Danzante del Rey (Prólogo)


PRÓLOGO

—Bien hecho, Yuuri

El sentir el sudor resbalando por sobre mi piel.

Los suspiros que desaparecen en mi entorno.

Sentir su penetrante mirada sobre mí mientras creo arte con mi pies y manos: un vaivén de movimientos seductores. La música se fusiona conmigo concibiendo una sola melodía.

El sonido de las joyas golpea mis extremidades, mi piel como porcelana se encuentra a la vista y mis ojos color castaño, aquellos que tanto te hipnotizan, refulgen a la luz de la bella luna. Mis hebras negras del color de la noche, aquellas que deseas jalar con tal salvajismo, se agitan al ritmo de mis movimientos, ¿acaso no piensas hacerlo?

Ven hacia mí.

Soy mucho mejor que todas esas arpías que desean estar a tu lado, porque tu sabes que soy la mejor mujer que puede haber. Piensas que te equivocas, pero no es así, tú me deseas y yo a ti.

El deseo es recíproco, acéptalo. Ven a mis brazos que yo no dudaré en sostenerte para que puedas desearme aún más…

Música.

Danza.

Arte.

Es lo que me caracteriza de los demás a ser solo una más de las bailarinas para tu entretenimiento, me siento más que satisfecho al saber que bailo para ti.

No quites tu mirada de mí.

Me ves. Lo estás haciendo.

¿Acaso no observas como salen de mí miles de telas de colores que te enredan en mi telaraña para poder comerte?

Sé mi presa.

Hazlo, mírame.

Recuerdo aquél día en el que llegué a tus pies rogando una oportunidad.

¿Acaso no viste lágrimas surcar mi rostro? ¿El miedo que sentía al ver tus ojos color zafiro?

Aquellos que me atraparon la primera vez que los vi.

Sé que aquel par de ojos van a ser míos.

Sé que ellos no van a despegar su vista de mí.

Obsérvame.

El pecado te tienta.

Hazlo, ven a mis redes. Sé que lo quieres.

¿Acaso no te das cuenta de aquél dolor punzante que quiere ser atendido?

¿No me crees capaz de acaparar toda tu atención?

Vaya, me subestimas.

Pero, hazlo.

No quites tu mirada de mí.

No lo pienses más, solo deja que tus impulsos te controlen.

Ven a mí.

Rápido.

No soporto estar más así.

Apúrate.

Te necesito y tú a mí.

Lo veo en tu mirada, ya sabes lo que dicen: los ojos son el espejo del alma.

Y en tu alma puedo ver aquella soledad que te acecha.

Está bien, yo seré tu esclavo.

Solo por ti.

Y tu por mí.

¿Ves el eros que me rodea?

Grita tu nombre.

Mi cuerpo anhela ser marcado por tus labios, de seguro saben al más embriagante vino que haya probado.

Deseo sentir tu tacto sobre mí.

Y que estos toques se vuelvan más rudos, más salvajes.

Que se conviertan en miles de azotes ardiendo sobre mí tersa piel, ardiendo de placer.

Más que placenteros.

Quiero sentir mi cuerpo contraerse por los espasmos.

¡Vamos! Quiero sentirte dentro de mí.

Ah.

Agh.

Ah.

—Bien hecho, Yuuri

—Bien hecho, Yuuri. De seguro al rey Viktor le va a encantar —comentó el moreno amigo del danzante entregándole un trapo para que se secara el sudor.

—No digas eso, Phichit, si lo único que hace es quedarse sentado con una expresión seria. Me pregunto si de verdad es humano —se lamentaba el contrario limpiándose el rostro.

—Claro que lo es, es que solo con verte lo dejas estático —lo animó mientras le picaba un costado de su abdomen.

—¡Phichit! —exclamó riendo mientras trataba de alejarse de su amigo —. Ya sabes que no me gusta que me piquen ahí.

El moreno estaba a punto de responderle cuando de repente una de las sirvientas entró al salón de ensayos, se aclaró la garganta y anunció educadamente.

—Disculpe, joven Katsuki, pero el rey ordena que se presente inmediatamente en el gran salón.

—Ah, sí, en seguida. Gracias.

—Con permiso, joven —dijo la muchacha, hizo una reverencia y salió del cuarto.

—¡Vamos, Yuuri! ¡Es tu oportunidad! —habló el moreno mientras lo sacaba a empujones del cuarto.

—¡¿Eh?! Pero Phichit…

—Nada de peros, es ahora o nunca —voceó y le cerró la puerta en la cara antes de que le refutara.

—¡Ah! —se lamentó Yuuri, tomó una gran bocanada de aire y cerró los puños —. ¡Bien! ¡Voy por ti, Viktor! 

—Bien hecho, Yuuri

Nota de Autor: Espero que les guste mucho la historia, y el formato en el esta, me da una tranquilidad saber que estoy en esta bella plataforma creada por fans para fans, aquí no tengo el miedo de que se pierda mi trabajo como lo tengo con la plataforma naranja.

Publicado por diananikiforov

Nombre: Diana Juan de Dios R. Alias: Diana Nikiforov Nacionalidad:Mexicana Ocupación: Estudiante Cumpleaños: 11 de septiembre Signo:Virgo ¡Hola! Mucho gusto en conocerte estoy en wattpad y en el blog de Alianza Yuri on ice para respaldar mis historias. Soy escritora principiante de Yaoi, la shipp que me inspiro en montarme en esta travesía es el Viktuuri, una shipp la cual le he tomado el cariño suficiente como para que me llenara de coraje y empezara a escribir mi obra Danzante del rey y Mas allá de la muerte, ambas historias me han costado escribirlas, pero con el apoyo de mi beta y de mis amigos he podido sobrepasar los obstáculos, y gracias a esos pedazos de mi corazón que se han convertido en mi mejor motor para seguir adelante y cumplir mis sueños he conocido hermosas personas que puedo llamar compañeros y amigos.

Un comentario en “Danzante del Rey (Prólogo)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: