MOF – 🔥Cap 11🔥


Shary POV’s: Hola, si has llegado hasta aquí por medio de Wattpad o AO3, espero que puedas disfrutar esta bella historia. Â¡y disculpen la demora! … Acá tienen su lindo,y largoooo dramamón. xD

***************
🔥 Capítulo 11: ¡Acorralado!
🔥 Autora: Shary
🔥 Re-Beteo y Arreglos: Shary y Liz
**************

Sala de interrogatorios de la T.S.P.A – Tokyo / Japón
Marzo del 2017 – 9:00 A.M

¡Bien queridos lectores! He aquí la actual situación que están presenciando en estos momentos. La mañana empezó convulsionada gracias al pequeño sobrino del japonés que no tuvo sus clases extrasescolares programadas como de costumbre los sábados por la mañana y la señora Marie se le hizo imposible cuidarlo (por cuestiones familiares) así que le tocó traérselo al T.S.P.A. nuevamente a la fuerza.

A sabiendas del compromiso importante que debe atender por el caso que se le notificó en la madrugada de hoy, la señorita Yang se ofreció a cuidarlo junto con su equipo de enfermeras y Yuuki contento porque sería un mini-enfermero, se ha quedado allí tranquilo intentando auxiliar a los heridos mientras que su tío, se despidió de él revolviéndole su melena negra con rostro risueño, eso fue algo que a la Doctora Jefe se le hizo muy afectivo y poco usual en el superior.

Entre otras cosas, Isabella trataba de recordar lo siguiente apenas se percató las banditas de animalitos que usaba Yuuki: ¿En dónde las había visto antes?

Solucionado el pequeño impase de Yuuki, Yuuri se despojó de su papel de tío tierno y/o consentidor para adoptar su lado soberbio de Teniente Coronel del FPJ  y Comandante de línea del F.E.G.I, ¡Ya era hora de cumplir su trabajo! Varios de los capturados están siendo interrogados bajo la lupa del E.A en la sala de interrogatorios y desde los cuartos ocultos de operaciones son supervisados por nuestro T.C Katsuki, el Mayor Giacometti, el S.T Altin, y unos cuantos investigadores especializados del FPJ, es de rutina.

Mientras, los estudiantes cadetes, alféreces y dragoneantes estaban alarmados por lo ocurrido, no había otro tema del cual hablar, Vicky prefirió guardarse lo que vivió en el día de ayer y no comentarle nada a su compañero Emil. Primero, para no preocuparlo y segundo, porque debía ser “prudente” con la petición del Subteniente. Aunque eso implique directamente desobedecer al T.C (todo con tal de no permitir que esos tipos hagan sus fechorías)

Sí retomamos la inspección, El detective Jefe, Seung-Lee dirigía la ronda de preguntas al aspirante Inglés infiltrado que atraparon en flagrancia. El tipo apeló a sus derechos con mucha anticipación y ahora, de la manera más “inusual”, ya tenía un abogado delegado. En aquel espacio nimio sin ventanas, con una mesa y unas cuantas sillas, Katsuki quien veía todo detrás de ese vidrio polarizado no le daba buena espina la pinta, consigo estaba el Intendente Yamamoto con su cara altanera y de no romper un plato, pero esta era una simple portada para no levantar sospechas.

En la madrugada, al canalla le llegó el reporte de la emboscada sorpresa que recibió de la policía y de las capturas realizadas. Su semblante fue pálido, sí él fallaba en este golpe, la organización fantasma a la cual le rendía cuentas tomaría serios ajustes con su persona y todo por culpa de Katsuki, es la única piedra en su zapato que no ha dejado de fregarle su existencia. Cerró sus ojos expulsando ese vaho apesadumbrado con el pretexto de calmar sus ideas. Ya ha hecho antes variados golpes saliéndose con la suya y esta, no será la excepción. Con su mente en claro ha dado nuevas indicaciones re-direccionando todo en cuestión de segundos.

Y entonces eso, nos lleva a lo que leemos en estos instantes. Allí estaban terminando la última parte de ese interrogatorio. Seung-Lee, mostraba una figura seria e intimidante ante el peón que daba poco tramuye en sus palabras confiándose por su abogado. La acusación “sutilmente” manejada pesa en los hombros ajenos; más de modo implacable, evita sulfurarse ante los pensamientos del otro lado de la mesa, y debe seguir así en lo que declaraba. El Mayor Giacometti desde su intercomunicador daba premisas a su equipo del E.E.I, encabezado por el Capitán Chulanont y dos de los perros de la FSB (los Cabos, Plisetsky y Leroy) para acompañar a los Agentes Especiales Hong y De la Iglesia con Xian y El Santo (sus perros oficiales) a buscar el camión partícipe del suceso.

Al acabar esa consulta, el detective se retiró dejando solos al tipo y su abogado, ellos fueron cuidadosos en lo que decían con voz susurrada puesto que las cámaras estaban activadas. Seung llegó a la cabina secreta, calando el cigarrillo que besaba sus labios y su rostro lucía estoico. Le hizo un desglose a Katsuki de lo que pudo comprobar pero también le confesó que parte de lo que dijo el tipo no era del todo sincero, y posteriormente el Japonés asintió; no les queda de otra que confiar en su testimonio. Ellos se retiran a los despachos para planear la nueva redada y en esas Yamamoto, se acercó al T.C por mera pantalla.

—Teniente Coronel, Yo realmente no esperé tal descaro de esos sinvergüenzas… ¿Cree poder dar con el resto?

—¡Daremos con ellos! —Sentenció con dureza—. No pueden hacer mucho ya que su golpe fue recién, y todas las autoridades están avisadas. Lo que si me sorprende es que el capturado es uno de sus recomendados y sus demás acompañantes, que por alguna razón también son de los suyos, lograron huir. Deberá ser más “ojo clínico” de ahora en adelante cuando haga sus “apreciaciones” —Nuevamente el punzón ágil y mordaz de Yuuri, hace un revuelco ácido en el estómago del intendente, pero él lo ocultó detrás de su cortesía.

—Le tomaré en cuenta su consejo. Es… Una lástima. Ya uno no puede brindar su confianza porque abusan de ella, ¡Total!, son ellos quienes se perjudican. —Acotó con ironía y continuó su parafernalia—. ¡Oh!, ¿por cierto?, me enteré que su combate con la joven novata fue interesante y que brindó un gran espectáculo del cómo se debe blandir una espada.

—¿Hmm? —Arqueó su ceja—. Es… curioso que me lo pregunté siendo usted el Intendente, debió habernos supervisado. ¿Puedo saber la causa? —Preguntó con inocencia disfrazada.

Ya Moroka le avisó con tiempo de que él, no presenció del todo la prueba. El Intendente dio una “excusa sostenible” con eso de los reportes. Pese a todo, Yuuri no creyó en ninguna de sus frases y quiso dejarla así por ahora. Yuuri se fue, y el Intendente también. Cada quien con sus mentes ocupadas en sus asuntos. Katsuki hizo movidas rápidas otra vez desde su celular, debían ir a otro posible lugar donde estarían los criminales con una parte del cargamento hurtado. El Woki-Toki decomisado cubría algunas señales y dieron con palabras en clave. Estaban en un Baldío alejado de la zona central de Shibuya. Aún con la impaciencia recorriendo por sus venas, no le dio tantas vueltas al fondo… ¡Se jugará el todo por el todo!

 ¡Se jugará el todo por el todo!

Zona de practicas T.S.P.A – Tokyo / Japón
Marzo del 2017 – 2:00 P.M

Identificado a unas cuantas cuadras y maquinando su tramuye del centavo, nos topamos con un Intendente mandando un mensaje vía WhatsApp a una persona para encontrarse en unas de las zonas de prácticas que hay en la academia. Este caminaba airoso, sintiéndose intocable, mas no se dio por enterado que ya alguien lo tenía en la mira. La cadete, al ver que mantenía un par de horas libres se dispuso a buscar al tipo para cumplir con la promesa al grupo de la FSB, por suerte lo pudo hallar deambulando por el campus. Ella iba a unos cuantos metros de él, con calma en su andar.

Yamamoto cuando se cercioró que el sitio fuera seguro y entró con otra persona, de algún modo Vickytoria logró escabullirse un poco más como toda una experta (gracias a sus intentos de fuga para no ser castigada por el viejo jefe cascarrabias de su  padre cuando era pequeña estando en Rusia.) Sus sentidos se afincaban prestos y el obturador de la cámara de su IPhone permanecía en “silencio” capturando imágenes del Intendente con ese señor, pretendió grabar pero había demasiada luz y el espacio no ayudaba a que el audio fuese nítido.

—¿Y bien?, ¿cómo vamos? —Habló Yamamoto con rostro frívolo.

—Hasta ahora todo va como usted lo predispuso, señor. —Ese fue el abogado enviado por dicha organización—. El testigo que capturaron, ha recitado todo al pie de la letra. Un grupo de investigadores fue desviado al camión dándoles un mal cebo, eso nos dará tiempo de trasladar la droga en otro vehículo a unas de las bodegas inhabitadas de la aduana y los demás están en el baldío que usted índico. Todos armados hasta los dientes esperando a tal Katsuki y sus hombres para “quebrarlo”

—Más les vale, si queremos salir de Katsuki y su gente, él debe ir a ese “lugar” para que así le hagan la emboscada. No irá con todo su personal. Por lo que sé, solo hará sondeo para confirmar; y cuando menos lo espere, “Sayonara” —El hombre hizo un ademán con el pulgar trazándolo por su cuello â€”. Katsuki se va a arrepentir de haberse metido conmigo, de los cateos hechos a los golpes de nuestra organización, de cada una de las jugadas que ha logrado en nuestra contra, ya imagino la primera plana en los medios. —y aquí, el muy cínico expandió las palmas de sus manos y las estiraba horizontalmente con suma petulancia—. “Muere uno de los mejores Oficiales del país sirviendo en sus funciones” oh, como pienso disfrutarlo, muaja, ja, ja, ja.

La risa de maldad reflejada en sus facciones desató un mensaje directo, uno con sangre donde muchos hombres nobles la perderían a no ser que alguien de aviso. Vicky se llevó sus manos a la boca para evitar que un jadeo tembloroso y sonoro saliera de ella. “¡Es una trampa!” … Quiso levantarse pero con torpeza tumbó algunos implementos. El abogado y el Intendente agudizaron sus oídos y la chica sin dar espera salió corriendo de allí. Ellos trataron de ir tras ella, en un mal movimiento su aparato cayó al suelo soltando una maldición en ruso por ese descuido sabiendo que no podía devolverse por él…

—¡Mierda! ¡Esa niña nos escuchó! ¡Estamos en serios problemas si esa chiquilla dice alguna cosa!

—Tranquilo. Es su palabra contra la mía, es una pelusa insignificante y en caso de que ella quiera usar alguna prueba en mí contra… —Miró el IPhone caminando a este y con el calzado de su bota militar dio pisotadas con vigor rompiendo el display y otros circuitos internos—. Sus únicas posibilidades se fueron al caño. Ahora, centrémonos en lo importante. —Ordenó el Intendente con precisión.

Vicky marchaba despavorida a quien sabe a dónde sin detenerse… Estaba asustada, con el corazón en la mano y preocupada por esas declaraciones. De no hacer algo, el T.C y sus hombres irán a un vuelo “sin retorno”, la sola idea la horrorizaba. ¿Qué serán de esos hogares sin aquellos Oficiales? 

Peor aún, ¿qué será de su pequeño príncipe sin su tío Yuuri?

Ver esto, vivirlo y sentirlo, le perpetuó vagamente esa fatídica emboscada en la cual su padre Andrei se vió perjudicado pagándolo con su vida y ahora Yuuri, quien no es más que un buen hombre de temple severo como justiciero, y que por mucho que tengan sus diferencias o que ella le arme sus caprichos infantiles, le ha resultado ser alguien muy admirable…

—¡Tengo que hacer algo… Tengo que ayudar a su equipo….Tengo que ayudarle a él… Tengo que…! —Insistió desesperada mientras prendía su fuga desmedida. ¡Yuuri va por el mismo negro camino por culpa de esa trampa!

Ella no quiere ese deceso fatal para Yuuri…

Ella no quiere que Yuuki sufra la experiencia de estar solo.

Ella no quiere que más personas de bien, vivan por sus acontecimientos pasados.


Continuó su huida, incomunicada por ese desliz, tenía demasiados remolinos en su cabeza y de pronto recordó el Bíper que le dio el subteniente Kazajo. Probó con un mensaje pero la señal no le llegaba. Otabek en ese entonces iba en la misma comisión que Katsuki organizó, al ser un lugar algo retirado y desvalido era casi inútil captar alguna onda a larga distancia ya sea celulares o bíperes. Ella tomó como última medida hacer la misma hazaña con Yuri Plisetsky y Jean Leroy. Esos dos ya estaban en la T.S.P.A cabreados por el rastreo a medias que se perpetuó en las horas de la mañana, no había nada de nada. Tan solo el cascaron del camión. Los agentes de la D.E.A que hacen parte del E.A, y los chicos del Capitán Chulanont se quedaron un poco más para buscar pistas y les harían saber alguna novedad en caso de hallar algo. Yuri y Jean escuchan el sonido de sus Bíperes con rostros extrañados, su superior solo lo usa cuando es necesario o en caso de emergencia. El número que observan es desconocido y se disponen a leer, ambos se miran entre sí, y en confabulación van al lugar indicado.

Cuando casi logran ubicarse en los pasillos cercanos a la sala de operaciones visualizan a frentona con pelo de anciana. (Vickytoria) recargada en la pared tomando bocanadas de aire.

—¿Tú? —Ese fue Leroy y Plisetsky completó—. ¿Y ahora qué haces acá y cómo rayos obtuviste nuestros Bíperes?

—¿Acaso eso importa?, ¿ustedes saben en dónde queda el sondeo que hará el T.C? ¡Por favor, es… urgente!—La suplica desesperada en como Vickytoria les hablaba le dio a entender a Yuri que no bromeaba, se le veía el miedo en sus ojos. El ruso le explica la ubicación exacta en tono neutral, ella enseguida les comentó lo que vio/escuchó de la propia boca del Intendente y de lo habló con el otro sujeto.

—¡Ese perro! —Golpeó de lado aplicando fuerza desmedida a la pared con su puño—. Beka, maliciaba de ese vejestorio desde un inicio.

—El jefe japonés también tenía sus sospechas. —Le complementó el canadiense—. Altin, Katsuki y el resto de policías van directo a un callejón sin salida si no hacemos algo. Lo más probable es que Intendente esté buscándola. Iré a echar un vistazo en lo que terminan de hablar, y por favor… ¡Intenten no matarse! —Leroy se puso en esquina a vigilar que nadie rondara cerca y dejó al par de rusos platicando.

—Ahora sí comprendes la gravedad del asunto, ¿verdad? ¡Tenemos que ir a evitar una tragedia!

—¿Tenemos? ¡Eso me suena a bonche! —Replanteó el ruso con rudeza mirándole sin chistar—.  ¡Tú te quedas aquí!, ¡Nosotros iremos en su ayuda!

—Pero Yurakcha…

—¡YA DIJE QUE NO! â€”El superior ruso se masajeó el puente de su nariz con fastidio—. Mira… Vickytoria. —Ella se sorprendió porque el muchacho le llamase por su nombre intentando sonar lo más calmado posible y tal vez, ¿medio educado?—. En sí, agradezco la información pero no te puedo dejar ir. Si te llevo, me meterás en problemas.

—¡Pero no es justo!, ¡yo también quiero ayudar!

—¡Y YA EXPLIQUÉ EL POR QUÉ DIJE QUE NÓ Y…!

—¡Y será mejor que escondamos a la princesa!, allí viene el intendente con varios hombres. —anunció Jean con voz apurada.

—¡ДЕEEEРЬМО! â€”Exclamaron en bajo Yuri y Vicky al unísono con unas caretas indescifrables.

Leroy buscó opciones y pronto sonrió a chapa pelada porque a vida era amable con él y sus lacayos (según la lógica del rey), había una puerta entreabierta en el pasillo que ellos usaron de resguardo y todos se reubicaron en distintos espacios de esa oficina. A paso firme, se aproximó el Intendente repartiendo a sus hombres por el lugar, ordenándoles explícitamente en buscar a la niña.

Pasaron unos minutos cuando los hombres se marcharon, y al no verse en peligro, Yuri creyó sensato en no dejar sola a la cadete en el campus con ese loco de por medio. El tipo podía organizar cualquier cosa en su contra y al ser novata, nadie daría fe a su palabra. (Su sentido de la responsabilidad caló a regañadientes en su conciencia.) Decidió llevársela a una de las zonas auxiliares donde se encuentran algunos Oficiales ordinarios del FPJ a su entera disposición.

¡Y así fue! El superior ruso y su subalterno canadiense no dudaron ni un segundo en hacerlo, reunieron a su gente en secreto realizando un rápido esquema de lo que se avecina para ellos cuando aborden el lugar de los hechos, Yuri señaló con autoridad a un par de policías enormes que no abandonaran y ni despegaran su vista de la cadete (sabe lo tremenda que es, así que elige prescindir de las sorpresas anticipadas). Él se va con Leroy, tomando los implementos necesarios y organizando los furgones antidisturbios del departamento de policía. En lo que eso ocurre, Vicky debe buscar la forma de distraer a esos zoquetes para poderse escapar. El lugar es un depósito con muchos espacios y soportes de sobra para engancharse en el aire. ¡Ya tiene una idea!

La puerta desde adentro realizaba unos ruidos raros, ambos oficiales entraron uno detrás del otro encontrándose con el depósito vacío en su totalidad, es imposible que ella se les escapara, no hay ventanas o conductos de ventilación, incluso miraron arriba dando de frente con el abanico de techo.

¿Dónde está la cadete?

Suspendida en uno de los calados en alto que daban con el contorno de la puerta, hizo movimientos elongados o gimnásticos que le ayudaron a bajar cual felina en acecho, ella le punteó con su dígito la espalda de uno de los oficiales y…

—¡Que tal, cariño! —Dijo coqueta la niña.

—Waaaahhhh!?

Sxf¡PAFF!

Se enganchó con ambos brazos al marco que sobresale de la puerta y se abalanzó con fuerza dando un patadón juntando las piernas. Tumbó al primer policía y por ende este recae en su compañero mandándolos al final sobre un montón de cajas. Les quita las llaves, y los deja encerrados por fuera.

¡Genial!, ¡Un lío menos! y todavía debe planear el cómo le hará para que Plisetsky o Leroy no la descubran. Caminó un poco por el lugar y se topa con la sala de vestuario de los oficiales ordinarios del FPJ. Ya todos estaban afuera ubicándose en el móvil que les corresponde, y Vicky no lo piensa dos veces. Toma un par de botas, un chaleco antibalas ligero y lo suficientemente ajustado para minimizar sus… bueno… ya lo saben. Agarro el pantalón, una camisa, la prenda superior, se recoge su cabello haciéndose un tomate en alto de modo que el kepi de oficial termine por ocultarlo. Se lleva un par de esposas, y un arma con municiones.

Como hacerte pasar por un Oficial “hombre” de las Fuerzas Policiales de Japón del Departamento Ordinario Distrital… ¡Nivel Vickytoria Nikiforova Románova!

La chiquilla vio al último grupo, al parecer Plisetsky y Leroy salieron en la primera furgoneta. A esos dos se les dio por llamar al Capitán Chulanont detallándoles un resumen del caso, obviamente Phitchit paró labores recogiendo a su equipo, ¡también irían para allá! El ruso le dio las coordenadas exactas y cortó la comunicación. Trato de anunciarse con Altin, pero tal y como le dijo Vickytoria, la señal era una porquería. La Agente Oficial Hong con su compañero De la Iglesia, sabiendo que no serían de mucha ayuda con sus perros de por medio prefirieron quedarse, detectaron un par de incongruencias en el lugar y darían aviso a su Detective Jefe, Seung Lee y finalizando con Vicky, se situó en una fila cualquiera pasando por inadvertida. 

¡Bien! El hecho de que ella no se comportara precisamente como toda una “señorita” ayudó mucho en sus ademanes para que no la descubrieran, la furgoneta arranca, y el oficial jefe hace entrega de comunicadores sofisticados y ella solo espera llegar rápido para ayudar a esos hombres, en especial al tío de ojos bonitos de su pequeño principito.

¡Bien! El hecho de que ella no se comportara precisamente como toda una "señorita" ayudó mucho en sus ademanes para que no la descubrieran, la furgoneta arranca, y el oficial jefe hace entrega de comunicadores sofisticados y ella solo espera llega...

Baldío “x” de Shibuya – Tokyo / Japón
Marzo del 2017 – 3:00 P.M

Los Oficiales del F.E.G.I en conjunto del FPJ empezaron la exploración del lugar constatando que lo dicho por el peón capturado fuese “verídico”, el sitio estaba destrozado. En años anteriores esto era una gran fábrica de automotores, con el tiempo quebró y fue abandonado. El clima, la naturaleza, inclusive la misma sociedad no dieron perdón a la estructura acabándola por completo. Todos caminaban cautelosos esperando alguna señal o movimiento raro. Es aquí donde el T.C decide dividir la barricada mandándolos en grupos de tres o cuatro hombres para que el allanamiento sea más efectivo y en su caso, él prefiere ir solo.

El S.T Altin quiso acompañarle pero aseveró que estaría bien y que le era más provechoso que él comandara parte de sus filas. La olla del vicio (como fue denominada por la ANP) necesitaba ser urgentemente desmantelada y con ese proceso de registro, el T.C tenía a media docena de autoridades sobre su mira.

Katsuki Yuuri iba con sigilo, caminando en diagonal empuñando en bajo con sus manos el revólver S&W 500 Mágnum personalizado, al ser un sondeo flash el protocolo exigía que portara el uniforme ESMAD y era opcional traer consigo su arma con filo o no. Él siendo apegado a sus principios de guerrero, dicha Katana la acarreaba en la espalda y algunos de sus oficiales del F.E.G.I tomaron la misma conducta de su jefe, a diferencia de los señores que forman parte del FPJ que no tienen permiso de usarlas.

Proseguía en calma, aproximadamente ya había recorrido parte del lado noreste de esa fábrica. Debido a que varias puertas eran de metal oxidado tuvo que derribar algunos muros de triple prensado y láminas de aluminio blando para poder ingresar a ciertos cubículos. Continúo su senda, ahora llegó al sector de armado automotriz y todo estaba en un absorbente silencio; con su intercomunicador da aviso a los demás si han encontrado algo pero recibe un “negativo” y sus hombres a buena marcha arribaron rápido con su jefe quien siguió de largo, hasta que…

—¿Huh? —Espetó intrigado el S.T Kazajo. El ruido lo supo alarmar al haciendo un ademan con su mano para detener a la flota que le acompañaba.

Yuuri, había subido al tercer piso y optó por escabullirse en una parte no muy visible al tiempo que divisaba a muchos gandallas del bando contrario, eran demasiados para custodiar una paca de “droga” incautada y eran demasiadas medidas de protección siendo el lugar aislado.

—¡Carajo! —Esto no era bueno, nuestro T.C se acababa de dar cuenta que dicha “olla” fue un chivo expiatorio. ¡Una jodida emboscada!

Katsuki les gritaba como pudiese dando a revelar su posición con tal de evitar alguna tragedia y los maleantes al fin reconocieron al implicado principal. Los tipos empezaron a arremeter en su contra y a sus Oficiales los cuales se escudaban usando el entorno que les rodeaba y también preparaban sus fusiles, rifles o pistolas.

—¡OLVÍDEN EL RESTO Y QUIEBREN AL TOMBO!, ¡PILAS QUE ES ÉL PUTO OBJETIVO! â€”Gritó el líder criminal a sus secuaces en un lenguaje de barrio, un grupo va tras del T.C mientras que Altin da reseña de soltar todo el arsenal a sus colegas en pleno contraataque.

A sabiendas de la locura que hizo, Yuuri corrió al lado izquierdo dando disparos certeros en la cabeza de tres tipos que estaban en la misma plataforma, terminaron cayendo estrepitosamente y de sus cuerpos no dejaba de brotar ese río teñido de sangre. Sorteando como pudo esa la balacera huyó de sus perseguidores. Saltó los obstáculos naturales del lugar y los perdigones que vienen del lado derecho rompieron en pedazos los pocos ventanales antiguos tras el andar del japonés que se cubría el brazo.

—¡IDIOTAS, A NOSOTROS NO! â€”Gritaba uno de los malhechores enojado usando su Woki-toki por la estupidez de los colegas que estaban ubicados en otro punto de la fábrica con sus armas de largo alcance.

Kastuki aprovechó el descuido volteando un poco su cuerpo con su mano hacia atrás tirando más proyectiles a los enemigos que le siguen, éstos logran sisearlas y él tomó un atajo que va directamente al centro del lugar. Visualizó una cadena suspendida en el aire, no lo pensó, simplemente prendió motores al final de ese “atajo derrumbado” y pegó un salto lográndose sujetar a ella como liana para llegar al otra parte, a su vez que esas descargas con pólvora intentan masacrarlo.

—¡DEFIENDAN AL T.C! ¡REPITO! ¡DEFIENDAN AL T.C! ¡DEBEMOS BUSCAR LA FORMA DE IR CON ÉL Y DARLE APOYO! â€”Clamó Altin irritado desde su lugar dando ráfagas con su metralleta automática a mansalva. En su ejecución se llevó a cuatro diablos con pase directo al infierno.

—¡SEÑOR SON DEMASIADOS, SI NOS MOVEMOS NOS VAN A JODER! â€”Habló desesperado un oficial en repuesta.

Por más que él quisiera hacer algo su equipo tenía razón, ellos son menos a diferencia del enemigo, ¡Maldición! se sintió con las manos atadas, él espera que su superior pueda salir bien librado de esa asechanza rastrera e invasiva a su persona.

Katsuki respiraba agitado tras haber pasado ese gran barranco (no era primera vez que hacía ese tipo de maniobras) giró su rostro a su izquierda y miró que seis hombres ya van por él. Manteniendo su ritmo acelerado apuntó con su revolver bajándose a dos tipos más, él resto hace lo mismo, Yuuri se tiró a la puerta que ve abierta haciendo un vuelco aterrizado y se puso en pie para seguir con su carrera, los demás tiran sus balas rozándole con picor antebrazo, mejilla y hombro.

—“Vaya, que son pésimos”… —Dijo el T.C en su mente. Si él fuese un mercenario, sin duda no hubiese fallado tantos tiros pero ese no es el caso, en medio de su escapatoria llegó a un sitio lleno de muchos baches, cúmulos de acero, autopartes deshuesadas entre otras cosas que le han de servir como escondirijo para despistar al enemigo.

Fuera de la fábrica, la caballería había llegado con prontitud dando frente a la unidad contraria. Los Cabos y los muchachos del FPJ a su cargo buscaron entradas alternas (por el techo y extremos). El vigor estuvo parejo entre ambas partes, un total de cuatrocientas municiones por segundo son gastadas en esa guerra sin cuartel, y asumiendo que ya están iguales se atreven ir más allá enfrentándoles no solo con su astillero de fuego, también a mano alzada. Plisetsky arribó proporcionando su típico rugido de tigre con patada voladora al pendejo que estaba por golpear a su superior Altin y Jean quien no se queda atrás, nada como pez en el agua operando con el estilo arrollador que le caracteriza a sus gemelas, las pistolas Beretta M92F personalizadas y cromadas en full metal ligero. La sincronía del trió conformados por el ruso, el kazajo y el canadiense era excepcional llevándose a más de diez tipos a su merced. Los tres demostraron ser duros, ejecutores y sanguinarios.

En el otro extremo, Vickytoria la conejita "aunoficial" de la ley, se había desplegado con el  grupo que le correspondía la zona superior, más adelante con velocidad se había metido por un hueco situándose ágilmente al tercer piso y pudo colaborar...
By Sharayanime

En el otro extremo, Vickytoria la conejita “aun no oficial” de la ley, se había desplegado con el grupo que le correspondía la zona superior, más adelante con velocidad se había metido por un hueco situándose ágilmente al tercer piso y pudo colaborarle a un par de oficiales que estaban heridos.  Ella preguntó por los demás y el T.C, ellos le dijeron que sus compañeros aún seguían en lucha e iban en apoyo con su jefe puesto que él arriesgó su posición para impedir una caída en falso a su tropa siendo “señuelo” por este lugar, pero al momento de auxiliarlo, se vieron interceptados. No escuchó más, fue en su ayuda. Vicky corría en medio de su angustia, a sus oídos se sintieron muchos disparos, unos muy claros indicándole que estaba cerca y…

—¡AQUÍ, CABO LEROY! â€”Destilaba el canadiense en frecuencia abierta para todos los hombres, por ende Altin, Katsuki y Plisetski podían escucharle sus indicaciones desde la otra zona donde atacaban—.  ¡TRATAREMOS DE HACER AGUANTE A LOS MALNACIDOS! ¡AQUELLOS QUE SE ENCUENTREN UBICADOS EN EL TERCER PISO, VAYAN EN BÚSQUEDA DEL T.C! ¡CAMBIO!

—¡MON’SEUR LEROY! ¡TENGO A LOS CHICOS MALOS EN LA MIRA! â€”Contestó alguien singular mientras iba corriendo.

—Esa voz… —Jean y Altin quedaron en una pieza cuando cacharon la vocecilla y si nos vamos por el lado de Yuri… bueno… Esperemos que no le dé una embolia por tantos corajes…

—¡¡¡¿PERO QUÉ MIERDAAAAA HACES AQUÍ, VICKTORIAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA?!!!

—¡WOW!… Â¡Qué agresivo! â€”Cerrando el ojo izquierdo por incomodidad e inercia, la Cadete infiltrada de Oficial, le tocó quitarse el intercomunicador precisamente de ese lado por ladrido descomunal que Plisetsky, escupió.

Muchos hombres colaboradores en sus trincheras improvisadas disparaban sin perder detalle de la “inusual conversación”, y preocupados; canadiense y kazajo debían buscar la forma de no solo salvar el pellejo de su jefe, sino también de aquella novata. Para variar la cosa, Vicky sabe que sí responde, un lindo gatito emputado la querrá matar por no seguir órdenes, pero no le importaba. La vida del T.C peligra y si puede ayudar, ¡no retrocederá!

—¡ME VALE UN CARAJO LO QUE ESTÉS HACIENDO! ¡REGRESA EN ESTE INSTANTE ANTES DE QUE YO MISMO TE BUSQUE Y PATEE TU MALDITO Y BLANCO TRASEROOOOO!

—¡OLVÍDALO YURA! â€”Contestó con decisión mientras mantenía el paso, ya había establecido el rastro donde posiblemente está Yuuri batiéndose con esa gente mal habida y sin más, contesto—. ¡El Teniente Coronel está solo contra esos hombres y soy el apoyo más cercano que él tiene! Sí vas a patearme Â¡HAZLO! Â¡Porque no pienso detenerme!

—¡OE ¡ ¡OE! ¡NO TE ATREVAS A CORTARME, FRENTONAAA!

—¡Puedes apostarloooooooo~~ Lindo Gatitooooo! ¡CAMBIO Y FUERA! â€”Y lo dejó hablando como loco al percatarse en la dirección que iban los bandidos.

Si bien, la situación ahora pintaba de modo cerril, la suerte les dio un respiro cuando el grupo de Chulanont entró en escena y consigo se trajo un extra, la división que comanda Crispino con Giacometti abordo (y un Emil de colado sin que se dieran cuenta sus superiores, porque se enteró que su compañera se encontraba en peligro.) Teniendo la zona controlada, Plisetsky, Leroy y Altin con aquella jugada a favor se fueron en auxilio del T.C y la Cadete mientras un puñado de sus hombres los acompañaba.

El que si estaba con la faz de poco amigos y cortejando de un pequeño jadeo tan escalofriante que le recorrió por todo el cuerpo era nuestro japonés tras escuchar la discusión.

—¡¿E-esa niña está aquí?!

Se detuvo detrás de una columna para ajustar mejor su comunicador e intentaba ubicar la frecuencia de su rebelde cadete, pero tres tiros rebotaron en donde se resguardaba siendo el último, el más cercano a su cabeza y logró agacharse a tiempo para arrancar otra vez. Yuuri, nuevamente se escabulle como serpiente, la zona era semi-obscura lo que le favorecía en gran medida con los tipos que estaban cabreros porque el maldito enano era demasiado rápido y en ese “corre que te alcanzo” ya se había bajado a cinco hombres.

—Bien Katsuki. â€”Ese era uno de los aspirantes ingleses y el líder del grupo—. Sal de una buena vez… Â¡HIJO DE PERRA! ¡NO ESTAMOS EN TU MALDITA ACADEMIA PARA QUE NOS ESTÉS GRITANDO Y SACANDO LA MIERDA! â€”Ahora iban despacio abarcando perímetro.

Él gandalla era un camión descomunal de músculos y masa corporal, además de suponer la dureza que le merodeaba. en medio de ese parloteo amenazante, la novata logró alcanzarlos y se escondió con su adrenalina acumulada.

—¡Ok Vickytoria!, ¡es la hora del show, muñeca! ¡Tú puedes hacerlo!…Ehhh~~ ¡Debí traer más municiones o llevar conmigo un navaja de emergencia! â€”Masculló chillando en bajo entrando en modo dramaqueen, arrodillada y con su arma a centímetros de su cara. 

Trataba de animarse o de hacer las cosas bien (al menos eso intentaba, más sus nervios no querían colaborar.) En otra esquina, el experimentado T.C les vio sus equipos, eran pistolas de poca munición, los únicos que poseían fusil de largo alcancé se hallaban cerca de un tumulto de objetos mal trechos casi por desplomarse, solo era cuestión de acercarse un poco, empujarlos con fuerza y listo. ¡Algo práctico!, estaba por hacerlo pero…

—Ojo con ese enano, apenas le vean la cabeza… Â¡QUIÉBRENLO! â€”El “¡sí señor!” fuerte y claro se hizo valer acatando la orden como perros bravos de casería. 

No obstante, la imprudente Vickytoria tuvo un respingo traicionero por el resonar abismal y sin querer, su pistola se explayó por error notificándoles a todos su ubicación. ¡Ah bendita suerte la suya con esos aparatos y su torpeza!

—Ahammm… ¿H-híii~~? â€”Tintineó sus dedos con desconfianza y careta de “Ya valí” más su boquita de corazón. Por muy disfrazada que esté, el T.C la supo reconocer de inmediato.

—¡DISPAREN Y QUE NO QUEDE VIVO!

—¡GYAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHH! â€”Y las primeras ráfagas las pudo esquivar de milagro con ese aullido agudo fantasmagórico que soltó. 

Vicky se trabó al momento de gatear, luego se paró a huir como nunca lo había hecho. Las jornadas maratónicas espartanas con el amargado dieron sus frutos al punto de parecer un Forest Gump.

Solo faltaba decir: “¡Corre Forest, corre!” ¡Ah, no! corrijo: “¡Corre Vicky, corre!”

La lluvia de plomo continuaba por donde ella corría y siseaba las balas de un lado a otro como si fuera un mono espantado de circo. Katsuki soltó un suspiro frustrado y negó con su cabeza ante la falla fenomenal de la cadete, pero meditando las cosas a conveniencia, Románova terminó siendo una buena conejilla de indias y se dispuso a ejecutar su plan.

Aceleró con potencia suficiente para tumbar el primer manojo de pilas acumuladas, el resto cayó en reacción cadena desestabilizando a la manada hombres en especial a aquellos con el fusil, fueron los que llevaron la peor parte. Vicky ve una salida alterna, se tiró haciéndose bolita evitando la plomera para así dar con el suelo en plancha (Y no es que fuese un Sonic o un Shadow en caso tal)para complicar la faena, el líder y los hombres andaban tras la niña pensando que era el T.C.

—Esta chica… ¡No salgo de un problema cuando ya me mete en otro! â€”Dijo un Yuuri resignado tratando de alcanzarlos. Altín por fin contactó a Yuuri al tiempo que él explicaba su situación mientras va por la muchacha y pide refuerzos.

Vicky por otra parte, se levantó y siguió sin detener su partida con los plomazos al acecho que cada vez eran menos, ella vio las escaleras por los cuales descendió del tercer al segundo piso y antes de llegar al primero, se montó por los barrotes centrales de los escalones deslizándose sobre ellos para bajar con rapidez, al final optó por saltar encima del maleante el cual daba de espalda con ella.

—¡LO SIENTO! â€”El pobre lo mandó directo al mundo de los sueños.

En ese escape sin fin, pateó la puerta que obstaculizaba su camino. Al despejarla el terreno era desolador con un sol se ocultaba. Usando su pistola tomó con pasmo a otra persona que custodiaba el camino, le disparó como pudo obligándole arrojar su rifle del susto a los escombros, y siendo ágil cual liebre le ha zampado un puño sin detenerse. Corrió un poco más terminando en un callejón sin salida, regresó nuevamente pero las ratas de alcantarilla no restringieron tiempo cerrándole en una fila horizontal su paso por completo. ¡Está acorralada como ratón!

Cuando se fueron aproximando ya no tenían ninguna clase de munición, las tiraron al suelo y sacaron cadenas con púas, dagas, machetes, barrotes y con suerte dos de ellos portaban espadines reformados. Vicky solo contaba con cuatro balas que no le servirán de mucho, causando que guardara el arma en su funda e infiere que su batalla será cuerpo a cuerpo.

Y en ese momento, el líder inglés observó mejor la panorámica pintoresca…

—¡WAJAJAJAJAJA! â€”No pudo evitar la risa cínica y continuó—. Â¡Â¿QUÉ CLASE DE BROMA ES ESTA?! Â¿Tan graves están las autoridades en Japón que nos mandan como mejor postor a un mocoso? —Los trece hombres que estaban con él no salían del asombro, y despachadamente se unieron a la burla.

—Jefe, tenemos a un par de hombres cerca del perímetro.

—Los podemos llamar para que le presten un arma y así dejamos a este chiquillo como colador.

—¡Bah!, Este escuálido no tiene oportunidad con nosotros… Él maldito nos hizo correr al igual que el otro enano. ¡Divirtámonos un poco!

Cada paso que el líder daba, Vicky retrocedía uno… Aunque ya había tenido oportunidad de analizarlo en la convocatoria, ese patán siempre se ha creído la última “cocacola” y a veces cuando alguien le dictaminaba lo contrario, perdía el control y ella considera que su equipo va por el mismo sendero. Ellos son más, pero Vicky, cree tener una oportunidad de enfrentarlos y desajustarlos solo por ese fragmento. Apelando aquello, la curva risueña con toques astutos propio en los “Nikiforov” sale de sus labios y comienza a mover sus fichas.

—¿Qué se puede esperar de un maldito bocón como tú hablando idioteces con sus “lame-botas”? —Moduló su voz lo mejor posible tratando de sonar y parecer como chico rudo (lidiar con el Yuri ruso ayudó en su actuación.) mientras adquiría una pose confiada con ambas manos en sus bolsillos.

—Si tanto alardean de ser unos "Machos" ¿Por qué no lo demuestran, desgraciados? —Completó poniéndose en guardia
By Sharayanime

—Si tanto alardean de ser unos “Machos” ¿Por qué no lo demuestran, desgraciados? â€”Completó poniéndose en guardia. El gesto retador que hizo con los dedos de su mano invitandoles a luchar… ¡Los enervó! y para cerrar con broche de oro, culminó con un—: ¿O se les “arruga” del miedo lo que llevan entre las piernas? Â¡PERROS!

—¡AHORA SI TE PASASTE! ¡TODOS A ÉL! ¡ LUEGO IREMOS POR KATSUKI! â€”Fueron en línea recta sin cambiar su trayectoria. 

Vicky giró sobre su eje a paso veloz, cuando se vio llegar al muro que hay al final, tomó impulso para intentar de escalarlo y hacer un “Flip Back” hacia atrás con gracia posicionándose sobre sus pies.

—¡¿ES LA NOVATA?! â€”Gritó el inglés y algunos de sus chicos consiguen chocar entre sí quedando muy atontados.

Su Kepi por la gravedad, ha de caerse dejando ver su cabello, ella devuelve los ataques con más golpes, patadas y un buen repertorio de combos a los canallas. Les provoca con frases, palabras inteligentes haciéndolos marear y golpearse mutuamente. ¡Qué Bien!, ¡se está saliendo con la suya! En el instante que eso pasa, el T.C queda exhorto ante lo que está viendo, luego su rostro toma un aire con sorna gracias a la ocurrencia de último minuto de su pupila.

—Nada mal, Románova…Nada mal. —Mencionó para sí con su ceja en alto a menos de cinco metros de la trifulca.

Pero la pequeña ahora la tiene algo complicada. Por descuido al esquivar un golpe, dos de los tipos lanzaron tajaduras laterales al tanteo logrando cuajar las cortadas a lo largo de su brazo izquierdo y parte de su hombro. El japonés ni lo pensó, yendo veloz en su auxilio pasando por encima del quien sea, a su vez que él Inglés sin piedad da un grito gutural con su espadín, Vicky congelada y arrumada a la pared cierra sus ojos esperando el impacto; pero nunca llega. Yuuri Katsuki salva la patria envainando con propiedad su katana, opuso buena resistencia hasta alejarlo lo más que pudo dando una tajada con ese sable japonés y luego chocando su hombro con el cuerpo ajeno haciéndole caer. Forjó un malabar sobrio con su katana para así afianzar su agarre con la mano derecha en el mango y la palma izquierda extendida. De Vicky, se podría decir que estaba asombrada de ver tal acción a través de sus ojos azules.

—¿Te vas a quedar allí todo el día o también debo pararte del suelo, Románova? â€”Habló con seriedad sacándola de su embobamiento y en un santiamén estaba a su lado. Yuuri logró ver el otro espadín en el suelo, con el pie lo levantó de manera que llega a su mano izquierda y se lo entregó a la chica—. ¿Puedes pelear en ese estado? â€”Le preguntó con fundamento puesto que la veía reñir un poco con sus quejidos pero supo desarmarlo con una buena sonrisa confiada.

—¡No se preocupe, Jefe! ¡Podré soportarlo! ¡Gracias por la Ayuda!

—¡Ok! Estos “caballeros” no se andan con juegos. A mi señal atacamos al tiempo, ¿De acuerdo? â€”Ella asiente con efervescencia y nerviosidad, será la primera vez que luche codo a codo con su jefe en una misión y no piensa defraudarlo.

Tres…

Dos…

Uno…

Los del otro bando recién se reponían de esa encrucijada cuando vieron sobre su entelequia a la Espadachína rusa y ese Chuck Norris japonés.

Espadín y Katana juntas desglosando poderío en frontal dejaron fuera de base a varios de ellos, Vicky y Yuuri se cuidaban entre si evitando golpes y/u ofensivas en falso. La tunda era tremenda, Vicky aun con su malestar acaba con dos de ellos con maestría. Mirando de reojo a su Jefe, estudiaba los movimientos ancestrales y complicados que Yuuri ejecutaba con su arma letal, a veces con una mano o ambas manos mezclándolo con artes marciales. Él era increíble.

Ese par de oficiales no apartaban sus espaldas porque todavía hay ocho en pie, entre ellos aquel inglés. Los enemigos van con sus instrumentos, al dar su descarga Yuuri y Vicky, se agachan y todos se magullan por inercia.

—¡AHORA! â€”Bramó Katsuki, el joven superior usó un tubo metálico como escudo para eludir un cadenazo y esta se enredó aturdiendo a su rival, Yuuri lo jaló hacia él con firmeza, y la mano que ha de blandir su katana le apuñala sin piedad atravesándole el pecho con salpicaduras rojas. El inglés intentó golpearle pero Katsuki utilizó al lacayo como defensa mandándoselo de regalo. En sí, la herida que le propinó no es mortal más era muy grave y eso lo deja fuera de combate. En la otra escena, Vicky hace un desplazamiento en “z” con su filo desafiando a dos tipos a medida que estos intentan golpearle, izquierda y derecha cubiertos por los tontos inician carrera.

—Mooh~~ ¿Tan predecibles son? —Comentó con flojera. Ella salta sobre ellos lo más arriba posible como si fuese un ninja y los dos tipos se estrellan con su barrote y cadena directamente en su cara—. ¡Bajando! —Habló con gracia, Vicky aterriza primero en la columna de uno y rebota en el otro gárrulo desamparado dejándoles knockout!

Quedan cuatro cabrones por fregar, El inglés y sus compañeros eran rápidos como leones más Yuuri resulto hueso duro de roer, a los pocos segundos aparece Vicky con sus típicas entradas de línea ocurrentes.

—¡¿Señor Katsuki, está bien?! â€”Mencionó ella al mantener el ritmo con el otro adversario.

—¡Solo concéntrate y da golpes concretos! â€”Expresó con actitud seca el Japonés, cosa que a Vicky no le gustó. Este conservaba su espalda pegada a ella, tratando de tener a raya al líder y mientras combinaban sus movimientos intercambiando lugar el uno con el otro, no paraban de hablar.

—Hey, al menos por arriesgar mi lindo pellejo por usted, yo esperaba mínimo un: “Gracias, Cadete Románova” —Le estriló con sarcasmo muy molesta y fingiendo voz elitista.

—¡Será porque nadie te lo pidió! â€”Respondió cortante importándole un rábano la formalidad.

—Really!?, ¡Qué tipo tan grosero eres! ¡¿Sabias?! â€”Y esa “formalidad” también valió copa en ella de la misma manera, así tal cual como pateó de la rabia las bolas de aquel papanatas que la enfrentaba…Pobre, lo dejó sin descendencia.

Y ustedes dirán: Se están enfrentando a los jodidos narcos y a esos dos se les dá por discutir trivialidades… ¿En serio? ¡¿EN SERIO?! ¡No hay derecho hermano…!

Siguiendo con la pelea, los ataques seguían y Yuuri al borde de la locura quiso dar fin al reclamo de su quejona subordinada.

—OK, ¿Dejaras de hablar como loro si lo hago? â€”Expresó sin rodeos cuando impactó con una fuerte sajadura al opuesto.

—¡OYEEEEEEEEEEEEEEE! â€”Y él podría jurar que la cadete tendría un puchero enorme por la comparación pero no es hora de juegos. Yuuri cumple su recado.

—Agradezco la ayuda, ¿Contenta? Ahora,  ¡MUEVE TU TRASERO, VICKYTORIA! â€”El jadeo de indignación fue grande, que ella ha respondido con un enojón—: ¡PERFECTO, YUURI AMARGADO! â€”Y justo a tiempo, maestro y pupila enlazaron sus manos en simetría trasladándose de puesto contrario para dar una patada espectacular al mejor estilo de “Una Pareja Explosiva” sobre sus adversarios.

By Sharayanime

Asumiendo que Vicky tenía el brazo izquierdo lastimado,  debió calarse el dolor y Yuuri se inquietó un poco por su estado. Entonces, el líder inglés (quien es el último que falta a batir) notó ese detalle en la chica, y en un parpadeo trató de ir a remolque alzándose en su contra sin darle nada de tregua. Yuuri alejó bruscamente a Vickytoria recibiendo a ese animal demoledor y ambos acabaron estrellándose al suelo perdiendo sus armas.

Yuuri y el inglés se dieron puño limpio entre ellos en el suelo alternándose como pudiesen. El hecho de que el energúmeno sea un gorilón en toda la extensión de la palabra, le complicaba a nuestro protagonista un tanto su situación. Vicky, en medio del escombro polvoriento, se hallaba aturdida por ese movimiento exasperado que Yuuri le dio a ella y sin querer, le provocó una torcedura en su tobillo. La adrenalina en su cuerpo había mermado un poco dejándole sentir las punzadas de dolencia en su brazo y hombro. Mira a varios puntos hasta dar con los dos hombres quienes están a metros de su persona.

El T.C y el Agente traidor hacían de las suyas, rodando entre sí, hasta que ese extranjero corpulento tomó por el cuello a Yuuri. El aire se le cortaba, respiraba errático, la sofocación causada por la estrangulación se mantenía palpable mientras veía la forma de zafarse de aquel que ejercía más y más presión de manera hostil.

—¡M-muere de una puta vez! —Intensificó mucho más el apretujón en su garganta.

—¡No…no lo creo! â€”E invocando su resistencia, con una de sus manos libres vio a daga de sierra al costado del cinturón ajeno, la agarró para puyar el antebrazo ajeno con rapidez y repitió la misma acción con uno de los ojos del tipo.

—¡GYHEEEEAAGGGG! Â¡ERES UN MALNACIDO! â€”El atarbán retrocede un poco de Yuuri dando alaridos y expulsando sangre a cantaros, el japonés fatigado se arrastra de espaldas sin perderle de vista con esa daga en su mano. Cuando el inglés logró enfocarse, para su fortuna la katana de ese tombo de mierda la tiene a un lado suyo, y la trincó con furia clamando descaradamente un—: ¡HASTA AQUÍ LLEGÓ TU TREN, INFELIZ!…¡AAAARRGGHHH!

Yuuri estaba dispuesto a recibir ese altercado, dispuesto a pelear por su vida; más la suerte es perra haciéndose esperar cual diosa egipcia.

Cuatro balazos fueron a su dirección y esos mismos 4 balazos fueron su salvación.

El primero dio con la mano que llevaba ese artefacto filoso haciendo que el proyectil lo traspasara, el segundo fue a su espalda, el tercero fue en uno de sus muslos fibrosos lo cual el malhechor se encorvó por el trino penetrante de su sufrimiento y el último disparo (que salió de improvisto) rozó levemente la mejilla a ese hombre de ojos marrones que supo esquivarlo. El inglés cayó como costal de papas desahuciado temporalmente, mientras Yuuri, inmóvil por la realidad que ha figurado con sus irises puestos en el que era su “rival”; alzó su mirada encontrándose con su pupila. La cadete rebelde.

—¿Románova?, ¿Románova-san? â€”Le habló por pero la chica no responde, está ida—. ¿Vickytoria? ¿Vickytoria te encuentras bien? â€”Le llamó ahora por su nombre y nada, eso le preocupó lo cual terminó irguiéndose para ir con ella.

—¡Oh – mí – Dios! ¿Q-qué acabas de hacer, Vickytoria? ¡C-casi matas a tu jefe! —La cadete seguía en trance, respirando con agite por lo que ha hecho, mas su rostro contrariado distando mucho de su naturaleza pura y alegre. Se desplomó de rodillas al suelo aún con esa pistola en sus manos temblorosas debido a su laguna mental. De encontrarse en mejor condición hubiese preferido encararle al gorilón de otra forma, pero su jefe estaba en peligro de muerte y no le tocó de otra más que disparar ese aparato del mal, exponiéndose a que uno de sus tiros fallara dando con Yuuri… (Que por suerte no ocurrió) Vicky es de las que piensa que la vida es un don valioso que hay que preservarlo a toda costa, sin embargo… Esta fracción de ser policía es ridículamente contraproducente, ¿no creen?

Katsuki ha llegado con su pupila, procurando de ser cuidadoso se pone a su altura con mucho tacto y deduce saber el “por qué” de su estado catatónico.

—E-en serio, yo…n-no quería tirarle a u-usted, Señor Katsuki… —Ella justificaba sus razones con voz miedosa, y muy atropellada por la rapidez en la que hablaba pensando lo peor. Estaba en modo “automático”—.  L-le iban a hacer daño y, y ,y s-solo se me ocurrió usarla pero le juro que no pretendía hacerlo… yo… yo… —Apretó sin darse cuenta la pistola quedando muda en el acto.

—Hey, tranquila. Entiendo, ya pasó. —Le habló con voz sosegada y a la expectativa.

Como indicaba el protocolo en estos casos cuando alguien se encuentra en shock, Yuuri trató de calmarle los ánimos con palabras tenues que no alterasen sus emociones.

—Hey… Hey… ¿Puedes mirarme?

—¿Eh? â€”La chica logró fijar su azul atribulado en el rostro del superior y el relajó su faz a una más amable.

—Ok. Vas bién… Ahora te voy a quitar esto, ¿de acuerdo? —Sus dedos tocan sutil los ajenos que portaban ese fierro y lentamente lo fue retirando â€”. Tranquila… No me pasará nada. Si no me mataste antes no creo que lo hagas ahora ¿O sí?, confía en mí… Dámelo. —y logró exonerarla de aquello dejando ese objeto guardado en una de sus fundas de su cinturón.

—Eso es… Buena chica… —La presión que sentía se la pudo quitar cuando se le dio por sentarse con una buena exhalación que le salió de adentro y terminó acostándose en el suelo â€”, Vaya…

Los refuerzos llegaron en su ayuda, aunque ellos ya habían logrado controlar la situación. Los oficiales encañonaron a los desgraciados que casi los joden poniéndoles esposas, algunos le confirmaron que el resto dentro de la fábrica fueron reducidos y la mayoría estaban en “rendición absoluta”, lo que sí podemos decir de Katsuki, es que él sólo deseaba irse a su despacho, golpear al maldito que ideó tal plan contra sus hombres y su persona, además de tener una larga y nada “bonita” conversa en privado con su “pequeña cadete” una vez que se recupere de esa impresión y escape de su mundo de los “conejos” por desobedecerle en sus órdenes…

 Los oficiales encañonaron a los desgraciados que casi los joden poniéndoles esposas, algunos le confirmaron que el resto dentro de la fábrica fueron reducidos y la mayoría estaban en "rendición absoluta", lo que sí podemos decir de Katsuki, es qu...

Enfermería de la TSPA – Tokyo / Japón
Marzo del 2017 – 7:00 P.M

¿En qué momento tuvo tal descaro de llamarle a cada rato por su nombre y tutearle? Â¡No lo sabemos! Inferimos que fue por el ramalazo rastrero que siente entre cada algononazo o tal vez por la confianza despistada que ella que le tiene cuando discute con él a solas, sin ser consciente.

—¡Ay!…¡Ayyyy! M-mi bracito… ¡Mi bracito me duele! Â¡ERES CRUEL YUUUUU~RIIII! â€”Chillaba Vicky del dolor apoyada en esa cama.

—No, no soy cruel, soy práctico. â€”Contestó sin mirarle sentado en una silla.

Bien puede regañarla por el tuteo a su persona y sus ocurrencias pero a Yuuri no le importó, en estos momentos era más significativo el hombro y el brazo herido de la cadete.

—¿Aún no me explico cómo alguien tan lindo y precioso como mi Yuuki, tenga de “tío” a alguien tan amargado y de poco tacto como tú?

—Eso no fue lo que me dijiste cuando estábamos días atrás en la sala de operaciones, pero gracias por el cumplido. â€”Respondió Katsuki, con su tono reservado y característico. Le recordó la curiosa expresión de “cari-bonito” y la chica se sonrojó en el acto.

—¡E-eso…eso n-no es cierto!

—¿Entonces soy mentiroso? â€”Inquirió alzando su ceja, y eso que el japonés no saca a colación lo que ella le dijo estando adormilada en sus “sueños” cuando estuvo previamente aquí, en este mismo lugar.

—¡S-siiiii! â€”Mintió â€”. Â¡Y sigues siendo amargado! â€””Un sexy amargado con tatuaje”… pensó eso para ella y luego se auto-reprendió épicamente por esa deducción, ¡¿qué rayos?! ¡es su jefe! 

Ella sabe perfectamente que Yuuri será “amargado” pero de que tiene un rostro bellísimo, unos ojos envinados divinos y un cuerpo de ensueño no por decir de “infarto”, ¡lo tiene! El tema murió allí volviendo al eje principal, Vicky continuó con más dramatismo lastimero por sus heridas y Yuuri le contrarrestaba sin anestesia.

—¡En serio me duele mucho, Yuu~ri!

—A menos que no quieras una infección, o conozcas algo que reemplace al alcohol o cualquier antiséptico, será mejor que guardes silencio y lo aguantes.

—Nhgg! ¡P-pero me duele!… Bbbbb… â€”Concluyó con voz de niña mimada y llorosa. Cierta cadete pensó en huir o tirarse por la ventana de esa enfermería, aunque recibir ese tortuoso martirio de la mano del T.C no sería nada en comparación al sermón que le dará con todos los bombos y platillos…

《 flash back》

 ðŸ’  

*
*
*

¡Ah sí!, en efecto, ya nos encontramos en las instalaciones de nuestros chicos. Cuando llegaron al T.S.P.A un par de horas antes, se toparon con algunas de las autoridades del despacho gubernamental y dos Súper-Intendentes de alto mando los cuales fueron informados sobre la procedencia del caso. Considerando la cháchara que armarían por ver los resultados, el combo de la FSB se les adelantó explicando lo sucedido. Allí aparece Yamamoto, haciéndose el desentendido y los dos Cabos le acusan en primera mano por organizar tal desfachatez, el T.C lentamente se le transformó el rostro serio a uno que de a poco tomaba tintes explosivos.

¡Él lo sabía!, ¡siempre supo que el canalla tenía que ver con todo!

Y claro, el muy maldito se negaba tirándoselas de indignado, más no contó que la cadete, (quien ya reinició su sistema operativo a su estado habitual) atravesara cojeando esa barricada policial como pudiese gritándole de cuanta cosa, seguido de un Emil evitando que un Michelle alterado la rematara por interrumpir algo privado. Yamamoto entendía tan bien como cualquiera que a pesar de ser visto en tal precedente, la chica no tenía pruebas (o eso pensó)

—Emil, ¿puedes  prestarme tu celular? â€”El checo se lo dio extrañado, la chica ingresó su clave de acceso a su Google Drive y descargó la copia de seguridad.

Las alternativas del Intendente a su triunfal golpe de no verse salpicado, pasó a ser una real y total pesadilla. Vicky con seriedad, reenvió las fotos a los superiores de más confianza (El Mayor Giacometti y el Capitán Chulanont). El Capitán Crispino, los Cabos y el Subteniente se asombran por la jugada (sobre todo el Teniente Coronel), luego se les unen las autoridades cuando logran verlas estando a un lado de ellos y Vicky con su fino porte de alcurnia distintiva sobre los demás, no dejaba de hablar de lo que escuchó con ese abogado, del desvío de la droga incautada, de la organización que los dirige, de la trampa ponzoñosa en contra de los oficiales y lo de eliminar a su jefe de línea.

Yamamoto viéndose acorralado, porque así se encontraba, acorralado con las manos en la masa. Quiso emprender huida, más el Teniente Coronel se interpuso en su camino zampándole un golpe en su rostro, que acabó rompiéndole la boca y seis de sus dientes.

El Japonés (escondiendo su hijueputeabilidad detrás de su rostro formal), agarró por el cuello de la ropa a ese intendente desorientado como cagado hasta el coñazo, le aseguró que con esas pruebas en sus manos lo va hundir hasta el fondo, y que le hará pagar con lágrimas esa traición no solo a su institución, sino a su nación y al resto de embajadas perjudicadas.

—¡Ah!, una cosa más.

SxfPOW!

—Eso, fue por involucrar a “mí cadete” y mís hombres en tu porquería para ponerlos en peligro. â€”dio por finalizada la conversación.

—AMAAAAAAZING!!!  Â¡Debería de darle otro jefe!, ¡Yo lo apruebo!

—¡VICKYTORIA, COMPORTATE COMO UNA SEÑORITA ,NO COMO VERDULERO!—Ese fue Crispino replicándole por su conducta poco profesional.

Comprensiblemente, Emil con actitud alegre se puso en medio de su capitán para impedir que la taladrara y la niña seguía apoyando la acción de Yuuri gritando con enojo descarado al “manimoto” de esa boca de corazón. El Yuri ruso y el canadiense alzaban su entrecejo disfrutando todo, ambos susurraron un “cool” por lo bajo mirándose entre sí con un gesto de aprobación de brazos cruzados. Siendo sinceros querían hacer eso, pero verlo en Yuuri “amo y señor de la disciplina” Katsuki, fue genial. Incluso Otabek lo pensó y muy en el fondo, los tres estaban de acuerdo.

Cabe anotar que a Chris y Phitchit en su complicidad malamañosa no pasaron por alto ese “Mí cadete” que dijo Yuuri en voz alta… se la van a cobrar.

—¡SEÑOR KATSUKI! â€”Mencióno uno de los altos mandos petrificados por la actitud de malas pulgas en el japonés.

Yuuri se levanta moviendo la muñeca con la cual golpeo a Yamamoto, los entes de ley dieron un respingo fantasmagórico abrazándose entre ellos y mientras se sacaba el calambre, les respondió.

—No me pidan compostura cuando se trata de mís hombres o pupilos ¿Entendido? Ahora, ya tienen sus pruebas… Espero que el arriesgar nuestra jodida existencia en ese baldío sea suficiente para tomar con seriedad este asunto y no con ligerezas mal trechas. Si me disculpan, debo llenar informes y evaluar lo sucedido, mañana a las 14:00 horas me reuniré con ustedes. â€”Se despidío con una tenue inclinación de cabeza a modo de reverencia y llamando a Chulanont o Giacometti junto con él, mandó al resto a realizar sus labores.

—¿No sabíamos que la bonita ilegal fuese “tuya”? Esas son fuertes revelaciones. —Bromeó Chris con indiscreción.

—Te lo advierto Christopher, no estoy de humor. â€”Delimitó Yuuri cansado.

—¡Vamos Yuu, es una broma! No le hagas caso, pero se escuchó bonito oírte decir eso. â€”Completó un Phitchit alegre abrazando al T.C.

Esos dos cumplieron su cometido diciéndole más y más vicisitudes en buena chanza y ciertamente Yuuri continuó con sus resoplidos en desaprobación… Él solo quería terminar el papeleo e irse rápido con su sobrino. Sin embargo, le quedó sonando una cosa en su mente: ¿Por qué dijo eso y por qué últimamente no piensa sus fraseos cuando está con esa jovencita de por medio?

Ya tendrá tiempo para deliberar ese “asunto”

Pasó un buen rato de aquello y digamos que ahora nos ubicamos con Vicky, ella estaba en la enfermería siendo tratada por Isabella con su nuevo enfermerito auxiliar Yuuki, quien al verla se alegró mucho. La doctora en su momento, le hizo quitar la chaqueta y la camisa quedando solamente con el top negro reglamentario de la academia desmanguillado. Con las pocas vendas que habían en su espacio, le trató su tobillo torcido y luego le estaba limpiando con cariño el hombro, pero no dejó de amonestarle como una hermana mayor por la locura que cometió, Vicky con su carita de cachorro explicó el porqué de su actuar y ella le supo entender más no por eso le bajó a su regaño maternal. En esas, Yuuki veía los gestos de dolor en Vicky con sus lagrimones exagerados salidos de esos ojos acuosos de huevo frito y se acercó a ella con su carita llena de preocupación.

—Vicchan… ¿Te duele mucho? —Preguntó el más pequeñín a su lado, la joven suavizó sus facciones al escucharle.

—Descuida… me duele un poquitito, lindura. â€”Le guiño con picardía mientras con la punta del pulgar y el índice derecho tomaban la figura de un “Ok” y con esa misma mano le revolvió sus cabellos en calma—. Pero creo que estaré mejor si me das un abrazo, ¿me lo das? â€”Y así lo hizo, con cuidadito le rodeo con sus pequeños bracitos el cuello de su señorita bonita procurando no lastimarle.

Isabella contenta con esa pinta, se puso de pie buscando más implementos para seguir su limpieza, tal vez un par de vendas sumándole a su listado y cuando se acercó a cierto extremo del gabinete pudo ver un par de zapatos por debajo de la cortina, ellos no estaban solos. Detrás de esa tela blanca se encontraba un Yuuri atónito ante la escena presagiada.

Se supone que hablaría con la doctora sobre el balance actual de los heridos que dejó esa emboscada pero quedó prendado por lo dulce, encantadora o fraternal que podía ser la jovencita con su sobrino y el cómo Yuuki, estaba realmente encariñado como preocupado por ella, hasta le puso unas banditas de conejito en su mejillas cortadas cumpliendo su promesa de ser un buen enfermero, cosa que a Vicky la derritió de ternura dándole un beso minúsculo en su nariz. El pobre de Yuuki llevó sus manitas a esa punta respingona poniéndose rojito como tomate y no conforme con eso, Vicky en broma, sigue con sus ataques de mimitos consentidores dejando a un Yuuki fuera de combate de tanto carmín que su carita redonda adquirió y la risa angelical de la cadete resonó por toda el área patentada de blanco.

Ese momento le sacó por breves segundos una sonrisa cortita y sincera al Teniente Coronel dejándole ido cual tonto embelesado, ese momento de alguna forma le agradó bajándole su “mal humor” y trasmitiéndole un sentimiento sobrecogedor. Podríamos describir más cosas de “ese momento” solo que cierta voz lo sacó de sus pensamientos.

—Se ven tiernos juntos. No sabía que la cadete conociera a su sobrino, señor Katsuki. â€”Isabella se supo escabullir poniéndose a su lado.

—Ah eso… —¡Y el T.C ha sido cachado!

Este cobrando su compostura seca, se disculpó por entrar sin anunciarse y le explicó (a medias) como Yuuki y la platinada son buenos amigos. Isabella rió, ella no es quien para juzgar, más ahora comprende un poco los talantes del superior con la chica. Ser la amiguita consentida de su sobrino tiene sus pros y contras.

—No se preocupe su secreto está a salvo conmigo, señor Katsuki. â€”Le aseguró. Yuuri asintió en agradecimiento, preguntó cómo estaba la chica e Isabella le dio los pormenores de su herida además de necesitar algunos medicamentos y vendajes. Yuuri conoce primeros auxilios y se ofreció como voluntario para terminarle de limpiar sus magulladuras.

—Entonces, iré a buscar lo faltante con su sobrino, yo… Me imagino que querrá hablar a solas con la cadete sobre lo que realizó, ¿verdad? â€”Preguntó con inquietud.

—Eso no lo dude. â€”Respondió con toque disciplinario.

—¿Puedo dar una sugerencia de jefe a jefe, señor Katsuki? â€”Su tonalidad fue pausada, le recordó al matiz con la que su madre suele decirle las cosas y Yuuri dio un “a lugar” solo por curiosidad. —Sé que Vicky no hizo lo que hizo por malo y sé que necesita su escarmiento, pero a su corta edad es algo inevitable y probablemente a futuro, ella “repita” este tipo de ocurrencias. Por suerte usted estará allí para guiarle, su equipo igual, incluyéndome. Solo… Téngale algo de paciencia, ¿sí?

—”Paciencia es lo que menos tengo cuando se trata de ella”… â€”Pensó el hombre.

La canadiense de ojos claros le da dos palmaditas a su hombro. Un apoyo reservado de colega a colega. Si bien, sus profesiones son distintas, el ser superiores y tener gente bajo sus órdenes son de su competencia.

La cortina es abierta en su totalidad, Vicky observó a la estampa revelada, así como él se la quedaba mirando con sobriedad. Yuuki, feliz por su tío; fue a hacia él corriendo como de costumbre. El japonés le hizo el típico interrogatorio al pequeñín un tanto más juguetón y este responde que se ha portado muy bien ayudando a la Doctora Isa-Chan. (Hasta aprovecha el momento para ponerle banditas de caniche a su tío) e Isabella se lleva a Yuuki con la excusa de buscar los “implementos faltantes” dejando así solos al par…

 ðŸ’  

*
*
*

《 Fin Del Flash back》

¡Genial!, con ese resumen dado, regresamos a la parte “jocosa y complicada” que leyeron al inicio. El Mentor, quien estaba concentrado en su labor de “médico provisional”, se hallaba en silencio; más era interrumpido por los quejidos y gemiditos que su pupila rebelde realizaba con ahínco. Sin mencionar sus reclamos apabullantes.

—¡Yaaaaaaaaa!…¡Y-ya no más Yuu~ri!… ¡Ay!

—Te dije que hicieras silencio y que no te movieras tanto… ¡SI NO DESOBEDECIERAS MÍS ÓRDENES NO ESTARÍAS ASÍ EN ESTOS MOMENTOS!

Demandó en voz alta sin llegar a gritar e imponiendo su soberanía y eso dejó a la chica callada al instante. ¡Perfecto!, ya podrá trabajar sin esos cacareos. Pasaron unos minutos donde solo se escuchaban las manecillas del reloj de pared, un tic-tac que solo auguraba el compromiso de llevar a cabo ese esperado sermón, y de hecho Katsuki, no demoró el asunto. Quizás era áspero en la manera en que manifestaba su sentir, (Mucho en realidad) pero era todo un reto lidiar con Vickytoria y sus arrebatos.

Le sacó en cara todo, objetando lo mínimo de su irresponsabilidad mientras tomaba con algo de fuerza ese algodón y lo rozaba indelicadamente en la herida, Vicky desde su posición daba sus justificaciones y por cada respuesta, Katsuki le refutaba con propiedad.

—¡Me desobedeciste siguiendo a ese hombre y te metiste en la boca del lobo!

—¡El S.T Altin me lo pidió!, ¡Ay!, ¡Hazme pasito!

—Corrección. —Suspendió por unos segundos para mirarle con ceño fruncido. —El subteniente fue claro contigo en que sí escuchabas algún movimiento raro, avisaras. ¡NO QUE LO SIGUIERAS!, ¡Y MENOS QUE PARTICIPARAS DIRECTAMENTE EN LA MISIÓN! ¡Ah!, pero no contenta con eso, lo haces… ¡Bravo Vickytoria, bravo! â€”Espetó con sarcasmo dando aplausos marcados. Podemos dar fe que la palabra “rabia” quedaba diminuta para definir los sentimientos del iracundo T.C y Vicky teniendo una mínima idea del “cabreo” de su jefe trató de disipar las cosas aceptando sus cargos.

—B-bueno… E-eso si lo admito, y s-sí sé que fueron claros p-pero…

—¡PERO NADA!—Le señaló y regresó a su labor—. Â¡Para complicar las cosas, te valieron “rábano” los dictámenes de Leroy y Plisetsky! ¡Golpeaste a dos Oficiales Ordinarios en tu jugarreta para hurtar rudimentaria institucional usurpando el cargo de Oficial lo cual es un delito! ¡Y te metes en un operativo donde has resultado herida y que por puro milagro, no sufriste consecuencias peores…! ¿Quieres que siga?

—¡Yuuri amargado! ¿Por qué eres así? â€”Ahora quien reclamó fue ella con un buen puchero. Yuuri alzó tanto su rostro como su ceja solo para mirar ese mohín infantil â€”. ¿Y según tú qué esperabas que hiciera?, ¿Quedarme sentada sabiendo todo sin hacer algo al respecto?

—Quizás eso, por ejemplo. â€”Dijo fresco como si nada.

—¡CLARO QUE NO! Â¡Es cierto que no soy la más disciplinada pero tuve mis motivos y…! —La chiquilla en este segundo round apaleó razones de peso para desarmarlo, dio confrontación exponiéndole su sentir de justicia, no podía permitir que por culpa del viejo loco del “manimoto” y los secuaces para quienes trabajaba, llevaran a cabo ese macabro plan y que esos buenos hombres (incluyéndolo a él) perecieran porque les dio la real gana de salirse con la suya. —Y todavía espero un “gracias” de tú parte como se debe. Â¡CUATRO OJOS MAL-EDUCADO! ¡JUM! â€”Finiquitó pavoneándose la de mirar azulada cruzándose tanto de piernas como de brazos y volteando su cara para otro lado como reina… llámese “Diva-forova”

El T.C bufó con el rostro enmarañado, más no pudo evitar reírse por inercia de la situación y no por chiste, de hecho seguía enojado. Tal vez en otra escenario más ameno, pero ya que… ¡Ja, lo que faltaba!

¡Ahora él le quedó a deber cuentas a ella! ¡Descaro total!

Negó con su cabeza jalándole el brazo algo brusco, cosa que a Vicky la desestabilizó, siguió limpiándole la herida con más alcohol de lo debido y en efecto…. ¡Eso dolió!

—¡Auchs! ¡Auchs! ¡Hey, eso duele!

—Oh que bien, descubriste América.

—¡OYEEE! â€”Los mofletes se le inflaron a más no poder —. Â¡Esa no es la forma de tratar una dama! Â¡INSENSIBLE!

Vicky solo se dedicó hacer pucheros terriblemente tiernos con sus querellas sin fin y el otro como ya estaba fastidiado, le cortó sus alegatos de una buena vez por todas.

—¡BUENO, YA BASTA! â€”Dejó a un lado la actividad que estaba haciendo y se puso en pie al instante de modo avasallador asustando a la pequeña—. ¿Acaso me ves con cara de estar fregando o algo parecido?, ¿esto lo encuentras gracioso? Â¡LO QUE DIJE NO ES EN BROMA VICKYTORIA, NO SÉ SI LLAMARLE A TU IMPRUDENCIA “VALENTÍA” O “ESTUPIDEZ”!—Sus azules dieron con el marrón rojizo del iracundo superior, la condescendencia en la voz de Yuuri, al llamarle por su nombre fue pesado y eso la empujaba sobre un nebuloso abismo donde saltaría mal librada.

—¡¿QUIÉN CARAJOS TE CREES PARA PASARTE POR LA FAJA LAS INDICACIONES Y LA AUTORIDAD DE LOS DEMÁS?!—Expresó frustrado y con rabia tomándola por los hombros con firmeza, ya no sabía qué más hacer con esta chica y toda etiqueta en él, se fue al caño. ¡Al diablo los honoríficos y su ser formal! â€”El que tengas un talento natural y ciertas virtudes no significa que estés absuelta a que te ocurran calamidades por tus descuidos… Â¡ESTO ES LA VIDA REAL! ¡NO UN BENDITO JUEGO DONDE MUERES Y REVIVES LAS VECES QUE QUIERAS!—Espetó â€”.  Â¡MIS HOMBRES Y YO NOS ENFRENTAMOS DÍA A DÍA CON PERSONAS INESCRUPULOSAS QUE NO DUDARÁN NI UN SEGUNDO EN DESCARGARNOS UN BALAZO EN LOS SESOS! ¡Y ESO MISMO TE PUEDE PASAR SI CONTINUAS ASÍ CUANDO EMPIECES A EJERCER TU PROFESIÓN COMO CORRESPONDE! ¡¿AHORA SI CAPTAS, VICKYTORIA?!—Y la soltó antes de que se le ocurriera cualquier locura alejándose de ella, y llevándose sus manos a la cara deslizándolas hasta la coronilla de su cabeza. El vaho deteriorado no desmerita su descontento pero ya no vio otra forma en que hablarle. Sus estribos se fueron por el tubo.

—Yo…Yo lo s-siento… —Dijo sincera. Su voz salió muy quebrada—. De verdad lo lamento… —Sus facciones adquirieron tristeza puesto que su jefe tenía razón y crédito en muchas cosas.

Cosas de esta vida que son ciertas y que no puede negar por mucho que sus intenciones fueran buenas. Pese a que Yuuri se dio cuenta del cambio de ánimo en Vicky o que ella le mirarse con sus ojos llenos de un escozor ensombrecido por la culpa, hizo que Yuuri tuviera un “remordimiento” tremendo por gritarle de esa manera, uno grande que le cayera como agua helada. Aun con todos esos pormenores, mantuvo su mano dura hablándole con su paciencia usual.

—Un “lo siento” no es suficiente para cambiar los sucesos de hoy, ¿me entiendes?, sé… que quisiste ayudar, más no era la forma y eso lo sabes.

—Ya dije que lo sentía… p-perdón. —Respondió quedito agachando su cabeza sintiéndose pequeña y aislada —. P-pero, si no lo hubiese hecho, a esos señores los hubieran acribillado de modo ruin e igual a tí… Yuuri. â€”Por la forma en que Vicky daba a explicar su punto con perfil gacho y cabizbajo a esa reprimenda, le estaba costando.  Así como le costaba mantener su voz clara y no derrumbarse ante sus actos. Katsuki pudo percibirlo. Katsuki cruzado de brazos y con rostro relajado percibía un “suceso” nada agradable en las palabras de aquella señorita de ojos azules que se encontraba sentada en la cama.

—¿Cómo crees que iba a poder con eso en mi conciencia sabiendo que tú eres la única familia que tiene Yuuki?, cuando se es pequeño este tipo de eventos marcan o por lo menos así me pasó a mí con papá y… â€” hizo una pausa riéndose un poco flojosintiéndose tonta. Pensó pesimista para ella un—:“Vickytoria…¿Qué le va interesar a tu jefe, quien está enojado contigo, el saber las cosas de tu vida? ¡Madura!” â€”Y luego continuó—. Olvídelo… Solo olvídelo… Tiene razón, señor Katsuki, fui imprudente. â€”Le trató con mucha formalidad.

En aquel momento, él recordó que la pequeña ya le había comentado una de sus anécdotas no tan gratas y que al parecer poseía relación con mucho de su accionar. Vicky levantó su mirada con el cadejo platinado inoportuno, Yuuri podía ver que ella tenía una pequeña curva en sus labios, una amarga la cual era difícil de evitar y solo por eso, desea saber con honestidad esa hoja trazada.

—¿Puedo saber lo que ocurrió contigo y tu padre en el pasado para que hicieras semejante locura en el día de hoy?

—¿Para qué? Da igual o no si hablo, terminará con el mismo sermón de siempre, solo olvídelo. Asumiré mi castigo. —Le hablo amilanada, mirando a otro lado.

—Si no me explicas no podré entenderte y tampoco podré reconsiderar las cosas. â€”Vicky giró su mirar dando con Yuuri, analizando lo dicho de su boca y cavilando con fluctuación cada palabra. Lo siguió pensando en silencio y concluye que aquellos iris oscuros transmitían un consentimiento genuino y honesto. Si él se había animado a ello es porque si le interesa, ¿verdad?

Se tomó su tiempo, Yuuri supo esperarla y pronto empezó a comentar lo que le ocurrió.

—Él era un buen oficial. â€”Volteó nuevamente su cara.

—¿Su padre era Oficial? â€”Eso le sorprendió.

—De los mejores en Rusia. â€”Respondió sin emoción y debido a que ella le embargaba la tristeza no se dio cuenta que empezó a soltar información de más—. De hecho era Sargento Mayor de… ¿algo? Yo… soy pésima para recordar nombres raros o muy largos. Pero, si él actuaba en solitario se desempeñaba como Detective Élite. â€”Y eso a Yuuri le hizo un fuerte “click” en ciertas conjeturas, Vicky por su lado, siguió —. Ã‰l… Era alguien muy especial conmigo, me enseñó todo lo que sé, creo que si mi padre y usted se conocieran, perdería la cabeza por los corajes…

En su historia se le notaba nostalgia al decir algunos detalles pequeños con su vista en la ventana mirando a la nada. Puntualizó que él era brillante, alguien muy sabio en lo suyo, que a veces era igual o peor de infantil que ella y que siempre estaban juntos pese a las adversidades típicas de su profesión. Así como Yuuri permanecía unido con Yuuki. Eso al japonés le dio un espinazo con compunción. Él, atento como presto de oído, esperaba saber algún un indicio del señor que por momentos su descripción concordaba coincidencialmente con su fallecido maestro. Vicky de alguna forma evitaba enunciar el nombre o apellido de su padre en medio de su relato y Yuuri supone que mencionarlo le causa desazón.

Pero el ruido sigue allí… Punzando cual gota derramada…

Estaba casi tan seguro de que aquel Ex-Oficial era Andrei Nikiforov, que él trataba de no quedar en shock y ocultaba sus emociones en su rostro neutral sobre esa latente posibilidad. De ser así, sus sospechas de que ella sea la hija de Andrei serían verificadas ¿y si eso es cierto?, Entonces…

¿Qué le ocurrió en estos seis años para hacer lo que hizo? ¿Por qué tanto embrollo para estar acá y usar otro apellido? ¿Y en qué momento él fue tan negligente como para olvidar su promesa con ella o perder el contacto con señor Sergei en todo este tiempo?, entre otras preguntas que ya rondaban en su cabeza convulsionada. Pero así como existía esa incertidumbre, también puede que le hable de otra persona y que ella, esa cadete que ahora se encuentra perdida por el escarmiento narrado, tal vez no sea quién cree que es, o seguramente se esté adelantando a los acontecimientos…

Tantas vivencias encontradas en el día de hoy lo tienen saturado y con esa premisa mejor optó por dejar las aguas calmadas. Él en este momento, intentaba concentrarse en el motivo principal por el cual están teniendo dicha conversación; hasta que Vicky, llegó a un punto donde su alma se quebró sin recogimientos.

—Con el tiempo se ganó muchos enemigos, incluso dentro de su institución le tenían envidia. Un día cualquiera, así como a usted, a mi padré lo sorprendieron los maleantes en medio de su labor o eso me dijeron. —Su voz disminuyó—. La diferencia fue… Que él no sabía a lo que se exponía y con tal de cumplir su trabajo, murió ejerciéndolo. â€”Se fue apagando a medida que intentaba cerrar ese capítulo —.  Al final me quedé sola… No del todo, mis familiares cuidaron de mí… Pero no es lo mismo… Ya nada fue igual…—enfatizó —, y jamás será igual. —Finalizó con su mirar ido, abstraído en ese ventanal que divisaba dando siempre a la ausencia.

Tras escuchar lo último, Katsuki se sintió fatal, el peso de su conciencia le embargó y para completar, no sabe cómo arreglar los ánimos de la cadete, quien se hallaba con su flama casi extinguida y sin sus bríos habituales. Intentó disculparse (fue lacónico) sin embargo, ella le restó importancia y prosiguió.

—No se preocupe. Cuando eso pasó, yo era pequeña aunque un poco más grande que Yuuki, a lo que voy es, que experimentar el sentimiento de no ver más a esa persona que te cuida de día o que vele por ti en las noches siendo un niño, es desalentador… Para Yuuki lo sería, ¿si me entiende, verdad?

Allí, Yuuri comprendió a cabalidad el deseo de la señorita, comprendió su intervención, las ganas de luchar, también el congojo que le da a ella de exponer algo tan delicado y de lo madura que ha resultado ser (aunque no lo parezca para su edad y sus típicas jugarretas), él es… un simple extraño, un individuo cualquiera. El que le tenga tal confianza es sinónimo de estima pese a que siempre le haga sus rabietas. Ella, solo quiere ser una buena Oficial como lo fue alguna vez su padre.

Del mismo modo en que Yuuri quiso imitar el ejemplo de su hermano o su maestro. ¿Paradojas de la vida? ¡Sí! ¿Coincidencia?, tal vez. Nada en la viña del señor está escrito.

—El pequeñín está muy apegado a usted y lo quiere demasiado, eso se nota. Conmigo es un ogro amargado, con Yuuki es un lindo tío consentidor que no rompe ni un plato. Uno… Muy tierno y bastante galán, por cierto. â€”El juez tímido ha se abochornado por la apreciación y esa acusada en su adular natural, volvió revelar su escueta y entristecida sonrisa. Una que dista bastante a las carismáticas que ella da—. Yo… no podía permitir eso a familias que esperaban felizmente a esos hombres en su hogar. Yo no podía permitir que Yuuki pasará por eso. Yo… â€”Apretó sus puños con fuerza—, yo lo siento… lo lamento, Yuuri. â€”Y agachó nuevamente su fino semblante con sinsabor.

Yuuri, interiorizaba cada minuto que pasaba, su naturaleza noble de buen samaritano salió a flote olvidando la molestia de hace rato con presta amabilidad, debía hacer algo para que esa pequeña cadete recobrara sus energías y que supiera que todo estaba bien… Lo que empezó como sermón juzgando mal la desobediencia de Vicky, se desplegó en una forma de ahondar sus osadas percepciones y terminó con un buen palpitar cálido sobre su modo de ser único, ingenuo y virtuoso. ¡Sus facetas no dejan de sorprenderlo!

—Espero…No arrepentirme con lo que haré“…—Fue lo único que se mentalizó. Aunque ya se preparaba psicológicamente para el “bullying” intencional de las dos ratas que tiene por “camaradas” (en especial hablando de Phitchit, porque él fue el de la idea) cuando se lleguen a enterar de que tratará de ser “más” cordial con la chica por las nuevas lagunas descubiertas y sus inquietudes por saber si es la hija del señor Nikiforov. En caso de no serlo, no habría problemas… quizás, tras un periodo largo conociéndola, (algo así como a futuro) considere el ser su amigo.

Y mientras, en lo que cabe en sus estadísticas; Yuuri prefiere ir despacio, estar “1A” con la cadete y explorar un poco más esa personalidad que tanto captura su atención. Acercándose con sutileza, llevó su mano al rostro juvenil al tiempo que le llamaba con voz serena de esas que cautivan al instante.

—Hey…Mírame por favor. â€”De a poco intentó elevar su pequeño y modesto mentón—, mírame, Vickytoria.

En definitiva Yuuri, ha roto su conducta al nombrarle de esa forma confidencial o cuando le esconde ese rebelde mechón platinado que le encanta, ahora puede apreciar mejor esas joyas azules para lo que tiene pensado hacer y ella se ruborizó en el acto sin cambiar su actitud frágil por esa sacudida nostálgica en sus sentimientos.

—¿Acaso no te he dicho que nunca bajaras tú perfil?

—S-si…

—Entonces, no lo hagas… Y no te preocupes por lo anterior, todo… estará bien, Vickytoria. Lamento haberme ofuscado de esa forma.

—P-pero…pero ¿y eso? ¿P-por qué? —Habló prevenida con inocente confusión â€”, y, y ,y me llamó por mí nombre sin regañarme.

—Tal vez… porque a tu edad, hice los mismos atrevimientos pensando en el bien de los demás. Aunque, tú me superas en imprudencias y tal vez se me fue algo la mano al momento de regañarte, pero mis palabras tienen peso de sobra y no debes tomarte esto como un juego. —La niña con sus ojos bien abiertos se sorprendió sacándola de su estado desolado—. En cuanto a lo otro llevas diciéndome “Yuuri”, desde ese operativo hasta ahora que te estoy auxiliando con las heridas, ¿no?, yo deberé… acostumbrarme a que eso de lo de los honoríficos es “imposible” contigo cuando estemos solos. —Mencionó con un buen suspiro resignado, y escondiendo sus manos en sus bolsillos—. Quizás, puedo acceder a que me llames… “Yuuri” o incluso tutearme solo en momentos así. Yo trataré de hacer lo mismo, Vickytoria. —Vicky incrédula parpadeó, está que no se la cree, el imperceptible “¿eh?” sale de ella a lo que Yuuri asintió formal y continuó—. Eso sí, en frente de los demás continuarás con el protocolo puesto que sigo siendo tu superior y tú mi subordinada pero, si gustas de no ser tan formal en público, “Katsuki-san” estará bien para mí.

—¡¿Ehhhhh?! ¿E-en serio se encuentra bien?, ¿los golpes no lo a-afectaron?, ¿y si llamó a mademoiselle Yang? Ahmm… Yo… —La mente conspirativa de esa pequeña superaba por mil a Chris y Phitchit. Yuuri en respuesta sonrió.

—No. Yo estoy bien, y no estoy loco. Eso te lo puedo asegurar.

¡OK!, ya ha visto antes a su jefe, el amargado en modo “amable” pero es algo con lo que aún no se familiariza, y bueno… Aunque no comprende del todo a que se debe ese “giro” con ella, él mismo lo está pidiendo ¿No?, (debe aprovechar esa oportunidad) y no cree tener problemas con eso. Solo que todavía siguen apareciendo más y más dudas en su atolondrada cabeza platinada. 

—¿Y, y , y lo otro? ¿No se supone que lo malo que hice es para castigarme? â€”Preguntó franca con su vocecilla y gestos dulces.

—Se supone. â€”Él ha sonreído de nuevo, nítido y amable. Vicky sintió su mano cálida en su cabellera revolviéndosela de modo cariñoso. Las expresiones de ella se le hacían muy curiosas a Yuuri, causándole una gracia real.

—Pe-pe-pero… Yo maté al i-implicado principal en mi intento de s-salvarlo y casi terminó fusilando a usted.

—Si lo que te preocupa es eso… En primera, ese “caballero” no morirá con esa coraza que tiene por masa muscular. En segunda, los tiros que hiciste no rozaron órganos vitales y en tercera deberás hacer un curso intensivo para matarme, cosa que no ocurrirá porque eres malísima con las armas de fuego. Sin ofender.

—W-what?!

—y digamos que por esta vez, tu acción impulsiva la dejaré pasar.

—¡¿Ehhhhhhhhhhhh?!

La careta que hizo fue espectacular y Katsuki no pudo evitar reírse con galanura, algo que ella nunca espero ver en su vida… Hasta se ve precioso el malvado jefe japonés.

—Oh… Pero aún sigo enojado contigo en muchos aspectos. â€”Arrugó su cara acusadora solo por jugar al picotearle su nariz con chiste y ella de nuevo se asombró. ¡Por Dios!, está por creer que si necesita llamar a la señorita Yang—. Corriste con suerte de toparte conmigo para contraatacar a tiempo, aunque me extraña que te dejaras herir de esa forma descuidada, ¿Y qué fueron esas patadas? Te he visto pulverizar antes los traseros de Plisetsky o Leroy y lo de hoy, fue patético.

—¡F-Fue mi primera misión no oficial y estaba n-nerviosa!

—Entonces, quiere decir que deberás practicar más en tus clases para en las misiones que vengan… ¿Cómo pretendes estar a mí igual si te dan nervios? 

Continuó con los picoteos y el cerebro de Vicky hizo “boom” con ese halago a sus facultades.

—Lo único que sí te pido, es que no hagas esas cosas sin mí consentimiento, ¿OK?… Ahmmm… mil disculpas por el descargue desaforado que hice, te doy las gracias por socorrer a mís hombres, por avisarnos y… también por ayudarme, “futura oficial” —Para finalizar la carita de Vicky se iluminó de la dicha porque Yuuri le reconoció su hazaña, no tenía palabras para expresar lo que siente. No podía caber de felicidad—. ¡Ah! y una cosa más… —En un arranque (de esos que él ya se estaba acostumbrando hacer, al estar a solas con la cadete),con ambas manos tomó ese rostro gentil aproximándose lo suficiente para dejarla estática y roja como farol—. En serio, hazme caso cuando te digo que no dejes de mirarme a los ojos. No agaches tu perfil ante nadie, ni conmigo, a menos que hayas hecho algo incorrecto. Es… una orden, Vickytoria. â€”Y la suelta con esa misma delicadeza sonriéndole con timidez.

Ella se halla de una pieza por la acción de Yuuri, ella se siente grande porque le felicitó, ella se encuentra felíz porque su jefe bonito le tiene confianza y ella en sus ocurrencias impulsivas, se bajó de esa cama como sea, valiéndole sus lesiones para saltarle y abrazarle con mucha efusividad.

—¡YUUUUUUUUUUUUUUUUUURI!!

—¡Ehhhh, ESPERA! â€”Gritó en sorpresa por esa aplanadora adolescente de cabellera plateada.

Ambos caen, y este tieso cual muñeco de madera porque no está habituado a esos comportamientos (a menos que sea su sobrino) le regaña con voz acartonada por hacer eso, diciéndole que debe tener cuidado con sus heridas. Más ella sigue prendada a él, afianzando su agarre despistado, uno con mucha fuerza importándole cualquier cosa. Escondiendo su rostro en los pectorales ajenos se le alcanza a oír una declaración sincera.

—Lo que dije antes… Tú… Tú realmente me preocupaste hoy, Me preocupaste mucho…Yuu~ri.

Ahhh~~ esa linda confesión acompañada con ese “Yuuri” del final, y dicho con ese acento llamativo el cual tiene dejos tiernos, detuvo todo alegato dándole un mariposeo monumental en su estómago e intentó corresponderle al abrazo de un modo tímido (más bien robotizado), como si no quisiera quebrar algo. Que la cadete le ratifique su preocupación por él ya es “demasiado” para sus cuadriculadas neuronas.

Y se sigue preguntando: ¿Por qué rayos está tan nervioso con ella por algo como eso?

—E-está bién, yo estoy bién, ya pasó. Gra-gracias por…preocuparte por… ¿mí? Ehmm… ¿Puedes dejar de abrazarme?, necesito culminar con tu…herida. Ahmmm… Lo de la conversa… y el pequeño trato, eso queda entre nosotros ¿De acuerdo, Vickytoria?

—¡Siiiiiii, Yuu~~ri! —Vicky levantó su rostro con una bella sonrisa de corazón, su típico brillo regresó y Yuuri se siente mejor consigo mismo, admirando a ese ángel.

Después de ese careo, Yuuri por fin termina el trabajo que le encargaron aún con los chillidos berrinchudos de lo que parece ser su… No sabemos si decir ¿próxima nueva amiga o vieja amiga del pasado por ese caso peculiar de su padre y sus hilos trazados?

No obstante, necesita lograr más cercanía de su parte para con ella, si quiere confirmarlo.

Más adelante, aparecieron Yuuki e Isabella con los implementos, la damita no perdió el tiempo para hacerse la víctima con eso del alcohol, las inyecciones y todo lo referido a eso pero Isabella ya le conoce sus artilugios de actriz novelera y quiera o no, le toca aguantarse. La niña se desplomó, hecha la dramática en el suelo o dejando entrever su lado infantil, Yuuki rió por montón comentándole que no le pasará nada (se encontraba en la cama brincando de un lado a otro) y por allí se van los dos. Isabella salió un momento para atender una llamada y Yuuri con su ceja bien alzada ha de conmemorar todo con sus “salidas prácticas” cuando se arrodilla a la altura de esa revoltosa cadete.

—Un par de inyecciones no son nada.

—¡No quiero! ¡No me gustan! Â¡SON HORRIBLES! â€”Ella se elevó encarándole con un puchero pomposo.

Él se mantiene serio (o eso intenta) sacándole a relucir en sus pensamientos un—: “Creo que si me voy a arrepentir después de todo

—Tío Yuu, dice que las inyecciones son buenas porque no nos dejan enfermar, Vicchan. ¡Y dan muchos chupetines si uno se porta bien!

—¿Lo ves? ¡Sobrevivirás! —Le da la razón a su sobrino muy flamante como si nada.

—¡Ni con chupetines me dejó pinchar de esas cosas, Yuuki y usted no hable señor cuadriculado!, ¡eso lo dices porque no es a ti, al que chuzarán con esa puya letal y fea!

—Para alguien que desea ser “Oficial”, y que no soporte ni un algodón con alcohol, eres demasiado dramática.

—¡ERES TAN CRUEL! â€”Jadeó llevándose una mano al pecho indignada—. ¿Dónde te cabe tanta maldad en ese cuerpo? ¡Ya decía yo que tanta gentileza era extraña! ¡Me mueroooo~! —Y hecha la trágica se tiró otra vez al suelo.

—Y yo te mencioné que no soy cruel, soy práctico y realista. Anda, arriba. Deja de jugar que te vas a lastimar. —Este le ayuda a pararse sabiendo que tiene su torcedura de pie.

El mohín acompañado de un quejidito de sus labios salió de ella, Vicky se afirmaba de él evitando caerse, al levantar su vista se encuentra con esos ojos marrones los cuales denota en ellos un dejo de seriedad con una pizca de amabilidad que instiga a admirarlos. Yuuri, sin darse cuenta de sus actos la toma por la cintura suavemente sobreponiéndola en la cama y adicional a eso, se acerca un poco más a su espacio personal posando la palma de su mano en uno los pómulos blanquecinos de la cadete dejándose llevar. No hubo malicia o doblez en sus gestos, desde luego, solo acaeció una pequeña muestra de afecto por saber que todo estaba bien. (Pero vaya forma de atribuir su nobleza) La muchacha ante eso ha de estar emulando en su totalidad el bello bermellón de un clavel y Yuuri…

Ese Joven reservado después de procesar lo que hizo, se pone timorato enterrando el tiempo, la hora o lo que sea por tal precipitación.

—Y-yo…creo que eso es todo. —Toció disimulando su estado tímido y abrumado al rojo vivo lo sacó de base. Yuuki en medio de sus saltos ladeó su cabecita riendo por ver a su tío actuando “chistoso” por primera vez con otra persona—. D-debo ir a mi oficina a buscar un… par de cosas para poderme ir a casa, mientras tanto, ¡Tú! —Mencionó apuntando a Vicky—. ¡No le repliques a la doctora! ¡Y tú! —Señaló al pequeñín que aún seguía curioso con sus ojitos enormes almendrados—. ¡Haz caso en todo, Yuuki! ¡Es una orden para los dos!

—¡Señor! ¡Si, señor! —Respondierón Yuuki y Vickytoria con sus caratulas de confusión.

El Teniente Coronel se voltea sobre su eje caminando lo más rápido posible, huyendo cual cobarde, lívido y contrariado en sus acciones diciendo algo como—: ¿Qué diablos acabas de hacer con la cadete, Katsuki? ¡Debería darte vergüenza! Â¡CÓNCENTRATE!

A ciencia cierta, la adolescente e infante se miraban entre sí, como tratando de resolver ese acertijo peculiar cuyo interrogante les ha quedado pintado en la cara, hasta se les vio correr una gota por la sien.

—¿Sabes qué le pasó al amargado de tu tío? —Parpadeó como colibrí sin entender nada de lo que pasó.

—¡Yo no sé! —brincaba fijo en esa cama mirando a Vicky â€”, Yo solo tengo cinco.

—Y yo tengo diecisiete y no entendí nada…

—¡Yo digo que los grandes son muy raros, Vicchan! —En esas Yuuki, da un último brinco para sentarse a un ladito de su señorita y claro, ella le corresponde con ese abrazo arrinconado a su príncipe expresándole un “Concuerdo totalmente, cariño”

Y así, con sus caras elevadas a la cumbre donde estaba ese horizonte llamado “cortina” y por donde vieron partir al serio japonés que resultó ser un corderito intimidado, continuaban sorprendiéndose ante sus preguntas existenciales…

Y así, con sus caras elevadas a la cumbre donde estaba ese horizonte llamado "cortina" y por donde vieron partir al serio japonés que resultó ser un corderito intimidado, continuaban sorprendiéndose ante sus preguntas existenciales

En algun lugar de la T.S.P.A – Tokyo / Japón
Marzo del 2017 – 7:20 P.M

Siguiendo con la historia y habiendo pasado media hora de lo ocurrido, Plisetsky, Altín y Leroy con Chulanont y Babicheva, se encontraban ubicados en el campus deliberando los nuevos datos que encontraron a raíz de ese “falso-positivo” que lanzó aquel peón capturado por órdenes de Yamamoto. Acabando su colaboración, también terminaban con su “estadía” en Japón. El capitán Chulanont en medio de su cordialidad ya se había acostumbrado a lidiarlos. Sin la ayuda de ellos, el caso fuese más demorado…

—Haaaammm~~. —Suspiró Mila con ganas—. Y pensar que ya me había acostumbrado a molestarte, gatito. —Ultimó con descaro la peliroja poniéndole sus pechos encima al muchacho.

—¡Pués, desacostúmbrate!, porque pronto nos largaremos de aquí. ¡Al fin no veré más tu horrenda cara! —El Russian punk con los modales altaneros de siempre, se quejó en el acto mientras él se acicalaba la cuenca de su oreja con el dedo meñique.

Los chicos hablaban de todo lo que han realizado en pocos días, sus experiencias y lo exitoso que fue dicha alianza. Phitchit con pesar denotaba su sentir, pues en teoría, ya no hay nada que los atara.

—Si les soy sincero, no quisiera irme. —Jean miró al cielo rascándose la punta de su nariz en plena confidencia—. Estos días han sido divertidos y emocionantes, ¿No les parece chicos? —Otabek, no es de los que exterioricen mucho las cosas, pero muy en el fondo comparte la idea. Yuri aun dudaba, pero Mila hizo una buena tirada con el siguiente comentario.

—¿Entonces, por qué no se quedan?

Los tres mantenían su objetivo en la pelirroja de ojos azules y Phitchit le secundó definiéndoles que si optan por quedarse, sería una buena oportunidad para sus brillantes carreras, aparentemente el caso no se ha cerrado y el “¿Ah?” desconcertado salió de los tres jóvenes. Chulanont explicó al grupo que dicho reporte no quedó como lo que tenían previsto en un inicio. Al parecer, la pequeña estructura criminal a la cual servía Yamamoto, solo eran un pez pequeño que seguían órdenes a una Organización Internacional Fantasma de mayor calibre de la cual no se tiene conocimiento exacto de sus miembros. Phitchit a la voz de aquello, concluyó que necesitarán cualquier disposición y debido a eso, el caso continúa vigente porque involucra asuntos puntuales de sus países. Es más, puede que de otros…

Y aquí entre nos, esos muchachos se han ganado la confianza del T.C y su persona. El Capitán Chulanont hará lo que esté a su alcance para que borren esa idea de volver.

—El lio es… ¿Cómo hacer para quedarnos? —Concretó Otabek.

—Buena pregunta. —dijeron Jean y Yuri al unísono.

—¡Fácil! —Chasqueó los dedos con gracia el moreno y sus irises adquieren ese brillo de audacia. Phitchit señaló con rienda suelta a sus intentos para capturar al trío dinámico, que por mucho que hayan entrado como infiltrados en la convocatoria, su papeleo fue “legal” y en caso de pasar en las listas del F.E.G.I, el General Feltsman por default los pedirá y Katsuki, igual.

—¡Eso es fabuloso, Jefe! —Gritó Mila con emoción.

—Además, miren el lado positivo. —Retomó el hámster—. Puntualicemos: El Rey J.J, podría seguir cortejando a su “Reina” y escoltarla las veces que desee con sus súbditos.

Phitchit lo dijo con un garbo y ademanes propios de un cortesano medieval que el kazajo rió internamente, el ruso tenía cara de infinito desprecio y nuestro canadiense con su ego inflado por las nubes, no lo pensó más.

—¡ME CONVENCISTE! ¡Ustedes deberían tomar ejemplo de cómo se halaga a un monarca de primera categoría!

—¿Díganme que esto es una puta broma? —Soltó Yuri con fastidio en toda su existencia.

—Parece que no, ya sabes cómo es Jean. —Indicaron Otabek y Mila con algo de burla disfrazada de formalidad.

—Y en el caso del “par de tórtolos”, podrán estar juntos en un apartamento y hacer de las suyas… —Eso dejó de una pieza a Yuri, ruborizándolo tenuemente. Otabek se sorprendió mostrando una faz incrédula, Jean y Mila estaban algo ansiosos porque se supone que solo ellos junto con Isabella eran los únicos que sabían del secreto, pero Phichit les sonrió con calidez, dándoles a entender muchas cosas.

—Señor Chulanont nosotros no… —Titubeó un poco el Subteniente en su intento de esclarecimiento. Sin embargo, el Capitán lo interrumpió. 

—Descuiden… No diré nada. Sé que en Rusia y Kazajistán la cuestión es pesada en cuanto a lo de su “relación” y deben mantener mucho las apariencias para no dar con un mal fin. —Fue claro con lo de su orientación sexual y la represión extrema que hay con ello.

Phichit con calma les manifestó que Japón era más flexible, de hecho, puso de ejemplo a su jefe de línea, Christopher. Personas con libre desarrollo de su condición (llámese Gay, Bisexual, Pansexual, etc.) han podido ejercer cargos importantes en este país así tal cual como cualquier individuo que cabe dentro de lo “normal” (claro el papeleo y las condiciones eran tediosas, haciendo que muchos abandonaran a medio camino pero los que realmente querían estar bajo el manto de la ley, lo concebían con tal de cumplir su sueño) y en lo otro, en estos últimos años la sociedad nipona ha estado expuesta a cambios y eso mismo estaba pasando en sus instituciones sobre ciertos temas tabú. Les aseguró que podían sortear algunas cosas bajo cuerda “por ahora”… (Exponiendo lo de las relaciones que van más allá de algo profesional como un ejemplo, independiente de que sean Hetero, Homo, o inclusive de otra mención) y que si bien, han ido a plenaria por la asamblea constituyente o los tribunales, todavía hay disociación en pocos estatutos donde la élite policial de antaño, no brinda su brazo a torcer.

—Yo sigo considerando estúpido eso de que un superior, sea de la índole que sea, no pueda estar en una relación con un subordinado. â€”Sonrió un poco recordando la negativa de Yuuri para sí, aunque con él es más complejo… (Altín y Plisetsky no son ilegales).

Los dos jóvenes le miraban con nerviosismo notorio a sus palabras, siempre fueron cuidadosos en su trato, pero Phitchit, es Phichit. Es como una “red andante” que nada se le escapa y les disipó cualquier indecisión con lo último en mención

—Ustedes son un claro ejemplo de que si se puede mantener una relación sin descuidar el trabajo y con un buen comportamiento. Solo espero que los abogados y la gente que trabajan por esa ley, lo aprueben y si eso sucede, se verían beneficiados. â€”Otabek quedó tentado ante esa posibilidad, en lo personal, le agradó mucho el lugar, la camaradería que se ha ganado con el resto de integrantes es excelente. Lo mejor del asunto, era la sensación refrescante de “no persecución” excesiva a nivel laboral (Rusia y Kazajistán pueden ser unos verdugos indolentes). O a nivel sentimental (viendo el vínculo que lleva con Plisetsky), que por su puesto, dicha latente también ha calado fuerte en los sentidos del ruso. Él estaba por hablar y de pronto…

—¡MIRA VICCHAN, ES MI AMIGUITO NUEVO!

—¡Eh?!… ¿Quién?… Â¡ESPERA! â€”Exclamó su cuidadora—.  Â¡EMIL APÚRATE Y SIGUE A MÍ PRÍNCIPE! ¡SI SE ME PIERDE, EL AMARGADO DE Mí JEFE ME MATARÁ!

—Eso intento Vicky, pero te recuerdo que estás herida y no puedo ir como quisiera.

El niño corría en total plenitud con dirección a ellos dejando atrás a su guardiana Vickytoria, la cual era llevada a galope en la espalda de Emil. La bonita voz infantil (bien conocida para el ruso), vociferaba a todo pulmón ese apodo particular. Apodo que le ha hecho poner una buena careta enrojecida cuando ya se vio con el pequeñín abrazándole sus piernas, y restregándole su carita con gusto.

—¡YURIO NIISAN! ¡YURIO NIISAN! ¡TE EXTRAÑE! â€”Exclamó contento el chiquitín de ojos marrones chispeantes.

—¿Q-QUÉ HACES AQUÍ, M-MOCOSO? â€”Le reclamó tartamudeando y tratando de ser huraño pero sus actitudes decían otra cosa.

Luego llegaron los novatos, saludándose todos entre si y cuando voltearon con las estampas, se asombraron por el descubrimiento bienaventurado, e Incuestionablemente, eso para el resto de muchachos no paso por desapercibido. Menos en Phitchit, porque se trataba de su lindo sobrinito postizo, Yuuki. El que Plisetsky conociera a Yuuki, que tuviese esa cercanía y se dejará llamar con ese gracioso honorífico, fue una buena sorpresa.

—¿Yu?
—¿Rio?
—¿Nii?
—¿San? 

Intercalándose Mila, Jean, Emil y Vicky, escudriñaron en lo más mínimo a un ruso totalmente colorado cuando al fin se liberó del pequeño japonés y les miró con el rabillo del ojo sus mascarillas burlonas. 

“¿Esto no me puede estar pasando?”… —Pensó desahuciado el pobre.

Yuri Plisetsky, el tigre de Rusia…¡Estaba en apuros!… Ayúdenlo por favor.

El desdichado quería morirse allí mismo, tal vez ahogarse en el mar después de escuchar esas risas cómplices (y más en aquella anciana canosa prematura)
By Sharayanime

El desdichado quería morirse allí mismo, tal vez ahogarse en el mar después de escuchar esas risas cómplices (y más en aquella anciana canosa prematura). Entre gritos e insultos, les protestó furibundo a todos sobre nombrarle de esa forma, pero, sin querer, ha entristecido niño pensando que él había dicho algo malo. Yuri, que recién se percató de lo que hizo y sintiéndose un completo imbécil, rápidamente le aclaró las cosas expresándole que con él no era el asunto con un tono de voz dócil (hasta le sonrió). Vicky se quejó inflando sus mofletes al dar sus pasos mancos en disposición a ellos.

Otabek y Phichit en sus puestos, estaban anonadados con esa curva en sus labios por la actitud tan flexible que Yuri adquiría estando con Yuuki. A su vez que Jean y Mila hacían preguntas puntuales sobre la procedencia de la criatura, las cuales fueron respondidas y verificadas por Emil, dejándolos boquiabiertos al instante.

Entre tanto asimilaban la información, ese pequeñín les entregaba al par de rusos los dibujos que les realizó con mucho cariño. Vicky explotó de ternura como la buena exagerada que es, Yuri por el contrario, fue más arisco con el presente (pero internamente chillaba de la emoción al igual que su homónima) y para completar la escena, Yuuki sacó de sus bolsillos una bandita de tigre poniéndosela al rubio ruso sobre el puente de su nariz puesto que tuvo una mínima cortada y con eso, al fin los chicos (hablando de la rusa peliroja, el Kajazo y el canadiense) destaparon el misterio de esas curiosas curitas de animalitos, poniendo de regreso sus tomaderas de pelo fanfarronas.

¿Así o más avergonzado?, nuestro Cabo cascarrabias la vio venir.

Chulanont, en son de paz, hizo que todo se olvidara retomando el punto de partida. La propuesta que les forjó al grupo de la FSB aún quedaba en el aire. Esta demás decir, que omitieron partes delicadas que ya tocaron al par de Novatos solo por precaución y nada más comentaron al dedillo cosas básicas. El S.T Altin y el C.S Leroy ya habían tomado su decisión. El C.P Plisetsky con recelo deliberaba algunos pros y uno que otro contra. No obstante, el moreno le supo tirar una buena carnada.

—Oh que mal, me quedaré con la curiosidad de ver cómo le ganas a Yuuri. —Platicó Phichit haciéndose el loco.

—¿Huh? ¿Qué intentas decir? —Remarcó Yuri alzando su ceja de pocas pulgas.

—Hay varias prefecturas del F.E.G.I, está de Shibuya es una de las tantas, pero las mejores de cada locación se reúnen en un magno evento donde van a mostrar su calibre. —Eso captó la atención del Yuri ruso, sus ojos verdes gritaban contienda y desafío al instante. En Rusia suelen realizar temáticas parecidas, mas lo que ha podido observar en Japón sobre sus eventos, son algo fuera de serie. Phichit al distinguir esa fascinación en el joven guerrero, prosiguió—. Aquí en la academia de modo individual se suele realizar algo vistoso para los novatos, con el fin de que puedan apreciar las habilidades de sus superiores pertenecientes al F.E.G.I, como una previa… Quien quita y obtengas tu revancha con mi Jefe…Ah pero como te quieres ir, veo que no será posible. —Y allí, lo terminó de capturar. Yuri mordiendo el anzuelo pensó que esa era la oportunidad que esperaba y no contempla desperdiciarla.

—¿Sabes qué? Â¡Al DIABLO CON TODO, ME QUEDO! ¡Te juro que me verás patearle el trasero a ese enano y te daré un buen espectáculo! —La llamarada verde en sus ojos se encandiló empuñando su mano luchadora. El “¡YUPIII!” de Yuuki se evidenció cuando daba sus brinquitos de felicidad, se había acongojado cuando se enteró de su retorno a Rusia, pero con esa expresión lanzada, la página cambió.

—¡Pues deberás patear el mío primero, porque yo también pienso hacerlo! â€”Desafió Vicky sin miramientos. Esa información de Phichit la consideró valiosa.

—¡Yo le ganaré! 
—¡No!, ¡seré yo!

y Los rusos empezaron a discutir a viva voz (muy infantil) por ver quién de los dos sería el primero en ganarle, desconociendo que el susodicho tenía su rato de estarlos oyendo.

—Si es que antes no les vuelvo a ganar “pateandoles” los suyos.

—“¡Mierda…!”— Vicky y Yuri dan un sobresalto traicionero, volteándose con escama al saber que ese hombre de los avernos les pilló. Él, bien displicente se posiciona detrás haciéndose notar con esa voz neutral, dando por sentado la muerte súbita para ambos.

Altin, Chulanont, Leroy, Nekola y Babicheva se les alcanzó a ver una gota escurriéndose por toda su frente y Yuuki caminó con gusto al ver a su tío. Ese hombre al comprender con pocos fraseos de lo que hablaban, confirmó lo dicho por Chulanont sin tanta trascendencia mientras cargaba a su sobrino. Aun así, fue suficiente para que Plisetsky le retara con entereza señalándole que en su próxima batalla verá sus facultades a cabalidad como un “igual”, y lo mismo efectuó Vicky con tónica más alegre. El mayor de los dos, muy en bajo, estaba congraciado por las actitudes de esos chicos y el que le vean de esa forma, hace que él también quiera esmerarse. Ya él sabe que en su cercana contienda, ellos serán cuidadosos. Pero son jóvenes, y los impulsos son un factor primordial en ello. Les aceptó su desafío, no sin antes encararles con tal idoneidad lo siguiente, debido a que el escenario se prestó para jugarles algo que tenía en mente hace rato.

La premisa de un Cabo primero mal hablado y una Cadete desobediente en variadas ocasiones, hizo que les diera una de sus tantas salidas “prácticas”

—Espero que al llegar a ese momento, no se repitan los mismos errores. ¿Estamos, “Yu – rio”? â€”Primer bateo al orgullo de Plisetsky. El rubio Maldijo mentalmente porque no esperó que él supiera de su “nombrecito peculiar” y claro, las carcajadas no se hicieron esperar.

—¡Ya escuchaste, Yurio niiiiiiiiii-san~~! —Comentó Vicky con picardía juguetona.

Para ella, eso fue epicidad extrema al grado que la cara que anotó Yuri en ese instante con su vena marcada, daban certeza de su cabreo, berreándole sus dagas. Yuuri teniendo en cuenta cierto “detalle” de la cadete, tan bien le preparó su terreno.

—Y tú no rías mucho. El que me hayas tomado desprevenido a la primera, no te servirá por segunda vez. Más bien rézale a tu peluche para que te ayude, pequeña. . . “Conejita” â€”Dudó con ese segundo hit, pero ya en ultimas le valió un bledo y lo dijo.  El alma de la damita de cabellos platinados murió por anticipado cuando Katsuki en presencia de todos le coloca el muñequito de conejito sobre su cabeza.

—¿Tú? ¿Con peluches? ¡¿En serio?! Pffffffffff…Wa, ja, ja, ja, ja, ja, ja. —A un Yuri Plisetsky, le encantó esto y ella con su rostro absolutamente abochornado… ¡Se quiere morir!

Aunque el ruso disfrutó esa punzada a su colega, aún tiene el sinsabor en su boca por la acción anterior y de nuevo arremetió hacia Yuuri, Vicky igual (incluso, mucho peor odiándole al instante). Pero el muy desgraciado no paro allí, Yuuri reanudó con su nefasta y cruda honestidad para los dos.

—¿Y quejándose así pretenden sorprenderme? —Sentenció con pose imperiosa y circunspecta de su parte haciéndoles retroceder y juntarse por inercia—. Pese que han mostrado avances, a mi modo de ver las cosas, sus pensamientos continúan siendo algo corrientes, por no decir mediocres.

—¡HAAAAAAH! â€”Ruso y rusa con pasmo chistoso en sus facciones fueron desbancados por completo, sus compañeros ni se metieron en esas cariñosas apreciaciones, se divertían demasiado, y lo que siguió después de eso fue la estocada final para terminarles de sacudir sus colores con sus pilas bien puestas.

—No se lo tomen a mal, es solo que con esas reacciones, muy en el fondo no puedo ver a dos “Oficiales”, a cambio tengo en frente de mi a un “Gatito arisco” y una “Conejita dramática” y si yo veo eso, ¿qué dirán los demás?—En definitiva, los jodió y él… procedió con esa sonrisa dura—. Presten mucha atención a mis palabras, porque les tocará hacer mucho mérito para ser merecedores de tal victoria en sus manos. Si aquí fui cruel, en los futuros duelos seré brutal y no estoy bromeando. —Enjuició soberbio con buen homerun robándose todas las bases y dejándoles en blanco. Aun así, los rusos no se amilanaron.

—¡N-NOSOTROS T-TAMPOCO! â€”Ratificaron en protesta.

—Entonces, menos charla y más gestión de su parte. ¿No les parece, Jóvenes? â€”Finalizó su comunicado y con su ceja alzada dándose sus aires de “señorial”, se despide de los demás con un asentimiento, llevándose a su sobrino consigo a su mundo de secretos ancestrales.

Sobra decir que Vickytoria y Yuri quedaron en shock con todos los malos instintos revueltos, y querían tomar represarías con esa oleada incentiva de Yuuri, más Phichit sabe que él, es alguien que juega con las pulsaciones y encuentra un detonante o factor para motivarles a sacar lo mejor de sí, solo que a veces a ese Teniente Coronel…

Se le va, un poco “la mano” 

📷📷📷📷📷
Continuará…
📷📷📷📷📷

***********************************
Vocabulario Cultural o Idiomático (salió cortito, bacana la vaina xD)…
***********************************

* ДЕРЬМО!, âŒ Der’mo⌡= De origen Ruso, y literal significa: Â«Maldición o Mierda» según el contexto xD


*
 Nimio= Da alusión de algo “pequeño” y “discreto”

*Quebrar= la expresión quebrar en términos de barrio/brayan en mi ciudad es el equivalente al “dar de baja” de los policías xD (ah y yo suelo usar muchos términos champetuos con mis estudiantes en los exámenes porque la mortandad es grande xD jjajajaajaj) ñeee digamos que mi lado costeño cartagenero malandro, saldrá a flote con los criminales en el fic xD así que no se les haga raroesos léxicos chimbos-colombianos.

*1A= en el léxico policial, es el equivalente al “visto bueno o (VoBo) en docencia. y en palabras más castizas, sería como “estar bien con algo o alguien”

Eso me suena a “bonche”= En el léxico chimbo-colombiano de mi país, dicha frase se usa para decir que es demasiada gente para ir a una parte (puesto que “bonche” acá significa “grupo”) XD, y suelen usarla mucho las mamás para zafar de una al “marido” o a los “hijos” jajajaja también los hermanos(as) mayores o alguien mayor. (Este yura xD)

* Chapa pelada= Siguiendo con el léxico chimbo-colombiano, “chapa” aquí vendría siendo (la fachada del baño), (el seguro de la puerta con llave) o los (dientes) sean naturales o postizos, y cuando nos referimos a chapa peleada es a “mostrar los dientes sin tener vergüenza alguna cuando maquina algo en mente o simplemente por bromearle a alguien”, (como lo que hizo JJ xD) dicha expresión es usada mucho en modo jocoso en la costa de mi país.

¡OJO! ¡NO CONFUNIR CON EL CHAPA DE OTROS PAISES XD en Puerto Rico y otras islas caribeñas la “chapa”significa (el techo de aluminío) o incluso…un modo vulgar para definir “los labios vaginales de la mujer xD” (ñeeeee o por qué creen que salió esa canción esa del “menea tu chapa” o_____O)

* Lacónico = puede ser alguien que sea breve o corto de palabras. Un sinónimo seria ser conciso.

* Homerun / âŒ HƏum r / n⌡ = Origen inglés, se compone por las palabras Home (casa) y Run (correr) y en Baseball, esto se dá para definir una “carrera” anotada por el bateador. Nuestro Yuuri, se las supo anotar buenísima con esos apodos a los cabrones XD!!!

Para info de carácter técnico policial, pueden ir al botón que dice (Vocabulario del Fic)

🔥 N/De Shary: HOLA AL PUEBLO ¿Como están? Yo aspiro a que Bien!, ¡Capítulo 11 y contando!, el capi tuvo 19.000 Palabras :3 (con la nota del final + vocabulario me quedó en 19.696 ¡¡Juemadreee!! Alv xDDD) aun así, pido disculpas por la demora q__q con tanta cosa, la gripa endemoniada y la falta de net, se me ha complicado la escritura, inclusive la dibujada… Q_Q a veces quisiera tener la súper velocidad de Carolina y Aru para realizar los escritos o dibujos XDDDDDDDDD! XDD NO JODAS !!! #FALEFERGALAPINCHILAIFU! 

NOTA ADICIONAL: este capitulo fue rebeteado para mejora visual y comodidad de los lectores.

Bueeeeno, voy con lo propio: Â¿Les gustaron los dibujitos pal cap 11? Esta vez fueron 3 dibujos + un extra xD Los de la FSB salieron sanguinarios xD, Vitya fem con sus tomboylicidades, y nuestro duo yuuvik como la trilogía de la pareja explosiva jajaja xD ah si, Yuuki es amorsh!!! Pinche Yura déjate querer!! xD!

OMG!!! En cierto modo, el capi fue jodidamente intenso, porque me tocó iniciar con seriedad, en ciertas partes que comprometían la investigación de los chicos y también fue complicado porque la narración requería mantener fluidez y rapidez en las escenas de balacera y peleas xljgshdfasjd, Yamamoto casi se sale con la suya con esa emboscada y la planeación que armó macabramente para nuestro zorro japonés y su equipo D: por suerte… ¡la conejita fue al rescate! y el tiro le salió por la culata xD yuuri nos salió bien chuck norris kamikaze con su katana xD

AKSDFJASDFASG Yuuri y Vitya ya se tienen más confianza XD!!! yesss!!!!!!!! y Yuuri dio el primer paso para ser amigos!!! wiiiiiiiiiiii… alabemos a Phitchit! ❤ aunque los corajes y enojos de Yuuri serán evidentes durante el fic cuando Vicky la embarre o lo desobedezca. =/ ay (yo no quiero que me regañe ese japo xD)
PDT: Creo que el lado Dulce/tierno/amable de Yuuri en la conversa que leímos “les agradará mucho XD” (y a vitya también le encantará)… y veremos más de eso con el paso de los capis 7u7!, también tendremos unos pequeños saltos de tiempo.

¡Ah! sobre cierto asunto delicado que toqué con Phitchit en la conversa de Yura y Beka, hay cosas que mantendré del mundo idealizado de Kubo pero tendrá ciertos tintes “cercanos a la realidad” más lo que yo imagine en la trama de la historia… en el fic dará igual si hay parejas heteros o homos (RECUERDEN que el lio aquí es que Subordinados y superiores no pueden estar en una relación) Obviamente, habrá cosas que no son reales del todo. Pero, ¿mi punto se entiende no? xD

Oh Pero lo de ser policía Gay en Rusia si es cierto =(, para la segunda guerra mundial todo aquel que pillaran en esas, los metían presos o los quemaban con ácido úrico o incluso torturas peores, hay artículos sobre eso… actualmente se sigue viendo esa persecución. (Claro sin el ácido) pero las torturas siguen…. en mi fic no ahondaré esas cosas, digamos que Rusia es “negado a esa vaina y ya” y que se vé el rechazo al punto de desprestigiarlos.

Y esto me lleva a las siguientes preguntas. Chan chan chan:
-¿Qué cosas creen que pasarán en el cap 12? D:
-¿En que quedó la convocatoria?
-¿Phitchit seguirá descubriendo a las ships y será que las bautiza?
-¿Será que nuestro T.C y sus chicos revelarán más cosas con la captura de Yamamoto y ese Inglés?
-¿Vitya podrá seguir ocultando su procedencia original? (porque yuuri está a “esto” de descubrirla)

XD y como dato curioso, en la escena donde Yuuri jode tanto Yura como Vitya feme, fue un guiño bonito al episodio 3 de YOI… (Donde Victor les encara a ese par cuando se creían con las facultades de escoger sus programas) xD jajaj en el próximo capi haré un guiño memorable de la serie YOI “a la inversa”…¡¡ Juguemos un poco!!! La persona que me comente en el párrafo “cuál es” y me explique” en qué episodio ocurre”, SE GANA UN CHIBIEEE XDDDD!! (así me toque robarle el inter al veci como sea, pero se lo regalo LOL)

PARA FINALIZAR:

1) LJDKJASHD me regalaron más dibujitos!!!! ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhh

Este es de mi linda Joseline 

Este es de mi linda Joseline 
By Joseine

2) Podrán saber de adelantos y cosas sobre mis fanarts en mi fanpage de facebook "StarsDub's" y también los invito a leer otros fics que llevo por allí en Wattpad
By Nina

2) Podrán saber de adelantos y cosas sobre mís fanarts en mí fanpage de facebook ” Stars dub’s…” y también los invito a leer otros fics que llevo por allí en Alianza YOI, u oras como Inkspired, Wattapad o Kore. Por ejemplo xD en estos dias subí unos regalos a mi linda beta ardilla (sobre lo que pasaría si nuestra parejita ya fueran novios y estuvieran en el Mundial apoyando a sus países o algunos peronajes de YOI en las mismas xD )quiero darle las gracias por el apoyo a este fic !!! ;__; gracias, gracias, gracias!!

 Por ejemplo xD en estos dias subí unos regalos a mi linda beta ardilla (sobre lo que pasaría si nuestra parejita ya fueran novios y estuvieran en el Mundial apoyando a sus países o algunos peronajes de YOI en las mismas xD )
y este de aquí con un bonito Yuuri  MOF Joven y su sobrinito de meses ! por lo del dia del padre :D

y este de aquí con un bonito Yuuri  MOF Joven y su sobrinito de meses ! por lo del dia del padre 😀

3) Si tengo dedazos de redacción, o alguna corrección que hacer, diganmela! la idea es mejorar q_q y que esta biblia para ustedes quede bonita ¡!! graciass

3) Si tengo dedazos de redacción, o alguna corrección que hacer, diganmela! la idea es mejorar q_q y que esta biblia para ustedes quede bonita ¡!! graciass

¡NOS VEMOS en el que sigue! …¡¡¡¡Cambio y fuera !!!! ¡¡Muchos saluditos a todos!!

Att: su servilleta, la shary 😀

Publicado por sharayanime

Profesora de Día, Artista, Fanficker y Fanduber de noche.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: