Shōnin o motomeru kare


Notas iniciales: El hijo del emperador es una historia con severa crudeza de la trama, con muerte de personajes, asesinatos, sangre y algunas escenas que pueden herir ciertas susceptibilidades, las cuales serán trabajadas con la respectiva objetividad, sin romantizar ni alardear sobre los hechos. Si aun con ello, desea seguir la lectura, bienvenido, si no, puede retirarse con toda la confianza del mundo. 

El gran imperio de Hasetsu era gobernado por doce provincias, todas estas regidas territorial y administrativamente por los ocho clanes orientales y las cuatro familias occidentales.

La capital imperial, la ciudad del cielo, ubicaba en el medio de la misma el castillo del crisantemo, lugar donde actualmente se dirigían los señores feudales de cada región motivada a la convocatoria hecha por la familia Nikiforov. Solo una vez al año, en cada banquete de año nuevo, los señores feudales eran convocados por el emperador para disfrutar de un brindis en el cual reforzaban los lazos de lealtad emitidos desde hacía tantas generaciones, unificadas mediante el sake. Sin embargo, el motivo detrás de aquella reunión nada tenía que ver con aquel solemne ritual.

— ¡¿El emperador está muerto?!

En el salón dorado del emperador, los señores feudales se encontraban discutiendo consternados ante la noticia recibida, esperando una mayor información al respeto de la situación.

—Ya me preguntaba el motivo por el cual nos habían convocado a todos tan urgentemente, y era porque el rey estaba muerto —el señor del oro, Oda Nobunaga esta simplemente contrariado, sus facciones estaban incrédulas ante los hechos que inicialmente un simple emisario imperial les hubo relatado a todos los señores feudales allí presentes. Tenían cercanas dos horas esperando algún tipo de respuesta, pero aún les tenían esperando.

—El paradero de la emperatriz y los herederos imperiales no ha sido divulgado ¿Creen que también les haya podido ocurrir algo? —pregunto ahora el señor del metal, Jean Jackques Leroy.

Múltiples escenarios eran puestos en la mesa mientras la espera acentuaba sus inquietudes. Para ese momento, Minako Okukawa, regente de la región rayo, se encontraba incrédula, incapaz de procesar la noticia que les dado, sin esperar jamás que ese fuera el motivo detrás de la convocatoria. Apenas conteniendo las lágrimas y la propia incertidumbre sobre el resto de la familia imperial, la mujer se levantó de su asiento golpeando el centro de la mesa.

— ¿Dónde se encuentra la familia Nikiforov? Ellos fueron los que convocaron y saben mejor esta situación ¡exijo su presencia en este mismo momento! —rugió la alfa envuelta en ira y desesperanzas, el dolor que su alma sentía no se comparaba con nada. No tenía ningún lazo de sangre que pudiera ligarla a la familia imperial, siquiera tenía hijos con los cuales enlazar a los herederos del clan imperial. No obstante, su amiga más preciada era la que ostentaba el título de emperatriz y los hijos de esta, para ella eran como si fueran los suyos propios y de los cuales no sabía nada. Exigía una explicación detalla de su estado y que acciones tomar para buscarlos en cualquiera de los casos.

Ninguno de los otros señores feudales emitió palabra, Minako paseo furiosamente por parte del salón mientras injuriaba la presencia de la familia Nikiforov. Necesitaba saber con urgencia el paradero o estado de ellos, no podía estar simplemente allí sentada.

—Dama okukawa, le pido que se calme por favor.

El sonido de una nueva voz hizo que todos llevaran su atención a ella, frente a todos, recién ingresaba al salón el heredero de la familia Nikiforov, hijo del señor feudal del viento. Detrás de él, estaban sus guardias personales y generales de la misma región.

—Lamento profundamente la espera, estoy seguro que están desesperados por los detalles implicados a la muerte del emperador Toshiya —hablo. Sin embargo, aun ostentando el título de heredero de la familia Nikiforov, su presencia resulto sorpresiva e incluso un poco extraña en aquel salón donde la presencia de los señores feudales era la única permitida junto al emperador. Este hecho no paso desapercibido por ninguno de los señores feudales, siendo Seung Gil, el señor feudal de la región del agua en manifestarla.

—Disculpa que le interrumpa, joven Nikiforov. Con todo respeto, creo que muchos nos preguntamos aquí el motivo por el cual usted, de todas las personas, viene a darnos información sobre lo acontecido al emperador. No contamos aquí con la presencia de su padre, quien es el posee la potestad aquí para participar y aunque sea el prometido del príncipe Yuuri, no creo que deba ser usted el que deba informarnos este tipo de información —comento seriamente el señor feudal del agua.

 Y ciertamente, Minako Okukawa también considero aquella pregunta, teniendo en cuenta la personalidad de su igual, el señor feudal del viento: Alexei Nikiforov, este no era alguien que fácilmente fuera a faltar a una reunión a menos que estuviera herido, y estas debían de ser graves para no presentarse y delegar a su heredero. Un mal presentimiento se formó en la alfa junto con el amargo sabor en su garganta.

—Lastimosamente, señor del agua, Lee. Debo informarle que soy el único con la autoridad para relatar dicha información. El motivo corresponde que hace aproximadamente tres noches su excelencia el emperador Toshiya y la heredera imperial Katsuki Mari fueron asesinados por un grupo desconocido que logró infiltrarse al castillo el día del nacimiento de mi hijo —reveló el joven, recibiendo miradas de impacto de parte de todos los señores presentes—. La emperatriz Hiroko fue herida de gravedad y se encuentra actualmente en coma en una de las habitaciones del castillo, mi amado prometido, el príncipe imperial fue secuestrado por aquellos que asesinaron al emperador y a la heredera, ayudado por el emisario personal de la joven princesa. Actualmente, mi hijo es el único nexo directo de la familia imperial que se encuentra sin daños, y estamos buscando al príncipe arduamente mientras velamos por la seguridad de mi hijo y de la emperatriz, ahora viuda. Les pido que, si tienen alguna información con respecto al príncipe, les pido que contacten al castillo —expreso, cerrando su explicación sin perturbación.

Todos los señores feudales se vieron las caras con expresiones diferentes, jamás esperaron la gravedad de un hecho como el expresado, no solo había sido el emperador asesinado sino también la línea de sucesión, lo que dejaba un vació de poder difícil de llenar en un momento donde las tensiones entre las regiones eran grandes debido a la misma traición de fuego llevada a cabo hacia treinta y cinco años. Los problemas fronterizos con los barbaros del continente y la perdida de ciertas islas e islotes que pertenecían al reino, solo provocaba más incertidumbre entre los presentes cuando Víctor decidió tomar la palabra nuevamente.

—Por favor les pido que no se desesperen. En este instante tenemos que ser fuertes y cuidadosos, si esta información se hace pública, solo se causara confusión en el reino. Incluso si no lo hacemos, ya tenemos inestabilidad entre nosotros y los territorios del continente, no sabemos cuándo estos puedan atacarnos repentinamente —manifiesto, varios de los señores feudales asintieron sus palabras.

—Ciertamente, el emperador Toshiya entrego al continente varias islas pertenecientes a nuestro territorio—expreso la señora feudal del bosque, Sala Crispino, interviniendo por primera vez en el salón—. Todo esto a fin de evitar conflictos con otras naciones.

—El poder político del reino ha decaído mucho en los últimos años, ahora no es momento para peleas entre nosotros —destaco el señor feudal de la plata.

—Coincido con usted, además, debemos elegir un nuevo emperador —presento el señor feudal de la tierra, Fujiwara Eitsuke.

Algunos de los presentes se vieron sorprendidos, otros simplemente juzgaron la propuesta mientras el rostro sombrío de Minako Okukawa guiaba su vista hacia el heredero de los Nikiforov. Este sinceramente asintió sus palabras. Fue allí que Minako no soporto más.

—Esa es una propuesta que se encuentra fuera de lugar, señor Fujiwara. Me parece una falta de respeto con el clan Katsuki que quieran elegir otro emperador cuando aún se encuentra con vida el príncipe Yuuri, heredero legitimo del anterior emperador Toshiya—Increpo la dama, más un bufido de insatisfacción fue emitido por otro de los señores feudales.

—Mientras esto siga así, la nación puede verse involucrada en una inestabilidad sin precedentes. El emperador es quien toma el rol de unificador de las regiones y quien vele por la protección de las mismas contra enfrentamientos extranjeros, en un momento tan complicado como el que afronta el reino no podemos esperar que el príncipe Yuuri aparezca quien sabe cuándo —demando Leroy.

—Él mismo dijo que Yuuri estaba vivo en algún lugar de este reino, solo debemos ampliar esfuerzos para encontrar al heredero de la sangre imperial—contradijo la señora del rayo.

—Pero no tiene por qué temer tanto, Dama Okukawa. El clan katsuki y la sangre imperial seguirá rigiendo el trono imperial del crisantemo —apelo Nikiforov, una mirada fue emitida por la alfa hacia este.

— ¿Qué quieres decir? —cuestiono expectante.

—Mi hijo es el heredero directo de la voluntad del emperador Katsuki Toshiya, tiene la sangre del legítimo heredero al trono del crisantemo y mi sangre, perteneciente a la siguiente familia en la lista del trono por parte del tratado —menciono.

—Tengo entendido que su hijo solo tiene tres días de nacido ¿Cómo espera que gobierne? —cuestiono ahora Seung Gil.

—Si tiene a su disposición un regente imperial que guie su gobierno hasta su mayoría de edad, no debería haber problema con su coronación ¿No es así?

Todos los presentes voltearon para ver al recién llegado Alexei Nikiforov, acompañado de dos de sus emisarios, llego hasta su asiento correspondiente mientras que para ninguno fue imposible observar las vendas que cubrían uno de sus ojos, la evaluación visual de Minako se volvió más intensa junto con los pensamientos que transcurrían con su mente, cada vez más creyente de aquella posibilidad que intento negar, aunque fuera terriblemente asquerosa para ella.

—Si mi hijo Víctor es el regente imperial, como padre del nuevo emperador no debería haber problema —menciono el hombre con una sonrisa brillante, de inmediato, Fujiwara se viro hacia él y Víctor.

—Si es de ese modo, yo, Fujiwara Eitsuke de la región de la tierra, doy mi sincera aprobación.

—Yo, Jean Jackques Leroy, señor del metal, también estoy de acuerdo y me someto al nuevo emperador con su regente imperial —presento, realizando una breve reverencia hacia Víctor. Sala a su lado, también se levantó.

—También yo, Sala Licrecia Crispino, señora del bosque, concuerda con la elección del nuevo emperador junto a su nuevo regente imperial, Víctor Nikiforov.

—La familia Plisetsky y la región que llevamos aprueba al nuevo emperador —empleo el líder de la familia Plisetsky, Nicolai en compañía del mayor de sus hijos.

Ante la apreciación de tanto provincias occidentales como orientales, otros de los clanes restantes sumaron su aprobación con un poco de vacilación, los únicos que no dieron su aprobación fueron los clanes Lee y Okukawa. A esas alturas del partido, estaba más que claro para Minako que aquello no había sido más que un vil complot para eliminar del trono a la familia Katsuki y sintiéndose impotente, e incluso asqueada, Minako golpeo la mesa, levantándose de su asiento.

—Yo no puedo seguir con esto, me voy —declaro Minako emprendiendo su salida del salón y siendo seguida por su general más cercano, de inmediato, la voz de Alexei Nikiforov la llamo.

—Dama Okukawa, no hemos terminado de hablar —le indico el alfa con mirada hostil que fue respondida de la misma manera, esta se cruzó de brazos.

—Este es un tema que parece que ya se ha decidido, no es necesaria que entregue mi aprobación verbal —defendió irónica, más el otro hombre no pareció verlo del mismo modo.

—Estamos rigiéndonos de acuerdo al decreto imperial de Yamamoto, si no tenemos su aprobación como señora feudal de la región del rayo, hemos de considerar que esta desea realizar una revolución en contra del nuevo emperador—concluyó Alexei.

El ambiente de tensión se había marcado entra ambos alfas que ya comenzaban a liberar feromonas de amenaza, los protectores de Alexei tenían sujetas sus espadas con su mano derecha mientras el general estaba en posición de defensa ante cualquier ataque a su maestre, es al momento de escucharse el sonido de unas palmas que ambos voltean hacia donde se encuentra Víctor.

—Es una gran dificultad —intervino Víctor, aligerando el pesado ambiente que había en torno a la dama y su progenitor—, el joven Seung acaba de aceptar la elección de mi hijo como el siguiente emperador, ¿Qué tengo que hacer para obtener su aprobación, Dama Minako?

Minako evaluó el rostro desganado del joven alfa, no había burla ni otro intento de hacerla quedar como insurrecta en el lugar, algo diferente noto en el brillo de sus ojos. La mujer de larga experiencia camino hasta estar a escasos metros de distancia de él, retándolo con sus feromonas, Víctor no se retiró, mucho menos se intimido.

—No tienes que ser regente imperial, si te casas con el príncipe Yuuri y eres el emperador, felizmente te daré un regalo, ya te lo había dicho antes —menciono con simpleza, esperando cualquier tipo de respuesta.

Para sorpresa de la dama, el rostro desganado cambio a uno lleno de dolor, siendo este tan fugaz que fue transformado por uno melancólico que no pudo ser retirado de su expresión. Viendo que su hijo no estaba dispuesto a contratacar, Alexeir habló.

—Si usted no otorga una señal de aprobación, consideraremos a la región del rayo como renegada con el incumplimiento del tratado imperial. Solo espero que, por el bien de su gente, usted pueda aceptar al nuevo emperador en un lapso de tres días antes de llevarse a cabo la coronación —aproximo Alexei Nikiforov, sin embargo, Minako no le veía a él, simplemente observaba a su hijo.

—Es una vergüenza, Víctor Nikiforov. Tanto como Mari y Yuuri, he pensado en ti como un hijo —Minako mantuvo firmemente sus palabras, obviando la presencia de Alexei, se despidió de los otros señores feudales con un gesto y sin otorgar otra respuesta, dio la espalda dispuesta a retirarse.

—Otra cosa más, Celestino Cialdini es un hombre leal que jamás traicionaría a su señora —agrego la mujer.

Y sin observar a los demás, se retiró a paso solemne del castillo del crisantemo, haciendo una breve pausa en la entrada de los jardines, viéndolos sin poder contener las lágrimas y un gemido de lamento que apenas pudo ser un susurro considerando las fatales circunstancias en las que se encontraba.

Estaba más que consiente que Toshiya y Mari habían sido víctimas de un complot de la familia Nikiforov, no podía corroborar la asistencia del resto de las familias occidentales, pero si posiblemente de alguna oriental, de lo contrario jamás podrían haber tomado el control imperial tan sencillamente, incluso ahora su región se hallaba amenazada por no haber aceptado la instauración del nuevo emperador, estaba en problemas.

Minako se lamentó de lo ciega que había sido al no detener al enemigo antes de que este hubiera hecho sus movimientos, ya los daños estaban hechos y estos habían sido más que desgarradores, lo único que podía hacer era buscar con todo lo que tenía en su poder encontrar al único hijo de la persona que más había amado en su juventud.

Cerrando sus ojos, alzo su rostro hacia el cielo, deseando ingenuamente que aquello fuera tan solo una vil pesadilla.

A tan solo unos metros de distancia de ella, el heredero de la familia Nikiforov la observaba en silencio con melancolía en sus ojos. Sosteniéndose en el respaldo de madera, otorgo una respiración suave y cansada.

—Yo también la veía a usted como una madre, Dama Minako —susurro el joven, mientras veía desaparecer a la dama del castillo—… es una lástima que, en este momento, esa frase no me haga sentir feliz.

Víctor era consiente que en este escenario que habían alcanzado, la paz estaba demasiado lejos de verse concretada. Finalmente, luego de cuatrocientos años las fisuras entre los clanes orientales y las familias occidentales habían comenzado a resquebrajarse, dejando un hilo de consecuencias que debían llevar en cada nueva acción llevada.

Era ingenuo pensar que el clan Okukawa daría su aprobación para la coronación de su hijo como emperador, aun sí la verdad estaba oculta, Víctor reconocía que su señora ya sabía sobre lo que ellos habían llevado a cabo, así que era mejor pensar en los escenarios de conflicto que podrían llevarse a cabo si no controlaban a dicho clan a tiempo, manteniendo al margen las acciones sobre los retazos del clan Katsuki. Lo más indicado era levantar una estrategia ofensiva mediante el clan Fujiwara, el cual era uno de los más cercanos al territorio de la región del rayo, al igual de que debería llevar a varias delegaciones de la familia Nikiforov a controlar el territorio de clan Katsuki como medida de precaución inicial. Había demasiadas cosas por llevar a cabo, incluyendo las nuevas alianzas, mas Víctor estaba consiente que seguía sobrando un elemento capaz de poner en jaque cualquiera de sus acciones: el paradero del ultimo hijo del emperador.

Eran ya tres días desde el asesinato del emperador y la heredera, y aunque Víctor no había mentido en relación a la condición de la emperatriz, no estaba seguro de que su padre cumpliera su palabra de abandonar la búsqueda de Yuuri. El joven alfa no era una persona tonta, conocía el pensamiento de su padre y en ese instante quien era el más peligroso de todos para sus planes era el último hijo vivo del emperador Toshiya. A esas alturas Celestino debía haberlo sacado de la capital imperial con el fin de protegerlo, y reconocía que este sería incapaz de llevarlo a un lugar en el que pudiera peligrar la vida de su alteza imperial. La interrogante yacía en un destino seguro en donde instalarlo dado que no podrían deambular como nómadas por mucho tiempo, entonces ¿Cuál sería aquel lugar?

Yuuri ¿Dónde podía estar?

—Aquí tiene.

Celestino extendió un pequeño pescado asado hacia un Yuuri que no dio señales de respuesta, su rostro se encontraba ido en algún punto sin generar mayores reacciones.

—¿No quiere pescado? —preguntó—, puedo buscar un poco de carne de ave para usted.

Nuevamente, el joven príncipe no respondió o reacciono.

 El ninja se preocupó considerablemente, ya que, desde el día anterior, Yuuri no había dado mayores reacciones. No había bebido o comido algo aun cuando Celestino se lo había ofrecido, desde que había roto en llanto, algo dentro de él parecía haberse roto por completo hasta dejarlo en un estado difícil de conllevar en esas circunstancias. Poco a poco, el joven príncipe se volvía más débil, y el ninja reconocía que no solo físicamente. Emocionalmente no era capaz de enfrentar la realidad que atravesaban, la muerte de su padre y hermana, la separación de su hijo recién nacido y la traición de su futuro esposo. La situación preocupaba en exceso al emisario que solo podía ver como su maestro se debilitaba lentamente hasta convertirse en un simple muñeco.

Aunque sabía que era incorrecto para él, no podía evitar sentir una intensa ira rebozar en su pecho. ¿Cuán satisfecho se encontraba la familia Nikiforov? No, ¿Cuan satisfecho estaba ahora Víctor Nikiforov? No solo habían asesinado a la familia imperial, había destrozado el corazón y el alma de un joven príncipe tan especial como lo era Yuuri. Por el alma y los restos de su imbatible señora, Celestino juro que jamás iba a perdonarle tales acciones a los Nikiforov.

Un asustado grito de Yuuri alerto al emisario que presto atención a su maestro, encontrándole congelado mientras una serpiente venenosa subía por sus ropas. Con rapidez, el ninja alcanzo a tomar la serpiente entre sus manos para alejarla del príncipe, no obstante, la serpiente logro darse la vuelta para morder el brazo de su captor bajo un jadeo de pánico de Yuuri. Celestino apenas pudo contener el chasquido de su lengua gracias al ardor de la mordida, pero con su cuchillo en mano, atravesó la serpiente contra el suelo, matándola de inmediato. A solo unos pocos metros de él, Yuuri se acercó con gesto asustado y lleno de preocupación.

—C-Celestino, T-tu mano… ¿Qué hacemos? ¿Qué pasa si era venenosa? —inquirió entrando en pánico, el joven príncipe no podría soportar perder a alguien nuevamente. Sin embargo, el ninja alcanzo a tomarle la mano, justo para reconfortarle.

—Estoy bien, su alteza. Desde muy joven fui instruido para soportar y ser inmune a la picadura de varios tipos de serpientes venenosas, así que no debe preocuparse en lo más mínimo —le contesto con el fin de tranquilizarle.

Finalmente, luego de casi 24 horas sin reacción, Yuuri había logrado entonar una pequeña pero temblorosa frase. La llegada de un ataque de pánico no era la mejor forma de romper con el shock en el cual había estado inmerso, pero, aun así, había surgido al menos un mínimo de reacción.

Y aunque estaba consciente de que la serpiente que le había mordido le causaría cierta reacción tal como fiebre o hinchazón, estaba lo suficientemente preparado para recorrer el tramo del camino que les quedaba, porque estaban cerca de un refugio de confianza que les permitiría descansar hasta encontrar a sus aliados: la villa Hinamori, un pueblo ninja oculto perteneciente a la familia Cialdini.

Notas finales: Vamos avanzando poco a poco mis amores, en el capitulo de hoy observamos las bases de un complot que no solo se resume a una sola familia occidental, puede haber muchas más intriga de la que se cree, por su parte, damos la bienvenida a varios personajes nuevos y también regresamos a donde se encuentra Yuuri, muchas más cosas están por venir.

Publicado por ellexlight

¡Hola! Mi nombre es Génesis, pero por esta zona me conocerán como Elle. Soy licenciada es Gestión Ambiental y vivo en Caracas, Venezuela. Me gusta la lectura, la música (especialmente la instrumental y japonesa), y sobre todo escribir. Tengo escribiendo desde el 2009 y he estado en varios fandoms, tales como SCC, TRC, PPG, inazuma eleven y muy gran parte en Death note, a quien amo con locura. Tengo casi tres años escribiendo para YOI, que se ha vuelto un amor extremo para mi y recientemente he comenzado a escribir para el fandom de BNHA. En cuanto a géneros me gusta el drama, lo erótico, lo fantástico, detectivesco y mpreg/omegaverse. Multishipper a morir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: