01. Encuentro


Es el año 2065.

Han pasado 55 años desde que la humanidad al borde de la extinción, decidió abandonar parte de la tierra buscando nuevos territorios para habitar. Con el fin de la I guerra Zentradi y con la construcción de nuevas flotas de viaje, la raza humana conoció nuevas especies, logrando coexistir en planetas y colonias espaciales llamadas “Macross” que tienen la misión de fungir como flotas colonizadoras a través de la galaxia.

***

Atención nuestros queridos pasajeros, en breves momentos nuestra nave realizara un repliegue espacial* en el brazo espiral de sagitario en el grupo Vilos. En este momento el nivel partículas es favorable­. Es posible que experimenten un pequeño shock producido por el pliegue así que, por favor, asegúrese de tener bien ajustados sus cinturones.

En medio de un haz de luz, el Jet espacial GH8-72 perteneciente a la Orion Starliner emergió de la espiral de pliegue al espacio sideral. Las luces de la nave se prendieron de golpe despertando a sus pasajeros, quienes poco a poco comenzaron a estirarse y pronunciar pequeños bostezos y gemidos por el malestar que algunos tenían producto del viaje. Uno de ellos, habiéndose levantado de su asiento, se acercó hasta un chico de cabello largo que yacía dormido.

—Despierta por favor, Yuuri —le pidió aquel hombre de tez morena y cabello largo sujetado en una coleta, el joven llamado Yuuri se incorporó de su asiento un poco desorientado.

— ¿Qué sucede, Celestino? —pregunto.

—Ya hemos llegado —anuncio este, indicando que mirase a través del ventanal que tenía su asiento.

Aun sin acostumbrarse a la luz, Yuuri se froto los ojos para luego colocarse sus lentes de montura. Fue en ese momento que diviso el paisaje que le era proporcionado y conteniendo por un instante el aliento quedo maravillado con lo que estaba observando.

—Estoy aquí nuevamente —pronuncio conteniendo su propia alegría mientras sostenía su mano sobre el cristal, allí está nuevamente, su flota, su hogar.

Justo frente a ellos, estaba Macross Rusian, una de las 30 flotas conocidas, la cual alberga 10 millones de habitantes entre humanos y otros seres humanoides, quienes desarrollan sus actividades con normalidad en sus urbes modernas. 

Aquí el Jet espacial GH8-72, perteneciente a la Orion Starliner. Torre de control, solicito permiso para aterrizar. Respóndeme, control Rusian.

GH8-72, aquí control Rusian. Bienvenidos. 

— Nuestra flota de la bienvenida al retorno de ÉL Eros de la Galaxia, el joven Katsuki Yuuri, desde el fondo de nuestros corazones. 

Yuuri sonrió cuando al ingresar al puerto de aterrizaje perteneciente al aeropuerto espacial de la flota Rusian, fue recibido por impresionantes pantallas móviles en los cuales estaba reflejado su rostro y nombre, pronto una voz masculina comenzó a escucharse en los

Estaba nuevamente en su flota de origen, aquella que vio nacer al Eros de la Galaxia, aquella que descubrió el poder de la música en katsuki Yuuri.

Era el oeste de la Isla número 1 de la flota, en un espacio de unos cuantos kilómetros compuestos entre espacios verdes, campos de entrenamiento, deporte, prácticas de vuelo y edificios de clases pertenecientes a la academia de aviación espacial de la flota Rusian. Su edificio principal simulaba en arquitectura la estructura principal de la fase de combate del Rusian Battle. Y en uno de los brazos, donde se ubicaba una pista de simulación de vuelo, un joven de cortos cabellos color plata mantenía una acalorada discusión telefónica.

— En serio no conseguiste boletos para el concierto de retorno de Eros sino que nos conseguiste un trabajo donde seremos parte del espectáculo aéreo que acompañara la presentación de Eros ¿Es eso lo que me quieres decir? — recibió solo silencio—, Chris— pronuncio con marcada exasperación pero nuevamente hubo un breve silencio a través de la línea que hizo que el joven de cabellos color plata apretara el aparato con forma de caniche al punto que este se desinflara y entonara un sonido chillón que aturdió a la persona al otro lado de la línea— ¡Chris, me prometiste que conseguirías esos boletos a como fuera lugar usando las supuestas malditas influencias que tenías!

— Lo siento, la chica del staff del concierto con la que salía quería llegar a tercera base y entre eso se dio cuenta no me gustan las mujeres y todo se fue al carajo en cuestión de minutos por lo que no pude recibir las entradas del concierto —se disculpó el otro joven a través del auricular, pero esa disculpa no aminoro la ira que contenía el joven.

— Eres un maldito Gigolo homosexual encubierto en una fachada heterosexual, no prometas cosas si no las vas a cumplir —y dicho esto, el joven corto la llamada sin esperar la respuesta de su compañero de clases.

El joven de nombre Víctor Nikiforov, lanzo el pequeño muñeco de goma en forma de caniche que correspondía a su celular justo contra el suelo mientras vocifera un montón de insultos y palabras que no deben ser escuchadas por menores de 18 años. Su teléfono que se había convertido en una masa pegada al suelo, nuevamente recupero su forma original al recibir una nueva llamada y desde los ojos oscuros del caniche se reflecto una pequeña imagen con el rostro de un joven rubio de ojos verdes que sonreía sensualmente. Víctor observo la cara de su amigo mientras dejaba que la llamada sonora, estaba muy disgustado porque había soñado meses ¡meses para que ese día llegara! El concierto de bienvenida de Eros a la flota de Macross Rusian y la cual era el primero de 4 conciertos de su final de gira antes de grabar su nuevo disco en la base de su disquera ubicada en Macross Orion. Para el joven era la única oportunidad que tendría en mucho tiempo para poder ver a su ídolo de la música, y había estado muy feliz, casi extasiado, cuando su mejor amigo le dijo que había conseguido entradas para el concierto de su cantante favorito, y ahora le venía con eso justo a escasas horas del concierto. Quería llorar, gritar, golpear a Chris y aventarle el teléfono de caniche en la cara, pero, aun tenía una única forma de ver a Eros en su concierto.

Con un tendido suspiro, tomo nuevamente al caniche de plástico entre sus manos y apretándolo levemente acepto la llamada de su mejor amigo.

— ¿Ya te calmaste de tu drama, su majestad? —fue lo primero que se escuchó por el auricular y Víctor tuvo deseos de volver a lanzar el teléfono al suelo.

— No me hagas cortarte la llamada de nuevo —amenazo.

— Pero no lo harás, no cuando sabes que tengo que decirte donde debemos vernos para indicarte en el espectáculo del concierto —y Víctor apretó con toda su fuerza el caniche aceptando que este tenía la razón, quería ver a Eros a como diera lugar.

— Bien ¿Qué tengo que hacer?

Katsuki Yuuri suspiro pesadamente mientras salían del despacho de la presidencia de Macross Rusian. La rueda de prensa había sido extensa pero no extenuante, lo que si lo había sido fue el interrogatorio que le hicieron luego la “bienvenida” gubernamental que le otorgo el presidente de la flota. Las crecientes tensiones entre la flota Orion (donde Yuuri radico gran parte del tiempo desde su debut) y la flota Rusian habían comenzado a acrecentarse en los últimos años. Aunque dicha tensión no era algo extraño, dado que ambas flotas contenían en sus altos mandos a los herederos de las facciones norteamericanas y soviéticas que sobrevivieron al Armagedón Zentradi que ataco la tierra en el año 2009, por lo que era natural ese ambiente de tensión. Y a raíz de eso, y a fin de evitarse cualquier infiltrado militar que provocase un incidente o ataque terrorista en las naves, se le realizo a Yuuri y a sus acompañantes, un interrogatorio de rutina que para perspectiva de su manager Celestino Cialdini, fue algo de muy mal gusto y que desaprobaba con toda su fuerza. 

— No importa cuántos años pasen, sigo sin entender los protocolos tan aversivos que utilizan en esta flota —se quejaba el moreno, mientras el joven de rasgos asiáticos lanzaba un inmenso bostezo.

— Estoy agotado —murmuro el joven mientras se colocaba la bufanda alrededor de su cuello. La flota Rusian, adaptada al país del que originaba su nombre, mantenía en una pequeña escala las frías temperaturas de las que Rusia se hizo renombre durante muchos siglos.

— ¿Te encuentras bien? Aún falta mucho para el concierto, podríamos ir al hotel para que descanses un poco —hablo Celestino, más Yuuri negó la propuesta de este.

— Si llego a dormir, el Jet Lag me consumirá por completo, prefiero dormir tranquilamente luego de haber triunfado en el concierto de esta noche.

— Si es así ¿Qué es lo que deseas hacer? Aun tienes al menos dos horas antes de que debas comenzar a prepararte para el concierto —respondió, y Yuuri tuvo un pequeño brillo en sus lentes al pensar que es lo que haría durante esas dos horas.

***

Si esa mañana Víctor estaba molesto, esa tarde se encontraba furioso.

No solo tenía una gran rabia contra su mejor amigo en este momento, sino también contra la ridícula de su “ex amiga con derechos” que, al estar enojada con Chris, no les dio siquiera un camerino en donde cambiarse para el espectáculo aéreo del concierto y ahora se encontraban en las inmediaciones del parque que circundaba la sede del concierto mientras se cambiaban sus uniformes a los exoesqueletos de vuelo. Víctor solo esperaba poder ver en calma el concierto de Eros los 20 minutos que tenían antes de que su espectáculo comenzara.

— No te enojes tanto conmigo mi reina, ya verás que podrás ver bien a tu adorado Eros y estarás lo suficientemente cerca de él para apretarle una nalga —comento con diversión.

Víctor deseo hacer eso con toda su alma, pero primero, estaba enojado con Chris por haber incumplido con su promesa, y segundo, sabía que por mucho que deseara sentir las esponjosas nalgas de Eros, eso era una inmensa falta de respeto. No quería ser considerado un horrible fan cuando lo amaba tanto.

— Deja de parlotear estupideces y ve a terminar los arreglos del especulo con el productor y el equipo de luces “señor líder” —le espeto Víctor, y el rubio solo riendo burlonamente, se fue retirando con el EX GEAR* puesto sobre su cuerpo.

— Si, si, como usted ordene su majestad.

— ¡Que no me digas su majestad! —grito, y una nueva carcajada fue entonada no solo por Chris sino también la de sus compañeros y Víctor solo pudo pasar su mano por su rostro. 

Estaba frustrado, justo ese día las cosas no habían salido como él había estado esperando. Se levantó tarde, tuvo que recibir llamadas molestas de su padre y un regaño exasperante de su madrina que le increpaba que por muy genio que fuese, no estaba calificado para ser un piloto oficial mientras tuviese tales actitudes, eso y que apenas con la práctica de aquel exoesqueleto prototipo notara nuevamente que el límite entre él y el “cielo” era tan escaso.

Suspiro nuevamente como había hecho casi en todo ese día y comenzó a desvestirse para colocarse el EX Gear, era momento de asumirlo nuevamente.

Un pequeño grito avergonzado hizo que se volteara y se encontrara con una joven de lentes que parecía claramente menor que él, este se había caído al suelo y le miraba con un enorme sonrojo en su rostro, Víctor bajo la mirada observando cómo la parte de arriba de su cuerpo aún se encontraba desnuda y un inevitable sonrojo circundo su rostro, así como también el de su acompañante.

— ¡Lo siento mucho! —chillo la joven cubriéndose el rostro.

— ¡No es nada, no es nada! —dijo mientras se terminaba de subir el traje pegado al cuerpo que servía de base para el exoesqueleto.

La chica de cabellos negros se había dado la vuelta cubriéndose el rostro y desde el rabillo del ojo Víctor comenzó a detallarla. Largos cabellos largos sosteniendo un amplio sombrero blanco, tenía un largo vestido de color azul marino y aunque Víctor tuviera curiosidad de su rostro, no podía verlo ya que lo cubría con sus manos, pero antes de que ambos casi gritaran de vergüenza, podo ver como esta utilizaba lentes de montura clásica. Al terminar de alistar su traje, se volteó y observo como la chica seguía en la misma posición, sentada cubriendo su rostro.

— Ya está bien, puedes voltearte.

Poco a poco la chica fue despegando sus manos de su rostro, dejando notar su cara y por consecuencia también los lentes que cubrían sus hermosos ojos, esta veía con gran vergüenza a Víctor.

— L-lo siento mucho, no imagine que alguien estaría cambiándose en esta zona del parque —comento mientras se levantaba del sueño, limpiando al mismo tiempo el polvo que había alcanzado este.

— No está permitido, pero no tuvimos de otra gracias a la coordinadora del Staff —expreso aun recordando con molestia la cara de aquella chiquilla de segundo año de la academia que, por mala suerte, era la coordinadora del staff del concierto.

— ¿Coordinadora del staff? —repitió la joven, recibiendo una afirmación por parte de Víctor.

— Sí, del concierto de Eros. Hubo un pequeño problema y no alcanzamos camerino para cambiarnos, junto con unos compañeros de la academia de aviación espacial daremos un espectáculo de apoyo durante el concierto —comento, y la expresión de la chica

— Oh, entiendo. Espero que les vaya muy bien en su presentación, seguro serán del agrado de Eros y tomara las medidas al respecto de su problema—comento dulcemente, y algo extraño se removió en el pecho del joven aprendiz de vuelo.

— S-Si, eso sería genial. Por otro lado ¿Qué haces por aquí? Esta zona del parque es una de las menos transitadas que hay —menciono el ruso con algo de nerviosismo, eran pocas las veces en las que su corazón se aceleraba por una chica tan linda. Aunque era bisexual, tenía mayor preferencia por los chicos de cara bonita.

El color del rostro de la joven subió de intensidad mientras parecía extremadamente avergonzada, comenzó a jugar con sus manos levemente para luego volver su mirada lejos de Víctor.

— Estaba paseando por la zona ya que tenía mucho tiempo que no visitaba esta flota, pero muchas cosas han cambiado y cuando quise llegar a la sede del concierto me he perdido —comento, y Víctor casi quiso soltar una carcajada, pero se contuvo viendo la vergüenza que la chica tenia.

Entonces a Víctor se le ocurrió una gran idea y aunque pudiese sonar de mal gusto, era su única oportunidad.

— Estamos bastante cerca de la sede del concierto, si gustas puedo acompañarte hasta allí, de igual modo tengo que presentarme por el espectáculo —ofreció, y una gran sonrisa de alivio se mostró en el rostro de la joven. 

— ¿En serio? Muchísimas gracias, no sé cómo podría pagarte esa gran ayuda —le agradeció, más Víctor extendió ante su rostro el caniche de plástico que fungía como su teléfono celular.

— Podrías darme tu número de teléfono como pago y no habría ningún problema —pronuncio mientras le guiñaba el ojo sensualmente.

Víctor tenía tres perspectivas, dos negativas donde o le negaba cortés pero tímidamente o se ganaba una cachetada por abusador interesado, y la mejor de todas era que el rostro de la joven explotara de vergüenza, pero accediera a intercambiarle su número telefónico. Espero pacientemente por la respuesta mientras no podía analizar el rostro de la joven ya que era cubierto por el sombrero, más su espera no fue mucha ya que a los pocos segundos recibió su respuesta.

— Claro, no hay problema. De paso podemos salir a pasear uno de estos días, tengo bastante tiempo libre mientras este en esta flota —alego coqueta, y la boca del ruso llego casi al suelo de la impresión.

Fue así que Víctor estuvo claro que la timidez de la chica no era tanta como él creía y eso le hubo encantado.

***

Cuando llegaron a la entrada de la sede del concierto, la chica se dio vuelta para despedirse con una formal reverencia de agradecimiento, Víctor alzo la mano en señal de despedida también y esta se dio la vuelta para irse.

— Yuuri ¿Eh? No imagine que mi obsesión por Eros me llegara al punto de interesarme por una chica de su mismo nombre —murmuraba para sí mientras veía como la chica desaparecía entre la gente, y viendo la hermosa foto de caniches azules que tenía la joven como imagen de contacto, guardo su teléfono en su compartimiento y procedió a emprender camino hasta el interior del recinto, ya faltaba poco para el comienzo del concierto.

***

El momento de la actuación había llegado. Tras bambalinas de un concierto con capacidad de 40 mil personas, Víctor y su grupo observaban como las luces del recinto se apagaban y la gente se callaba expectante. El corazón del joven aprendiz de vuelo se agitaba al punto de querer salir este de su propio pecho, y a Víctor no le importaba siempre y cuando Eros lo tomara.

— Ya va a comenzar —susurro emocionado, y una fuerte luz cruzo el escenario en forma de un corazón holográfico que latía en llamas. 

— No despeguen sus ojos de mi ¡Y ESCUCHEN MI CANCIÓN!

Al instante el corazón exploto junto con los gritos de los espectadores, el recinto se ilumino, la música comenzó a sonar en un dulce sonido de escarchado y desde el escenario empezaron a aparecer miles de engranajes donde uno a uno, iban construyendo paulatinamente robots de oro que tenían bombillas por rostros hasta que el sonido de la guitarra rompió la dulzura del principio, enloqueciendo a todos a su alrededor. Al mismo tiempo, los robots de oro empezaron su marcha bailando entre sí, sosteniendo sus partes, moviendo en ejes entre difíciles movimientos de break dance, saltando de un engranaje a otro hasta finalmente caer de estos al vacío.

— 1,2,3…

Yo soy tu conejo blanco, pura en verdad
saltando y siendo inocente en cualquier lugar,

Eros se apareció en el medio del escenario, vestido de con un suéter manga larga de color blanco con un short holgado del mismo color y un cinturón morado, unos hermosos botines de aguja color blanco con motas de algodón que realzaban la belleza de sus piernas y como toque final un pequeño corazón adornando su mejilla derecha dándole ese toque tierno que lo representaba como el conejito blanco al que hacía referencia en su canción.


en la Vía Láctea queriendo escapar
comiendo estrellas dulces sin parar

Formando un pequeño corazón entre sus manos, lo lanzo en un beso hasta un conjunto de engranajes. La música bajo un poco su intensidad y de las sombras apareció una gigante figura. Ataviada de una capa que al descubrirse mostro un apretado leotardo negro que estaba abierto en algunas partes de sus caderas y trasero, sin dejar nada a la imaginación, apareció un segundo Eros con su largo cabello negro suelto y con un pintalabios color escarlata adornando sus labios.

Yo soy tu conejo negro. Mírame bien,
mi cuerpo se mueve sexymente,
si tu miras mi hermosa silueta
dentro de la luna mi escote verás un paraíso nacer…

El movimiento de sus caderas arranco gritos de éxtasis, desesperación y jubilo, el premio de su traje que dejaba a la claridad su sensual retaguardia saco miles de suspiros ahogados, provocando que varios de los espectadores fueran sacados del estadio superados por lo sensual de la presentación. Víctor desde su lugar controlaba su corazón y su erección, mientras veía la coqueta sonrisa de su cantante mientras danzaba entre los engranajes.

Oye este corazón puro, siente mi piel y mis muslos hasta que
un beso tuyo toque mi alma y mi ser

En medio de un océano donde el conejo blanco nadaba, el conejo negro extendió un látigo y atrapo al dulce conejito blanco, este se resistía, pero fue inútil no sucumbir, ya todos los demás lo habían hecho, y con sola una pequeña mordida, aquel hermoso conejo blanco fue devorado por el conejo negro.

(el pequeño ángel en demonio se tornó)

inocente e ingenua al 1000×100
desafiante belleza al 1000×100
soy indefensa en mi interior

(aaah, aaah eres mi razón de vivir)

Las luces cambiaron, los engranajes bailaban entre ambos Eros, cuando creías que uno era el conejo blanco pronto se transformaba en el conejo negro, una maravillosa dualidad entre lo tierno y sexual que mantuvo a todos al vilo de sus asientos rogando por más. Una sonrisa tierna que pronto te hacia caer a lo profundo del deseo.

dulce pero vibrante al 1000×100
llegando a mi barrera de 1000×100

viendo tu cara sonriendo
en la tierra de maravillas sigo soñando

Sostenido entre las cuerdas de su propio látigo, una mescla entre ambas dualidades quedo atrapado en el tiempo mientras buscaba quien era en realidad. Una figura alucinante que debo a todos con la boca abierta y suspirando de alivio.
— ¡Increíble!
— Es el Eros galáctico —murmuro Chris mientras Víctor no despegaba la mirada del concierto, sus mejillas estaban rojas y sus ojos azules brillando al compás de su respiración agitada.
El conejo blanco apareció nuevamente en escena disfrutando de un maravilloso cuento, pronto los hilos que los manejaban comenzaron a mover de él en una infantil sintonía. Lentamente, una tijera empezaba a tensar los hilos que conectaban la danza del conejo blanco.

(mi historia no acabará y seguirá …)
un pelirrojo me dijo que en ese mundo no existe la cordura…
no parará, comenzará….

Finalmente, la tijera corto los hilos y el pequeño conejo blanco sucumbió ante la pérdida de estos. Este fue cayendo hasta el suelo junto con todos los robots de oro, desde la lejanía el conejo le miraba con tristeza y desazón.

te quiero a ti,
dependo de ti,
solo te quiero a ti,
quiero contigo estar,
yo quiero estar, estar, estar, estar, estar, estar ~
me gusta contigo estar


El conejo negro apareció ante él con expresión neutra, alzo el rostro durmiente del conejo blanco acariciando su rostro para finalmente besar sus labios.
La figura del conejo se elevó imponente ante el escenario

¡Sabes que soy tu mejor opción!


Chris capto la atención de embelesado Víctor indicándole que era momento de su acto, la siguiente canción SHOUT estaba a punto de comenzar y ellos harían el acompañamiento en esa parte del concierto.
Tomando posiciones de vuelo, los cinco aprendices de vuelo salieron desde cada punta del recinto hasta alcanzar impulso en el centro, de ellos formando un pequeño círculo hasta que Víctor salió desde abajo y allí, alcanzando el punto de corte, se dividieron formando una pequeña estrella. Poco a poco de sus propulsores comenzaron a expulsarse pequeños copos de luz que caían sobre los impresionados espectadores y la música resonaba para dar inicio a la canción.

Supera a la generación siempre…

Y a esa voz que resuena constantemente…

(OH-OH-OH-OH-OH)

Los reflectores apuntaron a una base flotante del escenario donde se encontraba Eros vestido con un nuevo traje, esta vez una camisa sin mangas color negro que iba a juego con un pantalón de mezclilla del mismo color y un suéter gris oscuro colgando de sus caderas, sus cabellos estaban sujetados en una coleta alta y un flequillo cubría uno de sus ojos.

¡GRÍTALO!

(OH-OH-OH-OH-OH)

Incluso si estoy acorralado en una esquina

Sin trucos bajo mi manga

Y mi suerte se ha agotado

Me aferraré a esta mano

Que está cubierta de cicatrices

Porque tú estás ahí

Eros alzo la mano buscando alcanzar algo imaginario, todos en el publico esperaban ser aquello que la mirada de Eros buscaba tocar, Víctor quien era una de las unidades de vuelo más cercana era que más deseos tenia de tocar su mano.

Sin perder la esperanza en nada

Puedo ser el “yo” que quiero ser

Y ante la mirada de horror de todos, Eros se lanzó al vacío.

— ¡OH DIOS! —y se aventuró rápidamente para sostenerle, alcanzándolo a solo unos pocos metros del suelo—. ¿Estas bien? —pregunto rápidamente buscando con su mirada que todo estuviera en orden en el cuerpo de Eros, más este coloco su dedo índice en sus labios para callarlos.

— No digas más, solo sigue llevándome —pidió con su rostro determinado.

—  S-SI —Y Víctor comenzó a llevar a Eros entre sus brazos, iniciando un pequeño viaje entre el escenario. Los espectadores gritaron extasiados.

Supera a la generación siempre

¡Y a esa voz que resuena constantemente!

(OH-OH-OH-OH-OH)

¡¡¡GRÍTALO!!!

(OH-OH-OH-OH-OH)

— ¡Ese estúpido! Todas las demás unidades sigan a la unidad número 2 —ordeno mediante la radio de su casco, y dicho, eso las otras cuatro unidades acompañaron el vuelo de Víctor quien sostenía a Eros que proseguía su canción entre los brazos del joven ruso.

A mi futuro yo esperando en el siguiente escenario

¡Gritaré con mi alma para que pueda ser escuchada!

(OH-OH-OH-OH-OH)

¡¡¡GRÍTALO!!!

(OH-OH-OH-OH-OH)

Desde lo lejos, Celestino sonreía por las ocurrencias de su protegido cuando un pequeño sonido emano de su cabeza como una alarma. De repente se internó en las redes que conectaba su propio cerebro mediante un implante electrónico y noto con terror lo que estaba a punto de ocurrir.

Al finalizar la canción, justo en uno de los soportes de luces, Víctor respiraba agitadamente mientras a pocos metros de él se encontraba un sensual Eros que le sonreía agradecido.

— Ese fue un excelente servicio, estaba muy impresionado. Te agradezco sinceramente por tu apoyo, el público estuvo muy sorprendido —alego el cantante viendo directamente al aprendiz de vuelo, pero este seguía sin poder verle directamente a los ojos.

El ruso no sabía por primera vez que decir o cómo reaccionar, jamás espero cargar a su ídolo mucho menos tenerlo a escasos metros de él.

— E-Eso fue muy peligroso, pudiste haber tenido un accidente si no lograba cogerte antes de llegar al suelo —le regaño, aun cuando todo haya salido bien, a Víctor no le parecía una buena idea hacer cosas extremas como esa a diario.

Una divertida sonrisa se mostró en los labios de Eros, y este alzo un poco la pierna hacia Víctor que se sonrojo intensamente hasta que noto aquello que el joven cantante quería mostrarle.

— Zapatos a propulsión —pronuncio, y el chico bajo la pierna satisfecho.

— Un profesional siempre se encuentra preparado para todo, pero de igual modo confiaba ciegamente a que lograras sostenerme.

Víctor estuvo a punto de decir algo más cuando un intenso movimiento casi les hace perder el equilibro, más movimientos de ese estilo comenzaron a sentirse y con ello el pánico, los gritos y la desesperación consumieron a todos los espectadores que se encontraban abajo.

— ¡YUURI! —llegó corriendo celestino hasta donde este y Víctor se encontraban— ¡rápido, ven, tenemos que irnos!

— ¿Qué? ¡Pero si el concierto no ha terminado! —exclamo sin entender.

— ¡La flota está siendo atacada!

Bitácora Macross, recorte de información n° 1: Flotas de inmigración

La flota Rusian es una de las 30 flotas conocidas, la cual alberga 10 millones de habitantes entre humanos y otros seres humanoides, quienes desarrollan sus actividades con normalidad en sus urbes modernas. Tiene alrededor 8 flotas más pequeñas en donde se ubican áreas específicas para la convivencia zentradi, tierras productoras, para potencial turístico, entre tantas cosas.

Publicado por ellexlight

¡Hola! Mi nombre es Génesis, pero por esta zona me conocerán como Elle. Soy licenciada es Gestión Ambiental y vivo en Caracas, Venezuela. Me gusta la lectura, la música (especialmente la instrumental y japonesa), y sobre todo escribir. Tengo escribiendo desde el 2009 y he estado en varios fandoms, tales como SCC, TRC, PPG, inazuma eleven y muy gran parte en Death note, a quien amo con locura. Tengo casi tres años escribiendo para YOI, que se ha vuelto un amor extremo para mi y recientemente he comenzado a escribir para el fandom de BNHA. En cuanto a géneros me gusta el drama, lo erótico, lo fantástico, detectivesco y mpreg/omegaverse. Multishipper a morir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: