3.0” es una nota mediocre que inventaron los del estado para no tirarles el año a muchos estudiantes… —Ese fue un comentario cruel de todo profesor (siendo él, uno de esos) y la niña con las morisquetas quejonas dibujadas en su cara, quería masacrarlo—. Pero en comparación de ese “2.5″, has avanzado.

—¡Yuuri malvado!, ¿Por qué eres así? —En serio quería llorar, esas lágrimas retenidas, sus ojos acuosos de huevo frito o su nariz rojita no mienten y terminaron por prenderle ese sentido preventivo, a Yuuri.

—Tú querías una opinión, yo solo te estoy respondiendo. —Le miraba con tranquilidad aparente al tiempo que se puso de pie para ir con ella, pero…

—¡ESA NO ES LA FORMA DE TRATAR A UNA DAMA! ¡INSENSIBLE! â€”La hizo llorar, y giró su rostro para el otro lado.

—“¿Y ahora qué hice?”… —Fue lo que pensó en su lógica razonable—¿Ehh… tú sueles decirme que no eres una “princesa”? ¿y que tampoco te trate como una?

—¡SI!, ¡PERO HAY MOMENTOS DE MOMENTOS, YUUUUU~RIIIIII! â€”Le dio la espalda en medio de su arrebato y siguió llorando.

—¡¿Ahhh?!….Yooo… —Se amilanó y no sabe cómo dar una pronta solución—. ¡L- lo siento! ¡Lo siento! Â¡G-Gomen! Etto… ¡N-no soy bueno relacionándome o e-expresándome con l-los demás!, aunque lo que dije de la mejora si fue sincero ¡P-pero realmente no f-fue mi intención!, y…y …

Explicó con muchos tartamudeos sus disculpas, Yuuri por momentos se sintió en los zapatos de su hermano Kouji cuando intentaba contentar a su esposa Lucy (Viendo que Kou, quedaba en crisis y no salía bien librado), ¡Y no! ¡No se confundan!, Yuuri solo usó ese contexto como un ejemplo, tampoco es que llegase a tal magnitud con Vicky… pero ¡Hey!, ¡El hombre estaba apurado!

¿Y hablando de la platinada?, ella, regía desde su lugar, solo escuchaba a ese joven sin mirarle a sus espaldas, y una sonrisa floja escapó en sus hipeos. En lo poco que ya lleva lidiando a Yuuri, sabía que es él muy descuidado o frío en sus respuestas; o que también, cuando se percata del “daño” causado o quiere solucionarlo, se pone nervioso y muy inseguro. Mostrándose así, más consciente en sus sentires.

Verle eso, ha hecho que desde hace un tiempo para acá, le tomara algo de cariño a ese japonés, y ella no se lo dirá o al menos no por ahora… Solo que él debe aprender a tener más delicadeza o escoger las palabras adecuadas, no puede ser tan “nefasto” y negligente en su honestidad.

—¿En serio no me mientes? —Se volteó mirando muy seria a su superior cuando limpiaba sus lágrimas con distinción.

—Yo… —EL acusado se empequeñeció y masajeaba sus dedos con esa aura de Vicky ejerciendo presión—. ¡L-lo juro!

—¡Ok!…¡Te creeré! —Le arqueó su ceja olvidando todo en un segundo—. Pero tienes que aprender a ser más considerado con una dama o con cualquier persona cuando te pidan… Â¡Cier – tas – o – pi – nio – nes! â€”Cada sílaba era un golpe que daba en capricho al pecho ajeno.

—¡Itai! ¡Itai!, ¡Itai!… ¡Ok!, ¡Ya entendí, Ya entendí! —Él se protegía de sus ataques.

—¡Eres el superior!, ¡Los superiores siempre son atentos con sus subordinados cuando van en post de mejora para motivarlos!, ¡y más si son jóvenes o señoritas como yo! ¡SEÑOR CUADRICULADO! â€”Y así como a un niño pequeño, le castigó estrujándole sus mejillas o se las estiraba a sus anchas.

—¡Auch!… Eso… duele. —”Solo le faltó que tomara cualquier cosa felpuda y me lo lanzara a la cara. No ha cambiado en ese aspecto”… 

Pensó eso último para él. Se acariciaba sus pómulos quedando realmente rojo por ese acto irrespetuoso de su pupila.

—Y agradece que no tengo mi peluche a la mano Yuu~ri. —El karma, ese karma ha tomado una postura perrísima restregándole sus propias memorias a su estampa. La careta que puso Yuuri fue de puro pánico con resignación y su castigadora continuó.

—De niña solía dar muchos peluchazos a mi papá cuando me hacía estas gracias y… A un viejo amigo.

—¿Un…viejo amigo? —Hablo sin querer en voz audible.

Vicky no vio problema en contarle y Yuuri no sabe el “por qué” o el “cómo”, pero esto no le dio un buen presentimiento.

—En Rusia yo tuve un amigo. O bueno… Él era mi único amigo en ese momento… Le decía “Mr. Chubby” en broma por ser alguien de ojos bonitos, “rellenito y apapachable”. 

Oh… eso congeló al Teniente Coronel, ella aún lo recuerda… Yuuri se mantuvo callado escuchándole todo.

—No recuerdo mucho su rostro o como se veían otras partes de su físico en sí, pues él usaba muchos tapabocas o cosas que lo cubrieran del frio. También era alguien muy bueno conmigo y muy amigo de mi papá…algo como su mejor pupilo. Pero me desesperaba que a veces fuera tan seco en su modo de ser… ¡Así como tú lo eres con el resto, sin darte cuenta! —Le volvió a reclamar.

—L-lo siento. —Se disculpó de nuevo, el “yabai” mudo de su boca ha emergido, esto para él no es nada bueno y como cosa perdida le preguntó por ese “amigo”, ateniéndose a las “respuestas”—. ¿Y qué fue de…ehmmm… tu amigo? ¿Si es que puedo…saber?

—No lo pude ver más por cosas de su trabajo, y cuando murió papá tampoco pude saber más de sus recados… —Vicky jugueteaba con sus dedos al rozar el marco del escritorio y continúo su dialogar—. Quizás con el tiempo, me olvidó y también olvidó su promesa de volverme a visitar y tocar el piano para mí mientras yo le bailara o tal vez, por ser en ese entonces una niña, no me consideró verdaderamente como una “amiga”, en realidad no lo sé. Al menos quiero creer que me olvidó por lo primero y no por lo último… —No le miraba, más para Yuuri era certero que la sonrisa de su oficial era de por lejos, a las alegres que ella le da, fue una entristecida.

—”Katsuki Yuuri… eres el imbécil más grande del mundo”… —Se recriminó por eso.

La conciencia en forma de clavo le fue martillando su alma y ahora menos se atrevía a contarle de su pasado o de ese primer encuentro de ellos… Él temió. Temió por muchas cosas, y lo que más temía era perder la buena relación que ha restablecido con “la señorita”…Creó una tormenta en su cabeza, dando por hecho que ella lo odiará. Pronto, Vicky levantó su faz extraviada eliminando todo desánimo, encontrándose con un Yuuri que sin definir, se veía en apariencia “neutral”, pero que por dentro estaba muy asustado, y le eternizó su bonito “regaño”

—Anyways!…son cosas mías, no preocupes. —Hizo un gesto de abaniqueo con su mano para espantar sus pensamientos menguados—. Si algún día me lo encuentro, quiera o no ¡Lo haré hablar! …Ah y aun no resolvemos lo tuyo. —Ella ahora se ha puesto en frente de él, muy segura de sí—. Lo que quiero decir con lo anterior es, que tienes que ser más sutil en tus opiniones cuando sean para bien y mucho más, si la gente que te rodea es cercana a ti como tus familiares, amigos, o colegas, Yuu~ri. Serás mi jefe, pero eso no te impide codearme como a una colega y nos estamos llevando mucho mejor, eso me lo dijiste hace un par de días, ¿no? —Vicky le indicó y Yuuri asintió—, ¿Lo ves? y por eso no es bueno que lo hagas, ¡Tómalo como un consejo de amigos!

—Lo tendré muy…en cuenta. â€”Dijo muy avergonzado.

—Más te vale. —Le picó su nariz en venganza.

—N-no hagas eso…—Se la tapó con rapidez poniendo una cara enfurruñada—. ¡Y no abuses de mi confianza!

—Ehhh~ te gusta picotear mi bella nariz y mi linda frente, pero no te gusta que te lo hagan a tí ¿Verdad?, que genial es la venganza, ya sabes lo que se siente y pienso hacerlo más seguido. —Se divirtió con las expresiones de su jefe, más ella retomó el tema—. Pero voy muy en serio con eso Yuu~ri, estaré vigilándote. Si yo puedo de apoco con el horrible idioma japonés, tú puedes con ese “aspecto” aunque no será nada sencillo, y por más que te ayude, dependerá de ti abrirte a los demás o no. —Concluyó riéndose.

—”Ella es más directa que mi maestro con los consejos y las reprimendas”… — Fue su reflexión en lo que mantenía todavía sus manos en su nariz.

—Bien, ya te entregué mi tarea, y ya charlamos, ahora si me voy.

—¿Eh? ¿Te irás?

Vicky asintió, le comento que Guan, Emil y ella (obviamente) observarían las rutas en el día de hoy para así tener una idea de cómo iniciar los escrutinios de la supuesta caleta de droga en el día de mañana. El lugar es concurrido, uno muy visitado por los adultos jóvenes, acordaron usar un atuendo adecuado para la ocasión y no llamar la atención en los ciudadanos o gente del mal común.

—¡Taran!, ¿Y qué te parece? â€”Ella le desfiló muy despampanante y giró sobre de sí para acabar con una magnifica pose—. Me veo bien, ¿eeeh? ¡Si viviera en Rusia, mi tía no me dejaría usar estas outfits y aún estoy indecisa si mantener el cabello recogido o dejármelo suelto! —Se lo mencionó muy emocionada esperando un bonito comentario.

—Ahh… yo…creo que ¿Está bien? —Fue lo primero que se le ocurrió.

—Oh… ya veo.

El semblante de Vicky bajó sus ánimos otra vez, sin perder su sonrisa y Yuuri se quiso dar una bofetada a sí mismo con algo como: “¡¿En serio solo le dirás eso, Katsuki?!”

Ella pensó que las otras dos debilidades de su jefe eran: hacer que diga lo que siente en plena conciencia, y que fuese “abierto o espontáneo”… Dicho juego, parecía la representación de un curioso cuento, uno donde el japonés era un príncipe o caballero que estaba limitado por un hechizo del mal convirtiéndolo en un sapo por no hacer frente a sus defectos (conózcase como cerrarse a la banda) además de su seriedad, que por momentos era amargada; y la rusa, era la bella princesa o la damisela que buscaría ayudarle a superar esas dificultades, no sabemos si al final usará un beso como en el relato original u otra estrategia para variar, de lo que sí estamos seguros es que sería un trabajo largo y complicado…

—¡E-espera! —Ese aspaviento la descolocó. El hombre empezó a juntar sus índices muy inquieto en lo que buscaba las palabras exactas—. Yo…lo que realmente intente decirte es, que eres una joven prodigiosa que sabe cuándo y cómo relucir lo mejor de cada atuendo y esta no es la…excepción. Pienso que es muy…muy de tu estilo —Logró reivindicarse—. Y creo que si haces esto. —estando en frente con mucha sutileza, le desarmó el tomate dejándole caer sus hebras plateadas. â€”Te verás más… simpática… —finalizó al acomodarlas. â€” Bueno… Eso creo… Yo…no soy experto en estas cosas…

Ahora ella fue quien se enrojeció, hasta su rostro se complació y el que se atreviera hacer aquello rompiendo su estampa formal, fue muy adorable de su parte.

—Gracias por la sugerencia Yuu~ri!, —Le miró enternecedor—. Entonces me lo dejaré… así, solo porque tú me lo dices.

—Ehhmm… —Yuuri no pudo soportar la bonitura de esa mujer, sus orejas y mejillas se prendieron en un gracioso carmín poniéndole muy tímido al momento de coordinar sus palabras acartonadas o sus movimientos. Le acompañó a la puerta como buen caballero, le abrió cediéndole el paso y ella solo reía por sus actitudes.

—¿D-de qué te ríes?

—De nada en particular. —Mintió, si tenía un motivo.

—Ese “nada” me suena a otra cosa.

—Pues sigue pensando Katsuki-San. —Le volvió a puntear su nariz y salió corriendo por los pasillos antes de que ese superior japonés cuadriculado intentara regañarle.

—¡D-D-DEJA DE HACER ESO, NIKIFOROV! —El tic en su faz rojiza denotaba su carga.

—¡JEFE AMARGADO NO SEAS ASI! ¡Y NOS VEMOS MAS LUEGO! ¡TE PONDRÉ AL TANTO DE LO QUE HAGAMOS EN LA MISIÓN PARA QUE NO TE PREOCUPES! â€”Y Vicky en su huida, gritaba muy alto perdiéndose de su vista por completo.

—Esta niña es todo un caso… —Fue lo último que expresó medio ceñudo con sus manos en los bolsillos mirando a la nada por un minuto, suspiró y regresó a su oficina a continuar sus revisiones pero… â€”. Y yo soy un “tonto” por… Seguirle la cuerda. —Al final, acabó sonriéndose bobamente de su suplicio.

Retomando con nuestra conejita en plena fuga (y con Makkachin de llavero cuando pasó por el a la guardería), dijimos que a ella le gusta ver a Yuuri en esta faceta. Bien, con esto que hizo, terminó de ratificar esa fascinación curiosa. La platinada no borró de su cara la boba expresión por la travesura inocente realizada a su jefe y no por malo o por quererse divertir (aunque que si lo disfrutó). De pronto su intensidad se deba a que quiere derretir en su totalidad la coraza severa y cerrada que el “Yuuri serio” se ha auto impuesto.

Capas de hielo gruesas que se han ido derrocando con cada ascenso lento que ella ha dado y lo han aproximado al verdadero “Yuuri”…Ese que alguna vez le platicó Phichit, y que poco a poco se muestra más y más ante ella.

Su curiosidad se desbordaba de sus contenedores con los nuevos detalles a descubrir en Yuuri, su jefe puede que sea toda una eminencia en su profesión, y que se muestre seguro en varios asuntos pero ha de seguir siendo un ser humano que también tiene sus límites, límites que ha detectado empezando por su naturaleza solitaria u aislada…

Una que comprende a la perfección, pues ella también ha estado en esa zona apartada por mucho tiempo a su propia prevención por el ambiente elitista en el que creció. Sin embargo, en lo que respecta en su pequeña e ingenua mentalidad… Deseaba ayudarlo a ser más abierto y solo hay un camino para ello…

La cuestión era, que estando en su posición de una simple oficial o una camarada para él, frenaría muchos de sus recursos, a ella le agradaría ser más cercana… Como una amiga, ¡Si eso es! ¡Quiere ser su amiga! ¡y no cualquiera!, ¡una incondicional con la que pueda tener más confianza e ir mucho más allá para que domine esas inseguridades…! ¿Y por qué no? ¡También quiere que él sea su amigo!

Será algo amargado, serio o regañón, pero es una gran persona, de buen corazón, con un sobrino precioso y no se piensa rendir, le ayudará lo más que pueda. Y si para ello le toca pedir asesoría a Chris o Phichit en su locura, ¡lo hará! ¡Está decidido!

—¡Bién, Príncipe Yuu~ri!, ¡Prepárate!… ¡Porque esta princesa llegó a salvarte! —Se dijo eso para sí.

Traspasó el gran portón encontrándose con Hong y Nekola saludándole a unos metros de ella al final de su travesía…

Traspasó el gran portón encontrándose con Hong y Nekola saludándole a unos metros de ella al final de su travesía


Alguna zona de mala muerte de Shibuya â€“ Tokyo /Japón
Mediados de Abril del 2017 – 12:00 am (días después)

🔥Operativo: Sombra.

🔥Grado:B+

🔥Objetivo: Desmantelar las “caletas” donde ocultan la droga, y averiguar más datos sobre el Clan Kazuma o la organización para la cual trabajan.

Nikiforov y Nekola guiados por la habilidosa Agente Guan Hong y otros oficiales de peso (enviados por cortesía de Katsuki) ahora estaban por dar rienda suelta a la estructura que planearon como resultado de ese primer sondeo, sondeo que hicieron en los días anteriores estando civil en aquel lugar concurrido y popular de Shibuya.

En efecto, los tres jóvenes en la compañía de Xiang, la mini-chow chow, Santo, el chiguagua y Makkachin, el caniche, fueron descartando las rutas analizadas hasta a dar con dos de ellas, la primera era una red pequeña que distribuía el material empacado y listo para vender a sus proveedores, Xiang y el santo siendo los perros oficiales con especialidad en rastreo de droga, atinaron con todos los estupefacientes mostrados por Hong, Makka no será rastreador de anfetaminas o alguna sustancia pero su instinto de oficial guardián entrenado para combates estaba alerta en caso que sus compañeros perrunos, le necesitaran (esa fue la orden de su dueña rusa)

Por suerte en esos días y noches no ocurrió ningún imprevisto, pudieron tomar pruebas y demás, que los condujeron a la segunda ruta. Está cumplía su función de resguardar toda la materia prima sin procesar en grandes cantidades. El lugar estaba retirado, en un punto estratégico donde los policías del FPJ muy poco lo transitaban. Tenían a mucha gente armada allí custodiando lo mínimo, Hong no le pareció prudente entrar, Nekola pensó lo mismo eran demasiados y por mucho que estuviesen de civil ellos se darían cuenta y, necesitarían más apoyo. Nikiforov sin dudar, les comentó que podrían platicar esto con Katsuki (siendo él un experto en redadas, no les vendría nada mal una que otra guía bajo su mano) y por decisión unánime aprobaron esa propuesta.

Entre otras cosas, alguien estaba muy desesperado en Volver a Japón, después de enterarse por boca de un coreano sobre quien estaría protegiendo las espaldas de su amor.

—¡NO MAMEN! ¡¿ESTA CARCACHA VOLADORA NO PUEDE IR MÁS RÁPIDO?! â€”Leo se exaspero—. ¡SI SÉ, ME VOY EN AVIANCA!

—¿Y todos los mexicanos son así de gritones? —Soltó como si nada Seung, al momento de reclinarse en su silla—. ¡Ya relájate!, Hong está en buenas manos.

—Si tu…Güey, como no es tu novia la que peligra en manos de ese joto empalagoso.

—Sí, sí, lo que digas, igual no me gustan las mujeres. —Lo fregó—. Solo te diré, que cuando te des cuenta de que todo este tiempo estabas equivocado con el “oficial”, querrás darte un golpe de esos … Mmmm ¿Cómo es que les dices?

—¿Guajoloteros?

—¡Eso! ¡Y yo estaré allí!, ¡apuntándote con mi dedo con un: “Te lo dije”! —Le dio la estocada final, Leo resopló a su comentario, en serio quería llegar rápido.

Después de la exitosa captura en la primera ruta, cuando Katsuki supo de los reportes hechos por Nekola y Nikiforov, más lo mencionado por Hong por todo el informe arrojado, a los tres les felicitó y les dio vía libre para avanzar a la segunda fase con ciertas modificaciones ya que el mismo los dirigiría desde el cuartel general y los mandaría con sus mejores hombres de apoyo.

—Somos algo así como unos supervisores del operativo, señor Katsuki? —Infirió Emil muy emocionado con su cara brillante sintiéndose superheroe.

—Afirmativo. En sí, serian auxiliares. —Contestó el T.C Katsuki.

—AMAZING!!!! Â¡Eso significa que Nekola y yo estamos libres! ¡Genial! —Esa fue la desvergonzada de Vicky.

—Negativo…—La regañó Katsuki—. Nekola y tú son parte importante de dicho operativo, más les recuerdo que la agente Hong, es quien los supervisa de modo indirecto bajo mis órdenes y en caso de que ese planteamiento surgiera, Nekola si dispondría de esa posibilidad, pero tú no. Eres muy impulsiva, por eso Feltsman no suele dejarte sola y yo menos.

—¡Mooohh~~¡Eso No es justo! —Se quejó con un bonito mohín en su rostro y mudamente en sus labios formo un “jefe amargado”.

—Ya fui claro en mi orden.

—¿Permiso para alegar a mi defensa? â€”Intentó Vicky persuadirlo con su encanto natural.

—Denegado. —Respondió Yuuri—. Y llora todo lo que quieras, pero no me convencerás. Fin de la discusión, Nikiforov. —Él ni la miró por estar pendiente a los documentos clasificados y ella se desplomó como siempre al suelo.

—”No me gusta este Yuuri, me agrada más el Yuuri tiernito… Mhhhmmp”… —Pensó Vicky para ella y gimoteando en sus pucheros.

Hong y Nekola rieron por las actitudes de su amiga y le dieron palmaditas animosas sobre su hombro para tratar de consentirla. A su modo de ver la situación, pensaron que el Jefe era alguien muy agradable una vez que lo lidian mejor y…

"Ah, se vé linda"

—“Ah, se vé linda“… â€”Caviló en sus adentros ese hombre reservado en lo que la observaba—. “¿Y así ella pretende que la trate con la seriedad de una oficial?”… —Katsuki riendo en medio de su sobriedad, deliberó que realmente algo muy fuerte debió de atraerle en la jovencita para tenerle esa “paciencia milenaria”

No obstante, es el superior, y por mucho que le dé un pesar “chistoso” en esa rebelde conejita, debe marcarle su autoridad. El T.C dio las últimas instrucciones al trío de jóvenes para marchar con el plan, y prepararon todo lo necesario para que las sorpresas no los tomaran por la borda.

Él por su parte, también realizaba su propia “secuencia de los hechos” tras ir en estos días a la cárcel penitenciaria de máxima seguridad en Japón, para hablar con Sullivan al lado de Phichit. El ambiente fue cargado dentro de la corrupción del lugar, Yuuri le mostró las imágenes o pedía más datos sobre ese Clan y la organización para la cual trabajaban. No habló mucho, pero le advirtió que si “ellos” no se han manifestado como se debe… es porque estarán evaluando algo usando a ese clan de “marionetas” y en cuanto a la simbología, él solo recordó haberle visto a uno de esos locos la estampa de animal… Un reptil y al usarlo en sus víctimas o atentados, era su carta de presentación. Saliendo del lugar, ellos pudieron hablar en confianza.

—Plisetsky tenía razón con los indicios al igual que Nikiforova.

—Eso reduce el número de variables de la simbología a buscar, T.C.

—y por ende a las órdenes y organizaciones criminales existentes e incluso se enlaza con el viejo caso que los de arriba en su momento, archivaron…

—¿Te refieres al caso que llevaban nuestros ex-jefes? ¿El de Kouji y Andrei?

—Sí, Chulanont… A ese me refiero y de poder enlazarlo que se atengan a las consecuencias. —Lo dijo carente de toda gracia que no fuese de animadversión.

—Yuuri… —Phichit, sintió una mala punzada tras mirar la faz obscurecida de su amigo y sus ojos fríos sin ninguna clase de vida….

El camino cada vez se tornaba más negro… reabriendo esas heridas y ese demonio que lleva contenido esperando a ser liberado por muchos motivos buscando justicia y una muy personal. Phichit solo desea que la situación no se salga de control para Yuuri, y que esa laguna obscura que vivió alguna vez hace muchos años por los fatídicos sucesos que atravesó, no se vuelvan a repetir.

Hasta ahora se ha mantenido relativamente “tranquilo”, pasó por mucho para poder estar sobrio o permanecer sin crisis de ansiedad severa, o de cometer alguna locura bajo tratamientos (que desde hace dos años para acá los ha suspendido por las jornadas laborales), además de tener a su sobrino Yuuki consigo, como una motivación para no recaer en “aquello”, diciéndose un “estoy harto de seguir así” y no ha sido fácil.

Y más, si hay personas por parte de la familia de su fallecida cuñada, Lucy, a quien apreció mucho en vida, peleando su custodia por atribuciones injustificadas. Nunca apoyaron a su hija dejándola prácticamente sola y al enterarse de su relación con Kouji o más adelante del deceso de la joven pareja, todo reventó para mal queriendo pagar su arrepentimientos por la vía rápida y era, cuidando al pequeño… Pero Yuuri, no permitió que se lo quitaran…

Yuuri, aún está en espera de alguna salida mal esbozada de esa gente, preparado para cualquier cosa y peleará con garras o dientes para defender a su sobrino. De que no los separen contando con la ayuda de su familia y de su hermana Mari, como excelente abogada en este tipo de casos y sigue en ese proceso… él más que nadie lo sabe.

Y sabe que ha sido fuerte de espíritu…

Contra todo pronóstico logró anteponerse sobre la adversidad, de los golpes y heridas tanto físicas como emocionales, llevándose así el premio mayor de seguir vivo, de mantener preventivamente a Yuuki al lado suyo como lo más importante en su ser y de ganar su merecido reconocimiento como el mejor de los Oficiales más jóvenes que hay en su país tras mucho trabajo duro…

Estos cinco o casi seis años tuvieron más espinas que rosas.

Y el año en curso con la llegada alegre de Vickytoria a su vida, Phichit sabía que Yuuri ha ido recuperando su esencia gentil, mostrándose más “ameno” con su personal y superando su barrera solitaria con el nombre de un sentimiento tan cálido y propio del ser humano por el cual todos pasamos, y quizás solo gracias a esa simpática mujer, apenas lo esté experimentado por primera vez en sus veinticinco años. Sin embargo…Lo anterior podría cambiar las cosas.

Yuuri es por default, terco y extremadamente egoísta cuando quiere lograr su cometido, haciendo a un lado todo valor positivo y eso le preocupaba o en caso tal esa “sombra” del pasado se tope en su camino;  allí si no habrá nadie que lo detenga…

Por eso Phichit, no dudará en jugar sus cartas, y claro le ayudará en aquello, también quiere justicia pero sin dejar de brindarle o recalcarle esos puntos a Yuuri, como su polo a tierra o conciliador de su conciencia.

Los días han sido en parte, muy agitados para los superiores.

Ahora con eso explicado, el escenario nos trae devuelta aquí, en el principio de todo con el operativo en su fase final. Los tres chicos vestían el uniforme ESMAD, fueron rodeando de apoco la zona con el esto de oficiales, Xiang, y santo al lado de Hong se fueron por delante con un puñado de su gente para rastrear más implementos ilícitos, cosa que hallaron como el chance ganador de la lotería, Makka iba con ellos. Nikiforov y Nekola comandaban al resto de muchachos para neutralizar a los bandidos y así tomar ventaja con anticipación. En su caminata encontraron a mucha gente que fue explotada a trabajar en la producción de los estupefacientes (eran esclavos) En otro lugar, para ser exactos en uno de los cuartos entrelazados, estaba uno de los Kazuma, era Akon. llevaba la contabilidad de las pérdidas y ganancias obtenidas, o guardaba el dinero en varias maletas con ayuda de sus peones… Pronto la sirena sonó, avisando de la trifulca formada entre la policía ordinaria y los del F.E.G.I contra sus hombres.

—¡Jefe, nos atacan!.

—¡Joder! â€”Rabió, ahora sí está fregado con la maldita suerte.

Tomaron las maletas bajo las órdenes de ese Kazuma. En plena balacera, muchos hombres de ambos bandos caían como domino y la sangre no dio espera para teñir el espacio con su llamativo color, algunos como Nikiforov y Nekola intentaban proteger a los civiles evacuándolos por las salidas alternas. Ellos se comunicaban con Katsuki desde su puesto de control, les indicaba que hacer y como comandar al resto en lo que mandaba brigadas de respaldo, también llevaría a Phichit y Chris con él.

La riña continuó, se intensificaba con el pasar de los minutos, los del clan protegían con su vida a su jefe quien tomo una ruta alterna, y termino encontrándose con Nikiforov, Nekola y Hong seguido de otros más.

—¡DEJEN ESAS MALETAS!, ¡QUE NADIE SE MUEVA! â€”Habló Guan, en voz alta con su arma a la mano.

—¡SOMOS DEL F.E.G.I EN CONJUNTO DE LA D.E.A!, ¡PONGAN SUS MANOS EN ALTO! —Complementó Vicky arrodillada y apuntándole al jefe—. ¡QUEDAN ARRESTADOS POR ENRIQUECIMIENTO ILÍCITO Y TRÁFICO DE DROGAS!

—¡LO MISMO VA PARA USTEDES, DESGRACIADOS! —Concluyó Nekola usando su fusil. Makkachin, Xian y el santo estaban en posición de ataque al igual que los otros oficiales, están acorralados.

—¡Ja! lo que faltaba, que unos mocosos me digan que mierda tengo que hacer… â€”Dio un par de pasos a ellos con su gentío detrás suyo listos para cualquier tiroteo y no dudó en sacar sus dos armas semi-automáticas—. ¡MATENLOS A TODOS! â€”Los sonidos estruendosos, la masacre y la adrenalina se juntaron en un solo cóctel de emociones peligrosas, cada quien tratando de sobrevivir a cada proyectil impactado—. ¡QUE NO QUEDE NI UN PUTO TOMBO VIVO!

Las cadenas rechinaban, la droga en paquetes de polvo era desperdiciada o esparcida por los tiros al aire, los vidrios se rompían, los artefactos violentos acompañados de esa fuerza bruta no daban tregua, Akon intentó huir por una ruta auxiliar pero no contó con que Vickytoria fuese rápida, alcanzándole y otorgándole una patada a su izquierda, eso lo desorientó haciéndole perder sus pistolas, más no se quedó quieto.

Vicky, demostraba fiereza en sus puños o patadas, a veces repuntaba Akon y en otras Vicky, pero el hombre teniendo más experiencia en sus yaks consecutivos y en combate, jugó sucio tomando de los contenedores, esa arenilla blanca arrojándosela a sus ojos azules. Ella quedo aturdida, con ardor, el tipo aprovechó para atacarle, dejándole muchos golpes y la estrelló contra un bulto de químicos procesados listos para ser combinados con el perico, la marihuana, entre otras sustancias.

Vicky, estaba en problemas, problemas muy serios… Ella guardó la calma al ver a Nekola con dificultad, él quería ir de una a su dirección, y Vicky le hizo una señal camuflada de esperar en su escondrijo. tenía algo en mente… Dejó que el patán se le aproximara y le tomara por su ropaje acercándole a solo centímetros de su rostro.

—Te voy joder malnacido, y luego iré por el resto de tu comarca.

—E-eso lo veremos Tramposo. Â¡HEAHH!

—¡AHHHGR, MALDITA ESCORIA!

En ese punto, Vicky ya se había armado con uno de los vidrios rotos que estaba regado en el suelo y le rajó la cara Akon con todas sus fuerzas. El dolor fue intenso nublándolo por la cólera, ha golpeado a Vicky en el bajo vientre muy violento, allí mismo le dio otro puño a sus costillas y una bofetada rompiéndole su boca y dejándole un moretón en su pómulo. Vicky, rodó muy lejos él, y pese a que el malestar la ha dejado sin aire, ella escupe el rojo de su boca, se rió por su cometido y a través de su intercomunicador, le explicó a Nekola rápidamente su nuevo plan.

Akon aún mantiene una de manos en su rostro ensangrentado producto de esa jugada, cuando logra salir de ese lumbral molesto, lo miró con desprecio, despotricando miles y miles de blasfemias.

—¡Me las vas a pagar! ¡¿Acaso no sabes con quién mierda te estas metiendo, desgraciado?! ¡SOY AKON KAZUMA! ¡LÍDER DE ESTE CLAN!

—¿Es-tás…seguro que soy un desgraciado p-para ti?, Cariño… —Lo provocó—. Porque esta “desgraciada” aún tiene mucho por dar.

—U-una mujer… —Se sorprendió sintiendo que miles de piedras le azotaban su cabeza… â€”. Eres una maldita mujer! —Akon Kazuma, jamás se concibió tan indignado… ha peleado con centenares de hombres y ninguno pudo tocarle su rostro o hacer tal estupidez, el que fuese una mujer la de semejante audacia, logró que su poco raciocinio hiciera erupción. No podía permitir tal burla.

—¿Quién es el gallina ahora?

—¡TE VAS ARREPENTIR!

Corrió tomando lo primero que se encontró en el suelo, dispuesto a acribillar a Vicky, ella aún no se recuperaba de esos golpes tratando de retroceder y en el momento justo, apareció su amigo Nekola embistiéndole como toro usando su hombro y mandándolo tan lejos que termina rompiendo más objetos por su paso..

—¡Vickyyyyyy! ¡Eso fue demasiado arriesgado! â€”Emil le dio su mano para ayudarle a pararse.

—Te estabas… d-demorando, ¿eh? —Se quejó un poco de su malestar e intento no preocuparlo con su estilizado humor.

—Esto no le gustará al jefe Katsuki, ya sabes que él fue muy claro contigo.

—No te preocupes, ya veré como me arreglo con él.

Akon, se puso de pie más cabreado que nunca, y fue con ellos. Emil fue certero en varios golpes, Vicky a veces hacía de señuelo y aunque combatían en equipo, vieron que hombre les superaba en habilidades físicas, era como pelear contra una máquina de guerra blindada, los mandó de una al suelo y en segundos se hallaban rodeados por sus matones, más la caballería de Hong (con el extra de la brigada comandada por Katsuki, Chulanont y Giacometti) llegaron al rescate.

Akon odió perder, y viendo que la balanza estaba a favor de la ley no le quedó de otra, más que dar la retirada tomando todo el dinero con sus hombres.

—¡SE ESCAPA EL ENEMIGO! —Gritó Hong soltando sus tiros a su izquierda auxiliando a Nekola.

—¡IRÉ POR ÉL! —Prendió motores Nikiforova con Makkachin.

—¡VICKY ESPERA! ¡NO VAYAS SOLA! â€”Dijeron el Mayor suizo y el Capitán tailandés al tiempo que acabaron con la vida de cuatro tipos. Ese par movieron sus fichas con su grupo yendo más atrás.

Vicky pretendió impedirlo, Akon seguía huyendo, y ella logró alcanzarlo en la misma ruta. el hombre se dio cuenta que le seguían y entregó su maleta (de las veinte que cargaban sus secuaces) dando aviso de que no lo esperaran, de que se fueran a su fortaleza y que entregaran el paquete a sus hermanos.

Él se quedó esperando a esa mujer pacientemente, y algo alejado en un sitio poco explorado. Nikiforova caminaba con una pistola que le provisionaron al pecho, Makka estaba atento y de las sombras aparece Akon. En los forcejeos hace que ella pierda su arma y en un mal movimiento, el golpe que recibió hace minutos atrás en su bajo vientre emergió haciéndole parar y caer de rodillas. Akon le miró por última vez, él debe admitir que esa chica fue muy atrevida en hacer lo que le hizo, y de querer matarla lo haría sin tregua por cierto truco que tiene bajo de la manga, solo que vió innecesario usarlo y no le convendría que la policía sepa de sus planes.

E igual no quiere eso con ella… Él se ve tentado en castigarle de la peor forma.

—Tu amo debe adiestrarte mejor… —Sus pasos eran lentos notando la rigidez y el miedo en aquella joven, como un conejito apresado a punto de ser devorado por el lobo.

—N-no te tengo miedo. —Le encaró Vicky aun con sus nervios menguados a la expectativa.

Respiraba errante y cerrando uno de sus parpados para enfocar mejor su vista mientras Makkachin, gruñía, mostrándole sus caninos al malvado humano y encrespó sus garras preparadas para atacar.

—Te lo advierto chica policía, lo que me hiciste en mi rostro no lo pasaré por alto. ¿Sabes que les pasan a las preciosas como tú? —El cuerpo de Vicky tembló por la declaración mal habida que el líder Kazuma mandaba—. ¡TE TENDRÍA SOBRE MIS PIERNAS Y TE FOLLARÍA TAN DURO, QUE NO SABRÁS QUIEN TE DESGARRÓ!

Ella en su mente quería correr, pero sus extremidades no respondían, Makka ladraba con más insistencia y él…

Él ya se veía en las mil y un posiciones con esa joven, pues viéndole su rostro le pareció exquisito. 

Quiere corromperla, quiere profanarla, quiere saciarse, jactándose en lujuria e inmoralidad y que sufra en carne propia sus azotes.

—Ya lo pensé mejor…vendrás conmigo y te haré gemir desde ya, como la perra que eres… Â¡ESO TE LO JURO! â€”Trató de hacer un amague hacia ella dando por hecho su sentencia y…

—¡¡¡SOBRE MÍ CADÁVER TE LLEVAS A MÍ OFICIAL, PERRO INFELIZ!!! â€”El Teniente Coronel, Yuuri Katsuki, apareció marcando territorio y dando tiros a Akon sin restricciones y Vicky susurró su nombre cuando se vió milagrosamente salvada.

— Â¡CARAJO! â€” protestó, en mala hora le dañaron sus planes.

Akon, pudo escabullirse a tiempo de esa interminable balacera, pero no contó con mucha suerte, dos de esas fueron certeras dándole en su brazo como hombro, y se fue definitivamente del lugar teniendo la batalla perdida, con varios oficiales dirigi...
By Sharayanime

Akon, pudo escabullirse a tiempo de esa interminable balacera, pero no contó con mucha suerte, dos de esas fueron certeras dándole en su brazo como hombro, y se fue definitivamente del lugar teniendo la batalla perdida, con varios oficiales dirigidos por Giacometti o Chulanont comiéndole sus pasos… Pero esa promesa la piensa cumplir cueste lo que le cueste.

El lugar ya fue controlado por la mayoría del F.E.G.I o del FPJ, Yuuri fue con Vicky, muy alterado, preguntándole de todo. Ella le aparentó en medio de sus miedos estar “bien” sonriéndole pero no le funcionó, el dolor en su zona baja pudo más que su buena intención, aunque en sí, ella se asombró al verle reaccionar de ese modo con el canalla. 

Su jefe no es de los que revelen agresividad en su rostro. Sin embargo, cuando Yuuri fue a buscarle en el instante que el desgraciado lanzó esa amenaza directa y explícita para ella o cuando él, intentó tomarle a la fuerza para llevársela, lo sacó fuera de sí y de todos sus conductos.

—E-en serio, estoy bien… Señor, Nghh…—Insistió ella manteniendo su faz adorable o eso tanteó, y otra vez el dolor volvió arreciar sacándole un quejido. El apretar de sus parpados lo demostraba.

—¡No mientas y ni finjas falsas sonrisas conmigo, Vickytoria! —Yuuri ni la dejó hablar más. Pasó el brazo de ella sobre sus hombros para que se apoyara en él y luego el T.C agarró con firmeza su costado—. ¡Te dije claramente que no hicieras cosas que se salgan de tus manos! ¡¿EN QUÉ PENSABAS, MUJER?!

—Pero…

—¡NADA DE PEROS!…—Bramó seco y algo liado—. ¡Ahora mismo iremos con la brigada de salud para que te revisen y no quiero querellas!

—Sí, s-señor. —No pudo contradecir a esos ojos marrones autoritarios.

El operativo obtuvo un ochenta porciento del éxito esperado, fue una lástima que el dinero quedase en manos de esos bandidos, al menos la caleta (la cual fue de las más grandes, hasta ahora) ha sido desarticulada y los civiles que fueron explotados laboralmente como esclavos, están bajo custodia de las autoridades. El T.C dio órdenes a varios cuadrantes móviles de radiar la zona, orden que fue diligenciada por Chulanont y Hong, esa gente no puede huir tan lejos pero, al estar bajo su territorio es probable que logren burlarlos (de modo temporal), Giacometti y Nekola junto a Makkachin, realizaban un escaneo exhaustivo al lugar con los de criminalística y algunos de la DEA buscando más pruebas…El resto estaban siendo revisados por las brigadas de salud.

¿Y Vicky?

En contra de su voluntad, era examinada a petición de Katsuki por la Médico Yang, la hizo descubrirse del torso para arriba dejándole con su top negro reglamentario. La magulladura que ya tenía colores violáceos, verdes y rojos que recibió en su vientre o a un lado de sus costillas, fue peligrosa… Donde ella no llevase el chaleco puesto, quizás un órgano se hubiese desprendido por el impacto del golpe, le dio un recetario, le aplicó relajantes musculares (que con el pasar de los minutos le provocarán somnolencia) curó y limpió con analgésicos los moretones en su rostro o su pómulo roto. Recomendó delante de Katsuki, el dejarle reposar mínimo tres o dos días por prevención para hacerle monitoreo (protocolos de rutina) Vicky quiso quejarse, pero la mirada de Yuuri fue severa y con ello entendió que no podría hacer nada.

Yang se retiró diciéndole a Vicky que se mejore, que no haga movimientos bruscos, que hiciera caso a las órdenes de su superior y dejó solos al par de oficiales, ella debía atender a más heridos. El prudente silencio en esa carpa improvisada se rompió cuando Yuuri, abrió su boca exteriorizando su enojo, aunque ese enojo tenía tintes de genuina preocupación.

—¿Por qué será que nunca haces caso a las recomendaciones que te doy? —Se acercó al borde de la cama sentándose, mirando de lado a esa muchacha rebelde quien estaba recostada y arropada en sobre las sábanas—. Esa maniobra fue peligrosa y “estúpida” —El enfado se notaba en su voz, Vicky intentó enojarse por su última expresión para nada cortes, más Yuuri no le dio espacio, sus siguientes palabras le dieron una respuesta concreta a Vicky del por qué dijo, lo que le dijo…—. ¡¿En qué rayos pensabas?! ¡¿Y si en vez de quedar solo con él, te encontraras con más de sus matones y armados?! ¡¿POR QUÉ NO PIENSAS ANTES DE ACTUAR?!

—L-lo siento, señor.

—”Lo siento”, “Lo siento”, “Lo siento” ¡SIEMPRE DICES LO MISMO!

—Ehhh… —Jugaba con la orilla de esa tela blanca… Ella sabría qué le volvería a regañar, pero era peor si no le comentaba toda la verdad. Respiró profundo y le comentó con su acostumbrada “gracia” las cosas para aligerar el mal sazón—. Creo que… tomar un vidrio roto, rayarle su cara con eso y decirle “tramposo gallina” al líder del Clan Kazuma, no fue…buena idea, ¿cierto? â€”Le observó con ese rostro de “yo no rompo ni un plato” y Yuuri, más amarrado en su voraz deseo, arrastró la palma de sus manos por su faz fastidiada.

—Me lo temí…no fue buena idea.

Yuuri, pensó que Vicky le sacará canas antes de los cuarenta y su postura austera con ella se afianzó.

—De acuerdo. Seré franco contigo. ¿Recuerdas lo que te dije cuando estábamos en Hasetsu o cuando participaste sin mi permiso en aquella redada?

—Que no siempre puedo basarme en… ¿Mis impulsos y que esto no es un juego?

—¡Afirmativo!, ¡y lo de hoy sigue confirmando mis razones! ¿Quieres que Felstman te devuelva a Rusia? ¿Eso quieres? ¡Porque puedo ahorrarle esos trámites al General, yo podría encargarme de aquello y esto no es amenaza! ¡Es casi un hecho, si continuas así!

—¡NOOOOOOO! —Negó con fuerza tanto en voz como con su cabeza al asustarse con esas preguntas y sus oraciones, ella lo vio muy capaz de hacerlo—. ¡N-no quiero!… p-pero el enemigo escapaba con parte de las pruebas que tú necesitabas y…

—¡¿Y TÚ CREES QUE ESO ME INTERESA, AHORA?!—Se reveló—. ¡ME IMPORTA MÁS TU INTEGRIDAD O TU BIENESTAR QUE CUALQUIER MALDITA PRUEBA! 

¡Listo!, volvió a delatarse por segunda ocasión, Vicky se quedó callada tratando de procesar eso y Yuuri intentaba serenarse como sea o de maquillar esa sincera opinión con otras resoluciones…Vicky lo pone al límite de sus emociones.

—Lo mismo aplicó para el resto de mi personal sí están en peligro.

—Yuuri, yo… ¡Ahg! —Ella intentó sentarse más su dolor se alzó en contra y el superior no la dejó haciéndola reclinar, si se ponía en esa posición, sería incomodarla por lo de su vientre o su costilla.—¿No… Se supone que estés enojado conmigo?

—Lo estoy. —Le afirmó y pronto suavizó sus facciones a una más aplacada viendo la actitud apocada en la joven—. Pero el hecho de estar enojado no me hace un desposta. Estás herida, debes cuidarte y seguir las indicaciones.

—Aun así….Yo…

—Escúchame, Vickytoria…—Le paró tomándole por su rostro para que le mirara, puesto que lo que le diría era muy serio—. No siempre puedes estar en todas… No eres una súper policía por más que intentes colaborar o dejarte llevar por las emociones, ni yo con todos los galardones que tengo, tampoco puedo hacer esas justas. Estamos expuestos a que nos maten día tras día o nos hieran de gravedad. Debes pensar con… cabeza fría antes de actuar o sino, eso traerá a futuro graves consecuencias, y no lo digo solo por ti, ya que serias la principal afectada. También podrías poner en riesgo a tu equipo o incluso a civiles au nsi tu intencion es protegerlos. —Le ajustó las cuentas.

Solo por esta ocasión, optó por ser más blando en su accionar, le liberó su rostro y ella bajó su mirar.

—Contaste con suerte esta vez, no abuses de ella, tampoco de mi paciencia o de mi confianza, porque todo tiene su límite y el mío se va copando… —Le advirtió de buena forma. Puede que Vicky le interese o que ella sea alguien solidaria y carismática, más debe ponerle las cosas en claro en su profesión, así eso resienta por mucho, el avance que ya llevan.

—La próxima vez no será un sermón como lo de hoy, ni sanciones, y menos ejercicios. Aún no me conoces cuando me enojo por cuestiones laborales y si eso llega a pasar, allí si me odiaras con gusto, tanto, que ni querrás darme el saludo y a mí me valdrán “cinco” tus quejas… El que seas la consentida de Feltsman, la hija de mi ex-jefe o cualquier otra persona, no te da garantía de nada estando bajo mis órdenes… ¿Quedamos claro, Oficial Nikiforov?

—Sí… Señor Katsuki…—Vicky no tenía ni idea de cómo hablarle o tratarle. Apretaba con desgano la tela blanca que le cubría, eso Yuuri pudo notarlo.

El decidió dejar las cosas así, esperando que eso al fin, la hiciera concientizarse. Él muy en el fondo no quiere llegar a ese “extremo” y no lo desea, debido a que él odia ese “lado” de sí mismo… Puede ser alguien realmente frío e hiriente cuando toma medidas radicales, pero con Vicky se puede esperar cualquier cosa… y él solo ruega al cielo de que jamás, pase.

—Por cierto…—El tono empleado en la voz de Yuuri llamó la atención en Vicky—. Ese… Canalla cuando te dijo aquello, lo habló muy serio. Con esa gente no se juega… Deberé informar a Phichit y Christopher de que abran una circular roja en los aeropuertos, en las sucursales de las prefecturas de Tokyo o en los puntos de migración en su contra. Yo por lo menos, no pienso permitir que él haga tal barbaridad contigo.

—Yuu…ri…—Preguntó en voz menuda y con dudas a su superior—. Tú crees que él… intente cumplir su amenaza de… ahamm…¿De eso conmigo? —No podía ocultar su vergüenza al tocar el escabroso tema o el miedo que sintió cuando se vio a solas con ese hombre y Yuuri, supo percibirlo.

—¡Quiero ver que lo intente! —Se expresó tajante conteniendo por mucho su soberbia—. Y si el tal líder de los Kazuma cae en mis manos o le veo hacer tal cosa hacia a ti, usaré mi katana y le castraré sus partes. ¡No estoy bromeando! —Lo dijo crudo y no mentía con eso.

Yuuri no dejó que le viera su expresión mosqueada de la repulsión que le dio al revivir ese momento, girándola a un lado de ella. Él continuaba apoyado en el borde de la cama usando sus brazos de soporte, uno de estos estaba muy cerca de la mano de Vicky y ella pudo apreciar el estrés de su jefe…

Sonrió sintiendo que esas tribulaciones fueron drenadas de su interior, debido a que esas palabras de Yuuri, las tomó para sí con mucho regocijo, inconscientemente le confesó que la protegería y ella con ese mariposeo inexplicable recorriéndole por todo su cuerpo, se estremeció…

—¿Huh?

Yuuri, de la nada, sintió un roce sutil y el peso de más, volteó otra vez en dirección a Vicky y notó que su pupila agarró de una forma muy gentil el dorso de su mano con la suya, manteniendo una minúscula sonrisa y soltándole una tenue frase.

—Tranquilo, todo estará bien…Yuu~ri… Tú…Siempre me proteges, ¿eh?

Ella, cuyo azul estaba posado a la mano ajena, continuaba con ese amable adornado a aquel hombre honorable que tiene por superior… Las caricias sutiles sobre su dorso ayudan a deliberar en Yuuri los contrastes que hay entre sus dedos o sus palmas, y pese a que son distintos, también muestran una simpática armonía, como si encajaran la una con la otra para estar unidas entre sí… Presenciarlo tan cerca y de esa forma fue para él, algo valioso. Vicky no paró de agradecerle por defenderla, su voz encantadora dejó a Yuuri ensimismado, olvidándose de toda molestia y prestándole atención a esa pequeña de ojos azules que de alguna manera, siempre termina desarmado ante ella.

Al final, esa joven oficial lo mareó muy a su estilo arrollador, diciéndole que el cínico que le amenazó, deberá hacer alarde de sí mismo para lograr su fechoría, porque ella estaría preparada y que además, cuenta con un bonito caballero guardián para protegerla de todo mal.

—¡Vi…Vicky – San! â€”El comentario fuera de lugar lo pone rojísimo hasta la coronilla, que rompió el instante separando su mano de Vicky.

—¿Qué tiene de malo? ¡Eres muy tierno cuando te expresas asi, Yuu~ri! —Esa muchacha indiscreta no se detuvo con sus halagos.

—¡No lo soy! —Se mantuvo en su posición, bien renegado—. ¡No soy tierno!

—¡Si lo eres!, eso que dijiste fue muy adorable y valiente, lo que te hace alguien tierno. —Le empezó a bromear. Aunque en sí, le gustó oírlo—. Eres… más sincero cuando te abres a las personas, aunque lo haces sin darte cuenta. Mmm…¿Será qué…? —Especulo muy traviesa posando su índice en sus labios—. ¿En vez de picotearte con mi lindo dedito, deberé besar tu refinada nariz para romper ese hechizo de amargura que hay en ti y así te muestres a mí como el noble y dulce príncipe que eres, Yuu~ri? ¿Dime? ¿Qué debería de hacer?

—“Ella dijo, ¿Be-besarme?”… —¡Bien!, ¡ahora si lo fulminó!, fue demasiado para su sistema cuadriculado—. ¡Nada de besos o picoteos! ¡Es…es una orden! —La sentenció.

—Moohh~~ ¡Yuuri amargado! ¡¿Por qué eres así?! Yo como toda una princesa refinada, trato de recompensarte con un dulce beso en la nariz o en tu mejilla como buen caballero y tú no te dejas. Así no se puede. —Fingió quejarse muy indignada con su jefe.

Pero ya previó ese ardor timorato en él y la risa le ganó con todo dolor en su vientre o costillas. Yuuri negó ante sus ocurrencias, ya ni sabe qué hacer con esta muchacha. Acaba todo rendido, soltando el aire sofocado, y diciéndole que debe organizar minucias para partir con los demás. Buscará a Nekola y Hong para que ella pudiera irse con ellos en una furgoneta que les dejará a su facultad. Oh, pero, antes de que el abandonara el sitio, tratando de huir como el cobarde que es cuando su pupila se pone en ese plan bromista… Vicky hace un esfuerzo por tomarle nuevamente de su mano.

—Muchas gracias, Katsuki-san, espero seguir viendo mucho más ese lado noble de ti… No lo ocultes.

—Será mejor que descanses. —Desvió el tema, quiso decir algo pero se reservó la apreciación—. y que aproveches estos días de relevo, Vicky-san. —No añadió u agregó fraseos, más él sonrió y no dejó de sostenerle la suya por unos minutos….

Después, hizo un asentimiento, uno corto a modo de despedida, abandono la carpa con una buena sensación, y en lo que caminaba un par de pasos resguardando una mano en su bolsillo, no dejaba de abrir o cerrar su otra extremidad articulada muy entretenido, y de la cual aún emanaba la tibieza de la señorita bonita de joyas azules. Calidez, que él quiere seguir descubriendo…

Y continuaría divagando, a no ser que…

—¿Hey? ¿A dónde se fue ese Kamikaze de cuello blanco?

—Quizás salió cuando nos distrajimos contabilizando las otras fotos.

El roedor y el demonio sensual que tiene por amigos estaban mal escondidos a una esquina de la carpa chismoseando lo que no deben (si, alcanzaron a grabar parte de la linda charla) y delataron su ubicación por sus voces en alto. Yuuri y el par de hombres cruzaron miradas, la de Yuuri fue extinguida complementada por una mueca, solo que no sabríamos decir si era rara, seria o ambas. Dio media vuelta y prefirió seguir de largo, procurando la retirada. Está demasiado fatigado para sostenerles sus coloridos e imprudentes interrogatorios sobre su vida, “amorosa”…según ellos.

En cambio las miradas de Phichit y Chris decían a leguas “purpurina rosa intensiva” persiguiendo a su víctima.

—¡ALLÍ ESTÁ!, ¿QUÉ HACEMOS ,MI MAYOR? â€” preguntó Phichit como si no supera lo que harán.

—Lo de siempre, querido hámster… Â¡A POR ESE JAPONÉS!… â€”Gritó con gusto Chris y fueron tras él.

—“Hammm… esto será largo” … —Mentalizó Yuuri consigo mismo.

Y ahora su marcha aceleró metiendo primera a todo en una velocidad tan increíble que Phichit y Chris ya parecían papeles desganados llegándose a tropezar de cara al suelo. La muchedumbre del lugar quedó impresionada por las habilidades atléticas escapistas de su jefe.

—Ese Yuuri… sacó el “Ninja de la aldea de la hoja” que lleva por dentro. —Botó un Phichit muy quejón, tomando muchas bocanadas de aire—. Pero no te preocupes Chris, porque si él se cree Kakashi, yo seré Jiraya, Â¡Y LE GUSTE O NO, LE TOCARÁ HABLAR!

—Siempre y cuando me expliques, no tengo ningún problema. Ja, ja, ja. —Chris obviamente no entendió esa referencia (no es gamer, tampoco es amante de las series de anime, de los comics o de series realistas/Live action como esos dos) pero igual, se rió.

Total, ya habrá más días para indagarle lo mínimo a ese japonés… ¿No?, esa fue la conclusión en mutuo acuerdo entre el Mayor con su Capitán…

 esa fue la conclusión en mutuo acuerdo entre el Mayor con su Capitán


Campus principal de la (T.S.P.A ) – Tokyo / Japón
Mediados de Abril del 2017 – 10:00 am (2 días después)

Él día parece tener buena pinta, y claro que lo tiene… Los oficiales que participaron en esa misión les dieron cuatro días compensatorios, lo que significa que están de civil, disfrutando de su vagancia…digo reponiendo sus fuerzas. Pero no todos seguían la misma tónica… Katsuki Yuuri, es de aquellos que no les gusta desperdiciar el tiempo, y adelantó lo más que pudo en archivos o reportes logrando así un nuevo record (tomando en cuenta los comentarios de Chris y Phichit.)

El hombre, ahora se encontraba “libre”, hablando con Seung Lee y poniéndole al tanto de todo. Usaba meramente la camisa blanca, el pantalón de su vestuario Imperial, y ambas manos en sus bolsillos (con la mochila de Yuuki a su espalda). Podía darse ese gustillo de ser menos “formal” al no tener un calendario fijo en su agenda, e igual, ya había terminado todos sus pendientes.

La conversa era entre otras cosas, tragicómica… Seung Lee no dejó de desahogarse sobre los ataques de celos tontos de su federal, Yuuri, le explicó que su compañero siempre ha sido algo “pasional” para todo y por ende, en cuestiones de esta índole lo era, el doble. Seung Lee bufó, botando ese humo blanco de muy mala gana y Yuuri con su semblante relajado, le daba ánimos al pobre coreano. Oh, pero el dolor de cabeza Seung Lee, se intensificó cuando vio al mexicano ir en dirección a ellos, con lo que parece ser un…¿bate? y los perritos Xiang y el Santo, detrás de él. Aparte iba Chris riéndose y por último Phichit, que cargaba en brazos a un Yuuki muy triste como llorando en silencio.

Yuuri cuando los vio, se extrañó por ese cambio en su pequeñín. Phichit le explicó que hubo un accidente con su amiguito felpudo (el señor Kobuta, fue víctima de algunos perros labradores oficiales) estaba “mal herido”, de allí a que Yuuki llorase. Yuuri le habló paciente, Yuuki escuchó su voz, y pronto dejó los brazos del moreno para ir con su tío, quien lo alzó consigo y el niño se aferró a él como si no existiera más nadie en el mundo. Se veía muy entristecido por su peluchito. Le habló quedito e hipeador con su naricita roja producto de la humedad y le pidió el favor, de que si él podría ayudarle a curarlo (reparar en este caso) pero Yuuri, tiene nulo conocimiento en hilos y agujas… él es bueno buscando soluciones prácticas, y no en estos asuntos. Se le salen de sus manos.

—Ehhh esto será un serio problema“… â€”pensó él pobre hombre apenado, en lo que le daba palmaditas suaves a su mini-katsudón.

Phichit y Yuuri le hablaban con cariño a Yuuki y de repente, el malestar de Leo los desconcentra. Si para Yuuri llovía, entonces con Seung Lee no escampaba.

—Será mejor que me des el bate por las buenas. —Ordenó el Detective coreano con fastidio.

—¡Vamos Leo!, ¡hazle caso! Ya te dijimos que no hay peligro. —Le siguió Chris.

—No sean gachos y díganme ¿En dónde está ese chamaco canoso? —El joven aún sigue con su mexicanismo a flote por doquier—. Sí es tan frentero para coquetearle a mi mujer… ¡Que se venga! ¡Yo con gusto le doy sus pinches chingadazos! —Y agarró ese bate preparándose para conectar un hit.

—Creo que Leo aún no sabe nada… —Rió Phichit y Yuuri empezó a caminar, lo que causó curiosidad en él y lo persiguió—. ¿Hey Katsu? ¿Qué harás? ¿No me digas que usaras tu practicidad?

—Ya que ustedes no lo hicieron, alguien tiene que aclararle las cosas… ¿No?

—Esto no me lo pienso perder. —Dijo un Phichit alegre, preparando su IPhone para grabar la escena.

Leo no paraba, estaba totalmente cegado en su afirmación, Seung Lee mirando hacia otro lado se puso a fumar, más adelante Chris con un dolor de estómago provocado por sus risas le costaba respirar, hasta que…

—Pos yo solo quiero saber en dónde está el cabrón pa’ sonarle su cara.

—¿Quieres pelear con el “cabrón”? ¡Perfecto!

Habló Yuuri sin reparos en un español similar al de Leo, No fue tan “marcado” pero eficaz para su cometido y lo siguiente hizo que la cabeza de su compañero detonara en pedazos.

—A menos que no quieras ganarte un severo problema con Hong si se entera de que le armaste revuelo a la Oficial Nikiforova por tus tontos perjuicios. ¡Ah! ¿Que por cierto? “La cabrona” es la única mujer que hay en mis filas, Entonces… prepárate para llevarle muchos…Ahamm…—Yuuri pensó y pensó la palabra hasta que la recordó— “Rancheras” de Vicente Fernandes o de Pedro Infante a su puerta para que te perdone lo “pendejo”. Creo que así le dicen en tu país, ¿verdad?

—¡ESPÉRATE! —Lo miró espantado, como si el espíritu de la bruja del setenta y uno le hubiese aparecido de la nada—. ¿Dijiste La oficial, Yuu? ¿Qué no era “él”?, Is “He” or “She”?

—No…Is not He, is She… Para ser más claros, es “la” oficial. —Lo corrigió—. Si quieres, puedes preguntarle a Yuuki. La señorita quejona de ojos azules es tu amiga, ¿cierto, Yuuki? —Dijo aquello tratándole de contentar y su sobrinito asintió, pero muy desganado.

Yuuki otra vez se acurrucó en su pecho, eso sí que no le gustó a Yuuri. Cuando le mencionan a “Vicchan” (como su sobrino le dice en afecto) se pone contentísimo, mas esa reacción demuestra que lo ocurrido con su peluche fue para Yuuki, desolador… Yuuri se lo llevó un tanto alejado del Tsunami Leo, para seguir consintiéndole…

Él ya estaba en fase: “padre desesperado”

— Pero…Pero Â¡Â¡Â¡Y-YO JURABA QUE ERA ÉL!!!

—Ella es una mujer poco convencional. â€”Phichit habló y Seung Lee se disfrutaba todo el drama de Leo en primera fila.

—¡¿Pero qué me dicen de sus gestos?!, ¡¿su pecho plano?!, ¡¿y el bendito uniforme de hombres?! …y…y…y

—Si no nos crees, ¡Mira! ¡Por allí está! —Chris la identificó a lo lejos y apuntó con su índice.

—¡A SU MADRE! ¡SI ES UNA VIEJA!… â€”Efectivo, Leo corroboró lo dicho por Yuuri, Phichit, Seung y Chris.

La conejita Nikiforova,  lucía una pinta unisex casual sin perder su alta costura. Portaba un chaleco desmanguillado blanco largo, su blusa negra con cuello en “v” y de mangas tres cuartos. También traía unos baggie pants blancos retirables un poco más debajo de la rodilla y con unos converses rosados que tenían unos estampados de conejitos.

Pero ella no andaba sola, su mascota Makkachin, iba a su costado y asegurado con su correa. Tenía sus orejas gachas al igual que su cola y por esa carita de regañado o sus chillidos sentidos, decían a la vista “castigo”… Su dueña, la humana que le reclamaba con ese bien conocido gesto enojón en sus mejillas infladas o su frente con vena marcada tras haber asustado a Potya (la mascota felina de Yuri) correteándole por todas partes, fue mano firme con el peludo bribón.

—¡Makkachin Nikiforov Romanov! ¡Fuiste un niño muy malo! ¡Ese no es el comportamiento de un oficial canino! ¿Cómo quieres que el gatito Plisetsky y Potya jueguen contigo, así? —Su dedo señalador decretaba su infantil severidad—. La próxima semana nos pagan y lo primero que haré será llevarte a algún Spa de mascotas a que te hagan tu Garri-cure de rutina.

—¡Auuuuuuuuuuu! ¡Uuuu! —Makka aulló con sentimiento, odiaba la manicura en sus garras y Vicky le continuó.

—Ni aullando te salvarás de tu castigo, señorito. ¡Ah! ¡Y olvídate de tu chuleta!

La queja de Vickytoria en medio de su pasarela divina, se escuchaba por todo lo alto haciendo que Chris o Phitchit rieran sin cesar y el lamentable contexto chistoso del latino estaba para tirarse al rio (eso, de acuerdo a la mentalidad del victimario). Seung con ese cigarro en su boca, soltó sin más, un “Te lo dije, idiota” bien recriminatorio, el mexicano que de apoco quedó sentado en el suelo, obtuvo un tic en el parpado de su ojo y con una mano sobre la mejilla, como diciendo: “soy el mamerto más grande del mundo” de la impresión, pensó lo siguiente… â€”: “¿Cómo carajos no me di cuenta?” 

Él estaba seguro de que era “Él” y no “Ella”

Pero bien, los chicos lo han dicho. Vicky es alguien demasiado “particular”… Phichit y Chris le hicieron un resumen de la historia sobre aquella muchacha a Leo y Seung del como hizo parte del F.E.G.I o del uniforme y cuando llegaron a cierto tramo del chismorreo…

—Y yo acá quebrándome el tarro que tengo por “cabeza”, gracias a una muchachita estaba plana y que de la nada sale con sus “pechugas”… pensando que era un “hombre”.

—Te dijimos que ese “hombre” no era ningún problema. —Le confrontó Seung a gusto—. Espero y con esto hayas aprendido la lección.

—Lección aprendida cabrón, ya no me tires más sal…—Leo le tocó aguantarse la carga negra de su jefe y al minuto, salió con la siguiente confesión—. Mmmm ahora que la veo mejor, pienso que es la mujer con ropa de hombre que bota plumas “más atractiva” que conozco… —Ya sus celos desaparecieron por lo que se puso admirar a esa belleza silvestre andante, Chris rió por el comentario sabiendo que era en broma, Phichit le acompañó y Seung dejó sus ojos en blanco.

—Ja, ja, ja, que Yuuri no escuche tu lengua, Leo. —Definió Phitchit.

—¿Por qué?

—Porque esa linda ilegal de allí, es nada más y nada menos que la hija de tu querido ex jefe.

—Ah pos’ al cabo que ni queri… Â¡Â¿ESPÉRATEEEE?! â€”Abrió sus ojos tan grandes como unos platos— ¡¿E-ESA ES LA HIJA DEL VIEJO CALVO NIKIFOROV?  ¡¿LA PELUSITA FRENTONA?! —Sus amigos asintieron, Seung le pareció interesante el asunto y Leo no lo podía creer.

Él, al igual Chris o Phichit conocieron a Vicky, muy pequeña en fotos que el fanfarrón de Andrei les mostraba de ella cuando estaba en modo “papi divo y orgulloso”. Los dos chiflados le dieron un vistazo rápido a Leo del cómo fue aparar la joven Nikiforova aquí, en Japón. Ciertamente eso lo dejó impactado.

—Y dinos… ¿Qué piensas de nuestra pequeña conejita ilegal?, se vé muy bonita de civil, ¿no? —empiezó Chris muy presuntuoso.

—¿Conejita? ¡Esta riquísima la condenada coneja para tener Dieciséis! —Expresó bien descarado ese Fedérale por lo que Phichit no aguantó su carcajada y le corrigió que tenía diecisiete—. Eso sí, mi chaparra no le tiene nada que envidiar… ¿Eh?

Hablaron un poco más, Vicky los visualizó y corrió con ellos llevando a tirones a su mascota. Leo se sintió un bobo completo por pensar mal de la muchacha y en su vergüenza, quería huir de allí, pero Seung Lee no lo dejó. La conejita les saludó con una linda sonrisa, Makkachin echado en el suelo, aulló sobre su pesar mientras era “mimado” por sus nuevos amigos perrunos Xiang y el Santo. El par de superiores le preguntaron sobre el cómo seguía de salud, ella les aclaró que estaba mejor (aún con los parches o vendas en las zonas afectadas) pero que se encontraba muy aburrida porque no podía asistir a ninguna misión por una semana gracias a los extremos de su jefe. (El bonito-amargado) y su General gruñón. (Quien se enteró al día siguiente por boca de Yuuri, sobre lo ocurrido con ella.) Phichit le hizo salvedad de que su condición física era primero y que ya habrán más operativos en donde podrá colaborar.

Seung Lee bien malicioso, se le dio por pedirle al Mayor y al Capitán que les presentaran a la Oficial que tuvo el acto valiente de defender a uno de los suyos; y siendo sinceros, el coreano quería poner a sufrir a Leo por todas las incomodidades que le hizo vivir debido a sus tontos celos.

—“Coreano mamón” …—Rastrilló por lo bajo Leo con una mueca fingida.

Vicky se les presentó con su energía característica al detective Jefe junto a su Fedérale. Ellos le agradecieron por su noble labor y ella no dudo en prestar sus servicios cuando la necesiten. Seung Lee se vá con la excusa de que tiene “documentos pendientes por revisar”, dejando solo al Mexicano con su penitencia. El suizo y el tailandés estaban con ganas enormes de reírse, más si lo hacían, Leo no les volvería hablar en su “pinche” vida.

—La señorita Hong tenía razón sobre usted, Señor de la Iglesia. Es persona muy simpática. —Apuntó Vicky en su honestidad despistada.

—¿¿¿EH??? ¿Cómo así? ¿La Agente Hong les comentaba de mí?

—Дa!!!, ella en ningún momento dejó de hablarnos a mi compañero Emil o a mi sobre sus hazañas, de sus cualidades o de lo bien que se vé usted y ya vemos el porqué.

—¡Y vos que pensáis todo lo contrario de Guan…! ¡Os debiera dar vergüenza, ¡Joder! —Le habló bien mortífero Chris en un elegante español europeo, (ese fue el aprendió) y eso a Leo le caló bien hondo en su corazón. Deberá llevarle muchas flores a su amada en arrepentimiento.

—¡No Güey, ya párale! ¿Dónde está tu puñal? ¡Clávamelo aquí! —Se golpeaba el pecho re-dramático por su pena—. ¡Justo aquí, cabrón! ¡No me merezco a mi chaparra por andar de malpensado!

—¿Ah? ¿Qué dicen?—La cara de poker en Vicky fue de asombro.

—Es español linda Vicky, aunque yo tampoco entiendo mucho…Chris y Yuuri lo hablan muy bien.

—Ya veo, parece que el príncipe Yuuri no es el único que habla ese idioma…

—¿Príncipe? ¿Hablamos del mismo Yuuri?, ¿Nuestro jefe amargado? —Eso sí que lo trastornó.

—Luego te explico, tengo mis justas razones para decirle así a ese “cari-bonito amargado”

Phichit se emocionó, el centelleo en sus ojos no se negaba, le pedía muchos detalles a la pequeña conejita sobre ese cambio repentino (tambien era material de primera mano para degustar de su ship), y ella solo reía por el discurso de su superior. Giró su rostro topándose con la imagen de un Yuuri bastante nervioso y se preocupó mucho más, al ver a su mini-príncipe sollozando.

Sin miramientos en su ser, esa mujer dejó botado al hámster para ir corriendo con ellos y por su parte, él se dirigió a donde estaban Leo y Chris. Claro, la acción de Vicky para con el moreno, lo puso con la boca abierta y luego rio en bajo, Ella es única en sus despistes.

—¿Y si vamos al parque de Ikebokuro a jugar, te compro un helado y luego miramos como “curar” al Sr. Kobuta? —Una vez más Yuuri trató de persuadirlo pero fue inútil. Yuuki seguía con su carita redonda enterrada encima suyo—. Ok, ya entendí… No es buena idea…

—¿Que le ocurrió mi pequeñín, Yuu~? —Le preguntó angustiada tomando aire con gran agite por esa carrera que se mandó.

—Eh… ¿Vicky–san?— soltó su nombre ganándose un rubor.

Tras su llegada y poniéndose a un costado de Yuuri, él en sus apuros le ha comentado la situación a Vicky, cosa que a la joven le conmovió su alma y le miró enternecida.

—Eres excelente con las practicidades de tu trabajo, pero pésimo para estas cosas ¿O me equivoco, señor amargado? â€”Lo arguyó muy indiscreta en sus palabras, él sabía que su pupila era una persona franca en sus opiniones.

—No puedo pelear una batalla que desde ya, la tengo como perdida y … aquí en plena confianza, yo…no soy bueno con el hilo o la aguja. —Fue genuino en su respuesta abochornada y Vicky rio con gracia.

—Awww~~ Que tío tan tierno…

—¡V-VICKY-SAN!

En serio que esa rusa hizo acopio de todas sus fuerzas por no avergonzarlo mucho más de lo que ya estaba, pero Yuuri en ese estado era un blanco directo para sus travesuras, ella dejó de molestarlo y luego se enfocó en Yuuki.

—Tranquilo Yuu~ri, déjame ayudarte. Ya no te molestaré por tu ternura, lo prometo. —Mencionó aquello honesta pero bromista.

Yuuri, sonrojado, pensaba muy en sus adentros “pasarle factura” una vez que la reintegren a sus labores…No obstante Vicky, en su amabilidad, le brindó su apoyo de un modo muy simpático… Lo primero que hizo fue agasajarle la cabellera negra al pequeño, le decía fraseos bonitos captando su atención. Yuuki, al fin muestra su carita recostada en el pecho de su tío, a un lado dando con el rostro de Vicky, y con su dulzura, ahora ella lleva esa mano acariciando su cachetito o retira las lágrimas de los ojitos marrones de su niño.

Quien sí quedó admirado al ver la bonita escena con sus iris, fue Yuuri. Él siendo el tío, debería lidiar con facilidad estos impases, pero se siente un tonto porque Vickytoria, le ha sabido dar cátedra de guante blanco sobre cómo hacerlo, ¡Punto para la chica!

Yuuki le mostró su fiel amigo afelpado a su señorita, ella mantenía su curva risueña, aquello le recuerdaba a cuando era una niña y su conejito también pasaba por muchas roturas…Pero cree poder arreglarlo.

—Vic…chan… ¿Tú… podrías c-curar-lo, por f-favor? Tio Yuu, no sa…be h-hacerlo. —Su voz quebrada e pequeña expresaba su congojo.

—Tal vez… —Sostuvo con cuidado al cerdito de felpa y luego le devolvió su vista al niño con afecto. —Yo no seré la hada madrina, ni mucho menos una experta, pero creo que podremos hacer lo mismo que pasó en el viejo hospital de muñecos con Pinoccho. ¿Conoces esa historia?

Yuuki negó girando su cabecita de lado y lado muy rápido y curioso, al contrario de Yuuri, que si la conocía y este se llenó de intriga por estar al tanto del como Vicky resolvería el dilema de su sobrino usando esa estrategia.

—Ya veo, peeeeero… para contarte la historia y ayudar a tu amiguito, tienes que prometerme tres cosas. —Le dijo aquello con calma—. Lo primero será, dejar de llorar o sino Kobuta-chan se pondrá muy triste. Lo segundo es, que deberás regalarme una linda sonrisa a mí y lo tercero es… —Observó con travesura Yuuri y este se la quedó mirando, o manteniendo su guardia en alto por si sale con alguna cosa disparatada.

—¡Decirle a tu tío que sonría! ¿Cierto que también sonreirás Yuu~ri?

—“¿En serio debo hacerlo?”… —Pensó incrédulo arqueando su ceja.

Yuuri continuaba con vista fija en Vicky, sintiendo un “no sé qué” en su interior por tal ocurrencia y ella le guiñó su ojo juguetón. Yuuri en definitiva se deja llevar por las aguas de su oficial; pues, ya antes la visto realizar este tipo de jugadas con él (si recreamos lo ocurrido con Chris y Phichit) y aquí entre nos, él sabe de primera mano que al tratarse sobre estos asuntos, no puede ganarle la contraria.

—Si… La señorita bonita de ojos azules lo dice, ¡Entonces, así será!, ¿verdad, Yuuki?—Le habló a su sobrino pausado, cambiando su semblante a uno amable y Vicky se alegró por completo cuando se encontró con los ojos marrones de Yuuri acompañado de su diminuta pero sencilla sonrisa.

Ni hablemos de la expresión que usó.

—”Me…me dijo, señorita bonita”… “Ahhh~ me muero”… â€”Eso la vigorizó con un bello carmín retumbando en su cabeza y volvió a pensar que su jefe es alguien agradable cuando se lo proponía

El chaval, con sus ojos agrandados y brillantes, no paraba de ojear a su tío o aquella señorita que se juntaron entre sí, asintiéndoles muy animados. 

Sin pensarlo dos veces, se terminó de secar sus gotas de cristal con el dorso de su brazo, haciéndoles caso a ambos como buen niño y les dijo en su timidez que juraría cumplir su promesa; y entre tanto, dicho milagro pasaba para Yuuki, Leo, Chris ...
By Sharayanime

Sin pensarlo dos veces, se terminó de secar sus gotas de cristal con el dorso de su brazo, haciéndoles caso a ambos como buen niño y les dijo en su timidez que juraría cumplir su promesa; y entre tanto, dicho milagro pasaba para Yuuki, Leo, Chris y Phichit, abandonaron cualquier actividad para apreciar en vivo y en directo, la imagen a muchos metros de ellos.

—Es… mi imaginación, ¿O el Katsu se trae un relajo con la rusa? —Dijo un Leo mirón con el puño en su mentón—. ¡Hasta le sonríe re-bonito el cabrón!

—Pues te diré, qué infieres muy bien. Porque por primera vez en muchos años, ese cabrón amargado logra sonreír por alguien que no sea Yuuki. —Aclaró Chris encantado.

—¿QUÉÉÉÉÉ? â€”El nuevo impacto a los sentidos de leo lo hacen reaccionar—. ¡¿ÓSEA?! ¡¿ME ESTÁN DICIENDO QUE A ESE CUADRICULADO LE GUSTA LA HIJA DEL NIKIFOROV?!

—Eso parece…y aun no sabes nada del chisme completo. Lo que ocurre con ese hijo de su reservada madre es que…—Chris le suelta todo con lujos y detalles sobre el como Yuuri y Vicky se conocieron y su progreso hasta ahora. Leo boqueaba ante esa inverosímilidad, el que su amigo al fin se le viera un esbozo de su lado noble gracias a alguien, era algo bueno. Hace tiempo le había dicho en calma a Katsuki que no le hacía bien estar solo y con esto se siente más que pagado.

—¡¡¡QUE YA SE CASEN Y TENGAN UN HERMANITO PARA YUUKI!!!, ¡Yo los libraré de la ONU si es necesario! ¡Esa dupla juntos hacen bonita pareja, mi “YuuVik” cada día toma más fuerza! — Respondió un Phichit sacudido y llorón. Mantenía su mano en la boca y con la otra grababa todo en su IPhone de su bienaventurada ship.

—Y fueran pareja… Pero ya tú sabes cómo es Yuuri, Phichit. Los japoneses son cerrados para ciertas cosas. —El suizo lo aterrizó.

—Pero ya Leo casi es novio de Guan, Beka con Yura son pareja, todos los mencionados son entes de la ley. A excepción de Isabella, ella es de otra dependencia y Jean, no se ve afectado.

—Igual, Yuuri no les pone problema…—Retomó la palabra Chris.

Él explicaba por décima vez al tailandés y de paso al mexicano que Yuuri, es de las personas que suele observar antes de “juzgar a la ligera” y como él, ha notado que sus colegas han sabido separar la parte personal de la laboral, el japonés concuerda de que hay leyes que deberían abolirse. De allí a que no los reporte dándoles su aval; y está la ventaja, de que es alguien muy instruido por vivir fuera en el extranjero, lo que lo hace menos cerrado que el promedio de los nipones…

—Pero Leo, tú y yo sabemos qué Yuuri, es… un caso especial. De nosotros, es quien tiene el cargo público más alto, su carrera sigue en ascenso. Los diputados de la cúpula policial y el Emperador Imperial lo tienen en la mira porque lo quieren subir al grado de Coronel y eso… Si es un problema estando aquí en este país. Japón aparenta ser de “mente abierta” cuando la realidad es otra, son muy elitistas.

—Eso es cierto. —Leo le dio la razón al suizo.

—El otro detalle es, que Vickytoria, a los ojos de la sociedad japonesa no deja de ser una “adorable menor de edad”, cosa que parece enrollar a Yuuri, porque él piensa que lo que está sintiendo por ella no es “moralmente correcto” por sus diferencias de edades… Si él no fuese tan cuadriculado y estructurado sobre lo que “es correcto” y lo que “no es “correcto”, al menos se le viera más de su parte con Vicky.

—O que no tuviese la presión social como adulto razonable. Cosa que me parece estúpida porque en los tiempos de antes nuestros abuelos se casaron con nuestras abuelas teniendo diferencias de edades grandes ¡Hasta en la biblia se vé eso! ¡Y conste que soy budista!

—Tú tienes de rata lo que traes de budista. —Le bromeo Leo a Phichit, eso hizo reír a Chris y seguidamente continuó con un nuevo interrogante—. ¿Y cómo es el trato de ella con Yuuri?

—Vicky aún no sabe del todo la procedencia de Yuuri, y tampoco ella recuerda que de pequeña ya lo conoció…Digamos que ahora, la chica ha intentado llevársela bien en medio de las prácticidades de Yuuri, pobrecita ja, ja…—Phichit le explicó todo de rapidez, y Leo tuvo suficiente información para sacar sus conclusiones.

—No le den más vueltas al asunto, me atrevo asegurar a que ese cabrón ya está caído con la linda rusa, si es así, como me lo pintan. â€”Mencionó un Leo muy convincente cruzándose de brazos, Chris y Phichit voltearon a mirarlo bastante interesados—. Mira que fijarse en la hija de Andrei, Jajajaj ese Yuuri… ¡Se le ve feliz! ¿Hace cuánto que ese amargado no sonreía con naturalidad?

—¡Muchos años! —Concretaron Chris y Phichit alegres.

Ellos permanecían mirando a la dupla, Vicky le hablaba muy consentida a Yuuki (quien ya estaba mucho mejor en sus ánimos) con su boquita de corazón sobre lo que harían para que Kobuta-Chan se viera muy bien, y Yuuri callado, al lado de esa muchacha, no ocultaba el alivio que sintió al ser auxiliado. Su curva sonriente lo delataba.

—Ni por equivocación Yuuri, permitiría que alguien que no fuese de su círculo se le acercara “así” a su pequeñín o incluso a él mismo. Mis respetos a esa coneja, tiene el tesón de su padre. â€”Le aplaudió su proeza—. Y si Yuu, en medio de su seriedad ha sabido sortear el carisma de la chica, es porque algo debió atraerle de la ilegal. Me quito el nombre si fallo…

—¿Eso quiere decir que nos ayudaras con la noble causa? —Preguntaron al unísono.

—¡Por su pollo, yo también le entro al mame! ¡Jajaja! —Se expresó bien fresco el fedérale—. ¡Hay que darle una mano e insistirle que se saque esas telarañas de lo “bueno” o “malo” de su cabeza!, ¡Que viva su vida en plenitud!, ¡y que le valga madre lo demás! â€”Con ese nuevo recluta en la flota de los locos chiflados shipeadores de esta historia, las cosas para el T.C y el respeto a su privacidad se le han complicado. Chris se vá dejando solos a Leo y Phichit, porque necesita recoger a su linda gatita Bae en el Spa felino, y esos, aun maravillados, se quedaron allí observando al futuro par “tortolos”

La señorita tomó la mochila ajena y arrebató de los brazos del caballero al niño, sorprendiéndolo. Ya se iría a su dormitorio para cumplir con esa misión especial.

—¿Crees poder con él en ese estado? —Hizo referencia a sus magulladuras.

—Descuida, ya no me duele nada. Mi lindo Yuuki, es un dulce rollito de canela que no pesa en lo absoluto.

—¡No soy rollito, Vicchan! Los hombres no somos dulces y tampoco tiernos…¡Somos muy fuertes! ¿Cierto, tío Yuu? —Katsuki asintió apoyando a su pequeño, la carita enfurruñada o los cachetes inflados de Yuuki haciéndose una persona grande le sacaron muchas risas a Vicky. Pues concluyó, que reacciona de la misma forma que Yuuri cuando le dicen cosas bonitas.

—Para mí si eres dulce. —El bromeó con travesura—. Y no sigas los malos ejemplos del cuadriculado de tu tío cuando una niña de tu escuela o una dama como yo, te diga cosas hermosas. —Vicky le dio muchos besitos poniendo rojito a Yuuki , el niño no soportó sus ataques y se tapó toda su carita redonda muy apenado.

—¿Ahora resulta que yo doy malos ejemplos?

—Pues, ¿Qué te puedo decir? â€”Lo abordó preparando su justa con suma elegancia—. Usted señor Katsuki, es un lindo caballero que sabe cuándo ser un príncipe adorable, pero no le gusta que se lo recuerde… ¡Tío y sobrino son igualitos! y esos sonrojos en ambos… ¡Me dan la razón! —Lo remató hallándose el doble de chamuscado que Yuuki, y girando su rostro a un lado.

Bien dicen por ahí, Sobrino de tigre…Sale pintado…

Yuuri pensó que al menos, no es el único que sufre cuando la Oficial realiza esos ataques invasivos y en lo que la conejita rusa discutía bobamente con ese zorro japonés sobre la “adorabilidad”, Yuuki miraba de reojo el cabello platinado de su señorita… Se le veía genial y le gustaba mucho su nuevo peinado pero estaba muy corto. El toque suave de Yuuki, mermó un poco los movimientos de Vicky, quien le echó un vistazo rápido al niño. Le preguntó sobre lo que le pasaba, Yuuki comentó que extrañaba verle con su larga cabellera y que ahora, como la tenía tan cortita, no podrá dibujarla a lo Rapunzel.

—¡Hoy me matarás de ternura! —Lo estrujó con ganas diciendo más y más cosas lindas de su boca de corazón—. Y sí, es cierto que ya no tengo un cabello largo como Rapunzel. ¡Pero lo traigo corto como la guerrera Mulán! ¡Y eso es mejor! ¿No te parece?

—¡YO ME LA SÉ!, ¡YO ME LA SÉ!, ¡ES UNA HISTORIA MUY COOL! —Gritó un Yuuki emocionado.

—¡Lo gracioso es que Mulan y yo tenemos por Tenientes a unos regañones! â€”Expresó con chanza Vicky a Yuuki haciéndolo reír y el Teniente Coronel, entendió la indirecta bien directa. Ah pero no se quedó callado.

—Shang y yo en vez de tener unas “Oficiales”, contamos con dos “adolescentes” muy imprudentes jugando a verse como “hombres adultos” —Se la devolvió sin mucha vuelta de brazos cruzados y Vicky obtuvo un sobre salto escalofriante, esa no se la esperó.

—¿Eh?, ¿T-tú tío s-sabe de cuentos, Yuuki?

—Tio Yuu, conoce muchos cuentos y me los lee, Vicchan. En casa hay un estante solo de cuentos e historias muy bonitas que él compró para mí.

—Los que quieras. —Puntualizó y retomó la palabra ganándole por default. â€”Asumo que demorarás en la “curación” de Kobuta. Me quedaré en la oficina mientras haces aquello y le relatas cómo salvaron a Pinoccho con un corazón de fantasía, conejita. —Ladeo su sonrisa muy confiado y quizás algo infantil pero no le importó. Se sentía estupendo estar victorioso ante Vickytoria.

—¿Conejita? ¿Por qué le dices conejita a Vicchan? ¿Es por un juego, tio Yuu?

—Claro que sí, ¿Quieres jugar? —Ese hombre se sacará el clavo más pronto de lo que pensaba.

—Ay no… —Vicky entendió sus intenciones “prácticas”

—La idea es que siempre le digas en varias formas “conejita” a Vicky-San. Tus tíos, Yurio y el resto del personal, jugamos a eso, ¿verdad, conejita?

—¿Puedo llamarte Miss Bunny, Vicchan?! ¿Y si mejor te digo “Zanahorias” como a Judy-Chan en Zootopia? Â¡Â¿Puedo?!, ¡¿Puedo?!, ¡¿Puedo?!, ¡¿Puedo?! ¿Por favooooooooor?

—¡Yuuki, mi vida! ¡tú, Nooooo! ¡No le sigas la cuerda a tu tío! ¡YUUURI MALVADO! ¡¿POR QUÉ ERES ASÍ?!—Se halló perdida y su jefe (el práctico) no cabía de la dicha por esa inocente jugarreta.

—Ya sabes lo que se siente cuando me llamas por apodos, mademoiselle. —Le habló en francés y Vicky jadeo caprichosa.

—¡Esto es la guerra! ¡Y prepárate! ¡Porque me la pienso cobrar! —Se indignó la diva en el mismo idioma.

Su puchero no dejaba de estar a la vista y pretenderá ir por la revancha algún día. Mientras tanto, ella acabó el asunto volviendo al inglés habitual.

—¡Despídete del “amargado”, Lindura! Â¡MAKKACHIN, NOS VAMOS!

—”Ah”… “¿Otra vez soy amargado?”… “¡Ok!” …—Yuuri rió rendido—. “Ya se enojó conmigo”….—y dio un suspiro alegre.

El caniche ladró corriendo tras su dueña…Esa mujer con sus típicos gestos de alcurnia, se giró dándole la espalda y caminaba con elegancia. Yuuki en los brazos de ella, botaba muchas risas al ver a su tío actuar tan chistoso con Vicchan, era muy divertido verle así. Sacudió su manita inocente de un lado para otro diciéndole: “¡Bye bye, tío Yuu!” y al final, Yuuri desde su lugar, le hizo un ademán con sus dedos a su sobrino en despedida, al tiempo que de sus labios salió un mudo: “Pórtate bien, pequeñín”

Cuando ya la oficial, su sobrino y la bola de pelos marrón no se lograban divisar, la sensación que tenía era reconfortante puesto que las emociones vividas con la oficial van en un aumento considerable. Más los turullos en su lado racional no dejan de recordarle las “reglas” o las “magnitudes” que implica abrigar “aquello” y lo sabe…

Sin embargo…

—Iralo Katsuki, quien te ve goloso…—Llegó Leo a su puesto en mala hora—. ¡¿Por qué no me dijiste nada?!

—¿Eh? ¿De qué hablas, Leo-San? —Obvio, el hombre no comprendía.

—De que te va a joder la ONU y de pasó el espíritu del calvo por andar de “coqueto” con su hija.

—¡¡¡¡¿EHHHHHHH?!!!!! â€”Se re-tostó.

—Y que no se te olvide, que también es su pupila, su Oficial, y la futura mami de Yuuki, Leo. —Arribó más atrás Phichit a bromear.

—¡¡¡¡¿AAAAAAAAAAAHHHHHHHH?!!!!!

—Aunque pensándolo bien, él siempre fue el favorito de Andrei, así que no creo que el suegro le jale las patas por la noche.

—”Yabai”… “esto no es…bueno”… —Pensó un catastrófico Katsuki…

Se le olvidó por completo que no estaba solo y por no medirse en su trato con Vicky, parece que se “auto-evidencio” pero aún no ha dado una señal explicita, lo que le permite cerrarse en su mundo reservado o mantenerse firme en su postura.

—Y ni se te ocurra refutar, ya el hámster con el cabaretero me explicaron todo… Te lo tenías bien guardadito.

—Entonces, debes saber que mi trato es solo cordial debido a que Yuuki se ha encariñado con ella. Pero sigue siendo mi subalterna y yo su superior…por muy hija de Andrei que sea.

—¡Oh vamos Katsuki!, ni tú mismo te crees el cuento. Te estuve mirando todo este tiempo con Phi, y esa sonrisa de galán no se la das a cualquiera. La neta, no te hagas de rogar.

—Y tú no deberías dar fe a todo lo que te diga ese intruso de allí. —Apuntó al moreno propiciador del turullo con su dedo.

—¿Yooooooo? ¡Pero si soy una santa paloma! —Phichit exagero su gesto creyéndose una eminencia y llevándose la mano en el pecho, Leo soltó la risotada.

—Eres una rata negra…—Yuuri la embarajó con la actitud más neutral que pudo demostrar. —¡Y Si!, ¡Tú con el descarado de Christopher les gusta armar “rollos en donde no los hay”! y ahora, si no tienen más nada que decir, yo me retiro a mi oficina. ¡Buen día, caballeros! —El T.C no dio demora y caminó a paso firme a su guarida.

—Este men…pero ni crea que se nos vá escapar. â€” siseó Leo achicando sus ojos bien pícaro y Phitchit con un ladeo corto, usando su cabeza, le instó a seguirlo—. ¡Espérateeee, Katsuki!, ¡era una broma!

—¡Prometemos no molestarte, Yuu! —Gritó el moreno.

—¡Hasta te hablo en un español bien bonito, fresón y neutral si quieres! â€”Terminó el mexicano.

Ambos chicos decidieron tomarlo por lo suave. A diferencia de Chris, Leo y Phitchit saben cuándo apretar o aflojar las tuercas con el japonés, pero Yuuri con cierto sonido salido de su boca, daba a entender que “no les cree ni un comino”

—Pero ya hablando en serio Katsu, ¿cómo le harás para decirle a la “pelusita plateada” que ustedes ya se conocían desde antes? ¿O sobre qué tan “importante” fuiste para su padre? Chris y Phichit me contaron gran parte de tu “lio” —Retomó Leo la cuestión con formalidad. Yuuri lo observó, se tomó su tiempo y al verificar que ya le estaban hablando sin bromas, decidió “desahogarse” un poco.

—Ni idea…y en lo personal prefiero buscar un… Momento adecuado. Recién Vicky-San y mi persona nos codeamos mejor como colegas.

—”Vicky-San”… ¡A caray! ¡Con diminutivo del bonito y toda la onda!, ¡Esto ya voló todas mis expectativas!

—¡¡¡LEO-SAN!!!!

—¿Ves que no mentía con eso, Leo? —Le confirmó el capitán al Fedérale.

—¡¡¡PHITCHIT-KUN!!! â€” Ya se estaba estresando, siente que cometió un error en confiar en esa dupla—. ¡S-SI VAN A CONTINUAR, P-PREFIERO IRME A OTRA PARTE!.

—Ya, ya, ya. Prometemos no molestarte, Yuu. —Juró Phichit, alzando su mano y luego lo confrontó—. Aunque volviendo al punto… No sé si no te has dado cuenta pero, más que una simple colega, Yo diría que ya es una muy buena amiga para ti, Yuu. ¡Al fin algo positivo de todo esto! ¡Felicidades por tu nuevo logro! ¡¿Ves que si puedes hacer nuevas amistades sin ayuda de nosotros?! â€”Le felicitó Phitchit con tónica alegre.

Esa palabra le quedó sonando a Yuuri. ¿Será que la señorita ya lo considera como un amigo? Él hizo un balance de todos sus encuentros hasta ahora, se halló contento por su acontecimiento y su vez abrumado porque no sabe qué rumbo le seguirá departiendo el destino. Leo continuó.

—Y sobre lo que dijiste de “buscar un momento preciso”… eso en tu idioma práctico significa “no decir nada”, te conocemos. â€”Lo punteó bien acusador y Yuuri se avergonzó, aquel latino que habla hasta por los codos las verdades, tenía mucha razón.

—Te apoyo totalmente y ¿Huh? … Wait a second, please…—Suspendió Phitchit para sacar su celular.

La llamada que recibió era de su “linda e iracunda novia” Katrina, poniéndole blanco. Se retiró un poco del par de hombres, las gotas de sudor en las frentes ajenas aparecieron condoliéndose de su espíritu…y Leo aprovechando el instante en que quedó unos breves minutos con su camarada, abrió su boca sin filtros.

—¡Hey, Kastu! —Yuuri le miró intrigado, cuando Leo emplea ese tono, el asunto es serio—. Esto que te diré ya te lo dijeron Phi o Chris…Pero no está demás hacerte saber mi opinión… Lo mejor que puedes hacer por ti mismo es “sincerarte” con la chica y contarle toda la verdad, quiera por donde quiera salir…Lo poco que los dos locos me han contado de ella, he inferido que es igual de comprensiva o más cariñosa que nuestro Ex- jefe. No creo que te degollé, tienes la ventaja de que le caes bien, aún con tus jugadas prácticas.

—Como también está la posibilidad de si me “fusile” —Concretó negativo… A Leo le choca, cuando vé a Yuuri en esa actitud pesimista—. Yo me sentiría muy mal si Vicky-San, se decepcionara de mi por las promesas rotas que no le cumplí en el pasado…Ya la joven ha tenido decepciones…y creo que es de las razones de peso por la cual no me atrevo hablarle…

—”Ya veo”… —Negó con su cabeza bastante burlón y como si nada, lo rodeo con uno de sus brazos muy enérgico para darle moral—. ¡ANIMOS CABRON! ¿Qué pasó? ¿Dónde quedó el Kamikaze Badass del cual Phi, Chris y yo siempre admiramos? ¡Acá te daremos porras! —Podrán pasar los años, siglos o milenios, pero Yuuri no abandona del todo sus “remolinos anticipados” o su “narración” poco confiable de su cabeza, siempre ha sido así. Leo, concluye que su jefe, tiene suerte de tenerlos a ellos como sus mejores amigos.

—Ustedes lo hacen parecer fácil…—Habló nervioso—. Vicky-San no es…alguien fácil de lidiar.

—Nada de eso, Katsuki. ¡Has salido de cosas peores y lo sabes! ¡Tú puedes con la pelusa plateada¡ ¡Sé más abierto con ella!

—Así que… “abrirme”… ¿Eh?… —Ahora sí, rio flojo por lo bajo.

《“Eres… más sincero cuando te abres a las personas….Aunque lo haces sin darte cuenta”》

—¿Y esa sonrisita de bobo?

—¿Ah?…Nada en particular… —Recordó que últimamente su “nueva amiga” lo ha regañado mucho en ese aspecto. Decidió hacerse el loco—. Mejor vamos con Phichit… Él si tiene un problema… y uno muy grave. —Terminó con la conversa avanzando en su dirección.

—¡Óyeme, no! ¡Eso no se vale! ¿Dime qué fue lo que pensaste?, ¡Pinche chino culero!

—Soy japonés y ya no insistas, sabes que no hablaré. —Se plantó bien neutral sin perder su sonrisa.

—¡Ta’ bueno, Ta’ bueno, va jugando, Katsuki!

—¡Ta' bueno, Ta' bueno, va jugando, Katsuki!


Zona de Dormitorios (T.S.P.A ) – Tokyo / Japón
Mediados de Abril del 2017 – 10:30 am (mismo día)

El tiempo fue corriendo lento y gustoso… Entre tanto Leo y Yuuri ahora hacían de pañuelo para un hámster en plena crisis de amor desde su oficina, Yuuki estaba realmente asombrado gracias a Vicky, porque su amiguito felpudo estaba casi curado. Yuuki aparte de ver a Vicky como una súper heroína, también era su angelito de la guarda protectora de juguetes. El pequeñín escuchaba la historia que Vicky le prometió contarle, y en lo que ella relataba con gran emoción, daba sus puntadas a los parches hechos para el peluche.

—Entonces… A Pinoccho, solo le faltaba algo muy especial que tenemos todas las personas.

—¿Su corazón verdad?

—Perfect!, peeeeeero… —Vicky hizo una cara misteriosa muy chistosa—. ¡Los doctores no sabían en donde conseguir otro corazón y lo mismo el resto de juguetes!

—¡¿Y qué más pasó?! ¡¿Qué pasó?!, ¡¿Qué pasó?!, ¡¿QUÉ PASÓ?!

—Estaban muy tristes por ello, a Pinoccho le quedaba muy poco tiempo, y de la nada apareció la hada madrina porque se enteró que su amigo de madera se encontraba muy grave. Los doctores le explicaron todo y ella, como vio que solo se podía salvar teniendo un nuevo corazón… ¿Sabes lo que hizo?

Preguntó Vicky haciéndose la interesante y Yuuki negó muy efusivo con su cabeza. A ella solo faltaba por reparar la parte más importante del peluchito (el pecho), tomó de su cajeta, una tela roja y le dio una linda figura de corazón para que se viese precioso.

—La hada madrina con su varita creo un lindo corazón de fantasía para Pinoccho con todos los buenos sentimientos de los juguetes y doctores. Finalmente, Pinoccho despertó de su sueño y sonriéndoles a todos

—¡YEIIIII! ¡PINOCCHO SE SALVÓ!

—¡Sí!, así como el Sr. Kobuta, también se salvará. —Culminó Vicky contenta con su labor—. Y colorín colorado…

—¡Este cuento se ha acabado!

—AMAZING!!! Tal vez el corazón que le pondremos no es de fantasía, pero es una tela muy bonita y hará que tu peluchito se cure por completo.

Yuuki saltaba de alegría, de aquí para allá diciéndole muchas cosas a Makkachin de lo genial que era Vicky, cuando ya tuvo en sus brazos al Sr. Kobuta, lo abrazó y lo abrazó con mucha suavidad. Ella desde su cama veía como el infante de ojos grandes y almendrados acariciaba su peluche, haciéndose una nota mental de hablar a solas con Yuuri para así, darle unos tipos de bordados sencillos sobre este tipo de accidentes. La practicidad no siempre le va a ayudar a ese cuadriculado.

De repente, Yuuki sacó muchas cosas de su mochila haciendo a un lado a Makkachin (el perrito estaba cansado y quedó dormido), buscaba sus colores y sus hojas de dibujos para crearle un regalo a Vicky y dentro de esos objetos regados, ella vio muchas fotos…Vicky le preguntó bien animosa, el niño inocente le dijo que eran para una tarea, la vez pasada hizo un collage familiar, ahora debían hacer un collage con fotos de personas adultas cuando eran niños como él.

Yuuki había recolectado muchas fotos en el día de hoy, entre esas de Emil-San, Mila-San, Sala-San, la doctora Isa-Chan, King-San, sus tíos Phi y Chris o de su tío Yuuri, cuando eran pequeños. Todos según Vicky eran divinos, ella les sacaba la copia con su IPhone, en especial la de su jefe Yuuri. El disfraz de Romeo con esos cachetitos rosados lo hacían ver más adorable… y cuando se encontró cierta estampa…

—¡¡OH POR DIOS, YURIO!! JAJAJA ¡¡LE TOMARÉ UNA FOTO, ALGÚN DÍA ME SERVIRÁ!! —Vicky no pudo con el cosquilleo malicioso al ver específicamente la foto del Yuri ruso, su cabello era corto pero su cara de gato malcriado y el uso del leotardo (no espero que supiera de ballet) hizo que soltará la carcajada descarada ante ello.

Yuuki le preguntó si podía ayudarle con su tarea, y ella, obviamente no se quedaría atrás, le colaborará regalándole una de las suyas. En esa misma cajita, donde ella tiene sus implementos para bordar, guardaba alguna fotos preciadas para ella, y en el momento en que le muestra una de esas cuando era pequeña, al lado de su padre y su abuelito (estaban sucios, llenos de harina en la cocina)

—¡HAMM!…. MHPPP! —Yuuki, jadeó en sorpresa y se alarma con dicha revelación llevándose las manos a su boca.

—¿Te paso algo lindura?

—V-Vicchan… ¿Tú eres… la niñita de la foto?

—¡Sí! Esa soy yo, cuando era pequeña. ¿Esa foto te sirve?

En un arranque impulsivo, el azabache abrazó a su amiga con desespero, eso dejó helada a Vicky y por supuesto, había una razón por la cual Yuuki hizo aquello. Vicchan, era la vieja amiguita que su tío le comentó hace muchos días atrás. Si ella se enoja con su tío Yuu, él pensó en su cabecita, que nunca más le volvería hablar a los dos… le dolería mucho.

—¡VICCHAN! ¡No dejes de ser amiga de tío Yuuri! ¡Perdónalo, por favor! Él…Él no es malo… —Alzó su mirada encontrándose con la de Vicky, el pequeño Yuuki estaba a punto de llorar—. Mi tío te quiere mucho, aunque siempre sea muy regañón contigo y yo también.

—¡Hey!, ¡Calma! ¿Qué pasó? ¿Por qué crees que no les hablaría más? —Trató de serenarlo, estaba muy asustado.

—Es que… Tío Yuu me dijo que… —Y allí, le fue explicando a su manera lo que le entendió a su tío.

De la foto que encontró de ella cuando ambos estaban en Rusia, de lo que paso con su trabajo, de muchas cosas… Cosas que cayeron como agua y que luego, se transformaron en una cascada sobre saturada de información para Vickytoria, dejándola helada… y la cara que puso cuando Yuuki, sacó explícitamente esa vieja foto del bolsillo de su mochila para mostrársela a ella, le terminó de romper esa neblina olvidadiza. Vicky no hablaba, su mente quedó como barco a la deriva al tomar en sus manos esa imagen entre sus manos. Ella al desmenuzar ese objeto, recordaba muy bien lo que pasó ese día, lo tenía tan claro como si fuese una película proyectada una y otra y otra vez, sobre sus ojos azules.

Katsuki Yuuri… el severo pero serio Teniente Coronel, era su viejo y tierno amigo “Chubby”… Que ironías de la vida.

A ciencia cierta, el Yuuri que lidió hace diez u once años atrás cuando ella tenía unos seis, difiere mucho con este “Yuuri” y ha dado un grandísimo cambio, empezando por su físico como personalidad.

Lo otro fue, que ella nunca pudo observarle su rostro por la cantidad de implementos para el frió que usaba en Rusia, a lo mucho sus ojos marrones… Ojos que ahora, al estar a la intemperie al igual que su rostro siempre le llamaron la atención, porque en medio de su seriedad, resonaba algo en sus sentidos y han manteniendo un dejo “dulce y amable” uno muy familiar…Lo que le permitió encontrar las razones, a sus respuestas.

Ella ataba, más y más cabos en su cabeza, controlando las emociones que siente en estos momentos. Intriga, asombro, perplejidad, desasosiego, un poco de alegría, e incluso algo de enojo…sobre todo lo último.

Porque Yuuri siempre lo supo y nunca le dijo nada… Yuuri siempre le había hecho preguntas puntuales sobre su pasado y ella, la muy tonta, le respondía sin llegar al fondo de todo.

Él no se dignaba a confrontarle, ni tampoco tomaba la iniciativa. Es más, Vickytoria apuesta todo su sueldo a que jamás lo haría, y si no fuese por esas coincidencias del destino presentadas en su pequeñín, nunca se hubiese enterado.

“¿Por qué?”

“¿Por qué Yuuri no ha hablado conmigo sobre esto?”

Vicky, aturdida y metida de lleno con sus ojos en aquel papel fotográfico, piensa más siguientes interrogantes que le llegan como espadas clavándose en lo más profundo de su contrariado ser…

“¿Por qué no me ha dicho nada?

¿Por qué no me ha buscado en estos seis años?”

“¿Por qué nunca regresó?

“¿Qué fue lo que pasó con él?”

Yuuki, la sacó de sus pensamientos diciéndole otros pormenores, tratando de ayudar a su tío emproblemado, le mencionó en su intento de inglés que él no pudo cumplir muchas de sus promesas como jugar con ella o visitarla, porque sus papitos Kouji y Lucy, se fueron al cielo así como el padre de Vicky…y como él era un bebito cuando eso pasó, Yuuri fue quien lo cuidó desde ese entonces.

—¿Ko-Kouji? —Mencionó esta vez algo apagada, sin dejar de sorprenderse y habló para sí misma muy bajo—. ¿Será posible que sea el mismo que estoy suponiendo? Eso sería tan…

—¡Mira!, este es mi papi Kou. —Cuando Vickytoria vio la imagen del hombre, le cayó sin anestesia—. Y este es tío Yuu, con tía Mari y mi mami Lucy, ellos son hermanitos. Tía Mari, me dijo que tío Yuu y mi papi Kou se quisieron mucho.

—“Yuuki es… hijo de tío Kou”… “¿Entonces, el hermano explosivo pero amable del que siempre me habló Chubby y del cual papá ayudó a esconderlo en su momento, era de él”…? Oh no…

Aquellas conjeturas le dieron un golpe fuerte de nostalgia y también de fragilidad…

Verle hablar de esa forma tan tranquila y madura para su edad en medio de su niñez, era algo increíble para Vicky. Ella haciendo memoria, no niega que lloró mucho cuando su padre Andrei se fue, teniendo casi sus once y al enterarse tiempo después por su abuelo Sergey, de que su tíos postizos preferidos (Kouji y Lucy) también partieron de esta vida, le dolió demasiado… De hecho aún los extraña. Yuuki siendo un niño tan pequeño y amoroso, no consiguió disfrutar de sus papás, más él, no se vio afectado por el gran cariño o dedicación que ha recibido de sus familiares y de su tío Yuuri, ese al que ella, ha re-descubierto alguna vez como su primer amigo…El cual ahora, es su jefe de línea y también su maestro.

El que se hiciera cargo de una criatura abarcando su profesión en plena flor de su juventud, la llenó de mucha admiración y respeto hacia el joven japonés…y con esa obviedad, era más que claro para ella el “por qué” de sus incumplimientos con su promesas…

—“Y yo pensando cualquier cosa, debería…Darme vergüenza”… —Se hallaba minúscula por esos pequeños asomos de enojo que sintió al enterarse de esa forma sobre toda la verdad, pero que con esas explicaciones tan simples por el pequeño nipón que hoy tiene a su lado, cesó toda querella haciéndola consiente de que Yuuri, no le reconocería tan fácilmente. Ella también ha crecido en estos años y el paso del tiempo la han hecho una agraciada joven de dieciséis.

Yuuki continúo su defensa, diciéndole que su tío no la olvidó por malo, que él trabajaba muchísimo y se le pasó. Que hasta hace poco fue que pudo recordarla, y que él tiene miedo de que ya no le hable por eso. Ciertamente, la petición del pequeño para con la señorita era claridosa.

—¡Vicchan por favoooor, perdónalo! Yo…Yo…¡Yo te haré muchos dibujitos!, ¡T-te compraré con mi mesada muchas cosas de niñas!, ¡Hasta me dejo decir “rollito”! Â¡Pero no dejes de hablarle a mi tío y tampoco a mí! ¡Yo te quiero mucho y también quiero a Makkachin! —Y la volvió a abrazar.

El niño con sus ojos cerrados, rogaba porque su deseo fuese escuchado, y parece que sus oraciones fueron recibidas.

Vickytoria respiró hondo y el suspiro que soltó fue confortable, su enigmático azul oculto detrás de su cadejo platinado, no paraba de mirar a ese “rollito” como Yuuki se auto nombró para tratar de convencerla, y no dejaba de meditar sobre la linda declaración. Rodeó a Yuuki, usando sus brazos con sutileza y lo atrajo con ella. Acomodó su cabecita en medio de su cuello u hombro y no desistía de acurrucarlo. Yuuki abrió sus ojitos, parpadeando en sorpresa por esa reacción, y Vicky no demoró en expresar su opinión.

—Tranquilo, pequeñín… —Comentó con sinceridad y cuidado en sus fraseos. Yuuki aún estaba quietecito, sonrojado en su lugar, muy presto y atento a toda oración manifestada por los labios de su linda señorita a su oído—. Yo jamás dejaría de hablarte, de quererte y mucho menos de abandonarte…Porque eres muy importante para mí. Somos amigos, ¿No? —Se separó de él para que pudiese ver su rostro en total libertad.

—Vic…Vicchan….— musitó Yuuki con un hilo de voz…y ella le sonrió rozando su mejilla.

—Y quien debería estar aquí explicándome esto… Es Yuuri y no tú, pequeñín.

Vicky de un modo un inteligente y sin que Yuuki se percatara, le empezó a indagar sobre las vivencias pasadas de Yuuri. Claro, él en su ingenuidad le comentaba todo lo que hizo su tío para cuidarlo y tenerlo a su lado. Cada anécdota contada fue más y más enternecedora, lo suficiente para que ella tomara riendas en el asunto y a su vez una decisión, no sin antes confirmar una última cosa.

—Yuuki… ¿Puedo preguntarte algo? â€”El niño asintió y ella reanudó—. Yuuri…no ha dejado de tocar el piano, ¿verdad?... ¿Él aún sigue tocando melodías?

—¡Siiiiiii! ¡Y toca muy bonito, Vicchan! —No controló su emoción—. Tio Yuu, toca muchos instrumentos, él me enseñó a tocar el violín.

—Entiendo…—Ella se sintió tan satisfecha con la respuesta de Yuuki, que le revuelve sus cabellos demostrándole calidez.

—¿Por qué lo preguntas, Vicchan?

—Porque…hace mucho tiempo, cuando yo era niña y él tenía una edad similar a la mía estando en Rusia, siempre tocaba el piano para mí cuando me sentía triste, y a veces, al estar contenta yo le danzaba mientras realizaba sus notas… Me da un alivio inmenso saber de qué no abandonara la música del todo.

—Vicchan… —Yuuki ahora jugueteaba con sus deditos—. ¿Aún… Aún sigues muy, muy, muy enojada con tío Yuu?

—Un poco. —No lo ocultó.

—Eso significa que… ¿Ya no serás su amiga? —Bajó sus ánimos, más ella negó con su cabeza aclarándole todo y Yuuki se confundió.

—Eso significa, que si no fuese por ti… Quien sabe qué peluches, le estaría tirando al olvidadizo de tu tío en su cara y ganas no me faltan. —Se quejó volviendo a sus pucheros habituales.

—¡¿ENTONCES LO PERDONAS?! â€”Grito por lo alto. Su arrojo fue tan enérgico, que le dio mucha pena y pidió disculpas haciendo reír a Vicky.

—Quizás… Lo perdone. —Mencionó bien caprichosa cual princesa pomposa—. Pero dependerá de él y de sus explicaciones. —Lo cargó y Yuuki trató de amparar a su tío pero fue imposible. Con Vicky, los ojitos de cachorrito… ¡No funcionaban!—. Tu tío Yuu, no fue del todo honesto conmigo, pequeñín.

—Pero fue sin querer.

—Y tú sabes, que por muy piadosa que sea la “mentirita”, no deja de ser mentira; y por más que le ayudes, ¡Él deberá arreglarlo solito! Así que si quieres que le perdone, lo primero que harás, es que no le dirás nada de nada, sobre esta conversación.

—Ahaaaam… ¿No puedo decirle ni un poquito, Vicchan? —El mini-abogado hizo un último intento en defender a su acusado.

—Ni un poquito. —Sentenció la jueza.

—Objection!

—No a lugar, pequeñín.

—¡Buuuuuu~~! ¡No se vale Vicchan! —Se rindió y se cruzó de brazos inflando sus cachetes.

Ella con esa boca de corazón entendió la referencia, gracias a los locos de Emil y Phichit, ellos se la pasan jugando ese videojuego loco del averno en sus celulares durante sus horas libres.

—¡Y es una orden! —Le beso la nariz haciéndose la chistosa—. Solo, prométeme que no le dirás nada, yo le daré tiempo a tu tío para que confiese su fechoría, pero no puedes ayudarle. Esto es algo personal y los niños bonitos como tú, no pueden estar en conversaciones de grandes.

—¡Está bien!, ¡Lo prometo! —Le alzó su manita derecha cumpliendo su juramento.

—Awwww~ ¡Qué lindo!… Bueno, ¡Recoge tus cosas, pequeñín!, Ya Kobuta-Chan está curado y debo llevarte a la oficina de ese “Chuu~bby” mentiroso.

—¿Chu~bby? …pero mi tío se llama Yuuri y él no está gordito porque no puede comer Katsudon cuando trabaja. —La inocente criatura de Dios no comprendía nada con ese interrogante pintado en su cara y Vickytoria rio por completo.

—Luego te explico, Es…una de las tantaaaas historias graciosas, que tu tío te debe contar.

Con esta nueva pasantía, a nuestro Teniente Coronel se le volvieron a revolver las aguas quedando peor de lo que ya estaban y Vickytoria, quien aparentemente se encontraba “tranquila“, fuera de su cuarto y esperando a que Yuuki termine de recoger sus pertenencias, ella no ocultaba sus ansias o sus deseos voraces por saber la versión de Yuuri.

Quiere conocer sus hechos, sus conjeturas… y no pueden evitar sus figuraciones, ¡Y claro que las tiene!, por primera vez experimenta esta sensación, pero dará tiempo al tiempo para que este le determine el sendero a seguir, o cómo abordar a ese cobarde japonés que tiene por superior. Ella reclinó su cabeza apoyándola en la pared, expulsó un largo y contenido vaho relajando su cuerpo. Acabó posando su dedo inquieto en sus labios y así, empezó a tramar el “contra-ataque”

—Así que… ¿Sabías la verdad sobre mí desde un inicio, me ocultaste muchas cosas y no me dijiste nada, eh?… Fuiste muy malo conmigo, Chuu~bby… ¿Qué debería hacer esta conejita para castigarte? —Sonrió de lado por su hecho pensado…

📷📷📷📷📷
Continuará…
📷📷📷📷📷

*************Vocabulario Cultural o Idiomático (laaaaaargo T-T)

*************
Vocabulario Cultural o Idiomático (laaaaaargo T-T)…
************

*⌠Wait?!…. More sanctions?⌡= De origen Inglés, y la expresión significa: Â«Â¿Espera? ¿Más sanciones?»

*⌠Sure!…Felstman was clear âŒ¡= De origen inglés, y la expresión podria significar un: Â«Por supuesto, Felstman fue claro»

*⌠Ohayo Gosaimazu, Katsuki Katsuki-Tōrikusan⌡= De origen japonés, y la expresión podría significar un: Â«Buenos Días, Teniente Coronel Katsuki.»

*⌠Arigatou Gosaimazu, Katsuki ChÅ«-Taisa âŒ¡= De origen japonés, y la expresión podría significar un: Â«Muchas Gracias, Teniente Coronel Katsuki.»

* Da / âŒ Ð”a⌡de origen Rusosignifica Â«Si»

* Yiet / âŒ Het⌡de origen Rusosignifica Â«No»

* / âŒ Mademoiselle⌡de origen Francéssignifica Â«Señorita o Damisela»

* 等陸佐  /⌠Hitoshi rikusa⌡= de origen principalmente Chino, es el honorifico formal para referirse al rango Policial Imperial del “Teniente Coronel”…  (erróneamente usaba el ChÅ« Taisa pero leyendo un poco más, esos términos son de la policía metropolitana japonesa y no de la imperial) Ahora volviendo con el nuevo termino. Hitoshi rikusa se forma a partir los tres pictogramas chinos (等 -陸 -佐). Pero que al pronunciarse en el katakana japonés alargando la o, y omitiendo la primera i, el shi y la “u” sería «Tōrikusa» , eso y que al final le agregué la “n” para hacer el juego de palabras con el “san” quedando en definitiva como «Tōrikusan»

* R2 = A nivel policial en mi país, son códigos cifrados o en clave que usan los policías para hablar sobre los operativos según la letra y el numero indican el tipo de operatividad y la peligrosidad.

*chingada o chingadazo = expresión del país del taco (México) usada para referirse de mala madre a alguien o mandar a la damier a alguien o saborearse a alguien (¿?) por decirlo de un modo bonito xD

* JOTO= expresión del país del taco (México) usada para referirse a alguien Homosexual (hombre) despectivamente. Pero según la situación, entre los amigos la pueden usar en broma.

*Güey / Carnal = En México se usa para referirse a los amigos, es como el “Parcero” en Colombia o el “pana” en Venezuela.

*Carcacha = expresión latinoamericana que puede referirse al aparato o medio de transporte viejo xD

*Mamón= expresión latinoamericana que puede referirse a una persona pesada en su modo de ser.

*Mamerto= expresión Mexicana y colombiana usada para referirse a alguien “tonto” de modo gigantesco

* “Que el suegro le jale las patas por la noche” = la frase latinoamericana (más que todo usada en México o en Colombia) para referirse al espíritu de alguien ya fallecido a modo de broma.

*****************************

Para info de carácter técnico policial, pueden ir al botón que dice (Vocabulario del Fic)

🔥N/De Shary: HOLA AL PUEBLO ¿Cómo están? ¡Yo aspiro a que Bien!, ¡Capítulo 15 y contando!, tuvo 32.996 Palabras :3 (con la nota del final + vocabulario me quedó en 33.317 Juemadreee!!! Alv xDDD ) nuevo record no joda xDDDDD!!! creo que con esto compenso la demora.

NOTA ADICIONAL: este capitulo fue rebeteado para mejora visual y comodidad de los lectores.

Bueeeeno, voy con lo propio: Â¿Les gustaron los dibujitos pal cap 15? yo amé dibujar los pucheros de vityaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa xDDDDDDDDDDDDDDDDDD me gusto realizar a la familia wenejo juntos (yuuri, vitya y Yuuki xD) o ese empoderamiento de Vitya lista para atacar y defender a Guan! …Pero lo que también me gusto explorar, fue un estilo de la old school que muy poco me conocen con las expresiones agresivas. Mis profes de COMIC (ambos son gemelos) ME HICIERON REDIBUJAR A YUURI EMPUTICIAO VARIAS VECES XDDDDD ALV (Los oreos q__q pero los amo) valió la pena, Yuuri defendiendo a Vitya a capa y espada me puede.

Y efectivamente xD atinaron con Vitya y su complicidad con Yuuri para partirles la madre a los cabrones de Chris y Phi jajajajajajaja. Lo bonito de esto es que vimos a Yuuri en faceta poco explorada…. no sé ustedes pero ese japo ya perdió el año con Vickytoria xD.

La conejita ya se enteró que Yuuri…es Chubby!!! Esto se prendió ¡ xDDDDD (yuuki, protege a tu tio)

Retomando el caso policial, ya leímos como de a poco, se arman las fichas y como se entrelazan las cosas con cierto pasado marcado en Yuuri, D: el clan Kazuma y esa organización tienen mucha tela por cortar. Además que debo ahondar un poco más sobre las vivencias de Yuuri =/ la vida le ha dado golpes fuertes.

Eso me lleva a las siguientes preguntas. Chan chan chan:
-¿Qué cosas creen que pasarán en el cap 16? o__o (porque si leyeron bien en este capi 15, nos dio una previa anticipada en las dos últimas escenas… ¿Cuál? ¡Pronto lo sabrán!)
-Vitya podrá besarle la nariz a ese amargado para transformarlo en príncipe xD?
-¿Yuuki logrará que su tio se salve de los peluchazos de Vitya por no decirle la verdad xD?

Pregunta extra: ¿Será que Akon cumplirá esa amenaza D:? (porque si piensa hacerlo, deberá enfrentar a un Kamikaze con katana en mano) –Huyending de todo–

PARA FINALIZAR:

1) MÁS DIBUJITOS OMG!! las señoritas mi bella Icanus y mi linda Joseline me regalaron sus joyas ¡!!

By Icanus ❤
2) Podrán saber de adelantos y cosas sobre mis fanarts en mi fanpage de facebook "StarsDub's" y también los invito a leer otros fics o/y Artbooks que llevo por aquí, en Wattpad
By Joseline ❤

2) Podrán saber de adelantos y cosas sobre mis fanarts en mi fanpage de facebook â€œStarsDub’s” y también los invito a leer otros fics que llevo por allí en Alianza YOI, u otras como Inkspired, o AO3.

3) Si tengo dedazos de redacción, o alguna corrección que hacer, díganmela! la idea es mejorar q_q y que estos capítulos estilo biblia para ustedes queden bonitos, gracias ❤

4)¡Nos vemos en el que sigue! ¡¡¡Cambio y fuera!!! ¡¡Muchos Saluditos a todos!!

Att: su servilleta, la shary 😀

Publicado por sharayanime

Profesora de Día, Artista, Fanficker y Fanduber de noche.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: