[Extra I] Obscuro y con aroma a lavanda


Extra de Obscuro: Alicia en la esquina

«Entre lazos agónicos y perfume de lavanda, el infierno se abre para todos, sin falta».

Se siente ahogado y algo aturdido. Está de pie frente a la ventana. ¿Cuándo fue la última vez que logró mantenerla abierta sin que él la cerrara? Fue pocos días antes que volviera a ser tapiada ¿Hace cuánto está encerrado en ese sitio? ¿Acaso importa? Nada va a salvarlo, de todas maneras.

Camina unos pasos, mira al espejo por costumbre y peina sus cabellos con los dedos. Esos ojos lloran; no necesita verlos. ¿Cuál era su nombre? ¿Yuuri?¡ ¿Cómo pudo olvidar que compartían el nombre?!

No es él quien le asusta. Yuuri le causa pesar desde que leyó su diario y los reportes del caso, los cuales le permitieron comprender el pasado y la naturaleza de la situación. Todo lo creería una farsa si no llevara tantas experiencias extrañas desde que llegó a esa casa y se hizo parte de aquella maldición. Si hubiera comprendido las advertencias, si hubiera huido a tiempo, si nunca hubiera ido a ese sitio…

Recuerdos de otra época, estando cómodo y tranquilo en su antigua casa, con su gato y su hermana, vienen a su mente como una mala broma. ¡Qué desperdicio pensar en ello! Las cosas ya no tienen remedio. Debe dejar de lado esos anhelos absurdos; la realidad es demasiado aterradora como para perder el tiempo con fantasías. Ya no llora a sus seres queridos, ellos ya murieron y él es el próximo en la lista.

Yuri recuerda a Otabek, el joven que creyó su único amigo en ese lugar, y las palabras que le repitió, a modo de consuelo o burla, justo cuando los demás lo estaban encerrando: 

«Cada vez que Victor despierta, espera que Yuuri esté a su lado. Solo Yuuri puede calmarlo. Es el único a quien necesita, el único a quien desea»

Si es así, ¿por qué tuvieron que meterlo a él en medio? ¿Por llamarse Yuri? ¿Por comprar esa casa? ¡¡Todos están locos!! ¡Malditos! ¡¿Por qué demonios tuvo que llegar a esa casa, a ese pueblo?!

De pronto, el aroma a lavanda lo alerta. Tal como las veces anteriores, le avisa que viene otro encuentro espeluznante. Un escalofrío lo recorre, mientras se pregunta si será este el último. Ya se ha rendido; en ese lugar nunca amanecerá de nuevo. No es la muerte a lo que teme, sino a quedar atrapado. El mal que le acecha solo puede calcularlo, tanto por lo que ha averiguado como por las visiones y sueños que suelen torturarlo; aquellos donde él toma el lugar de Yuuri. En ellos, es víctima de horribles y vívidas pesadillas sin sentido, y una voz repite «El amor es obscuro y tiene aroma a lavanda». Sea lo que sea que ocurra, presiente, será aún peor. No quiere mirar. Puede ser que aquello esté al acecho, tras la puerta o debajo de la cama y le hale una pierna.

Ruega que el aroma no mute, que se mantenga aquel efecto calmante para Victor, pero el equilibrio es tan delicado y son demasiados los factores. Sus ojos se abren al escuchar un ruido. La obscuridad parece una masa amorfa e infinita, pegajosa, la que adquiere el peso de un océano y lo aplasta en un frío de hielo. Yuri siente el tacto de algo húmedo en su nuca. Las sensaciones en su cuerpo son repugnantes y aunque quisiera esquivarlas, no puede; está petrificado de miedo. 

—Yuuri —le dice a la oreja una voz que reconoce, la cual posee un tono casi seductor—, hueles delicioso.

Claro que Victor no está aterrado, Victor es quien asusta. Él no es quien corre peligro, está muerto desde que nació, desde que Yuuri lo trajo.

—Has perdido tu muñeca, Yuuri, ¿cómo quieres seguir jugando? —pregunta otra voz, una inhumana. 

Yuri siente la enorme angustia ajena. Las lágrimas de Yuuri caen de sus propios ojos, mojando en silencio su cara compungida. Un aroma a lavanda quemada comienza a cargar el aire. Los labios de Yuri se mueven con torpeza por la voluntad del fantasma, pero no logran decir nada. 

Tras el estruendo de una risa diabólica, la voz extraña dice:

—Pequeña Alicia, no dejarás el mundo de las maravillas.

Yuri lo sabe. Comprende el terror que movió a los habitantes del pueblo a encerrarlo en aquella casa a modo de sacrificio, para intentar salvarse; es el mismo intenso deseo que lo ha invadido en este momento, al punto de causarle convulsiones.

El horror crece como un abismo en el pueblo, de donde jamás se irá ninguno de ellos. Todos juntos, todos están malditos. La lavanda nunca salvó a nadie y el infierno los espera en las esquinas.

Nota de la autora:

Estos extras surgieron de las actividades realizadas para la categoría Angst del concurso “Escritores sobre el hielo” de Escritoresonice, creado para que los participantes demostráramos algunos de los valores expuestos en la serie “Yuri!!! On Ice”, tales como: respeto, generosidad, disposición de aprender y responsabilidad. Nosotras, AntonietaColors y yo, como la Alianza Antropófaga, decidimos participar con el ánimo de mejorar nuestras habilidades y pasar un momento agradable, haciendo énfasis en aquello que amamos: emocionar a los lectores.

Este primer extra en particular, es parte de la secuela de “Obscuro y con aroma a lavanda” que se encuentra en desarrollo en conjunto con la precuela. Ambas serán publicadas en el futuro, en una obra recopilatoria de historias angst.

Para comprender mejor los próximos extras, les recomiendo leer el fanfic two shot de Antonieta Colors, Pishtaco (este enlace los llevará directo a la primera parte).

Pishtaco es una historia en donde se nos muestra que la ingenuidad y confianza ciega en lo desconocido, debido al calor y la seducción, es el final del camino. Yuuri junto a su amigo Phichit toman un viaje hacia la selva peruana, pero lo que ellos ni siquiera imaginan que este viaje será el último que harán en compañía. El final de esa travesía que tenía como fin divertirse, volver a casa con una grata experiencia y aventura se tornará una pesadilla, de la cual uno de ellos no escapará. El cordero ha pisado el terreno del lobo, directo a sus fauces.

Interesante, ¿no?

Gracias por leer.

Publicado por Ceres Dupel

Soy un ser mutable, dual y no pertenezco a este mundo; siempre sueño con otros. He vivido de todo; he vivido demasiado. Creo que ello me ha vuelto un ser comprensivo y tolerante, mas no crédulo. Odio las mentiras tanto como los spoilers. Me gusta cantar, crear historias, estudiar de todo y hacer cosplay. Apoyo a la comunidad LGBTQ+ y me encantan los chinos ancestrales. Para mí todo es arte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: