MOF – 🔥 Cap 14🔥


Shary Pov’s: âš ï¸ ADVERTENCIA/WARING!!! ⚠️
A partir de este capítulo y en los que siguen, se vendrán unas que otras escenas serias donde haré menciones de temáticas “fuertes” y/o términos específicos no aptos para todo el mundo. En primera, por la profesión que vemos en el fic para nuestros chicos y en segunda, porque ya empezamos a adentrarnos en la zona obscura de las misiones. Pido mucha discreción y que sean de mente muy abierta… claro, estas van intercaladas con otras donde lo fluff y la comicidad saldrán a flote, pero igual la carga tensionante empezó a emerger. ¡Ahora sí! les dejó apreciar la lectura. Nos leemos nuevamente al final! 😀

***************
🔥 Capítulo 14: Â¡Miss Usaforov & Mr. Tigresky!
🔥 Autora: Shary
🔥 Re-Beteo y Arreglos: Shary y Liz
***************


Zona centro de Shibuya –Tokyo /Japón


Zona centro de Shibuya –Tokyo /Japón.
Abril del 2017 – 02: 00 P.M

—¡Abran paso abran paso, esta zona está prohibida! —Clamó uno de los oficiales de F.P.J en lo que sus compañeros acordonaban con la cinta amarilla de seguridad para marcar el callejón en mención.

El equipo de Criminalística ya tenía quince minutos de estar en el lugar, llamando la atención de todos los transeúntes Shibuyenses que andaban por ahí. Japón siempre se ha caracterizado por ser un lugar muy pacifico, pero esa paz se ha visto interrumpida. Muchos miraban con horror la escena, otros cayeron con nauseas, e incluso algunas familias cubrían los ojos de sus retoños para que no tuvieran tal consternación aberrante reflejada en su mente.

Cinco mujeres y cinco hombres, todos del rango de edades entre los dieciocho a veintisiete años fueron hallados sin signos vitales dentro de bolsas negras en ese callejón que funcionaba como botadero de basura…Un asesinato grupal y en serie que para los periodistas o el resto de dirigentes autoritarios no pasó por alto.

Según el primer escaneo pronunciado por el grupo de expertos, todos fueron violados. En medio de ese acto parece que no llegaron al “coito” o algún indicio de líquidos pre-seminales, pero si les repitieron la “acción” hasta desgarrarles sus partes íntimas. También llegaron a ser golpeados con salvajismo sin consentimiento alguno en la madrugada. La magnitud de la golpiza fue tan infausta que muchos de sus órganos vitales tuvieron heridas internas provocándoles hemorragias letales, luego terminaron su existencia usando silenciadores dando directamente a sus cabezas, sus venas ortas, incluyendo corazones y debido a las posiciones rígidas en las que fueron ubicados, aparecieron más y más moretones, todos estos “post-morten”

La masacre en plenitud no había dejado huellas o rastros, no tenían nada que les ayudará a descifrar tal indulgencia cometida contra las vidas perdidas en la tarde de hoy, solo la sangre derramada en esas bolsas que sirvieron como portada para ocultar tal atrocidad.

Rápidamente, dos integrantes del F.E.G.I fueron llamados para ver al occiso, les dieron vía libre en su sendero y a su lado tenían a uno de los miembros ordinarios del departamento de la policía distrital que los guiaban al punto indicado e inmediatamente el Oficial jefe los recibió con su saludo protocolario y la acostumbrada reverencia.

—Katsuki – Tōrikusan, es bueno ver que acudió a nuestro llamado.

—Todo lo que tenga que ver con la seguridad de las personas es de mi competencia, así que no dude en pedir mi ayuda o la de mis hombres. â€”Respondió el Superior de Élite e igual le devuelve la reverencia.—Ahaaamm… me basta y sobra con el “San”, Señor Oficial.

—Oh no, no, no, claro que no Katsuki-Tōrikusan, usted un jefe de alto rango. Es mi deber mantener el respeto que se merece. â€”Renunció a la proposición de modo cordial y Katsuki al ver que no lograría su cometido, se resignó y fue directo al grano para lo que fue convocado.

—Por favor, deme un resumen de los hechos.

Cuando se reunieron, el recuento dado por el colega fue de por sí, inhumano. El superior estaba atento a todo y analizaba junto con su acompañante cada fragmento, frase, y palabra salida de la boca del señor de más edad. De seguido hubo un silencio, uno que sumió en consoladores pensamientos cuando miró con sus propios ojos el crimen perpetuado… Vidas jóvenes llenas de sueños e ilusiones pero que ahora han sido calladas bajo el manto de la perversidad.

En sus irises marrones se le vio la impotencia, se le vio un fuego consumidor, queriendo justicia no solo por ellos, sino por las familias que serían entristecidas al saber de la lamentable noticia.

—Como verá Katsuki-Tōrikusan, esto es algo que se nos sale de las manos por tener una categoría más elevada… Claro, hemos solucionado casos graves pero no de tal condición, Es…por eso que acudimos a usted.

—Y no se preocupe… ¡Así será!. —Aclaró con seguridad y dándole su palabra—. Hablaré con mi General y la ANP para tomar las riendas del caso, pero también necesitaré de toda su ayuda, si es posible. Entre más seamos, más rápido atraparemos a los causantes.

—Gracias, Katsuki-Tōrikusan… Es bueno saber que personas como usted pertenezcan al F.E.G.I y goce de nobleza pese a tener un rango distingo al de nosotros…Es difícil contar con la ayuda de otras prefecturas.

—Tendré los rangos que quieran, pero más que alguien importante o ser un Guardia Imperial, me considero un Oficial como cualquiera de ustedes, no estaré detrás de un escritorio como el resto.

El Oficial Jefe pudo ver con una sonrisa confiada en ese muchacho la misma tesón a cuando su hermano Mayor, el Sargento Kouji Katsuki, comandaba en vida y era de los primeros en involucrarse en estos asuntos. Se alegra que su hermano menor haya seguido sus pasos en ese aspecto.

—Usted dirá Katsuki-Tōrikusan. Mi cuadrante policial y mi persona estamos listos para cubrirle su espalda, ¿Cierto, caballeros?

—¡SEÑOR, SI SEÑOR! —Afirmaron con frenesí los demás hombres bajo la voz de su Oficial jefe y T.C asintió gustoso.

El otro quien observaba de primera mano dicha admiración ganada de los demás hacia el Teniente Coronel, era el Subteniente Altín. Su cara lucia seria, pero internamente estaba asombrado por el impacto y la imagen autoritaria que generaba ante los distintos entes oficiales, él quiere llegar a ese nivel y él pensó que tomo una excelente decisión en quedarse en Japón para servir a favor de la ley.

Katsuki, por otra parte, trajo consigo a Altín porque en su expediente detallaba que el subordinado tenía como especialidad deducir casos y/o realizar operativos de este estilo. Algo que le cae como anillo al dedo pues, sería su carta maestra para el reto que estaba por enfrentar, ya han trabajado antes y se entienden muy bien. Altín en la oficina improvisada de una de las tres carpas ubicadas como puesto de control, analizó con minucia todos los ángulos posibles. Le comentó a su jefe que cabe la posibilidad de que un clan sea el encargado y que puede que dicho crimen haya sido por “ajuste de cuentas” o en modo coloquial y a conveniencia sería “una culebra”

Eso a Yuuri le dio una mala corazonada.

—KatsukiTōrikusan, Subteniente… Necesitamos que ustedes vean esto, por favor. —Uno de los chicos de criminalística los interrumpió.

Katsuki y Altin caminaron hacia a los cadáveres, y les señalaron en ciertas partes de los cuerpos unos símbolos hechos con cortadas, la imagen no era muy clara pero no era algo común en los clanes Yakuza hacer este tipo de distinciones al momento de “saldar deudas”

Claro, a menos que…

—T.C Katsuki, ¿Es normal ver este tipo de comportamientos en las organizaciones criminales de su país?

—Negativo, S.T Altín.

—Entonces… Es probable que dicho “clan” podría estar comandado por algo muy grande.

—Tal vez…

—Algo parecido a lo que detectamos con el cartel académico y la organización fantasma por las declaraciones de Yamamoto

—Viéndolo de ese modo no cabría duda alguna de quizás sean extranjeros… Los extranjeros, en especial si son europeos suelen usar ese tipo de “simbologías” para dar una “advertencia”, y puede que ese clan “Yakuza” se quiera abrir paso usándolos a ellos de trampolín… Pero las organizaciones grandes los ven aquí, como una simple red o peón.

—En ese orden de ideas, lo seria… ¿No? —Intentó de ratificar su postura el S.T Altin.

—Afirmativo. —Garantizó el T.C Katsuki con pose pensante en lo que revisa una vez más ese símbolo en uno de los antebrazos de los N.N—. Para finales de los 80’s y mediados de los 90’s en Rusia y Japón, militaba un grupo que usaba ese modus operandi. Según las naciones unidas ya no existe y el caso quedó bajo archivo, Pero con esto… A lo mejor “alguien” esté retomando sus ideales.

—Ya veo, de ser así, lo mejor es recopilar toda la información que podamos de este caso y si es posible buscar los indicios del otro que tienen archivado, T.C. —Sugirió Altin y reanudó. â€”Haré que los criminalistas le tomen una foto al símbolo para que se lo envíen al Capitán Chulanont y al Mayor Giacometti.

—Perfecto… Mientras, yo coordinaré las movidas con el cuadrante del Oficial jefe y los chicos de la E.E.I.

Con esa premisa se da el inicio al telón de la nueva misión que estaba por comenzar, nuevos actores por capturar y nueva trama a desarrollar… 

Oficina del T


Oficina del T.C Katsuki (T.S.P.A) –Tokyo /Japón
Abril del 2017 – 10: 00 A.M (tres días después)

medida que la investigación avanzaba a paso lento pero seguro, fueron desmarañando la telaraña gracias al cerebro tecnológico de Chulanont, a la astucia de Giacometti y las sugerencias enfocadas de Altín. Concretaron que los fragmentos desbloqueados que tenía Yamamoto en su laptop guiaban a puntos radicales que confidencialmente, los relacionaban con el siniestro.

Katsuki fue por respuestas a la celda donde Yamamoto se hallaba encerrado, exigiendo que escupiera todo lo que sabe. No dijo mucho, más bien, no le dio la reverenda gana, pero si le confirmó algo y era que estaban parados ante un imponente negocio, donde trata de personas era la materia prima en este asunto… y quizás otros más escabrosos.

«“¿Y tú sigues creyendo que la droga era lo único 
que movía esa gente, muchacho?…Jajajaj eres un iluso.”»

En cuanto al símbolo, seguían crudos… y si nos vamos con algo de ese múltiple homicidio, los asesinados resultaron ser personas de bien que pertenecían a la clase trabajadora no solo de Japón, sino de otros países procedentes de Europa y Asia. Desaparecieron sin dejar algún indicio para ser inducidas a la prostitución a la fuerza, hasta ahora que los encontraron en estas deplorables condiciones.

Lo último que el Ex-Intendente le aclaró, fue entre algunos clanes desertores de las organizaciones Yakuzas (ojo, no todas) crearon una guerra territorial por ostentación de poder, y que ellos no les temblará la mano de usar cualquier ayuda externa o crear pánico con sus armas sangrientas para marcar su presencia. Cosa que para Yuuri tuvo sentido cuando la policía ordinaria del F.P.J le dio aviso de visajes reportados en estos días por algunos sectores peligrosos donde le daban la razón a las declaraciones del reo… Se fijaban en los clanes.

Entre tanto eso pasaba, Altin, Chulanont y Giacometti con refuerzos, realizarían un cateo preventivo en una de las zonas baja de Shibuya donde se presume que personas mal habidas transportaran mercancía y en lo que aquello era planeado con buen prefacio, en la oficina de nuestro Teniente Coronel, Yuuri Katsuki; debía alternar sus labores con la forma de sobrellevar el mando en la academia, lo cual significaba deambular en leyes, papeles, cadetes, misiones y por supuesto… “Oficiales”…

—¡Por tu culpa estamos aquí!, ¡Frentona! —Susurró con fastidio el rubio mientras le empujó con su codo.

—¡¿Disculpa?!, Por favor, si no fuese por tu culpa no estaríamos aquí, ¡Andrógenado! —Contra-atacó en bajo la platinada y le devolvió la acción con su hombro.

—“Esos dos no se cansan”…—Infirieron el Rey canadiense y el checo arlequín en sus adentros al tiempo que los agarraban con fuerza para que no se mataran—. ¡YA DEJEN DE PELEAR! ¡O NOS VAN A REGAÑAR!

Katsuki, tenía a cuatro oficiales del F.E.G.I frente a su escritorio, más por lo visto solo dos de los cuatro iban a ser amonestados por el espectáculo que ellos originaron al darse coñazo limpio en plena redada y terminar con moretones, pómulos rojos o una que otra parte rota por los golpes, (cosa que de no ser por Jean y Emil, esos dos retomarían la pelotera en su oficina). Oh si, les hablamos del Cabo primero Imperial Plisetsky y la Oficial Imperial Policial Nikiforova.

A ciencia cierta, a los nuevos integrantes se les han asignado variadas misiones (siendo A+ para nivel Profesional, A nivel Experto, B nivel Intermedio, C nivel Medio y D, el nivel Principiante) en el transcurso de los días; y como su división de es grandísima, él suele fraccionarla por equipos.

Por ejemplo: Los novatos (Vicky y Emil) fueron establecidos para estar en la garra del Capitán Crispino. Los chicos al ejercer como oficiales bajo prueba, deben ser supervisados todo el tiempo y proveer reportes de cada una de sus corrientes, Emil y Vicky se caracterizaban por ser carismáticos, prestos y colaboradores con sus superiores, lo bueno es que sus horarios en la academia fueron acomodados o adaptados para que puedan seguir asistiendo a sus clases y adicional a eso, por tener madera para cosas de más talante, actuaban en misiones de nivel “B”

Si hablamos del combo de la FSB, Yuri, Otabek y Jean no tienen un grupo específico debido al convenio que llevan con el gobierno Nipón y los suyos. Como tal, son fichas libres que puedes desenvolverse en cualquier nivel, además de ser autónomos de escoger en donde participar, siempre y cuando Katsuki o Felstman, les den ordenanzas para algo diferente.

Hasta allí, todo bien…

El problema radicaba, en que las misiones más recientes tanto a Jean como a Yuri, los han cruzado para ser apoyo adicional al grupo de Crispino pero, Nikiforova y Plisetsky… No se las llevan muy bien que digamos.

Los dos jóvenes tienen sus días en donde no se soportan y a veces se vuelcan entre ellos mismos pasando por alborotadores. Al final, acabaron por entorpecer una parte del trabajo de campo asignado. Crispino ha corrido con suerte de que Jean o Emil estuvieran allí para colaborarle con esos dos… Pero su última gracia resultó desastrosa. En sí, capturaron a los criminales, más tuvieron una fuerte discusión que concluyó en lo que leyeron al inicio… “puras golpizas”

O Si De la Iglesia los comandara, de seguro él lo nombraría de un modo más latino: “¡Mero putazo!”

A raíz de lo acontecido con el par de rusos, eso fue reportado con Felstman, quien se encontraba en plena reunión con Katsuki y Altin. Cuando Crispino explicaba lo ocurrido le sacó al viejo ruso un rugido desde lo más profundo de todo su iracundo ser.

Para Yakov, era una bomba de tiempo que el par de pécoras continúen con sus riñas infantiles, porque así como se ha enterado de la buena labor del nieto de Nikolai en situaciones de gran experticia o de la nieta de Sergei en sus acertadas contribuciones… No es ningún imbécil. Cualquier día puede suceder que si se les requiere a ambos en una participación mutua o en pleno operativo u estrategia de alto riesgo, sus diferencias, disyuntivas y altercados echarían por la borda todo avance.

El decidió cortar el problema de un modo “radical”

El General dejo órdenes a Katsuki de sancionarlos, poniéndoles a trabajar juntos en labores de servicio comunitario o de hacer monitoreo en los alrededores de Shibuya hasta nuevo aviso… Esto, con el pretexto de que el par aprendan de una buena vez por todas lo que es tener “compañerismo”, “camaradería” y sobre todo olvidarse de los platos sucios (asperezas) a toda costa para que el equipo pueda trazar su fiesta en paz.

Yuuri no lo vio del todo fortuito, Otabek le secundó en ello… ¡Total!, ¡Ordenes son órdenes y deben cumplirse!

Y aquí, estamos ahora… Mirando como esas perlas rusas se tiran “sus dardos” con cariño, y olvidándose que están ante Katsuki. El japonés, muy neutral con su ceja en alto, les llamó la atención a ambos, les explicó de su actual estado y de la decisión del General pero sus reacciones, bueno…mejor léanlo ustedes mismos.

—¡¡¡¡¿QUÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉ?!!!!! â€”Gritaron los dos rusos.

—Son órdenes directas y es de carácter obligatorio. —Expresó el superior cortante.

—¡¿ESO TIENE QUE SER UNA MALDITA BROMA?! ¡A LA MIERDA! â€”Rabio Plisetsky en toda la cara de Katsuki. Por otra parte el japonés ni se movió, ya está acostumbrado a actitud del Yankee ruso—. Â¡Â¿POR QUÉ TENGO QUE ESTAR CON LA CALVA?!

—Por primera vez estoy de acuerdo con la gata oxigenada, ¡esto es inaudito! Â¡ME NIEGO A TRABAJAR CON ESE ENERGÚMENO!

—Ah Sakra! —Maldijo en bajo Emil con miedo en su rostro—. J.J hay que hacer algo…El T.C tiene cara de pocos amigos.

—¡Ni loco me meto en ese problemón y tú tampoco lo harás cachorro!

—Ehhhhh?! WOOT?¡ WAIT?! WHY?! ¡Ellos son…nuestros compañeros!, ¿no?

—Sí, y me agrada trabajar con mi jefe Auxiliar, el gatito y tu compañera, la conejita pero también esos han cometido muchas faltas y lo sabes…

—Pe…pe… p-peero…

—No siempre podremos ayudarles Emil, de estar “Mr. Bajín” aquí, diría algo como eso y creo que esta vez estaré de acuerdo en que les llamen la atención, así que te quedas conmigo. —Lo jaló de golpe y lo hizo sentar a su lado—. En el mueble sin hacer nada de nada…¡Es una orden de tu cabo y rey imperial!

—Lo que diga su majestad. —Respondió sin queja alguna expulsando un suspiro derrotado y luego pensó—. “Vicky, Yuri… Conste que intenté ayudarlos”

Por su lado, Katsuki con sus dedos sosteniendo su mentón y el codo apoyado en su brazo, estaba obteniendo de apoco una faz irritada y quizás cargada por el “pleito” que el rubio y la platinada retomaron en sus aposentos, tenía demasiados embrollos en su cabeza para lidiar ridiculeces como estas.

—¡Repite lo que dijiste de mí, calva cabeza hueca! —La empujó otra vez sin perderle de vista.

—Trás de sordo, mente corta… Te llamé, “gata oxigenada” ¿O Qué? ¿Algún problema? —Le encaró devolviéndole la misma jugada, lo ha empujado importándole que él sea más alto que ella.

—¿Sabes que puedo romper tu linda carita de anciana mimada, cosa que ya hice? —Le tocó sus pómulos con mucha intención.

—Atrévete si puedes otra vez. —Le manoteo su mano con rudeza—. ¡Y te recuerdo que yo fui quien te rompió primero tu cara de niña, gatita!

—¡¡AHORA SI TE HARÉ BORCHTS!!

—¡LLÉGATE, BARBIE! ¡AQUÍ TE ESPERO!

—¡YA CIERREN LA PUTA BOCA LOS DOS DE UNA BUENA VEZ! â€”Declaró en perfecto ruso y de mala gana el Teniente Coronel quien ya perdió la paciencia demostrándolo con ese golpe a su escritorio…

Los dos jóvenes dieron un respingo tras la orden quedando tan helados, que aguantaron de momento su trifulca. Katsuki era alguien bastante educado que no suele usar ese tipo de vocabulario, y el hecho de que lo hiciera…era porque realmente lo hartaron.

—Plisetsky Y Nikiforov… Dejen de lloriquear y compórtense a la altura. Â¡NO PERMITIRÉ SABOTEOS O REPROCHES EN MI OFICINA! ¿LES QUEDA CLARO?

—Pero…

—¿Acaso debo repetir lo dicho o me paro y yo mismo se los explico a punta de patadas? ¡Porque ganas no me faltan y no estoy bromeando…! ¡Ustedes deciden! —Sentenció aún en ese idioma pesado y con firmeza al ponerse de pie peligrosamente…

—No… señor. —Optaron por no provocarlo, vaya que estaba enojado.

—¡Ja! ¡Esto es increíble! —Se sentó con cabreo al reclinarse en su silla amueblada.

El superior llevó sus índices juntos en medio de su nariz y se masajeaba el entrecejo manteniendo sus ojos cerrados…Era una perniciosa costumbre que él tenía cuando se hallaba estresado o malhumorado, como un método de desahogo para calmar su abrasadora cabeza y así pensar con calma las cosas. Después del minuto sus parpados los abrió, su mirada endureció asustando nuevamente a los dos rusos y ha aflorando todo su lado severo…

—¡¿En serio se la van a pasar en ese jodido plan?! ¡¿Qué carajos se supone que tengo?! ¡¿A dos oficiales centrados de la ley?! ¡¿O un gato y un conejo malcriados rompiéndose sus caras a quién sabe qué?! ¡Por no decir otra… Palabra peor! —Manoteó al aire y recobró esa posición estresada. Vickytoria bajo su perfil con vergüenza, Yuri giró su rostro para otro lado gruñendo y aunque Katsuki no estaba siendo para nada “cortés” en su elocuente hablar… Ellos comprendían su enojo.

—Al inicio estaba algo… Reacio con la idea de cumplieran la sanción juntos, pero ahora que medito mejor las cosas, me parece apropiada. Si el General lo dictaminó así, es por algo…y no lo pienso cuestionar…

—¡Pero señor Katsuki, yo no fui la del problema! Â¡FUE ÉL!. â€”Ella señalo a Yuri con uno de sus pucheros.

—¡FUE TÚ CULPA! â€”Él también señalo a Vicky con su faz arisca—. ¡Yo ni debería de estar aquí, Cer…digo, Katsuki!

—¡SILENCIO! Â¡Â¿Estoy Pintado en la pared, son sordos o qué?! Â¡YA DI UNA JODIDA ORDEN! â€”Soltó fastidiado y ahora si acabaron todos los pretextos de ambos, se pasaron de la raya. Al primero que regañó fue al joven rubio, técnicamente lo amenazó con su característica templanza y seriedad—. Te recuerdo que no soy cualquier persona para ti, Plisetsky; y si te veo algún asomo de llamarme por otro apelativo que no sea del reglamentario, Â¡TE REVIENTO LA BOCA!

—”Mierda, se emputó”… —Pensó y luego se disculpó en tono audible—. Ahh…Yo, disculpe, señor. —Yuri sintió un horrible escalofrió en esa última frase de su homónimo japonés.

—Y en lo que respecta a usted. —Afiló su mirada hacia la más joven—. No está en posición de renegar… le recuerdo que es una Oficial novata la cual está a prueba y de continuar as텠¡YO MISMO TE DARÉ DE BAJA! —La increpó y Vickytoria enmudeció con mucho miedo. El T.C prosiguió para los dos en ese idioma de tierras frías.

—Aquí no es “si me gusta o no”… Â¡AMBOS SON OFICIALES INDEPENDIENTEMENTE DE SUS EDADES!, ¡Y AMBOS DEBEN APRENDER A TRABAJAR COMO COLEGAS! ¡Si aspiran a cargos más altos a futuro, la humildad, la lealtad, el compañerismo y el respeto son primordiales!, sin esas cuatro premisas están fregados con el equipo que dirijan. Â¡NO PUEDEN ESTAR RECAYENDO A CADA INSTANTE EN LO MISMO, UNA Y OTRA Y OTRA VEZ! ¡MADUREN!

—No volverá a pasar, señor… —Mencionaron incómodos los jóvenes al tiempo.

—No me juren en vano, ya que no les creo un reverendo comino, y ahora escúchenme bien porque lo diré una sola vez… —Demandó—. Sí alguno de los dos no quiere seguir con esto,entonces Â¡DEVUÉLVAME SUS PLACAS Y LÁRGUENSE DE MI OFICINA! —Les cantó su ultimátum—. Pero, si optan por quedarse, aceptar que la embarraron como los jóvenes “maduros” que son, porque lo hicieron hasta el fondo… Simplemente cumplan su orden, aprendan a trabajar unidos y hagan las cosas con la importancia que se merece… Â¡USTEDES SON LEY ANTE LOS CIUDADANOS, NO UN PAR DE CRÍOS A QUIENES LES DEBA DECIR LO MÍNIMO!

—Entendido, señor.

El sermón (bien ganado) fue adverso para el par de rusos, siendo Emil y Jean los observadores de la cruda que se calaban sus compañeros y con toda la razón. Pues pensaron en medio de su sinceridad que si el T.C les hablase de esa forma poco “elegante”, era por ellos mismos y de nadie más.

Katsuki después de ese lavado de lengua ( lo cual solo le hizo falta una chancleta en la mano para completar la remembranza), los relevó finalmente como lo había pronunciado el General, y les recordó habiéndose calmado de tal descargue, su sanción de colaborar contiguos en actividades comunitarias y en los monitoreos de los alrededores de Shibuya.

), los relevó finalmente como lo había pronunciado el General, y les recordó habiéndose calmado de tal descargue, su sanción de colaborar contiguos en actividades comunitarias y en los monitoreos de los alrededores de Shibuya


Alrededores de Shibuya –Tokyo /Japón 
Abril del 2017 – 2: 00 P.M (3 días después)

Pasaron los días tras aquel encare y la dupla “VickYurio” a “medias” ejecutaban la orden… En las mañanas se suponía que el par, debían interactuar entre sí. Para ello, los comedores o fundaciones aledañas a la academia eran los sitios predilectos con el propósito que conversaran, que conocieran del otro y para evitar encontronazos, eran supervisados por Emil o Jean.

Y se podría decir que cruzaban una que otra palabra necesaria, Sin embargo…

—”El Plan del General, no está funcionando”… â€”Mentalizaron muy en el fondo el rey y su arlequín. Ambos se habían percatado del diminuto detalle lográndose llevar sus palmadas a la cara.

¿Cómo el ruso y la rusa pretenden ser mejores colegas si ninguno trata de ceder?

Para empeorar dicho asunto, cuando les tocaban los sondeos en los sitios o calles de la prefectura a la que pertenecían, se encontraban solos y sin saposvisores (llámese sus amigos) merodeando por allí. Eso preocupaba a Jean y a Emil más que todo porque cada quien se iba por su cuenta y se reunían al final de la tarde en una esquina antes de regresar a la T.S.P.A.

En su cuarto día de sondeo, les tocó hacerlo como civil en una zona un tanto regular, Yuri lucia sus chaquetas o botines con estampados de Animal print y sus pantalones rasgados. Él prefirió caminar y dejar su moto en un parqueadero cercano. Vickytoria portaba un look más tomboy estilo 90’s/80’s, Jean desgastados en tubo, camiseta encapuchada desmanguillada, convers y muñequeras pero su fashionismo actual no lo perdió en lo absoluto. Sin querer, los dos muchachos terminaron en la misma calle desolada y tontamente empezaron sus “discusiones”…

—¿Tú qué haces en “mi” zona, conejo?

—¿Acaso la calle tiene dueño, querido Yurio?

—¡Que es Yuri! y te dije que yo tomaría esta zona. Tú irías a la otra.

—Cuando dejes de llamarme “conejo” me avisas, Yurio. —Se lo dijo bastante confiada y el otro en desacuerdo puso sus ojos en blanco—. ¡Y no!, ¡no lo fue, fue al revés y…!

Uno o dos golpes resonaron…

—¿Huh? —Plisetsky le tapó la boca a la conejita alertado por el sonido que escuchó—. ¡Shhh!, ¿Eso que oímos fue un golpe?

Más adelante se escucharon más golpes y una que otra voz, por lo que el ruso fue rápido jalando por el antebrazo a su compañera quien obtuvo una cara confusa, yendo directo a un callejón en ruinas y sombrío de dónde provenía dicho estruendo.

A esta hora, la zona era “muerta” y carecía de almas peatonales… Vicky recién cayó en cuenta y su chip se sincronizó a la par que la de Yuri. Ambos, discretos, se escondieron en una parte llena de escombros y graffitis. De la nada vieron a varios matones de traje, todos llevaban armas, tenían acorralado a alguien de su propio bando. Estaba muy golpeado, ensangrentado y respiraba con dificultad. A medida que avanzaban con él, un hombre extravagante ha tomado la vocería y le habló con sadismo en su cara, reclamándole cosas por alta traición y de robo. Vicky no comprendía para nada el idioma, este era fuerte y marcado, por el contrario a Yuri que si lo conocía a la perfección.

—¿Eh? ¿Qué dicen? ¿Qué idioma es?

—Es alemán.

—¿Alemán?

—Y guarda silencio para poder entender, por lo poco que escuché, creo que este tipo… Tiene los segundos contados.

Por aquella sentencia de Yuri, Vicky pudo inferir que no habrá buen desenlace, el hombre, que aparentemente es el líder de esa banda no escuchó más razones, sacó su arma la cual tenía silenciador y le propinó cinco ráfagas. Las cuatro primeras fueron al pecho, caminó hacia su víctima al verle en el suelo revolcándose del dolor, le mostró su dentadura despectivamente y con esa pistola cargada en su mano le dio el ultimo tiro en toda su boca. El resultado fue un deceso fue rápido…

Vicky contuvo un jadeo angustioso, lo más que pudo que incluso Yuri, lo apreció cuando ella por inercia le apretó con sus manos uno de sus brazos, claro la chica es muy nueva en estas situaciones, todo lo que hizo fue posarle su palma encima de la suya, y con ese gesto le dio a entender mirándole con sus esmeraldas a sus azulejos que todo estará bien.

—Eso es lo que les pasa a aquellos que traicionan al clan Kazuma… —Aquí el granuja habló en japonés, desventaja grande para los rusos puesto que no eran nada aplicados en los cursos de ese idioma en la academia. El tipo continuó con sus órdenes—. Tú quítale la maleta sin dejar huella, y los demás ¡Piérdanse!, ese maldito soplón ya debió avisarle a la policía para encontrarse con él, aquí. Nos vemos en media hora para seguir los preparativos en el refugio.

—Sí señor.

Cada quien tomó sus autos, o motocicletas y como lo dijo su jefe, se perdieron del lugar… Cuando Yuri vio que el perímetro era seguro, con un ademan en su mano avisó a Vicky para que fuese junto con él a revisar… Necesitaban pistas. Vicky no pudo evitar sentir repulsión y quizás un escalofrió por el cómo acabaron con la vida de alguien de esa manera. En Yuri, esto era el pan de cada día, él se agacho frente al cadáver y tomó un pañuelo para hurgarle sus cosas, pero la joven de cabellos claros vio que eso era algo demorado, así que de su crossover-bag sacó unos guantes de cuero negro algo grandes.

—¿Qué haces? —Le miró desconfiado.

—¿No es obvio?… —Vicky dio los guantes a Yuri—. Esto es… Más práctico.

—¿No me digas que ahora hablas como el cerdo?

—¿Katsuki?, no en realidad. —Le respondió calmada en lo que Yuri usaba los guantes ajenos, le quedaban algo apretados pero les eran útiles para esculcarle lo mínimo al “despojo humano” que tiene en sus manos con cuidado—. Usar un pañuelo no te servirá… La idea es “contaminar” lo menos posible la escena, y si es necesario no dejar huellas.

Le explicó con formalidad que las telas en algún punto suelen dejar sus fibras o partículas y eso podría ponerlos en aprietos en caso que analicen el cuerpo… El cuero es un buen aislante de huellas y no permite dejar nada de estas, más que en su propia superficie.

—Eso lo deberías de saber, tienes más tiempo que yo en esto.

—D-dime algo que no s-sepa. Eso… es, es obvio. —Mintió…

La mocosa lo dejó sorprendido y enmarañado. A veces se le olvidan esos detalles ya que su rutina es más “ruda” a diferencia de Vicky, que  es más sofisticada.

—Solo que yo no ando con guantes todo el tiempo, nerd ilegal.

—Soy una nerd ilegal preparada, Cariño. —Concluyó hecha la diva—. En fin… Algo que si le reconozco a ese a quien llamas “cerdo”, y que para mí no es más que un lindo amargado, es que él puede ser alguien que le gusta “optimizar” mucho el tiempo y cuando nos da las clases teórico-prácticas a los novatos en la academia, siempre nos recomienda utilizar mejores recursos. —Le aclaró.

—¿Hah? ¿Lindo-Amargado? —Enunció a la ligera esa expresión y luego la molestó—. ¿No me digas que te atrae ese enano, conejo? —Sacó su lengua fingiendo arcadas con asco—. Me decepcionas, tienes un gusto del orto.

—¿Ehhh? Â¡N-NO ME GU-GUSTA! â€”Lo encaró con sus cachetes inflados y sonrojada por el desliz de su boca—. ¡P-para nada!… Solo quise decir que el jefe pese de ser… Un joven algo “agraciado”, pero regañón y amargado, emplea muy bien sus métodos… Â¡ASÍ QUE OLVIDA TUS CONCLUSIONES!

—Ajam… —Se cruzó de brazos y la miró bien burlón con esas orejas u cola de gato—. Y yo soy Vladimir Putin… ¡Te gusta el enano! —Ahora si la tomó de parche.

Lo va disfrutar con el lapso de los días, sin mencionar que él sabe por boca del Mini-Yuuri sobre el gusto culposo de su tío (el cerdo) hacia los ojos bonitos de ella.

—¡¡¡QUE NOOOOOO!!! ¡¡¡NO ME GUSTA EL TONTO AMARGADO!! â€”¡Chilló negando muy berrinchuda! y poniéndose aún más roja como si le hablaran de un pecado capital—. Además ¿Cómo se te ocurre?, Él es… mi jefe y mi némesis declarado… ¡SIEMPRE ME PATEA MI COLITA MUY FEO EN LOS ENTRENAMIENTOS! â€”Terminó con una espantosa monería en su cara, y el ruso se mofaba, su cinismo no tenía reservas.

—Más bien ese cerdo querrá hacer otra “cosa” con tu cola. —Habló en alemán bien malicioso.

—¿Eh? ¿No entendí? ¿Qué dijiste? — Preguntó con despiste inocente. —Háblame en ruso, francés o inglés… No entiendo alemán.

—Olvídalo ilegal. â€”Contestó como si nada el muy vergajo.

—¡Y no nos salgamos del tema!, ¡sigue revisando!, ¡el occiso debe de tener algo que nos ayude!

Yuri aún mantenía su lisura gatuna en la cara mientras rebuscaba alguna pista, hasta que dio con un fajo de billetes, Plisetsky supuso que eran falsos, luego encontró una plaqueta tradicional de muy buena calidad, ese tipo de plaqueta lo usan los narcos para imprimir los billetes falsos… ¿Lavado de dinero, tal vez?

El ruso sin demorar, buscó en su bolsillo su encendedor y prendió ese objeto. Él muy serio le explicaba que algunos truhanes para salir ilesos de impuestos no solo usaban a los testaferros, también lo combinaban con lo otro que mencionó, en la actualidad emplear impresión digital es lo último en “calidad” pero es muy engorroso por su maquinaria, el uso de las plaquetas es la segunda mejor opción…El dinero real del falso se identifica según la tinta, si la tinta del dinero impreso al quemarse obtiene color negro, es totalmente valido pero si da un color rojo, el indicativo es “falso”

Al final la tinta quemada, repercutió en color rojo.

—Je, como pensé. —Acertó Yuri impresionando a una Vicky muy curiosa diciendo “Amazing!”—. ¿Veamos que más tiene oculto en su ropaje?— y la chica asintió.

Yuri continúo el rastreo y ahora halló una nota, la escritura que había en ella estaba en alemán. Vicky se puso a su lado pero no entendía un quinto, el rubio lo tradujo encontrando una dirección para el día de hoy, y hablaba de unos preparativos. Lo que sí le hizo ruido en la mente del ruso fue el contenido de las mercancías, esto le trajo pésima espina. Vicky no lo pensó y le propuso al Cabo ir de una al sitio y tratar de averiguar más cosas, (aunque los dos estén relevados de meter sus narices en donde no les llamen) no sin antes, guardar algunos billetes o la nota, aparte de tomarle foto a la plaqueta para tenerlos como prueba “justificada”… Corrieron un poco hasta llegar al parqueadero donde Yuri tenía estacionada su motocicleta.

—WOW!, ¡será la primera vez que me monte en un aparato de estos!

—¿Es en serio? —Resopló con chanza—. Definitivamente eres toda una princesita de cristal… ¿No?

—¡OYE!, ¡Recién tengo la libertad de conocer muchas cosas, mi tía nunca me dejaba hacer nada!

—Bah! como sea, Toma. —Le tiró el casco, ella se lo puso y pronto se montó—. Y ahora ¡Agárrate, conejo!

—¿Ah? ¿y por qu-… Waaaaaaaaahhhhhhhhh?!!! â€”La rusa gritó aterrada y el ruso prendió sus motores arrancando con una velocidad abismal.

En simultáneo, vemos al grupo conformado por Katsuki, Altin, Chulanont, Giacometti con el Oficial Jefe y algunos Oficiales ordinarios del FPJ, pero al arribar al lugar, su infiltrado; un colaborador de la interpol alemana quien ya venía haciendo seguimientos para ellos, no contó con suerte.

—¡Rayos! Llegamos tarde. —Mordió su mejilla Altin por tal aberración.

—Lo sé. —Ese fue Katsuki quien también se inmovilizó por lo que vio—. Continuemos, esos tipos no se saldrán con la suya. Â¡QUIERO UN BARRIDO EXHAUSTIVO DE LA ZONA, PARA YA!

—¡COMO ORDENE, SEÑOR!

El Oficial Jefe mandó acordonar la zona, al tiempo que Chulanont y Giacometti tomaron con sus cámaras especializadas muchas fotos que podrían ayudar a recrear la escena del delito, ambos se dieron cuenta que al agente caído le hicieron revisiones por el desajuste de su vestuario o su cuerpo, hallaron la plaqueta y el fajo de billetes los cuales fueron dados primero a los de criminalística y en pocas horas los objetos serían restituidos a sus manos.

Devuelta con nuestros rusos rebeldes, estaban a diez minutos de llegar a la ubicación pactada en ese papel blanco. Vicky y Yuri no dejaban de fraguar cosas en sus mentes sobre que les esperaba al momento de avanzar. Situaron la moto del ruso a pocos metros de allí, y caminaron a pie, era un bulevar. Uno enorme claramente, pero en lo normal, corriente. Ellos observaron un poco más, veía a gente del común ingresar y salir como si nada estuviese pasando, ambos se miraron y asintieron en un acuerdo mutuo, entraron.

Yurio y Vicky se pusieron sus capuchas y cubrebocas estilizados, se colaron en las instalaciones actuando normal, los celadores se descuidaron por lo que pudieron desviarse por uno de los pasillos para seguir con su escaneo, en medio de eso Yuri portaba un pin de los Beatles ¡Pero no se fíen!, es una fachada, el pin tenía una micro cámara que grababa todo llevándolo llanamente a su laptop y a una app personalizada de su celular. Vickytoria no disimula para nada su carita de “¡Yo quiero uno de esos!” y piensa seriamente en pedirle uno a Phitchit, tal vez con la imagen de Laura Paussini o Celine Dion.

—¡HEY, USTEDES! â€”Exclamó uno de tantos hombres de traje. Los chicos se detuvieron expectantes de lo que les podría pasar y giraron dando de frente con el—. ¡Esta área es restringida!

—Este… ¡¿En serio?! —Habló la chica con rapidez y actuando como toda una actriz, cosa que ha despistado tanto al tipo que ni el mismo sabía que cara poner—. ¡Te dije que el gran salón no era por aquí, Honey! pero “noooooooo”, el señor gatito “yo lo sé todo” insistió, y por tu culpa nos regañaron. —Y ahora quedó mirando al ruso, ladeando su cabeza y guiñándole su ojo travieso.

—“Ah…salió astuta la ilegal” —pensó y sonrió socarronamente siguiéndole el juego â€”Discúlpeme su eminencia por no entender bien el japonés. —fingió mala actitud. â€”Si tanto sabes, entonces, ¡búscalo tú! —y así los dos chicos armaron su jaleo coordinado.

El hombre les llamó creyéndoles su actuación, les preguntó que si venían por la reunión laboral recomendados por “x” persona y ellos no dudaron en mentir y decir que sí. Los guió a otra zona, el salón principal. Por dentro no lucía sospechoso, habían muchas luces exorbitantes, vestuarios de lentejuelas, bolas de discos, poledances, cuadros fluorescentes, metros y metros de telas caídas del cielo, lo esencial y exótico en este tipo de lugares. Ya estaban con el resto de mujeres u hombres de aspecto “nada confiable”, la gran mayoría eran de procedencia extranjera. Pasaron unos segundos aturdidores que se vieron interrumpidos por la aparición el secuaz.

—What’s up? Guys! —Gritó enérgico el norteamericano mitad japonés mostrando sus dientes y de brazos extendidos, todo en él dice “yo soy su Dios”—¡Bienvenidos a mi zona!

Algunos se estremecieron por la imponencia efusiva de aquel sujeto. Nuestros chicos, Yuri y Vicky, esperaban pacientes conocer un poco más del demente con la inusual tertulia convocada. 

—Ya era hora que aparecieras, bocón. —Del otro portón alterno, una nueva figura surgió de los suburbios. Fumaba su pase de marihuana para sacarse el estrés—. Sí nuestro hermano mayor se llega a enterar de las estupideces que cometiste, nos va a joder a los dos.

—Tranquilo Raven, el malnacido lo mandé directo al infierno y no hay rastro o huella alguna así como lo que hicimos en estos días con esa mierda de mercancía, bro.

—Mejor vayamos al grano.

—Odio trabajar contigo. â€”Reclamó mientras se acomodaba sus lentes de lujo—. En fin, a lo que venimos. Para ustedes soy Jay C, uno de sus tres amos o dueños del universo y el flacuchento de allá es mi hermano, Raven. Ambos somos jefes de nuestro Clan.

Jay C, como se hace llamar, ese quien ejecutó a sangre fría la fatal inmersión media hora atrás, es el menor de los hermanos Kazuma
By Sharayanime

Jay C, como se hace llamar, ese quien ejecutó a sangre fría la fatal inmersión media hora atrás, es el menor de los hermanos Kazuma. Su contextura intermedia y de estilo “Ganster” underground vigente en su ser, lo hacen alguien mortífero con su nueve milímetros de compañía, además de atacar en plena luz del día sin ser visto o importándole una mierda los llamados “protocolos o códigos” de un Yakuza habitual. Por el contrario de Jay C; Raven, hombre delgado de rastas y de barba cuidada es el hermano del medio. De los 3 es el más callado, le gusta trabajar en la obscuridad a su alrededor, como una nube negra acechando a sus víctimas, y asimismo analiza bajo lupa los terrenos a pisar.

Los dos tipos fueron claros y breves con su locución al personal invitado (con los rusos filtrados) comentándoles que estarán próximos a inaugurar “Luxús” y que vendrán personalidades importantísimas a deleitarse de los manjares y disfrutar desconectándose de la realidad. Claro, el gentío sin tanto cuento comprendía que el ambiente sería “nocivo” y que deben estar dispuestos a cualquier cosa que les propongan los clientes.

Los organizaron para barmans, guarda-espaldas, vendedores de “elementos ortodoxos”, Bailarinas, Bailarines, Strippers y meseros. Los Kazumas despidieron a la multitud, debían atender la no solo de droga si no otra clase de “merca” y revisar que estuviera 1-A para ser expuesta a la comercialización. Yuri y Vicky lograron salir de allí sin problema, obtuvieron escarapelas como al resto, lo que les dá constancia de reingresar las veces que quisieran sin ser sospechosos. Se transportaron en su vehículo hasta el apartamento del mismo ruso (el cual queda muy cerca de la T.S.P.A, y así no tendrían inconvenientes al dirigirse a ella.) Vickytoria al quitarse sus zapatos y observar el espacio, dedujo que no es tan lujoso u/o farolero, tampoco es tan pequeño, más el estilo fuerte de los estampados felinos o el toque sutil futurista destacaba esa residencia… que por cierto, también dedujo que el gato… No vive solo, hay objetos que no son característicos en él.

—¿Te quedarás allí parada? —En voz alta, le ordenó Yuri.

—¡Ah!, ¡Ya voy! —Salió de su trance atontado y ella fue con él.

En el mueble, comiendo pizza extra grande con zumo de naranja para la chica y cerveza para el mayor, revisaron con calma las pruebas obtenidas, lo usual de un embrollo como estos para delimitar el siguiente paso a seguir. Miraron algunas irregularidades, ciertos pasadizos sin explorar con demasiados guarudas reunidos custodiando… ¿Quién sabe qué?, ellos no poseen avistamientos dubitativos en decir que hay algo “más”…

—Necesitamos ahondar más sobre esto. —Mencionó Yuri desaforado a su lado dándole bocados al rico aperitivo y con la laptop encima suyo.

—Yo… También pienso lo mismo. —Manifestó Vicky—. Pero…

—¿Huh? ¿Cuál es el “pero”? —A Yuri se le hizo rara esa actitud en su compañera.

—Me preocupó la conversación de esos señores con referente a la “merca”… â€”Expresó Vicky con semblante serio en sus iris azules al tomar algo de su jugo y en lo que comentaba seguía mirando las imágenes de la laptop ajena—. Cuando hablaron de “eliminar”, eso significa que va directamente con personas, como lo que pasó con el tipo de hoy… La diferencia sería con “civiles” —Deliberó al final.

Yuri le dio un nuevo mordisco a su pizza, sin perder de vista a Vickytoria. Le ha sabido impresionar la forma en como ella con pocos datos, hila las conjeturas con las pruebas, más el cómo su semblante se adapta según la situación y no le cabe la menor duda que la novata tiene madera. Pronto hizo sus aportes, y acabó orientando algunas anotaciones.

—Debemos seguir asistiendo a ese lugar y no comentarle nada a nadie de esto.

—¿Ni siquiera a Emil o al chaperón de cuarta?

—Negativo conejo. No pueden saberlo y yo no puedo decirle nada a mi “jefe”, de plano Otabek me regañaría.

—Eso significa que tampoco se le puede avisar al Capitán Crispino o incluso al viejo Yakov… Él me gritaría “Vitya” a cada hora o instante.

—A mí me diría “Yurochka” —Replicó y pronto se acordó de alguien más—. ¡Ah! ¡Y no te olvides del cerdo! —La cara que puso fue entre fastidio y espanto—. Pensé que nos iba a patear a los dos y rebanarnos su katana cuando se emputó por casi rompernos otra vez la cara en su oficina.

—Ni me lo recuerdes, me agrada más en su fase amigable que en su fase de amargado enojón, ni sé cómo estoy viva. —se tiró a un lado del mueble hecha la dramática.

—¿El cerdo amable?, te diré realmente quien es el desgraciado, ¡Ese es un grandísimo hijo de puta! —Bufó y se tragó su lata de cerveza de tirón—. Te creo lo amable si es con el Mini-Yuuri.

—Awwww es que mi Yuuki es un cosito muy tierno. —Suspiró como toda nanny consentidora con corazones a su alrededor. —¡Nada que ver con su tío!, pero si usas las palabras adecuadas con él, resulta ser alguien muy amable, e incluso amistoso.

—Eso lo dices porque te “gusta” el tocino japonés con complejo de samurái.

—¡¡Ya dije que no me gusta mi jefe y deja de molestarme!! â€”Se enojó bien aniñada y cambió de tema rápidamente—. Al menos, no le diremos nada al kamikaze amargado hasta que tengamos más probatorios consistentes para que así no nos mate antes de tiempo.

—¡Ni que lo digas! —Afirmó—. Lo que haremos será aprovechar nuestra calidad de “relevados”, y seguiremos actuando “normal” para el resto. â€”Trazó Yuri con objetividad.

Al ser el mayor en esta dupla dispareja concluyó en su mente que ahora más que nunca, necesitan que las cosas salgan perfectas y si ello, implica hacer a un lado sus diferencias, él estaría dispuesto a ceder… Solo un poco o al menos, el tiempo que demore la investigación.

—Vickytoria. —Nombró el ruso calmado, algo no usual al menos para su acompañante quien asombrada alzó su perfil indiscreto esperando lo que fuese a decir—. Tú y yo, hasta el momento no hemos sido peras en dulce o monedas de oro.

—Eso me queda claro…

—Aparte de darnos golpes o reñir en todo.

—¿A dónde quieres llegar?

—De lo que estoy seguro es… Que si cometemos alguna “infantilada” en esto, posiblemente muchas vidas podrían estar en peligro, y allí si le doy la razón a Yakov o al cerdo aunque me toque tragarme mi orgullo. —Determinó con seriedad al rascarse su cabeza.

—Tú sacaste el tema a colación, y podría decir que ese factor de los “civiles” es una variable muy posible. Yo… por ahora propongo la idea de tratarnos “mejor”… Seria temporal. Con algo tan delicado como esto no podemos cometer tonterías de parte y parte ¿Qué dices?, ¿Aceptas? —Le extendió su mano con su típica actitud huraña esperando su respuesta y Vicky quedó atónita, sinceramente no pensó ver un vistazo tan centrado y puntual del ruso.

—Viendo que lo todo lo comentado es razonable, y que los civiles son lo esencial aquí, no tengo porqué oponerme, ¿o sí? ¡Es un trato, Yuri! —De igual manera ella le dio la suya y ambos las agitaron firmes, dando por sentado a que su palabra empeñada tuviese valor o priorizando al menos un codeo más “llevadero” entre ellos, hasta que un pequeño visitante se reunió a esa velada disparatada.

—¡Oe! ¡Oe! ¿Tú que haces aquí? —El maullido se hizo sentir cuando lo atrapó y lo cargó consigo quitándole algo de su hocico—. ¿Y qué haces con el reloj de Beka en tu boca? ¡Deja de ser tan necio!

—¿Beka? ¿Ese no es el apodo por el cual llamas al señor Altin? ¿Él vive contigo? —Le preguntó intrigada e infantil al tiempo que le sobaba el pelaje al minino.

—Ah…—Ok falló. Se sintió un tarado por andar de Buchón en donde no le llaman, el ruso la embarajó para no levantar sospechas de que ambos son pareja—.Jean vive con su mujer, y aunque los tres somos amigos hace tiempo, no vimos prudente vivir en su casa. Así que a Otabek y a mí se nos hizo más fácil alquilar este lugar entre los dos para ahorrar dinero. Japón es jodidamente caro. —Mencionó eso en lo que acariciaba a su mascota y el pequeño ronroneaba gustoso.

—Ya veo… para ser subordinado y superior se les nota que se la llevan muy bien. —Le sonrió honesta—. El señor Altin es el único que soporta tu mal genio. —y habló con tanto chiste que el ruso gruñó por su comentario. â€”Por cierto… ¿Cómo se llama esa lindura? —Lo dijo refriéndose al felino de raza.

—¿Quién? ¿Él? ¡Su nombre es Potya…! y obvio que es “cool” como yo.

—”¿Potya?”… —Pensó confundida, y luego departió con parpadeos—. Es un… Nombre muy… Muy… ¿Original? Eso creo.

—Por lo menos mi gato, no tiene nombre de “Capucchino” como cierta bola de pelos gigante.

—Makkachin es un lindo nombre. —Se cruzó de brazos la ofendida.

Por ahí se fueron, y para no dar alargue al asunto, la rusa al enterarse de la forma más “vaga y sosa” que Potya es la contracción para “puma, tigre y escorpión” en ruso, ella dijo algo tan desatinado con su boca de corazón que ha sacado de quicio a su compatriota riéndose de su desdicha con honoris-causa, razón por la cual él quiso crucificarla…

La charla sobre sus mascotas aunque algo pintoresca al final, se prestó para que ambos muchachos se conocieran mejor, se relajaran un poco del día tan agitado, y que encontraran temas en común, como que les gusta estar a la moda por ejemplo, pero sus estilos se desfiguran. Entre otros hobbies que son una luminaria principal, una obra en construcción que de apoco era ensamblada y daba una gustosa sensación de comodidad.

Vickytoria disfrutó la conversa con ese gatito gruñón…

Yuri también se deleitó platicando con la linda conejita…

Retornaron el eje principal después de haber merendado, y al terminar de afinar su estrategia en cuanto al caso que están llevando, regresaron a la T.S.P.A para su “reporte normal”. No obstante, los dos muy a su manera consideraron bajo el auspicio de su silencio, la eventualidad de dar un paso entre ellos a nivel de “franqueza” y tal vez tengan sus baches (porque sus caracteres entre otras cosas, es fuerte) pero creen que pueden sacar un elemento bueno, si se lo proponen…

 No obstante, los dos muy a su manera consideraron bajo el auspicio de su silencio, la eventualidad de dar un paso entre ellos a nivel de "franqueza" y tal vez tengan sus baches (porque sus caracteres entre otras cosas, es fuerte) pero creen que p...


Parque temático Shounen Jump (Ikebokuro) – Tokyo /Japón.
Abril del 2017 – 10: 00 A.M (Tres días después)

Nada tiene una condición 
más aterradora para el ser humano 
que la razón cuando es retorcida…

y nada es más incomprensible 
que esa misma razón retorcida 
cuando es usada para cometer 
atrocidades avizoras…

Esas fueron las conclusiones sacadas a pulso por Phichit Chulanont y Christopher Giacometti cuando lograron hacer que los Oficiales Imperiales rusos les confesaran lo visto por sus ojos. En efecto, los chicos fueron descubiertos en sus andadas por las intuiciones de los mayores y de ciertos datos enviados a su cuartel por aquel agente infiltrado de la interpol horas antes de su fallecimiento.

Al ser encargados de la E.E.I tenían autonomía de hacer sus registros sin la comandancia de su superior. Giacometti y Chulanont dieron con las coordenadas no solo del bulevar, sino también de otros registros que al final, se toparon con los chicos… ¡Menuda sorpresa!

Claro, hicieron de todo para no perjudicarlos ayudándoles a salir de allí con bajo perfil y una vez que lograron ponerlos a salvo, les reclamaron y les regañaron. Por su puesto, querían respuestas (sabían de la sanción impuesta por Felstman) y viendo que no se conformarían con una simple trivialidad, la Oficial Nikiforova y el C.P Plisetsky, hablaron…

《 Flash back》

✨

Los brazos de una mujer fueron apresados por manos ásperas, más que una figura humana parecía un desperdicio andante falto de harapos después del fuerte ultraje sexual al que fue sometido su re-manchado cuerpo por más de 8 hombres a su vez, hombres sin corazón que hicieron con ella lo que se les viniera en gana en todas las formas y posturas posibles por puro placer.

Era lo que se podía esperar detrás de un intento de fuga.

Ahora, esa misma mujer quien seguía capturada, fue trasladada a otro lugar el cual la acercaba cada vez más a un risco árido tenebroso y mantenía pocas posibilidades de supervivencia a futuro… Futuro que parece ser incierto a simple vista pero que en un abrir y cerrar de ojos ya tendría una definición absoluta. Un hombre, su jefe a juro… Era la personificación de la maldad, pues fue el ejecutor de tal bajeza y no contento con eso, cuando la mujer llegó a ese sitio, del bárbaro salió con un puño a su estómago, después hubo una bofetada, tal vez varias patadas, y pronto más y más de esas acciones salvajes. A todas ellas respondían con lágrimas o suplicas como una mediación desesperada y sufrida por parte de la víctima a su agresor.

Pronto él se aburrió… y dejó a su gente continuar esa tortura.

El resto de mujeres y hombres, esos que perdieron su libertad y que ahora son una simple mercancía remarcada con ese símbolo en carne viva sobre su piel, un objeto de trabajo mal habido a costillas de esos rufianes y del vil demonio que tienen parado frente a ellos, veían atemorizados tras las rejas la escena perpetuada. Escena que de igual manera era observada por unas esmeraldas incandescentes de la ira y unos zafiros consternados, protegidos bajo las sombras y puede que del mismo entorno.

—¡YA NO MÁS! â€”Gritaba la mujer con inmenso dolor—. ¡P-POR FAVOR YA NO MAS! ¡NO LO VOLVERÉ A HACER!

—¡Debiste pensarlo antes de cometer esa estupidez! Â¡PERRA! â€”Respondió Jay C con cabreo en sus palabras—. Mira que hacerme correr a mí y a mís hombres por tí… De solo recordarlo me hierve la sangre.

Sxf: PAFF!

Otra bofetada, otro alarido, más gotas de ese líquido rojo y los espectadores ahogaban sus gemidos sorpresivos o atisbos temblorosos. A ellos, los secuaces no les importaba… y mucho menos al tipo a quien le seguían sus órdenes. No se conmovían, no lo hacían, solo callaban y se limitaban en continuar dicha persecución manipuladora. Solo impartían ese castigo que Jay C consideró “adecuado” y como un juicio a sus códigos de matón para imponer una advertencia silenciosa para aquellos que deseen realizar la misma hazaña. Pronto tomo una daga, una realmente afilada y mientras admiraba el borde de metal resplandeciente con una sonrisa sardónica en su comisura de sus labios, él soltaba su retahíla.

—¡Esto vá para todos ustedes, hijos de perra!, no tienen voz, ni voto desde el momento en que cayeron en mis garras, Â¡YO SOY SU MALDITO DIOS! â€”Vociferó con crueldad en ese recinto apartado.

Caminó tres pasos a la mujer, la enganchó por su cabello llevándola a tirones al centro para que todos pudieran verla con claridad. Se ubicó detrás de ella y aun manteniendo su agarre de este para hacer su cabeza hacia atrás, la hizo sollozar suplicante por su vida. El cuello expuesto le provocó a lamerlo con sevicia instaurada, y saboreó con gusto su acción.

—¿A dónde crees que vas? —Masculló Yuri en bajo y deteniendo con firmeza a Vickytoria quien se vio con necesidad de socorrer a la pobre mujer.

—T-tenemos que ayudarla. —Habló exasperada y con sus nervios temblorosos reflejados en su perfil—. Son pocos tipos, estoy segura que…Podemos ayu-d-darla.

—¡Ni de coña, no iremos!

—¡D-déjame ir… déjame, por favor! —Le rogó lo más que pudo, más la negativa en Yuri era evidente.

—Ok… sales, llegas con ellos ¿Y después qué harás? ¡¿Quieres morir estúpidamente?! ¡¿Quieres que maten a los demás civiles?! ¡¿Quieres morir sin dar pelea?! ¡¿Eso es lo que quieres, Vickytoria?! —La confrontó con dureza en medio de susurros, tomándole por los hombros para que le mirara a sus ojos y hacerla aterrizar.

Él en su experiencia, comprendía que la novata actuaba por impulso compasivo ante esa triste situación.

—Yo te entiendo… —Dijo Yuri con paciencia sin perder su rudeza—. Sé lo que sientes, créeme que si por mí fuera los mando a la mierda por su canallada, pero estamos solos en su territorio, sin refuerzos, sin armas y ellos son más que nosotros… —Insistió y prosiguió. â€”Y lamentablemente estamos con las manos atadas.

—Yu… Yuri… —Musitó Vicky con dejos de temor—. P-por favor.

—Así son las cosas en este mundo, Vickytoria… Es…desolador, pero ya esa chica tiene su fin “trazado” y eso le pasará el resto de victimas de no hacer algo nosotros como su última alternativa. —Concretó—. Aún podemos salvarlos, para eso debemos salir vivos de aquí y cuando regresemos por ellos, porque te prometo que lo haremos, esos malditos van a rogar para que no les reventemos a balazos sus culos.

y pronto las protestas o clamores de los inocentes hacia el Kazuma menor, interrumpió la pequeña disonancia de ambos rusos, sus miradas dieron con algo que era palpable en Yuri y ciertamente lo más común, él ya sabía lo que acontecería pero que en Vickytoria fue un desenlace abatidor en su inexperiencia.

—¡Para que vean que las cosas con nuestro clan van muy en serio! ¡Lo que ocurra hoy con esta puta, quiero que lo tomen como un aviso!

Con frialdad, ese miserable usó la daga afilada, le atravesó su cuello cortándolo con ferocidad y la sangre escurría en cantidades descomunales enmudeciendo a los presentes porque su voz se negaba a salir de su garganta. Yuri atrajo el rostro de Vickytoria a su pecho, y este quiso evitar que ese incidente pasara por la perspicacia ajena a la suya. En sus adentros el ruso soltó un audible y rastrero “Infeliz”, ella se aferró a él con su pánico recorriéndole el cuerpo hasta sacudirle su acongojado corazón.

Jay C soltó a la mujer agónica, se derrumbó al suelo carente de todo movimiento, y se desangró en menos de dos minutos dejándole sin signos vitales.

El tipo con hastío mencionó que eso les pasará a los demás de querer seguir los mismos pasos de ella y de las otras personas, Raven, atravesó esa puerta malhumorado por la majadería de su hermano menor, le reclamó que no puede estar acabando con la mercancía cada vez que le dé la gana, sus voces se escuchan por alto tras lo acalorado del asunto mientras los secuaces recogen el cadáver para desaparecerlo y Yuri tomaba fotos del siniestro o grababa los audios como prueba.

—¡Por un demonio! ¿Qué hablamos sobre esto? ¡Ya van quince con ella! ¡QUINCE! ¡MALDITA SEA! â€”Lo manoteó haciéndole tirar el porrón de mariguana—. ¡La policía está investigando con ayuda del F.E.G.I gracias a tus malditos arranques de ira!

—Odio que me hagan correr y odio que me desobedezcan. —Ladró de mala gana—. ¡Y YA DEJA LA CANTALETA!, te pareces a una de esas viejas casadas… Hay perras de sobra en este lugar para recuperar la inversión sin que se den cuenta.

—¡ME IMPORTA UNA MIERDA SI CORRES UNA MARATÓN Y TE EMPUTAS! â€”Lo sentenció con la mirada—.  Â¿QUÉ QUIERES? ¿QUE NOS ENCUENTREN Y SE CAIGA EL NEGOCIO?, ¡AL JEFE NO LE GUSTARÁ!, ¡Y NOS METERÁS EN PROBLEMAS A AKÓN Y A MÍ SI SIGUES CON TUS ESTUPIDECES!

Vicky aun dubitativa logró poco a poco reponerse de esa antesala, y junto con Yuri, escuchan atentos esos nuevos detalles de su investigación, sí el F.E.G.I está de por medio, significaba que debían ser más cuidadosos. En resumidas cuentas, la discusión de los hermanos Kazuma finalizó con temas puntuales para la inauguración, se fueron de allí al tiempo que Yuri y Vicky salían de su escondite.

El lugar no tenía cámaras, era alejado y pocos tenían acceso a él, ellos lograron dar con el sitio por la dejadez de algunos guardias despistados en los días venideros asumiendo su rol como “colaboradores” a lo que recibían su inducción de meseros. Estando ahí, descubrieron muchas cosas… Realizaban impresiones de mucho dinero falso y con el establecimiento sería su cuartada para burlar a las autoridades. De allí a que traficaran con gente de manera “ilegal”

Usarían algunos de montura en su espectáculo y por debajo dejarían al resto para cometer sus fechorías, obligándolos a contribuir con la causa pagando con su cuerpo en prácticas sexuales en el supuesto bulevar con todos sus documentos en “regla”

Vicky, trataba de aparentar fortaleza, más en sus adentros se hallaba desmigajada por no poder ayudar a esa joven… Eso de tener que escoger una vida sobre de otra era algo difícil para alguien noble de corazón como ella. En su sentir consolaba a algunas mujeres u hombres, pudo notar unas marcas en el dorso de sus muñecas o sus antebrazos, parecían tener una figura de algo. Les tomó un par de fotos y lo investigaría con más calma.

Por otra parte, Yuri analizaba la cantidad de personas cuya procedencia era extranjera o los símbolos que pudo ver en zonas específicas de sus extremidades, eran demasiados y ahora con ese nuevo vistazo el piensa que su sondeo era más peligroso de lo que imaginaron desde un inicio, necesitan apoyo… necesitan que algún superior les escuche…

Vicky continuaba con su labor, les hablaba en un claro inglés diciéndoles que los sacaran pronto, que son de los buenos y que están de su lado…Ella no quiere que su destino acabe como la de esa pobre muchacha.

—¡Nikiforov!, ¡Debemos irnos!… —Expresó el rubio con prontitud hablándole en ruso—. Debemos salir de esta porquería para planear bien el cómo sacaremos a estas personas vivas de aquí.

—¡Sí, mi Cabo! —Afirmó la platinada, luego ella regresó su mirada a los reos, una muy conmovedora mirada ayudándoles a calmarse, a no perder las esperanzas y les volvió a hablar por última vez en inglés—. No se preocupen… Nosotros volveremos por ustedes, así que resistan un poco más… ¡Por favor!

Ruso y rusa se pusieron sus tapabocas y capuchas, salieron de ese lugar sin ser notados y se reintegraron con los capacitadores, pero al arribar ya había un grupo de policías ordinarios realizando ordenanzas de rutina. Los dos se miraron entre si y trataron de huir de allí… más fue algo tarde puesto que esos oficiales no estaban solos, el Mayor suizo ya los había pillado (su ojo clínico no le mintió al detectar esos estilos de alta costura.) por lo que avisó a Chulanont de estuviese pendiente.

Vickytoria y Yuri inquirieron que ya estaban a salvo al desviarse por una ruta alterna a la salida pero la figura del moreno los congelo cuando los tomó por sorpresa a sus espaldas. El Capitán con algunos de sus hombres a su alrededor como escudo los pudieron ayudar y el ultimo en retirarse fue Giacometti que sin alardes les notificó un—: Ustedes tienen mucho de qué hablar con nosotros y no quiero peros.

La mente en lucha de ambos rusos no pudieron desestimar esa orden. Cayeron rendidos, dejándose guiar, y rogando porque el Mayor y el Capitán no les crucificaran…

《 Fin del flash back》

✨

Con ese planteamiento y apartado de todo merodeo desde Ikebokuro en una de sus plazas… Los superiores quedaron neutrales en sus puestos, a veces intervenían solo para preguntar cosas concretas, Yuri y Vicky pasaban sus pruebas en lo que Phichit con su Tablet personalizada recopilaba ese banco de datos y Christopher rozaba sutilmente su mentón con sus dedos y sus ojos leyendo los registros.

Luego los posó en ellos.

—Los dos son conscientes de que están metidos en un gran lio con Yuuri, y más que con él, sería con Yakov ¿Cierto? —Terminó de enunciar Giacometti y los dos jóvenes asintieron—. Y aun sabiendo que estaban relevados, desobedecieron sus órdenes…

—Allí si te equivocas. —Apeló Yuri—. No es nuestra culpa que se cruzaran en nuestro camino.

—Lo que Yuri quiere decir es, que el día en que nosotros realizábamos nuestro sondeo en los alrededores de Shibuya, coincidencialmente ocurrió lo del asesinato de ese señor alemán por aquel clan criminal. —Vicky le complementó.

—¿Alemán?…—Expresaron Phichit y Christopher al unísono.

Los chicos continuaron con más y más explicaciones, del señor alemán que resulto ser su colaborador de la Interpol por las descripciones dadas, de las cosas que le encontraron, del bulevar, del símbolo desconocido, de las muertes propinadas o del Clan Kazuma, etc, etc, etc. Haciendo que el suizo y el tailandés ataran los cabos faltantes.

—Dentro de poco habrá una inauguración. —Retomó Yuri la palabra—. Lo harán pasar como un bulevar “cualquiera” pero en realidad es una de las tantas fachadas usadas por esa gente para ocultar el lavado de dinero y su otra vileza. —Aclaró—. Ellos, creen que nosotros somos trabajadores recomendados, por lo que no sospechan para nada de nuestra verdadera identidad. Ese día ellos irán con bombos y platillos, habrá mucha gente pesada y estoy seguro que llevaran a esos inocentes para obligarlos a realizar cosas en contra de su voluntad. —Lo mencionó entre líneas.

—Sé que estábamos relevados y que debimos avisarles desde el primer instante en que vimos eso, Christopher. —Habló Vicky admitiendo su gesta, aun le costaba digerir todo lo que vio u oyó en ese lugar infernal—. Pero de no hacerlo, no hubiésemos dado con aquellas personas… Haré cualquier cosa para rescatar a esa gente…Yo… Yo…—Hizo una pausa para calmar su agite—. Yo no quiero que… No le pasen más cosas horribles a esas mujeres y hombres… Yo no quiero… Ninguno de los dos queremos abandonarlos. —Ella les relató a ambos el deceso de esa pobre muchacha con un hilo de voz.

—Y aun si Katsuki o el viejo se oponen, ¡iremos!… —Lo aseguró con arrogancia, pero no una con aires prepotentes, sino una llena de justificación—. No tienen a nadie dentro del lugar, recién hilaron las cosas, algo tarde…es cierto… Pero los tipos llevan ventaja. Si quieren capturarlos lo mejor es hacer una redada el día de la inauguración para rescatar a esa gente de modo sorpresivo, y esa oportunidad solo la podrán lograr con nosotros dentro. Tú lo sabes Giacometti, y lo mismo tú, Chulanont. Nos necesitan, ustedes nos necesitan más que nunca porque somos su mejor carta. —Los ojos de Yuri demostraban osadía descarada, más era su forma de romper todo esquema y prevalecer invicto junto a su compañera para que les diesen la razón.

—Por favor…Déjenos ayudarlos. —Ella llevó una de sus manos al pecho, y apretaba con fuerza su ropa a causa de la intriga.

Chris y Phichit se dieron cuenta del impacto que eso originó en Vicky y de la impotencia en Yuri. Se observaron entre sí, expectantes sobre la diligencia cometida por los dos jóvenes, y de tanto pensarlo, la sonrisa confianzuda del par de superiores hacia ellos les permitió decir algunas cosas.

—¿Qué opinas Christopher?… —Alzó la ceja posando su brazo encima del otro—. ¿Deberíamos?

—Sí, no, ¿Tal vez?… No lo sé… —Fingió demencia al sobarse con engreimiento su barbilla y los chicos aún esperaban el final de la obra.

—Yakov y Yuuri harán “Sushi” con nosotros pero…

—Creemos que los salvó la campana…

—¿Y eso qué significa…? —Preguntaron Yuri y Vicky.

—¡Que nos convencieron! —Respondieron los mayores al tiempo.

Las expresiones en las caras de Yuri y Vicky cambiaron a unas vencedoras por ese juicio. Chris los puso en cintura, delimitando el plan a realizar. Los chicos le hicieron un bosquejo rápido del bulevar, entrada, accesos auxiliares, pasadizos y finalmente el punto donde estarían ubicados los secuestrados además de comentarles que mañana y ni pasado podrían asistir al lugar por cumplir con sus horarios o algunas ocupaciones extracurriculares. Phichit les dijo que por ahora mantuvieran su bajo perfil, que ellos se encargarían de buscarles un “reemplazo” para terminar de indagar las inferencias faltantes así cranear con Yuuri y Otabek el operativo sin mencionarlos, hasta el día del evento.

—No será sencillo, empezando por Yakov… —Advirtió Phitchit—. ¡Nos va a lapidar!

—Sin embargo, ese cascarrabias que tenemos por jefe tarde o temprano comprenderá que fue lo mejor que pudimos hacer. —Terminó Chris.

Chris y Phichit eran un par de dementes que sabían las repercusiones que acarrearía el tomar esa decisión pero era eso, o permitir que el llamado “Clan Kazuma” perjudicara con sus vejámenes podridos a más inocentes.

Chris y Phitchit eran un par de dementes que sabían las repercusiones que acarrearía el tomar esa decisión pero era eso, o permitir que el llamado "Clan Kazuma" perjudicara con sus vejámenes podridos a más inocentes


Bulevar Luxús –Tokyo /Japón.
Abril del 2017 – 11: 00 P.M (2 días después y Noche inaugural)

🔥Operativo: Caída Luxús

🔥Grado:A

🔥Objetivo: Detener al clan Kazuma, capturar a los promotores (clientes) y averiguar más datos sobre la organización para la cual trabajan.

Los de la E.E.I bajo la batuta de Chulanont y Giacometti concretaron todo en conjunto de Katsuki y Altin para que el trabajo fuese un éxito. Claro, el par de ratas a medias le acomodaron a su jefe directo como al General que ya tenían a unos infiltrados. Yuuri no vio necesidad de preguntar, confíaba en sus hombres (al menos, por ahora) Esa noche tenían muchos cuadrantes cubiertos, centinelas del FPJ como francotiradores y brigadas del F.E.G.I, listos y armados hasta los dientes para ingresar. Altin, Katsuki y Felstman estaban en una estación móvil a unos cuantos metros, al igual que Chulanont y Giacometti se hallaban en otra más cercana para apoyar de modo personalizado a sus “espías” provisionales quienes ya se encontraban en los camerinos de aquel local y hablaban con ellos por medio de una frecuencia sellada temporal…pero…

—¡NO ME PIENSO PONER ESTA PORQUERIA! â€”Gritó un Plisetsky por su intercomunicador muy iracundo.

—Chi-chicos, ¿no pueden estar hablando en serio…?, ¿o sí? —Concordó Nikiforova palideciendo con el sentir del ruso. Se puso igual o más dramática.

—Te dije que no les gustaría Chris ja, ja, ja, ja. ¡Págame mis 50 dólares! —Habló un hámster por el otro lado de la línea.

—Lo siento mis niños, pero así está el asunto. Ustedes querían ayudar, ¿no? Eso que tienen allí, es su única forma para entrar sin ser custodiados. Los organizadores hicieron cambios en el último minuto y esto fue lo que les pude conseguir. ¡Ahora se callan, se aguantan y lo usan! ¡Es una orden de su superior guapetón favorito de todos los tiem~poooos~!—. Atacó el suizo endiablado alardeando de su fechoría.

Chris les explicó que en los dos días que mandaron a “sus reemplazos” para no levantar sospechas en su ausencia, los matones optaron por que los meseros del sitio llevaran puestos vestuarios temáticos muy incitadores y sugerentes para llamar la atención a su clientela (debían recuperar como sea la falta de esas quince personas que están ahora están bajo tierra) Christopher siendo el experto en el arte del disfraz y la doble identidad, no lo pensó mucho, buscó unos trajes adecuados para las condiciones de ambos y a sabiendas de los gustos “particulares” por sus animales preferidos, a Yuri le tocó ser un lindo tigrecillo sensual, y a Vickytoria una tierna conejita muy sexy.

—Cuando cierto amargado me vea, no dejará de llamarme conejita y con toda la razón. ¡Ahhhh~ Me mueroooo~~! —Se lamentaba del bochorno y llorando cual niña frente al espejo.

—Por lo menos tienes ropa, yo tengo que usar un “bóxer” extremadamente pequeño con unas jodidas botas entaconadas como si fuese drag-queen. — se expresó de malagana—. ¡Ah! pero algo si les digo a los dos, Â¡JÚRENLO QUE LOS VOY A MATAR APENAS SE ACABE ESTA MIERDA!

—¡Yo también haré lo mismo! —Le secundo Vickytoria furiosa.

—Sí, sí, sí lo sabemos Trigresky. —Ese fue Phitchit sonriendo.

—¿Tigresky? ¿Primero, Yurio y ahora esa pavada con mi apellido? ¿Qué más sigue? —Refunfuñó al ponerse las orejas de tigre sobre su cabeza para completar su vestuario.

—De ellos me puedo esperar cualquier cosa… —Hizo lo mismo que su compañero solo que con un antifaz de conejo.

—¡Ánimos, Usa-forov! — Volvió Chris tomando la palabra—. Estoy seguro que te verás regia con esa cola esponjosa y el lindo gatito también tiene lo suyo. —Les echó en cara.

De repente, Vicky recordó sin tambalear una cosa y soltó la pregunta. 

—¡¿Tú también?¡, ¡¿Qué rayos significa Usa-forov?!

—¿Usa-forov? —Dijo Yuri que no entendía mucho, pero la risa de Chris se hizo notar al igual que la de Phichit.

—El amargado de mi jefe me nombró así hace un par de días. ¡Así que procuren hablar!

—Ja, ja, ja, ja, ja Yuuri, te hizo un juego de palabras entre el japonés y tu apellido básico, algo parecido como lo que le dijo hámster al gatito usando el español. —Empezó Chris y le concluyó Phichit—. Usagi es “conejo” en japonés… y bueno, lo demás sale por sí solo. Ja, ja, ja.

—¡Ese antipático cuatro ojos me las pagará! Â¡Â¡NO SOY CONEJITO!!

—Si yo fuera él, te llamaría Frente-forov, pero admito que la supo vacilar con ese apodo. —Se rió en su cara.

—¡Calla Tigresky!

—¡No lo creo, Usa-forov!

—¡Ok!, Ya pongámonos a tono. Vicky, al rato rematas a Yuuri, y Yurio a nosotros. —Les sugirió Phitchit, luego Chris habló con seriedad—. Yuri, de los dos eres el experimentado, y por la misma razón te encomendamos mucho a Vicky, técnicamente es su primer operativo de grado “A” y ella se apoyará mucho en ti y Vicky, no te fíes de nadie que no sea Yuri… Estaremos pendientes de ustedes desde nuestras cámaras instaladas y cuando vean necesario hacer la señal para que el resto de apoyo ingrese, ¡Háganlo!, ¡Cambio y fuera, chicos!

—¡Como diga, mi Mayor! —Expresaron los rusos.

En contados minutos lo que tanto prepararon al ojo daría inicio en esa noche… Una noche larga llena de muchas sorpresas escondidas y clandestinas. El cabecilla paseaba de camerino en camerino, llamando al personal para que fueran a sus puestos y todos iban amontonándose en una larga fila mientras caminaban. Vicky inhalaba hondo en repetidas ocasiones para calmar sus impulsos, más Yuri posó una palma en su hombro haciéndole reaccionar y hablaban en bajo para no ser escuchados.

—Lo haremos bien. Si vas con esa sensación no será de ayuda.

—Lo sé … Solo, estoy… Nerviosa, ¿Tú crees que podamos ayudarles?

—Eso estamos haciendo ¿no?. â€”Le calmó y prosiguió con seguridad. —Yo llevo ratos en este tipo de operativos, y no te mentiré, debes estar lista para lo que se viene. Algunos querrán pasarse de listos con frases pesadas, te devoraran con la mirada, puede que te manoseen un poco y otros te van a exigir algo más que solo “margaritas o shoots” en sus tragos, te lo digo por experiencia. Este tipo de lugares son una perdición. —Fue claro y conciso—. Pero tú eres una coneja escurridiza que se sabe escapar de todo, sabrás ingeniártelas… Así que preciso que tu lado estratega salga a flote. Con esa actitud no lograremos nada. Necesitamos tomarlos con la guardia caída y en el momento indicado, esos desgraciados estarán Out. —Le miró bien socarrón y Vicky seguía atenta—. y no te preocupes, los dos estamos juntos en esto, los dos nos cuidaremos las espaldas, ¿Entendido, Oficial?

—¡Sí, mi Cabo! —Ahora con esas palabras alentadoras de quien era su superior, Vicky entró en plena confianza, dio un último respiro y cobró sus bríos despampanantes de siempre mientras modelaba cual diva—. Chicos malos, prepárense porque les llegó la ley.

—Ya era hora. —Comentó el Cabo Primero Ruso riendo de lado con su típica rudeza empoderada y tronándose todos los dedos…

Luxús, la nueva adquisición de los Kazuma, estaba por reventar. No cabía ni un alma comprendida por hombres y mujeres desde empresarios, multimillonarios o autoridades de la “cream”, así como magnates del bajo mundo de Shibuya, y uno que otro invitado de afuera que disfrutaban de sus maravillas y placeres perversos.

Los colores psicodélicos, la música, el fuego alucinante, y la decoración hacían juego con las bailarinas exóticas o los strippers que no dejaban casi nada a la imaginación depravada de muchos. Los hacían delirar pidiendo más y más de aquello cuando les veían rumbear en el tubo de metal. Cuerpos perfectamente esculpidos, trabajados, llenos de escarchas o sudor que se dejaban llevar por la música ardiente entre bamboleos o agites frenéticos, pélvicos y obscenos sin igual.

Con disimulo en ese bulevar, otros clientes eran conducidos a las habitaciones para llevar acabo sus brutales actos sexuales con una que otra víctima mancillada. Eran amordazados con cadenas o cuerdas a sus camas y los torturaban con “juguetes y/o instrumentos” adaptados para esas ocasiones, demandando poderío y altives. Los más discretos solo iban a comprar su droga personalizada o simplemente pagaban por ese líquido etílico que recorría sus venas y apreciar el espectáculo en tarima.

El cambio a última hora en cuanto al atuendo, o la inclusión de los antifaces dio sus frutos y muchos no perdían su vista en los meseros que eran los encargados de surtir a los clientes de cualquier petición representando un animal, en especial al par de rusos que hacían a un lado toda bruma o fuente transformando su chip a uno arrollador y adulador según la clientela.

Yuri era más huraño y por mecánica impuesta, él intentaba no soltarles sus vulgaridades a las mujeres u hombres que le manoseaban su trasero, Vicky por el contrario se mostraba cortés detrás de sus falsas sonrisas, encantando a los idiotas del lugar y de alguna forma evitaba que ellos se propasaran moviéndose sagaz. A veces el rubio la fiscalizaba, y si alguien iba con malas intenciones les ponía una cara de asesino asustándoles de una. Algo que Vicky agradeció mucho.

Chris y Phichit calculaban los tiempos exactos para que las brigadas pudieran hacer su entrada y la llamada del T.C los desacoplo. Él pedía registro visual de los infiltrados por órdenes del General… Lo que les indicaba que ya les llegó la hora cero para los dos. Entre justas de piedra, papel y tijeras, fue el hámster el encargado de explicarle a su “querido amigo” sobre quiénes eran los policías colaboradores…

—¿Chris, crees que esto sí funcione?

—¡Funcionará, Phi!, aunque nuestro lindo jefe japonés nos matará.

—A lo mucho nos sermonea, pero Nah~, primero nos mata Felstman cuando vea las imágenes.

Y como era de suponerse, llegaron los primeros registros captados desde las cámaras ocultas reparando al Cabo ruso y la novata Oficial en ellas. El General dio con toda la mandíbula al suelo quedando en shock… Ni hablemos de Katsuki o Altin, en medio de su reservades, las caras figuradas en ellos era indescifrable y claro, el General se rebeló casi echando espuma por su boca y con toda la razón.

—¡¡GIACOMETTI Y CHULANONT!! ¡¿QUÉ DIABLOS ES ESTO?! ¡¿ QUÉ HACEN ESE PAR DE CRIOS ALLÍ?! â€”Se masajeaba su sien por el estrés causado.

Phichit con rapidez les explicó el asunto y del por qué se dieron las cosas de esa manera… Altin y Katsuki se encontraban preocupados porque saben del genio explosivo que se cargan los rusos. Más cuando Chris dio un par de aportes, se les hizo algo “lógico” su intervención, no obstante eso no daba para ocultar parte del operativo.

 Más cuando Chris dio un par de aportes, se les hizo algo "lógico" su intervención, no obstante eso no daba para ocultar parte del operativo
By Sharayanime

—¿POR QUÉ CARAJOS NO NOS AVISARON HASTA AHORA? â€”Exigió el general—. ¡¿EN QUÉ DIANTRES PENSABAN?!

—Por esas mismas reacciones General, fue que mi Mayor y mi persona decidimos dejarlo para lo último… Usted y el T.C dirían de plano un “No”, pero al ser ellos quienes lograron ubicar casi todo por casualidad cuando hacían el sondeo que les impusieron como sanción, no podíamos perder oportunidad. En sí, los chicos están libres de culpa.

—Al plantearse de ese modo le dá pesó a lo que dice el Capitán, General. —Analizó Altin.

Su colega japonés, serio y callado en su lugar no podía alegar porque sus amigos (esas dos ratas) tenían razón, mas no desestimaba que hacer aquello con los rusos fuese un desacierto bizarro, peor aún, con la novata del grupo.

—¡Hay civiles allí! —Esclareció Giacometti quien hizo concienciar al General y alarmar a Katsuki con Altín—. Esos civiles van ligados directamente al caso de los fallecidos que han aparecido en los alrededores de Shibuya. Vicky y Yuri son los únicos que saben su paradero, solo ellos tienen acceso, y aunque no lo parezca, esos dos se la han llevado muy bien en estos días que nos han colaborado… Al final su esbozo de trabajó en equipo, si funcionó General.

En lo que Yakov re-acomodaba sus fichas y masticaba la idea de tener a sus dos subordinados relevados (otra vez reintegrados por fuerza mayor) en esa peligrosa movida, Yuuri no dejaba de experimentar las sensaciones de fastidio e inquietud. Él sabía que Plisetsky ya es veterano en estas jugadas por boca del propio Altin, pero su pupila, esa niña imprudente nunca ha enfrentado nada de este calibre y menos en esos ambientes, (razón suficiente para estar colérico con Chris y Phichit.) Manipuló el teclado cubriendo coordenadas, y no dejaba de enfocar al par de rusos, del mismo modo que él ha de habilitar la cobertura radial para escuchar con claridad las voces en ese entorno. Se podía ver perfectamente a un Yuri cabreado con la bandeja en su mano y a su lado una Vicky toreando sus instintos asesinos.

●●●●●●●

—Grrrrr…¡Demonios!, ¡Quiero matarlos a todos!

—Guarda esas energías para los malos, cariño. Aunque yo igual quiero hacer picadillo a Phi y Chris por estos “trajes excepcionales”, algo con lo que me siento muy incómoda y se me hace más difícil sacarme de encima a esos señores.

—Tú solo avísame y yo los pateo por ti, conejo.

●●●●●●●

—Eso no se ve bien… Siento pena por aquellos que estén cerca de Plistesky. —Se le dibujó al kazajo una curva en sus labios en el punto de control al escuchar esas querellas de su pareja desde uno de los ordenadores.

—Más bien, los desgraciados de Chulanont y Giacometti cavaron su tumba con Plisetsky y conmigo igual. —Sentenció el japonés con la ceja levantada. Sus iris tampoco se despegaban de la chica, caminaba con sus curvas de aquí para allá, siempre con una sonrisa de revista (una bien montada, era lo que su personaje le instaba) eso lo puso a pensar y dijo en voz audible lo siguiente—. Mmmm…Parece que Nikiforov no lo hace nada mal, por ahora… â€”A ciencia cierta, por fuera mantenía su hechura neutral, pero por dentro ocultaba su intranquilidad.

—No se preocupe señor. â€”Tanteo con cautela Altin, el Kazajo también estaba algo preocupado por la menor del grupo pero confía en Yuri y su criterio—. Plisetsky tendrá un malgenio pero en este tipo de casos tan elevados no dejará que le ocurra nada a su compañera de equipo, suele centrarse y si el Capitán dijo que ese par se la llevan mejor, facilitará las cosas.

—Eso espero.

El General después de discernir su nuevo mapa mental con el Mayor y el Capitán. El T.C habló con voz de mando para con su gente de apoyar a las brigadas que entraran en el operativo, y se supone que él no participaría, pero dadas las circunstancias que un novato está involucrado en ello, no fluctúo en hacerlo. Algo que Felstman, le dio total aval en su disposición.

Dentro del recinto, Vicky arrasaba con espontaneidad a dos grandes magnates que le pedían un par de shoots. La atención prestada y su carisma los cautivó. Los hombres le coqueteaban descaradamente, ella de manera educada e inteligente se mantenía al margen sin que la tocasen, diciéndoles que si no la dejaban trabajar la podrían regañar (lo hizo de un modo muy cordial) se despidió picándoles un ojo y ellos no dejaban de ver esa jugosa cola de conejo y sus bellas piernas enmalladas sacándoles más de un suspiro. Uno de los Kazuma llegó con ellos, preguntándoles si todo iba en orden y por supuesto alabaron las dotes de esa conejita que les atendió.

—Te pagaré lo que sea en efectivo por esa preciosidad entre mis piernas. —Le planteó uno de los hombres y su compañero le siguió

—Creo que ambos estamos dispuestos a ello, si todas tus meseras son así de guapas, vírgenes y tiernas.

—Normalmente mis meseros no están en venta, para eso tengo a mis perras destinadas, pero podría hacer una excepción para ustedes viendo que son mis mejores clientes. —Sonrió Jay C ante esa jugosa proposición.

Esos señores no escatimaron en cuadrar negocios con el Kazuma menor y así tener la posibilidad de llevarse a la cama a ese ser “inocente”, pues los comportamientos de Vicky la delataron a sus ojos y ya la tenían en la mira.

El T.C mientras aceleraba su travesía, guardó sus lentes en uno de sus bolsillos, se fue quitando su chaqueta imperial, la tiró a un lado quedando solamente con su camisa, y cargaba su arma con municiones. Altin quien estaba a su lado con el vestuario E.S.M.A.D recibía las tácticas de su jefe. más adelante, Katsuki le pidió a Chulanont desde su intercomunicador de que bloqueara su base de datos y modificara los apuntes en su prontuario. Entraría como un “civil” acaudalado en dólares al infierno lujurioso para así apersonarse de la misión. Por ende, al momento de entregar su I.D no levantaría sospechas. Al suizo le hizo gracia verle esa actitud a través de sus monitores, y eso tenía nombre propio.

—¡Oooh la la~~señor japonés! ¡Qué emocionante! ¡Nuestro “Caballero de la noche” irá al rescate de su bella “Damisela platinada”! ¡Esto ya se prendió!

—Ya Chris, déjalo. Veo valido que se preocupe por Vickytoria, no le dijimos con anticipación que ella estaría en el operativo, es su pupila y la hija de su ex-maestro después de todo.

—Y también a futuro será, la señora de Katsuki. —Decretó con fervor el suizo.

—¡APOYO ESA MOCIÓN CON TODA VIOLENCIA! â€”De sus ojos y puños al aire salió una gran llamarada shipeadora—. Aunque, ya poniéndonos serios, Chris… —Recobró su actitud de sobrio capitán—. Yo solo espero que las cosas no se compliquen para ellos allá dentro de ese sitio. —Rogó el tailandés.

Altin con su metralleta en mano, comandaría las brigadas, ya estaba con ellos dividiéndolos por grupos estratégicos usando señas en su mano para dirigirlos de un lado a otro, los oficiales se terminaron de situar y mientras hablaba con Plisetsky explicándole los cambios, Katsuki ya llegó a la entrada principal de “Luxús” y se comunicaba con Nikiforova.

—Nikiforov, habla tú superior. ¡Cambio!

—¡¿Yu-Yuuri?! —Se asustó, ella pensaba que la regañaría se puso detrás de un pilar enorme para responder sin ser vista—. Yuu… ¡Es decir! ¡T.C!, antes de que me diga algo, apelo a mi defensa que los civiles son primero y …

—¡Eso lo sé! â€”La interrumpió tajante—. Y sobre lo otro habrá tiempo para eso. Créeme que ganas no me faltan de “sermonearte” —Su voz fue imparcial, tal vez algo fuerte pero continuó a paso vertiginoso y ya casi llegaba al salón principal. Eso nos da a entender que su fachada de hacerse pasar como un “cliente”, funcionó.

—¡Ahora escúchame!, ¡En estos momentos yo estoy aquí en Luxús!

—REALLY!!!??… ¡Ahhammm, mphhhhh… —su sorpresa fue tal que le tocó taparse la boca por esa exclamación.

—¿En qué parte está, T.C?…

—Puerta principal, cerca al bar. —bajó rápido por las escaleras. Él usaba su celular para encubrir su intercomunicador y así no levantar malicias en medio de los guardias. Vicky salió de su escondite buscando el punto, hasta que al fin le vio.

—¡Ya lo ubiqué, T.C! En serio que… No esperaba verlo aquí.

—¡Ni yo a ti! —Fue seco en su respuesta—. Presta atención, Altín irá en las brigadas como apoyo. Se demorará un poco para rodear el edificio ya que deben sortear a los vigilantes.

—Plisetsky me explicó que debíamos crear una distracción grande, lo suficiente para acaparar la atención de los invitados y sus secuaces… ¡Yo podría ir a la tarima y hacer algo! ¡Soy bailarina profesional, el show es mi campo!

—¡¿QUÉ?! Â¡No estoy para bromas! —Se blanqueó por ese disparate—. ¡Ni hablar!, ¡Negativo en civil! ¡No se te ocurra desobedecerme, Nikiforov! —Anuló esa elección con mucha intranquilidad de su parte, eso no era para nada común en el japonés—. ¡Y no te metas en más complicaciones!, ¡Bastante estoy haciendo con permitir que participaras en esta locura gracias a los dos irresponsables que tienes por jefes! —Concluyó, buscaba con desespero y vista periférica a su Oficial como sea.

—”¿Eh? ¿Él está preocupado por mí?”

Pensó la joven desde su lugar al denotar en medio del enojo de su jefe un desasosiego en su voz al igual que sus gestos corporales. Ella sonrió un poco por esa bonita actitud y quiso tranquilizarlo.

—Hey, Yuu~ri, mira a tu izquierda. —Con delicadeza le habló rompiendo su protocolo y sin perder el objetivo de su misión. â€”Ya me hablaste, ¿no?, ahora escúchame tú a mí, ¿sí?

—¿Ah? —Esa inflexión salió sin querer de la boca de Yuuri cuando ya la pudo ver y meditó un poco sobre lo que pensaba decirle esa rebelde Oficial…Pero ella no lo dejó.

—Sé que no quieres, y sé que si estuviera en tus manos harías cualquier otro plan… mas no hay tiempo, Yuuri. —Con disimulo llevó su mano a su oreja para acomodar su intercomunicador—. Soy tu mejor opción si quieres crear distracciones alocadas y efectivas, tú lo sabes… ¡Sabes que tengo razón!

—No estoy del todo convencido. —Siguió con su negativa, después de verle optó por caminar pausado, y se retiró de allí escudriñando una mesa para seguir encubriendo su acto.

—Moooh~~ ¡Vamos! ¡Sé cuidarme, no soy pequeña! —Le habló con sus ánimos en positivo. Continuaba mirando para ambos lados cerciorándose de que no la observaran—. ¡Solo bailaré! Aunque lo haré muy sofisticado.

—”Sofisticación” no es un vocabulario que se dé en este lugar, y apurado puedes con tu papel de “Maid” porque te he visto incomoda detrás de tus falsas sonrisas.

—”¡Rayos!”… —Pensó Vicky en su mente, se dijo para sí algo como—: “¿Aparte de T.C también es un hechicero? ¡¿Cómo lo supo?!”— ella se asombró por su perspicacia y Yuuri se hallaba más despejado al hablar con ella pero esa sensación de mala espina no se le quitaba del todo.

—Y aún no sabemos cómo reaccionen contigo esos canallas de mala calaña, no suelen medirse… Si uno de ellos te llegase hacer algo o si se propasaran… Yo…—¡Ups! ¡Se delató!

—¡Entonces si tenía razón, estabas preocupado por mí! ¡Qué lindo! —Y ese comentario de Vicky para con Yuuri lo ha sabido sonrojar. Él se sintió un completo imbécil por revelar instintivamente su lado protector—. Pero le recuerdo al caballero que me sé defender y que no soy una frágil damisela a la que deba proteger. Me has enseñado bien mi papel de Oficial. —Le comentó en confianza—. No obstante, si te sientes más tranquilo, he tenido durante toda la noche de perro guardián, a un lindo gatito muy arisco que se la ha pasado ahuyentando a esos desvergonzados de mi existencia, ¡Anda confía en mí!… ¡Tenemos que rescatar a los civiles!, es… la única forma Yuuri, ¡Por favor!

—Mmmmm…—Ese sonido en protesta no le alentaba mucho pero poco a poco esa niña con su poder de convencimiento lo persuadió. Ya sus hombres más el otro grupo dirigido por Altin comenzaron la fase dos del operativo y no podían perder tiempo.

—¿Estás segura de poder hacerlo y no tener inconvenientes? Aún podemos hacer algo distinto. —Le sonsacó como quien no quiere la cosa.

—¡Puede apostarlo, T.C!… Esto es lo más rápido y estás con la reina del espectáculo. —Le aseguró.

—¡Ok!, ¡A lugar! —No le quedó de otra más que ceder.

—AMAAAAAZING!

—Ellos me dicen que abarcarían el lugar en tres minutos, ¿Eso será suficiente para tu función?

—¡Afirmativo, señor! ¡Usted solo deléitese, obsérveme y júzgueme! ¡Iré con el Cabo para cranear eso!

—¡Espera!… —La interrumpió antes de que acabara la trasmisión. â€”Solo ten… Mucho cuidado, Vickytoria. Alguna cosa estaré cerca de la tarima por si intentan hacerte algo. ¡Cambio y fuera! —Y cortó toda comunicación.

—W-wow!… ¿Ok? —Pestañeo con rapidez y se expresó con su boca de corazón—. ¿Por qué ese japonés solo es adorable cuando pasan cosas así? —Habló con despiste pensante. â€”En fin, ¡A buscar al gato!. —Y se fue desfilando en su taconear apresurado tras ir por su compañero.

Yuuri, monitoreaba con su IPhone el avance de las brigadas, estaba sentado en un buen sector observando el panorama y en eso, tres mujeres de la vida alegre se acercaron para atenderle. Usaban hilo dental, y unas coronas hechas de plumas. Dos de ellas tomaron unas cuantas de esas plumas para cubrir las aureolas de sus senos (simulaban un pavo real en sus atuendos), pero la tercera dejó totalmente expuesta su desnudes. Las muchachas le ofrecieron un trago, Yuuri para seguir con su personaje de cliente corrupto adinerado según las características del lugar, les miró, les sonrió un tanto galán y en su hablar varonil les pidió un Vodka bien cargado con un guiño de ojo muy seductor para finalizar. Podría decirse que no soportaron el “Eros” fascinante de ese hombre cayendo rendidas ante él y que de no ser porque habían otros consumidores, ellas le entregarían “algo más caliente y mojado” entre sus piernas que un “simple trago” en bandeja de plata.

Obvio el T.C solo seguía su rol pero no son de su tipo, sus gustos son más refinados.

Vicky pudo dar con Yuri, comentándole lo ocurrido, también aprovechó para que sus jefes chiflados le escucharan. A Chris y Phitchit les pareció un plan estupendo lo del baile, no obstante, cuando le dieron cierta orden específica al momento de realizarlo para darle más realismo y cerrar con broche de oro…

—¡NO QUIERO! ¡ME NIEGO! â€”Despotricó en protesta—. De bailar un tanto “sugerente” puedo, y de hacer mi show en la tarima también, Â¡PERO LO OTRO, NOOOO! Â¡Mi jefe me matará si le llegó hacer “eso” que me piden al final del número! Â¡Y yo me sentiría como una… Como una… ¡FUFURUFA! ¡OLVIDENLO! â€”El rojo coloreado en la cara de la platinada y su negación pataletera ante eso, fue mundial.

Yuri la hizo sentar cabeza diciéndole que era una buena cuartada, además que Yuuri comprendería la situación y su comportamiento. Sobre todo, porque muy en el fondo ese gato quería ver las expresiones del cerdo cuando ella, (la sexy conejita) se mandara con semejante zarpazo a su persona y así reírsele en toda su jodida cara.

Se acercaron a la tarima y los dos hablaron con el técnico de sonido convenciéndoles que se trataba de un acto especial.

Los Kazuma seguían cordiales con sus invitados, el resto de meseros y bailarines casi desnudos, igual. Yuuri sentado en su silla y apoyado en uno de codos con ese trago en su mano andaba a la expectativa de que harían los rusos o más bien la rusa…y pronto los alumbrados se apagaron.

Los asistentes prestaron atención a la tenue luz que apareció en el centro de la pasarela resaltando una figura femenina, era Vickytoria quien dio una risueña sonrisa, tomando una atractiva pose de diosa (muy al estilo Marilyn o la novia de Roger Rabbit) y la música empezó a sonar. La canción era de los años veinte, un Jazz con esbozos de Blues intermedio bastante íntimo y apropiado por la temática del local, y se dispuso a realizar un show con toques “Brodway” al momento de dar su pasarela calmada y sensual.

—”Vaya, esa no me la esperaba”… —Especuló el japonés. Yuuri quedó por un instante incrédulo al ver esa entrada donairosa de su pupila, admite que se le da muy bien eso del espectáculo en vivo y luego se sacudió su cabeza con rapidez… No puede caer en esos juegos banales. Él dio la orden de pasar a la fase tres recuperando su seriedad, Altin y los demás entraron como sombras, los vigilantes en los pasillos contaban con pantallas para observar lo ocurrido en el salón principal, se distrajeron por completo y a medida que las brigadas avanzaban se los topaban silenciándolos permanentemente.

Regresando con la pequeña conejita, ella hacia su playback al tiempo que mantenía un danzar precioso con movimientos seductores sin rayar o caer en lo vulgar, se mostraba tan estilizada que a más de uno los puso aullar como lobos hambrientos y su atuendo ayudó en demasía para lo que necesitaba.

Yuri sentado sobre la tarima y riéndose con gusto, traía consigo el micrófono y hablaba para todos en voz alta.

—¿SE ESTÁN DIVIRTIENDO? â€”El escándalo en respuesta entre los hombres al ver a esa hermosura de mujer en ese escenario los hizo aglomerarse y una que otra veterana también procedió en lo mismo cuando vieron a ese atractivo tigre como presentador—. ¡PORQUE LO QUE SIGUE SERÁ ARDIENTE PARA USTEDES!

Ella elongó una de sus piernas al aire demostrando su flexibilidad, la bajo con gracia, y giró sobre su eje realzando su cabello con elegancia. Luego en las cuentas de sus pasos, mezclaba una que otra pirueta clásica de ballet con ritmos modernos, los descarados coreaban en alto la palabra “¡Usagi!” en japonés o “¡Miss Bunny!” en inglés y su baile seguía. Las brigadas estaban a nada de concretar su jugada y Yuuri de pie, aun con sus brazos cruzados ante cualquier novedad continuaba atento a Vickytoria sin dejar de apreciarle o vigilarle.

Pero él no podía evitar molestarse por ciertos comentarios soltados con guarrería.

—¡ESTÁS RIQUÍSIMA, CONEJITA!

—¿TE AYUDO CON ESA ROPA, GUAPA?

—¡MAMI POSÉEME, HAZME TUYO!

—¡YO QUIERO HACERTE UN PAR DE CONEJOS EN MÍ CAMA!

—¡BAILA PARA MÍ CON ESE TRASERO REDONDO EN PRIVADO, Y TE PAGO CINCUENTA MIL DOLARES, AMOR!

Esos patanes cada vez se arrimaban como alfas en celo y gritaban más cosas en Japonés u otros idiomas que a oídos de la Oficial, (aunque no entendiera) lograba imaginar las suciedades poniéndole incomoda pero debía seguir en la jugada…y Katsuki, realmente trataba de contenerse.

Se le notaba en la fuerza con la que agarraba su copa de licor, y en el cómo se apuró tomándose ese trago de golpe para no destrozarle la boca a alguno antes de tiempo o podría dañar el operativo. Pues siendo un caballero, él no acostumbraba a que trataran así a una dama y más si se trataba de “su” Oficial.

Vickytoria dio un par de pasos al barrote de metal, lo agarro con su mano, se encaramó en el con mucha agilidad dando vueltas y vueltas y vueltas (era lo único que podía hacer, pues nunca ha practicado pole y tiene nulo conocimiento.) pero se las ingenió para sacarle provecho. El juego de luces relucía su presencia seductora, ella se libera de allí al divisar a Yuuri y tuvo un vértigo enorme en su estómago, ya que rogaba al cielo para que él no la rematara por esa última partida que piensa hacer por culpa de sus jefes…y respiró hondo para calmar sus nervios aguados.

—¡Bien muñeca, es ahora o nunca! —Se dijo así misma cuando desfiló por ese pasaje central de la tarima, al final sobre el borde de esta consiguió sentarse y la pequeña quien no dejaba de mirar a su aparente “conejillo de indias” con un brillo especial en esas joyas azules, le movía lentamente sus hombros o levantaba sus piernas tras ese tintineo de arriba hacia abajo o cruzándolas secuencialmente con mucha… ¿Picardía?

—”¿Eh?” “¿Es mi imaginación o me está coqueteando?” —Esa parte a Yuuri lo desconcertó un poco dejándolo tieso como una piedra.

El tigre ruso animando a la multitud no se cambiaba por ninguno al reírse cual patán por todo este rollo y Vickytoria le confirmó las dudas a Yuuri cuando rápidamente se bajó de ahí, prosiguió a caminar cual reina marcando ese “punta, tacón” con una mano en su cadera y la otra apuntándole con su índice derecho, y luego lo retraía varias veces con un movimiento provocador, que decía: “Ven conmigo, cariño”

Los hombres y una que otra mujer muy maravillados por esa flor exótica de tierras siberianas le abrieron una ronda, la conejita arribó con el hombre de cabello azabache y se le acercó muy tentadora posando su mano en su pecho.

—¿Q-que estás h-haciendo, Vickytoria?… —Preguntó en un susurro obviamente muy acobardado al verse con esa mujer invadiendo su espacio de forma abrasadora.

—S-solo… Sí-sígueme la corriente por favor y, y, y… ¡Lo siento! â€”Respondió rápido en voz baja con timidez.

De seguido y fingiendo su papel al sacar esa sonrisa espectacular, la mano suya la ha deslizado por el pecho ajeno a medida que lo rodeaba, y como la camisa de Yuuri no estaba encajada, en su atrevimiento viajó por debajo de esta topándose con su piel. Le rozaba parte de sus abdominales o incluso su espalda baja, fue más allá y ahora uso sus dos manos encantadoras consiguiendo del mayor un jadeo involuntario.

Cuando charló con Phichit y Chris, a esa dupla se le cruzó por la mente de que fuera mucho más lejos (por ejemplo, como agarrarle su bien formado trasero según Chris) pero Vicky desestimó esa idea, no podría con la culpa, además de la vergüenza o presión por la cual ya estaba pasando. Si su fachada se descubriera, el plan se iría por la borda… y si miramos la hoja en el japonés, esa acción de su pupila no pasó por alto y el ardor en sus pómulos no tardó en aparecer. Este trataba de que aquello no lo fregara con ese terrible efecto electrizante sobre todo su ser… Más era un caso perdido. Es y será todo un peligro para su sistema.

Nuevamente esa fémina giró en gracia quedando de espaldas muy apegada a él (quien estaba de frente), y allí mismo le empezó a danzar con mucha sensualidad sin perder su finura o distinción. Se meneaba de abajo hacia arriba, tomándole de sus manos y le hizo que le delineara su cintura mientras le movía su derrier. Su vaivén de caderas volvía cada vez más locos al público del local.

Ah, pero Los oficiales listos en sus puestos esperando la orden de Giacometti y Chulanont, botaban la baba al ver ese baile de su colega para con su superior. Todos sin miramientos desearon tener su puta suerte.

—¡Esa es mi chica! ¡Mi pequeña tiene Eros natural… ¡Si yo fuese Yuuri, ya me hubiese corrido! —Gritó Chris y aplaudía con júbilo la diablura que le ha impuesto a su protegida.

—¡Y el pobre está rojísimo! â€”Afirmó Phitchit impresionado—. ¿No crees que se nos fue la mano?

—Nahhh, ¡Que disfrute el hijo de puta! Nos los agradecerá cuando tenga muchos sueños húmedos y deseos para nada angelicales con su coneja.

El show estaba por terminar y ahora Vicky se volteó sobre de si para mirar a Yuuri y dar la previa a sus camaradas, pero aquellos ojos marrones los cuales adquirieron un toque rojizo por tal palpito alucinante la hechizaron, así como él se perdió en los zafiros de ella.

—Y después dice que no le gusta el cerdo… —Inquirió Yuri con una mueca de asco en su cara desde esa tarima, ya había dejado de reírse hace rato cuando la broma pasó a un evidente “cortejo” entre esos dos.

Yuuri y Vickytoria se estremecieron en ese juego incandescente del cual se vieron obligados a trazar sus roles, roles que algún punto abordaron su “yo real” dejándose llevar al desconectarse del mundo, el sentimiento fue reciproco. Katsuki cayó vencido apresándole su curva definida y asegurando una de sus piernas a su cuerpo con firmeza. Nikiforova, siendo víctima sin darse cuenta, también se aferró él, le tomó delicadamente por su crin obligándole a acercarse aún más a su rostro y la explosión que sintió en sus emociones fue descomunal. 

—¿Hmm? ¿Esto también es parte de tu plan, Conejita? —Dijo con voz seria y profunda aquel zorro ajustando más su trinque sobre esa piel perlada.

—¡Ahamm!… N-no señor. —Le soltó con bochorno cuando recapituló lo que hizo y salió de ese trance—. N-no fue m-mi intención…Yo… —No pudo hablar más de la pena, Yuuri no ayudaba para nada con la situación al estar tan cerca de ella, literal sus pestañas rosaban con las suyas, de que sus labios rojos atrayentes quedaran par con par y a casi nada de acariciarse.

— No pudo hablar más de la pena, Yuuri no ayudaba para nada con la situación al estar tan cerca de ella, literal sus pestañas rosaban con las suyas, de que sus labios rojos atrayentes quedaran par con par y a casi nada de acariciarse
By Sharayanime

Y en ese horizonte invisible donde las mentes de los asistentes navegaron por lo alto al estar centrados alegremente por dicha sugerencia manipulada por el par de actores… Se materializó el golpe final en el instante que Plisetsky previó la jugada de su colega dándole la señal a sus jefes, y ellos a las brigadas de entrar sin fluctuaciones para dar de baja a quien se interponga en su camino o capturar a los cabecillas del clan.

El ambiente pasó a turbio, cortando el encanto entre el mayor y la menor. La gente del F.E.G.I y del FPJ rompieron puertas usando sus patadas, balas o instrumentos tubulares de acero creados para ello, y se desplegaron en un santiamén. Otros sitios del mismo edificio fueron irrumpidos cuando el resto del personal entró de forma aérea deslizándose por el cableado con sus arneses y quebrando las ventanas de manera tan brutal que asustaron a todos y generaron gritos.

—¡¡¡QUIETO TODO EL MUNDO!!! ¡¡¡SOMOS DEL F.E.G.I DE LA MANO CON EL DEPARTAMENTO DE POLICÍA DISTRITAL DE JAPÓN!!! â€”Increpó Altin a viva voz manteniendo agresividad—. ¡¡ESTÁN COMPLETAMENTE RODEADOS!!

—¡ESTOS MALNACIDOS! ¡QUIEBREN A LOS HIJOS DE PUTA! â€”Exclamó uno de los Kazuma, y las ráfagas entre los maleantes del clan en su contra se dieron sin restricción.

Los clientes, meseros, entre otras personas despavoridas trataban de huir tras aquella balacera formada, Yuuri en un parpadeo tomó a Vickytoria consigo, se tiró al suelo cubriéndole para protegerla y logrando evitar que un par de disparos se cruzaran en su camino. Sacó su arma mandando su respuesta y dos balas acertaron a los pechos de dos agresores dejándoles muertos.

Le regresó la vista a su oficial muy serio, y más que serio, se hallaba preocupado. Le reparó en lo mínimo o incluso posó su mano en su mejilla para observarle mejor.

—¿Vickytoria, Te encuentras bien? ¿No te pasó nada? â€”Lo señaló preguntándole si no resultó herida.

—No…te preocupes, Yuu~ri… Yo… estoy bien. —Ella negó pese que aún sus sentidos estaban extraviados, e imitó su gesto de acercar su mano al rostro de su jefe en señal de que todo estaba en orden, sonriéndole muy afectuosa.

Eso a Yuuri le quitó un gran peso de encima devolviéndole el respiro a su alma así como el saber que la bella joven platinada que tiene bajo su cargo este a salvo. ¡Bien!, ahora al divisar el panorama su expresión se volvió dura a la vez que el color de sus irises se tornó sombrío con fundamentación y si esos tipos quieren salir ilesos, deberán ver por donde pisan…

Porque él… ¡Está furioso!

Más cartuchos, más balas, más heridos, más sangre, más desastre y más caídos en combate. Superior y subordinada se escabulleron de la zona, observaron a Plisetsky tirando un mano a mano con otros rivales, Vicky dio un combo de patadas en simultáneo con Yuuri detrás escoltándole y atacando de la misma forma al tiempo que disparaba. Claro, en el proceso recibieron sus tajones más Plisetsky no tardó en unírseles y entre los tres sin tanto merodeo, azotaron al grupo contrario de modo espectacular.

Continuaron su recorrido y se escondieron detrás de una mesa cuadrada de acero que estaba volcada. Yuuri con su arma en posición, listo para eliminar a todo opresor les dio órdenes precisas a Vicky y Yuri de pasar a la fase cuatro, la cual era ir por los civiles y de ser posible, que usaran vías alternas que evitaran la zona de conflicto.

El par de chicos asintieron, vieron algunas pistolas en el suelo, las tomaron y Yuri fue adelantándose. Vicky antes de irse le deseo mucha suerte a su jefe con un sonoro—: “¡Gambatte kudasai, Katsuki-san! ¡Patéalos a todos!” —y también partió del lugar.

Yuuri quedó rojo y quizás algo atareado con ese acento bonito que tiene su Oficial para decir las frases en su idioma, pero pronto recupero su neutralidad destructora cuando se vio luchando otra vez a plomo tendido con más matones acabando sus vidas de modo mortal, y contó con que Altin o sus hombres llegaran a tiempo.

Los rusos seguían su travesía, por los reportes de Giacometti sabían que algunos rehenes ya fueron liberados porque se hallaban en las habitaciones especiales donde consumaban el acto sexual con esos depravados. Habían muertos y más sangre regados en su andar y se escabulleron por el atajo que detectaron para llegar más rápido al resto de civiles. Dos Hombres custodiaban la entrada, la cual solo podía ser abierta por huella digital o una credencial. Los demás vigías estaban sirviendo de apoyo o recibían las órdenes de los Kazumas.

Necesitaban distraerlos y derrotarlos en sorpresa. A Vickytoria se le ocurrió que ella podría ir con ellos pero Yuri no lo vio adecuado, ya la chica se expuso bastante. Pronto analizó la cuestión, hizo un recapitulación de los pros u contras y tomo su decisión. Se ajustó sus botas, se soltó la coleta que llevaba dejando caer su melena rubia al tiempo que se la acicalaba, y finalmente le miró con un rostro de “modelo perrísima”

—¿Cómo me veo? —Revoloteó su cabello y elevó su ceja confiado.

—¿Ah…? —Su carita de confusión lo decía todo—. ¿Yo… Creo… Qué… ¿Bien?

—Perfecto. Con eso me basta. —Se puso de pie dándole su arma.

—¿Q-qué haces?

—Los distraeré mientras tú avanzas, y en el momento indicado, ¡Atacas!

—Ehhhhh~ comprendo. —En teoría el plan era sencillo—. Pero eres hombre… ¿Eso, no sería más fácil para mí que para ti?

—¡Ja! ¡Te falta mucho por recorrer, conejo…! En estos lugares esos tipos se “comen” cualquier culo.

—¡¡YU- YURIIIIIIIIIIIIIIIIIO!! —Su comentario fue grosero y tan sacado de onda que hizo sonrojar a la niña terriblemente—. ¡ESTÁS CON UNA DAMA, TEN MODALES!

—Lo que digas dama Ilegal. —Soltó sin mucha trascendencia—. Ahora, admito que no lo haces nada mal, pero tus movimientos son muy inocentes y delatores…aún eres una conejita virgen e ingenua en muchos aspectos para estas misiones. Esos tipos buscan a como dé lugar… —Se detuvo y pensó algo tipo: “¿cómo decirlo sin que se escuche guarro?” con pose pensativa, y luego habló.

—Mmmm…buscan “coronar” todo tu “manjar”. —expresó entrelineas—. O sino… ¿Por qué crees que el cerdo o yo no nos despegamos ni un instante de ti y con justa razón?

—¡¡¿Ahhhhg?!! ¡Ya cierra esa boca! —El escarlata en su cara se puso peor.

—Me conviene más que avances y ataques en sorpresa, tus patadas son mortíferas. Y no te preocupes, no es la primera vez que hago estos amagues.

—Re-Re-Really? —Ok esa no la vio venir.

—¿Quieres ver? —La retó con una actitud engatusadora—. ¡Porque voy hacerlo! —Y dio media vuelta para irse caminando como si nada hacia sus víctimas. En lo que hacía aquello, su mano la llevó a su intercomunicador—. Y será mejor que prestes mucha atención para que aprendas del mejor, conejo.

Si Vicky pensó que esto era una broma del ruso, pues Yuri Plisetsky “El hada Rusia” como anteriormente se le conocía en sus inicios de la FSB por esa belleza delicada y andrógina, era todo un experto en el arte de seducir aunque no lo aparentaba por su pésima actitud de vándalo, solo recurría a ello cuando era ineludible.

Se paseaba dando sus pasos como un top model, ¡No!, como el mejor jodido puto de cabaret de todos los tiempos. Tenía un codo apoyado debajo de uno de sus brazos, con ese rostro felino a medida que avanzaba, se enroscaba uno de sus mechones con gracia en su dedo índice y le daba vueltas y vueltas. Los matones le vieron sorprendiéndose por su atractivo sin igual, Yuri en provocación se mordió su labio inferior y luego les sonrió muy perverso. Vicky mantenía su boquita acorazonada abierta e incrédula. No podía creer lo que sus ojos azules veían. El “amazing” fue inevitable.

El felino plisetsky, sutil ante cualquier adversidad se situó a su frente con una pose muy sugestiva, ellos gagueando le preguntaban sobre el cómo llegó a dicha área restringida y él, haciéndose el loco, se llevó su mano a sus labios diciéndoles que iba a unas de las habitaciones a cumplir “su oficio de vida alegre” pero se terminó desviando puesto que era nuevo en este lugar. Ellos se acercaron a él, Plisetsky se les arrimó envolviendo sus brazos a los cuellos de ambos hombres para así con sus manos acariciarles parte de sus mejillas, bajándolas con mesura a sus pectorales, luego llegó más profundo, topándose con los miembros abultados y los apretó a su antojo. Los hombres por supuesto, soltaron un jadeo incontenible y necesitado.

Vicky (rojísima por lo que ha visto en ese oportuno desliz) se concentró como pudo, y en sus movimientos sagaces pudo atravesar ese panorama sin problemas a lo que Plisetsky entre sus juegos, halagos y demás, los desarmó. Ellos, hechos los idiotas, siguieron con sus travesuras.

Y cuando Yuri se les acercó otra vez peligrosamente a sus oídos para comentarles algo muy sucio…

—¡HEEEEEEEEEEEAHH!

Sxf: Doble Crack!

Vicky salto sobre ellos Noqueándoles de una con dos patadas intercaladas rápidas y certeras.

—¿Y? ¿Qué tal mi actuación? —Declaró el rubio apoyándose de lado en la pared su competitividad salía a flote—. Para alguien “arisco” como yo, pienso que me fue muy bien, ¿Eh?

—Jamás pensé decir esto, pero eso… fue impresionante y perturbador. â€”Lo dijo muy traumada con sombras a la redonda—. ¡P-prefiero verte en modo vandalo, e-e-es mas de tu estilo!

—Lo sé conejo, también lo admito. Bien, ahora rescatemos a esas personas.

—¡Siiiiiiiiii!

Plisetsky amarró a los tipos con las corbatas que portaban, Vicky les expropió sus credenciales, abrieron ese portón quitándose sus antifaces y allí estaban los otros civiles gritando en desespero. Esos hombres y mujeres renovaron sus esperanzas al verlos nuevamente.

Retrocediendo con el Kazajo y el japonés permanecían en la lucha, divisaron a los Yakuzas organizadores del evento acribillando a una parte de su brigada, eran muy sanguinarios y fueron tras ellos.

—¡MIERDA, MIERDA, MIERDA, MIERDA! ESTO NO PUEDE SER! —Jay C, disparaba como loco a cualquier parte y a quien sea que le estorbase.

—¡¡¡YA DEJA DE LAMENTARTE COMO UNA PUTA!!! —Raven Mató a tres oficiales en medio de la discusión con sus cuchillos—. ¡¡¡TODA ESTÁ MIERDA ES TU CULPA!!! ¡¡¡SI NO HUBIESES SIDO TAN EVIDENTE CON TUS MALDITOS MUERTOS, LA POLICÍA NO METIERA SUS NARICES EN ESTOS MOMENTOS!!!

—¡FUCK YOU, SON OF BITCH!

—¡PÚDDRETE TÚ! ¡MÁS BIEN VIGILA SI LOS NUESTROS YA GUARDARON LAS PLAQUETAS! ¿YO TRATARÉ DE ESCAPAR CON TODO EL DINERO QUE PUEDA!

—¡ALTO! â€”Gritó Altin apuntando con su arma.

—¡SERÁ MEJOR QUE SE DETENGAN Y QUE SE DEJEN DE ESTUPIDECES! —Y más atrás Katsuki prosiguió en la misma tónica.

—¡¿TÚ Y CUANTOS MÁS, TOMBO DE MIERDA?! —Escupió Jay C, sus matones no tardaron en aparecer.

—¡LOS QUE TU QUIERAS, INFELIZ! —Soltó Yuuri jalando el gatillo—. ¡EQUIPO, DISPAREN! â€”Y la orden fue dada.

La lluvia de balas de ambos bandos no dio espera, todos se cubrían ellas con los objetos del entorno, Raven le gritó a su hermano de que se fuera a realizar eso, que él los entretendría y Jay C huyó con un par de sus guardias. A él le daba igual si la “merca humana” se perdía en el transcurso de la matanza, su vida, la de su hermano, el dinero recaudado y esas placas eran prioridad. Yuuri quiso seguirle el paso, pero Raven se interpuso y entre los dos comenzó un forcejeo. Altin no lo pensó fue tras el tipo dejando a su jefe solo.

El Kazuma de rastas sacó como por arte de magia debajo de su manga un cuchillo afilado y corto. Trataba de apuñalar al T.C que en su rapidez esquivaba los golpes y también le respondía con patadas o técnicas marciales (a falta de municiones), aunque él alcanzó a cortarle su mejilla o brazos y Yuuri trazó buenos aciertos rompiéndole la boca o poniéndole un ojo morado a su adversario. Raven lanzaba y sacaba más y más cuchillos, era su especialidad en cuanto a armas blancas, Yuuri al sentirse en desventaja por su arma vacía, corrió dejando atrás ese sendero cubierto de puros metales filosos que rompían todo a su paso y quebraban vidrios. Dio un salto con giro hacia una mesa de madera redonda y volteada que usó como escudo para cubrirse de ellos. Uno de estos cuchillos alcanzó a traspasarla dejándole una línea roja peligrosa en su cuello, se salvó de puro milagro.

—Es la primera vez que “alguien” sobrevive a mi “danza de cuchillos” â€”Pronto, Raven agitó sus manos con elegancia y portaba nuevamente esas armas punzantes en sus manos yendo lento a su dirección —. Veamos por cuanto tiempo te dura la suerte, polizonte.

—¡Maldición!, no tengo balas … —Murmuró Katsuki apegado a su mesa con su revólver, debía hallar solución a ese impase o seria hombre muerto.

Con él estaban varios de sus secuaces armados; Yuuri, respirando agitado, reponiendo fuerzas y sin municiones solo pensaba que algún mecanismo debe llevar en su saco para tener tantos cuchillos. A su lado pudo ver el cadáver de uno de sus muchachos, traía consigo tres granadas, ya no había “civiles” en esa planta por lo que esperó a que se acercaran sus enemigos un poco más. Yuuri avisó a sus hombres a que se resguardaran desde su intercomunicador, arrancó el pase de seguridad de la granada con su boca, la soltó al aire y…

—Ese…. Â¡HIJO DE PERRA!, ¡CUBRAAAAAAAANSEEEEEEEEEE!

Sxf: Â¡BOOM!

Raven al notar ese detalle (algo muy práctico del japonés) maldijo por todo lo alto gritando y el estallido dejó un enorme estruendo a un costado del local. Sangre, extremidades destrozadas, él fuego consumidor más la confusión del momento puso en vilo a los presentes. Otra granada explotó…Yuuri en medio del fuego tomó una pistola del suelo y empezó a disparar matando tres hombres más, pero los dos últimos tiros los falló (El Yakuza resultó tener buenos reflejos) Raven por ahora prefiero irse, pero jura por su vida que ese maldito policía se las pagará.

Cambiando de lugar, Vicky y Yuri terminaban de sacar a las víctimas. El Capitán Chulanont les hablaba a los dos, les dio indicaciones de usar una ruta poco transitada y envió a una tropa a esa zona para que les custodiaran. Faltaban como 4 personas más sintieron los temblores ocasionados en la planta alta acabando por asustarlos y ellos les calmaron explicándoles que eso era normal, que saldrían vivos de allí. Los rusos inspeccionaron otra vez aquel lugar, no quedaban más personas y al parecer cumplieron su objetivo. ¡Bien misión cumplida!, ahora por ser los últimos debían irse, pero los tipos de Jay C. con las plaquetas en mano, se desviaron por un pasaje secreto llegando en un santiamén al mismo terreno cortando camino y los descubrieron. El canalla les miró fijamente grabándose sus rostros.

—Ahhh, Asi que… ¿La Conejita y el Tigre eran los sapos de mierda que estaban en mi propiedad? —Les encaró con cólera el Yakuza al mando, Rodeándoles con sus hombres—. ¡LOS HARÉ PAGAR POR ESTO!

—¡DEJA DE HABLAR TANTO Y LLÉGATE!, ¡MALDITO! —Yuri se puso en guardia con su arma en mano—. Nikiforov, Largo de aquí.

—¡Mis ovarios, Plisetsky! â€”Tomó la misma actitud rebelde y también empuño esa pistola—. ¡Tú lo dijiste!, ¡Empezamos juntos, nos iremos juntos!.

Y de la nada aparece Altin con su gente brindando apoyo al par de rusos, el mar de fuego resonó en aquel espacio, buenos contra malos luchando por sus intereses. Yuri siendo osado en sus pocos tiros, se aventó al combate directo con un par de Yaks hacia el Kazuma, Vicky se montó encima de ese hombre usando sus piernas como llave y en una inclinación rápida, lo hizo caer intentando inmovilizarlo para hacerle más fácil la tarea a su compañero, pero el maldito era macizo en toda la extensión de la palabra, un diamante duro y se los quitó de su ser en un movimiento brusco que terminaron en el piso y golpeándose. Cuando sacó sus dos 9 milímetros para darles su estocada final, Otabek llegó a su lado y le sonó con fuerza el mango de su metralleta en toda la cara (ya no tenía reservas), la soltó y adoptó una posición de contra-ataque, típica del kickboxing.

El tipo escupió el rojo de su boca con ira, y atacó al subteniente. Había pura adrenalina en los golpes de ambos, Vicky, Yuri y el resto de combatientes escuchan una tercera detonación que termina afectando los pilares de la construcción. El malandro por mucho que quiera acabarlos, no puede, y se prende a la fuga no sin antes decirles muchas vulgaridades y que se vengará.

—¡Se escapa, Señor!

Vicky y Yuri pretendían ir tras él, pero Altin les detuvo por sus brazos, debían salir de allí y eso hicieron minutos antes de que terminara de colapsar aquél infierno tortuoso. Al final de esa noche convulsionada, llena de magulladuras, desesperos y otros factores, el operativo dio como resultado un 90% del éxito esperado, con el sitio destrozado y con los civiles sanos y salvos.

 Al final de esa noche convulsionada, llena de magulladuras, desesperos y otros factores, el operativo dio como resultado un 90% del éxito esperado, con el sitio destrozado y con los civiles sanos y salvos


EX- Bulevar Luxús –Tokyo /Japón.
Abril del 2017 – 2:00 A.M

Con muchos puestos improvisados de control, brigadas de salud y Kobans o Cais móviles en carpas especializadas. Atendían a los oficiales y civiles. Por el otro lado, el general con el oficial jefe rendían un rápido sondeo: dentro de los encausamientos, decomisaron cien mil kilogramos de droga (siendo la mariguana, la cocaína y la heroína las de mayor consumo) más de 150 armas bélicas, 50 Civiles rescatados (que ya estaban siendo asistidos) y 20 capturados con vida de los cuales 4 eran cabecillas auxiliares del Clan Kazuma. Se calcula que eran más 100 miembros, puesto el resto cayeron en combate y ahora eran evaluados por criminalística.

La ANP estaba contenta por esa baja a los terroristas y con esos reportes se daban por bien servidos. El Oficial Jefe agradeció mucho la ayuda del General, del Teniente Coronel y sus muchachos. ¡Ah!, pero no todo eran alegrías…

—¡PERDÓN!, ¡EN SERIO!

Se arrastraban por el suelo un suizo y un tailandés orando por sus miserables vidas pero fue en vano, no eran escuchados, el hombre que los llevaba a su destino final seguía férreo en su idea, así como en su agarre.

—¡TE METERÁS EN PROBLEMAS SI NOS PEGAS! Â¡AYUUUUDAAAAAAAAA! —Trató de conciliar Phitchit.

—¡ES VERDAD, SOMOS TUS SUPERIORES GATITO! ¡¡A-AUXILIOOOOOOOOOOOOOOO!! —Chris no paró de pedir clemencia.

—¡LES DIJE QUE ME PAGARÍAN CON SANGRE UNA VEZ SE ACABARA ESTA MIERDA DE MISIÓN! â€”Exclamó con furia explosiva el tigre ruso—. ¡¡Y ME VALE UN COÑAZO QUE SEAN MIS JEFES!!

—¿Se-señor, no cree conveniente ayudar a sus hombres de confianza de las garras de Plisetsky? —Preguntaron Mila, Otabek, Sala y Georgi a su jefe japonés.

—¿A quiénes? —Se hizo el loco siendo indiferente.

Yuuri Katsuki se hallaba realmente mosqueado, aun no se ha olvidado para nada de esa jugada sucia de sus “amigos”, por su culpa pusieron en peligro a su oficial y estaba trastocado en ayudarlo con su noble causa, pero mejor no. Lo hará mañana…Él debía mantener compostura en estos momentos.

—Yo no he visto nada malo en el comportamiento de Plisetsky, Señores. ¿Ustedes lo vieron?

—Ehhmm… parece que está enojado con ellos… —Concluyeron todos mentalmente con esa gota de sudor en su frente.

El Yankee ruso con una fuerza de Sansón sacada de sus entrañas, los jalaba de sus piernas importándole un comino el mundo. Los oficiales, los criminalistas, aquellas autoridades de la ANP entre otros entes, tenían escalofríos con verle su aura negra y endiablada. Caminó más allá, cercano a una pila de escombros y los golpes no dieron tregua. ¡Esa sentencia se ejecutó!

Muchos “¡Pows!”, “¡Cracks!”, “¡Praff!”, y “¡Ka-Blams! y de cuanto sonido onomatopéyico que ustedes pueden leer en este cuento de chicos grandes se dieron sin anestesia al par de ratas culpables de la saña desatada por parte de Yuri.

—¡EN LA CARA NOOOOOOOOOO! —Aulló Chris quedando blanco como una hoja.

—¡QUIERO A MI MAMA! â€”Imploró Phitchit en su tribulación.

—¿A DONDE CREEN QUE VAN?! ¡AÚN NO HE TERMINADO! —Yuri los volvió a agarrar a golpes en medio de ese polvorín.

Después de mandar a esos dos (casi muertos) directo con la médico jefe Yang junto a Jean de enfermero colaborador en su brigada de salud. Yuri estaba retirado del gentío con Otabek en una zona llena de cajas enormes o de bloques de concreto. Su superior con un algodón y alcohol, limpiaba las heridas del ruso y este se gruñía en contra del universo entero. Por supuesto, el Kazajo reía, no era una cualidad tan común en él, pero si lo hacía, y reía por las actitudes de su pareja, por de semejante paliza propinada a los mayores y bueno, verle usando esos trajes era un deleite magnifico para sus ojos oscuros.

—Deberías vestirte así más seguido, te luce el bóxer y las botas.

—Si quieres vivir, no empieces, Beka.

Yuri como ya le conoce bien sus burlas, se quejó de mala gana. Vicky (acompañada por Emil que también estaba de enfermero auxiliar) pasaron a buscar a al rubio ruso, más que todo para que ella como él se pusieran de acuerdo con las declaraciones a dar, los dos oficiales novatos escucharon las voces de los dos hombres, se escondieron muy curiosos detrás de un escombro grande con media cabeza asomada y con sus orejas bien puestas de conejo y de cachorro san Bernardo.

Más Los ojos azulados de cierta dupla se abrieron en total ensoñación.

El kazajo había besado al ruso, callándole todo reproche a su persona. Juntó su frente a la suya y mantuvo esa pequeña sonrisa porque logró su cometido. Yuri en medio de su farfarrulleo estaba manso como un lindo gatito.

—Te quiero matar. —Crujió entre dientes Yuri y el rubor en sus mejillas fue extraordinario.

—Siempre dices lo mismo. —Otabek le volvió a besar dejándole enmudecido sin reacción alguna—. y ya déjame terminar de curarte.

—Wooooooot?! ¿Ehhhhhh???? ¡¿Esto….esto es real?!

—¿El señor Altin y el gatito son pareja ? OMG?! ¡ME MUERO!

Vicky y Emil casi sueltan un grito y de cosa lograron contenerse tapándose la boca mutuamente como los bobos que son… más su mente “explotó”… Se imaginaron de todo, menos que ese par tuvieran algo “más” que solo amistad, lo peor fue en sus inocentes cabezas, los dos jóvenes pensaron que lucían muy bien juntos, era algo muy raro y bonito a la vez.

Pronto unos pasos se sintieron, eran señores de alta gama de la ANP alarmando a la rusa y al checo, los dos saben de las reglas sobre superiores y subordinados en la cúpula militar y el riesgo que implica de ir más allá. así que muy casuales disimularon cualquier cosa.

—Oficiales, ¿Se puede saber que están haciendo aquí?

—¿Nosotros? —Emil fingió demencia con su típica actitud alegre—. Pues, inspeccionábamos el lugar para ver si había Alguien sospechoso por aquí Señor.

—Pero “no hay Naaaaaaaaadaaaaaa” —Les continuó Vicky, hablándoles en voz alta para que sus colegas enamorados la escucharan y pudieran esconderse—. En estos lados. Señor.

—¿Eh? ¡Esa fue la frentona?

—¡Yura escóndete!

Nekola y Nikiforova les mostraron fugaces el lugar esperando a que esos dos ya hubiesen captado la idea, y pronto se los llevaron a unos metros lejos de allí atendiendo sus órdenes que si encuentran algo dieran aviso. Cuando Vickytoria y Emil vieron que se alejaron lo suficiente, ellos regresaron al mismo punto.

—¡Hey ya pueden salir! —Empezó Emil, con simpatía.

—¡Está despejado!. —Vicky, le secundo gritándoles cual niña indiscreta agitando sus manos.

—Vickytoria…Emil… —Habló el ruso ruborizado.

—¿Desde cuándo llegaron? —Preguntó el Kazajo estando igual que su pareja.

—Ahamm, hace poco. —Respondió la platinada, el checo les dijo a todos que iba a vigilar por si alguien se le daba por merodear y así dar el campanazo. Vicky prosiguió—. Pero si no estuvieramos por aquí, los descubrirían. —Se rió con ganas rascándose su cabeza. Ellos intentaron justificarse, más ella no los dejó diciéndoles que no hay problema y que les guardaría su secreto remontando con un—: Los amigos y colegas se apoyan, ¿no? —Y les sonrió picándoles su ojo por esa travesura.

A percepción de Vickytoria, se le hacía algo, fuera de lo “común”, nunca había presenciado tal cosa “en géneros opuestos”. En sí, su primer contacto en cuando a ver orientaciones distintas fue en Chris, y lo asimiló muy bien, adora a su Jefe (aunque ahora mismo lo quiere asesinar.) Pero, en términos generales, siempre ha vivido resguardada de muchas cosas y recién aprende estas experiencias. Más su padre y su abuelo le inculcaron que toda persona tiene derecho de enamorarse y de no ser condicionada a algo establecido.

Emil teniendo su sonrisa boba, montado sobre una roca y con una mano reclinada a medio lado acaparando su frente para divisar mejor el perímetro en su papel de guardián, ni los juzga. De hecho él se encuentra en una situación similar con cierto capitán italiano aunque este por su explosividad no se ha dado cuenta de los estragos que causa en el menor. ahora sabiendo que dos de sus superiores están en una relación amorosa, le ha renovado fuerzas para seguir intentando porque ya no se siente cohibido.

Yuri con un semblante suave en su rosto, observaba a esa niña, ella mientras les hablaba muy alegre de aquello con despiste y esa boca de corazón, puedo ver su nobleza. Altín ya le había propuesto que la tratase mejor o que la codeara con más fundamento y cree saber el por qué le insistía en contadas ocasiones en el tema, era eso. En el transcurso de los días el ruso reflexionó y pensó que en si, era alguien que por momentos se le hacía fastidiosa, creída y/u otros títulos añadidos con peso. (Púes a simple vista se ve como una mocosa mimada, riquilla de la alta sociedad y frentona después de todo) más si la vas conociendo, puede llegar a ser muy “leal, agradable y linda”… Como una “hermanita pequeña”, ¿Tal vez…?

Esa fue su conclusión, y con ese gesto de hoy, lo confirmó. Eso sí … No lo piensa admitir a voz alta, le daría vergüenza. Yuri sonrió cruzándose de brazos, Otabek le agradece su gesto y Vicky sin medirse le palmea su espalda descolocándole por completo. Ya presintió algo así de esa pequeña conejita.

Emil les dá la sugerencia a todos de salir de uno en uno para no levantar sospechas, felicita a la pareja alzado su pulgar, pelando toda su dentadura Colgate cabreando al ruso y logrando huir antes de que este soltara sus cizañas en su contra. Vicky espero unos minutos para irse, pero ahora que sabe la relación del Cabo Primero con el Subteniente, sale con sus comentarios desatinados.

—Bien chicos, ya me voy… ¡Ah! por cierto, no seas tan rezongón con el señor Altin y déjate querer, Gatito gruñón.

—¡AHORA SI TE VOY A PARTIR LA CARA FRENTONA DE …! â€”Lo interrumpió Otabek. Le puso la mano en su boca, le hizo una cerradura y dejó a su novio neutralizado.

— Â¡SUÉLTAME! â€”Este le reviró y luego el kazajo con su cara erguida, le habló a la pequeña.

—Sera mejor que huyas por tu vida mientras puedas, Nikiforov. No sé por cuanto tiempo pueda contener a este “tigre”… —Se rió en complicidad con ella—. Y… muchas gracias por todo, no dudes encontrar un apoyo en nosotros.

—¡Si señor!

Vicky corre con sus tacones en la mano tal cual como le dijo su superior Altin. Se siente contenta, su primera misión de grado “A”,  fue casi perfecta, los rehenes fueron liberados, ya cuenta con más amigos, está que no se cambia por nadie. Ahora va buscando el puesto de salud de la señorita Yang para ayudar al resto de heridos, tiene muchas energías. Pasaron quince minutos de eso, colaboraba con el personal trayéndoles mantas para el frió y al llegar afuera con un grupo de compañeros del F.E.G.I, los pescó hablando de ella, de sus encantos y sobre su asombroso espectáculo.

—¡El kamikaze de nuestro jefe tiene una suerte de dioses! Ese cuerpo que tiene la conejita es de infarto.

—¿Insisto, ella es legal? ¿Alguien tiene su número? ¡Yo quiero ser su novio!

—Uff … lo que yo daría para que la conejita Nikiforov me bailara así en mi despedida de soltero.

—¿Tú solo? Â¡Â¡TODOS QUEREMOS ESA COLA DE CONEJO!!

—Realmente les gustó mi show, ¿Cierto, caballeros? —Mencionó la pequeña dama haciendo a un lado las cobijas con un disfraz de cordialidad y una vena marcada en toda su frente.

—¡Fue espectacular! —Respondieron los pícaros idiotizados y al caer en cuenta de la voz, su felicidad se les esfumó.

—¡Ja! Qué lindo…—Vickytoria cual baronesa, tomó un trozo de madera, caminó hacia ellos, y su mirada se afiló, era espeluznante.

Ese objeto que sonaba en la palma de su mano augurando algo muy malo los hizo temblar y sin demora todos fueron golpeados dejándole chichones, muelas partidas, y moretones por doquier en sus cabezas.

—El próximo tonto que vuelva a llamarme “linda conejita” en cualquier idioma, que me insinúe otra cosa botando sus babas, o que hable lo que no deba de esa “misión” sobre lo que le hice a mi jefe ya que fue netamente profesional para que ustedes pudieran entrar y actuar en esa redada, Â¡SE LAS VERÁ CONMIGO! â€”Los amenazó con un buen puchero apuntándoles con ese palo—. Â¡SON OFICIALES, NO CARROÑEROS FALTOS DE CARNE! ¡¿LES QUEDA CLARO?!

—¡S-Si, se-ñora! —El tono fue en sumisión total. Ellos creyeron que el espíritu disciplinario del T.C, ¡la poseyó!

—¡NO LOS ESCUCHÉ!

—¡SI, SEÑORA! —Ahora sí le hicieron la pose militar.

—¡MÁS LES VALE¡ â€”Los miraba acusatorio con pose mandona—. Â¡Â¡Â¡Y SOY SEÑORITA PARA USTEDES, CABALLEROS!!! â€”Los corrigió.

Algo alejado de esa histeria, el silbido tenue de “alguien” evidencio su fascinación sobre la voz de mando que se cargaba la niña.

—Mmmmm… Yuuki tenía razón. Deberé ser cuidadoso cuando esté enojada… —Incluso parpadeó un poco por el escalofrió que sintió.

Sin embargo, él pensó que dentro de unos años ella podría ser una excelente superior si mantiene ese ritmo estricto, y la sonrisa franca en su rostro no lo abandonaba al igual que ese brillo de interés en sus irises marrones.

El fraseo que acaban de leer fue del Teniente Coronel, quien apoyado en esa pared con uno de sus brazos, la otra en los bolsillos y usando una manta entrepuesta, se encontraba a metros del huracán “Usa-forov”… Corrió con mucha suerte de poder salir ileso de la locura a la cual recurrió en su confrontación con ese Yakuza que forma parte del Clan Kazuma. Aun lo tiene en su mente y necesita recopilar toda la información sobre él, su hermano y cualquier implicado.

«¡Recuerda mis palabras! ¡Porque me las pagarás si te vuelvo a ver y mis cuchillos no fallaran!, ¡maldito!»

Acordarse de su amenaza solo le daba más motivos para estar atento a los posibles movimientos que surjan a futuro con él, con su equipo e incuestionablemente, con su oficial.

Continuó divagando… La vista de Yuuri siguió posada en Vicky, ella en lo que decía su retahíla severa hacia sus compañeros estaba de espaldas, él no puede parar de mirarle su silueta bien definida, su cinturita de avispa y esas piernas bien torneadas, resaltaban mucho llamando su etérea atención. El hombre arqueando su ceja, ha sabido dirigir sus ojos muy “curioso” a la cola de algodón que hace parte del traje que lleva puesto y obvio a su derrier. Ladeó un tanto su cabeza y tomó una ademán pensante agarrando su barbilla. Él un tanto ido piensa que los trajes de conejitos no le quedan nada mal y por su mente se planteaba la pregunta del cómo luciría la señorita de ojos azules con el mismo atuendo, solo que de color blanco, de dos piezas, de medias veladas blancas, y guantes largos blancos.

Ok, voló muy alto con ese dibujo mental y finalmente se dijo para si un sermón moralista.

—Ah Katsuki… ¿De cuándo acá te volviste un sinvergüenza? ¡Deberían meterte preso por pensar así de tu… Oficial! Â¡CONCÉNTRATE! —Se auto-regañó con una expresión incomoda en lo que seguía observando a esa mujer.

Ella lo ha puesto al límite en variadas ocasiones pero lo de hoy fue extremo, además de que ya no verá a los “conejitos” de la misma manera por su culpa. Sin mencionar, que en el momento en que se acordó de tenerla muy cerca, se vio tentado a probar esos labios acorazonados, sinceramente quería besar esos labios delicados que son rosados al aprécialos pero que solo por hoy, tenían un bello carmesí sobre de ellos.

—“¿Serán suaves y tiernos al tacto?”… —Deliberó de repente y con actitud apacible, más su cerebro hizo “click” por esa enunciación—. “¡Ah, demonios!” “E-esto… ¿Esto no me puede estar pasando? ¿O sí?” “¡Ahhhhrg!”… —Maldijo en sus adentros y quizás estresado masajeando su ceño arrugado…

Oh eso no es bueno… No es nada bueno y él lo sabe. ¡Está jodido!

Él terminó frustrándose con un buen vaho expulsado y pasándose una mano por sus cabellos al seguir mirando a Vickytoria con la ansiedad recorriéndole sus venas. El que piense así sobre ella de manera constante y en la forma en como lo hizo solo puede significar una cosa:

Que, tal vez se está empezando a interesar en esa espléndida mujer muy seriamente, más de lo que debería (cosa que ya él sabía desde hace un mes atrás o incluso más.) y que tal vez su pequeño interés curioso, ya voló toda su barrera y se transformó en un sentimiento más “fuerte”

Él creyó que dicho asunto de hoy, quizás terminó por despertarle sus sentidos adormilados, pues su parte lógica se alegra de haber llegado a tiempo con su pupila/oficial, de que haya salido bien librada de ese lugar y que su conciencia se encuentre tranquila. ¡Ah! e igual, la parte emocional en su corazón, esa parte que aún no puede controlar, lo supo poner fuera de órbita en cuestión de segundos… le jugó malas pasadas e incluso se sorprendió en actuar un tanto “sobreprotector” y él pensó tener la respuesta a ello, pero teme en darle un nombre concreto.

“Nombre”, que nunca apremió experimentar en sus pensamientos…

Y Yuuri sigue negado hacerlo… Quiere negarse en su terquedad de nombrarlo…

O bueno, eso “intenta”

Los oficiales se van huyendo puesto que Vicky les dió tres segundos para que desaparezcan de su existencia. Ella se volteó, caminaba algo acelerada, su cabeza la giró un poco molesta mirando al otro lado sin fijarse al frente y… ¿Adivinen quien sigue sin su parachoques anti-japoneses?

—¡Hombres! ¡Todos son igualitos! ¡Están cortados por la misma tije-…! ¡Auchs!

—Eso… depende, Oficial.

—¿Yuu…ri? —Elevó su mirada y él azul marino con el Marrón enrojecido se han encontrado.

Chocó con el T.C, quien no se movió y se quedó allí, neutral como siempre. A Vickytoria se le pintó la cara de carmín por muchos motivos. Por la situación tan inverosímil que le hizo pasar, por de ese baile tan insinuante a su persona, por esas caricias atrevidas y efímeras que le dio. Eso, entre muchas cosas más, se sintió fatal.

—¿Podría hablar contigo?, prometo no demorarme...

—Y-yo… —Volteó su rostro a otro lado—. Y-yo, lo siento… De-debo irme, señor. —Trató de huir pero…

—Hey, ¿Por qué la prisa? —Le preguntó confundido, su jefe no la dejo ir, la sostuvo con fuerza en su mano sin llegar a maltratarle—. ¿De qué huyes, Vickytoria? —Estaban completamente solos, así que podría hablarle con menos formalidad.

—¡¿EHHHhhh?! ¡¿Y te parece poco lo que pasó allá?!.. â€”Lo increpó la conejita platinada con escama y algo de chiste en sus gestos. Pronto Yuuri hiló los cabos sueltos cambiando a una expresión amigable. Ella tiene una pena fantasmal con él por ese “fogoso” baile a su persona.

—¡No quiero hablar! ¡D-déjame ir! ¡T-te juro que no fue mi intención! ¡Lo juro por mi abuelito que es lo más sagrado que tengo!

—”Vaya, eso es … tierno”… —Pensó y repensó—. “¿Cómo se supone que la vea con seriedad si me sale con esas expresiones?” —La carita que Vicky puso en negación sintiéndose pequeñísima era muy adorable a la vista de Katsuki. Ella intentó correr otra vez pero no la dejó escapar.

—¡Déjame ir, tonto Yuuri! ¡Déjame!, ¡Déjame!, Â¡DÉJAME! â€”Ella luchaba por zafarse pataleando al aire, y gritándole “tonto” en ruso, inglés o francés, sin importarle que sea su superior.

—Puedes gritarme, insultarme o patalearme todo lo que quieras, pero no lo haré, y es mi última palabra. —Él se oponía contra viento y marea tomándole por detrás de su cintura elevándola por inercia.

—¡Déjame, Tonto Yuuri!

—Dije que no.

Yuuri en su lógica le pareció irreverente pero cómica la situación (le recordó un triz a las quejas de su sobrino cuando no quiere hacer sus exámenes de Shodō) pero verlo en Vicky fue algo fuera de lo esperado, tanto que le hizo olvidar de su pequeño asomo de ansiedad y en un acto genuino trató de ayudarla (dejándose llevar como siempre). Forcejeó un poco más, hasta que Vicky se rindió. Ella al estar más aplacada en sus emociones, dio media vuelta dando de frente con él, agachando su cabeza u ocultando aún más el rojo de su vergüenza con sus manos y Yuuri arrugó su entrecejo. Odiaba cuando ella hacía eso.

Realmente lo detestaba. A Yuuri le agradaba ver sus resplandecientes ojos azules.

—Hey… —Apartó sus manos de su perfil juvenil lentamente—. ¿Qué te he dicho de bajar la mirada ante los demás o incluso de mí, si no has hecho nada inapropiado? —Lo realzó usando sus dedos debajo del pequeño mentón y retiró ese mechón rebelde para apreciarla mejor.

—E-esta vez tengo razones para bajar mi rostro. ¡Déjame! ¡No pienso mirarte! —Sé lo comentó con sus mejillas infladas muy mimada y casi llorando de la timidez…Yuuri intento ponerse serio o de no reír, pero falló—. ¡Y deja de reírte, jefe malvado! ¡Si sigues así jamás serás mi amigo! —Eso la hizo enojar, Vicky se volvió a tapar su rostro y avergonzarse mucho más.

—”¿En serio?, ¡Ok…!”—De nuevo se sorprendió con la nueva información sintiendose importante y procedió a hablar—. Discúlpame, Vickytoria. No quise ofenderte. —Fue sincero en su acción. Continuo con un aire más cándido en un segundo intento de ver su rostro, cosa que logró—. Yo te haré una pregunta porque quiero que me digas toda la verdad y no te dejaré ir hasta que hables. —La confrontó—. Lo del baile al final conmigo… ¿Phichit y Christopher fueron los de esa idea?, ¿verdad?

El rojo en Vicky aumentó desviándole su mirada por enésima vez y Yuuri ni tuvo necesidad de oír su respuesta.

—”Son hombres muertos”… — Declaró mentalmente

Como supuso, ese par de ratas se las pagarán con creses por haber obligado a ese pequeño ángel a realizar tal infamia. Lo comprendió.

—J-juro que ese no era m-mi plan ini-incial, Y-y-yo solo bailaría como habíamos acordado, pero ellos salieron con “lo otro”… D-d-debes pensar que soy una atrevida, libertina, o fufurufa… ¡¿Qué sé yo?! ¡Lo peor de mí! Â¡QUÉ VERGÜEEEENZAAAAAAA! ¡AHH~ ME MUEROOO~! â€”Se desmoronó al suelo, estaba en modo dramaqueen y en automático.

—Etto…”Esto será largo”… — Yuuri se arrodilló para estar a su altura. En sus despistes, la conejita aparte de desplomarse cual desahuciada, acabó por abrazar a ese japonés y terminar chillando para esconder así su rostro culposo en el pecho ajeno.

En el caso de Yuuri, quien quedó hecho un mármol cuadriculado, aún no sabía cómo responder a esos arranques infantiles de su pupila. Con su maestro Andrei era distinto porque él ruso lo hacía adrede y era cuestión de que su hermano Kouji le diera una patada para que dejase sus tonterías. Sin embargo, con ella se le complicaba. En Vicky, aquello era muy tierno… Ella es una linda señorita muy consentida hasta la médula que no está acostumbrada a muchas situaciones (y una de ellas fue asumir ese rol.) Además de tener nula experiencia en los caminos de la vida o no estar habituada a cosas del común por el tipo estrato al que fue sometida desde muy niña en manos de su “tía”

Yuuri ha de hacerse la idea de que tendrá que ser muy “paciente” recordando ese consejo por la médico jefe Yang. En lo que esa conejita continuaba sus hipeos o sollozos desventurados, él pronto se relaja, se quita su manta y la cubre con ella manteniendo delicadeza. Vicky apreció el pesó de esa tela sobre de ella dejando de llorar para encontrarse con el rostro amable del joven mayor y sus irises gentiles marrones.

—Tranquila, Vicky-san. —Habló con voz calmada al retirarle sus lagrimones exagerados con sus pulgares.

Comúnmente la llamaba por su nombre completo, pero el que le nombrará por su diminutivo con ese “san” al final según Vicky, fue muy afectuoso y su postura noble de sentimientos, escapó sin querer.

—Puedo… nombrarte de esa manera si no te incomoda, ¿verdad?; sé por mi sobrino que te agradan mucho los diminutivos.

Y Vicky asiente con un temeroso “ujum” dándole vía libre.

—Bien. —Logró apaciguarla y acabó todo asome de gotas cristalinas en el bonito rostro de su pequeña oficial—. Y…no te preocupes, ya pasó. Comprendo el asunto, no te pienso regañar o tampoco imaginar cosas erradas de ti por culpa de ellos. Aunque, si te soy sincero… Me hubiese gustado verte en otro tipo de escenario mostrando tu vena artística y no en ese bulevar de mala muerte, no es digno de tu altura. —Él perdía su vista en esas joyas azules y ella ni supo que expresar quedando roja como tomate, su jefe cuando se lo propone puede ser alguien adorable, eso pensaba ella…

¡Y dichas palabras eran algo verídico para Yuuri!, porque un día cualquiera su sobrino Yuuki buscando videos de ciertas piezas musicales para practicar en su violín con su tablet, se topó varios de estos en donde su amiga Vicchan danzaba en distintos eventos en Rusia o en otros lugares como toda una bailarina prodigio y se los mostró a su tío muy emocionado. Yuuri quedó igual o peor de fanboy embelesado que Yuuki, al verlos. Ese día, tío y sobrino devoraron todos los vídeos “oficiales” desde sus nueve años hasta sus dieciséis. Incluso, Yuuri compró por internet como usuario Premium, las presentaciones faltantes y muchos pósteres para Yuuki con varios de sus trajes excepcionales de ballet. Siendo sus favoritos “Stammi viccino” y “Agape”

Se hallaba hermosa, todo en ella era música. Su cuerpo grácil y su danza magistral eran música pura y nada más (viendo sus gustos por el arte, ¿y por qué no? También por ella.) El joven no se atreve confesarle tal cosa, le daba cobardía. Pero mejor se dispone en continuar “el otro tema”.

—A veces nuestro oficio policial nos obliga hacer ese tipo de actos que no son de nuestros agrados… y por desgracia, los compañeros en medio de sus bromas no ayudan. Ya me ha pasado antes con ese par de vagos, y también con tu padre. Vicky-San.

—¿Ehhh? ¿Mi papá te obligaba a estas cosas horribles? ¡Qué desalmado e infame! —Exageró sus ademanes—. ¡De estar vivo yo misma le daría con mi peluche o una patada en su calva! —Se volvió a sonrojar muy ceñuda compadeciéndose de Yuuri.

El otro, al escucharle su disparate rió con más ganas y no dudaba de ello, pero la cara de curiosidad en su pupila era inevitable, ahora ella quiere saber más cosas sobre su jefe, su pasado, y tal vez, solo tal vez en continuar con esas respuestas de su parte con el pretexto de apreciar su bonita y elegante sonrisa.

—Créeme… Cuando sé es novato se pagan muchos platos rotos. —Recordó sonriente y resignado los episodios bochornosos de su juventud—. Al empezar con esta profesión, yo tenía tu misma edad, era más “Timido” y no tan cuadriculado según Phichit o Christopher.

—¿De verdad? —Dijo incrédula y Yuuri asintió.

—y era igual o más de inexperto que tú. —Le dialogó aquello en confianza sin muchos detalles.

Todavía no estaba listo para contarle a fondo su vivencia y mientras le terminaba de acomodar esa manta de modo que no le diese frió, además de retirarle esas orejas de conejo o desenredarle con sus dedos parte de su cabello platinado, (cosa que no debía) más su impulso bondadoso y verla así de dulce en sus expresiones… pudieron con él.

Los ojos azules de Vicky no ocultaron asombro.

—Lo bueno es, que cuando adquieres experiencia con el paso de los años, aprendes a ser “práctico” y a dar el primer ataque.

—¿Tanto así? —Expresó ingenua ante su superior.

—Puedes apostarlo, Usa-forov. â€”Usó su línea bandera picándole su refinada nariz en respuesta y ella por inercia se la cubrió sacándole una carita enojosa.

Parece que su sobrino no será al único a quien moleste por esos picoteos y lo vió provechoso.

—¡No soy conejito! —Murmuró rezongona.

—Para mí si lo eres. —Bromeo un poco—. Eres uno bastante pequeño y quejón pero muy… agradable. —Fue sincero con ese halago importándole su trato y Vicky no sabía si tomárselo como otro de sus chascos o si lo dijo con buenas intenciones.

—Anda, debemos irnos, ya el personal se está retirando, si quieres Yo… Ehhmmm…. Podría llevarte en mi auto para que estés más cómoda y dejarte en la academia. —Se puso de pie y le brindó su mano con un gesto honesto.

—Eh… ¡Gracias!, pero este “conejito quejón” puede irse con el resto de chicos. —Se hizo “la digna”, parándose sola.

—Siempre me rechaza“… â€”Pensó riendo y luego habló en voz audible—. ¿En serio vas a hacerlo?

—¿Cuál es el problema?

Si pensaron que Katsuki Yuuri se mostraría del todo “amable” con su Oficial después de ese rechazo. Pues, pensaron mal, esto de alguna manera terminaba en una de sus hijuepu…. digo, sus bien conocidas “practicidades”

—Ok, seré franco. Quieres ir en unas de las tantas furgonetas llena de oficiales, donde todos son hombres, y que es algo que yo soy. Solo que…con la diferencia de que ellos no tendrían nada de filtro en sus bocas al momento de hablar de ti sobre aquella “exhibición” que hiciste para mí, ¿Y pretendes aguantarlos vestida “así”—Le sugirió con una sonrisa zorresca, ladina y vencedora.

Ella pronto cayó en cuenta que el bullying o los coqueteos serían imprescindibles.

—Te la dejó allí. Suerte con los comentarios, Miss bunny. —Y se fue caminando por esa jugada con una de sus manos en los bolsillos y la otra elevando dos dedos al aire como despedida…. Él esperaba con eso, sacar un pequeño “objetivo” a trazar.

—¡Ese antipático caribonito!… —Sus mofletes se inflaron otra vez—. ¡Aishh, odio cuando tiene razón!

Los bonitos gestos que Yuuri hizo al inicio se empañaron por esa salida “practica” y ella se pregunta: ¿Cómo alguien como él puede ser tan valiente, sabio, caballero, lindo, o tierno pero odioso, engreído, seco y cruel a la vez? ¡Quiere matarlo!

— Â¡Â¡Â¡YUUUUU~RIIII!! ¡E-ESPERA! â€”Fue tras él—. ¡¡¡I-IRÉ CONTIGOOOOO!!!

—“¡Bien!”… â€”Katsuki se detuvo y con la mano libre que le sobraba, la contrajo en un puño disimulado a son de “triunfo”… Su jugada fue exitosa. Él dio media vuelta para verle con su típica neutralidad—Entonces… ¿Acepta mi humilde sugerencia, bella damisela?

—Digamos que lo hago solo por hoy, ¡Pero ni crea que lo voy a tratar gentil! ¡Caballero Creído Sabelotodo! Â¡Jum! â€”Ella se arropó con suma elegancia usando la manta sobre de su cuello muy intencional, y se pavoneaba en su andar con esa cola que le preponderaba por donde se le viese.

—“¿Whoa?” “Eso estuvo cerca”… — Yuuri de no esquivar ese ataque textil fashionista, le daría un mantazo en sus mejillas, lo vio venir. Más el hombre estaba… cómo decirlo… ¿Muy contento por su resultado?, podrá hablar un poco más con ella de regreso a la academia.

En lo que caminaba a su lado o se la quedaba mirando, pensaba muchas vicisitudes de las cuales hasta ahora él es “consciente”… Él sabe y es consciente que no debería de hacer lo que está haciendo. Él sabe y es consciente que no debería sentir esa “curiosidad”, ¡corrección!, ese “interés” atrayente sobre aquella Oficial. Él sabe y es consciente que no debería comportarse de esa manera tan “espontánea” y poco “profesional”, algo que nunca ha hecho o sentido por nadie pero…

Él siendo un hombre adulto, y teniendo pleno uso de sus facultades lógicas o razonables, siente miedo porque es totalmente consciente de que sus impulsos no llevan restricción… El motor principal ha de ser por esa parte emocional jamás explorada en su corazón y un nuevo interrogante surgió a impacientarlo.

¿Qué es lo que debería de hacer con dicho sentimiento creciente del que apenas se ha dado cuenta?

He allí su incertidumbre…

—¿Ocurre algo, Katsuki-San? —Preguntó la joven fingiendo formalismo con voz elitista, sacándolo de sus lagunas y arqueándole su ceja queriéndolo linchar.

—Ah… N-Nada… —Contestó tímido ante aquello—, nada en especial, Nikiforova-San. —Prefirió callar con esa imperceptible curva en la comisura de sus labios y guardarse sus inquietudes u ansiedades bajo su ser “reservado”, ya luego se martirizará…

📷📷📷📷📷
Continuará…
📷📷📷📷📷

*************
Vocabulario Cultural o Idiomático (laaaaaargo T-T)…
************

⌠Gambate Kudasai Katsuki-San!⌡= De origen japones, y la expresión podría significar algo como: Â«Mucha suerte, Joven/señor Katsuki» Â«te deseo suerte Yuuri»

*等陸佐  âŒ Hitoshi rikusa⌡de origen principalmente Chinoes el honorifico formal para referirse al rango Policial Imperial del “Teniente Coronel”…  (erróneamente saba el ChÅ« Taisa pero leyendo un poco más, esos términos son de la policía metropolitana japonesa y no de la imperial) Ahora volviendo con el nuevo termino. Hitoshi rikusa se forma a partir los tres pictogramas chinos (等 -陸 -佐). Pero que al pronunciarse en el katakana japonés alargando la o, y omitiendo la primera i, el shi y la u sería «Tōrikusa» , eso y que al final le agregué la “n” para hacer el juego de palabras con el “san” quedando en definitiva como «Tōrikusan»

(Y como dato curioso, más adelante veremos a Yuuri ascendiendo en el fic con el rango de “Taisan/Coronel” así como a Roy Mustang en FMA! xD)

*Post-mortendel Latín, significa «después de la muerte» a nivel policial o de criminalística esta expresión la usan los expertos para referirse a situaciones o estados anómalos en el cuerpo a examinar que aparezcan después de su “fallecimiento”… si son amantes de L&O o CSI verán muchos capis de ese estilo, para que se hagan una idea.

*Una culebra = Según el diccionario de la real academia Chicho-Colombiana (¿?) xD esa expresión significa “ajuste de cuentas”, en mi país es el pan de cada día ver a personas que aparentan ante los demás ser una cosa y por debajo tienen sus “problemas” y cuando no cumplen con el “gota a gota” o el grupo organizado a quien le hicieron su préstamo o lo que sea….suelen “perecer” de una forma atroz. Ahora no siempre la culebra se refiere a asuntos de esa índole…también se usa para referirse a problemas pasionales, los cuales si son demasiado grave, acaban de una manera tragica.

*N.N es la abreviatura en latín de la frase “Nomen nescio”, que puede significar en nuestro idioma «desconozco el nombre» a nivel policial, es usado para referirse a una víctima de la cual no se conozca su procedencia o documento alguno, sea fallecida o sea una viva que presente un caso especificado (perdida de memoria)…

* El siniestro = A nivel policial o de criminalística, el siniestro hace referencia al fallecido o dado de baja en plena masacre. También puede usarse para mencionar el lugar de los hechos.

Pécora = En Colombia esa palabra tiene dos forma de usarse.En los padres de familia hace alusión a los hijos que se creen “vándalos” por andar metiéndose en “supuestos problemas”. xD (yura y Vitya son unos niños malcriados ante los ojos del resto cuando se ponen en ese plan) Pero, si hablamos de su significado real…pécora es más usada para referirse a una mala persona que gusta de hacer daño y disfruta de ello…por ejemplo, ladrones, matones nivel brayan, etc….

*sapovisor (es) La Expresión es netamente colombiana y se comprende por dos significados el primero compuesto por la jerga: “sapo” que significa delator o infiltrado según la situación en mi país y el segundo vá con la palabra “visor” que originalmente son los reflectores que tienen los carros integrados para que el conductor pueda saber que ocurre de lado y lado. Eso nos da a entender que el “sapovisor” es alguien que chismosea lo mínimo (Emil y Jean) para fiscalizar que el “castigado” (en este caso los rusos) cumplan con su “sentencia” xD y es muy usado entre los estudiantes de las escuelas públicas, privadas o universidades! en la costa de donde soy yo, usamos solamente “Sapo” (ej: Cule man sapo, vale! le dice todo a la profe)

*La tomó de parche= Según el diccionario de la real academia Chicho-Colombiana (¿?) xD esa expresión significa plenamente «vacilarse a alguien o molestarlo con gusto», en otros paises creo que lo más cercano es “tomarlo del pelo o tomarlo de su puerquito” xD (ahhh Yura joderá a Vitya full)

Gangster= (del inglés) es un criminal cuya carrera va en ascenso y técnicamente se vuelve en miembro de una organización criminal violenta, ahora la expresión gang es equivalente a (banda) y como dicho clan es también es una “banda” vá con esas características o tintes “mafiosas”.

Buchón(a)= En latino américa, la expresión coloquial (buchón) sería un sinónimo de bocón o boca-floja)

Pavada= En argentina esa expresión significa “tontería”

Prontuario= a nivel policial un prontuario es el resumen que llevan los ciudadanos de cada país en su información básica.

¡FUFURUFA!= sé que en otros países esto significa “alguien extremadamente elegante en su vestir” o “alguien muy desatinado en su vestir” pero en mi país Colombia o el hermano chamolozeano de Venezuela la palabra “fufurufa” es aquella mujer practicante de la vida alegre (llámese prostituta) xD y digamos que es un modo “suave” para nombrar a las señoritas practicantes de esa “labor” (Vitya fem, es demasiado meticulosa con su vocabulario refinado xD)

Para info de carácter técnico policial, pueden ir al botón que dice (Vocabulario del Fic)

🔥N/De Shary: HOLA AL PUEBLO ¡¿Cómo están?! ¡Yo aspiro a que Bien!, ¡Capítulo 14 y contando!, tuvo 26.988 Palabras :3 (con la nota del final + vocabulario me quedó en 27.258 Juemadreee!!! Alv xDDD ) nuevo record ardi!… LOL

NOTA ADICIONAL: este capitulo fue rebeteado para mejora visual y comodidad de los lectores.

Bueeeeno, voy con lo propio: Â¿Les gustaron los dibujitos pal cap 14? saldadgaks xD Yura sensual mostrando todo al igual que Vitya xD… los 2 hermanos Kazumas resultaron ser hermanos perdidos de Bob marlín y Don Omar xD (solo en el físico porque en personalidades son horribles esos Kazuma q_q),  ,ay pero ese agarre y esa mirada DE ALFA de nuestro teniente coronel para la conejita adlahsldh fue demasiado xDDDD

Digamos que por esta broma que hice hace años (cuando recién planeaba el fic con mi beta ardilla)  xD,y asi fue que este capitulo salió. créanme que lo esperaba con ansias xXDD

OMG!!! D: vea que me demoré full escribiendo y revisando esta cosa del mal! YA ENTRARON EN ACCIÓN LOS KAZUMA!!!! ALV Q__Q son unos hijos de su

OMG!!! D: vea que me demoré full escribiendo y revisando esta cosa del mal! YA ENTRARON EN ACCIÓN LOS KAZUMA!!!! ALV Q__Q son unos hijos de su…. ya lo saben D: esto ya tomó otro color y no creo que se queden con esa espina… el capi fue fuerte por las temáticas que avisé… son policías, no todo es color de rosa… pero digamos que habrán capis de capis …donde la situación sea mucho “más Obscura”, tengan eso presente.

Ahora… puedo decir oficialmente 2 cosas:

*Yura y Vitya son amigos, wiiiiiiiiiiiiiiiiii bravo, necesitabamos que ese par ya se llevaran mejor (aunque igual le darán dolores de cabeza a Felstman) y beka no dejará de bromearle a Yura de que tiene una linda hermanita xD

 *y que Yuuri, está botando el chupo de apoco con Vityaa jajajajaja ❤ ❤ ¡eso es más que buenísimo! ya vemos como de a pasitos se va creando nuestro “Yuuvik” al menos de parte de Yuuri, del lado de Vicky no mucho, (está bien despistada T-T) ¡pero le está tomando cada día más confianza a su jefe y lo está mirando más amistoso!

Ah, por cierto, La escena final iba de otra forma pero ESOS DOS DUMMIES DEL YUUVIK COMANDARON MIS DEDOS Y EL FINAL QUEDÓ ASI XDDDD, me gustó ver ese intento de fuga frustrado de Vitya y Yuuri cargándole jajaj (y les confieso que eso es basado en una anécdota real xD) además de ver el lado guardián de Yuuri ❤ jsdahdalsjh ¿cómo no? esa conejita hace estragos y con ese baile, peor xDDDDDD

Eso me lleva a las siguientes preguntas. Chan chan chan:
-¿Qué cosas creen que pasarán en el cap 15? xD (en medio de la seriedad pasará algo bastante gracioso con el escuadrón antidroga formado por Leo, Guan y su jefe Seung)
-¿Yuuri cumplirá su promesa de joder a Chris y Phitchit?  ¿O será que recibirá ayuda extra para castigarlos xD? y si es así ¿De quién sería?
-¿Vitya perdonará a Yuuri por sus practicidades xD?
-¿Qué pasará con los Kazumas después de ese fracaso? 
-¿Qué hará Akon como la cabeza del clan al respecto de lo que hizo Jay C?

Pregunta extra: ¿Cómo serán los capítulos venideros con Yura aguantándose el “coqueteo” inconsciente del Yuuvik xD? –Huyending de todo–

En el capi 15 estén pendientes porque volvemos con el juego de: “adivina adivinador”…haré una referencia específica sobre cierta escena (claro no quedará igual) pero si hago mención de ella, el o la que me diga en que capítulo de YOI ocurre se gana UN CHIBI! de lo que sea 😀 
pdt: Las Betas Ardillita, japonesita y estrellita no pueden jugar XD

PARA FINALIZAR:

1) MAS DIBUJITOS OMG!!! las señoritas Annie DL y Xoshihari me dieron estas lindas bellezas de Vitya feme las amodorooo

1) MAS DIBUJITOS OMG!!! las señoritas Annie DL y Xoshihari me dieron estas lindas bellezas de Vitya feme las amodorooo
By Annie ❤
2) Podrán saber de adelantos y cosas sobre mis fanarts en mi fanpage de facebook "StarsDub's" y también los invito a leer otros fics que llevo por allí en Wattpad
By Xoshi

2) Podrán saber de adelantos y cosas sobre mis fanarts en mi fanpage de facebook “StarsDub’s” y también los invito a leer otros fics que llevo por allí en Alianza YOI, u oras como Inkspired, o AO3.

3) Si tengo dedazos de redacción, o alguna corrección que hacer, díganmela! la idea es mejorar q_q y que estos capitulos estilo biblia para ustedes queden bonitos, gracias ❤

¡Nos vemos en el que sigue! ¡¡¡Cambio y fuera!!! ¡¡Muchos Saluditos a todos!!

Att: su servilleta, la shary 😀

Publicado por sharayanime

Profesora de Día, Artista, Fanficker y Fanduber de noche.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: