MOF – 🔥 Cap 13 ðŸ”¥


Shary Pov’s: Hola, si has llegado hasta aquí por medio de Wattpad o AO3, espero que puedas disfrutar esta bella historia. ¡y disculpen la demora!, ¡les dejó su lindo, dramamón! xD

***************
🔥 Capítulo 13: ¡De Cadete a Oficial!
🔥 Autora: Shary
🔥 Re-Beteo y Arreglos: Shary, Liz y Salem
**************

En algún Barrio de mala muerte en Shibuya â€“Tokyo /Japon
Primer día de Abril del 2017 – 12: 00 P.M

Un Mercedes negro esperaba estacionado en las afueras de un edificio a lo que dos hombres, el primero de traje y el segundo un tanto menos formal, caminaban por el andén. Hablaban de varios negocios quebrados y eran seguidos por sus guardaespaldas. El cliente daba un “no” rotundo, evitando reanudar los lazos con el secuaz de mayor rango de dicho clan debido a los allanamientos recientes de la policía. Él no quiere perder su dinero en algo que aparentemente no le generará ganancias y la escena, inmovilizó al asiático dejándole sin palabras.

Al llegar al auto, el tipo tanteo su suerte otra vez, cautivándole con las posibilidades e inflaciones de hacer la alianza en conjunto de su organización, pero fue inútil, la decisión está tomada.

—Dile a tu jefe que se olvide de hacer negocios conmigo.

—Vamos, amigo. Esos fueron pequeños baches…

—¡Hah!, ¿Y exponer a mi gente sabiendo que los malnacidos del F.E.G.I dirigidos por ese lobo ruso y su jauría de perros les están pisando los talones?, ¡No gracias! —Descartó la idea el anciano Yakuza. â€”He visto lo suficiente para asumir que he tomado una buena decisión. Cuando les vea una mejor propuesta y que no se les caiga, hablamos Kazuma. â€”Giró su rostro mirando al conductor y la ventana poralizada fue cerrada en su totalidad.

Akon, “el loco” Kazuma, japonés de raíces afroamericanas como le conocen en el bajo mundo, apretó sus dientes en prepotencia y con ganas de matar a alguien al tiempo que el Mercedes desaparecía de su vista. Con este pez gordo, era el quinto que hacía retiro formal entre los nexos con ellos. Adoptó una pose preocupante (el tic nervioso en su pierna lo revelaba) mientras andaba metido en sus pensamientos sobre cómo arreglar esos inconvenientes y de pronto…

Uno de sus muchachos se acercó a él, informándole que tiene una llamada muy importante, era el líder para quien trabajaba.

—¡Carajo! â€”Siseó con fastidio, su día se terminó de joder por completo.

Entró al edificio el cual funcionaba como base, y llegaron al sitio de mejor recepción. Sus otros dos colegas Raven y Jay C (los cuales eran sus hermanos) estaban iguales o peores de cagados que el Kazuma Mayor.

Los irises negros contemplaban ese celular desechable a la vez que sudaba con una frialdad incalculable gracias a sus ansias… Esas ansias tensionantes que se demostraban al curvar todos los dedos de su mano derecha, los abría y cerraba una y otra y otra vez. Puso en alta voz el bendito aparato preparándose para cualquier cosa. ¿Qué le espera detrás de esa la llamada? no sabemos. Pero, el hecho de que sea el mismísimo líder, dueño de la organización fantasma de la que casi no se sabe nada, era sinónimo de “problemas”

“Graves problemas”

—¡Akon!… Muchacho, ¿Cómo estás?… — Saludó aquel misterioso hombre en perfecto y británico inglés—. Estaba por pensar que me dejarías esperando en la bocina. —Si bien, sus palabras se escucharon cordiales, en ellas se escondían un tinte retorcido y letal.

—C-claro que no señor ja, ja, ja, ja —Su risa fue muerta, como un intento para disimular las cosas. â€”¿Cómo cree?… En realidad, mis hermanos y yo estábamos algo ocupados en los negocios… Ya sabe… perras por adiestrar, droga por comercializar…. Lo de siempre.

—¿Ah sí? —Su tono de voz fue sugerente, a lo que en su mano izquierda portaba ese vaso de Coñac en las rocas que tanto le encantaba—. Pues, ¿Qué te puedo decir? —Le dio un sorbo bien merecido a ese trago y prosiguió—. Un pajarito me ha comentado por ahí que ha sido todo lo contrario. —y todo rastro de seguridad en el asiático se escabulló entre sus manos como las arenas del Sahara.

El muy desgraciado, fue directo al grano recordándole cada uno de los fracasos obtenidos hasta el sol de hoy, la voz detrás del teléfono fue elegante, irreverente y quizás mordazmente sádica cuando no solo les desglosaba aquello, también hizo mención de los golpes a su cartel en esta última semana. El clan Kazuma eran unas de las micro-redes más grandes en las filas de esa organización terrorista fantasma y uno de sus mejores contactos en Japón desde hace un par de años, más ellos no pasaban de ser unos “peones” a los ojos del traficante de tendencias narcisistas.

Lo sucedido no estaba para brindar complacencia y menos para dedicarles flores a sus idioteces producto de su mala gestión y de la indiscreción de ciertos implicados (ahora reos bajo custodia de la ley) Así, que bien relajado desde su cama y teniendo a dos damas de compañía desnudas abrazándole su figura hasta la medula (tras realizar sus desfogues carnales y candentes en ellas cual semental), se acomodó el celular de modo que lo pueda sostener a presión entre su oreja y hombro, al tiempo que prendía con su fino yesquero de marca, ese habano que era como néctar para sus labios.

Y claro, no perdió ni un segundo en decirle sus verdades con originalidad.

—Mira, Akon… Seré sincero amigo mío, ya sabes cómo es nuestro trabajo o más bien, mi trabajo. —Le dio un par de aspiradas y expulsó ese humo ardiente de su ser con buena gracia—. Soy un hombre feliz y bondadoso cuando veo que mis negocios se expanden y se desarrollan en el periodo que planteo con gente competente y puede que deje pasar una que otra insignificancia… Eso es normal. 

Ahora se recostó a sus anchas en esa cama size king, apretujándole el glúteo a una de la damas con esa risa impecable.

—Pero…—Remarcó con una tonalidad grave y obscura en su voz jovial—. Algo que odio son las mentiras… y estas se ganan el triple de mi odio cuando putos de cuarta como tú, creen que pueden camuflarme las cosas en mí jodida cara. —El miedo era palpable en los dos Kazumas menores, sin embargo el rostro de Akon, sus temblores involuntarios y sus sentidos contrariados, exponían que algo terrible se les venía encima tras aquella declaración vía telefónica.

—Aunque, en ese orden de ideas puedo entender la necesidad tuya y la de tu clan de guardar silencio. Ya saben nuestro lema: “Demuestren fuerza, y obtendrán poder, hagan lo contrario, y lo pagarán con sangre.” Palabras tan simples como esas, son una ley de vida, querido Akon; y no lo digo yo, lo dice la ciencia y la sociedad. —Declaró el magnate con vivacidad y sin tanta minucia—. En fin, a lo que voy es, que ustedes me han fallado, y no una, sino varias veces. —Puntualizó—. Los estúpidos que tenían como colegas han ido soltando la lengua de apoco…y eso no es bueno… admitámoslo, tú lo sabes, yo lo sé, todos lo sabemos, bla bla bla… ¡Como sea! ¿Sí me captas, verdad? —Enfatizó con ironía en su hablar bromista.

—S-señor, no se preocupe, es un pez pequeño que podemos solucionar y…

—Y los peces pequeños son la vía directa para llegar al pez grande. Ustedes son los próximos que siguen en la línea, esa ecuación no tiene perdida. —Sentenció casual como si nada y calando otra vez su habano.

La mirada en ese hombre británico era maliciosa, una con destellos anunciando la masacre predeterminada. En cambio, los hermanos Kazuma, por primera vez en sus vidas, pensaron que ese aristócrata simbolizaba la entrada al averno con sus cateos desmedidos.

—Oh pero, tal vez sea… Su golpe de suerte… —Mencionó con burla acicalándose su mentón barbudo con sutileza—. Soy amante de los juegos y está en mis venas experimentar. Así que haré un trato con ustedes. —Akon Kazuma, Raven Kazuma, y Jay C Kazuma, no despegaron sus sentidos en ningún instante de ese aparato telefónico—. Sé muy bien de sus desmanes y desgracias de todos sus negocios. He pedido a mis vigías de no decirme cosas tan puntuales para estar a la expectativa. Sé que la policía ordinaria no podría dar con ustedes. Más sé, dé primera fuente que los grupos policiales de élite del cual no me sé los nombres de los malditos oficiales porque no me da la gana, son quienes los están follando por el culo desde hace rato.

—¿Q-que desea que hagamos señor? —Flaqueó un poco el secuas.

—Obvio, joder a esa división de élite que les está quitando su territorio, por supuesto… â€”Anunció con picardía—. Les dejaré una brecha de tiempo para que se encarguen del problema, pero no traten de enredarme o engañarme. Cuando ustedes iban ya yo venía… y no por nada soy la cabeza.

La lenta influencia y pesadez se hicieron notar en el lugar con ese silencio implícito. Su jefe continuó.

—Ahora, olvídense del cartel académico, y pasen la página… Bastante revuelo han causado con que la captura y las declaraciones de esos idiotas, llegaran a los noticieros. Cosa que por cierto…estoy vieeen~dooo~~.

—¡¿Qué?! —Rápidamente prendieron uno de los SmartTv…y confirmaron que en efecto, le dedicaban un espacio especial.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

—¡Aquí Moroka regresando al estudio de TV Asashi! En nuestras ultimas noticias, el departamento distrital del FPJ bajo la comandancia del F.E.G.I y la colaboración de organizaciones como D.E.A y otras instituciones de carácter extranjero, han reportado más de diez golpes consecutivos al famoso cartel “académico” que rondaba escabrosamente a varias instituciones del país, especialmente en los alrededores de Shibuya en el trascurso de estos meses. Nos dirigiremos con Kenjirou quien está en los tribunales. Â¡ADELANTE, KENJIROU!

««En simultaneo, televisaban al joven reportero, en esos momentos andaba distraído mirando como fanático extremo toda la colección de fotos de cierto Teniente Coronel que considera su héroe máximo, más uno de los auxiliares lo hizo aterrizar de su mundo de colores.»»

—¡Ah! ¡Hola Moroka-san! ¡Aquí Kenjirou Minami, reportándoles para ustedes los avances…! —El joven japonés de irises caramelos, volteó su rostro a la derecha de modo humorista y le reclamó en bajo al auxiliar camarógrafo un—: ¡Debiste avisar que estábamos al aire!

—¡Te avisamos y estabas como bobo mirando quien sabe qué cosa en tu celular! —Respondió en su defensa.

—¡Bueno dejen de pelear y concéntrense! —
Finiquitó el camarógrafo jefe.

—¡Ah sí! 
—Tosió un poco para disimular y se metió de lleno en su papel de reportero investigador—. El trabajo de contrainteligencia hecho durante el mes pasado, dio como resultado la captura de varios entes de la autoridad que estaban salpicados; entre ellos, el reconocido Intendente de antaño Takeo Yamamoto de la mano de Grey Sulivan, Agente Especial de las Fuerzas Británicas que en las filas ordinarias de su país, ocupaba el rango de capitán. Ambos capturados rindieron declaratorias en estos días y por ello, las autoridades han confiscado y recuperado el ochenta por ciento de las drogas extraídas de las distintas academias. En cuanto a…

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Sxf: BANG! BANG! BANG!

Las balas rompieron ese armatoste dándoles escalofríos a sus hermanos, Akon realmente estaba irritado sin saber cómo tapar sus faltas y la carcajada deslindada de ese británico a todos, los hizo posar su vista por enésima vez en ese celular.

—Ya Akon, tranquilo hombre… —Continúo riéndose con ganas y prontamente tomó compostura—. La T.V no tiene que pagar los platos rotos, ¡Oh! Pero algo si les digo… Si debes eliminar a Sulivan y al tal… ¿cómo era? ¡Ah sí!, el Yamamoto, ¡Háganlo!… ¡Total!, tarde o temprano ellos ya no nos servirían. —Finalizó con ingratitud.

—No se preocupe señor, ya verá que no cometeremos más errores.

—Eso esperooo~~… Porque su tiempo está corriendo y cada minuto vale oro…¡tic-tac- tic-tac-tic-tac! —repetía ese sonido socarronamente, y los tres muchachos entraron en una contra reloj donde su existencia peligraba.

—Bien pasando a otro tema… Necesito inundar a esa ciudad del resto de licitaciones que nos compete para así abarcar al resto de prefecturas en Japón. Los cargamentos de armas, el contrabando, las distribuciones de sustancias y mi favorito, las trata de personas, no se venden por si solos. —Mencionó cual descarado sentándose en el borde de su cama, mostrando todo su fornido y desnudo cuerpo bronceado—. ¿Qué serían de aquellos caballeros que gastan su dinero en nosotros, sin sus juguetes predilectos?

El magnate les dio indicaciones precisas de que hoy les llegaba una buena mercancía directamente de otros países, esas joyas preciosas están listas para ser vendías a esos empresarios corruptos o líderes de otros clanes faltos de placer sexual en su cama. Entre otros itinerarios por concretar, del éxito obtenido el líder apelará o no a un perdón definitivo… De fallar en sus planes iniciales o en no completar la misión de eliminar la división, no les avisará…

Simplemente se presentará y el mismo dará fin a su mórbidas vidas.

—Como les dije, me encantan los juegos. Este es el suyo y ya les di mis cartas… Lo demás, dependerá solo de ustedes. —Concluyó serio—. Ahora debo irme, el deber me llama y mucha suerte con ese encargo. —y colgó de inmediato dejando sonar ese pitido característico de las llamadas cortadas.

Por un lado los muchachos dirigentes de ese clan (sobre todo el mayor de los Kazuma) quedaron avisados sobre esa crónica mortal, una que radiaba una extraña mezcla de luces nocivos a lo largo de toda su extensión, no pueden fracasar en sus próximas entregas.

Y si divisamos un poco la mansión celebre en donde se encontraba el misterioso sujeto que propició la llamada, saboreaba su casi inexistente habano como lo último de su empoderada lisura y lo deposito en el cenicero de cristal. En esas, aparece por la enorme puerta de madera fina, una mujer de cabellera negra ondulada, labios escarlata y de joyas purpura en sus irises, cuya aura y fisionomía ha de representar a las féminas portadoras de esa nombrada sangre azul de tierras inglesas.

—Pensé que ya te habías cambiado. —Traía consigo una pequeña agenda electrónica donde llevaba al corriente todas y cada una de las citas que debía cumplir su “jefe particular”

—Estaba ocupado atendiendo unos asuntos importantes, muñeca. —Se puso de pie. Así mismo, ha de caminar por todo su cuarto importándole un bledo que la dama le observe su cuerpo glorioso de espartano sin prendas. El tiempo dejó entrever las cicatrices que ha adquirido en cada una de sus ejecuciones como asesino en serie. Cuando él va al perchero a tomar una toalla para poder bañarse, la secuaz inclinaba su ceja suspicaz por lo que le piensa decir.

—¿Ahora resulta que “el follar con perras” se le considera importante…? ¡Eres increíble!

—Nunca digas “nunca” a los placeres de la vida… —Con esos matices entre miel y amarillos fluorescentes en sus ojos saca un tema a colación—. ¿Pero, si lo que deseas es sucumbir a la tentación conmigo y mís perras que también son las tuyas?, no tengo problema en que seamos felices los cuatro.

—Paso. Quizás otro día. Ahora debemos coordinar los acuerdos con los miembros en Rusia…

—Oh que aburrido.

—Negocios son negocios, jefe.

—Tienes razón, aunque… ¿Sabes?, tras hacer la llamada a nuestros contactos en Shibuya, siento una vieja sensación con respecto al inconveniente ocurrido. No sé quién es la persona en manos de la ley que les haya fregado todos sus planes, pero esto es muy interesante. —En él, despertó un brillo de añares que pensó tener apagado después de haber eliminado a sus peores rivales… Esos a quienes les guarda un respeto interno en su código de “honor” como los adversarios que fueron.

Y tal parece que un nuevo contendiente, va por la misma ruta…

“El valiente o el estúpido” que coordinase las filas élites japonesas, le auguraba enormemente su atención y por lo mismo, fue que esa tirada del “juego” para los Kazuma, era un simple modo de medir los niveles de su posible nueva “amenaza” o “piedra en el zapato” para estudiarlo a paso lento.

En el resto de países donde todo marcha viento en popa, no había obtenido pérdidas tan significativas y hasta ahora que decidió re-abrir horizontes en Japón, (porque en el pasado se le complicaron las cosas por los ex-rivales mencionados) es que ha notado tales inconsistencias…

—¿Qué estás tramando con esos inútiles, Tryanuus? Te conozco…

—Algo que tengo en mente, Amor… Solo eso. —Le concretó con aires de viejo lobo mercenario y luego regresó a su actitud bromista habitual—. ¿Y bién? ¿Te quedarás ahí parada o quieres bañarte conmigo? —Arqueaba su entrecejo en mucha lascivia al tiempo que mordía sus labios provocativamente para ella.

—¡Idiota!, Te espero en cinco minutos. ¡No me hagas buscarte o te reventaré mi daga en tu orto! —Respondió con fastidio.

—Grrrr… ¡Que agresiva!, ¡No sabes cuánto me prendes!

La mujer se vá y el hombre ríe con tal descaro que se retira a su Jacuzzi para despejar su mente y relajarse como el magnánime que es…

La mujer se vá y el hombre ríe con tal descaro que se retira a su Jacuzzi para despejar su mente y relajarse como el magnánime que es

Oficina del General Felstman (T.S.P.A ) – Tokyo / Japón
Abril del 2017 – 8:00 A.M (dos días después)

En el despacho de cierto General, se encontraban dos de sus subordinados: el Capitán Chulanont y el Mayor Giacometti, quien al fin pudo regresar de Rusia. Por petición de su jefe de línea, Katsuki, empezaron la reunión sin él debido a que aún faltaban por organizar algunos archiveros con los chicos del E.A

Giacometti y Chulanont le desplegaban al General los movimientos realizados en estos últimos días, los golpes al narcotráfico, del escaneo a los planos operativos y todo lo requerido. Eso le supo sacar una línea confiada al lobo siberiano que les llevaba años luz, les felicitaba por lo logrado y ensanchaba su pecho como gallo orgulloso por sus muchachos.

Continuo con lo suyo, Yakov por una muy buena fuente, les comentó que las aguas están algo agitadas en los clanes conformados por los Yakuza. Hay grupos divididos entre sí, mutilándose entre ellos por territorios predilectos para hacer sus fechorías y que no exenta la posibilidad de que en uno de esos grupos que mantienen micro-redes en drogas y quizás otros actos ilícitos que rebasen sus límites, estén siendo apoyados por la organización fantasma que aborda tintes internacionales… Un “tiburón” blanco del que se conoce poco y nada debido a que Yamamoto ha sido hueso duro de roer en cuanto a sus exigencias. Aunque las mismas, no eran muy efectivas que digamos con un Yuuri “practico” Katsuki de por medio presionándole en donde más le duele.

Christopher da reporte de la reunión a la cual asistió en Moscú, algunos de los dirigentes rusos, kazajos y canadienses estaban ladinamente interesados con la continuación del caso, era una pesquisa fácil para pavonear el provecho obtenido por los tres jóvenes de la FSB que estaban como colaboradores pero, en el transcurso de aquella sección, el suizo pudo notar a pocos diputados o trabajadores de ley “Rusos” se hallaban extrañamente nerviosos y negados en seguir con la alianza.

Yakov, previo eso…

No es primera vez que algún solapado se pone renuente cuando se obtienen resultados tan contundentes y el hecho de que lo hagan, es porque esconden algo entre manos. Él les advirtió desde su vasta experiencia al Mayor suizo y el capitán tailandés que ahora, se estaban internando en aguas profundas y que no será fácil poner en orden los detalles acontecidos. Tendrán a personas inescrupulosas dentro de la cúpula jugándoles la contra. Eso y mucho más, según su manera de pensar y exteriorizar sus deducciones.

Phichit y Christopher serios desde su puesto, tomaban las palabras del señor entrado en años con toda la diplomacia y respeto que se merece. Ellos no dudan que con el pasar de los días todo se complique, pero estarían preparados.

Para variar el tema, además de esos reportes, a Yakov se le pasó por su mente el departir casual con sus chicos sobre las actividades a preparar para el evento inaugural de aquellos consagrados que pasaron como Oficiales Imperiales en el F.E.G.I… Pero…

Creo que se arrepintió de hacerlo…

Cuando el suizo se enteró por boca del tailandés que aprobaron los chicos de la FSB, así como también, su protegida y el cachorro grandulón pese a su condición de cadetes novatos en la T.S.P.A, pegó un grito tan ensordecedor agradeciendo al cielo con un: “¡Aleluya!”, que terminó malhumorando a Yakov y sacándole carcajadas a su amigo.

Y esto solo fue el entremés…

Claro, al par de cotorros se les olvidó por completó que estaban en reunión con su jefe cascarrabias, dejándole con la palabra en la boca y se pusieron a chismosear nuevamente para estar al corriente de todo. Phichit le habló sobre Yuuri y sus “acercamientos” sutiles con la cadete, algo que a Chris le sacó un buen chiflido emocionándolo a más no poder. Nuestro ruso, cercano a la ventana y con un whiskey en mano, se apuró con el licor y lo tragó de golpe. Él pensaba que estaba muy viejo para aguantarse esas zarpadas del par de vagos que tiene por policías de la ley.

Cuando les regañó con fiereza estampando su garbo de mala gana con los dos muchachos que se asustaron de modo escalofriante, una vocecita cantarina y conocida para él, se escuchó al abrirse la puerta de golpe.

—¡Hiiiiiiiiiiii~~ Viejo Yakov! ¡¿Qué tal?! â€”Habló la cadete sin vergüenza alguna a quien era su General—¡Acá te traigo unos paquetes del bigotón de Richelieu!

La cara enojada del pobre ruso fue impagable al tiempo que Chris y Phitchit voltearon para ver a la linda conejita asombrados por lo que acaban de presenciar… Yakov se levantó y caminó de una con la muchacha valiéndole todo un comino. Rubio y moreno se miraron entre ellos y luego al par de rusos que dialogaban sin pena absoluta… La pinta hasta parece una escena familiar, donde el abuelito sulfurado le cantaba las tablas a su nieta.

Y ellos infieren con caretas estrafalarias la siguiente pregunta: Â¿Qué rayos estaba pasando aquí?

—¡POR UN DEMONIO!, Â¡Â¿QUE TE HE DICHO DE RESPETAR A TUS MAYORES, VITYAAAAAAAAAAAA?! —Ladró cual perro bulldog contra esa pelusa revoltosa que tiene por sobrina y que ahora era casi parte de su personal imperial.

—Mooohh~~ ¿Y ahora que hice?, si lo saludo es malo, y si no lo hago, también. — puso sus manos detrás de su crin con una pose muy despreocupada. â€”¡y quedarás calvo de tanta rabia, viejo Yakov!

—¡A ESO ME REFIERO! ¡¿QUÉ NO VES QUE SOY TU GENERAL Y UNA FIGURA DE RANGO PARA TÍ?¡ ¡¡¡¿MUCHACHA DEL COÑAZO?!!!

—¡Ups!… ¡Sorry! â€”Su carita de poker y boca de corazón, lo desarmó—. Se me olvidó por completo que debo ser más formal contigo, ja ja ja ja. —Arrojó aquello la atolondrada olvidadiza muy sincera y risueña, más Yakov tenía otra vez su vena marcada en toda la calva, e hirviendo cual tetera por la desfachatez de su “sobrina subordinada”

Los muchachos incrédulos por el chistoso fogoneo del anciano y la adolescente continuaban estupefactos, habían visto muchas cosas en su vida pero nada igual a algo como eso, Vicky para ellos… ¡Era la bendita diosa a venerar! pues, en cierto modo era un milagro que su jefe no la matara, y ellos suponen que la chiquilla debe de ser alguien muy, pero muy cercano a él para que le deje pasar sus inocentadas.

El anciano mayor le seguía con más y más reclamos, de un momento a otro, Vickytoria se dio cuenta que sus superiores favoritos se encontraban aquí y abandonó al ruso a su suerte, dejándole congelado por su acción irrespetuosa, y con su el dedo al aire… ¿En serio?

A tailandés le abrazó alegre, al suizo le gritó por su nombre y se le tiró encima restregándole su mejilla cariñosamente. 

—¡¿Cuándo llegaste?! ¡Phi y Yo te extrañamos! ¿Verdad, Phi? —El moreno asintió gustoso en respuesta. Las expresiones dulces (o más bien de niña mimada en Vicky) sacaron risas por montón al Mayor y al Capitán.

—Llegue ayer en por noche, preciosa. Yo también te extrañé. El hámster me comentó de tu aprobación y la de Emil, ¡Felicidades!

Ok… la tertulia era buena pero… ¿Yakov? … ¡Oooooh! ese hombre sabiendas del como son esos dos y ahora que descubrió la amistad de ese trió de Juanitos alimañas con mucha maña, su paciencia se perderá por los siglos de los siglos.

—“¡Dios! ¿Qué hice para merecer este castigo?! ¡¿Qué más quieres de mí?!”… —Pensó el anciano en sus adentros con su moral por el suelo y resoplando en su frustrar.

Yakov rugió llamándoles la atención, y allí fue que los tres chiflados dieron un respingo cuando vieron a su jefe de peor humor que antes por semejante ignorada.

—¡CHULANONT Y GIACOMENTTI! Â¡Les recuerdo a los dos que estas son horas laborales y que estamos en una reunión! Â¡SI VAN A CACAREAR, HÁGANLO DONDE NO LES VEA!

—Lo sentimos señor, nos dejamos llevar. —Adoptaron la formación militar reglamentaria y esa gotita escurridiza bajando por su sien, apareció.

—¡Y EN CUANTO A TÍ! â€”Apuntó con un dedo acusatorio a la culpable de todo y Vicky bien desorientada soltó un “¿Eh?” sin disimular… â€”¡Procura ponerte seria y aprende a respetar a las figuras autoritarias! ¡Ah¡ pero algo si te digo, el que ese par de vagos sean tus amigos y hayan sido empleados del sinvergüenza de tu padre en su momento, no es garantía para que les trates de esa forma tan informal. Â¡SIGUEN SIENDO TUS SUPERIORES, VIIIIIIIIIIIIIIIIITYAAAAAAAAAAAAAAAA!

—¿EEEHHHhhhhhh? â€”Soltaron los dos estrambóticos al unísono y tomaron la palabra. â€”¡¿QUIÉN ES EL PADRE DE VICKY SEÑOR YAKOV?! â€”Claramente estaban perdidos.

—¡¡Ahhhh!! ¡¿Ustedes también conocían a mi papi Andrei?! AMAAAAAAAAAZING!!!!! —Vicky les miró con muchos brillos a su alrededor y ese nombre les explotó en toda su cara.

—¡SILENCIO! â€”Se exasperó Yakov y otra vez se dirigió a esa chiquilla—. ¿Acaso me estas prestando atención, Vitya? —Obvio…en su cabeza ancestral, eso era un “no”

Chris y Phitchit seguían diluidos con ese chisme de último minuto… ¿Andrei? Es que, ósea… ¡¿El Legendario Andrei Nikiforov?!… ¡Eso era imposible! ¿o sí?, empezando por los apellidos. La misma reacción tuvieron todos los cadetes, alféreces, y dragoneantes en la T.S.P.A, los hombres oficiales del FPJ o del F.E.G.I, incluyendo a los chicos de la FSB y del E.E.I cuando se supo a profundidad de los orígenes en la señorita de ojos azules que mantenía sus despistes juguetones.

Sin embargo, alguien ya tenía rato de estar observando el desespero de su jefe y las confusiones pintadas en sus colegas.

—”Vicky-san es igual de distraída e informal que su padre. Eso, será un gran problema”… —Pensó el Teniente Coronel tras un buen suspiro resignado y aun le costaba masticar el impacto que recibió hace días atrás.

Él había arribado y se detuvo cual zorro analizador para admirar ese acto curioso. Aceptaba con una línea curva en la comisura de sus labios que dicha situación era chistosa y fuera de serie. No es para menos. El que Yakov Felstman, hombre mayor a quien consideraba unos de los entes autoritarios más destacados de todos los tiempos, y cuyo temple en sus ojos ferreos le caractericen por ser duro en todos los sentidos….Perdía su envestidura terrorífica ante esa pequeña e intrépida conejita rebelde.

Yuuri dedujo que tal vez eso suceda, porque ella no es consiente del todo y no lo ve como “su General” sino como su lindo “tío gruñón”. De todas formas, Vickytoria debe aprender a diferenciar los espacios y los instantes propios para ser formal o informal. Así que allí, recostado al marco de la puerta, con sus brazos y piernas cruzadas figurando el cuatro, más esa ceja en alto, se movió lentamente del lugar de donde estaba. Chris y Phitchit se congelaron porque Yuuri les hizo una muda señal con su dedo indicándoles silencio al tiempo que Vickytoria y Yakov permanecían concentrados entre ellos mismos.

Al final, se puso detrás de esa cadete y comenzó su bien conocida táctica maestra…

—Vamos viejo Yakov, no seas cascarrabias… y si te estoy prestando atención…

—Pues no lo parece, Cadete… —Fingió seriedad.

—”¡Rayos! ¡Es el Yuuri Amargado!”… —Calló por completo al escuchar la voz de su némesis más temido y toparse con él cuando reclinó su cabeza hacia atrás encontrándose con esos severos ojos marrones sobre su rostro.

—Ah, que lindo Nikiforova. Si quieres, el General, mis hombres y yo nos buscamos unas tazas de té para charlar amenamente.

—¡Katsuki-san! —Chocaba sus índices muy nerviosa mientras respondía sus tarugadas con esa boca de corazon—. ¡Ehhhh!… es decir…¡Jefe bonito!

—¿Hmmm?… —Ese sonido mosqueado le indico a Vickytoria que no estaba bromeando para nada y sus neuronas con la alarma en rojo decían “peligro…peligro, el T.C está enojado”

—¡Digo! ¡Q-querido Te-Teniente C-coronel! ¿Cómo está?

—Vickytoria Nikiforova, le recuerdo que cuando empiece su periodo de evaluación en el F.E.G.I, la medirán por muchos filtros, y uno de ellos es el seguir los protocolos con el formalismo que le compete…

—Lo s-siento Señor Katsuki.

—Los rangos nos dan distinción de subordinado a superior, en mi caso soy su Teniente Coronel, usted prontamente dejará de ser Cadete para ascender como Oficial bajo prueba y por mucho que comparta un vínculo afectivo con el señor Felstman, él es su General y máxima figura autoritaria…

Yakov, no se la creía. Simplemente no podía creer como Katsuki tenía domada a esa cabra loca plateada que ahora parecía un precioso y tierno conejito. El japonés continúo.

—Y lo mismo aplica para Chulanont o Giacometti cuando estén en labores. Fuera de ello puedes ser informal con esos dos, siempre y cuando te sea permitido. Antes, no… ¿Queda claro o debo repetirlo?

—M-me quedó muy claro, señor T.C. —Ella giró para verle de frente haciéndole pose militar pero su careta de miedo y esa boca acorazonada escueta dejaba mucho que pensar.

—¡Perfecto!… —Concretó Yuuri sin rodeos—. Ahora… ¡Largo! —Le señaló con su pulgar la salida y manteniendo su fingida aura neutral, aunque por dentro se esté retorciendo de la risa por esa partida hijue**** digo, “práctica” de su parte.

—What!?

—Tienes cinco segundos para desaparecer de aquí, a menos que quieras otra patada en tu cola de conejo o desees que yo nuevamente te castigue en las clases de rendimiento físico como la vez anterior. ¿Quieres recordarlo?

—Para nada querido y bonito T.C â€”Ella unió sus manos con un ademan cómico por no decir, soso de alcurnia—. Ya aprendí la lección, yo ya le entregué al General Felstman el recado del venerable Subintendente Richelieu y ya no tengo más nada que hacer por aquí…

—Me parece bien, ¿Ves que si puedes usar los honoríficos y respetar a los demas? —Miró su reloj y le encaró ladino con un—: Te queda un segundo.

—¡Ok, ya entendí!… Si me disculpan caballeros y jefe bonito. —Hecha la chistosa, hace el saludo militar al resto de superiores como despedida. â€” ¡Me retiro! —y se vá corriendo cual alma en pena para no pagar la condena anunciada del Kamikaze japonés.

El vaho expulsado por el nipón era una muestra clara de la paciencia a la que debe someterse gracias a su imprudente pupila. El giró, da con Chris y Phitchit, ese par tienen muchas preguntas al respecto del porque Románova pasó a ser “Nikiforova” y las harán cuando estén solos. Por otra parte su jefe Yakov, sigue ensimismado y con la boca bien abierta por lo sucedido. A diferencia de cuando él lidiaba al rebelde de Andrei en sus inicios de novato, Vickytoria es el triple de insurrecta que su padre, pero Yuuri parece tener poderes especiales para domesticar a la conejita…

—¿Cómo le hiciste, Katsuki? —Preguntó genuinamente con buenos parpadeos en su mirar. —Esa muchacha nunca respeta a sus mayores, ni siquiera Andrei cuando estaba en vida, y mucho menos a mí. Pero tú apareces, le dices un par de cosas y es como santo remedio. ¿Cuál es tu secreto?

—En realidad ninguno, señor… —El semblante de Yuuri fue amable ante el pobre hombre. â€”Creo que es la disciplina.

—“O el que seas un hijo de puta”… —Pensaron el hámster y cabaretero al mismo tiempo mirándole con sus ojos entrecerrados.

—Nikiforova es… Igual o más consentida que mí maestro. Kouji-san nunca fue suave con Andrei-sensei pese a que eran buenos amigos, por ende no puedo ser suave con ella, su edad no ayuda mucho. Así que me toca ir al grano y ser directo con sanciones. —Concluyó—. y como no soy en sí una figura familiar o cercana, eso hace que todo sea más sencillo a mi favor…Pero no se preocupé. Haré que ella le trate como se debe en los momentos adecuados, señor Felstman.

—Te lo agradezco muchacho, ya no tengo los mismos bríos de antes. Te encomiendo esa misión…¡Es más! —Ratificó—. Tienes total libertad de hacer lo que te plazca con Vickytoria con tal de que no se meta en problemas.

—¡Sí, señor!

Pasaron veinte minutos, y al fin se pudo finalizar la reunión con varios puntos claros para los tres subordinados de altos rangos. Al salir de esa oficina, los dos amigos mayores que el japonés le cayeron con el bombardeo de preguntas y este se las supo aclarar, diciéndoles que efectivamente, ella era la pequeña conejita de la cual Andrei, siendo un padre exageradamente meloso/orgulloso les mostraba en sus fotos. Que era la misma pelusita con mamelucos de conejo que Yuuri lidio de niña. Que esa niña, ahora una señorita e hizo de todo aun enfrentándose a los demás para llegar a su meta. Meta que casi se vé interrumpida por su acudiente directa (Ivonne Cruelaforova), y que si no fuese por la agudeza del japonés…Vicky no seguiría aquí.

—¡¿Cuándo pensabas decirnos eso, Yuu?! —Habló Phichit con sus manos pegadas a sus cachetes en sorpresa y le siguió Chris. 

—Esto…impresionante, no puedo creer que Vicky sea la hija de Andrei. Mi sexto sentido no mentía cuando ví que ella me recordaba a alguien.

—Aún…me cuesta digerirlo… —Selló con algo de incertidumbre en sus palabras, Phichit y Chris se dieron cuenta de ello—. Cuando me enteré, recibí todo de golpe e indudablemente no sé cómo hablaré con ella con respeto al pasado…—Eso lo puso ansioso—. Pero independiente de lo que me incumbe, creo que hice bien en no dejar que el Señor Felstman y su tía la devolvieran a Rusia, ella ha demostrado una buena gestión… Aunque aquello signifique muchos dolores de cabeza para mí y que deba ajustar cuentas cada vez que cometa alguna imprudencia.

La pantomima alegre en las facciones del par de mayores era evidente y ellos ni le preguntaron a Yuuri sobre el por qué lo habría hecho, ya se habían hecho una idea…

Aunque Vickytoria y Yuuri son personajes distintos, poseen algo en común. La forma en como lograron sus puestos de Oficial eran similares… O al menos esos pensaron…

Yuuri veía en Vicky pequeños tintes de su pasado cuando era más joven e ingreso a las filas de la FSB, tal vez eso pudo con el corazón del japonés y el hecho que esa chiquilla le desmostrase desde un inicio de lo que era capaz con su talentosas capacidades histriónicas, terminó por convencerlo. Ambos hombres sonrieron ante ese hecho, sobre todo Phichit y en especial por lo que estaba por decir…

—Pero bueno, mira el lado amable, ya tendrás tiempo para arreglar las cosas y ahora que son “amigos” cruzados nuevamente por el destino, será más sencillo.

—¡¿QUÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉ?¡ —Gritó Chris asustando a medio personal en los pasillos. â€”¡PAREN TODO!, ¡¿ESO CUANDO PASÓ?! â€”Yuuri al verle sus pestañeos y su aura rosada al suizo, le indicaron “bullying del bueno” y el gentío de la T.S.P.A prosiguió sus labores normal, ya sabían que el Mayor y el Capitán siempre salían con sus ocurrencias de vez en cuando.

—Al rato te cuento. —Dijo la rata traidora. â€”¡Ah! y debes ayudarme para que mi Yuuvik se haga realidad.

—¡Phichit-kun!… E-en serio, deja de molestar c-con ese “tema” —Tartamudeó como nunca con un tono avergonzado y cubriéndose sus ojos con una de sus manos, Chris pensó que estaba loco porque por escasos minutos logró visionar al lindo y tímido Yuuri de hace años atrás.

—No te hagas, Yuuri picarón… —Le miró con ojos gatunos y más ese brillo de maldad en ellos—. Bien que te gustaron los besos amistosos de la bonita cadete en tu cara, además del tuteo mutuo entre los dos cuando están a solas. —¡Listo!, ¡el T.C ha sido cachado!

—Oh My Godness!, ¡MALDICION, DEBI QUEDAMER EN JAPÓN! —Chilló en su fanboyleo—. Phichit ¿Dime que tu cochino aparato no se descargó y que tienes fotos de eso?

—¿Tú qué crees? —Le sacó su Iphone sonriente y lo tintineó cual campanita de navidad. Seguidamente se dirigió a Yuuri antes de que comenzara alegar y lo remató con lo siguiente—. Y ni hablemos de lo del baño de damas, solo tú sabes lo que viste en ese lugar.

—AAAAHhhhhhh?!!! â€”Yuuri jadeó abochornado negando con su cabeza y pensando algo como… — Â¡Oh por Kami!, ¿Acaso él sabe que yo sin querer vi desnuda a…?” …—y ni terminó de opinar su laguna mental porque el muy maldito le afirmó con sus gestos, como diciendo: Si Yuuri, lo sé. Lo sé todo, T-O-D-O

—¡YA DEJA DE SER RENEGADO Y ADMÍTELO DE UNA BUENA VEZ! Â¡TE AGRADA ESA MUJER!—Sentenció el hámster bribón.

—¡Yuuuuuuuuuuri!… ¡¿Esto es verdad?! ¡¿En serio te gusta mi pequeña lirio ilegal?! —Arrojó el cabaretero y como el buen actor que es, se llevó las manos a su boca conmovido y fingiendo unas ganas inmensas de llorar.

—Bien… ¡SE ACABÓ! â€”Puso orden el superior o al menos eso intentó, pero el rojo en sus mejillas lo confesó haciendo que Mayor y Capitán rieran cómplices de sus aspavientos cambiando el tema abruptamente—. S-si no veo los documentos que les pedí en media hora, será mejor que recen por su alma. No los quiero para mañana, ni tampoco en una hora, ¡Los quiero para ya, p-par de vagos! ¡Y NO ESTOY BROMEANDO! —y se largó para su oficina hecho un poema andante.

—Estoy en shock, no puedo creerlo… hasta hace un mes ese cabrón estaba reacio con Vicky… Insisto, ¿Cuándo paso?

—No lo sé, quizas el que la lidiara constantemente hizo que su don carismático le fuese cayendo en gracia, y en ultimas lo que importa es el “presente”, Yo tengo mis indicios y un par de sucesos divertidos por contarte. Ahora, lo que hay que hacer es darle espacio a Yuuri para que dé apoco confronte las cosas y presionarlo cuando sea justo o apropiado. —Explicó con calma y alegré por esas reacciones timoratas del contrario, Chris observó encantado al moreno… â€”. No digo que este enamorado, Yuuri es lento… Sin embargo mi intuición me dice que sus intereses iniciales por Vicky están evolucionando a algo más prometedor, ¡y eso es bueno! Ya es hora de que ese amargado deje de aislarse o culparse internamente por acontecimientos del pasado…

Se detuvo sintiendo algo acogedor en su alma y alzó su rostro mirando amistoso y en mucha confianza a Christopher.

—Y tú…me vas a ayudar como siempre, ¿verdad, Chris? —Guiñó un ojo en complicidad.

Las facciones risueñas Phitchit a los ojos verdes de Giacometti, las concibe sumamente cautivadoras…Ahhhhh ~ si ese hámster supiera cual importante es para él… En fin… Nunca se ha negado a las locuras de su “amigo”, más aún cuando son por causas nobles y siendo sinceros, él suizo también cree que ya es hora de que Yuuri… se entregue a las bandas del bien mencionado “amor”…y sin tanto embrollo, declaró.

—Toda la vida. —Comentó serenó con ese toque de galán. â€”Cuenta conmigo para lo que necesites.

—YEEEES!!! â€”Levantó sus brazos en rotunda gloria.

Chris rio un poco, lidiar con Phichit era como tener a un niño pequeño o esos ratoncitos adorables que él, (por cierto) tiene como mascota. ¡Oh! pero el mayor aparte de hablar de lo de Yuuri, le urgía tocar “un diminuto impase” del cual se enteró gracias a un mexicano.

—Ah… ¿ya que hablamos entre amores y sermones?… que tal si me comentas sobre el cómo vas con aquella bruja que dice ser tu novia.

—“¡Ay no!”… —se matraqueó el moreno—. Este… ¡TODO VA BIEN!… —Mintió.

Chris no es como Yuuri, Yuuri solo se limita a escucharle atentamente… Chris por el contrario, es de los expone su sentir y tira sus dardos cuando debe “regañarlo” o si obtiene la razón y sabe que lo hará, porque las veces que han hablado con el sobre el tema las ha cumplido, pero él aún guarda algo de esperanza de que Katrina si le “corresponda”… Phichit aún sigue aferrándose a esa idea.

—Sabes, se-será mejor que nos pongamos a trabajar, Yuuri en modo “jefe” da mucho pavor cuando se le ve con su katana, es igualito a su hermano Kouji.

—Ajam… —Le puso su mano en el cuello de su camisa antes de que escapara—. No me mientas migón hámster. Sé de muy buena fuente que estas en-problemado y que esa bruja te ha hecho llorar como magdalena porque has intentado buscar su perdón, cosa que no veo necesario ya que no has hecho nada malo y ella se niega dándoselas de víctima. Si ella te viese con alguna otra mujer en la cama comprendería, pero no es así. Eres de los más fieles que conozco en cuanto a respetar las relaciones. —Le ratificó con una sombra espelúznate a su alrededor acompañada de su sonrisa Colgate muy aterradora.

—E-en serio, todo va bien, lo juro. — “¿Aloooo? ¿Policía? ¡Ayudaaa. . .!”

Pensó aquello mientras intentaba zafarse rastrillando el piso pero Chris le superaba en fuerza y altura.

—Nein!. —Negó en alemán—. Ahora mismo, tú y yo tendremos una largaaaaaaa y tendida conversación… —El suizo campante y sonante se lo llevó a rastras jalándole por el cuello a lo que el tailandés pataleaba e imploraba piedad—. Los buenos samaritanos también merecen ser ayudados querido Phi y no me importa lo que hagas o lo que digas, no me harás cambiar mi percepción de ese “adefesio mal hecho y espectro del infierno”

Los ejecutivos y directivos de la T.S.P.A, se les vio en sus rostros la confusión hecha interrogante, definitivamente sus jefes son “un caso particular”…

Casa del T.C Katsuki (T.S.P.A ) – Tokyo / Japón
Abril del 2017 Р7:00 A.M (Domingo en la ma̱ana)

Tio y sobrino todavía con sus ropas de dormir, estaban en el estudio donde ubicaban los instrumentos musicales como ese gran piano de cola o el violín, entre otros aparatos desde las 5 de la mañana. En pocos días Yuuki tendría una presentación, debía aprender a la perfección los tiempos y silencios en su dueto con su otro compañero.

—Tío Yuu, ¡Practiquemos otra vez, por favor! —Hizo una reverencia a modo de petición y se enderezó con rapidez para mirarle con sus ojitos de cachorro.

—Ya van trece veces, ¿En serio quieres seguir, pequeñín? —Le preguntó asombrado…Su pequeño asintió.

La stamina de Yuuki era igual o peor que la suya con la de su hermano, juntos, y su niño con un asentimiento sonoro, le dio a entender que sí lo hará.

—¡De acuerdo! —comentó contento y en confianza al picotearle su nariz. â€”Pero será la última vez, debes aprender cuando parar. Si no lo haces te saldrán ampollas o se cansará tu cuello ¿Estamos, pequeño quejón?

—¡Sí, señor tío regañón! —El puchero enojón salió a flote y le hizo el saludo militar a su tío.

—¡Ok! ¡Va jugando! — Según él, se ofendió pero por dentro se estaba riendo—. Tendré que hablar con tu señorita quejona sobre eso. No soy regañón ni nada de esas cosas.

—¡Vicchan dice que para ser alguien muy bonito eres muy amargado y regañón!— Levantó su dedito índice muy en alto a lo que él explicaba con su voz infantil y Yuuri le miraba con su ceja bien arqueada.

¿Así que bonito? ¡Vaya que esa niña no escatima nada! Yuuki proseguía con su pliego de acusaciones inofensivo.

—¡Yurio Nii-san siempre te dice “enano quejón”, aunque yo lo regaño cuando te grita cosas feas!, ¡Y mi abuelita Hiro, tía Yuu-chan, tío Phi, y tío Chris, también dicen lo mismo que dijo Vicchan solo que sin el “bonito”!.. —Lo destruyó inocentemente.

—Gracias por aquello…Pequeño traidor. —y eso a Yuuri, ahora si le dolió.

Parece que Yuuki, inconscientemente también heredó esa sinceridad nefasta y “practica” de los Katsuki, solo que su ternura e ingenuidad lo hacen pasar por alto. El niño de carita redondeada continuó.

—Yo no creo que seas amargado porque siempre te ríes conmigo tío Yuu, pero si eres muy, muy, muy pero muy regañón. Ayer no me dejaste comer chocolates, me regañaste y Vicchan me mandó una carta con tío Phi, diciéndome que la pusiste a correr mucho como castigo, buuuuuuuu~ —El abucheó fue certero.

Yuuri se rió por esos reclamos infantiles, sin mencionar de la carta sorpresiva de su cadete poniéndole querellas a su sobrino, ¿Desde cuándo le envía cosas?, no le queda duda alguna que esos dos se la llevan demasiado bien. Tan así, que los cree capaz de armarle un complot en su contra, ya se las cobrará.

Tirándoselas de no romper ni un plato, se hizo el loco contra-atacando con más picoteos en los cachetes regordetes ajenos a lo que su sobrino respondía con sus “ñams” convertidos en mordiscos fallos, pronto el pequeñín se cansó y se sentó en el suelo. Entre tanto, Yuuri le declaraba las razones de sus “regaños”.

—A ella, la regañé ese día por… cerrarme la puerta y dejarme con la palabra en la mano cuando le platicaba, de allí a que la castigara. Tu maestra y yo te hemos enseñado que eso de muy mala educación, ¿No?… —Ese Kamikaze la supo embarajar y Yuuki no pudo defender a su amiga porque su tío tenía razón… En teoría.

¡Repasemos!… Ciertamente cerrarle la puerta en la cara a tu jefe es un atrevimiento pero…

Bien que le fascinó la vista espectacular que ese “mujerón” de tierras rusas e ilegal le dio en las duchas; cosa, que le ocasionó un incidente nocturno bastante húmedo con su… (Ya lo saben), mientras intentaba dormir. Le costó muchos días lograr olvidar aquello y ahora de solo acordarse, se puso colorado.

—Yuuri… Ella es… tu pupila, la hija de tu maestro y una menor de edad, deberías avergonzarte por lo que hiciste … â€”Deliberó auto-reprendiéndose a sí mismo y tapándose la cara emuladora de rosados y rojos con ambas manos muy arrepentido.

Esa noche debió ir al baño, refrescarse en la tina y con mucha, pero muuuucha agua helada. No es amante al frió, para nada, más las gotas medio apaciguaron ese calor burbujeante que le quemaba su bajo vientre y otra zona endurecida que debió estimularla con sutiles caricias de sus manos y su ser avergonzado… Hace años que no tenía ese tipo de… ¿Reacciones involuntarias naturales?

—¿Tienes fiebre tío Yuu ? —Le preguntó Yuuki curioso e inocente de todo cuando pudo ver su rubor hasta la orejas, a raíz de ese atolladero.

—¡¿Ahh?!…Eeeetto¡NO NO NO!… Â¡Y-yo, yo… Yo estoy bien! Â¡EVERYTHING IT’S OK!…—Balbuceó sofocado y agitando sus manos. Tenía unas ganas terribles de llamar a la ONU o la OTAN por tal truhana prohibida para con Vickytoria, del “inusual” comportamiento pecaminoso que hizo en su tina, y que se lo llevaran preso… A ese nivel llegaba su culpabilidad.

Al recobrar su hechura e inhalando por la nariz algo de aire para refrescar sus sentidos, continuó su explicación.

—Y a ti, te regañé porque ya era hora de dormir. Si te acababas los chocolates, te darían pesadillas… ¡Fin del asunto! Ahora prepárate, Yuuki. â€”Él se acomodó sus lentes y estiró un poco sus dedos al dejarlos en posición en su fino teclado—. Iniciaré con círculos armónicos en Re mayor y cuando haga el cambio al segundo “tempo”, esa será tu entrada.

—はい、先生! —Respondió muy animado y con su violín listo para tocar.

Yuuri siendo experto en el arte de la música y en instrumentos musicales siempre se toma el trabajo de facilitar algunas cosas a los profesores (colegas) en esa área con Yuuki. Los fines de semana Yuuri inicia con violín, indicándole los errores a tantear en sus acordes y luego de que mini-Katsuki se sienta preparado, pasan a los acompañamientos (obviamente en el piano)

La pieza musical a interpretar era “Passacalle in Barcelona”, originalmente estaba compuesta para lucirse en un cuarteto de cuerdas (Bajo, violonchelo, viola, y violín) acompañados del piano, pero la función que presentaría su pequeñín fue adaptada para que viola de su compañera o el piano fuesen un complemento y el violín de Yuuki fuera la atracción principal e hiciera de las suyas.

Yuuri respiró hondo para relajar sus músculos y en un instante, comenzó su función…

Sus dedos viajaban con maestría sobre las teclas blancas y negras, el acorde era suave e iba en aumento cuando llegaban a los puntos donde habría variaciones. El segundo tempo no tardó, y Yuuki hizo su aparición de modo pausado tal y como le indicó su tío cuando le hizo las correcciones.

Cuerdas y teclado daban un sonido majestuoso, uno bonito, agradable al oído, lo suficiente para quedar admirando por horas y horas el mismo vals sin parar. Ampliamente Yuuri, veía el entusiasmo que Yuuki le imprimía a su instrumento, se llenó de satisfacción y un orgullo único… Quizás Yuuki a futuro continúe su antiguo sendero musical o quizás escoja otra cosa, todo lo que sabe es, que él siempre le apoyará en sus decisiones.

La tonada continuó, el maestro del piano daba sus arranques más virtuosos al tiempo que el violín de su pupilo le marcaba sus desplazamientos… Ahora a Yuuri, en medio de sus pensamientos y sus tonadas le llega un vago recuerdo o la razón por la cual, Yuuki tenga esa vena musical.

En el pasado cuando era un bebito de meses y Yuuri podía visitar la casa de sus padres (y por ende a su cuñada), solía calmar las lágrimas de su sobrinito sentándole en su regazo, y aparte de ello, le tocaba canciones de cuña en el piano a la vez que le arrullaba con su voz.

El resultado, era un Yuuki bebé muy interesado como asombrado por la melodía, haciendo tirones para tocar esas teclas como sea y dejarlas babeadas. Su hermano Kouji en conjunto de su esposa Lucy, quedaban impresionados al ver ese poder calmante de Yuuri en su hijo. Era algo que la pareja les gustaba mucho.

Más y más recuerdos gentiles surgieron de la mente del Teniente Coronel, recuerdos que solo aparecen cuando se atreve a interpretar composiciones en el piano y vé a su sobrino con su don cultivado.

°°°《 Pass 03》°°°

💎

—¿Y ahora?, ¿Q-que hago? , ¿E-estás seguro que no está enfermo o algo? ¡¡¡Lucy me matará!!! —Botó en desespero el mayor de los dos.

—Ja ja ja Nii-san, está bien. Solo tenía hambre. —Le indicó con calma el menor a su hermano.

《Un hombre de treinta y tantos años nervioso sostenía a su hijo en brazos y le daba su mamila. El bebito balbuceaba cosas inentendibles para ambos pero se le veía una carita redondita muy feliz. Era obvio que pasar de Sargento Mayor de Comando especializado en armas, a ser un padre primerizo… ¡Lo tienen vuelto un ocho! Está de suerte que el joven de diecinueve años, el cual le hacía compañía, sea de esos tíos consentidores.》

—¿Qué? — le reviró con un rubor en toda su cara malgeniada. —¿Qué tanto me miras, Katsudón?

—Nada, solo que… Es raro verte en ese modo tan… ¿Cobarde…? Pufff….Ha, ha, ha, ha. —Y soltó pequeñas risas tímidas, la estampa le era muy graciosa.

—Eso, ríete de mí… ¡Ríete de tu hermano mayor, Katsudón! —Ironizó.

—Yo diría “parasito”, hermano mayor… — Platicó una tercera voz, era menor que el padre gallina pero mayor que jovencito amable. Ella, recién acababa de otorgar una última calada su cigarrillo y lo tiró al suelo para apagarlo.

—”Oh, Oooh”… “Esto no es bueno”… —Infirió Yuuri mentalmente y de inmediato habló para evitar una discusión o si no su sobrinito estaría por llorar, sus ojitos en-vidriados y su pucherito tembloroso no mienten—. M-Mari nessan, N-Niisan, etto… No creo que sea apro…

—¡Repítelo en mi cara, Enana! —Le entregó al niño a su hermano y se puso de pie con un aura amenazante frente la figura que se atrevió a insultarle de esa manera.

—Que eres un “Pa-ra-si-to”, Sargento cobarde.

—¿Tú quieres morir, cierto Mari? —Sentenció Kouji.

—No me busques Kouji. —Lo retó Mari.

—Ehh y aquí van de nuevo… —Concluyó Yuuri consintiendo a su sobrino para que no llorara más por ese par de Vándalos callejeros que él tiene por hermanos mayores.

—concluyó Yuuri consintiendo a su sobrino para que no llorara más por ese par de Vándalos callejeros que él tiene por hermanos mayores
By Sharayanime

《Que alce la mano a aquel o aquella persona que haya vivido una situación de esta índole…No necesariamente se debe tener hermanos para hacerlo, pueden ser con primos, con tíos, con cualquier miembro de la familia o incluso fuera de esta, como sus amistades más allegadas. El punto aquí es, que Para el menor de los 3 adultos, ya verles así, era un ritual sagrado al que estaba acostumbrado. Él sabe que esas “peleas” no eran más que una forma camuflada para demostrarse su cariño fraternal viendo que ambos tienen un carácter fuerte. Sin embargo a veces se les iba la liebre feo involucrándolo a él y ahora al más chiquitín en sus “asuntos prácticos”》

—Hey, pequeñín. Mírame… —Yuuri detuvo todo asomo de sollozo sonoro y moqueo en su sobrino con una dulce voz, la criatura le observaba con sus ojos brillantes a lo que el par de gritones proseguían en lo suyo—. No llores ¿sí?… Tu tía Mari y tu papá Kou siempre se pelean pero no pasará nada, te lo juro. —y le picó la naricita con suavidad.

—Ya hablando en serio… —Retomó Mari—. No toda la vida vas a depender de Yuuri para calmar a Yuuki cuando llore y no se encuentre tu esposa, ¡Sé hombre de una buena vez, hermanito! —Le terminó de lanzar el dardo con esa sonrisa burlesca.

—Ahhh que bién, ¿me lo dice aquella que se ponía a gritar histérica porque no sabía qué hacer para consentir al Katsudon cuando era una bolita de carne cachetona en pañales al igual que tu sobrino? ¿O te lo recuerdo, hermanita? —¡Boom!, en toda su cara.

—¡Eso es diferente! —Trató de negarse—. Era más joven e inexperta, tú estabas por fuera persiguiendo narcos con ese pervertido ruso que tienes por amigo, mientras yo ayudaba como podía a mamá con el rollito tierno de Yuu.

—No, no lo es, es lo mismo…Sigues haciendo las mismas cosas atontadas con Yuuki a como lo hacías con, Yuuri Chubby.

—¡NII-SAN!, ¡NEE-SAN!, ¡YA BASTA, NO SOY ADORABLE!

—¿Qué? ¿Qué tiene de malo? —Hablaron al unísono. Kou y Mari, giraron para ver a su hermano menor y lo arremetieron con más cosas a su persona, obviamente al mismo tiempo—. ¡ERAS UN COSITO ADORABLE DE BEBÉ Y LO SEGUIRÁS SIENDO ASÍ TENGAS DIECINUEVE, E INCLUSO SI LLEGARAS A TENER VEINTISEÍS O MÁS! —Gritaron los hermanos orgullosos y sin vergüenza alguna como cosa rara.

Yuuri se quiso morir por tantos bochornos de su obscuro pasado infantil. Su sobrinito no entendía nada, pero no paraba de sonreír o balbucear gracias a las caras graciosas de su tío favorito.

—En fin, ¿Qué carajos haces aquí a parte de fregarme la vida?

—Vine para avisarles a los dos que Lucy, Mama y Papá demoraran un poco más de su diligencia…Solo eso. Yo debo cambiarme e irme a tender un caso.

—Perfecto, abogada del diablo. Vete a los tribunales… ¡Largo! —Le abanicaba con las manos muy odioso, echándola de su cuarto como si fuese un animalito del monte—. Así podré descansar y atender a mi hijo con Katsu sin tus quejas.

—Sí, sí, sí, lo que digas, padre patético. —Estaba por irse y se devolvió. —¡Ah!, se me olvidaba…¡Oye Katsu!

—¡¿Eh?!…¿D-dime Mari–Nee-san?

—Si este amargado que tenemos por hermano mayor te vuelve a molestar, me avisas para destrozarle su cara.

—Si claro, ¿Crees poder hacerlo ahora? Soy un jodido Sargento mayor y sé mucho de katanas. —Se apoyó en el marco de su puerta bien bravucón.

—Yo te pateaba el trasero cuando éramos chicos. —Lo cayó de golpe—. Y soy capaz de hacerlo de nuevo, idiota… ¡Ya no molestes a Yuuri! Tienes suerte que él te respete y siga siendo noble contigo pese a que siempre le sales con tus “cosas prácticas”.

—No es molestar, es “cariño”… Se las hago para que se avispe con los demás, se ponga las pilas y no se deje huevonear de ninguno.

—Mari-nessan… —Ambos miran al muchacho que tiene al bebito cargado—. No te preocupes… Ya soy… grande. —Le comentó con nobleza declinando su oferta. —y me sé defender.

—¡Ah, genial!, gracias por el aprecio a tu superior, ¡Subteniente desagradecido!

—¡Bién! —Sacó un nuevo cigarro y lo llevó a sus labios al tiempo que una sonrisa sagaz surgió. — Cuídate Yuu, y tú —le rabió a Kou. —¡No lo molestes! —Y se largó.

—Ehh… ¿ustedes nunca van a cambiar, verdad? —Ese fue Yuuri. El mayor arribó con él y retomó a su hijo en brazos para continuar dándole la deliciosa mamila con mucha cautela y nervios de pollo.

—¿Tú que crees?

—Ok…no me digas nada, pero…lo que dijo Mari es algo cierto, Nii-san. —Un sonido en reproche se escuchó en respuesta y Yuuri con mucha mesura terminó su idea—. Debes perder el miedo con Yuuki, y enfrentar tu cobardía… Aunque si admito que me dá mucha risa verte así. —y el chico rió, no por malo o por faltarle al respeto… Eso Kouji lo entendió… No obstante, ese hijo del sarcasmo negro, uno tan negro como su alma, no desaprovechó para sacarse el clavo por molestarlo, porque puede y le divierte.

—Eso, sigue riéndote de mí y aprovecha todo lo que puedas. Porque me las pagarás cuando el trío de vagos que tienes por amigos te metan en problemas o te hagan beber de más para hacerte pasar por un jodido Ex Músico, cuasi bailarín sin título, todo sensual cual tazón de cerdo bien enamorador de hombres y de mujeres, y casi desnudo en un poledance en misiones donde requieran seducción…—Yuuri casi se ahoga con su saliva y ese malvado le siguió—. Pieza en la que eres muy bueno con esos tragos de alcohol encima por muy virgen de atrás que seas, más no de adelante, y ni intentes refutarlo puesto que me enteré de todas las ocasiones que viviste por el boca-floja de Andrei… Lo que significa que el jovencito “San Yuuri” no es “tan Santo” como parece.

—¡¡¡NIIIIIIIIIIIIIIII-SAN!!,¡¡ QUE VERGÜENZA!!! ¡¡¡NO ME LO RECUERDES!!! â€”El pobre se chamuscó ocultando todo su ser abajo la manta de esa cama hecho bolita…

—No, no lo soy… ¡Soy un Hijo de puta muy práctico y lo sabes! —Menciono sin descaro alguno el rey del sarcasmo.

—¡Y-YO NO ERA CONSCIENTE DE LO QUE HACÍA EN MEDIO DE LOS TRAGOS, M-ME SENTÍ ABUSADO! â€” continuó con su reclamo debajo de su cobija muy infantil.

—O más bien, que tú te follaste a las esposas de esos magnates y uno que otro tipo o mano derecha de ellos para capturarlos… ¿Nada mal para alguien que no sabe nada del “amor” y que es apático para relacionarse?, aunque no se necesita enamorar a ninguno para llevarlo a la cama si les calientas el oído.

《Ese sargento se burlaba de su maldad predeterminada y le cuesta creer que su hermanito, ese Yuuri inocente o agaposo que vemos aquí, haya perdido su “virtud” o “pureza” carnal de un modo muy chistoso y que cuando le den de tomar, destile Eros según lo dicho por Andrei. Eros en el máximo punto de ebullición que nadie se resiste a su soltura seductora.》

—¡Y YA NO DIGAS ESAS COSAS VULGARES O MIS PENURIAS PERSONALES EN FRENTE DE MÍ SOBRINO! ¡TEN ALGO DE DECIENCIA, KOUJI KATSUKI! —Se dignó a salir de su escondite y le exigió enfurruñado.

—Mi Yuuki, es un lindo bebito muy pequeñito que no entiende nada de lo que dice el grosero y deslenguado de su padre… ¿Verdad, campeón? —Dijo fresco y con su sátira maquinadora mientras alzaba a su hijo de arriba hacia abajo. Los “buu” “guu” “gaga” y otros sonidos raros salieron de la boquita del pequeño infante muy contento dándole la razón y Kouji sonrió con su ladines invicto, además que le encantaba ver a su niño feliz. —Y sobre el cómo me comporto con Yuuki, solo espero que no le digas nada a ese calvo, ruso y desgraciado de tu jefe… Â¡O YO MISMO TE PATEARÉ TU ASIÁTICO Y VIRGEN TRASERO! â€” lo amenazó y Yuuki al escuchar esa voz tan fuerte, aterradora y marcada de su padre Kouji para con su tío Yuuri, dejó su mamila a un lado arrancando a llorar a puro pulmón.

—¡B-b-b-b-buaa~~! ¡Bbbb! ¡Buaaaaa~! ¡BUAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA~!

—¡¿Hey?! ¡¿Q-qué te pasó pequeñín?! ¡L-lo de tu tío era broma, una bromita chiquita! ¡¡¡Y-YUUUUUUURI, HERMANITO!!! ¡¡A-AYUDAME!!!

—¿Ahora si soy tu querido “hermanito”, no?, ¡Nii-san amargado! —Le insinuó con toques vengativos y bien enojón.

—¡ERES CRUEL, YUURI!

—Ah fíjate que no, no lo soy… ¡Soy tan práctico como tú! —Al parecer, se vengó.

—¡OK! lo siento, lo siento. Â¡LO SIENTO! Â¿Contento? Â¡AHORA, AYÚDAME!…¡E-está llorando otra vez! ¡¿Qué hago?! ¡¿Qué hago?! Â¡Â¿QUÉ HAGO?!

—Pues, ¡Deja de gritar y de amenazarme por ejemplo!, eso lo asusta… ¡Kouji no baaaaka! —Le quitó al niño y lo acunó en su manto protector arrullándole con tonadas muy dulces.

—M-Me insultaste… —Se afectó el Katsuki mayor—. ¡Me siento ofendido! —Yuuri pese a que estaba enojado con su hermano, no podía de la risa con las muecas atrofiadas en Kouji cuando sale con ese tipo de chanzas, —¡No te rías! —Quizás de tanto compartir con Andrei, se le ha pegado uno que otro “drama” al momento de sentir el contra-ataque, pero joven subteniente pensó que se lo merecía. —¡Y Yuuki aún no deja de llorar! — se terminó de frustrar en su desespero de padre preocupado.

—Si te intranquilizas lo vás a asustar mucho más, cálmate. —Se puso al lado de Kouji ordenándole con voz dócil, continuo con los cánticos serenados para la pequeña criatura y poco a poco dejaba de hipear…

《Al contrario del menor, el adulto de más edad entraba en crisis-post-paternal cuando se trataba de su único primogénito, debido a que era una persona adusta, de nulo tacto, de mal carácter e insensible al punto de no saber contenerse (como pudieron darse cuenta) En sí, se siente un tonto cuando no sabe cómo evitar que su retoño tenga que “llorar”… y teme que si hace algún intento de campaneo dizque “consolador” con él, empeore la situación… Es allí, donde acude a su esposa o por default a su hermano de habilidades sorprendentes.》

—Fiuuuu, al fin se calmó… —Respiró aliviado el padre escandaloso, pero el más joven se dirigía a otra parte. —¿Eh? ¿Adónde te lo llevas? —Preguntó confundido con su aura neutral de siempre.

—Lejos de tus rugidos… —Atacó bromista. —Estaré en la sala tocando algunas canciones. Hace un par de días cuando Mari-Nee-san y yo lo cuidábamos con Lucy-san, descubrimos que a mi sobrino le gustan mucho las canciones desde el viejo piano y verme tocar. Debiste verlo, no paraba de reír…Tengo suerte de que este pequeñín sea amigable como su mami y no un amargado como su papá.

—¡Ya te oí, enano!…Va jugando. —Puso una fingida mala cara. Más la emoción dulce de Yuuri al comentarle esos detalles de su hijo y su aparente gustillo arte, le transmitió una buena vibra a Kouji, él no quiere que su hijo se meta en su legado y cree saber de qué forma hacerlo.

By Sharayanime

—Creo que podrías intentar cantarle, Nii-san. No todo son “Katanas”, “peleas”, “cervezas” y “gritos”

—Olvídalo, Katsudón…Jamás me verás cantar mariconamente otra vez. No quiero generarle un trauma psicológico a mi hijo con mí horrenda voz. —Pronunció honesto.

—Una vez le llevaste serenata a Lucy-Chan y le cantaste.

—Eso no cuenta, estaba borracho. —Un resoplido amargado salió de su boca. —Esa rata negra asquerosa tailandesa y el cabaretero suizo corridas locas que tengo como mis subalternos junto con tu compañero. ¡Ese! el latino tramuyador al que no recuerdo el nombre liderados por el maldito de Andrei, fueron los que me convencieron en mi ebriedad y al día siguiente, recuerdo que los supe moler a golpes por hacerme pasar tal… bochorno delante de mi esposa.

—Eh…Eso lo recuerdo. —La gotita de sudor hizo presencia en su frente y no bromeaba con ello, ese shinigami amargado con katana cuando lo agarran mal parqueado era de temer. —Aunque fue un gesto cariñoso que a ella le gustó y te lo agradeció con muchos besos.

—Bueno sí, eso lo sé. —Se rascó su nariz entre irritado y levemente ruborizado. —Pero olvídate de esa posibilidad, ¡fin del comunicado! —Acabó el tema haciendo reír al Katsuki menor y su retoño. —Ahora, si se trata de canciones, para eso te tengo a ti.

Puntualizó aun con sus manos en los bolsillos, incluso su faz lució afable deslumbrando a Yuuri por tal confesión.

—Eres y serás el artista en la familia, ¿no? Me… Agrada cuando tocas el piano o cantas las armonías, quizás a Yuuki termine gustándole por lo que me dices, y de ser así, quiero que le enseñes. —Lo mató dejándole el doble de rojo y el bebito en sus brazos, sonrió por sus expresiones. —Sería un gran honor para mí que mi hijo le encantara la música como a su tío.

—N-nii-san…Yo…

—Hey, no he terminado, Katsu…—Lo interrumpió serenado y siguió. —En lo personal, No quiero que Yuuki se meta en sucesos peligrosos, más cuando crezca es algo que debo charlar con él, y si él quiere seguir con la música o irse a otra vocación lo debo apoyar, así como me tocó hacerlo contigo. —Le explicó recordándolo con una risa cómplice por todo lo que pasó Yuuri para luchar por su cometido. —Tú sabes que hubiese preferido verte a ti en otra cosa, menos de que buscaras mis pasos o los de Andrei y ya sabes el por qué, más tú lo dijiste…. Ya no eres un crió, eres un adulto y aunque me cueste aceptar que creciste, debo obligarme a la idea que no eres el geniecillo musical adolescente temeroso que dejé en Hasetsu, sino un fuerte Agente de la ley… y uno realmente bueno ¿Eh, Subteniente? —Le halagó airoso y Yuuri no dejaba de sonrojarse.

—Me agrada que aun mantengas tu modo de ser… Es de las cualidades que más admiro de ti. Yo… tengo miedo que por las vivencias del trabajo que ambos experimentamos obtengas un salto brusco. Solo espero… que nunca cambies, quiero que sigas siendo quien eres…y que la persona de quien te enamores, sepa valorar eso de ti. Mamá, Papá, Mari, Lucy y tu pequeño sobrino Yuuki, concuerdan conmigo en eso. — y acabó una curva cómplice en su entera confianza.

《Esas palabras sonrojaron al menor dejándole de una pieza, esas palabras le sentaron cálidamente desde lo más recóndito de su ser, esas palabras dichas por su Sargento Mayor fueron de un sentir entrañable y conmovedor porque si bien, el subordinado demostró madera para esta pérfida profesión, a él le hubiese gustado que nunca se involucrara y la continuara. Porque adora verle su lado risueño, su lado amable o bondadoso, su esencia noble. Adora tantas cosas de su hermano menor… y en abundancia, que él teme que en algún momento por x o y circunstancia, ese muchacho pase por algo drástico o doloroso que termine afectando sus emociones y por ende su casta nobleza. Pero, ese… A quien llama por sobrenombres cariñosos o veces pesados… Era un joven adulto consiente de sus actos, confía en su potencial y le cuidará. Le cuidará y protegerá como lo hace con su familia lo más que pueda a si le cueste la vida.》

—Ahmmm…yo… —Cerro sus ojos visualizando el sosiego y luego los abrió, mirándole con amabilidad. —Gracias Nii-san, te prometo enseñarle a Yuuki todo lo que sé… —Fue todo lo que pudo decir.

*
*
*

💎

Esa conmemoración le sacó una tierna pero nimia sonrisa opacada a Yuuri…

Finalizaba su sonata final y que Yuuki terminó su escala en el violín con destreza. Lo extraña… extraña en demasía hablar con él… Se sacudió su estado decaído y todo asomo de lágrimas traicioneras cuando felicitó al pequeño revolviéndole los cabellos negros y este lo recibía muy feliz….

Pasaron las horas, eran las 9:00 AM y el panorama con esos dos en el ático buscando ciertas cosas estaba para soltar el trapo por tremendo reguero de papeles, fotos, libros y/u objetos encima de Yuuri como montaña, Yuuki a un metro de su tío se mantenía riendo.

—¡Eso, ríete de tu tío! —Él también se sonreía de su desdicha, y salió ileso de la pila de papel—Me vengaré cuando me coma todo el Katsudon para mí, pequeñín.

—Ñooo, ¡Primero yo me lo como todo solito y le diré a tía Mari y tía minako que te pusiste muy gordito! â€”saltó sobre él, y allí los dos empezaron una guerra de cosquillas.

La razón para estar allí era porque Yuuki, debía entregar una tarea donde expusiera muchos momentos familiares donde se mostrara ejemplos de fraternidad…Encontraron diversas imágenes, algunas chistosas con Toshia y Hiroko, otras muy “cool” con su tía Mari, unas nostálgicas con los papás de Yuuki o con todo el combo familiar.

Yuuki fue a ubicar en su lugar uno de los tantos álbumnes de su tío, y de improvisto…Cayó una foto.

Una no muy grande y tampoco tan pequeña ha sabido caerse de donde estaba resguardada. El chaval japonés en medio de su merodeo tomó entre sus diminutos dedos esa imagen. Eran tres personas en un lugar que él no conoce… Pero a uno de ellos, si lo identificaba porque su abuelita Hiroko siempre se encargó de enseñarle parte del pasado.

—Mira Kobuta-chan, es tío Yuu. â€”Mencionó Yuuki a su fiel amiguito de felpa, allí su tío se veía bastante joven y muy pachoncito. Usaba gorrito, tapabocas y un abrigo enorme para contrarrestar el frio abrazador, pero Yuuki, no conocía para nada a las otras personas.

—Hey pequeñín, ¿Qué haces? —Se acercó Yuuri al niño.

—Mirando esta foto, tío Yuu… ¿Quiénes son? —Yuuki se la mostró y Katsuki, al ver esas figuras bien conocidas para él, abrió los ojos con estupor…y un borroso flash apareció.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

—Mi vida. Tómate la foto conmigo, ¿sí? Mr. Chu~bby no se irá…¡te lo prometo!

— Â¡Ã‘OOOOOOOOOOO! â€”Le tiró un peluchazo en toda la frente y otro más de su calva pronunciada. —¡Yo me la voy a tomar con mi príncipe Chu~bby… y- y -y – Â¡Y NO TE LO VAS A LLEVAR! …¡VETE PAPI FEO!, ¡VETE! ¡YA NO TE CREO NADA! 

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Una pelusita de ojos azules con mameluco de conejos lo aprisionaba cual solapa con un hermoso mohín y él sabía perfectamente el porqué. Vicky… o como le apodaba en ese entonces (la pequeña conejita) no quería separarse ni un instante porque temía que se fuera a la FSB y la dejará sola otra vez… Razón por la cual, no quería tomarse la foto ni con su abuelo y ni con su papá (quien estaba hecho el rey del drama gracias a los rechazos justificados de su hija), solo quería a su amigo… Su amiguito Chubby a su lado.

 Su amigo Chubby a su lado
By Sharayanime

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

—”Ehhh ~…esto será complicado”… —Pensó el jovencito compadeciéndose del padre ruso que estaba al borde de colapsar y de inmediato habló—. Vamos conejita, sé niña buena y hazle caso a tu papá. No me iré todavía, me quedaré contigo. 

—¡Ñooooo!, ¡S-si te suelto te irás, me dejarás solita y yo no quiero, Chuu~by! —El puchero fue peor al igual que su agarre, ella ocultó su cara en medio del cuello u hombro ajeno y al jovencito no le quedó de otra más que seguir cargando a su amiguita consentida.

—¡ESTO ME DUELE!, ¡ME QUEMA!, Â¡ME LÁSTIMA!… Â¡M-mi hija ya me ha rechazado varias veces!, ¡Ahhh~ Me muero~~! —La calamidad en Andrei era funesta.

—Te dije que ese plan no funcionaría pero nunca me haces caso, cabeza de chorlito. —Mencionó Sergey, fumando su pipa bien tranquilo… 

—OMG!! ¡VIEJOO! â€”Exclamó en total resentimiento infantil y se echó a llorar como el niño mimoso que es. 

—¡Y respeta a tus mayores caray! Después el por qué Vickytoria le dice Cruelaforova a Ivonne o Viejo Cascarrabias a Yakov, si tú que eres su padre no le pones ejemplo. —Le dio un “pipazo” en toda la calva y obvio eso a Andrey le dolió—. Más bien, piensa como haremos para llevar a tu pupilo devuelta a la base de la FSB antes de que tu jefe te dé una sanción por traértelo sin permiso…¡Meterás a ese pobre muchacho en problemas!

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Ohhh~ al Teniente Coronel le embargo una culpa juguetona y hasta rió con algo de travesura inocente en sus labios. Hacer memoria en esa criaturita de seis, casi siete años de antes con la Vicky adolescente de diecisiete años actual…Bueno, no es que haya cambiado emocionalmente hablando…Tal vez si lo hizo en su físico, más aún conserva mucho de sus arrebatos.

Yuuri, teniendo ese evidente peso o compromiso en sus hombros de hablar con ella para comentarle las razones de tantas promesas incumplidas debido a su labor y en la búsqueda de esa sombra ruin que trazó el libreto final para su maestro y su hermano, lo puso más y más agobiado. El susodicho se sumergió tanto en esos evocados ventanales empolvados de su cronología, que su sobrino lleno sus pulmones de aire expulsando su nombre en alto.

—TÍOOOOOOO YUUUUUUUUUUUUUUUUUUUU!!

—¡¿Eeeeeehhhhhh?!

Él mayor se asustó cayendo al suelo, y Yuuki con su carita regañona de juez prácticamente le pedía “respuestas” a ese acusado distraído. Yuuri, tanteo lugar (omitiéndole de que se tratase de Vickytoria o de su ex-jefe) que el señor y la niña de la foto eran viejos amigos que conoció hace muchos años, que el señor se fue al cielo como sus papitos dejando a su niña sola y que por su trabajó no pudo volverla a ver o cumplirle ciertas promesas… Le explicó que ella ahora ya está “grande” y que la volvió a encontrar pero, que ella a él, no lo recuerda y de intentar hablarle ahora, podría…perder su… ¿amistad tardía tal vez?, ya ni él sabe…

—¿Y Por qué no le explicas, Tio Yuu? Tú trabajas mucho.

—Ahmm… eso no es tan sencillo, pequeño.

—¿Por qué?

—porque tal vez… no me recuerde.

—¿y por qué?

—Porque ya pasó mucho tiempo y debió haberme olvidado… Sí le digo ahora, no querrá hablarme.

—Pero si le recuerdas y le explicas, ella entenderá y seguiría siendo tu amiga… ¡Yo quiero ayudar!

—Gracias por la intención… —Le cargó con cuidado posando su palma en esa mejilla regordeta con mucho cariño y Yuuki preocupado no sabía qué hacer para ayudarle. â€”Pero no creo que…funcione de buenas a primeras… Los adultos somos algo complicados y más si son los jóvenes que inician su adultez. —Le besó su coronilla.

Yuuri bajaba a su niño porque ha recibido una llamada y sale del ático para atenderla, era Phichit. El capitán lo pone al tanto de los datos que al fin logró desbloquear para la investigación y Yuuri le avisa que irá a su casa con su sobrino (además que necesita su ayuda para eso de los collages) 

Yuuki pensó y pensó y seguía pensando… Â¿Qué podría hacer para ayudar a su tío favorito?, ¿Qué podía hacer para que la vieja amiguita de su tío le perdone?…Yuuki no sabe cómo, pero algo se le ocurrirá y en sus ojitos almendrados se le vio un gesto que gritaba determinación. Yuuki tomó las fotos que usará para su tarea…más esa, en la cual está su tío con esa niña, la metió en otro bolsillo aparte que hay en su mochila, puede cuando vaya a la T.S.P.A y le comente a su señorita bonita Vicchan, un poco del problema que tiene su tío, le ayude, ¿no?

Probadores (T.S.P.A ) – Tokyo / Japón
Abril del 2017 – 10:00 A.M (al dia siguiente)

—¡Ok! ¡Esto es demasiado bueno! ¿Qué se supone eres? ¿Una Oficial imperial o una conejita que se las tira de sexy secretaria? —La puya furtiva y vivaz de un rubio se hizo notar en medio de los otros aspirantes aprobados que no disimularon en nada las burlas, y el de hebras negras entró metiendo su cuchara para apaciguar las aguas.

—Será mejor que no busques un problema gatito, recuerda lo que te dijo el General. â€”Le advirtió el rey.

—¡Tú cállate, y déjame disfrutar este momento! â€”Rugió Yuri. Prosiguió con pose pensante y burlona para la otra persona que estaba delante de él.— Ahora que lo veo bien, te me pareces de esas oficiales que repetían mucho en un juego con unas criaturas… ¿Cómo era que se llamaba?

—¿Cuál?… ¿Pokemón? —Soltó Jean sin pensar—. Porque el otro seria Digimón, y en Digimón no hay oficiales mujeres.

—El del Pokemon, pfff… ¡Wahahaha! —Las risas del cabo primero Plisetsky estallaron sin vergüenza alguna—. ¿En serio esperas asustar a los criminales vistiéndote así? ¡Cualquiera pensará que eres una princesita jugando con pistolas! —Y el resto de hombres explotaron en risotadas….¡También!

—Ehh, ¿Subteniente Altin?

—Puedes tutearme si quieres ya que seremos oficialmente colegas.

—Wooot?! ¡Ahh que bien!, creo que es cuestión de que me acostumbre. â€”Se entusiasmó y luego recobró su inquietud—. Este… ¿Lo que preguntaba era si… usted no hará nada? Yo presiento que esto no terminará nada bien, señor, digo, ¡Otabek! —Preguntó un checo asustado.

—No lo creo, Emil… —Respondió Otabek con rostro serio. —Dejaré que Yura muera por su boca.

Mañana en las horas de la tarde sería el evento donde darán a conocer formalmente a los nuevos integrantes del F.E.G.I, el combo de la FSB ya había regresado luego de dar informes en Rusia y sus respectivas embajadas aliadas. A su vez se reportaron con Yakov Felstman y este les dio la bienvenida como se merece. Él señor ya los conocía con anterioridad, en especial al Yuri ruso por su abuelo Nikolai (ambos fueron oficiales de guerra) aunque el señor Nikolai está retirado (pero esa es otra historia)El lió aquí, es que el General le advirtió seriamente a Plisetsky en no formar pleitos con el resto del personal y en respuesta Yuri, chasqueo su lengua de mala gana. Pero volviendo al asunto principal, esto pintaba para color hormiga… Yuri y su combo fueron llamados para probarse los uniformes y ultimar detalles o ajustes en ellos con el resto de aprobados y claro, los novatos. En concreto cada solapa, escarapela, insignia, o botón debía quedar en su lugar.

Todos quedaron contentos… Todos menos una… El uniforme que portaba Vickytoria era demasiado lujoso por no decir ejecutivo para lo que ella se imaginaba, empezando por ese chaleco de manga ¾, además de la falda de corte recto por encima de las rodillas dejándole ver sus bien tonificadas piernas y esos tacones de charol negro… (En otra circunstancia lo aceptaría, le encanta la moda pero va a patear traseros, no a modelar en pasarelas) y sí, es cierto que parecía una secretaria o a la oficial Jenny de Pokemón, y sí, es cierto que no le gustaba.

Digamos que la forma socarrona e intencional en como lo hizo saber Plisetsky a su persona…Fue la gota que derramó el vaso.

Nuestra conejita auguraba un semblante terrorista y berrinchudo con su ilustre frente denotando es vena en forma de cruz roja. Hizo a un lado parte de la cortina que estorbaba su paso y miró a los pelafustanes que tendrá por “compañeros”, se quitó uno de los tacones de sus pies y sin dar tregua…

—¡Abajo! —Gritó Jean.

—¿Huh? —Miró a un lado Yuri y luego enderezó su rostro al frente y …

Sxf: KA-BLAMMMMMMMMMMM!!!

Ese artefacto letal cayó en dirección al gatito gruñón dejándole marcada toda su cara y pintándole pajaritos en el aire.

Jean y los demás por inercia protegieron sus cabezas y así como había profetizado el kazajo al checo, la vio venir… Si quisiera, pudo haber intervenido pero por esta ocasión… ¡Plisetsky lo merecía!

Ella rápidamente buscó al encargado de los trajes a medida que caminaba con la otra zapatilla en la mano y contoneaba sus caderas armando revuelo en el personal, los hombres descarados no dejaban de escupir corazones a su paso. Ella, erguida y pensativa, solo quería una mínima explicación del por qué ese diseño tan “distintivo” y en discrepancia con los de sus compañeros al tiempo que Jean y Emil trataban revivir a al ruso noqueado. El rey participe de su “petulancia” acabó diciendo algo como: “¡Beka!, ¡May day!, ¡May day! ¡Gatito caído!, ¡Repito, gatito caído!”… y el kazajo, finalmente pensó que Yura tiene suerte de tener muuuuuuuuchas vidas…La sacó barata.

Por ese mismo pasillo, estaban Mila, Sala, y Georgi, observaban los diversos vestuarios y disfraces que el representante de la Boutique les trajo al E.E.I para sus próximas misiones. De la nada, Vickytoria detectó al responsable. Lucía un flequillo rojo sobre el resto de su cabello corto rubio tinturado y de sus labios sobresalía un colmillo haciéndole ver simpático.

—¡HEY TÚ, ¡EL NUGGET CON KETCHUP! —Demandó una exigente conejita apuntándole con la otra suela del tacón sobrante.

—¿Ah? —los tres adultos jóvenes y el mayor de todos, voltearon confundidos.

Vicky a pies descalzos y con esos mofletes adorables e inflados que le caracterizaba, llegó con ellos y en modo imperativo, la platinada reclamó con furia por su ropaje. El reportero Minami, en sus tiempos libres ayudaba a sus tíos con los ouffits oficiales, eran la única boutique encargada para ello y la única que podría entrar directamente a la T.S.P.A y al F.E.G.I (y aquí entre nos, era la excusa perfecta para ver a su héroe favorito de todos los tiempos el T.C Katsuki) aparte de hacer sus debidos sondeos investigativos para Moroka cuando él se encontrara ocupado y como Yuuri ya le conocía, no había ningún problema en ello.

Los padres y hermanos de Minami son doctores o estudian algo relacionado a la medicina, pero él fue quien rompió la tradición yéndose por las ramas del periodismo. el carismático japonés ido pagando sus estudios con las ganancias obtenidas gracias a sus tíos y hace como 3 dias Yakov contactó ese lugar para un diseño especifico…pero… a los ojos de Vicky, dicho ropaje: estaba fuera de lugar.

Mila calmaba a la pequeña, Georgi intentaba quitarle el tacón, y Sala protegía al muchacho, aunque Mila no pudo controlar sus risas… En cierto modo le daba en algo la razón.

—Vicky calma, calma…—Empezó Georgi y más atrás Mila le aclaró. 

—Minami solo sigue las indicaciones de tu tío gruñón.

—El… El General nos dijo que h-hiciéramos el diseño de su u-uniforme de esa f-for-forma. —Tembló el pobre.

—¡¡¿Pero tan así?!!… REALLLY?! —Continuó con su querella Vicky.

—Vickytoria, creo que el jefe Yakov se siguió por la estructura de los uniformes de las mujeres que asisten en la categoría “Ejecutivo/Secretariado”… —Dijo con mucho tacto fraternal la italiana y el ruso colaboró. 

—y pues, continuó las reglas del gobierno japonés… No le pidas mucho a tío, él es un señor conservador.

—Chicos, por favor. —Habló Mila con un seña de “cariño, ¿qué te pasa?” â€”Vicky es Oficial Imperial, va a pelear con narcos, no hacer papeleos en una oficina. Yo aceptaría si perteneciera al FPJ ordinario y en el rango que ustedes mencionaron, pero esto es demasiado…

—Guan usa falda en su uniforme, Sala también lo usa y tú igual Mila. Aunque de vez en cuando lo varíes con pantalones de lino extress, siguen viéndose femeninas. â€”Inquirió un Georgi concurrente.

—¡Si!, y pese a que usemos falda, y que el diseño de nuestros vestuarios sigue siendo “femenino” entre comillas…—Enfatizó con dos sus dedos arqueándolos de arriba hacia abajo—. Es sobrio e impone autoridad ante los civiles, colegas y/o maleantes, Georgi… Creo que eso es lo que buscas, ¿Verdad, conejita? — los ojitos acuosos y el lloriqueo de Vicky, afirmaron su sentir.

—¿Lo ves? ¡Tengo razón! —Concretó Mila para los dos.

—De por sí ya tengo un problema con eso verme “pequeña” para los ojos del resto y más para mi tío, ahora con esto…será peor. —Se bajoneó la rusa de cabellos plateados.

—L-lo siento… En serio señorita. —Tartamudeó Minami bajo su escudo humano protector italiano.

—Descuida… yo…lamento haberte asustado. —Se disculpó—. Voy a cambiarme para asistir a clases, nos vemos más tarde…

—Vicky….—Mila y sala querían hablar con ella pero Georgi se interpuso.

—Déjenla chicas, ya se le pasará…

Las horas pasaron, todo iba según su curso hasta que la noche vigía anunció su llegada con esa luna llena en alto y con un Makkachin ladrando por la ventana…Vicky por otra parte, no dejaba su malestar y tampoco lo que se le viene. No se veía en ese vestuario…no se veía ganando el respeto sí le trataban de esa forma por el como “luciría en el exterior”… Las impresiones cuentan mucho en este tipo de profesiones y si no marca la diferencia, la seguirían presentando como “la pequeñita” que juega a ser policía… Ella reconoce que tiene sus impulsos y hace uno que otro drama cual diva. Pero, que al momento de tomarse las cosas con seriedad ha demostrado que puede hacer lo mismo que sus compañeros.

« “Nadie a tu alrededor conoce tu verdadera fuerza o 
eso que te caracterice como una aguerrida Oficial” »

En algún punto, la mente de Vicky recordó las sabias palabras de su superior, mientras abrazaba su peluche de conejo acostada en su cama con Makka a su lado y aunque bien, lo dicho por Yuuri era cierto…

« ¿Serás capaz de mostrármelo pronto, Vickytoria? »

—Ehhhhh~~~~ ¡¿Por qué hizo eso?! ¿N-no pudo habérmelo dicho de… otra forma? —El resoplido salió de su nariz y boca. 

Estaba hecha un foco rojo, se sentía incomoda por el cosquilleo generado en su estómago y no tiene ni idea del por qué. Añádanle el extra que también se acordó del roce de su pulgar en sus bordes rosados, la coloreo por completo llevándose el peluche a su cara. 

—Tonto Yuuri. —Terminó con una terrible y bonita caretilla enojona.

Su concentración se “rompió” cuando recordó que en esa ocasión, el superior le dijo todo en una forma bastante “ortodoxa” como encantadora dándole así un aire de caballero bohemio con fuego en su mirar.

Experimentaba tantas cosas con ese hombre que ni sabía cómo reaccionar o como enfrentarle… pero algo si tiene claro, no lo va a defraudar en su labor de Oficial… y si ya tiene esa oportunidad en sus manos, definitivamente quiere pisar con pie derecho. Reflexionó más a fondo el consejo del T.C, se paró frente al espejo y luego empezó a fiscalizar minuciosamente su apariencia, así como su largo cabello de Rapunzel.

«”Nosotros mismos somos los encargados de dar un punto
de vista negativo o positivo de nuestro reflejo“»

Y solo allí… Pudo caer en cuenta en muchas cosas. Su tío, sus colegas y el personal completo esperaban ver a una dulce quejona “princesita de la ley” en este cuento… Ok…¡La verán!, pero no como ellos esperan. Aún era temprano y se dirigió a la biblioteca, buscaba artículos…algo que le diera alguna luz o brecha para lo que requería hacer…

—”Bingo”… â€”Lo encontró.

Espero a que fuese las 11:00 P.M para iniciar su plan, a hurtadillas se dirigió a los probadores que colindan con el almacén de vestuario… Normalmente esas zonas de allí no usaban cámaras de seguridad por lo que le facilitaba su travesura. Tomó lo que necesitaba y se lo llevó a su cuarto. Con aguja e hilo en mano hizo pequeñas modificaciones, no muchas en realidad (en algo tuvieron que servir las clases de etiqueta y alta costura impuestas por Cruelaforova) y cuando terminó su cometido, del nochero sacó unas tijeras y acariciaba su cabello con mucho esmero.

Makkachin interesado en las expresiones melodramáticas de su dueña, le hacían menear su colita muy contento y ella con lagrimones exagerados, le regaño…

—¡Makka, niño malo no te rías! Esto me vá a doler…

— ¡Woof, woof!— ladró feliz la bola café y su humana moqueaba con ahínco, pero ya no hay marcha atrás…

Campus principal de la (T.S.P.A ) – Tokyo / Japón
Abril del 2017 – 3:00 P.M (Dia del evento)

—Hey chicos ¿ya están listos para la función?, ¡se ven geniales! —Gritó el checo como nene emocionado.

Mila, sala, Isabella y Georgi les acompañaban, estaban terminando de acondicionar sus trajes, debían verse regios, mejor dicho, ¡Perfectos! y esa función también la realizaban algunas mujeres de la cúpula ejecutiva con los otros graduados.

—Gracias Emil, o más bien, Oficial de policía, Nekola. Guardián Imperial de Élite. —Mencionó calmado y sincero, Altin.

Nekola le sacó su pulgar en alto con esa cara radiante y chapa pelada en todo su esplendor. Al fin el día llegó, muchos de los nuevos miembros estaban nerviosos y portaban con orgullo ese merecido traje negro imperial.

En el caso de los novatos fue algo particular e inesperado por la convocatoria “flash”, los dirigentes acordaron que los chicos por su alto rendimiento no solo académico si no práctico en los cameos realizados para los operativos (aun desobedeciendo órdenes directas), les valieron su esfuerzo y los pusieron bajo un periodo de prueba a diferencia del resto (los cuales ya portaban sus títulos), Ellos aún les falta por discernir muchos conceptos en la academia al ser principiantes, por consecuente seguirán recibiendo las clases en programas de aceleración y como son los primeros que a nivel nacional e internacional que aprobaron con esas particularidades, dependiendo del resultado, la T.S.P.A podría a futuro instaurar modificaciones para así descubrir a más talentos prodigiosos.

La charla era amena entre todos, en simultáneo Chulanont, Giacometti, Crispino y Katsuki verificaban que todo estuviese en orden. Por otro lado, Plisetsky todavía se quejaba.

—¡TKS!… Â¡Este uniforme pica!

—A mí me gusta, lo seguiré usando. Me hace ver como lo que soy, Â¡TODO UN REY Y CON J.J STYLE! —Acabó con su pose estrafalaria haciendo reír al checo y sacándole palmadas alegres a su reina.

El ruso cabreado intentaba rascarse la espalda pero su compañero canadiense, aquel al que llama bobalicón, como siempre lo supo cabrear.

—¡Nadie pidió tu opinión, carajo!

—Tranquilo, Yura —Habló el kazajo.

—Solo será por hoy. —Llegaron Chris y Phichit uniéndose al mambo.

—¡APENAS SE ACABE ESTA MIERDA VOY A QUEMAR ESTE UNIFORME!

—Debido a nuestro convenio, puedes seguir usando tu uniforme habitual en las misiones o incluso en días comunes. —Apareció Katsuki descartando toda querella del menor y mirándole con severidad. â€”Solo necesitas nuestras credenciales del F.E.G.I, y la placa, respectivamente. Eso sí, el día que ocurra algún asunto de carácter muy prioritario es obligatorio portar el uniforme, no es inmutable o intransferible, ¿Queda claro para usted, Cabo Primero?

—Grrrrrrr, si…”señor” —Lo botó entre dientes con asco.

—Me alegra saberlo… —Resumió Victorioso…y se fue así como llegó.

El superior hizo un par de llamados a todos los jóvenes para que se fueran organizando en grupos porque faltaban pocos minutos en dar inicio al evento, un “cerdo cabrón”, uno bien bajo salió de la boca cochina de Yuri y sus colegas cercanos, más los otros dos superiores solo rieron ante la actitud arisca del ruso.

Crispino ayudaba a Katsuki repasando la lista de los apellidos (no especificaron nombres), cada uno confirmaba su asistencia y al nombrar a cierto personaje…

—¿Alguno de ustedes sabe quién se llama, Nikiforova? — Interrogó Crispino. El italiano aun desconocía la nueva información porque estaba por fuera realizando trabajos de intervención.

—¡AQUÍIIIIIIIIIIII!

—¿EHHHHHHHHhhhhhhhhh?

La figura hecha oficial, corría apurada con su lanudo amigo quien también llevaba su chaleco desmanguillado de perros Oficiales de la ley otorgados por el F.E.G.I (debía ir a la altura de su dueña), Vickytoria se retrasó un poco porque demoró abrochándose los complicados botones de su ropaje. Todos dieron un respingo mirando al capitán italiano, la joven quien ya estaba al lado de su tutor recibía los gritos de este por verle de esa “forma” dejando a más de uno (incluyendo al tigre ruso o al león canadiense) con la mandíbula dando al suelo.

—¡¡KYAAAAAAAAAAAAAAAAAAA QUE DIVINOOOO!! ¡¿QUIÉN ES?! â€” Mila, Sala e Isabella estaban alborotadas y emocionadas.

Cuando miraron a la estampa creyendo que era un nuevo integrante, Vicky observó a sus amigas y al grupo mujeres pertenecientes al rango ejecutivo. Ella por cortesía les sonrió muy encantadora, y guiño un ojo coqueto, provocando así sangrados nasales masivos y full desmayos por doquier.

—¿Un momento? ¿Ese tío…no se les parece a… Vicky? —Dijo Emil exaltado una mueca graciosa,

—Porque el can a su lado es Makkachin, ¿no?—y Georgi completó la idea.

—Lo es. —Respondió Otabek en un intento de asombro, mas sus facciones prudentes no lo demuestran.

—¡¿QUÉ COÑOS?! —Bramó el ruso—. ¿Cómo se supone que llamemos a la frentona que se cree “Frentón” de ahora en adelante?

—¿Quién sabe?, tal vez ¿Víctor Nikiforov? —Dedujo J.J inocentón—. El Viejo lobo le dice “Vitya” cuando se enoja… ¿Vitya es “Víctor” en ruso no?

Graciosamente, el Mayor suizo y el Capitán tailandés chismoseaban por tal acontecimiento y de una forma bien subida de tono…

—Esa pinta a Vickytoria le cae como anillo al dedo, ¿Eh? —Mencionó el hámster a lo que tomaba la foto. â€”Ja,ja,ja. Es igualita al jefe Andrei a la hora de llamar la atención.

—Demasiado Estupenda. —Hiperventiló un Chris muy excitado—. Mi lirio de fuego ilegal con cara de legal ha hecho que me co…

—¡¡¡CHRIS!!!! â€”Reviró tapándole la boca. â€”¡Aquí noooo!

—Tranquilo, es broma. —Se carcajeó el demonio suizo por su diablura. —Pero créeme que estoy por correrme, te lo juro… De por sí, esta niña ya me fascina tal cual y como está con su derrier esponjoso que me incita a darle cualquier cosa menos consejos… Ahora con esta nueva imagen que tengo, diría que sí fuese un hombre ruso de 1.80 C.M de altura, yo con gusto me dejaba “dar” todo lo que quiera… ¿Y por qué no? ¡También le daría muuuuuuuuuucho amor…! ¡Oh siiii!

—Eres un maldito depravado ja, ja, ja, ja, ja. —Rió con fuerza Phitchit

—Siempre lo he sido. —Lo ratificó bien campante, Chris.

—Ya en serio, ¡Decídete Chris!… ¿Eres homo o hetero? Y que Yuuri no te escuche o acabarás degollado por su katana ja, ja, ja, ja. —Se la tiró con burla el capitán a su amigo.

—Dios me libre de ese Eros amargado. —Se persignó el Mayor haciendo la señal del espíritu santo y prosiguió. â€”y sobre lo otro ya te lo dije, descubrí mi lado Bisexual en Vicky, es que esa ternurita despierta cosas tentadoras en mi…se ve muy sensual.

No obstante, tras el parloteo unificado de todo ese gentío proclamador, el que sí quedó impactado e idiotizado con esa transformación de Vicky, fue Katsuki…

Señoras y señores, su heterosexualidad se fue al caño… ¿Alguien sabe en dónde se perdió?

La chaqueta era igual al del personal masculino, obviamente tiene ajustes viendo el cuerpo de la muchacha, pero lo hizo de tal modo que no fuese distractor, era formal, ¿ni sabía cómo carajos ocultó gran parte de sus…? (ya saben lo que quiero decir)…Asume que usó alguna faja o chaleco flexible debajo del vestuario. El pantalón si dista un poco ya que es más parecido al suyo, pero no le ve inconveniente, de hecho, lo vé adecuado. Encima de ella portaba su cinturón y sobre de este, la funda que protegía una espada ropera personalizada, cuyo borde era cromada en oro blanco con detalles hermosos y finos. La supo reconocer porque era la espada que en vida tenía su maestro.

Aquello lo hizo sonreírse con buena espina, porque el japonés recordó que el señor Sergey le trajo algunos regalos a su nieta, y dentro de tantos objetos como un nuevo celular, también arribaba esa arma que guardaba muchas memorias y el legado Nikiforov.

Oh…pero lo que si lo movió dándole la estocada final a sus sentidos de esa imponente y nueva imagen de Vicky, fue el corte realizado a su cabello, dejó su flequillo pero esa melena platinada ha sido reducida emulando un look refrescante. Uno adulto en la coronilla que fusionaba muy bien los estilos “miki u hongo” y el sobrante terminaba amarrado a una cola en bajo que no pasaba de sus hombros. Nadie en la mañana se dio cuenta del cambio porque ella acostumbra a usar su moño a modo de tomate envuelto con su kepí cuando son clases físicas a la intemperie.

Hoy los dejó a todos dando tumbos.

Y para Yuuri, ella gozaba de un aura andrógina que equilibraba perfectamente la masculinidad con la feminidad, muy elegante y madura. ¡Maldicion!, se veía espectacular… Claro, admite de corazón que extrañará su larga cabellera y cuando su sobrino se entere…Igual, más tiene una vaga idea del porque hizo… Lo que hizo.

—VICKITORIA, BAMBINA ¡¿QUÉ SIGNIFICA ESTO, MALEDIZIONE?! 

—¿Eh? esto… se llama “uniforme”, Capitán. —Respondió con esa boca de corazón la fresca, atolondrada y despreocupada de su pupila con sus manos detrás de su crin.

—¡¡¡¡TÚ DEBERÍAS PORTAR UN UNIFORME DE DAMAS NO DE CABALLEROS!!!! ¡¡¡ERES UNA SEÑORITA, DEBES VERTE COMO TAL!!! ¡¿QUÉ DIRÁ EL SEÑOR FELSTMAN CUANDO TE VEA EN ESAS FACHAS?!

—Moooh~~ se escucha igualito a mi tío Yak…digo, que el viejo Felstman cuando me regaña.

—¿¿¿TÚ QUÉ????… Â¡EL SEÑOR FELTSMAN ES TU TÍO!

—Luego le explico… pero… —Ese “pero” fue insinuante ya que ella sabía que la atacarían por esa acción—En el F.E.G.I aún no hay articulo alguno que me prohíba portar este uniforme, nunca han habido mujeres en sus filas, soy la primera en cierto modo y como las normativas en sus códigos tienen brechas abiertas, y no hay contras o prohibiciones para mí. El portador sea hombre o mujer puede tener vestuario como una prenda “unisex” … Que por cierto, me gusta y va más acorde conmigo. —Eso hizo que Crispíno diera de cara al suelo por semejante barbarie escuchada, luego se levantó y trató de convencerla más no hubo poder alguno en su pupila.

Lo peor era que la pequeña rusa estratega, le ganó en sus alegatos con hechos y él cómo maníaco de las reglas, sabía que la tenía perdida…Vickytoria… ¡LE SALIO GENERAL!

—y no hay artículos redactados que me obliguen a usar el uniforme que me diseñaron, lo que hace que yo pueda exonerarme de emplearlo. Soy una dama, es verdad, más soy un oficial… acá no es de que sea mujer u hombre, y si soy honesta, eso me tiene sin cuidado. —En medio de sus inocentes, despistadas y crudas respuestas…¡lo fue!—. Los oficiales no andan con mucha floritura o pavoneo a la hora de realizar sus casos, ¿no?, deben imprimir soberanía incluyendo con su traje… el que me dieron no cumple para nada los requisitos y en eso tengo razón…

—Me vas… a meter en problemas con… el General. —Respondió con un hilo voz desencajada y bien fantasmal.

—Descuide. —Le estrujó los cachetes con dulzura aniñada al mayor—. Solo coméntele a mi tío, ¡digo!, al General lo que pasó y sí él intenta rabiar, ¡Yo me encargo, Capitán! —Terminó con cara de conejito inocente y Michelle, bufo resignado.

Rabiando, la mandó a que se ubicara en un grupo cualquiera, y se fue de allí echando chispas diciendo quien sabe que cosas en italiano. Ella vio a su amigo Emil con el combo de la FSB, los del E.E.I junto a la doctora jefe y salió corriendo a abrazarlo. El grandulón también fue eufórico y ambos novatos se les olvido tomar compostura porque al fin tendrían sus placas, sacándole sonrisas a sus acompañantes hasta que el rubio, rompió la atmosfera con su típico semblante austero dándoles amor con su dedo del medio y mandándolos al carajo por el escándalo.

Hacen un último llamado por el altavoz, ahora todos fueron saliendo en orden del sitio, cada quien en sus respectivas filas de menor a mayor tamaño, y la marcha dio inicio como indica el protocolo. El General, algunos superiores, diputados, fiscales, y uno que otro Súperintendente, ubicados en esa mesa cubierta de blanco vieron pacientemente el desfilar discreto que caracteriza a este tipo de eventos. Los nuevos oficiales eran liderados por la Banda marcial cuyos bastoneros mayores daban las pautas a seguir y esas liras de metal escoltadas por las cornetas, tocaban los acordes impecables para el resto de instrumentos como redoblantes, timbas, platillos, y bombos.

Pronto cada figura fue turnándose dando sus discursos hasta llegar con el más importante, su General y este, les anuncio que a partir de hoy, el camino que escogieron como Guardianes Imperiales no sería para nada sencillo, pero que el coraje, la fuerza, la voluntad y muchos otros apelativos o valores que van de la mano con el orden y la justicia, serían primordiales en su nueva labor no solo como lo anterior ante el emperador y la nobleza nipona, sino también como oficiales de ley y la sociedad.

Los aplausos efervescentes no dieron espera y pronto todos bajo el saludo militar hicieron el juramento que concreta ese acto pactado de generación en generación: servir, proteger y salvaguardar la vida a toda costa.

Todos fueron pasando según el llamado de sus apellidos, recibían sus placas, sus armas y los certificados que les acreditan como entes autoritarios. Los gestos de Yuri eran de fastidio, Jean fue dando cátedra real con grandilocuencia, y Otabek fue más hermético y/o serio en sus acciones.

—Oficial Imperial Nekola, pase al frente. Â¡AR!

Si hablamos de Emil, no se cambiaba por nadie, la tonta sonrisa pintada en su cara lo delataba, paso por cada uno de los superiores y al llegar con Crispino, este grandulón lo abrazo. El italiano le dio un vainazo en su cabeza por su falta de conducta haciendo chillar al pobre checo mas no duró mucho, la felicidad de Emil no se le borraba.

—Te prometo ser el mejor Michelle y daré todo de mí para que te sientas orgulloso… Gracias por apoyarme.

—Ahh… —Tosió el italiano para disimular el efecto candoroso que su pupilo hizo en él, y obvio… no le dirá, pero también se encuentra igual o más orgulloso por su logro—. Eso espero, no quiero estarte regañando por todo, ¡Checo cabeza hueca!

—Hoooh ~ ni porque hoy sea un día especial, no me tratas bonito…¡Eres malvado Mikey!

—Ya largo de aquí antes de que te dé otro porrazo, y más respeto que soy tu Capitán.

El anunciador a viva voz mencionó llamó más y más oficiales, hasta que llegaron a los últimos de la lista:

—Oficial Imperial Niforova, pase al frente. Â¡AR!

Vickytoria emocionada, marcho con gallardía, Makkachin le acompañaba, y Yakov quería arrancarse los pocos pelos apenas le vio con el vestuario masculino “modificado” que esta mujer se traía consigo… Crispino con pañuelo en mano y secándose el sudor frió de su frente, le explicó la breve charla que tuvo con la Oficial, más los detalles que le protegen normativamente. Yuuri uso todas sus fuerzas para no reírse de la situación escondiéndose en su sobriedad, y todavía le parecía increíble él como Vickytoria se salía con la suya y le sacaba ese aspecto tan gracioso en el señor Feltsman.

Ni modo, el viejo ruso no pudo hacer otra cosa que aceptar la batalla perdida con su sobrina.

La Oficial pasó por su tío cascarrabias General, quería matarla con la mirada e incluso le regañaba en bajo por desobedecerle y ella como si nada, le sonreía con esa boca de corazón. Continuó con los Superintendentes, luego los diputados, más adelante cruzo por Crispino, Chulanont y Giacometti que le entregaron sus certificados, su arma de fuego y una insignia que le identificaba en su rango básico de Oficial sin dejar de felicitarle, y por ultimo pero no menos importante, arribó con Teniente Coronel.

Katsuki en su pinta neutral, le entregó el complemento final para la Oficial, la placa bañada en plata. Esa placa por la cual trabajó, sudó, lloró y luchó. Yuuri le mostró una hermosa línea dibujada por sus labios sin perder formalidad, y con delicadeza le acomodó ese utensillo en uno de los bordes de su ropaje. Vicky le mantuvo su mirada brillante en alto y feliz, inflo su pecho por el sentimiento sublime e incalculable por el cual atravesaba y cuando Katsuki, termino de hacer su labor con la joven (y con su mascota) ¡Porque sí! …A nuestro Makkachin también le dieron su placa honorifica por sus servicios prestados… El señor Teniente Coronel, le habló.

—Felicidades por su logró y bienvenida a mis filas, Oficial Nikiforova. â€”Hizo un ademan militar en completa camaradería—. y tú también, Makkachin. —El caniche le ladró feliz, sentado con su patita derecha en alto y moviendo su colita.

—Ahammm….Yo… —Se ruborizó más ella le respondió—. Gracias…Señor T.C, gracias de verdad. —E imitó su gesto con un rostro que destilaba amabilidad.

El reloj avanzó, avanzó y avanzó, la ceremonia finalizó con un brindis y al final del día, cada quien estaba con sus familiares o amigos. Todos tenían permiso de salir a alguna parte para perpetuar su nuevo peldaño alcanzado.

Jean se fue de cita romántica con lsabella a pasear en los lugares más bonitos de Shibuya, Otabek y Yura fueron al nuevo departamento que alquilaron para los dos y así, regocijar su ingreso de un modo más “Intimo y caluroso”, en cambio Chris, ofreció a su equipo y a los dos novatos llevarlos comer en un rico restaurante animado… Su primo hermano (Quien es igualito a él, solo que es cocinero y con el sentido mariposón triplicado por diez mil) trabajaba allí en Le Petti Eros, además que le hacían un descuento especial si llevaba un buen personal.

El grupo esperaría a Vickytoria en toda la entrada principal de la T.S.P.A, ella le tocó devolverse por su documento especial de emancipada o su visa definitiva para así salir en paz con sus amigos y que no le pusieran un comparendo disciplinar. Vicky y Makka pegaron carrera en los pasillos, ¡ah! pero en uno de estos se topan con Katsuki. Para el japonés ya se le estaba haciendo costumbre verla más en el suelo que dé pie.

—Creo que ya perdí la cuenta de las veces que siempre te veo en el mismo sitio cuando chocas conmigo. —Sus palabras educadas vienen con algo de broma y le brindó su mano en ayuda.

—Eso es porque usted siempre se pone en mi camino, y gracias, ¡pero no gracias!… yo puedo pararme solita. —Se levantó de un tirón y Makka saltaba contento al ver a ese humano de nuevo.

—De acuerdo. —Así como la puso, la retiró. â€”Conste que quise ser “amable”

—¡Ja! solo eres amable con mi príncipe Yuuki y con Makkachin. —Algo cierto, ya que el T.C, acariciaba a su mascota—. Con el resto o conmigo, usted sigue siendo cierta palabra que inicia con “A”, y que ya conoce. ¡Jum! —y le giró su rostro para otro lado cruzándose de brazos bien caprichosa.

—Ah… — Habló. â€””Un amargado”… —Pensó.

Como están en un lugar más “publico” al ojo fisgón (aunque ya no había personas en sí, y la mayoría se habían ido)… Vicky optó por hacer caso al trato de los honoríficos muy a su manera y Yuuri lo captó… De estar solos en totalidad, él juraría que le tuviera llamando descaradamente por su nombre, con sus apodos deschapetados e ida de lengua, algo tipo: “Tonto cari-bonito”, “Señor antipático”, o su favorito, el cual ya se la insinuó pese a que no la mencionó…”¡Yuuri Amargado!”

¿Es nuestra imaginación o el T.C está algo masoquista? ¡Juzguen ustedes!

Lo otro que se pregunta a medida que su jugueteo persiste con el gracioso caniche, es: ¿Sí acaso a esta niña le gusta ser castigada por su falta de formalismo?, solo kami-sama lo sabrá… Él negaba de lado y lado con su cabeza y simplemente se reía de su actual dilema o situación.

—¿Se quedará ahí o me vá a acompañar? —Soltó Vicky sin pena ni gloria.

—¿Qué? —Esa sugerencia desajustó a Yuuri.

Y no sabe cómo, más por inercia se vio arrastrado como a una carreta en la misma ruta que la conejita cuando ella lo tomó de su mano… Se sintió raro pues el sonrojó lo evidenciaba, su juicio le indicaba “separar” su tacto del ajeno pero su cuerpo no respondía (y sí le preguntan, él tampoco hacía nada para zafarse.) La acompañó a dejar a Makkachin en la guardería canina dentro de la academia, su próximo destino lo cambiaron por otro camino uno solitario (ya estando de esa manera, el joven se permitió menos formal por ser cortés) y así, de la nada, han comenzado una rara conversación.

—¿Por qué…Corrías con tanta prisa? —Preguntó Yuuri con curiosidad y tal vez como una excusa para continuar un poco más bajo el agarre tierno de la pequeña Oficial. â€”Claro, ¿Si puedo saber?

Vicky miró para todos lados y notando que esa ruta estaba sola, al fin pudo dialogar con más fluidez e informalidad y giró un tanto su rostro para mirarle. â€”Chris nos invitó a comer cosas ricas con el resto de chicos, a Emil y a mí en un restaurante temático, ¡Y SERÁ MUY AMAZING! —Exclamó animada con una carita risueña sin dejar de soltarle.

—¿Qué hablamos de los honoríficos cuando estemos en lugares públicos, Oficial Nikiforova?

—¿Acaso ve a gente por ahí? ¿No, verdad?… —y Yuuri negó al igual que ella—Entonces, ¡Déjame ser feliz! —Alzó sus puños triunfal y bien mimada, Katsuki todavía intentaba comprender cómo era que esta pequeña podía ser tan razonable pero infantil a la vez. Ella continuó—. Volviendo al tema, ¿Tú irás? —preguntó alegre—. ¡Phichit fue por Yuuki y me dijo que lo llevará con nosotros!

—Suena interesante… —Expresó sincero con neutralidad. â€”Pero, a diferencia de ese par de vagos que estimas por jefes, yo si tengo que trabajar, ellos tienen día libre. Por esta vez, paso…

—REALLY!!?? WHY?! —Exclamó incrédula al soltarle por un momento para frenar su andar y Katsuki ya se preparaba para la típica salida de Vicky—. ¡Yuuri amargado! ¡¿Por qué eres así?! ¡No seas aburrido!—su puchero apareció.

“Como pensé”… â€”Mentalizó… y no contuvo la risilla. La palabra formalidad no existe en su pupila.

—¡No todo es trabajo, señor amargado!, Anda, vamos… —Ahora ella bien sorpresiva y sin resguardar distancia (aprovechando que no hay nadie por ahí), retomó su agarre rodeándole su fornido brazo y mientras el Mayor intenta descifrar cuadriculadamente la forma de no incomodarse por sus efusivas intervenciones distraídas, la menor le daba sus propuestas ingenuas y sinceras haciéndole continuar su marcha—. ¡SERÁ DIVERTIDO! ¡Anímate! ¡Podrás divertirte con nosotros!, ¡comer mucho!, ¡Es más! ¡Trataré de portarme bien contigo solo por hoy y mi príncipe Yuuki estará feliz!

—Gracias por la oferta pero es un negativo, Oficial. Ya había acordado con el General Felstman en ceder mi día de descanso para ayudarle y agilizar los esquemas dados por los capturados… Chulanont y Giacometti lo sabían, por eso permití que se lo llevaran a pasear…

—Owwww, ya veo… —El sonido quejoso salió de su boca expresando su inconformidad—. Mi tío Yakov, no debería ponerte tanto trabajo, y tú no deberías seguirle en extremo sus aguas. —Estriló con causa y Yuuri, con esa piquiña picándole su lengua desde que le vio de ese perfil tan despampanante, no se quedó callado.

—Le llevas la contraria en todo por lo que veo. Hasta con el uniforme y ni hablemos de tu “look” tomboy… ¿Siempre has sido así con el señor Felstman?

—Desde muy niña y creo que seguirá siendo así por un buen tiempo. —Esa sonrisa angelical a oídos de Yuuri era perfecta… â€”¡Ah! y lo del uniforme… O era ponerme esto, o usar ese “diseño de modelo oficinista” que mi tío mandó a inventar… ¿Imagíname dando Patadas con tacones de charol tipo miss universo y falda corta? Ósea, ¡Nada que ver!— mientras lo decía con su estilo aparatoso, liberó a Yuuri del brazó e hizo varias de estas “patadas” en lateral y sin demora alguna que dejó a su acompañante con un asomo de…¿sonrisa a disimular?

—Hasta que mi tío no haga un diseño a mi altura, prefiero este ropaje y que me confundan por un chico… ¡Soy una oficial de la ley! ¿Cómo se supone que haga que los demás tengan esa imagen de mí, si él quiere mostrarme como todo lo contrario? No soy pequeña, ni menos una princesa y antes de que lo digas… ¡TAMPOCO SOY UN CONEJITO!

—Ok, no he dicho nada. —Allí Katsuki pudo entender el porqué de su protesta…Sin embargo, la niña confianzuda era tan desmandada en sus explicaciones que poco a poco le estaba rompiendo su rectitud y de sus adentros quería emerger una que otra risilla.

Ya se encontraban a las afueras de la academia, sin nadie alrededor (algo que a Vicky aprovecho para brotar toda su frescura deslindada.) Por el lugar habían muchas bancas, la tarde cuya paleta de colores manejaba tonos majestuosos agradaba el ambiente y se detuvieron precisamente en una de estas.

—El viejo Yakov debe entender que voy a romper bocas y traseros, no me comportaré propiamente como una señorita, cosa que nunca hago cuando no me vigilan. —Esta se sienta áspera (por dar un ejemplo, muy al estilo Plisetsky) y con sus brazos totalmente apoyados en el espaldar asombrando al Japonés. La chica continuó—. Suele regañarme mucho cuando cometo cosas bruscas o no comunes en una linda jovencita, me lidió bastante de niña. —Se paró de repente para explicar su punto. â€”De allí a que me diga “Vitya” y no Vickytoria. ¡Ya lo has visto.! Él se enoja y me grita “¡VITYAAAAAA NO HAGAS ESO!¡VITYAAAA NO HAGAS AQUELLO, PARECES PANDILLERO!” â€”Lo imitó con burla descarada en medio de su queja y el mayor está a nada de soltar sus risas…

Sí esa niña intentaba salir con otra de sus chuscadas, se va a reír y lo hará a pulmón.

—Eso… No lo vi venir. Siempre suele ser una persona muy sofisticada, Nikiforova-san.

—¡Y lo soy! —rápidamente la damita se siente cruzada de piernas cual reina en esa banca y hace su gesto habitual de posar su dedo índice en uno de sus labios—. Mucho más que tú.

—¿Ah sí? —sugirió más asombrado y luego pensó prevenido un—: “¿En serio se le olvida que está hablando con un superior?”… —A lo que elevaba su ceja atónita por la agudeza atolondrada y olvidadiza de esa coneja, pero bien que le sigue las aguas.

—Elemental, mi querido T.C Watsón. —Aseveró con esa referencia causándole a él mucha gracia y pronto, ella se realzó con donaire en su andar de “realeza” hacia su jefe—. El que sea una dama de buenos principios no significa que deba estar todo el tiempo actuando elitista o haciendo tal cosa… —El tono de voz elegante empleado en aquella mujer dejó acaparado por no decir cautivado a Yuuri, los ojos de Vickytoria adquirieron un azul profundo, uno enigmático que concordaba en toda su entereza y/o explicación.

—Y si bien me gusta la moda, el arte y sentirme como una diva, eso no me servirá aquí. Debo jugar rudo, debo verme ruda al punto de ser agresiva para los chicos malos, a lo mucho trataran de adivinar “¿Qué soy?” Como mejor les parezca… Esa parte la tengo muy clara. ¡y será mi factor sorpresa cuando me ubique en sus misiones!

—Ya Veo. —Concluyó, eso le pareció interesante—. ¿Crees que esa estrategia con tintes andróginos te funcione?

—¡Dalo por hecho!, estás parado frente a quien será tu mejor oficial. —Manifestó con pose confiada apuntándose así misma con su pulgar y la otra mano en su cadera—. Por eso… me gustaría que me llamara como “Nikiforov” en las misiones para completar mi cometido.

—¿Eh? —La expresión que hizo fue de total confusión—Sí te nombró así, al señor Felstman le podría dar algo.

—¿Bromeas?, ja, ja, ja, no te preocupes, esa hierva mala nunca muere. —Y toda seriedad en Vickytoria se perdió, volviendo a sus actitudes necias con su boca de corazón y ese abaniqueo en su mano—Terminará cediendo cuando vea que si funcione, confía en mi Yuu~ri… ¿Ah?… ¿Yuu~ri?

Y una risa resonó…

Una simpática risa, algo dosificada pero inevitable afloró del joven Japonés.

—”Vaya quien lo creyera”… —Inquirió la niña contenta.

Como lo habíamos pronosticado, Vickytoria con esa última gracia le hizo superar la coraza de su reservadez y terminó por reírse. Para Vicky fue increíble que Yuuri, su jefe. Ese serio amante de la disciplina tuviese tal virtud… Ya lo ha visto sonreír antes, quizás uno que otro pequeño amague pero nada comparado a dicha risotada sincera y le gustaba lo que vió.

Le gustó, porque sus expresiones son dóciles, amables e incluso dulces al perder el año de modo monumental, le gusta porque puede percibir que él, muy en el fondo se permite disfrutar de algo tan banal como hallarle jocosidad a los corajes explosivos del General con ella y comprueba una vez más de esa conversación que tuvo con Phitchit, la parte oculta y poco conocida de Yuuri.

—Oh sí, ¡No morirá! —Prosiguió apropósito la platinada traviesa haciendo reir aún más al joven superior y se acercó a él de muy buen humor—. Como le había dicho antes al Capitán Crispino cuando me reviró por mi uniforme, al inicio el viejo Yakov hará sus pataletas de lindo tío gruñón hacia mí, ya al rato se le pasará como si nada.

—Eres…Increíblemente ocurrente…pfff…ha, ha, ha, ha. â€”Con su mano en la boca, poco a poco las risas en él se fueron mermando.

—¡No te rías que es muy enserio! —Ella también se estaba divirtiendo.

—No puedo tomarte en seriedad. —Se limpiaba las pocas gotas de sus lagrimales por la ingeniosidad colosal de esa conejita oficial.

—Ahhh… ¿Entonces me estás retando…? Porque sabes que lo haré
.

—No lo pongo en duda…—Por fin logró calmarse—. Yo…solo digo que acabaras dándole un infarto al pobre señor Felstman, Vicky-san. —Sonrió.

—¡OMG! ¡YUUUUUURI!

—¿Eh?..¿Q-qué paso? —El Teniente Coronel en su estado más despistado, no se había dado cuenta qué momento su guardia se encontraba tan baja.

—No sé si lo has notado, pero me llamaste “Vicky” —Le contestó amistosa y suspicaz—. ¡Eso es lindo!

—¡Ah!… Yo… Ehmmm …—Él sonrojo hasta las orejas y Vicky rio con ganas por esa dulce demostración.

—Definitivamente me gusta mucho este “Yuuri” en modo “tierno y amable”… Deberé hacerte reír más seguido para que no seas tan amargado y será una promesa. —Le dio su palabra—. ¡Aahhh, pero ni creas que por poner esa carita bonita de príncipe bondadoso te salvará de lo que te diré con respecto a trabajar tanto, ese punto no se me ha olvidado. —La frase coqueta con cara de señalamiento quisquilloso del final fue sin medirse, olvidándosele que es su jefe.

El pobre Yuuri… bueno, Solo pudo parpadear, abochornarse como nunca y no sabía que responder dejándole una pregunta dentro de su cabeza.

—”¿Cómo fue llegué a esto?”

De regañador pasó a regañado.

Esos dos continuaron la travesía. La conejita amonestaba a su superior. Él algo tímido y sacado de su zona de confort daba sus justificaciones sobre de la importancia de su trabajo. Vicky, con las manos posadas encima de su cabeza al tiempo que caminaba soltó un buen suspiro flexible y como estaban por llegar al portón de salida a la vez que esos celadores residían pendientes en lo mínimo, optó por captar su atención de un modo semi-formal.

—¿Puedo… darte un consejo, Katsuki-san?

—¿Ah?… Claro. —Le dio el espacio en lo que se acomodaba sus espejuelos.

—No dejes que tu profesión te absorba… —Enunció con carácter duro sin mirarle—. No lo permitas. En el tiempo que llevó conociéndote y lidiándote en mis clases como mi jefe/tutor, puedo afirmar que eres uno de los mejores al momento de realizar cualquier cosa referente a tu trabajo, Sé… Que lo haces porque te agrada y porque te nace, más todo tiene su tiempo y sus espacios indicados… A veces no es bueno tener tan arraigadas las reglas al pie de la letra, Katsuki-san.

Yuuri siguió atento y presto cual crío pequeño siendo reprendido… Yuuri siguió mirando las facciones de esa niña que ahora han adoptado unos toques maduros y quizás sabios en su prosa, dejándole ver una nueva-vieja conocida faceta…Una reflexiva que ya la ha contemplado en Andrei al momento de dar sus opiniones y parece que ella también lo ha heredado.

—Y todo en exceso es malo… —De golpe suavizó su semblante a uno adorable—. Es bueno que descanses. A Yuuki le pondría muy feliz en tener a su tío favorito para él en esos días en que estés desconectado de toda jornada laboral, y hablo del “Yuuri simpático” que pude ver hace unos minutos, no del “Yuuri Teniente Coronel amargado”, así no salgan a parques, o paseos… Mi bello Yuuki, solo quiere estar contigo y puedo asegurártelo porque lo viví de primera mano con mi padre cuando era pequeña. Fueron contadas las veces en que pude disfrutarlo. —y Vicky al toparse gentilmente con los ojos de Yuuri, termina su idea.

Ambos se quedaron mirando fijamente, la conejita demostró firmeza distinguida al contrario de su jefe quien se sintió intimidado, descubierto y tan expuesto al punto de no soportarlo, que giró su rostro avergonzado… ¡Oh el karma!…¡El karma!, ¡Todo en esta vida se paga!… Esa chiquilla pensó que se siente genial devolverle la moneda que le hizo cuando se re-encontró con él por segunda vez aquí en la T.S.P.A y halló aquel regodeo muy gracioso en dicho ambiente.

Lo pensó un poco más, y decidió cortar por lo sano la jarana…

—Al menos, piénsalo o medítalo un poco a la próxima, ¿sí? —Y terminó con ese guiño encantador de su ojo. Acertó en su decisión… De haber seguido así, ese japonés acabaría como volcán…

—Yo… — Yuuri nervioso y recuperándose de la vaciada olímpica que le dio la señorita oficial, estaba por responder pero…

Sxf: Shaaaall weeee Skateeeeeeeeeeeeeeeee!

El ring-tone de su nuevo IPhone puso en alerta a Vicky para contestar rápido a cierto personaje, era Phichit. Le avisó que todos ya la están esperando en una de las esquinas, ella se alegró y Yuuri le agarró por la mano antes de que se le escapara…

—Gracias por el consejo, Oficial “Nikiforov” … Yo tomaré con cuidado sus palabras. —Dijo con sinceridad.

Los ojos de la señorita se agrandaron en sorpresa cuando se dio cuenta que le apoyara en su idea descabellada de su apellido, y más aquella respuesta sobre su sugerencia, la puso más contenta.

—Es… un gusto, T.C Katsuki. —Le hizo el saludo policial muy encantadora—¡Bien me retiro!, Byeeee~~.

—¡Ah!, una cosa más. —La atrapó de nuevo dejándola a la expectativa—. Diviértete todo lo que puedas, porque a partir de mañana comienza la prueba de fuego para ti y no seré nada “amable”

—Moohhh~~ ya decía yo que lo bueno dura muy poco… —se acercó a su rostro y le miró desafiante. â€”y descuida, me verás a primera hora capturando a los chicos malos, T.C “amargado”…

—Eso espero, Oficial “Usaforov”

—Usa-What?!… —Ahora si no le entendió—. ¿Qué me dijiste en japonés?… P-porque eso es japonés, ¿Cierto?

—Averígualo. —Se sacó el clavo el muy hijue… disculpen, el muy práctico.

La niña jadeó trágica, moviéndose de aquí a allá si en irse o no. Le miraba acusatorio con su lindo puchero y le remarcaba con sus dedos en “v” primero a sus propios ojos y luego a los marrones de Yuuri. Ella se vá pero le encara con un—: ¡No sé qué me dijiste T.C amargado!, ¡pero lo voy a averiguar con Chris o Phichit! ¡Y PUEDES APOSTARLO! â€”Se fue al lugar donde le estaban esperando a toda marcha.

Él se la queda viendo con porte… ¡Ok, no! Mejor, con una diminuta risilla y en buen plan a esa revoltosa liebre plateada que está bastante lejos de su perímetro con sus brazos cruzados.

Pronto, se vé azorado con una llamada a su número laboral. Su secretaria le ha avisado que el General se desocupara de la reunión y que estará en veinte minutos en su despacho para así concretar los asuntos pendientes rendidos en las indagatorias con los capturados.

Yuuri colgó, regresó al campus, y en lo que hace aquello, él espera con ansias optimistas y deseos consonantes lo que le deparará el día a día con esa muchacha de hebras plateadas en sus filas, ya no como cadete… Si no como una Oficial.

Eso suena perfecto y puede que tenga cubierta ese envoltura con su lado racional, no es inconveniente alguno… Pero… ¿y la otra?

Con la otra parte está peligrando y se ya está ahogando…

Esa otra parte lo ha puesto a pensar en lo que acababa de ocurrir, esa otra parte le ha hecho sacar por milésimas esa línea franca en su perfil cuando la vé o le escucha sus disparates. Esa otra parte sin permiso, lo ha dejado llevar en sus conversaciones haciéndole sentir cómodo y pese a cohibirse un poco por el modo de ser tan volátil de Vickytoria, accede abrirse un tríz con ella, como algo parecido a un libro que autoriza al lector (o en este caso una lectora de tierras gélidas) a interpretarlo… y con lo de hoy, más los comentarios y consejos asertivos de Vicky para con él, lo ha confirmado.

Se siente perdido…Perdido y asustado.

El cruce o barrera de cristal que ha intentado mantener en su corazón se está derrumbando. Poco a poco esa niña ganaba espacio en su interior y él visionaba que no era bueno… No era bueno que esos ojos azules curiosos lo invadan en muchos aspectos y del riesgo que implicaba el ir más allá.

—¿Qué… Se supone que estoy haciendo? â€”Soltó de la nada consigo mismo, y presionando sus dedos con desasosiego en su sentida paradoja—. ¿Qué… Me estás haciendo, Vickytoria?

 Me estás haciendo, Vickytoria?
By Sharayanime

📷📷📷📷📷📷
Continuará…
📷📷📷📷📷📷

*************
Vocabulario Cultural o Idiomático (corto xD )…
************

**Tempo⌠Tempo!⌡= De origen Italiano y literal significa: Â«Tiempo Â» xD A nivel musicalhace referencia a la velocidad de la pieza musical a tocar o puede que también a las entradas. En los pentagramas suele representarse por números o corcheas 😀 (los que tocamos guitarra, nuestro pentagrama son las “tabs” es algo diferente pero cumple la misma función con espacios de tiempo.)

*はい、先生⌠ Hai, Sensei!⌡de origen Japonésy literal significa: Â«Sí, Maestro/Profesor»

* Yesquero= consta de una yesca o mecha, una piedra o pedernal y una rueda que produce fuego al instante (también podría ser un sinónimo de encendedor) no sé cómo le digan en otros países.

*Habano= son todos los puros que son cultivados y manufacturados en Cuba y generalmente son 100% tabaco puro

*Armatoste= En Colombia la usamos mucho para referirnos a algún aparato electrodoméstico que nos estorbe en el momento xD

*Circulo armónico= A nivel musical, es una serie de acordes los cuales datan un orden y son repetitivos en cualquier instrumento de cuerda o viento. Son ideales o chéveres para canciones. (Al menos así hice yo con mis estudiantes el año pasado para un dramatizado con mi guitarra xD)

*Avispar= ese “verbo” no oficial en la RAE pero si de jerga en mi país, significa ser rápido o estar en la jugada asi tal cual como una avispa xD.

*Huevonar= viene del típico “huevón” que usan full los paisas o rolos en Colombia… y pues Huevonear es no dejarse mangonear o que le falten al respeto. xD (creo que en latinomaerica su equivalente seria “hueviar”)

Para info de carácter técnico policial, pueden ir al botón que dice (Vocabulario del Fic)

🔥N/De Shary: HOLA AL PUEBLO ¿¡Cómo están!? Yo aspiro a que Bien!, ¡Capítulo 13 y contando!, tuvo 21.980 Palabras :3 (con la nota del final + vocabulario me quedó en 22.150)

Como sabrán mis viejos lectores (y que los nuevos ahora se enteraran), en el día de ayer (24/02/2020) sufrí un bajonazo triste al enterarme que la plataforma naranja “Wattpad” eliminara mi cuenta, ya había respaldado todos mis fics, aun así el dolor de perder los hermosos comentarios y los recuerdos no deja de dar esa sensación agridulce :(, intentaré ir actualizando lo mas que pueda por aquí los antiguos capis para asi estar al día, solo que demoraré un poco. Lamento esto

En fin, los dejaré con siguientes preguntas de nuevo capitulo. Chan chan chan:
-¿Qué cosas creen que pasarán en el cap 14? D:
-¿Phitchit se salvará de esa charla con Chris xD?
-¿Será que Yakov no dejara d gritar?
-¿Cómo serán las jugadas del clan kazuma ahora que tinen una fecha limite para cumplir su cometido?
-¿Qué piensan de Tryannus D:?
¿y que tanto embrollo tendrá Yuuri con sus chicos con estas nuevas lacras en su camino?

Pregunta extra: -¿Será que Yuuki le pedirá Ayuuda a su señorita bonita para ayudar a su tio con cierto problemilla? No sé, ¿Qué piensan ustedes? 

PARA FINALIZAR:

1) MAS DIBUJITOS!!!!!  estos regalitos me alegran el animo y me dan moral.

El primero de mi Hija Nina omg (cierto amigo del T.C se despertó xD)  pero como dato curioso…digamos que esto que ella me dibujó es algo demasiado a futuro que podría pasar en “MOF” y en circustancias bien FAILS, más no por ahora xDDDDD

digamos que esto que ella me dibujó es algo demasiado a futuro que podría pasar en "MOF" y en circustancias bien FAILS, más no por ahora xDDDDD

Y el segundo de mi pequeña ISAAAA !!! Ella recreó una de las escenas del cap 10 ASHKFDJASDASHASDFG  AMÉ A YURA CON SUS CURITAS DE GATITOS XDDD

2) Podrán saber de adelantos y cosas sobre mis fanarts en mi fanpage de facebook "StarsDub's" y también los invito a leer otros fics que llevo por allí en Wattpad

2) 1) Podrán saber de adelantos y cosas sobre mis fanarts en mi fanpage de facebook “StarsDub’s” y también los invito a leer otros fics que llevo por aquí en Alianza YOI o en Inkspired, y Ao3.

3) Si tengo dedazos de redacción, o alguna corrección que hacer, díganmela! la idea es mejorar q_q y que estos capítulos estilo biblia para ustedes queden bonitos, gracias ❤

¡Nos vemos en el que sigue! ¡¡¡Cambio y fuera!!! ¡¡Muchos Saluditos a todos!!

Att: su servilleta, la shary 😀

Publicado por sharayanime

Profesora de Día, Artista, Fanficker y Fanduber de noche.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: