MOF – 🔥 Act 10🔥


Shary POV’s: Hola, si has llegado hasta aquí por medio de AO3, espero que puedas disfrutar esta bella historia. Este capitulo estaba dividido en 2 partes pero se unificó y ya sabiendo eso los dejo con su dramamon! xD

***************  
🔥 Capítulo 10: Â¡En Gard! (completo)
🔥 Autora: Shary
🔥Arreglos y Rebeteo: Shary y Liz
***************

Comedor de la T.S.P.A – Tokyo / Japón
Marzo del 2017 – 7:00 A.M

Por cuestiones de fuerza mayor la continuidad de la prueba debió aplazarse hasta nueva orden, los dirigentes del F.P.J y el F.E.G.I que habitaban en la T.S.P.A fueron citados en la ANP para corroborar las pistas y evidencias halladas en otras redadas. Los captores que fueron arrestados han comentado de a poco la sopa de aquellos que han contribuido en la venta masiva de los estupefacientes incautados a causa del micro-tráfico que se está manifestando en Shibuya y en otras zonas de Japón, pero nadie ha dado señal alguna de los infiltrados en las academias afectadas y de la organización encargada de ello.

En los pasillos solo se hablaba de eso, y de las contiendas que faltaban por realizar para dar paso al listado final de aquellos que serán seleccionados a pertenecer definitivamente a la nobleza élite policial de categoría Imperial.

En el comedor estaban Yang y Leroy tomando su desayuno, viendo el desglose de esa noticia que dejó en velo a media multitud. Altin, daba pequeñas aclaraciones puesto que Katsuki y su equipo lo mantenían al tanto, ahora seguían buscando el formato o el modo del cómo burlaban la seguridad y con quién.

—Qué horror, chicos… pero, ¿si han dado con algo? —Ha dicho Isabella entrelazando los dedos de sus manos con preocupación.

—Habían algunos, sin embargo no han dado más señales. Este sondeo ha sido más difícil que otras veces y se nos está acabando el tiempo, pero algo solucionaremos, preciosa. Confía en nosotros y por supuesto, en tu Rey. —Leroy trató de disipar las telarañas ansiosas de su prometida mirándole con ternura dándole pequeñas caricias en su hombro y por ultimo un beso en la frente.

En esas Altin tomó la vocería. 

—Ten en cuenta que los robos ocurren cuando hay convocatorias en las academias, solo debemos observar a los aspirantes.

—¡Y tienes razón!

—¡YURI! —Los canadienses jóvenes se voltearon y vieron al fin a la estampa rusa. Usaba su uniforme de la FSB, además de lucir unos lentes obscuros de buena clase.

—¿Muchacho, en dónde estabas?

—Nos tenías preocupados, señor arisco de la ley.

—Eso no les interesa, yo hago con mi vida lo que se me venga en gana. â€”Allí, la médico jefe junto con su novio le han hecho el regaño, Yuri alzó los hombros importándole cinco sus palabras y comiendo bocado tras bocado como un animal. Otabek quien ya conocía las andadas de Yuri ni se inmutó en preguntar el por qué esas gafas de sol (mínimo estaba bebiendo), al menos se le ve con mejor semblante después del enfrentamiento de ayer. Luego le preguntará…

Mmmm, Lo curioso de la trama fue verle las mejillas llenas de… ¿Banditas de tigres, chitas y leones? Eso fue algo que no escapo a la vista del Kazajo y mucho menos del entrometido canadiense quien estaba muy burlón.

—¿Y eso lindo gatito?, ¿No me digas que fuiste con un pediatra y te dejaste poner la inyección para robarle las curitas? Ja, ja, ja. â€”La cara de Yuri fue un poema porque recordó al pequeño “mini-Yuuri” llamado Yuuki, y aunque se niegue, debió aceptar que ese niño cachetón en el día de ayer fue un bálsamo en tiempos de guerra. Disimulando todos sus sentimientos el Cabo Primero encaró a su subalterno con arrogancia y señalándole con su tenedor. 

—Leroy te lo advierto, si no quieres que te castre las bolas en este momento, entonces… ¡DEJA DE JODER! ¡Y MÁS BIEN FOLLA CON TU MUJER DE UNA BUENA VEZ PARA QUE SE TE QUITE LO VIRGINAL!

—¡YURII PLISTESKY CIERRA LA BOCA, ESO ES PRIVADO! —La médico quería fulminar al ruso después de oírle tal barbaridad y Jean pegó un chillido estrambótico, las caras de ambos apostaban a una fogata en toda la extensión de la palabra.

—¡¿QUÉ?! â€”Masculló aún con la chuleta de cerdo en la boca—. No he dicho nada que no fuera cierto.

—¡YURIIIIIIIIIIIIIIIIIII!

—Sé que los tres adoran discutir pero necesito que se pongan serios, Yura… ¿A qué se debe el comentario anterior? â€”Aquí Altin, como la voz de la conciencia fue quien redirigió el cauce, Yuri ya había culminado con la chuleta y se centró en mostrar la idea que lanzo al aire.

—Lo digo porque hoy en las horas de la madrugada pasaron cosas que apuntan a lo que estabas diciendo, en si fue… —Y allí empezó su explicación…

《 Flash back》

💠

*
*
*

Entonado en sus copas llegaba el Cabo Primero a la T.S.P.A, usaba un chaleco de cuero negro que en su reverso que tenía decoraciones en Animal print, un Jean obscuro desgarrado, y su cabello atado a una coleta la cual no se notaba por la capucha encima de su cabeza. No daba tumbos (por suerte) tiene buena resistencia; pero el guayabo, ese bendito guayabo cuya definición consiste en “rom-pe-la, rompe la piñata…” ¿Ah no?, esa es otra cosa…

Más bien romperse contra el suelo del dolor gracias a las bocanadas de Vodka y Sake a fondo blanco, lo han dejado con un mal humor de los mil demonios. Eran como las 3:00 AM y el campus estaba solitario, de seguro Otabek estará durmiendo (gracias a Dios su pareja no era de aquellos que se la pasen fisgoneando en lo que hace) son adultos después de todo y fue una de las condiciones que ambos pactaron.

—¿Huh? ¿Qué coños? —Musitó en bajo y poniéndose alerta. Se supo esconder en una de las tantas zonas que hay en la locación, a unos cuantos metros vio salir de una pequeña oficina portable a varios tipos y todos fueron cuidadosos con sus rostros portando tapabocas y gorros. Yuri debido al Alcohol no podía enfocar muy bien su vista, pero algunas características físicas se le hacían conocidas… Estaba casi seguro que esos eran parte de los aspirantes a la convocatoria. ¡Ah! que genial y hoy que se le dio por tomar es cuando le pasan este tipo de enroscadas.

Más adelante se ve otra figura en el lugar con un par de “planos” o eso creía el Cabo, no vestía como el resto de hecho era muy formal y mucho mayor. 

—¿Será el intendente que mencionaba Katsuki? —Calculó desde su posición pero no podía hacer mucho o verificar nada.

El líquido etílico ya le estaba jugando su mala pasada y de tanto achicar los ojos se sentía como el idiota de Barney de los Simpson. El silbido del centinela dio aviso y en menos de un segundo se dispersaron rápidamente hasta no quedar ni un alma, exceptuando por el veterano entrado en años, quien tomó otra ruta caminando cómplice y airoso. Yuri hizo lo propio también escabulléndose como sea, no podía revelar su posición tan fácil aunque eso implique que las riendas que ha trazado con Leroy y Altin no van tan deslindadas de las suposiciones del T.C…

*
*
*

💠

《 Fin del flash back》

Tras lo escuchado por el rubio eso puso las cosas sobre la balanza a favor sobre las conjeturas de Altin. En los interrogatorios, el T.C le había asegurado que la seguridad era burlada a modo interno. Bien, tienen un indicio, ahora deben comprobarlo; Pero su equipo (hablando de Jean y Yuri) no eran dados a la “concentración”

—Debiste seguirlos Yuri. —Ostentó Isabella—. O buscar a tus compañeros.

—No pude, ¿Qué no ves que ando tomado? â€”Aclaró quitándose los lentes y dejando ver su cara demacrada producto de la resaca.

—Se nota el tufo. â€”Jean hacía un ademán con la mano abanicándose la nariz—. ¿Quieres una menta y un caldito de pollo, gatito?

—¡JÓDETE, LEROY! —. Sacó el dedo del medio con mucho “amor”

—¡YA CÁLLENSE LOS DOS! â€”Ambos Cabos enmudecieron, Otabek se cruzó de brazos y les miró con dureza, la inhalación fue profunda al tiempo que expulsaba todo ese vapor contenido calmando sus ánimos y susurró en tono bajo lo siguiente a realizar—. Es cuestión días para que hagan un golpe pronto en la T.S.P.A, de allí a que esta convocatoria fuese sin tanto filtro, y de allí a que nosotros estemos metidos en esto, retomaremos las rondas nocturnas a partir de hoy. ¿Les queda claro si o no?

—¡Sí señor! â€”Tanto Plisetsky como Leroy asumen una compostura seria e Isabella les pide a los tres cuidarse mucho y si ella ve algo fuera de lo normal les avisará…

Salón de Armas de la T


Salón de Armas de la T.S.P.A – Tokyo / Japón

Marzo del 2017 – 9:30 A.M

Cambiando de sitio, Michelle Crispino ya tenía muchas venas marcadas en toda su cara por el espectáculo que estaba presenciando, se supone que dejó a sus estudiantes recogiendo el desorden mientras atendía un llamado y al regresar se encontró con otra cosa.  Muchos hombres como osos perezosos en el suelo, una coneja platinada brincoleteando a más no poder y un San Bernardo rubio barbudo gigante protegiendo una arma de acero a toda costa de las pequeñas garras de aquella pelusa ojiazul.

—¡Emil, dame la espada! —La jovencita saltaba intentando llegar al objeto arrebatado pero la altura de su amigo era infalible. 

Los compañeros de la otra clase descansaban o tomaban su agua para refrescarse del duro entrenamiento, ellos le decían frases como: “Vamos, dale su espada”, “yo quiero luchar con ella”, “yo también no seas aguafiestas, Emil”… y cosas así, pero el checo se negaba.

—Señores lo siento, pero esta señorita… ¡No tendrá más espadas por hoy!, ¡y tú será mejor que le hagas caso a las recomendaciones del Capitán Crispino!, ¡te vas a lastimar por forzarte!

—Pero, pero, pero…

—Pero nada, Vicky. ¡Haz caso!

Allí platicaban a voz alta y el resto de cadetes doblándoles su edad reían ante esa chistosa escena. Es obvio que el nerviosismo se les notaba a leguas pues ambos estaban a la expectativa de cuando se retomaría la prueba faltante del F.E.G.I, sus colegas de estudio trataban de apaciguarlos dándoles ánimos y no fue de la noche a la mañana checo se fueron ganando poco a poco su lugar y confianza por lo que han visualizado en los niveles de esa convocatoria, ningún novato había llegado tan lejos, ninguno en realidad. Esos dos tenían un par de horas libres (porque Richelieu cayó en crisis existencial.) Como no tenían un horario definido fueron de una con Michelle para ayudarle como “colaboradores” y claro… reforzar entre ellos lo más que pudieran con el otro curso.

Sin embargo, el italiano al ver la insistencia en la más joven (Vicky) le prohibió rotundamente tomar esa hoja con filo por el resto de la jornada, ya había practicado hasta altas hora de la noche en el día de ayer, si seguía con ese ritmo podría desgarrarse algún musculo y su pupilo Emil, estuvo de acuerdo con ello.

Y aunque ese par se enteraron por la propia boca de Vicky acerca de querer retar al T.C, Michelle le dio otro “no” a ello, más la pequeña sentía un deber de apropiarse ante ese hecho dado a sus bajos resultados en la prueba anterior tomándose muy en serio lo de reivindicarse y mostrarse como una digna rival para él, en el Ring. Mientras que ellos seguían en su mundo, Giacometti pasó por el lugar por pura casualidad y Crispino les ladró a todos poniéndolos en alerta.

—Mira nada más, que bonito. ¡Cuando el gato se va, ¡los ratones hacen fiesta! —El capitán ofuscado salió con sus frases de cajón—. ¡USTEDES DEJEN DE JUGAR Y RECOJAN TODAS LAS BALLESTAS E IMPLEMENTOS DE PRÁCTICA QUE HAY EN SUELO! ¡EMIL, ESCONDE TODAS LAS ESPADAS, SABLES O FLORETES!!… Y VICKYTORIA, ¡¡YA FUI CLARO, NO MÁS ESGRIMA PARA TÍ!!!

—Hey Mikey, relájate. —El suizo habló con gracia y broma—. Te dará un infarto, amigo mío.

—¡No te metas, Cabaretero!

—Te recuerdo que soy “Mayor Giacometti” para ti, querido.

—Da igual cómo te llames, seguirás siendo un pervertido y no te metas, que yo sé lo que hago. Si no me pongo así, hace rato que acaban conmigo. Â¡EN ESPECIAL, A ESE PAR DE ATOLONDRADOS QUE TENGO PEGADOS A MÍ COMO TAPAS!

—Tus cachorros te adoran. â€”Las carcajadas del suizo descarado no fueron disimuladas para nada y la cara de perro cascarrabias en el italiano fue gigantesca.

A lo lejos, de la boca de Vicky se pudo escuchar un quejido pucheroso de injusticia y Emil le lanzó alegre un: “Te lo dije”

Los dos adultos no dejaban de mirar precisamente a Nekola y Románova… De modo sorpréndete, los cadetes inexpertos han sabido sobresalir en todas las pruebas, incluyendo de esa alborotadora inauguración donde las tensiones se hallaban al máximo común divisor. Mas el hecho de que sortearan ciertas situaciones, esa dupla no queda exenta de lo que les pueda ocurrir en los combates.

—Michelle hablando en serio… ¿Cómo ves a los chicos?, ¿Los sientes preparados para un combate?

—Me atrevo asegurar a que ellos llegaran a la final, no lo digo porque sean mis estudiantes, son terriblemente buenos… Nekola aunque me saque canas en medio de su atontamiento, es sensato. De Románova puedo decirte que es una genio con chispa en sus ataques, pero es más “impulsiva” que Emil, y es ella quien realmente me preocupa.

—¿Por qué? La he visto practicar con la esgrima, y se le ven sus años con ese arte.

—Sí, eso es cierto, pero “eso” y sus “precipitaciones” no le servirán si piensa enfrentar al T.C.

El chiflido del suizo no fue disimulado. Ya eso es otro cantar, cuando hacen este tipo de eventos siempre prescinden de escoger al T.C por su alto nivel de resistencia en combates, el que la chica se haya decidido ir por el pez grande le daba un picante interesante al asunto.

—Y con eso que se le ha metido en la cabeza en hacerle desenvainar su Katana… ¡Ja! ¿Puedes creerlo?, ¡Esa chiquilla está loca!

—¿Así que la Katana? —Arqueo su ceja bien pícaro—. ¿Cuál de las dos que él tiene?

—¡YA DEJA TUS HETERO-HOMOSEXUALIDADES! â€”entendió perfectamente esa camuflada referencia tiñéndose de rojo. â€”¡No sé qué carajos le dijo Katsuki, pero ella esta empecinada con el tema y eso me tiene con los pelos de punta, ya le prohibí enfrentarlo!

—Tranquilo, ten fe; la chica lo hará bien.

Michelle decidió dejar las cosas así y va con el grupo de estudiantes a poner el orden.

Acabaron de arreglar las cosas y cada quien toma a su “break” reglamentario, Emil se queda con Michelle para brindar su apoyo y como siempre el energúmeno de Mikey (apodo cariñoso dado por el checo) pone su mano en la cara del otro apartándolo de su ser con fastidio. A Chris no le cabe duda que el novato tiene sentimientos “profundos” por ese italiano desde que lo vio llegar en su traslado, si tan solo su amigo se diera cuenta.

A quien sí estuvo esperando fue a su pequeña protegida, él quería saber de primera mano “su obstinación” y las palabras exactas del Kamikaze Japonés.

Vicky al verlo se puso contenta, fue corriendo tras su Jefe/instructor favorito abalanzándose encima, y Chris la recibió muy encantador, ya se le hizo costumbre esa recepción efusiva de su parte. Mayor y Cadete caminan a una zona algo apartada de la muchedumbre para hablar tranquilamente y se sientan sobre una de las gradas que se encuentran en la franja de entrenamiento a campo abierto. La soledad del lugar era cómoda y el viento fue ideal. Conversaron un poco de todo y también sobre el caso del “Cartel Académico”, la gente solo conocía “lo oficial” en los noticieros, sin embargo Vicky, quien ya se había involucrado “sin autorización” por andar leyendo temas clasificados que no le corresponden la mantenían en tela de juicio. Chris le comentó lo necesario ya que él, ha sido informado por Phichit y Yuuri del comportamiento analítico y aventurero de la pequeña, era mejor no darle muchas conjeturas…

En medio de aquello, ella de la nada hizo preguntas puntuales sobre cómo son ellos (refiriéndose al suizo y su equipo) cuando actúan estando en pleno operativo junto con “el amargado”, Giacometti alimenta su curiosidad respondiéndole de las hazañas o logros obtenidos, la niña queda realmente fascinada y en su mirar azul se le despierta un bonito brillo de admiración en todos. Aún más sí era sobre Yuuri. Al grado de llevarlo a como embelesaba en vida a su padre Andrei cuando era Detective Élite y Sargento Mayor en la FSB y el SVR. En algún punto la conversación giró sobre el manejo de armas y pericia en batalla de Yuuri. Los “AMAZING!” a viva voz eran equivalentes al asombro e interés que ella demostraba.

—¡Rayos! â€”Puso una carita graciosa bien determinada con ambas manos empuñadas y boca de corazón. —Eso significa que deberé trabajar muy duro si quiero alcanzarlo.

—Cuándo te refieres a “alcanzarlo”, ¿se trata de Yuuri?, ¿nuestro jefe amargado?

—¡Siiiiiiiiiiiií! ¿Ehhmm? —Se abochornó al instante y embarajó como pudo su respuesta—. Es decir, no solo él, ¡A ustedes también! Ahamm… Mejor me callo, ¿verdad? â€”Chris sonrió cual felino sinvergüenza y Vicky terminó ocultando su rostro totalmente rojo en sus rodillas.

Los gestos de Vicky eran muy adorables y eran el triple de tiernos o sinceros si son provocados por culpa del T.C (en especial si estaba enojada con él, los cuales eran el 99% del tiempo.) Ah, pero el asunto divertido para Chris fue que la pequeña hallara en Yuuri, una fuente de inspiración en su camino como oficial de la ley. Eso y otras cosas que su sexto sentido ha ido “armando” lenta y gustosamente. Desde hace un tiempo para acá el suizo con el tailandés vienen analizando esa “maña” de su amigo Japonés en “molestarla” y creen entender el por qué lo hace… No eran ningunos tontos y mucho menos él, (no por nada le dicen ¡EROS MADURO!). Más tarde le dirá sus verdades en su cara. ¿Cuándo? No sabe, ¡Pero lo hará!

—No debes avergonzarte, Vicky… Es normal que una jovencita como tú tenga una figura o ejemplo mayor a seguir en su profesión. Tu estilo es más tipo “Yuuri”, obvio con la mejora de que tú serás una guapa y delicada oficial, ¡Yuuri, no! ¡Ese desgraciado es un amargado explotador hijo de su santísima madre por no decir la palabra original! —El suizo mencionó aquello con cabreo debido a la venganza “con chance de Castigo” que supo organizarles a Phitchit junto con él.

Quien pensare que el japonés les iba a dejar pasar lo de su sobrino, ¡Sépanlo que no y les decimos que no!

El par de adultos recogieron, organizaron y recapitularon todos los archiveros del departamento de criminología, para rematar, los jodió por completo haciéndoles trabajar hasta altas horas de la noche desencriptando softwares, malwares y códigos de variados casos de otras prefecturas.

Era eso, o enfrentar su furia con sermón y Katana incluida.

—Pensándolo bien, mejor no. La señora Katsuki es demasiado bella para insultarla por culpa de ese amargado. â€”Vicky no se contuvo para nada, rio con ganas hasta lloró de la risa sobre las quejas de Giacometti, ella también aportó su granito de arena y ambos compinches se desahogaron, tienen suerte de que su “jefe” no los escuche en esas o tendrían serios problemas.

—Aunque, ¿Sabes algo, Chris?

—¿Dime?

—El hecho de que él señor Katsuki sea amargado no le quita lo asombroso que es en su cargo, es alguien dispuesto a entregar todo de sí por lo que me has contado, no es de aquellos que estén detrás de un escritorio o le delega toda la función al resto, prefiere ensuciarse las manos junto con ustedes y si ve necesario luchar codo a codo a su lado para hacer lo correcto como buen guardián, lo hará. Eso… Eso es admirable. Yo realmente deseo hacer eso, deseo llevar un buen papel como él.

—Creo que Yuuri, tiene un nuevo logro desbloqueado gracias a ti, como diría Phichit. Ahora no es solo un hijo de la que sabemos, sino que también es un hijo de la que sabemos bien admirable. â€”Habló con tono encantador sin perder finura y nuevamente ambos se disparan a reír, Vicky tomo la palabra una vez que controló los espasmos causados gracias a las risotadas.

 â€”Pero fuera de broma, me gustaría llegar a ser como él cuando ejerza mi función como oficial, él me recuerda un poco a mi padre con su sentido de la justicia.

— ¿Tu padre es Oficial como nosotros? Eso no lo sabía. ¡Qué grandioso! —Soltó el suizo y la joven asiente.

—Sí, Él… Lo fue.

—Oh… Mil disculpas, belladona…

—Tranquilo Christopher, eso fue hace muchos años. â€”Vicky habló con voz apagada, una llena de nostalgia y continúo—. Él… ya no está conmigo, pero espero hacerlo bien… Me enseño amar y respetar su labor y es una de las razones por la cual estoy aquí. 

No daba muchos detalles, el Mayor infirió que era un tema difícil de tratar y no piensa presionarla, él solo escuchaba como buen receptor. 

—El T.C pocas veces saca a relucir mis pros, y suele decir mucho mis contras. Lo comprobé en mi prueba de tiro. De continuar así me seguirá viendo como alguien “pequeño” y no quiero eso… Aquello me hace pensar que debo trabajar el triple o quizás el cuádruple si quiero que él me codee como un igual y ustedes, también.

Y al fin Chris pudo entender un poco mejor la inconformidad de la chica, a veces Yuuri es alguien de muy poco tacto cuando de exigencias se trata y lo mismo ocurre al comentar los pormenores. No todas las personas lo soportan y terminan desistiendo, llorando o renunciando. Lo bueno es que Vicky, ha resultado ser alguien de “temple” y no se ha dejado desboronar.

—Es por eso que quiero demostrarle en el combate de armas blancas que soy capaz de tomarme esto muy en serio.

—Todos tenemos “piedras” con las cuales tropezamos, nadie es perfecto. Tú no lo eres, Yuuri tampoco y yo menos… Según tu jefe yo he de ser la manzana podrida del grupo cuando nos tocan misiones junto con Phitchit. —Y Vickytoria explotó en risas por ese comentario, Chris continuó—. Pero esas “piedras” las podemos derribar si ponemos empeño y aprovechamos los consejos. Eres buena, e iras mejorando con el tiempo. Ahora, conociendo a ese reservado quién sabe cómo te dijo las cosas… Yuuri no es tan malo, solo tiene una “nefasta honestidad” cuando se trata de esos temas.

—Está bien, me he dado cuenta con el pasar de los días. Eso me sirvió para llenarme de razones. Es el jefe y debe ser alguien severo… Es su trabajo después de todo, ¿no? â€”Acotó la chica mirándole a sus ojos verdes aceitunos y Chris respiró aliviado, ella demuestra ser alguien maduro según la situación pero la reacción que hizo no la vio venir.

—¡¡¡LO QUE SI NO LE VOY A PERDONAR A ESE CUATRO OJOS JAPONÉS, FUE LA BROMA DE MUY MAL GUSTO QUE ME HIZO CON ESO DE SU KATANA!!! —Recuperó su mal humor de un modo muy infantil saltando de golpe en donde estaba sentada y alzando un brazo con la mano empuñada a lo que el suizo se decidía sí entre reírse de la querella de su protegida o quejarse de Yuuri y sus salidas “prácticas”

—Déjame adivinar, ¿Te hizo una apuesta con desenvainarle su Katana en plena ofensiva?

—¡Yaaaas!, ¡Omg! ¿Cómo supiste?

—Tengo mis mañas, querida.

—¡y lo que me da más rabia es que ese antipático cree que no soy capaz! â€”Y justo allí, al mayor se le iluminó el bombillo.

—¡ENTONCES VÉ POR ESA RUTA, Y ARRÓYALO, NENA! —A la platinada se le escapo un “¿Eh?” por la respuesta de Chris, y este le explicó lo que le quería decir sentado de un modo elegante.

—Desde que Yuuri asumió parte de las delegaciones en esta Institución y sus convocatorias, Ningún aspirante ha logrado hacerle blandir su Katana en pleno embate. Ni siquiera Michelle que es el segundo más experimentado de nuestro grupo cuando estamos en prácticas de armas blancas, solo la saca cuando le da la gana de usarla con uno, lo hace y punto… —Aún se mantiene cruzado de piernas con su codo sirviendo de apoyo a su mentón varonil y la voz elocuente de Chris destilaba donosura por donde se le viese. —Ahora, no pienses en ganar la contienda… No pienses en la convocatoria, piensa en ese objetivo y póntelo como un propósito. Tal vez así… Él pueda que te vea como lo que tú quieres. â€”y Aquí se ha levantado de forma distinguida, caminando con magnificencia de “yo sé lo que digo”, y su pupila se intimidó.

—Yuuri, es de aquellos que toca impresionarlo por donde más se deje llevar. Algo así como el Don Juan que se las sabe todas en el arte de seducir.

—¿S-seducir?, ¿Qué tiene que ver “eso” con “esto”? â€”Sinceramente ella no entendía nada.

—Ya lo verás. â€”Chris se puso detrás de la chica agarrando sus hombros y poniendo su mentón en el espacio que hay en su cuello delicado.

Pobre alma inocente, no sabe lo que se le viene.

—Él como Don Juan, espera capturar el corazón de la damisela y tú, eres la damisela. â€”Vicky se coloreó de carmín por la analogía… ¿El amargado conquistándola a ella? Ok, su mente voló demasiado. Chris se reía en bajo por los estragos que hacía en la niña, pudo usar otra comparación pero él, es “así” como Dios lo hizo y Vicky pensó que su instructor de espionaje, jefe y/u amigo… ¡Enloqueció!

—En la historia, nuestro Don Juan Japonés no prevé que alguien le gane en su mismo juego. Si lo llevamos en el combate, él suele “marear y provocar” a sus contrincantes porque no espera que nadie le responda de la misma manera. De allí a que no use su katana, a lo mucho su funda acorazada y puede que te desarme si no estás atenta. 

En aquel tiempo, ella recordó el chismorreo de algunos aspirantes en los pasillos sobre el enfrentamiento del Yuri ruso, en cierto modo es algo parecido a lo que Chris está explicando. A medida que el mayor habla hace movimientos algo sugerentes llegando a rozar zonas específicas del cuerpo estilizado de la pequeña, Vicky no sabía qué hacer ante aquello hasta que él captura su rostro con esos dedos largos y pulidos dignos de un magnate.

Ya cree comprender el por qué ese japonés está encantado con la conejita… 

—Las damiselas esperan a ser seducidas por ese amante enamorador, pero tú no serás cualquier damisela corriente, serás una damisela fatale, una diosa llena de Eros capaz de encantarlo y fregarlo en su mismo terreno. En el combate tienes tus técnicas como esgrimista, eso llevándolo a nuestra historia se traduce a “belleza”, tienes cara, tienes cuerpo, muy buenos atributos empezando por ese bonito y redondo trasero jugoso como un durazno. â€”Y el suizo lo masajeó haciendo que la niña se erizara, chillara y le reclamara.

 — y el suizo lo masajeó haciendo que la niña se erizara, chillara y le reclamara
By Sharayanime

—¡¡¡C-CH-CHRIIIIIIIIIIIS!!!

—¡¿QUÉ?!, ¡Es una demostración! Por cierto, están grandes, firmes y tiernitos como me gustan. —”Y así le fascinan a tu Jefe amargado, también. . .”

Dijo eso ultimo mentalmente para él.

—¡N-no hagas e-eso con mí colita!

—¿Mi colita?, pffffff… —La risotada descarada no la aguantó—. ¡Ay que tierna!, ¡Se nota que eres niña consentida! â€”Mencionó aquello apretujando sus cachetes con los suyos mientras en el aire se veía miles de corazones y brillitos rosados. —Descuida cariño, me agradan los chicos. Aunque admito que eres una tentación muy peligrosa, capaz me vuelva hetero por tí, pero no quiero que la ONU me lleve. Así que mejor sigo explicando. â€”Las mejillas de Vicky no paraban de emular el semáforo en rojo y su cabeza echaba humo por doquier.

Chris en resumidas cuentas, le platicó que eso traído al combate, representaba el factor sorpresa. Yuuri como contrincante era un guerrero que previene las cosas con antelación, es estratega y siempre iba un paso adelante por leer los movimientos, señales y actitudes en sus adversarios. Sí ella lograba equilibrar todo eso en la batalla y ejecutaba correctamente ese “factor sorpresa” a su favor como la buena tiradora de esgrima que ha de ser, el T.C se vería obligado a pelear con su katana.

—Entonces, el final esperado es que el Don Juan deje caer a la damisela estando eternamente enamorada y…

—No que la Damisela sea quien dejé caer enamorado al caballero.

—¡Correcto pequeña!, ¡Me encanta como hilas las cosas! â€”Chris aplaudió un par de veces.

—Creo entenderle, aunque hay apuntes que no comprendo de la seducción, con lo otro que llamas “Eros” en un combate de armas.

—No te preocupes querida, yo me entiendo. â€”El hecho que la chica haga un “ruidillo” interesante en Yuuri, también sería otro punto favor, y aquí entre nos; que la dama a quien “uno molesta”, te encaré en tu mismo juego y aquel le siga la corriente, eso en el lenguaje previo del amor se llama “jugar con fuego” o al menos eso cráneo Chris tras llegar a ciertas conclusiones con los encuentros que Yuuri ha tenido con Vickytoria… Vicky por ser despistada no lo percibe, pero el suizo no es idiota y definitivamente eso será la perdición para su jefe.

—Lo importante es que captaste la esencia de lo que te quiero decir. Tú y yo sabemos que él es más fuerte y es seguro que te gane, pero sí le haces desenvainar su katana, será un golpe bajo en su ego por creerte “pequeña” y es allí donde te verás a su igual.

—Usted… ¿Usted lo cree?, ¿usted cree que yo lo logre?

—¡Me quito el nombre y te bailo desnudo con tacones en un pole, si falló! —Cosa que ya él ha hecho estando bueno y sano o borracho.

Como dice el refrán:《A cuentas claras, chocolate espeso.》y la llamarada azul en sus ojos renació. Ahora solo contaba las horas para que ese versus se diera con todas las de la ley…

Casa del T.C Katsuki – Tokyo / Japón
Marzo del 2017 – 1:00 P.M (tres días después y a pocas horas del evento)

Yuuri llegó con su sobrino a casa después de buscarlo en su escuela, Yuuki no tenía clases de música por la tarde y habló con tiempo a la señora Marie para que lo cuidase en tanto que el regresaba de su trabajo. Ya se había puesto al día con los indicios del combo de la FSB y les dio un “a lugar” para lo que pretendía hacer, el tiempo es corto y necesitaban resultados consistentes…

Mientras su mente la tenía en consonancia con esa maraña de mala hierba y los citatorios de la fiscalía con la ANP, se pegó un duchazo rápido y busco en el closet el ropaje oficial de entrenamiento porque hoy debía comandarlo en compañía de sus colegas Crispino y Giacometti. Eso era otro peso más en su larga lista de compromisos, pero es un compromiso del cual no renegaba y la razón era porque se encontraba a la expectativa de ver en exclusiva a los novatos, en especial a la joven de mirar azul.

Azul de esos ojos caídos del cielo que recientemente le ha dado una buena sazón e intenta no estar distraído recordándolos cada segundo. Pero le es imposible, con el pasar de los días admite que la cadete le ha ido cayendo en gracia por sus chuscadas y querellas, él aún no supera la “vaciada” que le dio a causa de no cuidarse en el operativo anterior. (Cosa que le deslumbró) También ha tomado un gustillo en molestarle solo para ver sus gestos y caretas graciosas como lo del “conteo”, los “trotes matutinos” a máxima velocidad o cualquier otra actividad donde pueda sacar provecho y no se arrepiente el condenado.

Aunque sí su hermano mayor viviera y le viera en esas con la “ilegal” (porque de seguro así nombraría a Vickytoria), fácilmente Yuuri, el seria el “fregado” y Kouji estaría gozándolo todo con rostro soberbio, tomando un buen Whiskey en las rocas como el cínico que era y con un buen índice de maldad. Por algo Andrei le decía con justa razón a ese hombre de cuello blanco: “Shinigami amargado Hijueputeable”

Creo que eso de ser amargados e “hijuep****”… digo, hijos de la “practicidad” en los Katsuki, es de herencia. ¡ESTÁ COMPROBADO!

En sí para él, la chica es algo ruidosa, despistada, bastante imprudente y puede que no sea mala persona, más no por eso deja de ser estricto, severo y mano dura cuando requiere serlo. Lo ha demostrado en varias intervenciones (mencionando lo del bajón de su desempeño en las últimas pruebas que Románova ejecutó). En fin, el pasillo es largo y se podría decir que sus días son “Diferentes e interesantes” desde el ingreso de la “señorita bonita” de su sobrino hasta ahora.

Pintándole con sus colores alegres de acuarela a aquella paleta gris que él lleva oculta en su interior.

Y no es que le guste, es demasiado pronto para asegurar tal suceso. Simplemente está sorteando una zona que ronda en su periferia, dándole a entender que “algo” le está pasando y que por “prudencia” prefiere estar al margen de ello. Aunque le ha costado estar firme.

—”Vaya lío en que estoy metido con la señorita” —Pensó con toque reflexivo el mayor al terminarse de arreglar.

En voz alta llamó a su sobrino y le pide apurarse. El niño contesta un “Ya voy” con fuerza, en esas aparece corriendo como cachorrito con su bolso, traía consigo sus cuadernos de las tareas y juguetes para guardarlos. Por último dejó unos dibujos por fuera los cuales no escaparon a la vista de Yuuri.

—¿Y eso? ¿A quiénes dibujaste esta vez, pequeñín? —Preguntó a su altura agachándose en cuclillas y Yuuki le sonrió al elevar su mirada aniñada. 

—A muchas personas, ¡Mira tío Yuu!, estos son tío Phichit peleando con tío Chris por sus canciones raras. â€”El niño le pasó el dibujo, Katsuki se acomodó sus lentes y en ese palo café con rayones amarillos (infiriendo que era el suizo) le ha leído su globo de dialogo. Decía algo en japonés como: “Seré tu Amante Bandiiiiido, Ban – di – do”

Yuuri alzó la ceja con las mejillas coloreadas de escarlatas y se le marcaba la vena en cruz roja en medio de su careta disque “neutral” 

—”Voy a matar a Chris…”—Mentalmente se dijo eso cuando llegara a la T.S.P.A.

El pequeñín continuó pasándole otro dibujito, esta vez la mancha melocotón con rayas planeadas eran muy larguísimas, le hizo una especie de corona en su cabeza, a su lado estaba una nubecita pequeña color café, y al final lo decoró con corazones rosados o conejitos.

Yuuri, fácilmente la distinguió y el mal humor se le quitó.

—¿Esa no es tu “señorita”? â€”Lo mencionó con un tono de voz dulce y serena, su sobrino tenía sus cachetes enrojecidos. Respondió esta vez con timidez por ser de Vicky con su mascota Makkachin, y Yuuri no pudo evitar una curva cándida. Esa niña se ganó a pulso el cariño total de Yuuki en tiempo record.

—¡S-si! ¡Y t-también hice a Makkachin! ¡¿Están bonitos, tío Yuu?¡ ¡¿Le gustará a Vicchan?!

—Yo… Estoy seguro que a tu señorita quejona, le gustará. â€”Le afirmó con tranquilidad acariciándole sus cabellos mientras que Yuuki infló sus mofletes.

—¡Vicchan no es quejona, tiene ojos muy bonitos y ella dice que eres muy regañón!

—Pues para mí si lo es, y dile a tu señorita quejona de ojos azules bonitos que si se portara bien no la regañara tanto… Tú también eres igual de quejón. ¿No? —Le picó con su dedo la punta de su nariz y el “ñam” mordelón de Yuuki vuelve a sus andadas. Yuuri adora hacerle eso.

Allí mismo, el sobrinito le saca un último dibujo y reparó algo particular. La mancha era de tintes durazno pálido con rayas e intento de coleta en amarillo, le dibujó muchos gatitos. â€”¿Y ese dibujo para quién es? —Esta vez su curiosidad si fue genuina.

—Es para mí nuevo amiguito, es un señor gruñón muy divertido, se llama como tú pero yo le digo ¡Yurio! Él me dijo que tú lo conoces. Si te vez con él ¿Se lo podrías dar tío Yuu, por favor?

—¿Yurio? —Titubeó extrañado, y el pequeñín le explicó todo lo que ocurrió con ese encuentro tan “ajetreado” con Yuri Plisetsky (su tocayo ruso), lo del comedor, el cómo lo salvó y también como Vicky le hizo el parón a todos los señores peleoneros… Mmmm eso le pareció un buen dato y se hizo una nota mental: Â«“No hacer enojar a la señorita sí está Yuuki de por medio”»

Entre tanto, la deducción del chiquitín sobre ese “apodo honorífico” basándose en los “idols” de su hermana Mary le sacó muchas lágrimas por la risa, Ohh~~ ya encontró la excusa perfecta para sacarse el clavo cada vez que le llame “cerdo”, Yuuri limpió el resto de gotas que rodaban por sus lagrimales con su dedo pulgar.

—Hey ¿Y para mí no hay dibujos? —En broma fingió estar dolido y Yuuki fue corriendo a buscar los dibujos a su cuarto, al regresar Yuuri pudo ver que el primero era de él con su traje de oficial guardián Imperial dando Katanazos y el segundo era de Yuuki con su violín y él mismo pero tocando el piano de cola en el estudio privado de su casa y cuando se percató de esa referencia, le cayó la culpa como hielo templario en su espalda así como el martirio en la figura pequeña que tiene por sobrino. Sobrino que posicionó sus manos empuñadas a ambos lados de su cintura, y le hizo un Mohín encandilado en sus facciones dulzonas empequeñeciendo sus ojitos con dejos acusatorios. ¡Yuuki era el juez y Yuuri el acusado!

—Tio Yuu… ¡Prometiste practicar conmigo mis nuevas partituras y prometiste tocar el piano para así llevar el compás!, ¡Buuuuuuuuuuuu~~~!

—Gomen-neee, Yuuki-san… Ehhh je – je – je. —La risita nerviosa lo delató y se rascaba su cabeza por la vergüenza ganada. Su cara fue bastante chistosa sonrojándose por incumplido y la dogeza que armó en bribonada al mini-regañador para ver si lo calmaba… ¡No le sirvió!, en respuesta Yuuki soltó más reclamos y abucheos con todo el derecho del mundo mundial a su tío.

Porque con el pequeño Yuuki, no ajustaban métodos o planes predeterminados…


¡El T.C perdió el año con todas las de la ley!

—Lo siento, Yuuki. —Juntó las palmas de sus manos acercándolas a su perfil en señal de arrepentimiento mientras guiña su ojo derecho con chiste—. P-prometo practicar contigo todo el domingo. —Habló con paciencia y timidez acomodándole sus lentes, luego hizo una pose pensante para contentarlo con algo más â€”. Aparte de eso, ¿No te gustaría entregarles a urio-san y Vickytoria-san los dibujos que les hiciste en persona?

—¡¿EN SERIO?! â€”Yuuki se puso de pie dando brinquitos. —¡¿Me llevaras otra vez a la academia?! ¡¿Y podré ver a Vicchan, Yurio-Nii y Makkachin?! â€”y Yuuri asintió gustoso, su tío prometió hacerlo pronto, (al menos hasta salir de sus compromisos con la convocatoria) Yuuki se le tiró encima y feliz como una lombriz olvidándose de todo malestar, terminó por tumbar a su tío al suelo y dejándole sentado… Lo que callan los tíos por contentar a sus sobrinos…

—Ya quiero ir a la academia, así le devolveré a Vicky su peluche.

—¿Peluche?

—Kobuta-chan se me había perdido y ella me dio el suyo mientras me lo buscaba, pero Yurio-Nii lo encontró, así que se lo voy a devolver.

—”¿Esto es en serio?”… —Arqueando su ceja y riendo internamente, pensó que sí al Yuri ruso no le dejará pasar lo de “Yurio”, a su Cadete no le perdonará lo del “peluchito” viendo que ella se considera una mujer grande y no “pequeña”, le sorprendió que a estas millas del partido tenga peluches, pero al observar el objeto mostrado en las manitas del chaval, frunció el ceño con pasmo. Ese cosito felpudo lo ha visto antes, jura no estar loco con decir que lo ha manipulado y un recuerdo flashero pasó en un santiamén.

🌙   ðŸŒ™   ðŸŒ™   ðŸŒ™   ðŸŒ™   ðŸŒ™   ðŸŒ™   ðŸŒ™

—Chu~bby, ven a jugar conmigo y también con mí conejito.

—Más bien, deberías dormir pequeña…

🌙   ðŸŒ™   ðŸŒ™    🌙   ðŸŒ™   ðŸŒ™   ðŸŒ™   ðŸŒ™

—Conejita… —Completó la palabra final.

Sus pensamientos traicioneros le abrieron esa capa que tenía oculta y sellada en su “baúl” del recuerdo, Yuuki le miraba confuso, hasta hace un momento su tío estaba bien, o eso parecía—. “¿Será que?”… —Lo tomó entre sus dedos sin exteriorizar nada como lo más extraordinario del mundo. Cuando Vivió temporalmente en casa de su maestro, él conmemoró nublosamente que su hija (quien tenía la edad de Yuuki o quizás un año más) jugaba con un peluchito igual a este y por el gusto que le tiene a los “conejos” él solía llamarle cariñosamente por el mote de “conejita”, Yuuri en su adentros se debatía una pregunta un tanto retorcida con respecto aquello, una que involucra a la “conejita” Nikiforova y la cadete Vickytoria Románova, sus apellidos son distintos pero ambas tienen cosas “en común”

Pensó, pensó, re-pensó y después de meditarlo, esa idea la descartó siendo consciente que quizás las horas por falta de sueño le dieron esa lucha personal y tampoco ayuda tener por amigos a un par de conspiradores noveleros como Phitchit y Christopher. Aún con ese conejo en su mano y con la sobrante en la barbilla no negará que la incertidumbre le quedó sembrada, necesita averiguar pronto que misterios rodean a esa damita de tierras siberianas y por qué siempre le da esa sensación divagada y nostálgica a su pasado.

Yuuki lo sacó del trance jalándole su pantalón con tirones suaves y Yuuri miró a su sobrino en su estado más “embobado”, el niño le preguntó qué le pasó y su tío simplemente niega con amabilidad. Como ya había guardado todo y solo le faltaba el peluchito de Vicky, Katsuki lo devolvió para minimizar su propia tensión sacudiendo sus vibras transitadas.

—¿Nos vamos, pequeñín? — y un Yuuki animado asintó…

Coliseo de combate abierto T

Coliseo de combate abierto T.S.P.A – Tokyo / Japón
Marzo del 2017 – 3:30 P.M (mismo día en pleno evento)

Tres días pasaron para que Vickytoria, interiorizara los consejos de Chris mientras ella practicaba a escondidas en las noches sin que Michelle o Emil la vieran. Y esos mismos tres días fueron el tiempo de prórroga para que al fin en el día de hoy diera inicio a ese esperado desenlace. El cuarto grupo ha terminado su participación de manera que el último equipo de participantes convocados (en donde estaban Nekola y Románova) comenzarán la suya… Prácticamente muchos de la FPJ y Todo el personal del F.E.G.I estaban de asistentes en las gradas observando el espectáculo al igual que los cadetes y Alféreces de la T.S.P.A.

Jefes a enfrentar a ese día: El elocuente Mayor Christopher Giacometti, el temerario Capitán Michelle Crispino y el terrible, Teniente Coronel Katsuki Yuuri.

En un lugar cercano estaban Otabek, Jean, Isabella y Yuri en compañía del Capitán Chulanont, él esperaba a su escuadrón y como el tiempo es poco para ese hámster aprovechaba para entablar conversación y sacar un par de fotos.

—Jean, ¿será que Emil y Vicky podrán pasar? â€”Isabella se ubicada al lado de Jean y le roba un puñado palomitas de maíz al igual que Yuri. 

—No lo sé, lo único que diré es que la pelea estará buena. —Respondió el canadiense al comerse su porción.

—Todo puede pasar Srta. Yang. ¿Usted qué opina Capitán? â€”El subteniente kazajo estaba serio e intrigado y ha tomado otro puñado a costillas de Jean.

—¡Hey! ¡Cada quien coma de lo suyo! â€”El cabo de cabello negro escondió su preciado mecato palomero así como un niño protege sus juguetes y Phitchit se carcajeó. 

—Descuida J.J, yo tengo papitas. Sobre lo otro, yo opino que esos chicos me dan buena pinta, ¡Michelle, me ha dicho que son buenos! ¡Y muero por saber si Vicky de verdad retará al amargado de mí Jefe!

—¿HAAAAAAAAAAH? —Se sorprendió el ruso mirando al moreno de mala cara, y los demás imitaron un gesto similar (obviamente sin ceño fruncido)—. ¿Esa frentona quiere morir antes de tiempo? Ni yo pude ganarle a Katsuki y reconozco que estaba ofuscado, de no estarlo el marcador fuese distinto. â€”Otabek se extrañó por las palabras de Yuri y luego una pequeña línea en sus labios se dibujó, al parecer el que su pareja perdiera esa contienda le ayudo a meditar las cosas. O eso pensaba y de pronto….

Sxf: BOING!

El par de senos acomodados detrás de la crin del ruso lo supo descolocar y la mujer que ha osado hacer tal atrevimiento, habló.

—Lindo gatito, como siempre tan arisco. Si bien perdiste, eso no significa que nuestra pequeña cachorra le pase igual. ¡Hey! ¿Y esas banditas felinas quién te las dio? Se te ven tiernas.

—¡CÁLLATE VIEJA BRUJA!

—Solo soy dos años mayor que tú. ¡Oh!, ¡hola jefe Phi! —Mila Bavicheva, saludaba al moreno con una mano tintineante mientras seguía apresando al ruso que se quejaba en sus pechos. Más atrás aparecieron Georgi y Sala. Jean e Isabella, desconocían de la pelirroja pero al parecer era alguien cercano a ese gruñón.

—¡POR UN DEMONIO!, ¡YA QUITA TUS “COSAS” DE MÍ CABEZA!

—Estas “cosas” se llaman senos, “primito” y de seguro a Beka le gustan. Aún estoy disponible, corazón. â€”A Yuri en definitiva, no le gusta esto.

¿De todos los comandos que hay en el mundo su prima tenía que estar “aquí” en este lugar?

—Lo siento Bavicheva, esta vez paso. Gracias por la oferta. â€”Otabek le brindó un rostro amable a la muchacha. Y ella en respuesta le miraba coqueta diciendo que algún día lo logrará aunque lo hacía en broma, sabía de antemano que su primo y el kazajo estaban en una relación. Fue de las primeras en apoyarlos. Yuri se paró y al fin pudo despegarse de esa “alimaña” que tiene por prima para revirarle.

En el mismo sitio, ya entraban los participantes en hilera de manera organizada (de menor a mayor altura) Vicky al ser la más pequeña del grupo iba en primera posición y Emil en tercer lugar. Giacometti estaba con Crispino hablando de los novatos y Katsuki al lado de ellos pero él daba unas indicaciones por teléfono respecto al caso que dirige con rostro serio. Cuando colgó, Chris gritó.

—¿Y hablando de los reyes de roma? ¡Mira! ¡Allí van tus cachorros, Crispino! ¡Crecen taaan rápido! —Dijo el Mayor en broma con voz de padre orgulloso y fingiendo secarse una lagrima, el italiano rabiaba y japonés prestó atención a la jovencita de cabellos plateados que saludaba a los demás.

Muchos hombres oficiales del F.E.G.I y de la FPJ se pasmaron ante su belleza. La mayoría no habían tenido la oportunidad de conocer a la mujer que pasó los exámenes de admisión de la T.S.P.A y se podría decir que fue la locura. En esas Vicky, volvió a dirigirse a ellos muy alegre y como está en su ambiente ser “radiante y encantadoramente despistada” les guiñó uno de sus ojos azules electrizantes y luego, mandó una sonrisa espectacular solo por cortesía… Peeeeero…

Desencadenó desmayos, confesiones de amor instantáneo y sangrados nasales por montón.

Para variar este “arroz con mango”, el T.C alzó una cejuela con sus brazos cruzados. La cara que puso fue indescifrable y luego pasó a un ceño enmarañadamente bonito (parecido a los que hace su sobrino cuando está enojado), se sintió raro.

Chris dándose cuenta de ello, rió por lo bajo tratado de no exteriorizarla, jamás en su vida espero ver a Yuuri con signos de “celos”, ni con sus viejas relaciones nunca tuvo asomo de aquello, pero si por la muchachita, ¿eh. . .?

Esto se pone cada vez más interesante.

—Tranquilo “Don Juan”, tu “Damisela” solo saluda a la gente como el ser educado que es.

—”¿Don Juan, y eso?”… â€”Pensó Yuuri. Y luego habló—. ¿Qué insinúas, Giacometti?

—¿Yo? ¡Naaadaaa, amo bonito! No me hagas caso. Más bien, prepárate. Quizás hoy te lleves una sorpresa de quien menos te esperas. “Galán.”

Chris le palmeó el hombro y se fue con Crispino dejando al hombre con su un gesto facial menos entendible que el anterior. Las frases de ese suizo le quedaron sonando en su cabeza y finalmente se dio por vencido metiendo sus manos a los bolsillos entre tanto caminaba por la misma dirección que ellos.

Las reglas eran las mismas que en las contiendas anteriores, luchan con tiempo limitado todos contra todos a mano limpia y los tres mejores que queden en pie pasan a la ronda final para enfrentarse al jefe que deseen con un arma en específico. El réferi fue llamando a cada uno, cuando nombraron a Nekola este salió efusivo y saludó a sus compañeros de salón, a los chicos de la E.E.I y al tener sus ojos en Mikey, peló todos sus dientes bien contento y alzando su pulgar. Su capitán se auto-palmeó la cara rezándole al papa francisco y la santa sede en roma para que a ese condenado muchacho no le pasara nada a la vez que Chris no dejaba de carcajearse (lo saboreaba), al llamar a Románova que fue la última del grupo, ella dio una salto con pirueta, su cabello amarado a una coleta, descendía en cámara lenta haciendo su entrada imponente y con una postura guerra sin perder la finura.

—Presumida. —Escupió Plisetsky, sentado como malcriado.

—Esa presumida te rompió la nariz. —Atrás tenía a una Mila, abrazándolo y un Jean riéndose de sus mañas, a los ojos de Chulanont y Altin pensaron que hizo una buena presentación, sirve para impactar al contrincante y que no la vean como alguien débil. El mismo pensamiento tuvo Giacometti, Crispino la vio venir con una vena marcada y el público saco un “wao” al aire.

Ella ojeó a Chris y Mikey enviándoles un pequeño saludo, al encontrarse con el rostro de Yuuri su mirada fue seria pero confiada, algo que no paso por alto al mayor japonés. El réferi inicio el conteo regresivo y luego el silbido dio el visto bueno para empezar la guerra sin cuartel.

Simultáneamente un grupo de hombres cercanos a las instalaciones recibían una llamada misteriosa y hablaban en clave. Recibían instrucciones específicas de unos planos que portaban, algunos implementos y una que otra ayuda externa

—Bien señor estamos aquí, cual es la urgencia.

—Necesito que hagan el “golpe”, de una buena vez.

—¿Hoy?, pero de ser así solo podremos llevarnos una parte de cargamento de “helado” y no todo el pack completo.

—No importa, en la noche retomaremos lo faltante. Ahora es el momento preciso para hacerlo, la gente está de lleno con eso del “famoso concurso”, otros están trabajando y los demás en sus salones de clase, nadie notará que ustedes como “participantes”, no están allí.

Y de hecho tiene razón, pues esa oportunidad no la volverían a tener sabiendo que esa institución es la que más resguarda en grandes cantidades la materia prima que ellos necesitan para sus negocios ilícitos. La voz que se escuchaba detrás de esa línea pagó a muchos de los vigilantes para que les facilitaran el acceso. Un camión les está esperando y tenían ventaja con las cámaras de seguridad congeladas. Confirmado todo el asunto, procedieron con el plan junto con otras personas de la banda criminal y los guías que estaban de “infiltrados”… Por desgracia dos buenos hombres de traslado para la protección del recinto los amordazaron les quitaron sus ropas y algunos tomaron la vestimenta haciéndose pasar por ellos, fueron directamente con la bodega de evidencias en la sección del departamento de drogas y estupefacientes.

De regreso en la batalla que estaba por terminar Vicky y Emil armaron una buena dupla. El chico con su fuerza descomunal y la chica arrasando con su tremenda agilidad elevaron las apuestas a los otros veteranos que estaban apurados. Un tercero (que era Alemán) enorme y macizo en músculos pero sin llegar a ser luchador de sumo, también estaba dentro de ese ranking a ocupar. Los jueces en una mesa se deleitaban con el espectáculo, y por otra parte dos de los tres jefes (Katsuki y Giacometti) ubicados a un extremo de la lona, analizaban a cada uno de sus contendientes… ¿Y dónde estaba el italiano?

Ese… El Crispino, lo podemos ver apartado a dos metros de ese par con su rostro de férreo y siempre recogía su brazo empuñando la mano con un ademán de “¡Perfecto!” cada vez que veía a sus pupilos meter buenos golpes o salir bien librados. Pero no dejaba de regañarlos, incluso les gritaba cuando cometían fallas y de los nervios se le salía el italiano.

—¡NEKOLA, BAMBINO!, ¿QUÉ TE DIJE DE LA GUARDIA? ¡MALEDIZIONE! —Emil, se dio cuenta de eso obteniendo un fuerte rubor en sus mejillas y el azul rey de sus ojos se iluminó. Estaba contento por el gesto de Mikey renovándole sus ánimos y este encajó una buena izquierda en la cara con dos golpes bajos en el abdomen de alguien. Respondió en voz alta y en el mismo idioma. 

—Capitano Crispino, non preoccuparti!, HO TUTTO SOTTO CONTROLLO!

La careta del cachorro barbudo fue de ensueño y heroica, algo que Michelle lo fastidió aparte de prender su rostro con mucho carmesí gracias a esa respuesta en su lengua natal. Vicky, quien no paraba de hacer tripletas de combos con su piernas esbeltas y flexibles acabó por dar un buen zarpazo lateral a otro tipo dejándolo K.O, solo así pudo apreciar por segundos la escena entre su tutor y su amigo, le pareció realmente chistosa y linda. Michelle la pilló y rápidamente cambio el tema.

—¡ROMÁNOVA DEJA DE REIRTE Y YA LOS DOS CONCÉNTRENCE DE UNA BUENA VEZ!— y ambos cadetes se juntaron tomando una posición de ataque para luchar contra los últimos tres hombres experimentados, no perdieron tiempo, realizaron secuencias en dúo muy impresionantes haciendo resonar los vectores en el público y claro, en su tutor también—. ¡¡¡ESOS SON MÍS CHICOS!!!!

Giacometti, explotó en risotadas agarrando su estómago y sosteniéndose en el hombro de Katsuki que no dejó de arquear su ceja ante el comportamiento poco profesional y efusivo del Capitán. De reírse lo haría ya que era algo épico, pero prefiere ser “más reservado y práctico”… Sala sonreía feliz al ver a su hermano en esa actitud, el que apoye al par de chiquillos sabiendo lo cascarrabias que es, le enternece y más, si es con Emil.

—Nunca creí estar vivo para ver esto. â€”Ese fue Georgi impresionado. Phichit, asintió a lo dicho por su colega sacando una foto para guardar el momento.

—Mikey no es tan ogro, Georgi. â€”Explicó sala con mohín bromista en defensa del italiano—. Aunque él se queje de esos dos, sobre todo de Emil, sé que está orgulloso de la buena participación que están haciendo. No todos los días te das el lujo de ver progresar a tus pupilos en una cuestión de estas.

El sonido de la bubucéla zanjó la contra reloj quedando en pie los novatos y el oficial gigante Alemán como ganadores. Vicky y Emil brincaron dando vueltas sin parar, gritaron alterados, hasta hicieron pases underground a lo Miss Elliot de la emoción. Mientras limpiaban la lona para el nuevo nivel, los chicos fueron con Mikey saltando encima del pobre y los colegas del italiano miraban el bonito cuadro.

—Mikey, dirá “misa” â€”Comentaba Chris—. Pero bien que estima a esos chicos, hizo un buen trabajo en prepararlos ¿No te parece, Yuuri?— y Katsuki asintió con rostro relajado y calmado.

—¡ME ESTÁN AHOGANDO, PAR DE ATOLONDRADOS, ALÉJENSE!

—¡Ehhh~~ Qué profesor tan vil! —Se quejaron los dos cadetes casi chillando con muchos pucheros.

A lo que terminaban detalles, ya los ladrones estaban por volarse con los primeros kilos de droga se fueron por rutas auxiliares que les delegaron en los planos y entraron todo al camión asignado largándose lo más pronto de allí. Se comunicaron nuevamente vía WhatsApp con aquella voz misteriosa y este se hallaba en uno de los pasillos retirados de las oficinas del departamento de “casos”

»Repartidor: El helado blanco está siendo llevado a su destino. 3:55 P.M

Ok. Sigan así. 3:56 P.M Â«

—Excelente. â€”El hombre dejó un mensaje rápido dando las nuevas indicaciones y en esas sintió unas voces, avanzó un par de pasos y medio escondido en la equina se topa con dos reporteros que hablaban con una de las secretarias, eran el señor Moroka y su asistente Minami Kenjiro. Al corroborar su presencia cortó la comunicación, vacío la bandeja del chat por precaución y camino como si nada estuviese pasando. —Reportero Moroka es bueno verlo por estos lados, ¿a qué se debe su esplendorosa visita?

—Intendente Yamamoto. —Hizo una reverencia corta al igual que su asistente/kouhai. â€”En realidad solo buscábamos unos anexos que nos dejó el Teniente Coronel Katsuki, a nuestra disposición.

—Si buscan a Katsuki, en estos momentos él está dirigiendo las pruebas de combate.

—¡De verdad! ¡Moroka-San!, como ya tenemos los anexos. . . ¡¿Podemos ver en acción a Katsuki-Sama?! —Allí Minami perdió el norte, su modo fanboy “está activado”. El aprendiz de Moroka es fiel seguidor del trabajo del japonés. Además, de ser su héroe. Aún no olvida la vez que le rescató de una balacera cuando recién cumplía catorce años. Actualmente acaba de cumplir sus dieciocho. Sin embargo, el reportero de más edad recordó que Yamamoto, al ser un “intendente” debería estar supervisando las pruebas y no estar aquí. No dijo nada, calló para sí. Katsuki ya le había advertido cosas sobre él.

—Por supuesto Kenjiro-san. Si nos disculpa, lo dejaremos en su labor, Intendente.

—Bien pueda. â€”Ambos le hicieron otra vez una reverencia de despedida. Y se retiraron.

El intendente estaba confiado, todo estaba marchando tal cual como lo había planeado.

Pasando al otro escenario, el réferi hace llamado a los tres finalistas junto a los jefes, el primero en ir a combate fue el Oficial Alemán, escogió una Espada Dussack y una Daga Rondel como armas y se le dio por retar a Crispino pensando que sería pan comido. (Grave error) La confrontación no duró mucho, le bastó dos minutos en dejar fuera de forma a su adversario siendo el capitán un fiel pregonero de la Esgrima Italiana y maestro en ese arte, la Espada Ropera la manipuló como todo un honorable caballero dando ataques de línea y barridos en zig-zag.

Jefes: 1 – Finalistas: 0

—¡Es mi turno!, ¡Mikey cuando terminemos, comamos juntos! â€”Ese era Emil, bien alegre como lombriz y agitando sus manos para llamar la atención del superior, el italiano le regaño por la ligereza de nombrarle por su apodo en frente de los demás. Nuestro checo retó al suizo y esperaba ganar. Vicky, le gritaba desde la banca un fuerte “Davai” con mucha buena vibra y su boquita de corazón. De ñapa tenía su lado al perdedor alemán llorando como bebé y siendo ella de noble corazón lo consolaba.

Emil siguiendo la línea instructiva de Michelle usó el Espadín, no era algo propiamente de la escuela italiana si no francesa, pero Michelle al ver que su pupilo no era muy diestro en este tipo de combates, el Espadín es más ligero y fácil de manejar. Chris en sí, no es aficionado de las armas filosas pero es un tipo con clase y escogió la misma arma (y todo lo que sea de procedencia francesa, le fascinaba) La contienda fue entretenida, el cachorro hizo lo que pudo contra el Mayor, por momentos le complicó un poco las salidas a Chris, su energía le brotaba en los instantes menos pensados pero él suizo lo supo sortear con gentileza, ráfagas de fleurets en distintas posiciones, un par de golpes y una patada rastrera haciendo caer al pobre chico y dando el Jaque-Mate definitivo al señor rubio de ojos verdes encandilados.

Jefes: 2 – Finalistas: 0

—¡Rayos!, perdí. Yo… Sinceramente quería ganar para que Mikey viera que no fue en vano todo lo que me explicó.

—No te preocupes, Emil. â€”Chris pudo comprenderlo, le dio la mano y lo ayudó a levantarse. Mikey y Vicky estaban por llegar con él. El Mayor continuó con un rostro fraternal—. Lo hiciste bien, Cachorro. Ese cascarrabias allí donde lo ves se la ha pasado comentándonos a todos en la operación de lo orgulloso que está de ustedes dos y más en ti porque has avanzado. â€”Esas palabras al Cadete-Alférez lo reconfortaron y sintió algo muy cálido en su pecho cambiándole su semblante por completo—. Toma esto como un aprendizaje. El que hayas llegado hasta aquí dice mucho. ¿Ok?, así que no te desanimes.

Chris se iba al tiempo que Michelle revisaba a Emil y lo regañaba de mal carácter (como una forma para ocultar su emoción de verle llegar tan lejos) Vicky por el contrario, felicitó a su amigo y dio muchos halagos a Chris porque nunca le había visto reñir, adoró su estilo.

Los espectadores totalmente en vela porque solo quedaba un contrincante, (la damita del grupo) le han llamado y Vicky gritó un “¡Aquí!” saltando al ring. La camisa de su uniforme le estorbaba al igual que su gorra, por lo que optó por quitárselas y tirarlas a un lado quedando solo con el suéter negro reglamentario y los pantalones camuflados.

Oh si, los hombres desvergonzados aullaron como lobos y a un japonés no le gustó eso.

El Referí convocó a los tres jefes como de costumbre y este le preguntó a la joven contra quién quería luchar… Los aspirantes que ya concursaron, compañeros de la T.S.P.A e Incluso oficiales de la FPJ y del F.E.G.I esperaban que se fuera por Giacometti o Crispino pero, ella es la diosa de las sorpresas y nadie estaba preparado para lo que iba hacer.

Tomó la espada ropera, espada con la cual era diestra, y poniéndose de lado la ha desenvainado manteniéndola firme como la tiradora que es y apuntando al jefe del medio, a ese de ojos marrones con toques de fuego. En un perfecto francés, nuestra “damisela” habló dando por sentado el inicio de su “cortejo” con cara de “contendía” a ese “Don Juan” y no titubeó.

—Mon’sieur Katsuki Yuuri, Teniente Coronel y Comandante de línea. Yo, Vickytoria Románova, Cadete inicial… Â¡LO DESAFÍO UN DUELO!

Todos en el público incluyendo los jueces pegaron el alarido del año y quedaron con las quijadas abiertas aunque no entendiesen nada del lenguaje romance. Yuuri observaba a la niña con intriga y seguía de brazos cruzados, Michelle quería arrancarse los pelos a tirones porque su pupila lo desobedeció, Chris soltó un chiflido largo cómplice, Phichit como el resto quedaron de canto y por las bardas… 

—¡¿ESA FRENTONA LO VÁ A HACER?! —Un ruso rubio y un canadiense gritaron o pusieron las caratulas de impresión.

 Románova prosiguió.

—Al ser un experto en el uso de las armas con filo, sabe que en los códigos de honor es de cobardes negarse a un duelo directo. â€”Vicky fue con toda, tirando a matar y Yuuri, solo alzaba su ceja pensando que esta chica no tenía límites con sus “caprichos”, no tenía otro nombre para ello—. ¡Así que desenfunde su Katana, Mon’sieur Katsuki!

—Está jugando con fuego, Cadete. ¿En serio quiere el duelo conmigo? —Respondió inesperadamente en el mismo idioma. Sí su acento ruso le pareció bonito a oídos Vickytoria, el precioso francés del T.C la embobó sonrojándola hasta la coronilla. El japonés se dio cuenta sonriéndole con buena autosuficiencia, y ella se sacudió su cabeza recobrando su seriedad.

—Estoy muy segura de ello.

—¿Última palabra, mademoiselle Románova? —La cadete camino tres pasos al hombre, su espada la direccionó a su cuello rozando con su mentón, y la gente exclamó por tal locura.

—Puede apostarlo, Mon’sieur Katsuki.

—Oh la-la~~ ¡Señor francés!, ¡Ahora bésala, jefe amargado! —Concretó el suizo en voz baja y conteniendo sus impulsos para no ponerse detrás del cabrón.

—Ok. Entonces, ¡Un duelo será! Capitán Crispino, tomaré su arma por un momento, ¿No hay problemas en ello, verdad?

—¿Eeeeeeeeehhh? —Michelle hizo una mueca pesada al igual que Vicky dando de cara al suelo, Yuuri simplemente se apropió del artefacto ajeno, más la pequeña salió de su trance y le demandó hablando en su inglés habitual. 

—¡¿Cómo se supone que deba tomar esa jugada?!

—No la hay… Usted pidió duelo, ¿cierto? —Se acomodó la espada a su cinturón y le lanzó su Katana al italiano quien reaccionó algo tarde teniendo muchos amagues y al final logró atraparla. Katsuki Continuó. â€”Si no mal recuerdo en las reglas de la esgrima, Yo como tirador debo usar un arma adecuada para ello. Ahora, yo acepté solo por cortesía. Pero eso no significa que pelee con ella y dudo en usarla, a lo mucho mi funda, así que confórmese con eso, “pequeña cadete”. —Fue tal cual como lo dijo Chris hace tres días atrás, No le importa.

Ella buscará la manera de hacerle luchar con su arma y probarle que si vá en serio con eso de ser como “un igual” ante él, Crispino se va y Giacometti, le sigue no sin antes dejarle un “Allez /Suerte” a su protegida. Vicky lo recibió feliz, para pasar a un rostro determinado frente al T.C quien la miraba confiado. Los dos tiradores que estaban cara a cara usaron la posición básica. (separan sus piernas poniendo la derecha en frente con su espalda recta) Vicky ya blandía su instrumento y Yuuri tiene su mano derecha ligeramente entrepuesta en el mango y con la otra sostiene el forro.

—¡Three, two, one… Go! —Esa fue la señal por el réferi, la Cadete fue ágil en su desplazamiento dejando al japonés pasmado, los tocados (todos en línea) mantenían la potencia y el T.C solo segundos después pudo ir a la par con su rival, los esquivaba sin problema pero de no hacerlo rápido le darían un mal corte. El público se ha dividido, mientras que el personal del F.E.G.I y el F.P.J le iban a su Jefe, los Estudiantes de la TSPA (Vickylovers) Gritaban por la novata apoyándole.

Yuuri analizó un poco más el estilo de Vicky, Esgrima de escuela francesa (no cualquiera, una muy sofisticada.) el arranque que tiene es peligroso y hasta ahora no descuida su guardia, él se agachó, evitaba los golpes combinados y la capoteó varias veces cual torero. Eso a Vicky no le gustó (se le pudo ver el mohín en su rostro) y otra vez empezó su ataque. Juzgando por el modo de embate, Yuuri en el acto notó el dominio que tiene la cadete, Crispino no mentía cuando hablaba a pierna suelta de ella en cuanto al uso de armas blancas sumándole otro punto a favor.

En aquel momento, ahora la aprendiz a sus ojos era alguien que cuya personalidad aparte de ser interesante y adorable con el trato a los niños (eso basándose en lo ha reflexionado con calma en su sobrino), demostraba también ser bella, inteligente, fuerte, honesta, ingenua e infantil (mas cuando se enoja), algo impulsiva, regia en feminidad con picardía natural pero rebelde y de muy mal carácter cuando se lo propone, si tan solo tuviese dieciocho, tal vez…

Tal vez él se animaría a… ¡Ups!

Sxf: SWASH!

Por casi le dan una patada Se distrajo demasiado.

—¡¿Cuándo se dignará a pelear como es debido, Señor Katsuki?! —Gritó Vicktoria en respuesta.

El apunte de Románova lo trajo a tierra haciendo que sus reflejos le ayudaran esta vez y él se pregunta: ¿Por qué carajos pensaba algo como eso en pleno combate?, Nunca le había pasado… Yuuri, se auto-reprendió por ello y destiló audacia en lo siguiente para despejarse y entrar a tono en el ambiente.

—Eso estamos haciendo, ¿No?, ¿O será que ya estás fatigada? —Le respondió en provocación para disipar la cosa como si nada y Vicky daba fleurets en barrido sin tanto cuidado…Estaba irritada por el poco compromiso que Katsuki suministraba.

Y si hablamos de Yuuri, en lo personal no quería gastar energías sólo porque “la novata” desee darse trancazos con él, por puro o simple “capricho” (Algo parecido a lo de su homólogo ruso) y más bien, él tomaba esto como un “juego o práctica” a su modo de ver las cosas.

Al fin centrado y con esos detalles planteados (aclaramos que es la batalla, no lo anterior) Katsuki re armó su plan y dejará que siga de largo; en el transcurso de las jornadas y sesiones intensas se dio cuenta que Vicky, así como es de buen arranque no es de mucho aguante y él aspira a que el cuerpo de la menor comience a dar señales de agotamiento… ¡Pronto!

Ella lo abordaba, él la soslayaba. Ella fallaba, él la azoraba… y mientras Vicky demostraba más ímpetu para hacer entrever su sentir o darse a conocer como alguien “digno” ante la eficiencia de Yuuri por las razones que dejó en claro al suizo, el japonés no dimensionaba los ánimos de la niña haciéndole pasar como “antojo pasajero”

—Vicky, se ve ofuscada. —Ese fue Chulanont.

—Mmm…y Katsuki se ve aburrido, es como si peleara por “requisito”. â€”Mencionó Altin.

Comentaban aquello a la vez que los chicos del E.E.I y de la FSB, se acaban todas las palomitas de un quejoso Jean y de la nada habló Plisetsky.

—De hecho, ¡lo está! —Y todos voltearon a verlo—. Es obvio que la mocosa busca ganarle pero no creo que ella resista mucho… Está aplicando la misma táctica que uso conmigo. De seguir así, estará acabada y le pasará como a mí.

—¡Te equivocas! â€”Negó Giacometti—. Es cierto que a ambos los movió el querer ser un rival ante Yuuri, pero las mociones son distintas. Tú buscabas ganarle a toda costa para vanagloriarte ante él. Pero Vicky, no busca tal trivialidad… Ella, solo quiere ganar su respeto. â€”Ahora que Yuri prestaba atención, las intenciones, los gestos y todo en la chiquilla frentona gritaba eso, respeto. Phichit, siguió la conversa rabioso. 

—Pero, tengo unas ganas tremendas de golpearlo. ¿Qué le cuesta ser más “formal” en su enfrentamiento?

—Pasa, que Yuuri no la ve como “un igual” y piensa que por ser alguien “pequeña” no debe tomarla en serio… Al jefe se le olvidó la premisa de que “no hay rival pequeño, sino gente de espíritu grande”, confió en Vicky y sé que le dará su lección… No con golpes. ¡Más bien, con acciones!

Esos dos seguían su duelo de espadas con filo (no de Samuráis a lo Kenshin x Saito) Vicky ya estaba cansada, se sentía infructuosa por la actitud o el poco brío de lucha en Yuuri, este le sorteaba mecánicamente y le daba uno que otro golpe haciéndola caer, la enardeció con más cosas y obvio Vicky de a poco cayó en su distracción hasta que una premisa le llegó como recuerdo…

« Ã‰l suele “marear y provocar” a sus contrincantes
porque no espera a que nadie le responda de la misma manera.»

Y allí, la damita pudo caer en cuenta (o al menos lo que su corazón deliberó) que él, en todo este tiempo que ha estado luchando, solo “jugó” con ella…

“¿Por qué?”

Vicky perdió concentración y Yuuri le cayó con golpes y patadas laterales certeras tumbándola de vez en cuando al quejarse de la aflicción.

“¿Por qué jugó conmigo?”

El T.C ignorante de la pesadumbre y decepción interna de la cadete, aprovechó su estado lanzando un recto con la izquierda. Ella reaccionó tarde pero al evadirla cayó al suelo, Yuuri sin tregua saltó dando una pisada al adoquinado. No obstante, la rusa se salvó rodando hacia atrás posicionando su cuerpo de modo que al tomar impulso con su manos y luego pies pudiese dar un rebote mortal quedando de pie. Se alejó por mucho del japonés.

Ella respiraba agitada, se dejó caer de rodillas usando la espada como soporte, él a pocos metros, se acercaba caminado fresco y con voz pausada, le hablaba.

—Bien, creo que ya es suficiente… â€”Estiraba uno de sus brazos a medida que daba los pasos—. Fue divertido mientras duró.

—”¿Es en serio?”… —Pensó ella aún de rodillas con sus mechones alborotados, la coleta que llevaba se perdió dejándole con sus hebras platinadas sueltas a su espalda, sudada, golpeada con su espada agarrada muy firme en el piso y derecha como poste. ¿Eso era todo para él? Entonces…

¿Por qué diablos le encaró en Hasetsu y la puso a prueba?

¿Por qué diablos le sugirió reivindicarse y rectificar sus errores cuando tuvo su mal desempeño?

¿Por qué diablos le animó a luchar y a creer que él la daría como un “igual”

Ella… Ella se sintió ilusa…

Se sintió ilusa por creer en alguien de la talla de Yuuri y dejarse deslumbrar, se sintió embaucada por creer que él la viese como un posible buen elemento, y se sintió engañada porque al final la trató como el resto de las personas que están a su alrededor, como alguien pequeño. Eso era tan cierto como el nudo en la garganta que le cortaba el aire y el escozor en sus ojos por las prontas lágrimas que peleaban por salir.

Claro, no todos son así, Chris es un ejemplo. Sin embargo el que fuere Yuuri, ese hombre que tiene el sentido de la disciplina y rectitud por donde sea que se le viese, le dolió mucho en su alma.

Más ella dijo un: “¡Se acabó!”

Sí Katsuki Yuuri preconcibe que debe obtener todo asegurado, pues pensó mal. Porque Vickytoria, ahora tiene motivos de sobra para caerle con peso y por donde más le punza…Ese cadejo plateado que lleva en su rostro no le permitía a Yuuri divisar la furia contenida en sus facciones. Nada más la respiración algo errática y vigor con que apretaba sus manos al mango de su espada.

—Es hora de darle fin a esta contienda.

—¿Le parece divertido todo esto, señor? â€”El tono empleado fue fino, algo quebrado y quedito pero sin aspavientos. â€”Basta de juegos…

—¿Disculpe?

—¡DIJE QUE BASTA! —Elevó el rostro así como su voz, fue de repente. El T.C vio el rojo de impotencia y la expresión de frustración, vio varios sentimientos juntos pero el que más percibió fue el de desilusión a través de esas joyas azules que tanto le gustan—. ¡BASTA DE TANTA INDULGENCIA Y DEJE DE JUGAR CONMIGO, SEÑOR! â€”Y de un impulso se levantó portando al frente su espada apuntándolo sin dejarle escapar.

Hubo un silencio total en ese espacio donde los dos guerreros se debatían, Katsuki estaba petrificado y no sabe aún a qué se debe el cambio repentino de Románova, pero no se veía nada bien, ella luchaba por no derrumbarse y sollozar. Pudo sentirlo al punto de preocuparle.

—Sé que para usted esto tiene muy poca importancia o lo ve como un simple capricho. Pero, para mí… para si lo tiene, y tal vez no llego a sus expectativas, tal vez pierda, Â¡PERO QUIERO LUCHAR Y PERDER DANDO TODAS MIS FUERZAS Y NO HACERLO CON ESA ACTITUD TAN MEDIOCRE DE SU PARTE!

—”¡Maldición!”

Las alarmas y sentidos de Yuuri se prendieron cuando reparó a la chica ir a una velocidad a abismal a su propia existencia, apareció a su derecha otorgando tocados en fondo que medio pudo afrontarlos (sus palabras lo dejaron en shock) y luego, sin chance, hizo contrataque con la mano libre que terminó en una gran bofetada… Una sonora y colosal.

El T.C se echó para atrás cayendo sentado, llevó la palma de su mano a esa mejilla ardiendo, y la mueca que tenía por cara fue incalculable. Como diciendo: ¿Y ahora en qué lío me metí o qué hice mal? ¡y ni hablar de Vicky! Ella siguió soltando palabras a toda su contrariedad acumulada con esplendor mientras otra vez iba por él con gallardía así fuese lo último que haga.

—¡SI NO QUERÍA TOMARME EN SERIO!, ¡¿ENTONCES, PARA QUÉ ME DIJO TODAS ESAS COSAS?! â€”La mujer no calló y salió en línea recta, el choque fue fuerte que apenas Yuuri pudo esquivarlo y el filo de esa hoja rechinó el piso brotando chispas, Ella, ágil cual gacela dio un cruce de florituras en “L” con su arma letal alcanzado a cortar su otra mejilla y parte de sus codos o pecho.

¡ABRAN PASO, PERROS!
Porque Vickytoria… Â¡ESTÁ FURIOSA!

¡Vaya que sí!

El descargue de la cadete se pudo sentir en la tensión del público, Los chicos pertenecientes al E.E.I y el FSB boqueaban, incluso Plisetsky soltó por inercia un “¡Cool!” de asombro legítimo, reconociendo lo jodida que puede ser la frentona. Cuando pueda, no solo quiere batirse con Yuuri, también con ella.

Jean a su lado, bien asustado le pidió que le recordara nunca hacerla enojar. Phichit estaba con Giacometti, se habían acercado a la lona, el moreno no salía de su estupefacción y al mirar al suizo este sonreía, es era el “factor sorpresa” que esperaba ver en Vicky y cual Yuuri no previó…

—Lo peor que puede hacer un Don Juan es jugar con los sentimientos de una Damisela, ¿no te parece, amigo mío? â€”Mencionó el rubio sabio endemoniado y el moreno le escuchó atento…

Y eso era cierto, más, si es del calibre de aquella jovencita encantadora. Aunque en este caso eran por cosas del oficio policial y no por Amor (por suerte para Yuuri, según Chris es algo apresurado para eso) el destino de ese Galán japonés ya fue trazado. Aún en medio de su tribulación, no comprendía nada de nada, pero estaba seguro que alguna acción él cometió para llevarla a ese estado. No es idiota. Ella siguió el reclamo al lanzar fogueos con ese instrumento letal

—¡¿PORQUE LO HIZO?! â€”Demandó con fuerza y continuaba sin cesar sus ataques—. ¡¿POR QUÉ MINTIÓ BRINDÁNDOME CONSEJOS PARA DESPUÉS IGNORARLOS Y PISOTEARLOS?!

—“¡Carajo!” â€”Pensaba él susodicho al esquivar con desespero los sablazos, la punta en curva pasó por su frente, Yuuri derrapo por debajo con flexibilidad y se puso en pie hasta que poco a poco algo empezó hacerle “click” en su cabeza. 

—¡¿ACASO MÍ ESFUERZO NO VALE?! â€”Encaró soltando un revés con punzada que de milagro Katsuki pudo escapar y ella siguió adelante cual toro embravecido—. ¡¿ACASO LOS REGAÑOS QUE ME DIO ESE DÍA PARA MEJORAR FUERON FALSOS?! ¡¿TAN POCA COSA SOY PARA USTED EN SUS FILAS QUE NO ME CONSIDERA A FUTURO COMO UN IGUAL?!

“¿Un igual?” “¡Oh mierda!” “¡Era eso!”—Otro tajo a la lona por parte de Vicky y el T.C saltó para atrás e hizo otro más (algo tarde, la cortada superficial en su pecho apareció con esa mujer siguiéndole el ritmo). Ambos quedaron mirándose fijamente. Yuuri, agitado y tomándose el pecho consciente de lo que había ocasionado, se sintió mal, se matraqueó y se auto-jodió diciéndose un: “Katsuki, eres un total imbécil…”

¿Cómo no se dio cuenta? ¡Es decir!, cuando le proyectó sus consejos estos si fueron reales y sinceros, él ve potencial en ella. Eso no lo pone en duda pero es alguien bastante joven que tiene un largo camino por recorrer en ello y con respecto la broma de esos días, no lo dijo con mala intención pero, él no esperaba que calase tan hondo en ella y ahora debe afrontar las consecuencias por el daño causado.

—”¿Esas son lagrimas?”… “¿Ella está llorando?”… “Ah Katsuki, ahora si la hiciste”… —Pequeñas gotas de ese líquido al fin escaparon de esos azulejos y ella cerró su triste mirar para limpiarlas efusivamente con el dorso de su brazo. Después del fallecimiento de su padre, Vicky nunca ha vuelto a lagrimear. La chica respira hondo y adopta una posición inicial pasando a la guardia pero esta no era como las anteriores… Seguía siendo francés pero con ligeros toques de esgrima antigua.

—”Esa postura…y el como lo hace, lo he visto antes”… “¿Acaso ella?”—Destacó alarmado.

—Yo seré pequeña pero le voy a demostrar con acciones que si puedo ser una digna rival… Â¡EN GARD, KATSUKI! â€”Costeó el asalto con un desplazamiento “particular” y eso lo shockeó porque el movimiento lo reconoció.

—¡¿UNA BALESTRA?! —Gritó Mikey llevándose las manos a lado y lado de sus cabellos—. ¡ESTA NIÑA ME MATARÁ DE UN INFARTO, MALEDIZIONE! â€”Los chicos quedaron “confusos” porque su entendimiento en esgrima era “equivalente” a lo que saben de Rugby… Emil preguntó si eso era bueno o malo y Michelle respondía, mientras que Vicky intercalaba sus pasos de fondo, arrastres, desplazamientos en diagonal sin dejar de llevar a cabo ese movimiento, además de incluir otras cosas de antigua esgrima germánica.

Yuuri está en muy graves problemas…

En sí Mikey, dijo que no era malo, no obstante esas corrientes son complicadas y más por la forma en como lo hace porque demandan mucho desgaste físico como velocidad en brazos y pies, él ya los ha usado con el estilo moderno y claro, con el antiguo. Más por comodidad evita emplearlo a menos que sea su último recurso…

—Son pocos a quienes conozco hacerlo con ligeras modificaciones o incluso más ancestrales. El que Vickytoria lo sepa aplicar, es algo que no esperaba y apuesto a que Katsuki, tampoco. Deberá cambiar su táctica si no quiere terminar hecho “filete” porque Vickytoria ya nos demostró que no es una esgrimista del común. â€”Concluyó el italiano, y Emil contento se paró de su puesto sorpresivo gritando porras y ánimos a su colega.

La lucha arreciaba, cada vez que ella atacaba, era más, y más, y más rápida. El sistema de Yuuri momentáneamente no reaccionaba, seguía absorto. Sobre todo por el estilo que ella realizaba, le faltaba pulir muchas cosas pero la forma de moverse, la manera de dar los golpes, la cruzada de esa hoja, los gestos que esa chica asumía en plena batalla, eran soberbios cual loba siberiana y el mirar temerario de sus llamas azules le indicaban que dicho estilo solo se lo ha visto a una persona… A su maestro y antiguo Jefe de línea. La indiscutible leyenda de Élite policial, Andrei Nikiforov…

Él puede verlo a través ella. En Vicky, pero… 

—¡Esto es insólito! ¡Argh! —Decía en bajo tratando de defenderse y al observarla más detenidamente, al recapitular muchas cosas y actitudes en ella en este tiempo que lleva en conocerla un pensamiento vago e inaudito apareció—. “A menos que ella sea”… “¿Lo es”?… “¡Es imposible!” â€”Renegó con fuerza sacándose esa loca idea de su cabeza y la chica dio un sablazo casi a su pecho a la vez que discutía con rabia. 

—¡¡¡ES INCREIBLE QUE PESE A TODO LO QUE LE HE DICHO USTED AÚN NO PIENSE MOVER NI UN DEDO!!!

—¡Espera! ¡Arhg! —Trazo tras trazo lo daba sin contemplación. Yuuri ya no puede seguir así…debe actuar rápido.

—¡NO PIENSO ESPERAR MÁS! â€”Refutó acribillando sus cuchillas en lateral al tiempo que soltaba esas gotas y Yuuri logró huir alejándose lo más posible pero ella fue tras él—. Y sí no piensa hacerlo no se preocupe, Â¡PORQUE YO IRÉ A HACIA USTED Y SE VA ARREPENTIR DE HABER JUGADO CONMIGO! ¡HEAAAAAAA! â€”Dio un último salto bravío con appel realizado con sus pies para zampar esa estocada final y entonces…

Sxf: SWOSH!!!

El filo de otra espada se escuchó…

El filo de la espada ajena que Yuuri portaba en aquella funda fue liberada por fin en defensa de su propia persona
By Sharayanime

El filo de la espada ajena que Yuuri portaba en aquella funda fue liberada por fin en defensa de su propia persona. Choque a choque por ambos bandos, ella por su herida y él, por tener algo de estabilidad mientras recapitulaba una nueva estrategia.

—¡NO – PUE – DE – SER!, ¡ESTO ES ÉPICO, CHRIS! —Phichit tomaba fotos como loco, nadie había hecho tal hazaña, solo esa rusa disparatada.

—¡¡¡EL HIJO DE PUTA AL FIN SACÓ LA MALDITA ESPADA!!!, ¡¡¡BIEN HECHO VICKY, ESA ES MÍ NENAA!!! â€”Alardeaba Christopher emocionado cual padre orgulloso.

Los espectadores armaron una gran algarabía, Emil feliz alzó a Michelle en alto y este se quejaba para que lo bajase de una, Mila y Sala abrazaban a Georgi estrujándolo en medio de sus pechos, Isa gritaba contenta cuando zarandeaba a un Jean incrédulo y con la quijada abierta por lo que acaba de ver, Otabek aplaudió con mucho tacto lo hecho por la cadete, el Subteniente mandó una mirada rápida a su pareja el ruso, quien estaba sorprendido y con buen semblante en su rostro. Con sus manos empuñadas, asimilando lo que pasaba ante sus ojos, la chica se ganó a pulso ese mérito. Si él hubiese tenido un motor distinto, tal vez su enfrentamiento anterior fuese algo similar a lo que está presenciando en Vicky. Ya no puede llorar sobre la leche derramada, debe esperar otra oportunidad (tal cual como le dijo el pequeño mini Yuuri) los reporteros, Moroka y Minami arribaron ubicándose en una zona cercana de ese epicentro, no podrían creer lo que estaban viendo y se quedaron apoyando a su heroico T.C

Las espadas colisionan en una gran casería donde las cosas cambian en un abrir y cerrar de ojos, Yuuri giró con elegancia y se arriesgó a soltar un buen embate, Vicky con temple le recibió cruzando su hoja en defensa y pasaron a separarse el uno del otro chirreando esos aceros. A causa de ese sacudida Vicky tuvo una cortada del lado derecho de su pómulo, misma cortada que le hizo a Yuuri solo que del lado izquierdo. El compás de sus respiraciones era sacudido, más en su adversaria, y como Yuuri había dicho; su cuerpo le está pasando factura por los movimientos realizados en esas últimas tocadas las cuales fueron difíciles. No obstante, la lucha comprometida y fuerza de Voluntad en esa joven no decaía debido a una sola cosa. 

《 Confianza” ã€‹

Él vio en Vicky una confianza tremenda de sí misma y en sus convicciones, de tirar de la manta como alguien digno, alguien a su altura. Comentario que salió de sus labios en medio de su enardecido congojo… Aunque la situación era Kármica y singularmente nostálgica, porque un día cualquiera en su pasado, el mismísimo Teniente Coronel vivió la misma situación con su hermano mayor en sus inicios como novato estando en Rusia y ese vago recuerdo, esa llamada antigua apareció en su mente nublándolo por segundos.

🌙 🌙 ðŸŒ™ 🌙 🌙 🌙 ðŸŒ™ 🌙

—¿P-por qué no confías en mí, Niisan?

—¡MALDICIÓN, YUURI!, Â¿Te estas escuchando?… Eres un jodido crio que ni sabe lo que hace, déjate de caprichos y regresa en este instante, ¡no me hagas ir por ti!… El que estés con el Calvo sinvergüenza de Andrei, no es garantía de nada.

—¡CLARO QUE SÉ LO QUE HAGO!, y no importa las veces que reniegues, te demostraré que si puedo ser alguien fuerte y también estar a tu “igual”, solo…solo ten fe mí.

🌙 🌙 ðŸŒ™ 🌙 🌙 🌙 ðŸŒ™ 🌙

Fe, voluntad, entrega, confianza, y otras palabras, todas le golpearon y le dieron una buena lección. La bofetada anterior en su mejilla la sintió en cierto modo justificada. ¿Cómo lograría él reivindicarse?, ¿Cómo le haría saber que lo que había considerado como un “capricho” en ella, ya no lo es?

¡Rectifiquemos! ¿Cómo podría él recuperar el respeto y la estimación de su pequeña pupila, quien manifestó ser de todo menos “pequeña”?

Quizás aún pueda compensarle. Debía hacerlo o sino, juraría que sí su maestro (ese calvo fanfarrón como le llamaba su hermano) estuviese con vida, le daría el repellón del siglo. En silencio y sosegado, la mano libre la llevó detrás de su espalda, se puso de lado muy firme, e hizo una señal básica pegándose el filo de su espada asumiendo una línea divisoria en su rostro con mucha elegancia, él esperaba alguna reacción, la buscaba y tuvo su recompensa.

—Esa guardia”… “¿Qué rayos?”…  â€”Habló al abrir aun más sus ojos con atención y su faz fue todo un poema, el detalle que desempeñó Yuuri le removió muchos sentimientos que no pudo pasarlo por alto… Su padre solía adoptar esa pose cuando practicaba “Esgrima antigua” con ella de pequeña— “¿Será que él conoce a mi padre? Calma Vicky… Calma, respira… tal vez el aprendió esto de cualquier persona, él no es el único que domina este tipo de esgrima… No seas ilusa.”… â€”Pensó al final.

—Veo que reconoce la base, alguien muy cercano a mí me enseñó lo poco que conozco en este arte…

—¿Por qué hace esto? ¿Por qué ahora? â€”Preguntó con ansia en sus palabras.

—Porque sí pretendo retomar el duelo y estar a su “igual”, quiero saber si está dispuesta… Yo quiero saber sí… ¿Aún tengo posibilidad de reivindicarme ante a usted?

—¿Eh?, ¿A… mí igual? —No esperaba eso y su corazón se apretó, ¿y si todo es una patraña para seguir jugando con ella? No quiere más desilusiones, ya tuvo demasiadas decepciones en el día de hoy, ella le respondió con una voz quebrada—. Ya no le creo nada, Ya no… Ya no quiero que juegue conmigo otra vez.

Katsuki, notó la expresión cabizbaja en Vicky y esas pizcas cristalinas que caen como perlas volvieron a escapar de su lindo rostro, él se lo buscó. 

—No lo hago… Créame, por favor. —Deberá hacer más que eso para recobrar la admiración que la pequeña le auguraba y continúo su disculpa tomando un perfil suavizado, uno muy amable—. Yo… de verdad siento mucho los impases causados, y mí actitud fuera de lugar.

—Una actitud muy corriente, insulsa, sin clase y usted fue un… Un… Â¡Fue un tonto, señor Katsuki! â€” reviró ella con un intento de puchero, agarrando con ambas manos el mango y parte de esa hojuela de acero a su pecho, ella pudo decirle de otra forma pero… “¿tonto?”, Yuuri pensó que la cadete en medio de su enojo aún le guardaba algo de respeto, y con esos gestos le pareció un acto terriblemente tierno.

—Yo diría, Mediocre… Mi actitud fue muy mediocre, mezquina y patética, además de ser un imbécil por no estar a su “igual”. â€”Aseveró para sí mismo sin reservas, y Vicky nuevamente se asombró…que el propio T.C se diga esa duras palabras a su ser, cambiaba un poco la mala perspectiva que ella tenía.

—Señor Katsuki…Yo…

—Cada una de tus frases las admito, por eso yo prometo cumplir mi parte del trato si usted acepta mis sinceras disculpas. ¿La propuesta del duelo sigue en pie? —Sonrió franco haciéndola ruborizar.

—De… ¿De verdad lo jura? â€”Titubeó incrédula sin dejar de mirarle.

—Lo juro por mi espada y esos bellos zafiros azules los cuales tengo en frente y encaran mi vista, Mademoiselle.

Y Katsuki se quiso golpear con lo primero que encontrara. ¿Por qué dijo eso?

—”¡Qué vergüenza!…” —Inquirió el pobre mentalmente… 

Se vio evidenciado por el rojo de sus orejas, debería de pensar un poco antes de hablar, últimamente no ha hecho eso. Por el lado de muchas chicas del campo ejecutivo incluyendo Mila, Sala e Isa, se derritieron de amor ante ese comentario, Chris y Phichit grabaron la escena con emoción, un Yuri Plisetsky quería vomitar, recordó que el chiquitín de Yuuki le había mencionado que “su tío” tenía un gusto por la “Frentona” pero parece que esa misma “frentona” no se ha dado cuenta, y para completar, el ruso sacó la lengua con asco aludiendo para él un: “Ese cerdo… ¿Vá a pelear o a flirtear descaradamente en frente mí presencia?”

Al menos con esa información, podrá joderlo a futuro. El japonés le tocó acomodar lo que dijo ido de lengua al inicio con sus típicas salidas “prácticas” tomando su rol de rival.

 â€”Ponte en guardia y lucha conmigo, a menos que la “Doncella quejona” esté cansada para enfrentar a este caballero. â€”Y sacudió su espada con firmeza apuntándole a ella con formalidad muy neutral.

—”¿E-eso del inicio… fue un halago? ¿Lo fue?, porque me lo dijo a mí, ¿verdad? ¿VERDAD? ¿REALLY?  Ehhh~~ ¿Qué está pasando aquíiiii?”… â€”La desventurada tras interiorizar eso obtuvo un corto circuito a raíz de ello, y terminó por ponerse color carmín, pero pronto lo descartó por las frases del final… (Lógica fail de Vicky, si nos preguntan) Es aquí donde se le vino a la mente los consejos de milicia erotizados dados por Chris y su analogía del “Don Juan/Galán vs la Damisela”…

Logró que su jefe aceptara tomarla en serio bajo palabra, ella ya no se conformará con el desenvaine de dicho metal, ahora quiere ganar porque se siente con la capacidad de hacerlo. (O eso espera, siempre y cuando su cuerpo resista) y si ese “Don Juan” aguarda por “conquistarla o seducirla” con palabras elocuentes y bonitas en plena batalla para ser el ganador (porque eso fue lo que le entendió a nuestro suizo)

Dos pueden jugar ese juego que le llamaremos “Ai No Tsuite Eros” ¿No?

Vickytoria limpió su rostro con el dorso de su brazo nuevamente y ahora, tiene un semblante feliz, eso le da buena pinta a Yuuri. ¡Logró contentarla!, ella asumió la misma postura de línea pero sus ademanes son esbeltos, pomposos y finos como una baronesa de hierro, y su aura pasa a ser una coqueta, una bien alucínante sin rayar en lo corriente, y ni hablar de sus locuciones.

—¿No soy precisamente una doncella en peligro, o si Caballero? â€”La voz que usó fue aguerrida y algo seductora. Su mirada azul enigmática capturó al TC y el por poco boquea (¿o babeaba?, ¿quién sabe?) al tiempo que ambos se preparaban para una posición de ataque. Ella reanudó—.  Acepto su duelo, pero le recuerdo que no soy una simple cortesana. Seré la Damisela fatale que le llene de suplicio su existencia por más artilugios envolventes que usted use en mi contra. ¡Señor con aires de “Don Juan”!

—”¿Don Juan?”, “Oh…Ahora todo tiene sentido”… â€”Se le escapó una risilla cómplice negando con su cabeza y miró de reojo a alguien, a un suizo cabaretero que quería asesinar, ¿Quién sabe qué carajos le dijo Chris a la pequeña cadete para que saliera con esa ocurrencia?, cuando Giacometti dio con Katsuki, echó vistazo para otro lado y se hizo el desentendido chiflando. Phichit no entendía mucho, más captó los gestos corporales de su Mayor y su T.C. Necesitaba saber el maldito chisme ¡Now!

Yuuri, regresó su vista con Vickytoria, en su cabeza armó la estructura en esta nueva contienda…

《Érase una vez, un hombre y una mujer.
Un Don Juan elegante en su andar
Con  una Damisela de belleza sin igual

ambos están por enfrentar
Una lucha por saber quién de los dos, ¡Ganará!
》

—“Así que yo soy “un Don Juan” y ella una “Damisela”… “¡Interesante!”….—Pensó

《Veamos sí la historia como él la conoce…
aplica en este combate o eso…
intentará hacer… 》

Coliseo de combate abierto T.S.P.A – Tokyo / Japón
Marzo del 2017 – 5:40 P.M 

Damisela y caballero a su guardia con sus armas se preparaban para la tormenta que se les avecina y en total vilo, prorrogaban esa señal del réferi que les permita pasar a esa hoja tan esperada. Si pudiéramos instáurales un elemento a cada quien, Románova sería el agua cristalizada en hieloy Katsuki indiscutiblementeel fuego ardiente, lleno de pasión.

Three…

Two…

One…

—“¿Por quién estoy luchando?”… â€”Pensaba Vickytoria al darle un vistazo efímero a ese imperioso contendor de rostro arcano y hechizante.

«Go!»

—“¡Ahora lo sé!”… â€”Concluyó para sí, mostrando una curva confiada en esos labios rosáceos y con esa antesala que ya ha descrita, de un momento a otro el duelo de honor… ¡Reinició!

El arranque de ambos fue tan rápido que el público se paralizó. Las espadas fueron blandidas con soltura y entereza. El choque y sonido provocado por ellas era desmedido, al grado de erizar la piel. Barridos limpios y esquivos trasportaron a la gente a esos embates de antaño, a esas donde los mosqueteros de la realeza defendían la bella Francia con lealtad y gloria. Pero dicho decoro, también tenía toques flamencos. ¡Olé!

Hombre y mujer en sus tocadas con la punta del acero se olvidaron de que quienes los asedían, de hecho, eran solo ellos y nadie más.

El Don Juan se acercaba con su justa al atacar. La damisela se alejaba dando desplazamientos en diagonal y agredía en su regreso sin cesar. El Don Juan la cortejaba con sus “provocaciones y palabreos” esperando desestabilizarla. La damisela lo rechazaba con el doble o triple de fraseos sinceros. Y Yuuri… ¡Ese Yuuri sonreía como tonto encantado a cada contra-ataque y objeción de su pequeña pero poderosa adversaria!

 ¡Ese Yuuri sonreía como tonto encantado a cada contra-ataque y objeción de su pequeña pero poderosa adversaria!
By Sharayanime

—¡¿CHRIS ESTÁS VIENDO LO QUE YÓ, CHRIS?! —Phitchit no paraba de gritar y Christopher le siguió.

—¡Oh si nene! ¡Claro que sí!

—¡Y EL MALDITO SE ESTÁ RIENDO! ¿EN SERIO ES NUESTRO YUURI?, ¿ES NUESTRO T.C AMARGADO?

—¡Y lo que nos falta por ver, chico selfie! Â¡Â¡Â¡ PROCURA GRABAR ESO!!!

«Yuuri Katsuki después de mucho tiempo, disfrutaba risueño un enfrentamiento.»

¿Hace cuánto que no reía sin culpas?, ¿hace cuánto que no le placía algo con ganas?, ¿hace cuánto que no disponía de un buen desafío?, ¿uno pulcro, sin dobles intenciones o sentidos? ¡Quedó fascinado y él no quería que esto acabara!

Se lamentó por mucho el no haber tomado desde un inicio con caballerosidad el duelo de la dama espadachín.

La guerra de los mosqueteros seguía en pie dando saltos, golpes y espadazos con mucha coordinación. Eran uno solo. Por ser un combate de prueba los jefes y los aspirantes se daban el lujo de hablar y podían permitirse ciertos elementos, eso llevado en un combate “real”, sería la muerte súbita. Por suerte, aún no estamos en ese tipo de misiones o algo parecido, ¡así que disfrutemos del entretenimiento!

El público delirante daba clamores de júbilo. A través de esa pelea se pudo manifestar un vals íntimo, donde el “galán” buscaba ganar el corazón de la “dama” con miradas furtivas y puede que también en viceversa, aunque en la lógica de Vickytoria era algo más de acción y cruzadas que en esas banalidades. Pieza que Katsuki, captó al instante porque él tenía en mente “otra cosa” aparte de su duelo, y volvió a auto-reprenderse.

Yuuri dio asaltos de línea con más poderío y robustez. Vicky, quien respiraba más errática, apenas podía mantenerle el paso. Sus cartuchos se estaban quemando, pero ella se negaba a dar su brazo a torcer. El T.C sin esperar impugnación, se fue abriendo paso con buen desplazamiento atravesado. Esa hoja filosa se impuso con un golpe directo a su derecha que rompió cualquier esquema, seguido de varios combos intercalados. La cadete hacía frente sin retroceder, con maniobras exquisitas y embestía con tal ferocidad que ni sentía las heridas a su paso. El envaine que ella custodiaba era con igual precisión que su adversario, y este a su vez combatía con determinación. Ella atacó, él eludió y desgarró dos tiros ágiles los cuales la mosquetera bloqueó sin problemas.

La sangre fluía por el filo de sus aceros hasta llegarles a sus manos, derramándose hasta el codo. El sudor les escurría como pluma en vertedero, y de forma grandilocuente, ambos giraron al tiempo chocando sus espadas. Estas hacían fricción una con la otra, mientras la distancia de sus cuerpos se acortaba con cada colisión. Yuuri se dio cuenta y claro, le gusta lo que ve. (Por parte suya, se quedaba de esa manera el tiempo que fuese necesario) Él siguió con sus jugadas “prácticas” ahora como “Don Juan” para descolocar a su rival.

—¿Es todo lo que tienes? ¡Y eso apenas es un calentamiento!

—Ya se lo dije, ¿cierto? ¡No soy un adorno el cual se debe proteger por no romperlo! —La dama y el caballero se separaron de las espadas chirriantes, saltando hacia atrás—. ¡Quiero que me dé con todo lo que tenga y que no tiemble su mano!

Esas palabras en Yuuri causaron un terrible efecto contrario, o más bien, las pensó con un “fuerte doble sentido”, es obvio que la pequeña le hablaba de fuerza en su contienda. (Seriamente ha de echarle la culpa a Chris y sus malas mañas erotizadas). Él se calmó un poco, respiró hondo y le buscó en ofensiva, con un serial de fleurets de enganche.

—¿Estás segura de ello?, una vez que comience no pienso parar. —Todo en el gritaba osadía y esbeltez en cada punzada de su espada.

—¡Completamente! â€”Desvió Vicky usando la suya, e hizo un par de estruendos en línea colisionando con Yuuri.

—¿Segura?

—¡Puede apostarlo! Â¡Heahhhhh! â€”Y allí vá con su frase bandera, (al T.C le hubiese gustado verle su ademan simpático del revólver, mas él entendía… No era el momento) La chica tras ese grito realizó otra vez el ataque inusual, la balestra y tal fue la sorpresa de ella cuando vio que Yuuri igualó el mismo movimiento con un ligero toque en appel con fondo en sus pies. Diagonales en transversales de L y Z acopladas con volteretas cual leyenda del zorro fueron demandantes en Yuuri, y ella aunque quisiera, ya se sentía desgastada. Apurada por dos o tres espadazos de su rival, todos hechos con disputa, las cortadas en Vicky eran muy evidentes. Yuuri con esa seriedad radical que le identificaba no paró cumpliendo su promesa, realizaba muchos zig-zags a la vez que empleaba más y más tajadas con velocidad, tanto así que por poco le deja sin uno de los tantos mechones y la Damisela… se vio acorralada ante el Don Juan.

La Damisela se hallaba pérdida en esa mirada de fuego hechizante. La Damisela intentaba defenderse pero le fue imposible, las habilidades de ese Don Juan la tenían adonizada. Comprendió que sus niveles difieren mucho, y era tremendamente colosal.

«Y como en esta historia uno de los dos debe de caer…»

—¡D-demonios!… Es… ¡Es demasiado rápido!… ¡Ahhhg! — Vicky arremetía como podía en esa disputa desesperada y Yuuri en un movimiento mordaz, golpeó su mano enguantada, mandando a volar su espada. Él da tres floretes de más con su arma ropera, pasa a un par de combos, ella se escuda detrás de sus brazos, soportando sus jadeos y…

«La Damisela ha caído ante el Don Juan y debería dejarla ir, pero…»

Ella no pudo más, con sus quejidos en bajo, perdiendo la guardia y su ansiado equilibrio, esperando la caída, más Yuuri va tras ella, tomándola por la cintura. Simultáneamente apoya su peso en una de sus rodillas y suelta su espada a pocos centímetros de la mano con cual la maneja. En teoría, ambos dan al suelo, de modo que dicho tropiezo fuese lo menos aparatoso posible. Entonces, tomó su hoja afilada con seguridad y la colocó en diagonal sobre el grácil y diminuto mentón de esa “pequeña” cadete devolviéndole la jugada que hizo al inicio…

«El Don Juan, fue quien cayó rendido a sus pies y quiso aferrarse a ella…»

—Touché. —Ese fue el tocado final salido de la comisura de sus carnudos, finos y varoniles labios.

Yuuri re-afianzaba su agarre escénico apegándola a él por inercia, Vicky le miraba fijo con sus zafiros a la expectativa, ignorante de lo que ocurría a su alrededor con ese rosado que coloreaba sus malares y dibujaba los bordes delgados de su boca

Yuuri re-afianzaba su agarre escénico apegándola a él por inercia, Vicky le miraba fijo con sus zafiros a la expectativa, ignorante de lo que ocurría a su alrededor con ese rosado que coloreaba sus malares y dibujaba los bordes delgados de su boca. Los rostros, par con par, se acercaban peligrosamente sobre todo el mayor de los dos y luego… ¡Muchos aplausos!

El pueblo enloqueció con aplausos, gritos y más cosas a lugar por el espectáculo brindado gracias a esos espadachines. Yuri Plisetsky se levantó del lugar y se fue dejando a los demás con caras de “¿y ahora qué le ocurrió?”, Otabek ha de tener una mínima idea; y pese a saberlo, prefiere darle su espacio.

—¿S-señor Y-yuuri?, ¿señor Yuuri? ¿Le…ocurre algo? —Yuuri reaccionó ante la vocecita refinada percatándose de su “mega ligereza y atrevimiento”, volteó de reojo al ver a sus dos colegas que afinaron su vista como gatos siameses en complicidad, ahora sí que está jodido… ¡El T.C ha sido pillado!

Y por supuesto, el rojo en sus orejas así como en sus mejillas brillaban por sí solos. Vicky parpadeó y puso su carita dulce, confusa e inocente sin comprender la situación con su boquita de corazón, este relajó su faz brindándole un semblante neutral pero amable. Negó con su cabeza y retiró del diminuto mentón ese objeto afilado ayudándole a levantarse. El Réferi dictaminó que Katsuki Yuuri, fue el ganador de la contienda.

Jefes 3 – Finalistas 0

¡Al fin los combates han concluido! Y con eso, le dan paso los escrutinios faltantes para empezar a escoger esos aspirantes que merecen el ingreso al F.E.G.I, Chris, Phitchit, Isabella, Jean, el equipo de la E.E.I, Michelle y Emil se abalanzaron sobre Vicky, felicitándole por su logro. El T.C quería hablar con ella, brindarle elogios por su cometido, pero también tiene un par de preguntas por hacerle y era sobre Andrei Nikiforov… ¿Qué vinculo tiene con él? (y no olvidemos lo del peluche) Andrei siempre mostró su buen gusto por el arte de la Esgrima y lo que sabe de eso es por él (Aunque al final Yuuri, se especializara en la espada Japonesa, la katana bajo las instrucciones de su hermano Mayor y su padre, Toshiya Katsuki) Cuando su maestro le tocaba hacer convenios en la F.E.G.I le encantaba por el simple hecho de usar espadas y sentirse un mosquetero, cosa que a Kouji y su jefe actual Yakov, los cabreaba porque no se tomaba con mesura los casos pensando que era una de sus típicas jugarretas.

Jugarretas y uno que otro ademán infantil que logró identificar coincidencialmente en Vickytoria…

¡Incluso tienen la misma boca de corazón ahora que lo piensa con detenimiento! Él sabe que Andréi tuvo una única hija, él sabe que esa “conejita” como solía apodarle de cariño, ya debe de ser toda una señorita a estas alturas de la vida, lo que no sabe es si Vickytoria… sea esa señorita. Para males del nipón, su lógica le indicaba que no es del todo posible (empezando por su apellido) más hay algo instintivo enseñándole que no se fíe por ello, que investigue.

Allí pasa “algo” y hasta que no sepa de primera mano las cosas, ese gusanillo de la curiosidad no le dejará en paz, son demasiadas coincidencias por desglosar.

Faltaban diez minutos para las seis de la tarde e iba en dirección hacia Vicky, pero Moroka y Minami le capturaron, abordándole con halagos y de paso, para hablar de los anexos. Él solo espera no demorar demasiado…

 Él solo espera no demorar demasiado

Coliseo de combate abierto T.S.P.A – Tokyo / Japón
Marzo del 2017 – 6:10 P.M

La puesta de sol en aquel recinto daba una imagen espectacular con algunas luces nocturnas filtrándose, Yuuri al fin pudo liberarse de Moroka y Minami en medio de reverencias y disculpas de su parte que pululaban libres por doquier. Según él necesitaba hacer algo “importante” (fue lo único que pudo usar a favor), regresó al coliseo esperando encontrarla, él estaba agitado en la entrada auxiliar, con una mano apoyada en sus rodilla y torcido tomando muchas bocanadas de aire por la carrera que pegó.

El espacio quedó vacío y ni un alma se escuchaba, él miraba la avalancha de objetos, barandales y bancas solitarias que estaban rebozados hace un par de horas por el gentío congregado en este lugar. Caminó sin rumbo con uno de sus bolsillos del pantalón militar relleno gracias a una de manos, la otra la tenía ocupada con un tarro de agua helado sin abrir, avanzó un poco más hasta que su vista adquirió un brillo alucinante por hallar a la causante de su desespero.

En un extremo del ring Vicky se ubicaba sentada.

Su faz lucía demacrada y acalorada. Se abanicaba con su gorra y hablaba con un Emil alegre por la lucha que ella dio al punto de imitar bobamente sus gestos y ademanes con su arma (y de seguro esa misma lucha será el run-rún por toda la semana en la T.S.P.A). Emil se retiró a buscar algo que Vicky le había solicitado y allí Yuuri pudo aprovechar para aproximarse. La jovencita se reclinó un poco en la plataforma, utilizando sus brazos como soporte y echo su cabeza hacia atrás.

—”Si tan solo hubiese resistido un poco más”… —Pensó la cadete abriendo sus ojos mirando al cielo, ese cielo tenía matices naranjas y toques violáceos por la entrada de la noche. Era bello, en Rusia muy pocas veces ese tipo de paisajes se pueden apreciar.

A ella le hubiese gustado con todas sus fuerzas ganar, de verdad quería hacerlo, aquello representaría un estado sublime en su carrera además de demostrarle con propiedad a todos de que madera está hecha. Mientras seguía admirando tal belleza por encima de su ser en tierras niponas, pensaba también en su desempeño, en todas las emociones que vivió y el cómo pasó de estar explosiva a verse alegre o terminar perdiendo esa justa batalla con su jefe en menos de un segundo. 

《“Siento mucho los impases causados, y mi actitud fuera de lugar”》

Entre más meditaba con cabeza fría, el bochorno y la torpeza aparecieron en su rostro. No debió gritarle esas cosas a su jefe y menos de ese modo tan impulsivo. Pero ella es así, era alguien que siente a flor de piel o que escupía sus opiniones con sinceridad y sin medirse.

Por suerte, todo salió bien en el duelo, que comenzó sobre ascuas, y concluyó con matices radiantes. Se hallaba al menos satisfecha por lograr su primer objetivo (el desenvaine de esa espada quedará en su memoria por un largo, largo, largo tiempo) eso y otras cosas que le hicieron “click” de forma latente destacando la honestidad del amargado superior.

《“Lo juro por mi espada y esos bellos zafiros azules 
los cuales tengo en frente y encaran mi vista, Mademoiselle”》

—“Ehhhhh~~¡¿Por qué me dijo eso?!”… —El jadeo fue imparable llevándose las palmas a su cara y ahora echaba humo como tetera, si bien el Teniente Coronel no es el tipo con más tacto, pero su”juramento con cara de halago” en ese duelo la desarmó y el que lo dijera con ese bonito francés más su rostro afable (uno lindísimo a su parecer), fue peor… ¡Eso no ayudó en lo absoluto! Se sacudió la cabeza cerrando sus ojitos y los puños fueron directo al pecho. Definitivamente no sabe qué esperar de ese hombre.

¿Cuáles son el número de caras exactas que él puede mostrar y cuántas le faltan por descubrir?

Ella calculó y concluyó que no lo hay, no existe.

Para terminar de “fregar la situación” por esos bruscos movimientos que hizo, su magullado y cansado ser reacciona a las punzadas de dolor, no tiene los bríos acostumbrados (ella se siente consumida y fulminada) más grita con desgane a lo dramaqueeen e infantil, como siempre quejándose de “ya saben quién”

—¡Moohh~~ ¡Me duele todo mí hermoso cuerpo y estoy agotada! Â¡SI LLEGO A VER A ESE AMARGADO LO HARÉ PAGAR TODA SU VIDA!

—Así que… No bastándole con ese duelo, ¿Ahora quieres otra tunda de mí parte? Eres… muy masoquista, pequeña cadete.

“ДЕРЬМО!, Â¡Es él!“… â€”La agarró con las manos en la masa.

Katsuki dijo eso con voz aplacada y profunda a su oído, al tiempo que posaba su termo de agua fría al otro lado de la mejilla en aquella fémina. Ella exclamó con sorpresa, abriendo sus ojos al tamaño de unos platos, huyó saltando del ring como resorte, al tocar el piso, volteó encogiéndose a sí misma cual conejita asustada y como era de esperarse, el muy maldito zorro japonés alzó su ceja disfrutándolo todo con sonrisa despejada y llena de jactancia. Con esa previa hecha, Yuuri dió inicio a la “conversación”

—Te hacía con tus compañeros descansando pero no escatimas tiempo para decir cosas en mí contra, eso no me extraña.

—S-si ya sabe lo q-quejona soy, ¿p-para qué lo p-pregunta?

El puchero en su rostro fue encantador al igual que su tartamudeo. Yuuri, ya veía una respuesta así de la platinada por lo que un “je” socarrón de sus labios escapó. Eso sí, no se equivocó en traer agua consigo. Cuando acabó el duelo entre ellos notó que Vickytoria, hacía un esfuerzo por sostenerse y no caerse allí mismo debido ajetreo generado por su culpa.

—En fin… â€”Movió sus hombros como si nada y él siguió declarando—. Si tienes ánimos para reclamarme entonces, podemos charlar, ¿cierto? No te quitare mucho tiempo, ¡Ah…!, ten. â€”Este le lanzó el tarro, ella lo atrapó incrédula—. Debes tener sed, las jornadas en estos combates suelen dejar deshidratados a los aspirantes y al ser novata no estas acostumbrada a ello.

—”¿Estoy soñando?”… â€”¿El amargado siendo “amable” y trayéndole agua a ella? 

Abrió la botella para comprobar que no estaba durmiendo y bebió un poco… Ok, una de dos: ¿O esto era real al extremo que el líquido cristalino le supo gloria o el agotamiento ya la está afectando? Con el rostro acalorado gracias a ese combate, se preguntaba con inocencia y boca de corazón sí aquel terrible Kamikaze perdió la razón.

—¿Algún problema?

—Ahammm…—Se detuvo en pensar lo que iba a decir, Yuuri notó sus titubeos e inquietud y con voz menuda, ella, al fin suelta su enunciado mientras él, se baja del ring—. Es raro que usted… Sea… bueno… algo amable conmigo, normalmente siempre es todo lo contrario.

—Una cosa es que yo sea severo al demandar disciplina en mis “instrucciones” como tu tutor y jefe… Un “amargado” como sueles gritarme. —Dio sus pasos imponentes al acercase a ella con locución—. Y otra cosa muy distinta es hacerme el desentendido en cuanto a la salud de un subordinado, más aún cuando sé que te sobre-esforzaste para luchar a mí igual.

—¿Ah? —Enrojeció más de la cuenta.

—Lo que escuchaste. â€”Respondió seco.

Ya estando frente con frente, seguía serio con su actitud de jefe bien puesto y la cadete se ha aminorado lo suficiente para sentirse intimidada. Yuuri se percató de su semblante optando por atenuar el suyo a uno más gentil y Vicky se ruborizó obteniendo un estado peor que el anterior… ¿Es broma verdad?

Realmente necesita dormir y dejar de alucinar cosas, pero Yuuri le hizo entender que no es así.

—Sé lo que piensas, créeme, no estoy loco y no… No estás soñando. De hecho estaba pensando mucho las palabras adecuadas. â€”Vicky escuchaba atenta (o eso intentaba si es que no caía antes rendida a la lasitud) Él continuó—. Como superior y rival puedo decir que me llevé una buena sorpresa contigo y me diste una buena lección.

—Pero… Yo no… yo no le gané, me hubiese gustado ganarle. —Agacho un poco su mirada sintiéndose microscópica.

—Tal vez… —Aseveró. Yuuri en un arranque (y no sabe el por qué) se vio alzándole la lozana barbilla y pasó a retirarle ese mechón rebelde para detallar mejor sus bohemios iris azules. Ya se le está haciendo una costumbre culposa—. Y nunca agaches tu perfil si no has cometido nada incorrecto. —Le exigió serio—. En cuanto a lo otro, ¿de qué sirve ganar cuando no se toma en consideración las intenciones de los demás pasándoles por encima? —Aclaró ladeando su cabeza al igual que su sonrisa y con ambas manos en los bolsillos después de soltarle—. Como alguien de alto mando debo pregonar sobre todas las cosas confianza, respeto, y ver a los demás con altura, un igual. Sin embargo, quedé fuera de lugar con lo que hice hoy. Lo curioso es… Que después de muchos años como ente de ley, el que alguien me exprese las cosas con tal propiedad y una bofetada en mí cara, bueno… Eso me lo busqué a pulso. Te comprendo. Cuando tenía tu edad pasé por lo mismo y en algún punto me olvide de ello, me hiciste recordarlo.

—¿E-en serio, Señor? —Yuuri asintió y la carita de ella denotaba pura curiosidad por ese lado personal del Teniente Coronel… posiblemente con esto, ella si pueda considerar un mejor trato con él (aunque vio que no será fácil), y tal vez a futuro o de modo indefinido conozca más cosas de sus inicios.

—Por eso nuevamente pido disculpas. Acepto todas y cada una de sus dagas.

—L-lo siento. Soy algo “ida” de lengua cuando me enojo, Señor Yuu… digo T.C —El ardor en su rostro fue evidente.

—Y no lo discuto. —Acotó alejándose un poco al observar el atardecer y allí mismo le habló sin mirarle. —Por cierto, ¿Le di permiso de hablar, Cadete Románova?

—No señor… Pero…

—No a lugar, es una orden y preste atención. —Giró su mirar para dar con ella diciéndole todo en calma y Vicky comprendió, Él… Él aún estaba tratando de ganarse su disculpa. —Saqué deducciones rápidas sobre usted sin antes dejarle actuar, en cierto modo fui intransigente, y también un patán por ignorar sus facultades y convicciones. El resultado fue, que me tocó tragarme todas mis palabras en cuanto a lo de la apuesta. ¿Sí eso no es ganar?, entonces, ¿no sé qué sea? —Para él, Románova fue “la ganadora” por default.

Vickytoria se sintió importante, e hinchó su pecho convincente y al liberar el aliento de sus pulmones todo en ella se aligeró, no imaginó tal reflexión del señor amargado a su hazaña. Con las palabras atoradas y en pleno discernimiento al asunto ella intentó pararlo, le explicó que estaba dichosa y que su estima a su figura autoritaria no se ha perdido. Sigue allí latente, con fuerza. Pero Yuuri, es terco y no la dejó.

—Sinceramente no esperaba que tuvieras ese nivel. Obvio, hay cosas por pulir empezando por ese lado “impulsivo. . .” Nada mal para una novata que seguramente podré ver como “Oficial” en mis filas del F.E.G.I y digo seguro, porque no suelo equivocarme… Quizás obtengas revancha…

Y ahora si la pequeña se esplendió por completo, la felicidad le brotaba por sus venas con esas apreciaciones en positivo y dignos de su persona, se dio satisfecha y Yuuri como tal, se halla calmado y en paz con su conciencia por haber solucionado ese “impase”… ¡Genial!, ¡un problema menos!

La conversa era amena y el mayor ahora pretende ir con el plato principal (sus dudas con Nikiforov y descartar esa vaga idea que martiriza su mente) pero la ruleta rusa le dio vuelco a la batería de la pequeña y lentamente su sistema (llámese desfallecimiento por falta de resistencia) ¡También!

—Me alegra saberlo s-señor. —Su voz fue cansada, algo que no es común en ella, y se tambaleó un poco afirmándose en una pila de costales.

—¿Románova-san?, ¿en serio se encuentra bien? —Le miró preocupado. Ella negó con algo de letargo. Obviamente está mareada.

—¿Puedo decirle una última cosa con eso de la revancha? —Eso llamó su atención dándole vía libre, y fue aproximándose a donde ella se encontraba, su intuición no le dio buena espina—. No creo poder retarlo por estos tiempos. . .

—¿Por qué?, ¿No desea la revancha?

—Es que… —La niña ya ni razonaba por el bajón que le dio y chilló en voz muy aguda, una desgalilladla a modo de queja antes de desmayarse. —¡USTED TIENE UNA RESISTENCIA DEL DIABLO! ¡AHHHHHHHHH, ME MUERO~~! 

¡Brutality para la conejita! Lo que le da el K.O definitivo a Katsuki.

—¡Hey!, ¡Hey!, ¡¿Románova-san?! ¡¿Románova-san?! ¡Despierte por favor, Románova-san!

Se desplomó como la dramática actriz de Hollywood que es y poniendo sus ojos en espiral, Yuuri contó con suerte para sujetarle a tiempo evitándole así, un mal golpe. Este amoldó la cabeza de la joven por encima de su brazo y contra su pecho apoyándose en el firme suelo. La niña estaba en otra dimensión cósmica departiendo incoherencias en lenguas eslavas (o quien sabe)

—¡N-No te duermas!, ¡al menos… r-respóndeme una última cosa! —Y por más que le habló no dio señales de vida, ¡Qué día!

Resignado a más no poder con esa línea sincera en sus labios, soltó su pregunta sabiendo que ella capaz, no le respondería. Aunque lo dijo con timidez, timidez bien conocida de su verdadera naturaleza y que pocas veces deja relucir.

—¿D-dónde o con quién aprendiste a luchar de esa manera?, me gustaría saberlo con honestidad.

—¿Hmmm? —Vicky medio o nada sensata de sus sentidos entre abrió sus ojos dando con esos marrones. Yuuri, dudoso delineo el rostro ajeno con sus dedos y de milagro ella le sorprendió respondiendo—. Mi padre fue alguien muy grande. —El hilo de voz poco audible llegó a oídos de Yuuri, ese “fue” lo supo identificar apenándose por tal suceso. Vicky por inercia y propia debilidad física se acomodó abrazándole además de acurrucarse con gusto, dejando a Yuuri estático y sin saber que hacer (no está acostumbrado a estas situaciones). Ella prosiguió entre balbuceos—. Él fue muy bueno con la esgrima y me enseñó todo lo que sé. También fue una persona correcta y alguien muy admirable en su trabajo, solo que él no fue y ni será amargado como usted. —Suspiró cerrando sus zafiros y pronto su raciocinio se perdió. Katsuki se desalineó con esa confesión del final e inevitablemente sus rasgos tuvieron un tenue carmín, y ahora quería saber de su historia…

—¿Puede decirme el nombre de su padre y a que se dedicaba? —Aunque esperaba oírlo, Vicky ya cayó en el mundo de Morfeo y lo comprendió… Con ello, el joven soltó una pequeña petición, una discreta pero patente que aspira cumplir en algún momento.

—Espero y me dejes conocer un poco más de tí, Vickytoria-san. . . 

En cualquier Autopista rápida - Tokyo / JapónMarzo del 2017 - 8:00 P

En cualquier Autopista rápida – Tokyo / Japón
Marzo del 2017 – 8:00 P.M 

El ruido del motor era persistente en esa carretera al igual que en varios coches sobre ella, Katsuki en compañía de Chulanont y Giacometti iban en su auto, él se ofreció a ubicarlos a cada uno en sus casas. Sus amigos hablaban de sus trivialidades más los videos grabados en esa emocionante contienda de hoy en la parte trasera pero el japonés tenía su mente ocupada en otra cosa.

—“¿Ella… estará bien?”… —Oh si, se trataba de la señorita bonita de ojos azules…

《 Â¡FlashBack》

  💠  

*
*
*

Les diremos que Yuuri la cargaba a modo nupcial hasta la salida principal, Vicky seguía inconsciente y él preocupado. A pocos metros se encontró con un Emil aterrado, el cachorro nervioso por ella le preguntó a su jefe, y en respuesta le dijo que la niña “se desmayó” (que en parte es cierto) le dio la orden de ir a la enfermería para que la atendieran. Emil hizo la seña protocolaria y tomó en sus brazos a la joven pero antes de irse, Yuuri le felicitó por su actuación en el combate. El checo sintiéndose poderoso por ese halago le agradeció efusivo y le prometió estar pendiente de su compañera.

Más o menos tipo siete de la noche, el T.C se acercó a la enfermería topándose con la Doctora Yang, ella supo los pormenores por Emil, le indicó que debido al desgaste físico que tuvo en ese asalto su cuerpo llegó al límite y le dio un colapso. Por ahora, le ha hecho las curaciones respectivas en las zonas donde tenía magulladuras o cortadas, también le suministró suero por vía intravenosa, analgésicos y relajantes musculares.

—¿Eso no afectara sus funciones en el día de mañana?

—Para nada, Señor Katsuki. Ahora la cadete solo necesita un sueño reparador, y algo ligero que comer una vez que despierte para que reponga los carbohidratos que perdió. No se preocupe.

—Comprendo.

Su sentido de responsabilidad caía como gotero en balde, pero lo bueno del asunto es que la jovencita se encuentra “estable”, la doctora jefe le miró con comprensión cuando pudo ver la expresión neutra y serenada en el momento que expulsó ese aire inquieto. Eso le dio a pensar que en medio de su seriedad reservada es una persona que se preocupa por el bienestar de su gente, y al final le dijo que si gustaba confirmar su estado, puede pasar a verla.

Ella se fue a cumplir sus oficios y Yuuri, parece que tomó su palabra.

El japonés fue a la cafetería compró algunas de cosas. Habiendo hecho eso, caminó directo al cubículo que le correspondía a la niña. Se cercioró que el cachorro grandulón (Nekola) no estuviera allí y entró con cuidado. Lo primero que vieron sus ojos fue a una bella durmiente acurrucada plácidamente a medio lado, y mientras él se sentaba en una silla dando de frente a la cama, por ende, sus ojos se fijaron en el perfil refinado de la pequeña.

En la mesita le dejó una notita, una botella de agua, un emparedado ligero y unos cuantos bombones de chocolate que consiguió. Estaba por salir de la habitación, pero esas hebras de cabello plateadas que resaltaban en la faz ajena, le llamaron la atención y las retiró con agrado de su rostro.

—Lamento haberte dejado noqueada. â€”Comentó en con algo de timidez a sabiendas de que la chica no le escuchaba por estar en el quinto sueño—. Espero poder retomar esa conversa contigo y despejar muchas de mis dudas. . .

Él quedó picado en muchas respuestas, pero en sí, necesitaba descartar con prontitud si ella era “la conejita Nikiforova” (la hija de Andrei). Con sumo cuidado, Yuuri seguía jugueteando con su flequillo platinado cuidadosamente (Admitámoslo, ya le adquirió un buen gusto en hacerlo) y en ese momento, los parpados de Vicky se abrieron lentamente, mostrando ese iris azulado de ensueño a su vez que él, parecía un mural de Berlín palideciendo en bajo.

—Ehhhhh~~ Esto es una pesadilla, ni en mis sueños me deja en paz. Mmmmhhh~. —Mencionó con voz muy aniñada y zalamera. Yuuri estaba por calarse más peloteras de la chica pero pronto estableció que habla adormilada sin ser consiente, ¿sonámbula?, ¡esto es nuevo!—. ¿Cómo alguien lindo, de ojos bonitos y con un sobrino precioso puede ser tan, pero tan molesto y amargado? ¡Ya hice mis ejercicios!, ¡déjeme dormir! â€”Bostezó y de larin-laran se volvió a desplomar en su almohada para seguir en modo Morfeo.

—Entonces, tengo “ojos bonitos” y soy “lindo”, pero, sigo siendo un amargado molesto para ella… ¡Increíble! —Su cabeza dio con sus brazos entrecerrados que estaban posados en la cama, y un intento de risa con algo de vergüenza escapó de su boca. Por Kami y todos los Dioses… ¡Le tienen que estar jugando una mala pasada!

—Esta niña… Es tan…—Se reia, negaba y prefirió hacerse el desentendido.

Ciertamente las lindezas de Románova lo atrapaban cada día, así como sus comentarios coloridos sin contención. A veces las personas esconden sus opiniones detrás de caras falsas aduladoras dando a conocer el lado feo de la naturaleza humana, sonrisas artificiales que se multiplican como roedores cizañeros que te harán parecer el sushi a devorar, pero esa niña… Ella era diferente, y según Yuuri representa el lado “amable” de esa naturaleza ya antes mencionada, siempre se muestra sincera en todas sus acciones y esa sinceridad despistada, ha de abrumarlo explosivamente porque no sabe cómo “afrontar” con algo tan “distintivo y puro”, más aún en su profesión donde la hipocresía es premisa titular.

El decidió abandonar el lugar no sin antes mirar por última vez el dulce dormitar de la señorita, le terminó de cubrir con la manta y el suspiro de esa boquita rosada con forma de corazón lo alegró con demasía. No albergaba por ella ninguna otra cosa que no sea la clara señal de buen samaritano, aunque con las vivezas cometidas en este día, ese buen sentir si no lo “controla”, puede pasar a algo más “peligroso”…

 ðŸ’  

*
*
*

《 Â¡Fin Del FlashBack》

Y es acá donde volvemos al inicio. Phichit junto con Chris ya habían dejado de chismear entre ellos y viendo a traves del retrovisor, no les pasó por alto la distracción atontada del conductor japonés, el suizo codea al moreno, mirándole con malicia.

—¿Qué vas a hacer? —Preguntó Phichit susurrando.

—Mira y observa, Mignon hámster—Con Chris nunca se sabe y sin pelos en la lengua, habló—. ¿Qué se siente coquetear con una linda ilegal, que casi te gana en pleno duelo, querido Don Juan? —El diablo descarado lanzó su comentario comprometedor, que por poco hizo que Yuuri creara un accidente en la carretera. Y obviamente, él no se quedó callado.

—¿Y quien sabe que marañas le dijiste a la cadete, para que saliera con esas frases inusuales en plena riña?—Contestó Yuuri.

—¿Yoooooo? ¡Ja!, ¡Nadaaa de eso! Solo intenté instruirla en su mejora de ataque, y al parecer fue súper efectivo. ¡Casi te da una buena paliza!

—Bien dicho, “casi”. Pero no lo hizo.

—Lástima que mi pequeño lirio sea tan despistada para algunas cosas que intenté hacerle entender y ella las tomó por el lado de la contienda. —Yuuri bufó hastiado. Phitchit presenciaba esas puyas furtivas y Chris continuó el jaleo—. ¿Hablando de eso?, un cachorrito barbudo me contó que dejaste a la niña totalmente sin aguante en la enfermería… Si como luchador tienes una resistencia envidiable en el ring, no quiero imaginar cuando la dejes “Knockout” en una situación más “intima”

—¡Omg! ¡Qué sucio, Chris! —Chulanont se llevó sus mano a la boca para ocultar su risa.

Katsuki detuvo el carro y giró parte de su cuerpo para mirar a ese par a los ojos. El ceño fruncido en su rostro era de completo enojó, y más que mero enojo, se vio muy ruborizado, inclusive sus manos se enrojecieron ante el semejante disparate de solo pensar aquella situación con Vickytoria… ¿Él y ella?, ¿Juntos? ¡Sus circuitos se averiaron! Yuuri pensó que la broma ha ido demasiado lejos. Se masajeó los ojos y el puente de la nariz con disgusto.

—De acuerdo, seré directo con ustedes. ¿Qué rayos les hace pensar a los dos que traigo algo con Románova? ¡Ya paren con eso!

—¡Ohhh! ¿Nosotros dijimos eso? â€”Fingieron demencia, el par de canallas se divertían.

—Ella es una subordinada… Trato con muchos de mis subordinados todos los días, mi relación con la cadete no pasa de un trato formal y ¡sí!, puede que rara vez le hable con algo de “soltura” porque es alguien rebelde que suele sacarme “de quicio” por su indisciplina y tal vez por sus impulsos… ¿Ok?

—Pero el detalle es que ella no es una “simple” subordinada puesto que la conoces de antes. —Ocupó la palabra Phichit y Chris le completó. 

—Y si bien la tratas con severidad, porque eso no lo ponemos en duda… Es una subalterna que tiene un pensar maduro, y a pesar de ser menor de edad con aparente aire infantil, te ha sabido poner en jaque no una, sino en varias ocasiones. ¡La contienda de hoy, es una prueba de ello y tenemos vídeos de eso, japonés amargado!

—¡No seas cínico, Christopher!

—¿Lo dice aquel que dio solemne juramento con dotes de adulador? —Replicó el rubio, pestañeando con una pizca de malevolencia.

—Ya déjate de insinuaciones… Es en serio, ¡Compórtate como adulto!

—Ujum… —Sentenció un Phichit con ojeada lobuna. â€”¿Ya que estamos platicando sobre comportamientos?, ¡hagámosle a los comportamientos, señor disciplina! ¿Qué me dices de ese “estira y afloja” que le llevas a la chica? ¿De las veces que te he pillado en conversaciones poco úsales y haciéndola enojar con tal de continuarle el juego, solo porque no te gusta perder? ¿O cuando te la quedas mirándole fijamente en las prácticas de sus clases ordinarias o en la convocatoria cómo bobo fascinado? ¡Porque no creas que no me he dado cuenta, Katsuki Yuuri! Â¡NIÉGAMELO!

—Oh la la~~Un Yuuri mirón, ¡Esa última no me la sabia!, Con razón nuestro Ex-Jefe Kouji cuando le cantaba sus verdades a su hermanito a la hora de molestarlo por esas “borracheras” siempre nos dijo que “San Yuuri” no es “tan Santo” como parece, ja, ja, ja. —Exclamó el suizo riendo con malicia.

El Japonés puso los ojos en blanco y se sentó mirando al frente del volante con sus brazos cruzados pensando que esto era demasiado. Aunque lo de las borracheras es “otra historia” por contar…

—¡Amigo!, ¡por favor…! ¡Vamos!, ¡Ni que fuera un pecado mirar a alguien! ¡Por algo se empieza! â€”Imperó Phitchit de buena tónica, con un dedo al aire y cara alegre—. Sé sincero y admíte con franqueza que físicamente Vickytoria es lindísima y te atrae. Eso lo debes de aceptar, Yuuri… ¡Es una señorita linda, esbelta, de buenas curvas, exótica, fashionista, con clase y de ojos azules radiantes! ¿El azul es tu color favorito, no?

—Ok… No les negare que la cadete… Tiene su… “Encanto”. —Habló serio, relajado con un ademan en su mano, volteando su cuerpo para recargarlo totalmente en el espaldar de su asiento y así mirarles a ambos.

—¿Encanto?, Huujummm ¡Que educado me saliste!, Yo diría que es “atractiva y de buen trasero”… ¡No olviden el trasero!, ¡Cuando le daba mis consejos a Vicky logré comprobar su mercancía como hago con los novatos! ¡Son tiernos, y firmes como me gustan! —Contó Chris con frescura, Yuuri arqueó su cejuela con ese antecedente judicial y significativo del final. Continuó callado tragándose mentalmente para él un “interesante”

¡Yuuri apuesta todas las teclas de su piano a que ese malnacido suizo hijo de puta la manoseó sin el permiso de ella y aprovechándose de su naturaleza despistada! Claro está… Se la piensa cobrar con creses al sinvergüenza (en algún momento) ¡Anyways!

El japonés fue sigiloso en su compostura y meditó las palabras que iba a decir.

—Tendría que estar ciego para no reconocer el “encanto” de la cadete y si, puede que… Me gusten un poco esos zafiros azules que porta por ojos, son realmente preciosos una vez que se saben apreciar. —El demonio suizo y el hámster Tailandés quedaron asombrados y boquiabiertos ante esa revelación.

Que le cautiven sus ojos y que hable de esa forma adornada propio de un escritor literato de ella ya es algo. Más Yuuri, al ser “tan Yuuri” los bajó de una de su nube rosada con chispas mariposonas.

—Pero ese no es el tema. La situación aquí, es que los codeos que he tenido con Románova no son suficientes para prever “algo”… Cosa que no ha pasado y ni pasará, por las razones que expuse.

—Yo opino que…

—¡Y tu ni hables hámster traidor, que callado te defiendes mejor! —Phichit iba a hablar pero el japonés no le dejo.

—Yuuri, hermano mío. No te enojes…relájate, tómatelo con “suavena y su pitillo.” —Ese fue Chris toreando al T.C malhumorado. —Somos tus amigos, ¿cierto Phi?

—¡Totalmente!, y para nosotros no hay duda de que algo te pasa con Vickytoria. No tiene nada de malo… No eres de palo, Yuu. Tienes derecho a… mirar y sentir cosas. —Le secundó el moreno con perfil amable, conoce lo suficiente a Yuuri para saber que se está cerrando a la a banda por cuestiones “internas”—. Por algo se empieza. ¿Si lo que te preocupa es algún perjuicio en tu cabeza psicorrigida? ¡No te compliques! El mundo cambia y no siempre las reglas se cumplen. Al menos, trata de ser más amable con Vicky, puede que te lleves una bonita sorpresa con ella y capaz quieras ser su amigo con el tiempo. Es bueno que te des a conocer con otras personas… ¡Inténtalo!, ¿sí? —Tanteó Phichit apelando al lado bondadoso de Yuuri.

—“¿Amigo… de la… cadete?”… —El dudó un poco con esa “ocurrente idea” del moreno, estando silencioso en su puesto.

Yuuri analizaba y determinaba que ambos chocan mucho en sus personalidades, de hecho, cada vez que se encuentran, ella se enoja con él por nimiedades, o él se enoja con ella por sus infantiladas en lo que respecta a la academia, pero la cadete cuando se pone en buen plan (refiriéndose a su lado afectuoso, aguerrido y dócil) le parece interesante y solo por eso. No ostentó dimitir esa pequeñísima posibilidad…

—Querido, te la pongo más fácil. —Abrió la boca Chris y en mala hora.

El rubio atrevido en vez de fortalecer la bonita reflexión hecha por el tailandés terminó por cabrear al japonés. Amados lectores, estamos a punto de leer y aprender el “Como voltear la arepa y dejarla quemar” Nivel: Suizo Cabaretero.

—No serás el primer superior que le atraiga físicamente una sensual subordinada y tampoco eres tan “viejo” como nosotros para lidiar con esa tentación angelical hecha ilegal, ¡Date una oportunidad con esa ricura! ¡Una canita al aire con su buena revolcada no hace dañooo~~! —Alardeo Chris con voz cantarina.

—No. —Respondió despectivo y con enojo.

—¡Oh vamos! ¡Déjate llevar por el lado obscuro!

—Chris, no me estás “ayudando”… —Encaró el moreno al rubio.

—Sí él no lo hace, ¡Lo haré yo!

—¿Qué no se supone que eras gay?

—¡Pues descubrí mi lado bisexual, ese derrier de Vicky hace milagros! —Dijo aquello intencionalmente, esperando alguna reacción de Yuuri, pero fue lo contrario.

—¡SILENCIO! —¡Les ordenó enfurecido y los dos hombres quedaron callados al ipso facto!—. ¡Se los dejaré muy en claro a los dos! ¡Les exijo que ya no se metan en mi vida, o en mis asuntos y que dejen de inventar cosas en donde no las hay! Â¡NO ES DE SU INCUMBENCIA!

—Pero Yuu…—Habló el tailandés.

—¡YA DIJE QUE NO! Â¡El que haya tenido un par de conversaciones con ella no les da derecho de deducir cosas sobre mí o de Románova! ¡y menos ese tipo de situaciones tan…! ¡¡¡Argh!!! —Rezongó en desespero con esa última anotación del suizo y retomó sus ideas—. Yo soy su superior, ella es mi subalterna, y lo que haga no pasará más allá de lo profesional. ¡Fin de la conversación! Sí van a seguir con esto los dejaré en el primer semáforo que vea. Â¡Y no estoy bromeando! â€”Se empoderó del volante, agarró la palanca para hacer el cambio a primera de su auto y arrancó ignorando al par.

Chris pensaba en refutar pero Phichit le hizo una seña, dando a entender que la dejara allí además de darle un codazo con ganas en su costilla por semejante clausura que dio. Por su parte, el suizo se quejó del dolor diciéndole que el fraseo del final era una pequeña broma y aquí entre nos, el hámster ¡Lo quiere matar!, ¿Cómo se le ocurrió hacer eso?

¡Igual, Chulanont no se rendirá!… Perdió una batalla, más no la guerra…ya habrá más días para retomar la plática, (muchos en realidad) porque él sabe lo terco que puede ser Yuuri cuando se niega a “ceder” o lo inseguro que es para “abrirse” a los cambios, y no le sorprende. Siempre ha sido así… Con los años ese lado cuadriculado se reforzó por sus vivencias, su rutina exhaustiva como superior “workahólico” y por su propia naturaleza reservada al punto de inadaptarlo socialmente con el resto del mundo.

De cosas es dado con su familia, con su gente de confianza, con sus amistades (Chris, Leo y por supuesto, el mismo Phitchit, quien es su mejor amigo) y con su adorado pequeñín, es el único que verdaderamente en este tiempo actual ha visto la otra cara de la moneda real… El amable, risueño, tierno y tímido Yuuri que Phichit conoce y que desea vislumbrar otra vez.

No es bueno que esté solo por los “autos-castigos” que se ha sugestionado debido a su pasado y sus demonios internos, no es bueno que cargue con tanto gris pesado en su alma, él sabe que ese “Yuuri” aún está allí, muy en el fondo encerrado en una coraza de cristal y que dicha coraza parece estar desquebrajándose gracias a la encantadora señorita platinada de ojos azules… Iris azules que por boca del propio Yuuri, le gustan y a su sobrinito, ¡también!

Más ahí estaba ahora su amigo, hecho el renegado, con el estómago revuelto y ofuscado porque “alguien” fuera de lo “rutinario” lo ha estado sacando gradualmente de su zona de confort y le costaba reconocerlo…y si eso significaba que para arrancar a ese terco japonés de su “rigidez” debía pedirle ayuda a Chris e invocar a ese bonito ángel aparecido del cielo ruso… (Así a Yuuri no le agrade la idea) ¡Lo hará!

 (Así a Yuuri no le agrade la idea) ¡Lo hará!

Campus del T.S.P.A – Tokyo / Japón
Marzo del 2017 – 1:00 A.M 

El silencio de voces abunda y la abstención de hablar era perpetuada en los rasgos del Cabo primero, Yuri Plisetsky. Sin embargo, el que se encuentre callado no quiere decir que el resto de sonidos naturales hallados en la T.S.P.A deban hacerlo. El joven en conjunto de sus colegas llevaban varios días en sus labores de centinelas camuflados, la convocatoria casi finalizaba y buscaban ver algún movimiento como en los casos anteriores. Con esas tazas claras solo les queda esperar.

Estaba sentado en una de escaleras, pendiente a cualquier cosa, en ello llegó el Subteniente Altin con algo de café para los dos. Plisetsky lo recibió y lo bebía con reposo para evitar quemarse. Otabek le acompañaba con la misma expresión reflexiva, así como ese “silencio” que sirve para evaluar con claridad cada acto a realizar. Pasaron los segundos, todo sigue igual y luego, Yuri rompió el hielo quejándose de los malditos que no aparecen. Pero Otabek sabe que esa no es su “intención final”, es un enganche que apalea para alargar esa conversa que tenían pendiente desde que se aventuraron a colaborar en dicha misión y todos los sucesos causados que han remolcado su vida en estos días estando en Japón. Como ya le conoce, es él quien tocó el tema.

—Yura…—Le habló con mucha confiabilidad—. ¿Qué opinas del versus de ayer?, la cadete nos dio una buena sorpresa a todos, ¿no te parece?

—¿Huh. . .? ¡Bah!, no fue la gran cosa.

—Tú y yo sabemos que no es verdad, y no tienes que dar tantas vueltas conmigo. ¿Me vas a decir lo que te pasa sí o no?

Chasqueó su lengua arrugando su rostro y suavemente se colorean sus pómulos. Yuri odiaba cuando Otabek se ponía en ese plan de hombre sabio, y odiaba que al final, lograra convencerle con su actitud de buen confidente. Altin le insistía y el rubio se cruzaba de brazos. Él de cabellos negros fue paciente, (demasiado) así que le preguntó otra vez su inquietud, Yuri peleaba entre si decirle y no sentirse como un imbécil o no hablar y tragarse sus tarugadas. ¡Ya que!

Tarde o temprano lo haría cantar.

—Solo que… En todo este tiempo pensé que yo estaba en lo correcto, pero ya ví que no es así, y que si pretendo escalar, debo ajustar muchos cambios.

—Empezando por acoplarte más con la gente a tu alrededor y pensar las cosas con cabeza fría.

—Ya sé, ya sé. ¡Maldición! —Rezongó con pose malcriada, el hecho que mostrara estar de acuerdo con eso, era dar el “primer paso”

—Sobre todo él no juzgar a los demás, un ejemplo claro es la cadete. Él mismo Katsuki debió reconocer que se equivocó por tomarla como un rival pequeño. Y si él lo hace, con más razón tú puedes hacerlo.

—Quizás, la frentona es alguien “fuerte” —Minimizó la hazaña de la chica y Otabek le miró acusador tratando de no reír—. y quizás le valgo lo del desenvaine de su arma pero aún le falta mejorar para ganarle a ese cerdo, ¡y yo seré el primero quien logre patear su culo!. ¡Trabajaré duro para llegar a ello, Beka! ¡La diferencia será que esta vez le tomaré su palabra y estaremos como “igual”!

Y allí iba el ruso con sus arranques, era una tarea titánica pedirle que cambie su lenguaje “magistral” y comportamiento “salvaje”, más no es imposible discernir que su pensamiento se ha expandido y por ende, su modo de ver las cosas. Se le ve renovado y Otabek está orgulloso de ello. Yuri es perfecto en medio de sus imperfecciones aunque se lea incongruente y dicha palabra es la fortaleza que determina en varios aspectos al joven de veintiún años.

—Lo harás. —Agarró el dorso de su mano con devoción sin dejar de mirarle con familiaridad y firmeza—. Doy fe de ello y estaré allí apoyándote como siempre. Aunque, no dejas de ser un tigre arisco. â€”Y Yuri “el gato” Plisetsky, gracias a eso, hizo una especie de mueca ruborizada denotando su ganas de golpearlo en la cara.

—No empieces Beka, soy más alto que tú y puedo joder tu existencia. —Altin soltó una floja risa, Yuri lo maldijo y el Kazajo en confianza, pasó su mano por detrás de su crin para apegar su frente con la del ruso.

Ambas miradas de soldado, verde y negro quedan proyectadas en medio de una buena mística. Los dos aún en la soledad infinita de ese sitio se permiten ese gusto atractivo y la sensación que obtienen es agradable, una conocida que por las jornadas laborales no han tenido tiempo de compartir entre ellos, no había necesidad de hablar porque sus acciones lo hacían con cada minuto que pasaba. Otabek y Yuri parecían recuperar los motivos por el cual eran dos hombres unidos por algo en común y tienen una estrecha relación que va más allá de toda barrera, normativa o incluso esas estúpidas posiciones condicionadas por su orientación. Solo eran ellos brindándose amor, tal vez no del típico, pero su hilo rojo versátil estaba ahí, a su manera.

—¿Sí me jodes la existencia, como podré apoyarte? —Ese fue Altín, siguiéndole la broma—, y te recuerdo que soy tu superior, Yura. ¡Acabarás en problemas!

—Claaaro… —Soltó con sarcasmo—. ¿Dime algo que yo no sepa, Beka? —Plisetsky estaba cómodo y algo ladino al igual que su compañero.

En confianza entrelazó sus dedos con la mano que anteriormente se había posado sobre su dorso, mientras custodiaban sus irises el uno al otro. Sus alientos se confundían, los labios de ambos estaban cerca, rozándose en sí y la tentativa era evidente entre ellos. Sin remordimientos, Otabek pensó que el instante era adecuado para un beso congeniado, y lo hizo. 

Fue uno lento, reposado y dinámico. Era tan perfecto que cada paso que daba junto con Yuri en su relación les era sublime y por supuesto, el disfrute de los apetecibles labios rosados del menor, también. A medida que el vaivén de sus besos aumentaba, el calor interno en ellos subía. Altin fue más osado e hizo presión en el cuerpo de Plisetsky, haciéndole retroceder y acostándole en ese peldaño ancho del escalón. 

Aquél de ojos verdes delineó con delicadeza la espalda de su superior, aún con su ropaje puesto, y el cual, fue desajustándose
By SharayAnime

Aquél de ojos verdes delineó con delicadeza la espalda de su superior, aún con su ropaje puesto, y el cual, fue desajustándose. Extrañaron esto, se extrañaban sentirse mutuamente y no hay arrepentimiento.

Y podrían seguir así, llegando a algo más “elevado” como pequeños toqueteos, si no fuese por alguien desatinado, que apareció en las circunstancias menos esperadas.

—¡¿Qué diantres?! ¡¿Por qué tengo que ver sus besuqueos?!

Un “demonios” ha salido menguado, entrecortándose de la boca de Otabek al tiempo que por esa sorpresiva llegada de “su Alteza canadiense”, sin querer mordió suavemente el labio inferior de su pareja. (Aunque admite que le encantó hacerlo). Él negaba, quizás medio aturdido y con burla disimulada en sus facciones estoicas. En el caso de Yuri, su faz de gato malcriado estaba enrojecida, porque su momento a solas ha sido arruinado y como tal, terminamos con un Jean, que visiblemente se miraba traumado. La careta sufrida que puso en chiste, no mentía.

—Les juro por la amistad que les tengo, que intento o trato de asimilar que tú y el gatito siendo hombres son “pareja”, pero verles en esas… en vivo y en directo… ¡Me cuesta y me trauma! —Digamos que Jean es un cristiano católico con mentalidad algo liberal que apenas aprende y comprende las cosas de la vida. Entiéndanlo.

—¡Oh tú cállate, estúpido charlatán! —Gritó Yuri cabreado al arreglarse parte de su uniforme.

—¡Por amor a mí salud mental, no hagan eso en presencia de su Rey!

—Simple. No interrumpas a tus mayores y protege tu mente de nuestros actos pecaminosos, “Rey virginal” — ese bateo nadie lo esperó. Yuri pasó de la ira, a la burla en menos de nada, todo en él decía “¡No lo puedo creer!” y Jean se quería morir porque fue Otabek, el que tiró mordaz esa frase.

—¡Dios! ¡Qué es esto! ¡Yo esperaba algo así del Mon’sieur Chatón! ¡¿El que tú me digas eso a mí?! ¡¿A tú mejor amigo?! ¡¿A tu Rey?! Â¡EL DOLOR! ¡LA TRAICIÓN, HERMANO!

El rey indignado lloraba por tal acto infame cometido por su cavalier de mayor rango… Altin no es de los que hagan ese tipo de cosas (es más del estilo de Yuri, solo que él fue refinado), pero si nos ponemos en su lugar, sinceramente su amigo se merecía eso o incluso más, y por la paz, el subteniente kazajo, ¡la dejó así!

—¡YA DEJA LAS MARICADAS Y PONTE DE PIE! â€”Yuri le pateó por detrás y con fuerza mandándolo a un par de metros de su aura salvaje—. ¡Tú pronto harás esas cosas con tu mujer! y ya que estas aquí, Â¡CAMINA HOLGAZÁN!, ¡tenemos que hacer el otro sondeo alrededor del campus! —Jean se quejaba sobándose su trasero real, Yuri le respondía con veneno y más atrás Otabek, les acompañaba para fiscalizar que su pelea no fuera a mayores…

En ese mismo lugar, o exactamente en la enfermería, una señorita tenía buen rato de haber despertado. Emil le hacía guardia junto a Makkachin y se alegró mucho cuando le vio con algo de razón. Ella le preguntó sobre lo que le había ocurrido y su compañero le dijo todo, con lujos y detalles.

Quiso morirse por semejante sofoco cubriéndose con la sábana blanca por completo. Claro, eso sucedió horas antes, el checo ya se había ido y ahora se hallaba sola con el amigo perruno. En ese tiempo transcurrido ya se había devorado un rico emparedado que encontró en una mesita y picoteaba con gusto infinito los bombones de chocolate (siendo el chocolate, el dulce favorito de ella y del caniche) pudo percibir una pequeña notita al lado de la botella con agua, botella que el T.C le brindó descartando de apoco que lo que vivió no era un desvarío de ella y estaba en su etapa de negación. Con pinta curiosa, tomó entre sus manos y la abrió, esa letra ya la ha visto antes.

《¡Lo siento! ¡Le dejo un presente de mi parte 
y espero verle mañana en mejores condiciones!》
《Descanse, Románova-san.》

《Att: T.C Katsuki Yuuri.》

—Really! ¡¿E-entonces si e-es cierto?¡ ¡No lo soñé! ¡OMG! ¡ME MUERO!, ¡QUÉ VERGÜENZA!—Escondiéndose otra vez en su manta protectora, la pobre estaba como para ir al paredón de los acusados y que la acribillaran con fusil, metralla, lo primero que se le ocurra. ¿Cómo hará para verlo a la cara?, solo Dios sabrá ayudarla. La pelusa plateada se divisaba en una abertura de su sabana y luego sacó toda su cabeza de esa madriguera cual conejo revisando esa nota, una y otra y otra vez.

Makka, la recibió con lamidas encima de su cama, habiendo calmado a su perrito ella aún observaba la nota con fijación, y acabó por rendirse. Sin embargo llegó a una conclusión agradable, una que ya tenía en mente desde del momento que empezó a lidiar más y más a ese “Kamikaze de la disciplina” y que en el día de ayer lo pudo visualizar con más claridad.

—Yuuri, no es tan mala persona como pensaba, Makkachin. â€”Dijo aquello con una simpática sonrisa acorazonada.

Sacando por fuera lo de ser un tío consentidor y tierno con Yuuki, (eso no vale) Es un tipo extremadamente serio cuando se trata de su trabajo al punto de ser un ogro y amargado, su actitud de “Don analizador sarcástico y realista” es algo molesta, más cuando tiene la razón (el cien por ciento de las veces) su poco tacto lo hace ver como “insensible”, “antisocial” y/o “antipático” (viendo lo que le pasó en pleno duelo) Pese a aquello, no se le niega que puede ser alguien consciente, que sabe cuándo reconocer sí se ha equivocado al entrar en razón e incluso es afable y comprensivo cuando se lo propone. ¡Al fin un punto para Katsuki!

La niña quedó un rato más acostada abrazando a Makka, pensando en lo que acaba de decir, luego se puso sus zapatos y se retiró. Caminaba por los pasillos con sigilo, seguida de su perrito. Pasó por un sitio conocido del campus, debía hacerlo para poder llegar con prisa a su dormitorio pero inexplicablemente observó movimientos extraños, como sombras que salían y entraban debido a la oscuridad en el lugar. Su expresión cambió, no le había agradado lo que estaba presenciando y como era de suponerse, ella no perdió tiempo y temerariamente fue al lugar de los hechos sin contemplar las consecuencias.

Con un par de señas le indicó a Makkachin, éste al ser un perro adiestrado en su labor de guardián policial, iba a la par de su dueña. Al aproximarse, pudo darse cuenta que estaban en la parte trasera que da al departamento de estupefacientes. Vicky no fue majadera, cambió el rumbo para ir a la entrada principal y evaluar el asunto, para así poder proceder.

En consonancia con la situación, esos hombres cargaban a manos llenas muchas cantidades de droga incautada en retenes, redadas y/u operativos anteriores en paquetes prensados. Los mismos tipos que aprovecharon en las horas de la tarde para hacer su desfalco, regresaron con las indicaciones dadas por Yamamoto ahora en la madrugada a buscar el faltante con el mismo modus operandi, tres de ellos usaban ropaje de vigilancia, los demás iban vestidos de negro, pasamontañas y una que otra arma en su defensa.

—El resto del helado está siendo liberado con un par de cargas más nuestro camino estará lleno y listo para ir a su destino.

—¡Perfecto! Tráiganlo a la bodega cerca de la aduana. Allí los estaré esperando con el resto de los hombres y sean cautelosos, con ellos nunca se sabe. —Yamamoto puntualizó con entereza. 

El intendente tocaba y juntaba en puntillas cada uno de sus dígitos, creyendo que esto era pan comido y un gran golpe al ego de ese crío insolente con aires de mandamás (refiriéndose a Katsuki). Hincó su pecho petulante y pronto abrió el protocolo a seguir desde el lugar donde sería recibida la droga.

Regresando con una Vickytoria cansada por el recorrido que pegó con su amigo, por fin logró llegar. Agachada y realizando los ejercicios de abordaje dados en las clases se fue internado. Estando detrás de un pequeño muro adornado con plantas ornamentales pudo ver a dos hombres custodiando la entrada. Las cámaras alojadas allí deberían de estar mandando señal alguna pero de haber captado el asunto los centinelas ya estuvieran aquí al instante. Eso le dio a entender que las manipularon por interno. ¡Bien!.. Si ella se va y da aviso, ya los tipos se habrán ido. Si ella actúa, capaz y logre evitar algo… Lo piensa y decide irse por la segunda opción. Demasiado suicida para el caso, mas no le importa, necesitará un arma, un distractor y mucha, mucha pero mucha suerte con algo de resistencia para lo que tiene pensado hacer y sin más, ¡empezó!

Los hombres hablaban entre sí, y de la nada aparece el “Woof” captando su atención, ambos bandidos se agacharon y vieron al caniche gigante sentado en frente de ellos con cara de idiotas (asumiendo que Makka no es el típico perro usado para filas oficiales) ella se logró escabullir como felina y se ubicó detras de los tipos.

—Es lindo, ¿no? —Confiesa la platinada con inocencia.

—¿Eh?

Sxf: Â¡SMACK!

La niña tomándolos desprevenidos, juntó sus cabezas colisionándolas con tremendo golpe en simultáneo. ¡Los dejó noqueados!, les esculcó lo que pudo sacándole dos revólveres, una navaja y un woki-toki tomándolos para sí, los fusiles que ellos portaban los descargó y desarmó manualmente con rapidez y los tiró lejos de ellos. Ella entreabrió la puerta con discreción y pudo discernir a un grupo de hombres amarrados en ropa interior muy golpeados, 2 eran parte de la vigilancia y el otro un oficial ordinario. Vicky fue con ellos cortándoles las cuerdas con esa navaja hurtada cuando el señor de más edad le comentó todo y agradeció su ayuda.

En ese lugar había variedad de esposas, cuerdas e implementos. La niña tomó las esposas junto con un par de cuerdas, se las entregó al oficial y cedió una de las dos armas que tenía en su poder, pidiéndole vigilar a los dos implicados que noqueó y a los otros dos vigilantes les mandó a pedir refuerzos. El oficial quería ayudar pero con su brazo en mal estado Vicky le aseguró que ella estaría bien.

Se colocó el chaleco-antibalas caminando de lado con el revolver empuñado en sus manos, con ella su fiel compañero y fue con determinación a esa parte trasera. El inicio aún mantenía mercancía pero los tipos fueron inteligentes en ir descargando de atrás hacia adelante para no levantar sospechas. La cadete se subió en las pilas enormes, saltando una por una y luego se recostó encima de esas bolsas del codiciado “polvo blanco” porque hay siete tipos dentro…Ella esperaba juiciosa por algún descuido.

Fuera del recinto, el resto de pécoras o bandidos con algunas bolsas iban directo en donde estaba el camión esperándoles en un portón alterno y para acabarla de molar, el grupo de la FSB rondaba con mira periférica como los perros guardianes expertos que son. Altin se da cuenta y corre para ser seguido por sus dos cabos escondiéndose lo más cerca posible de los traficantes, hay pocos pero creen poder neutralizarlos. Con las cuentas claras, los tres resolvieron y no perdieron más tiempo. Ingresaron con sus armas…

Uno de ellos se los vio encima, dio aviso a sus compañeros y los disparos resonaron de aquí a allá, algunos huyeron con algo de merca, los otros realizaban “la segunda” con tal de darles tiempo de escapar a su vez que Plisetsky, Leroy y Altin habían dado de baja a diez de los malnacidos con balazos certeros, el canadiense fue marcándoles el paso a los fugitivos y el ruso le pidió al Kazajo que no dejará al estúpido ir solo.

Los hombres que estaban dentro del departamento dieron vuelta al percatarse de la situación y allí Vicky vio el momento oportuno para actuar. Ella se levantó y con agilidad dio un brinco cayéndole encima a uno de ellos con todo su peso, Makkachin arremetió con otro, los fulanos asustados por no saber que pasaba soltaban sus municiones como locos, ella giró poniéndose en pie y daba carrera apelando a un resguardo de esas balas que rebotaban o desperdigaban el polvo blanco en ese departamento, escudándose de lado en una de esas pilas apuntó con fuerza y también devolvió el mensaje al remitente de la misma forma, sus tiros no eran muy certeros, aún no es buena pero fueron suficientes para alejarlos de su zona, el que comandaba al grupo estaba por recargar sus balas más el Cabo Primero arrasó con el tipo dándole un balazo mortal en el ojo derecho traspasando su sien. Los sesos regados y sangre dan por sentado una muerte rápida. Pudo ver de repelón a la chica y se juntó con ella, así mismo como esos proyectiles continuaban su rumbo.

—¡¿QUÉ CARAJOS HACES AQUÍ, FRENTONA?!

—¡¿LO MISMO TE PREGUNTO A TÍ, BARBIE?!

—¡SERÁ MEJOR QUE TE LARGUES,MOCOSA!, ¡ESTO NO ES UN JUEGO!

—¡¿Y dejarte el problema para ti solo?! Â¡MIS OVARIOS!, ¡QUIERO AYUDAR!…¡Ehh!, Wait!, ¡ABAJO!

Ruso y rusa esquivaron con suerte un par de balas que casi rozaban con su sien y ambos increparon al tiempo un—: Â¡HEY, MALNACIDOS! ¡YA VERÁN!

—¿Ves? ¡Son demasiados para ti, Yurochka! ¡Y quieras o no, necesitarás mi apoyo!

—¡No me llames así!, Â¡Tsk! â€”Chasqueó de mala gana. En cierto modo, la chiquilla tenía razón. No previó que adentro hubiese más gente y como él no es de los que piden favores abiertamente, simplemente contestó con un—: ¡Haz lo que quieras!, ¡Si te joden no es mi culpa!

—¡AMAZING! â€”Exclamó en victoria con su mano empuñada.

A la voz del ruso, ambos salieron en escena a masacrar con sus proyectiles a los tipos, ya cuatro de seis desgraciados estaban sin municiones, eso causo que pudieran usar algo de contacto físico en pleno ajetreo. Plisetsky y Románova en su lucha lanzaban golpes y patadas, uno de ellos se disponía a disparar, Yuri usó como escudo humano a otro de los tipos con quien peleaba y dicha bala dio en su cabeza, pecho y hombro ensangrentándolo todo. Cuando dejó de escuchar el sonido soltó al cadáver rápidamente y sacó su arma propinándole un disparo en la pierna y otra en su mano mandando a volar la pistola ajena. El último con fierro se vio sorprendido por la rapidez de Vicky al enfrentarle efusivamente con sus balines haciéndolo desconcentrar y Makkachin más atrás brindó ayuda extra mordiéndolo en sus partes nobles.

¡Ouchs!…. ¡Eso sí debió de doler!

Los demás que estaban casi fuera de combate se rindieron al ver algunos refuerzos traídos por los dos vigilantes a quienes auxilió Vicky en su momento.

Ahora con la cuestión bajo control, los detenidos están formados en hilera como el protocolo policial indica, (tirados en el suelo con manos esposadas sobre la cabeza) algunos oficiales imperiales y oficiales ordinarios les apuntaban con los rifles detrás de su crin. Yuri estaba irritado por no saber nada de Altin o Leroy y el hecho de estar acompañado por la calva con pelo de anciana no auguraba nada bueno.

—¡Yei! ¡Mi primera ofensiva contra los chicos malos, y no me fue nada mal!, ¿eh?

—¡Argh!, ¡Ya cierra la boca maldita sea!

—Moohhh~~ que agresivo. —Se quejó inflando sus mofletes.

—¡Y no tengo tiempo para lidiar contigo! —El rubio se fue caminando a pasos apresurados y la pequeña le sigue más atrás—. ¡Necesito saber cómo están los demás!

—¿Con eso te refieres al Subteniente Altin y el Chaperón de cuarta?

—¿Dahh?, ¿no es obvio? —Se detuvo para verle de frente con pose ruda—. Y a todas estas, ¡¿Qué haces aquí?!, tú deberías estar dormida con tu…bola de pelos. —El Animalito se puso a su lado esperando atención y Plisetsky no pudo negarse jugando un poco con su cara perruna la cual le dio lengüetazos. Vicky quien no esperó tal cosa del russian punk soltó un minúsculo “¡Wow!”

—¿En qué momento le agradaste a Makka? En fin… sin embargo, lo mismo puedo decir de ti. —La platinada respondió sin restricciones y Yuri se tensó ante aquello—. Yo estaba en la enfermería y puedo probarlo porque mademoiselle Yang fue quien me atendió. Pero tu deberías estar precisamente “durmiendo” como el resto de los aspirantes y no estar portando ese ropaje Oficial. No creas que por ser una novata no me doy cuenta de las cosas, lindo gatito. —Posó un dedo en sus propios labios hablándole con mirada penetrante. Él sostuvo la suya pocos segundos, luego volvió a dirigirse a Makkachin y seguía mimándole para disimular el careo.

—¡Yura!

—“¿Es Beka?”… —Pensó el ruso.

Vicky estaba por decir algo más, desafortunadamente (o más bien para su fortuna) llegaron Jean y Otabek, el rubio se desapego del can, posteriormente de un—: ¡Quédate aquí y no te involucres más!, esto es peligroso, lo digo en serio. —Para la platinada y fue con ellos. Ella obvio no hizo caso, ¡Lo siguió!

Cuando se reencontró con su equipo explicó cómo pudo su reporte, Otabek estaba presto estudiando el caso, Jean dio una reseña del camión que ha huido llevándose los cargamentos de droga. Vicky se les había acercado lo suficiente para escucharles lo mínimo.

—“¿Un Camión?”… —Ahora hila los cabos al caso clasificado que está manejando el T.C, no tiene dudas en pensar de que de Yuri junto con sus colegas deben saber algo del tema y que están involucrados. De pronto un oficial jefe llega con dos de sus hombres llevando a arrastras a otro de los ladrones

—”OMG!, ¡NO PUEDE SER!” â€”Habló conteniendo el jadeo tapándose su boca.

Al quitarle la máscara y revelar la identidad del capturado era uno de los aspirantes de la convocatoria, entonces ella si tenía razón en haber sospechado vagamente de algunos veteranos, ella recordó ver al tipo y a varios de sus colegas actuar raro en ese recorrido de inducción y da la casualidad que ellos, se ubicaban en puntos estratégicos a lo que Yamamoto (el intendente) lanzaba a boca suelta, preguntas y respuestas puntuales sobre el sitio en donde se hallaban…”el departamento de droga o estupefacientes”

Vickytoria no soporto más y se metió en la improvisada reunión.

—¡LO SABÍA! â€”Los tres hombres giraron con una mueca al reconocer esa voz—. ¡Tú y tus compañeros no son simples aspirantes! â€”Muy analítica y confiada, la niña supo desarmar al ruso al punto de darle un fuerte corrientazo a sus sentidos. De un momento a otro puso una carita alegre empuñando sus manos y soltaba preguntas como metralla sin medida.

—¡¿USTEDES TRABAJAN PARA EL KAMIKAZE AMARGADO EN SECRETO?!, ¡¿SON ALGO ASÍ COMO ESPÍAS ULTRA ESPECIALES?!, ¡¿EN QUÉ ESTILO?!, ¡¿A LO 007, TANGO Y CASH Ó G.I JOE?!, ¡¿LOGRANRON CAPTURAR AL RESTO?!

—¡¿QUÉ MIERDA?! ¡PARA EL CARRO! —Gritó el ruso con una vena marcada, Jean soltó la risa al escuchar el apodo que Vicky usaba para referirse al T.C, el ruso fue con ella de pocas pulgas a reclamar—. ¡TE DIJE QUE TE QUEDARAS ALLÁ MOCOSA, ESTO ES PARA NIÑOS!

—Yura, ¿Por qué la cadete está aquí? —Ese fue Altin mirándole con ojos entrecerrados.

—¡PASA, QUE ESTA ANCIANA CANOSA Y PREMATURA, ESTABA EN EL MISMO PUNTO! ¡DE COSA NO LA JODIERON EN LA BALACERA!

—¡OYE!, ¡MAKKACHIN Y YO TE AYUDAMOS CON LOS BANDIDOS!, ¡GATO MAL AGRADECIDO! â€”El ladrido del caniche confirmó lo dicho por la rusa, Yuri no dejaba de discutir con ella mientras que Jean evitaba la tercera guerra mundial en ese par, Otabek siendo consciente que su pantalla ante la intrépida cadete se les había caído, no le quedó otra más que tomar la siguiente decisión. ¡Hablar con la niña y contarle todo! Altin sinceramente no veía amenaza en la jovencita.  De hecho, le generaba confianza. Viendo que ella no es ninguna pintada en la pared prefirió jugar sus cartas de ese modo,  cuando Vickytoria supo con pelos y señales el asunto (sobre todo lo del camión) ella también dio a conocer su punto de vista.

—Señor Altin, ¿El camión no disponía de letras en “B” o algo que diera indicativo de “B”? —Habló Vicky con autoridad.

—¿Eso que tiene que ver? — contestaron Jean y Yuri al unísono. El subteniente le hizo el pare a ambos con un ademán y con una orden al Oficial Jefe pidió las imágenes fotografiadas del vehículo usado en el robo, efectivamente usaba una sigla en “B” la, pequeña se dispuso a explicar lo que había sospechado días atrás con el T.C con el método del blindaje, también le entregó el Woki-Toki que consiguió. Pueda que les sirva a futuro.

Altin quedó anonadado con la capacidad de Románova y tampoco los dos cabos pudieron encubrir el mismo estado que su superior.

—Tiene lógica. —Expresó Altin.

—Pero si yo fuese ellos, cambiara de lugar para despistar. —Sugirió Románova

—Creo que por eso no hay problema, yo alcancé a usar una de las balas rastreadoras que me dio el tailandés y en este momento debe indicar la posición actual del enemigo. —Concretó Leroy.

—¿Cómo diablos sabes tanto de esto y cómo carajos el cerdo permitió que vieras está operación, frentona? —El rubio no dejaba de relucir su inquietud con su mala actitud.

—Ahammm… En sí no fue culpa del T.C… Hace días atrás leí sin permiso sus documentos cuando estaba por llevárselos a su oficina por culpa del intendente y…—Ella, Rascándose con despiste su atolondrada cabeza, habló de las actitudes poco úsuales de Yamamoto, lo que le tocó hacer para evitar que le quitaran el encargo clasificado, y lo que había departido con el T.C. â€”Y muy a pesar de que toreé lo primero, ¡Al final ese amargado se dio cuenta que los hojeé y me castigó de un modo cruel!

Acabó por llorar como niña mimada. Pensemos un poco: Si ver a tu jefe (el cual es alguien agraciado en todos los sentidos) a medio vestir, mostrando pectorales, abdominales, más aquel sexy tatuaje se le puede llamar “castigo” podríamos decir que los lectores y su narrador omnisciente estarían contentos de recibirlo. Obvio, la pequeña no les dijo a fondo de que trataba, el trío dinámico asumió que la sanción fue con esos ejercicios espartanos demoledores que Katsuki está acostumbrado hacer… ¡Si, como no!

Como sea, Yuri descaradamente se burló en su cara y ella intentó golpearlo, cosa que Jean no le dejó, sosteniéndole por la cintura, mientras Makka estaba sentado, jadeando con la lengua afuera. Altin les puso el tate-quieto a todos con voz de mando y los tres humanos junto con el perro dieron un respingo. En cierto modo Otabek se sentía un domador de animales, controlar a un tigre, un león, y una conejita con su caniche de llavero no era nada fácil.

Con los ánimos calmados, el kazajo dictaminó el paso a seguir, la jovencita se dispuso a favorecerles en cualquier cosa, no obstante le dio un rotundo “denegado” y la sensación de inconformidad en Vicky salió a flote. Quiso justificarse convenciendo al Subteniente, pero él fue firme en su posición. Dio una advertencia a todos de no mencionar el caso particular de la pequeña en el operativo. A Plisetsky y Leroy con el resto de guardias los envió con los capturados a los recintos de retención y él se quedó e intentó dialogar con ella apelando como voz de la conciencia.

—Señorita Vickytoria, sé que nos quiere ayudar, de hecho agradecemos su colaboración… Pero no puedo permitir que siga involucrándose en esta investigación, sería algo irresponsable de mi parte. Aún no es oficial y nunca ha estado en un operativo.

—Pero Subteniente… —La mirada de cachorro fue impagable ante el Kazajo, el cual sintió una irremediable culpa, más debía ser fuerte con todo el dolor de su alma. 

—Perdónanos, pero no podemos. â€”Posó una mano en su hombro, la otra sobre sus cabellos y los sacudió con delicadeza, como si fuese un hermano mayor hablándole a su hermana pequeña—. Espero y puedas comprendernos, puede que Yura sea rudo en decir las cosas, pero en eso tiene mucha razón. Por ahora, guardaremos el secreto ante el T.C Katsuki para que no le llamen la atención. Nos dijiste que él ya te regaño por andar de “curiosa” en temas clasificados. —Vicky hizo un pequeño puchero cruzando sus brazos, adiós a su intento de ayuda.

—Pero...—Ese “pero” es el indicativo de que no todo está perdido—. Cuando nos mencionaste a Yamamoto en tu intervención, al igual que tú pienso que ese tipo es “pieza clave”

—Yo no tenía claro como esos tipos realizaban sus golpes y ahora comprendo el por qué el jefe Amargado hizo esta convocatoria, a mí nadie me quita de la cabeza que ese viejo “manimoto” si o si, está metido en esto, podría jurar que es el “soplón” que dio casi toda la ubicación y que esos hombres son de su confianza.

—No podremos seguirlo en la T.S.P.A, estaremos ocupados y probablemente buscando el sitio a donde llevaron la droga. Mmm… y como te dije, no podemos llevarte. Pero, si escuchas o ves algún indicio sospechoso de ese señor nos sería de gran utilidad. â€”Recuperó el brillo en sus ojos azules ante sus palabras—. Así que toma esto… —Otabek le entregó un Bíper con su número de ubicación, el de Yuri y por último Jean. Un fuerte “Amazing” en la jovencita fue evidente porque hace años que no veía uno de esos (su padre y su tío japonés postizo los usaban). El subteniente acotó que suelen emplearlo como última instancia (en caso que sus celulares o comunicadores no tengan señal) para impedir que la pesquisa quede filtrada en manos equivocadas, y como son de tecnología antigua, las organizaciones actuales las pasan por alto.

—Le prometo que apenas tenga algo de ese señor le avisaré en el acto. —Le dijo con seguridad—. Tengo la corazonada que él está directamente enlazado con esas academias afectadas. ¡No los defraudaré!

—Entonces, quedamos así, cadete. Y por favor háganos caso, trate de no involucrarse en más problemas y cumpla la orden del T.C —Hizo el saludo protocolario militar con una mirada amable, Vicky también imito su gesto y él se fue a paso apresurado para alcanzar a sus compañeros.

Con esa premisa estaba por desatar la caja de Pandora, caja de la cual ella sería testigo de muchas cosas marcadas con el fin de acabar el misterio o puede que abra la puerta a algo más recóndito que no se deslinda del todo lo que estar por vivir en su recorrido como “futura Oficial”…

📷📷📷📷📷
Continuará…
📷📷📷📷📷

 *************Vocabulario Cultural o Idiomático (y laaaaaaaaaaargo xD)

*************
Vocabulario Cultural o Idiomático (y laaaaaaaaaaargo xD)…
*************

* ДЕРЬМО!, âŒ Der’mo⌡= De origen Ruso, y literal significa: Â«Maldición o Mierda» según el contexto xD

* Mon’sieur Chatón = De origen Francés, y la frase literal significa: Â«Señor Gatito» (No mames pinche JJ! xD)

*Bíper = Es un pequeño aparatico de comunicación que se usaba mucho en los 80’s y 90’s (algo así como el Celular de la época) a partir de códigos mandabas mensajes puntuales y concretos de modo rápido a la persona que poseyera uno de estos: D (en este Fic jugaré con muchos anacronismos de la década de los 80’s y 90’s, con cosas de época y nuestro vivir actual. Por algo está en categoría RETRO) Así que no se les haga raro xD si ven a nuestros portas usar ropas de esa década (adoro a Yuuri con blaizers) xD

*Con suavena y su pitillo = Es la Forma coloquial para decir “Tranquilo” en el país de la arepa e’ huevo, la arepa paisa y la yuca con suero (llámese, Colombia)… dicha expresión es más usada de la Costa caribe (su servilleta la shary es cartagenera sooo) xD lo del “suavena” es la unión compuesta de “Su avena” acá se toma mucho esa bebida con calmita… y de allí a esa “frase tan peculiar” xDDD

*Adular = es la persona que suele alabar “algo” o “alguien” con ciertos fines de interés xD. ..En pocas palabras halaga y se deleita al mismo tiempo. (Ah Yuuri cabrón e_e te gustan los ojos de Vicky… no te niegues, pueh!)

*Tate-quieto = Expresión coloquialde origen latinoamericana (Especialmente usada en Colombia, Mexico) que significa (dar el parón a alguien a varios)

* Guayabo= Forma coloquial para decir “resaca o cruda” en el país de la arepa e’ huevo, la arepa paisa y la yuca con suero (llámese, Colombia)

*Tufo = Es la mezcla concentrada de aliento etílico o residuo de este que queda en la persona después de un buen Guayabo xD

*Vaciada = Forma coloquial para decir “Regaño abismal” en el país de la arepa e’ huevo, la arepa paisa y la yuca con suero (llámese, Colombia) y suelen emplearlo los más jóvenes cuando se refieren a sus mamás Ej: «Hey pri, mi mamá me pegó una vaciada por llegarle en la madrugada a la a casa.» (y si , A la Shary se las han dado con chanclazo TuT)

* ごめん/ ã€ŒGomen」= De origen japonés, y literal significa: Â«Perdón»

*土下座 / ã€ŒDogeza」= De origen Japonés, y literal significa: Â«Arrepentimiento» este tipo de reverencia respetuosa milenaria se hace cuando la persona se encuentra altamente arrepentida con algo o con alguien. (a Yuuri le tocará hacer muchas notas en su piano para ganarse el perdón del mini-katsudon xD y si, próximamente veremos un capi de Yuuri en esas ayudándole a practicar a su sobrinito jeje )

*Flirtear = Sinónimo de Cortejar o enamorar a alguien (descubrimos que Yuuri en sus despistes nos salió bien adulador del bonito) xD

*Bambino / ã€ŒBambino」  = De origen italiano, y literal significa: Â«Niño»

*¡Maledizione! ã€Œmaledittsjone」  = De origen italiano, y literal significa: Â«Â¡Maldición!»

*Mademoiselle ã€ŒËŒmædəm(w)əˈzɛl ã€  De origen Francés, y literal significa: «¡Señorita!»

*Mon’sieur ã€Œməˈsjɜː」  = De origen Francés, y literal significa: Â«Â¡Señor!»

*Alleu ã€ŒAlleu」  = Variante del Alemán procedente de Suiza, y literal significa: Â«Â¡Suerte!»

*¡En Gard! / ã€ŒÉ›n Gard」  = De origen Francés, y literal significa: Â«Â¡En Guardia!» y a nivel de Esgrima es más que todo el grito básico de batalla entre ambos tiradores al momento de enfrentarse.
*¡Capitano Crispino, non preoccuparti. Ho tutto sotto controllo! = Del Italiano, Literal la frase significa Â«Â¡Capitan Crispino, no se preocupe! ¡Tengo todo controlado!» (ayyy Emil checo hermoso, aprendió italiano solo por el cascarrabias de Mikey xD)

*日本刀  /「nihontō ã€  El nihontō se traduce como “espada Japonesa” y es una arma blanca que pertenece a la categoría de los sables por el largo de su hoja. En nuestro alfabeto español debería escribirlo como⌠Catana⌡con “C” pero he de preferir usar la romanización Japonesa con “k” Katana… xD esta arma es de las más mortales y milenarias que hay además de ser efectivas en sus cortes, eso en manos en expertas puede cortar de un solo tajazo el brazo o la pierna del que sea, (y en serio… témanle a Yuuri cuando esté emputao con esa vaina en capítulos venideros) O___o Alv!

*Espada Dussack=Es de las primeras armas blancas antiguas que pertenece a la categoría de los espadas, siendo esta de hoja larga y zigzageada. También fue de las armas que usaban en la esgrima antigua Germánica (la escuela Alemana)

*Daga Rondel = Es de las primeras armas blancas antiguas que pertenece a la categoría de los cuchillos, pero su tamaño era considerado algo “grande” y cabe más en la categoría de espada corta. También fue de las armas que usaban en la esgrima antigua Germánica (la escuela Alemana)

*Espada Ropera= Es de procedencia española, este tipo de espada era la que se usaba por excelencia para los duelos en la escuela Española y en mundo medieval donde aquello era lo último en guarachas para los nobles y cortesanos. Se popularizó tanto que el resto de países europeos la terminaron incursionando siendo Italia y Francia los países con favoritismo a esa espada. Se caracteriza por portar un cuenco que protege parte de su mango, y en algunas ocasiones el cuenco es más hueco quedando a medio lado con su hoja larga, portable y fina. (y estas son las armas de preferencia en Vitya-fem y Michelle pero cada quien la maneja según su escuela)

*Espadín= esta arma blanca nació como la evolución de la espada ropera. Es de origen francés, la escuela francesa se caracteriza por la rapidez en sus ataques y a diferencia de la ropera, su mango, y hoja son ligeras o sencillas haciéndola un arma elegante y mortal. (Como Rusia en su momento tuvo sus codeos con Francia, parte de su ejército poseía cosas minúsculas de procedencias francesas (de hecho para el periodo del zar hay apartados escritos meramente en francés y aquellos que lean el fic El Secreto del zar de Reigon xD encontrarán datos interesantes)

*Para aclarar en los movimientos de la esgrima: si se dieron cuenta, en el fic me basé mucho en los ataques de la esgrima olímpica como la esgrima antigua (la callejera a modo de duelo) se les recuerda que la esgrima es el arte marcial más antiguo en cuanto a manejos de la espada y suele ser con “sable, florete, espada y/o espadín”…la mayoría de los ataques se les llama “línea” y según sus desplazamientos estos varían. Ahora como esto es algo “SHONEN” y debe tener su toque “de acción medio ficticio fenomenal” escogí el movimiento de la Balestra (como si fuese algo muy antiguo y es el Sello característico en Vitya-fem como en el calvo de su padre) exageré en ciertas cosas, pero en sí, ¡Todos los movimientos mencionados como el Barrido, Balestra, Appel, tocado en línea, fleuret, floritura, entre otros que dije por ahí! EXISTEN : D

Para info de carácter técnico policial, pueden ir al boton que dice (Vocabulario del Fic)

🔥 N/De Shary: HOLA AL PUEBLO ¿¡Como están!? Yo aspiro a que Bien!, ¡Capítulo 10 y contando!, volvemos a romper el record, originalmente este capitulo en Watta fue dividodo en dos, aquí en Alianza YOI los unifiqué, y dio un total de 30.998 Palabras :3 (con la nota del final + vocabulario me quedó en 31.175 x____x Juemadreee!!! Alv xDDD ) en ese entonces Liz me ayudó mucho con el primer beteo xD

NOTA RECIENTE: ah si, este capitulo fue recientemente rebeteado para mejora en cuanto a los dedazos que cometí.

Bueeeeno, voy con lo propio: Â¿Les gustaron los dibujitos del act. 10? Juro que morí con esa poses de pelea dolió mi mano, pinchi tendiditis y al Chris le gusta cavar su tumba antes de tiempo ¿no? XDDDDD omg!…bue si en la serie original se manoseo a Yuuri, veo menester que este Yuuvik a la inversa se manosee a Vitya y le despierte su lado hetero en broma jajaj ¡Yuuri le debía a vitya una buena batalla e_e! me agradas más en tu fase amable que en tu modo Hijuep****able! xD… y se me fue la mano con uno de los dibujos porque puede pasar perfectamente a un FLECHAZO con estocada en línea jajajaaj, oh si…Agradezco a Aru-chan por los Mini tips que me dio cuando yo coloreaba las otras dos escenas Fluffs YuuVik y OtaYuri y por cierto…

Sobre el Otayuri diré… SERÁ VERSATIL >:D!!! muajajaaajaj mis betas (ardillita, estrellita y japonecita..lo aprueban) xD

Awwww amo a EMIL!… este Mikey, ¿te habla bonito en tu idioma y tú nada que aflojas? (?) xD

-suenan redobles pa’ lo principal-… Alv, ahora si se prendió esto D: el japonés pensaba que sería que el combate con vicky era como quitarle un dulce a un niño… se jodió xD Vitya-feme emputiciada ES DE TEMER. Descubrimos muuuuuuuuuuuuchas cosas gracias a la “conversaciones” sueltas entre Yuri con Vitya y el par de ratas que tienen como colegas xD… asdghkfasd! Yura está con la espina de querer su batalla con Yuuri pero eso… no será por ahora…aún falta mucho pa’ eso. Y siendo sincera, me costó bastante armar los diálogos en la pelea sin que perdiera la fluidez… armar escenas de acción con diálogos no son sencillos. Me tocó leer full tips. Pero creo que logré el cometido xD

XD este cap en la escena de la pelea fue un guiño bonito a los episodios 3 y 5 de YOI… con el programa de Eros.

¡Yamamoto y su gente ya empezaron a hurtar la droga! YESDA MARICO COJANLOOO, entonces los chicos si tenían razón D: ! como dato curioso, cuando publiqué este capi en el 2018, el noticiero de mi país hubo un caso casi “IGUAL” al caso que inventé para este fic sobre la incautación de drogas a nivel de instituciónes, pinchi MOF!!! XDDDD …

Por cierto:

-¿Qué cosas pasarán en el cap 11? D:
-¿Phitchit logrará su cometido?
-¿Chris seguirá manoseando y aprovechándose de la inocencia de Vitya?
¿Nuestro T.C se animará a ahondar más sobre la bonita cadete de ojos azules?
-¿Será que Chris cumple su promesa de sacarle los trapitos al sol a Yuuri? 
-¿Nuestros chicos podrán capturar a Yamamoto y sus secuaces?

PARA FINALIZAR:

Mi bella Joseline me dio un adelanto de nuestro Yura-MOF a su versión de los hechos (grita gae-mente) Lo amé!!!

Podrán saber de Adelantos y cosas sobre mis fanarts en mi fanpage de facebook "StarsDub's" y también los invito a leer otros fics que llevo por allí en Wattpad o en AO3
By Joseline

Podrán saber de adelantos y cosas sobre mís fanarts en mí fanpage de facebook ” Stars dub’s…” y también los invito a leer otros fics que llevo por allí en AO3, Inkspired o Wattpad. quiero darle las gracias por el apoyo a este fic !!! ;__; gracias, gracias, gracias!!

¡NOS VEMOS en el que sigue!  â€¦Â¡Â¡Â¡Â¡Cambio y fuera !!!! ¡¡Muchos saluditos a todos!!

Publicado por sharayanime

Profesora de Día, Artista, Fanficker y Fanduber de noche.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: