MOF – 🔥 Cap 09 ðŸ”¥


Shary POV’s: Hola, si has llegado hasta aquí por medio de AO3, espero que puedas disfrutar esta bella historia. Los dejo con  su lectura 😀

***************
🔥 Capítulo 09: ¡Aprendiendo!
🔥 Autora: Shary
🔥Arreglos y Re-Beteo: Shary 
**************

***************🔥 Capítulo 09: ¡Aprendiendo!🔥 Autora: Shary🔥 Beteo General:  Beta Estrellita (Salem)🔥Arreglos: Shary **************

Avenida principal de Shibuya – Tokyo / Japón
Marzo del 2017 – 06:30 A.M (Tres o cuatro días después)

—¿Entonces no hay clases hoy tío Yuu?

—Hubo una novedad con tus profesores y por eso no hay clases, al parecer te salvaste de tu examen de Shodō, pequeño bribón.

—¡¡¡YUPIIII!!! ¡¡¡NO HAY CLASE!!!!

Ese fue el grito de júbilo de un pequeño de cinco años que estaba dentro del automóvil elegante y reservado de su tío Yuuri. Para ser exactos, saltaba en el asiento trasero de aquí para allá o un Yuuri al ingresar al copiloto le veía con asombro y con su ceja arqueada a más no poder. Terminó riéndose con ganas. Yuuki odiaba el Shodō con todo su corazoncito. (Es lo más cercano a una clase de caligrafía) El que su tío le comentara esa buena noticia al llegar a su escuela del mal le cayó de perlas al chaval de esta historia.

Cuando el auge en Yuuki mermó, él sólito se abrochó su cinturón, también hizo lo mismo con “Kobuta-chan” (su lindo peluchito) y como es su cuidador, debía explicarle los modales al estar dentro de un vehículo. ¡Seguridad ante todo!

Al entrar a la autopista rápida, Yuuki observaba claramente los distintos edificios desde la ventana, también a las personas, niños ocupados en alguna actividad. En cambio, Yuuri tenía la cabeza en otros asuntos como en su investigación, lo mucho que había avanzado, y quizás un poquito, en las posibles reacciones de esa “cadete rebelde” cuando lea cierto recado con esos ojos azules que a él en secreto… ¡Le atraen!

¡¿Qué?! ¡¿Cuál es el problema?! ¡Al T.C siempre le ha gustado el azul como color favorito! ¡Déjenlo ser!

A su vez, debe pensar en lo que haría para solucionar el asunto de su sobrino. No podía dejarlo con la señora Marie, ella estaría ocupada hasta después de las 2:00 P.M, y menos con Minako porque estaba de “juerga”… ¡Ah, es decir!, ” de vacaciones” fuera del país dándose “la vida loca” con su nuevo novio. Lo pensó más de dos veces y se rindió tomando un buen suspiro ante su decisión.

—Hey pequeñín, ¿tienes todos tus juguetes a la mano?

—Si, tío Yuu. ¿Por qué?

—Porque vamos a la academia.

—¡¿DE VERDAD?! â€”Los ojos marrones del menor se agrandaron como mangos y su boquita quedó ligeramente abierta, sería la primera vez que estaría en el trabajo de su tío—. ¡¿Podré jugar con la Psvita de tío Phitchit y ver cómo tío Chris interroga a los malos?!

—Lo primero sí, esperemos que tu tío, el hámster la tenga con él. ¡Lo segundo es un rotundo no!, eres muy pequeño para ver esas… “cosas” —De por sí Christopher era “tan particular” en su forma de interrogar, que generaba un trauma emocional a quien lo viera “correr” y no maratones… Por ende, su sobrino no sería uno de ellos en esa lista indecente y pecaminosa.

Era una criatura inocente que debe proteger.

—¡Buuuuuuuuuuuuu~~~! Â¡Que aburrido! Todo lo mejor se lo quedan los grandes, así que chiste.

—Ya crecerás. 

El infante, se cruzó de brazos y resopló enfurruñado. A Yuuri le hubiese gustado poder molestarlo picándole su nariz. Pero no podía, era el conductor, al menos se reiría a sus anchas escuchando los abucheos del menor.

—¡Buuuuuuuu~~!

—Ya te lo dije. ¡Nada de ver los interrogatorios de Chris! ¡Es una orden, pequeño quejón! —Miró al recluta chiquitín muy pícaro por el retrovisor.

—¡Si señor tío regañón! —Le hizo el saludo militar en broma a su superior.

—Vaya, ahora resulta que no solo debo escuchar la palabra “regañón” de tus tíos y de aquella cadete sino también de mí propio sobrino.

—¿Cadete?, ¿Qué es un Cadete, tío Yuu? ¿No entiendo?

—¿Ahh?, eso… —El japonés habló demás y copiosamente se sonrojó—. N-nada pequeño, no m-me hagas caso. ¡Oh! estamos por llegar, Yuuki. Una vez que entremos allí…

—Yo me debo portar bien y también hacer caso a los más grandes. —Habló Yuuki por su tío, ya sabía la rutina de memoria.

—¡Así me gusta! — Sonrió Yuuri con mucha confidencia ante su niño. Él pensó que después de todo, no fue mala idea en traerlo al T.S.P.A, no está el General Yakov, ¿Qué podría salir mal?

A, no está el General Yakov, ¿Qué podría salir mal?

Campus de la T.S.P.A – Tokyo / Japón
Marzo del 2017 – 8:00 A.M (mismo día)

¿Qué hacer ante una persona que no la comprendes del todo?

¿Qué hacer cuando esa misma persona es una caja de sorpresas?


Eran las preguntas que retumbaban en la cabeza de nuestra intrépida “conejita” platinada, la cual releía como por quinta vez la nota hallada en el sobre que le han entregado junto con Emil, así como al resto de sus compañeros. Uno nunca sabe lo que va a pasar y es aquí donde “la duda existencial” ataca los sentidos y percepciones que tenemos a simple vista. El Subintendente Bigotón (llámese Richelieu) se vio en la humillante y penosa situación de entregar rectificados todos y cada uno de los exámenes hechos, de por sí traía cara de pocos amigos y de ser un bulldog no dudaría en dar un buen bocado con sus afilados dientes a quien se le atravesara en su camino.

El asunto fue que hace tres días atrás, los cadetes y alféreces de dicho curso, debieron ir a sus dormitorios asignados para buscar las pruebas presentadas y devolverlas al mensajero Dragoneante porque alguien de “arriba” los necesitaba urgentemente, Richelieu al saber dicha noticia se le fueron todos sus colores hasta quedar blanco como la natilla de navidad. Emil y Vickytoria ese día no se encontraban en el aula (estaban en Pruebas de Combate cuerpo a cuerpo y Michelle Crispino fue coordinador) Igual, ese par se enteraron unas horas después del súper acontecimiento apocalíptico. Luego, Richelieu recobró su conciencia y se fue a la sala de juntas académicas desaforado e “intentando” aparentar indignación, cuando abrió la puerta quien lo recibió fue nada más y nada menos que el mismísimo, T.C en persona de la mano del personal docente.

Oremos por el bigotón…

Los colegas Subintendentes estaban iguales o peores que señor nipón-francés. Katsuki se pone de pie y recibe todos los exámenes de la mano del dragoneante novato y este se retira con el característico saludo oficial militar. Muchos se preguntaban en medio de sus cuchicheos en bajo: ¿Por qué el alto directivo los mandó a reunir?

Yuuri como es alguien que goza de un oído agudo expuso su sentir, hablando con voz autoritaria y cruda sobre las inconsistencias e inconformidades de los todos los novatos de la T.S.P.A al momento de medir los conocimientos rindiendo los “interludios” en especial, por esos los métodos planteados y aún más dejando al “ojo” la no aprobación por ciertos maestros porque les da la real gana de que ese estudiante no pase (a sabiendas que sus respuestas sean acertadas.)

—¡No pueden permitir que las subjetividades les nuble el cerebro de su función principal!, ustedes son la guía en el aula, por ley deben de ser neutrales. â€”Y en concreto, al ser la segunda cabeza de dicha academia, y formar parte del cuerpo Académico por ser Instructor Auxiliar, Yuuri puede en cierto modo “inmiscuirse” en algunos asuntos que sean de relevancia.

Leyó en voz alta cuatro o tres exámenes al azar, la bomba mayor fue cuando habló calmadamente de las respuestas encontradas de Nekola y Románova. Señaló a uno por uno del gabinete docente que presenciaba la junta. Todos sin excepción, dieron por hecho que la mayoría sobrepasan el promedio y le ratificaron a Yuuri, que el de la Cadete Románova fue el más puntualizado (a cuentas de que la prueba asignada en ella no le correspondía por el nivel básico al que pertenece.) El T.C miró serio y con su ceja arqueada a Richelieu. Ese se vio al descubierto, sudaba frío al punto que su ropa por muy imposible que parezca marcaba el traslúcido cuero graso y envejecido que portaba.

Yuuri, no le dio tiempo de explicar y/u objetar mucho, era obvio que lo dicho por Giacometti fue cierto desde el inicio, así que le dio un escarmiento y de paso quedó como mensaje subliminal a los demás docentes y por último, les recordó que hay que separar “lo personal de lo laboral”… Así de simple.

—¿Quedo claro o debo repetirlo? Espero no tener que hacer uso de otros “métodos”, pueden regresar a sus labores. â€”El bigotón con sus colegas captaron la amenaza implícita de ese demonio Japonés y tragaron grueso ese trago amargo y oscuro…

Ya conociendo un poco mejor la tertulia, volvemos al punto de inicio. Vickytoria, Emil y sus compañeros aparte de estar “gozando” la actitud de perro herido del viejo Richelieu, se percataron de un gran detalle (y cabreo máximo del profesor) todos los exámenes de ese salón fueron fiscalizados, rectificados y calificados por Katsuki.

¡Golpe bajo al orgullo del bigotón!

Al terminar las clase muchos estaban felices, los dos chicos ya se ubicaban en las escaleras tomando su merecido descanso. Emil no dejaba de parlotear y decir que le daría las gracias a Chris. La que sí quedó en una pieza fue Vicky… Ella no le prestaba el más mínimo de atención, no dejaba de ver esa “minúscula e inesperada sorpresa” con sus lindos ojos azules. Cuando estaba en el salón recibió su sobre de manila, dentro de este no solo se encontraba su examen, también un pañuelo (que era suyo) y que en sus pliegues doblados había una pequeña notita, razón por la cual sus sentidos se transportaron al mundo de los “conejos…”

—¡¡¡Vickyyyy!!! ¡¡Te estoy hablando!! ¡¿Ooooh?! —Emil, quien verificó el estado “inmóvil de su amiga”, le ha sabido despojar de su nota—. ¡¿Qué es ésto?! ¡¿Puedo saber?!

—¡¿EH?! ¡¿EHHH?! Â¡HEEEEET! â€”Negó en ruso y luego regreso a su inglés—. ¡¡DAMEE ESO, ES MÍO!!, Â¡MÍO, MÍO, MÍO, MÍO, MÍO! 

La niña entre pucheros, pataleos y reclamos infantiles luchó por recuperar su pertenencia (le faltaba brincar, ponerle orejas y cola de conejo para caer en gracia) pero asumiendo que Emil tenía una gran ventaja muscular como de altura, puso una de sus manos en toda la cara de Vicky apartándola de él y con la otra leía “el misterioso recado” mostrando sus ojos de cachorro curioso y rostro bien fresco.

la niña entre pucheros, pataleos y reclamos infantiles luchó por recuperar su pertenencia (le faltaba brincar, ponerle orejas y cola de conejo para caer en gracia) pero asumiendo que Emil tenía una gran ventaja muscular, puso una de sus manos en t...
By Sharayanime


《
Toma esto, como una deuda saldada o cumplido de mí parte 
y no te preocupes, tu desafío sigue en pie, a menos que te hayas acobardado.》

《¡Prepárate!》


《Att: T.C Katsuki Yuuri.》

—WOOT!?, ¡¿UNA PELEA?!, ¿QUÉ PASÓ AQUÍ? Â¿Tan bien te la llevas con el jefe amargado como para retarlo?

—WHAT?!! â€”Su cara se puso roja al instante ¿llevársela bien? ¡Es absurdo!—. ¿CON ÉL?, ¡JAMÁS!, y… y… ¡ DAME ESO! â€”Le arrebató en fracción de segundos la notita llevándola a su pecho como si fuese lo último de su vida—. Mi jefe, que también es el tuyo, es alguien muy amargado que me regaña en lo más mínimo y me toca tantearlo por ser mi superior. Cuando estamos en los entrenamientos y fuera de ellos siempre me hace la vida cuadritos. Dudo mucho de que ese señor sea mí amigo.

—¿Y entonces? â€”Ahora Emil le miraba con cara de gato y una mueca bastante graciosa—. ¡Anda vamos, somos camaradas!, ¿me dirás que fue lo que pasó?

—¡N-nooo!

—El día que hicimos el examen estuviste un buen rato desaparecida, re-apareciste en las horas de la tarde preocupada viendo las noticias y ya en la noche te vi entrar a tu dormitorio muuuuy tarde.

—Mmmm… —Un sonido quejoso salió de sus labios confirmando muchas de las inferencias de Emil y los mofletes inflados de Vicky no tardaron en relucir,  no le quedó de otra más que explicar todo lo que le pasó ese día, (obviamente omitiendo la parte donde le vio el cuerpo de adonis bien formado al mayor por andar fisgoneando sin permiso) le habló lo de los documentos, de Yamamoto, de la situación que posiblemente podría enfrentar el T.S.P.A, el ver herido a su jefe al regresar de esa misión, de lo grosero que fue por salir con “ese conteo” al final y que literal lo “retó” a batirse en duelo con ella en la pruebas con armas por mera rabia sin refrenar su lengua.

—La del conteo fue cruel ja, ja, ja, al menos te avisó, ¿y por eso lo retaste? ¡Ay Vickycienta!, ¡cavaste tu tumba! ¡Pelear con el jefe, es como ver la mezcla Marcial de Bruce Lee, Jacky Chan, Van Damme, y Jasón Statham con la experticia Saitō Hajime y Kenshin Himura en katana!, ¡juntos!

—¡¡Emil, No te rías !!, ¡Juro que si lo veo le voy a patear la cara, no le tengo miedo y me valdrá que sea mí jefe o el tío de mí príncipe!

—¿Su sobrinito Yuuki, verdad? —Completó y obtuvo en respuesta una cálida sonrisa de la rusa, se le transformaba el aura cuando le mencionaban al pequeñín. 

—Es que si lo vieras, es un niño precioso. No como el T.C… ¡Ese es un cari-bonito amargado de primera y pensar que es su tío! —
Y nuevamente va el mohín, su rostro ceñudo y con ambas manos arropando sus rodillas, Emil no dejaba de reírse de las actitudes de Vicky para con su jefe, eran divertidas.

—Pero…—La voz de Románova fue con dejos de preocupación, porque recordó ciertas indicaciones que Katsuki le dio antes de ir al operativo…

Ø  Ø  Ø  Ø  Ø  Ø Ø Ø Ø Ø

—A partir de aquí, te prohíbo a tí y a tu compañero Nekola que metan sus narices donde no les han llamado porque estoy seguro que lo arrastrarás.

—¡Pero podríamos ayudar observando más cosas señor y…!

—Negativo en civil, novata. Me ayudas más si tú estás al margen de todo, es una orden. No es transferible o inmutable… El resto de movimientos que has leído son de carácter clasificado y espero que lo mantengas así, ¿Entendido?

—Pero…

—¿Debo repetirlo, cadete?

—No, señor. 

Ø Ø Ø Ø Ø  Ø Ø Ø Ø Ø

—Hmmm, ¿qué ocurre Vickycienta? â€”Emil, se dio cuenta de ello y espero a que ella pudiera expresarse.

—Lo que te comenté de ese caso, es complicado y delicado…creo que, entiendo un poco el porqué de la convocatoria pero me faltan más cabos. Todo apunta a que hay manos infiltradas aquí… Unas bien pesadas por lo que logré captar del T.C

—Será mejor que no busques cosas que no te han pedido, me dijiste que él te lo advirtió.

—Lo sé pero no puedo evitarlo, ¡Tenemos que hacer algo! ¡Tú te diste cuenta de los movimientos raros con los pormenores que te he contado…! ¡y con lo último que me pasó, a ese par académico lo tengo en la mira!

—¿El manimoto? —Vicky asintió con fuerza, nadie le quita de la cabeza que ese señor “Yamamoto” trae algo entre manos, hilando de apoco los hechos anteriores, más las noticias que ha encontrado sobre él, todo apunta a que sea un “fuerte sospechoso”. 

—Primero, las preguntas en nuestra inducción… Eso, ¿no se te hace sospechoso?

—¿Supongo, no? ¿Por qué? 

—No creo que sean propio en un recorrido hablar sueltamente sobre temas “así” frente a varios aspirantes. —
Allí Vicky adquirió una pose pensativa y seria.

—¿Otra vez con el tema?, ya lo habíamos hablado. Lo correcto es que nos muestren los lugares donde nos estaríamos codeando una vez que aprobamos. Sí incautamos droga, obviamente iremos al departamento de estupefacientes a hacer lo propio, chiquitina.

—¡Siii!, pero una cosa es mostrar el lugar, y otra es decir “todo el relleno”, ¡Niño barbudo! — Ella le dio un golpe flojo y su amigo respondió con una queja fingida—. Te la dejo de esta forma… En las oficinas o instituciones hay cosas que se omiten por seguridad, no todos vamos a pasar, ¿Ahora si me captas?

—Es…cierto…

—No lo sé, siento que al tal “manimoto” o como se llame se le fue mucho la liebre. —Allí logró comprender el sentir de Vicky, son demasiadas casualidades—. Y luego están esos tipos con quienes hacemos las pruebas, algunos me dan mala espina… ¿Y sí son policías que juegan la doble?, ¿y sí se la aplican a nuestro jefe kamikaze amargado? O.M.G!!, ¡AAAAHH~~ MUERO! —Y en ese momento Emil, pensó que su amiga era demasiado conspirativa e intentó tranquilizar su estado dramático.

—Tú tranquila. ¡Todos esos policías pasaron por el súper filtro de la T.S.P.A! y del señor Yuuri “kamikaze” Katsuki, Mikey me dijo que es de los mejores, así que no te preocupes, ves mucho City Hunter.

—¡Oye, es mi serie policial favorita!, además te recuerdo que yo fui…

—¡Hija de un Detective Élite y Sargento Mayor ruso del cual no podemos nombrar! Je, je, je, eso me lo dijiste. â€”El Checo se ganó su confianza de modo que la niña le contó parte de su situación “actual” con el pasar de los días, eso sí, cuando se enteró de aquello, de su apellido de pila y de quien fue su padre, casi se va de espaldas.

—Y como ya lo sabes, mi papi siempre me decía que todo en esta vida es posible… Lo peor del asunto son los documentos del “cartel académico” donde la droga confiscada aparece re-vendiéndose y ese señor está indirectamente enlazado con esas academias afectadas. Lo pienso investigar así al T.C no le agrade la idea.

—Bueno, no pienso dejarte sola… Toca estar alertas. —Término de concluir Emil, llevarle la contraria a su amiga es como pelear con la muralla china, tan solo desea que las deducciones de “Nikiforova” den en el blanco—. ¡A veces me gustaría que fueses así de presta en no volarte de las clases del bigotón!

—No me lo recuerdes… Ahhh~~ —Echada en el suelo sin pena y sin gloria, la prosperidad se vuelve tragedia al nombrar a ese panzón de bigotillo francés, el checo le da palmaditas en su cabeza a la rusa a modo de consuelo cual animalito perdido y les tocó suspender su charla porque recordaron que más tarde tendrían manejo de armas bélicas en las convocatorias.

 Ahhh~~ — Echada en el suelo sin pena y sin gloria, la prosperidad se vuelve tragedia al nombrar a ese panzón de bigotillo francés, el checo le da palmaditas en su cabeza a la rusa a modo de consuelo cual animalito perdido y les tocó suspender su ...

Área de Obstáculos de la T.S.P.A – Tokyo / Japón
Marzo del 2017 – 10:30 A.M 

Las calamidades y desgracias no se presentan solas, y como todo cuento, en este momento uno de nuestros chicos sufre el peso de sus hechos. Para acabarla de molar, el Yakuza Kamikaze comandaba la prueba de hoy.

Katsuki, los organizó por equipos de cinco para que la evaluación fuese más rápida, y últimamente los chicos de la FSB con los novatos les ha tocado juntos por los esquemas anteriores del resto de instructores en la convocatoria (siendo Vicky y Yuri, los peleoneros entre ellos gracias a las bromas fuera de lugar de J.J) Por esta ocasión debían acertar en el tiro al blanco, con el uso de pistolas, revólveres o fusiles. La visión periférica, la puntería, el desempeño con las armas bélicas mencionadas y la precisión, dictaminaban ser piezas clave en este aparente juego de shooters: Yuri, Otabek y Jean eran Solid Snake en esta partida y Vicky, Samus.

En la prueba de fusiles, Yuri y Otabek demostraban la disciplina de su milicia. En el tiro con revólveres, jean era el rey, Emil por su parte ya venía con una vaga idea en su otra academia aunque lo suyo era el combate cuerpo a cuerpo, y en el caso de Vicky…Ehhmm…

—¡Todos abajo!, ¡protejan sus cabezas! â€”Ese tipo de tiroteo descontrolado era comprensible si estuvieran en alguna trifulca con alguna banda criminal, pero no. 

A nuestra Vicky no le fue muy bien que digamos con el manejo del revólver. Apurado pudo dar con uno o dos aciertos, el resto fueron fallos y estrepitosos poniendo en peligro la vida de sus camaradas y casi, casi que le vuela la cabeza al T.C por un disparo mal dado. Sobra decir que Nekola y Altin tuvieron un desasosiego por ver en aprietos la pequeña, Plisetsky sopló de mala gana. Lo vio venir hace rato ya que él, pudo observarla en sus prácticas ordinarias… El resultado fue el mismo. Leroy no perdió oportunidad para reírse bajito desde su lugar, a raíz de ese producto final el Kazajo le reprendió haciendo uso del método infalible de su Mayor Brigadier (El zape con periódico) y el resto de hombres asistentes acompañaron un tanto las burlas como otros que estaban en el suelo evitando las balas de salva.

Por otro lado, el amargado de su jefe visualizó a la pequeña conejita con mucha rectitud acompañado de gran dureza. Vickytoria se sonrojó y se sintió incomoda… (Aún no dominaba esos aparatos, preferiría mil veces la esgrima) Yuuri llegó con ella de muy malas pulgas, le quitó el revolver haciendo que se estremeciera, ¡Oh-ooh, el T.C se ha enojado!

Al conocer correctamente la ubicación de los tres primeros blancos a su frente no tuvo necesidad de voltear, se quedó observándole el rostro con un gesto serio y aún con el brazo estirado a medio lado empezó a disparar dando en el centro de esos maniquíes mencionados y luego se enderezó totalmente a su norte y afinando su vista acabando con los demás.

La sumatoria: treinta de treinta. Los cañonazos de su proyectil fueron en corazón y cabeza, como todo buen francotirador.

—A-ama…z-zing! —Vicky quedó fascinada por tal espectáculo al igual que los demás y aterrada dejando en sus labios una minúscula figura de “o” en ellos por la puntería mortal que poseía el japonés. En ese momento Yuuri, habló sin anestesia tomando su fino mentón con algo de fuerza, al menos lo suficiente para hacerla encarar con su rostro circunspecto y que ella no le desviara su vista azul de sus ojos marrones con toques rojos.

—¿Y con esa puntería mediocre pretendes ser oficial en mis filas del F.E.G.I, Románova?, ¿en serio pretendes que te vea como un igual? ¡No me haga reír!

Soltó su jefe severo ante Vicky, ella empuño sus manos por las duras palabras a su persona al punto de acumular sangre por la presión y que está se hiciera notar coloreándolas de apoco del tenue carmín. La joven sostuvo su mirada,  mordiendo su lengua para no hablar o cometer sus famosas imprudencias, Yuuri estaba irritado porque conoce de primera mano las capacidades de Vickytoria y sabe que puede dar mucho más. Pero la chica ha tomado las cosas muy a la ligera con el hecho de volarse las clases teóricas o practicas con respecto a las armas de fuego. 

Es lo que le han informado en los pasillos.

—¡INCLUSO UN CRIÓ LO HARÍA MEJOR!¡Tu manejo fue “deplorable” por no decir una “porquería”! â€”Nadie hablaba debido al miedo que les dio el superior.

Entonces, fructificando esto a favor, Katsuki le da una advertencia clara para ver si con eso “deja de perder el tiempo” y se pone cintura. Aunque eso recienta el acercamiento que ha obtenido con el pasar de los días, puede que le caiga bien la chica, pero la disciplina es primero. Ella le toca mejorar en ello.

—¡SERÁ MEJOR QUE TOMES EN SERIO ESTO, NIÑA! ¡PORQUE NO ESTOY PARA JUEGOS Y TUS COMPAÑEROS TAMPOCO! —Fue crudo en su actuar—. Sí no puedes con el ritmo o con una simple arma y ni con un bendito tiro, Â¡desde ya te digo que las puertas están abiertas para que te puedas largar de aquí! Â¡Otra persona puede ocupar “tu” puesto perfectamente¡ â€”Y liberó su mano de aquella dulce cara…

Cara que dejó roja no de pequeños momentos agradables como en otras ocasiones, sabe que su rojo es de incompetencia, sabe que ella está sumergida en su propio conflicto y cólera consigo misma.

Con un par de palmadas reúne los aspirantes para continuar la prueba que sigue para así tomar apuntes de los puntajes por equipos. La final fue en la carrera de obstáculos con tiro (y aquí se emplean pistolas) Al ser una prueba en cierto modo vistosa, muchos estudiantes de la T.S.P.A como ejecutivos y secretarias del gabinete Ejecutivo o Directivo del FPJ e integrantes del F.E.G.I tenían permitido admirar semejante belleza. Sala y Mila también se le sumaron a la noble causa, más que todo por deleitar su vista viendo los cuerpos sexys y abdómenes de lavadero bien trabajados de aquellos sementales…Digo… ¡Oficiales de la ley!

Georgi, muy en el fondo fue a apoyar a los novatos y evitar que estas mujeres salieran con acosos a esos pobres seres desvalidos de sus garras.

Hablando de eso, algunos de los participantes ya habían ganado fans en el transcurso de esta “alocada convocatoria”, por ejemplo, Yuri poseía su propia secta “satánica de locas” apodadas las “Yuri’sAngels”, y Jean, el canadiense que por su estrafalaria forma de llamar la atención y sonrisa Colgate a cada instante (Aparte de hacer su “estúpida” pose de batalla, según Yuri) tenía a su disposición el grupo de las “JJGirls” comandadas por Isabella (su linda novia y medico jefe),  la fama del Rey se hizo notar cuando entró en escena mareando por completo a Yuri, dejando como lelo a Emil y un Otabek con cara de estoico diciendo: “mujeres y sus gustos”(exceptuando Makkachin que estaba en el suelo descansando o bostezando a su antojo y Vickytoria quien no prestó atención ni un segundo por estar en sus “pensamientos”) ¿Y si no me creen? ¡Léanlo ustedes!:

—Oneeee!, Twoooo!, Three!, Four!, Five! â€”Cada conteo en inglés representaba una bala expulsada de su proyectil, era su turno y el ultimo en participar por su equipo. Alardeó de su extremosa habilidad no con una, sino con dos pistolas porque simplemente le dio la “puta” gana de hacerlo, porque estaba como pez en el agua en dicha pista y para ratificar el por qué le llaman: “El Rey del disparo”

Como dicen por ahí:《¡Donde pone el ojo, pone la bala!》 y con él, aplica esa regla.

J.J seguía el recorrido con velocidad y en medio de esta, maniobraba sus pistolas como el experto que era. La multitud enardecida grita coreando su nombre varias veces y cascadas de aplausos se oyen al rededor, giros, saltos acompañados de la balacera que tenía formada en ese carril eran de impresionar atinando en todo y el tiro de gracia lo hizo cuando aterrizó con elegancia al suelo y sin mirar con sus brazos apuntando del este al oeste, dio nuevamente en el blanco. Al terminar ambas armas giran sobre el eje de sus dedos y las acerca a la comisura de sus labios para eliminar el exceso de humo y pólvora con un soplido y las guarda rápidamente como el sheriff del viejo New Orleans.

El “¡JJ!”, “¡JJ!”, “¡JJ!” dentro del público no se hizo esperar alabando las destrezas del muchacho y Jean en agradecimiento soltó un—: IT’S JJ STYLE!!! â€”Ooooh, eso dejó muchos corazones alborotados, chicas y chicos desmayados por doquier y a una Isabela feliz diciendo: “¡ESE ES MI REY!”

—¡Wow, señor Altin! ¡Su compañero, Jean es impresionante! â€”Comentó Nekola maravillado y con una careta de estupefacción muy exagerada (la cual es típica en él) Otabek, solo supo reírse en seco ante las amplificaciones del alegre jovencito grandulón.

—Lo es en realidad, Nekola. Por algo es de los mejores en cuanto a “blancos” y pese a que el Cabo Leroy es buen tipo, no negaré que a veces es algo pretencioso.

—¡¿Ha?!, ¿pretencioso? Sí claro… —Murmuró Plisetsky sentado como tipo malcriado de piernas abiertas y tomando su agua cual fiera salvaje en la banca—. ¡Di la puta verdad, Beka! ¡Tú y yo sabemos que ese idiota malnacido y engreído de Leroy es un maldito narcisista que se cree de la realeza! â€”Tenía una vena con forma de cruz roja marcada en su frente, Otabek solo le miró de reojo y una pequeña línea alegre se dibujó en sus labios. Su pareja no cambiara con Jean y mucho menos aceptará que incuestionablemente se robó el show.

Culminó la prueba, los resultados fueron analizados y verificados desde la sala de operaciones dando como ganador al grupo de ingleses seguidos de unos nigerianos y así continuo dando el conteo hasta llegar al grupo de Altin, lograron quedar en noveno lugar y pasar las eliminatorias. (De no ser por las fallas precarias que tuvo Románova con el tiro fijo con revolver y las puntuaciones a medias de Emil, perfectamente quedaban en un tercer puesto) Yuuri les pidió que descansaran lo más que puedan porque se viene la prueba de combate con armas blancas de corto o largo alcance y también objetos de cualquier procedencia.

Todos se fueron dejando vacío el lugar… Todos menos una.

Debajo de su coraza fina, Vicky no liberaba la nulidad de esas frases afiladas, esas lanzadas a su desempeño por su jefe y tutor.

—Verme como un… igual… —Observaba con detenimiento la pista en donde había fracasado—. No me verá como un igual” si no lo demuestro.

Observaba y se acercaba a ella. Observaba mientras guardaba una buena postura. Observaba al concentrarse lo suficiente para enfocar todo en un punto y luego…

El disparo fue certero.

Después hubo un segundo, un tercero y detrás de estos muchos balines seguidos, uno de tras del otro. Sostenía con furia el metal en sus manos como muestra de su inconformidad y falta de compromiso. La ráfaga acabó y al descargar las municiones logró atinar ocho de diez blancos. Dos directamente en el centro, y el resto en zonas donde el puntaje daba una buena sumatoria. Yuuri en un lugar algo alejado, le miró todo su accionar. Makkachin lo reconoció y se acercó al humano moviendo su colita pidiendo atención. El japonés no pudo negarse a esa bola peluda agradable y se agacho para mimarlo un poco mientras continuaba con sus iris fijos en Vickytoria. Es cierto que las armas de fuego no son el fuerte de la chica (palabras propias de Mikey) pero si se hubiese concentrado como lo hizo ahora, tal vez su desempeño fuese algo “mejor” y no “nefasto”…

Se retiró silencioso como la sombra dándole espacio a su “pupila”, si la Cadete desea sobresalir, solamente ella y nadie más que ella, deberá asumir las consecuencias de sus actos…

Se retiró silencioso como la sombra dándole espacio a su "pupila", si la Cadete desea sobresalir solamente ella y nadie más que ella deberá asumir las consecuencias de sus actos

Sala de operaciones de la T.S.P.A – Tokyo / Japón
Marzo del 2017 – 11:30 A.M 

—Phichit, deja de mirar a los “locos sensuales del Yoyo”. Tu Yuuri amargado, nos pidió hace rato esa información.

—Eso hago, estos códigos no son fáciles, los malditos tienen un software muy bien equipado y es ¡¡JOJO!!…¡¡JO-JO!!, Tú tampoco has hecho lo propio por estar escuchando las canciones de Miguel Bossé, Chris.

—Ahh ¿Por favor?, Amante bandido es buena.

—Prefiero un buen Ghetto Americano de Snoop dog, o Emminen y a lo mucho, algo de Kpop de G-Dragón, BTS o Super Junior.

Los tíos postizos de un pequeñín discutían bobamente de sus cantantes favoritos al tiempo que intentaban descifrar y/o desbloquear la información en unas de las laptops confiscadas en la redada que hicieron hace un par de días atrás. Yuuki con su mirada infantil y lentes gruesos bien puestos iba girando su cabecita de lado y lado como bolita de ping-pong, no perdía detalle alguno de esos dos y no entendía nada, pero era divertido verlos pelear… Si es que a eso se le puede llamar decentemente una “pelea” de servicio.

Desde su asiento, con Psvita y más su Kobuta-chan en mano, Yuuki les habló a sus espaldas pidiendo permiso para caminar por las instalaciones. Los mayores de lo distraídos que estaban pensaron que el niño solo iba a pasear allí mismo en su sala de operaciones…¡Ups!.. ¡Fail-Ball!

Y a la víbora, víbora de la mar, el chiquitín ya va a pasar… Los adultos lo perdieron, ¿Y Yuuki en dónde está, está, está?

Ese travieso salió del lugar (y no fue su culpa, conste que el pidió permiso al par de niñeros irresponsables.), sintiéndose explorador en una aventura inigualable. Vio a muchos hombres de uniforme, y toneladas de armamentos. Con su paso a media marcha logró llegar al comedor de la T.S.P.A. a pocos metros de distancia se hallaban los chicos de la FSB con sus bandejas buscando un puesto en donde ubicarse para comer tranquilos, hace por les llegó la notificación a los aspirantes con el listado de aquellos que les toca rendir la prueba de combate con armas. Los que no estén en dicha lista, les toca mañana.

Yuri y J.J se centraron en darles reportes a Otabek sobre sus nuevos indicios, los tipos liderados por el grupo de ingleses se les ha visto rondando en altas horas de la noche en zonas donde no tienen acceso, la nueva pista los dejaba entre dicho.

Y de pronto un grupo de oficiales extranjeros que transitaban por ahí, le han tirado la comida al suelo a Plisetsky… Ok, Esto no es bueno.

—¡HEY TÚ!, ¡ EL RUBIO, FÍJATE POR DONDE PASAS!

—¡VEN Y REPÍTELO EN MÍ PUTA CARA, INFELIZ!

—Será mejor que le des disculpas al lindo gatito, no querrás probar sus puños.

—Yura cálmate y Jean, ¡Cállate!. No me estás ayudando… —Otabek sostenía con fuerza al compañero ruso a su cargo, el deseaba comer calmado de una buena vez por todas, estaba cansado y no estaba para aguantar alegatos.

Los tipos salieron con un par de insultos demás, hasta que tocaron el tema de las pruebas sacando a colación que de tenerlos en frente los dejarían como trincheras pulverizadas, Yuri no aguantó y nuevamente organizó en menos de nada una trifulca. Platos rotos, lluvia de golpes, patadas a cantaros, más malas palabras con bocas de verduleros… Todo en un mismo sitio, gratis y al por mayor.

Algunos se resguardaron, otros desorientados (como Yuuki) no sabían lo que ocurría, el pequeño estaba muy asustado como para darse cuenta de que su peluchito quedó en medio de ese huracán. Corrió y corrió huyendo del peligro y su pie trastrabilló dando al suelo, cuando alzó su carita un hombre enorme, uno tan grande como King Kong no midió sus reacciones y por poco le da con la bandeja de metal… y digo por poco, ya que en ese momento el Cabo primero (Tigre de Rusia) salió en su defensa pateando al tipo con mucha fuerza que terminó llevándose varias mesas.

Todos miraron en dirección al estropicio y mientras, Yuri respiraba agitado, sus mechones alborotados y con mucho cabreo en todo su ser.

—Se los advertí pero nadie le hace caso a su rey. —Ese fue J.J, hablando de más como siempre… Yuri quien no dejaba de direccionar sus ojos furiosos en todos lados para observar a los tipos habladores golpeados por su propia mano, ladró. 

—
¡QUIÉN MÁS QUIERE UNA JODIDA PALIZA DE MÍ, MALDITA SEA!

Yuuki quedó quietecito en su lugar, cohibido, espantado, y sin saber qué hacer. Estaba sin su peluchito y frente a él, tenía a un señor gritón muy enfadado. El pequeñín pensó que si se movía, el monstruo de cabellos dorados, ¡lo comerá!

—¡TSK!, ¡¿Y QUÉ RAYOS HACE UN MOCOSO EN ESTE LUGAR?! â€”Yuri ahora se dirigió al niño invadiendo su espacio personal y este se encogió sobre sí mismo—. ¡SI NO ME METO ESE IMBÉCIL TE HACE TRIZAS! ¡¿ACASO TUS PAPÁS NO TE ENSEÑARON QUÉ ES PELIGROSO ESTAR SOLO?! ¡¿Y SÍ TE PEGAN?!

—Vamos gatito, tampoco es para tanto. Vas a asustar al niño… ¡Míralo!, parece un ternerito. 

Yuuki, no está acostumbrado a este tipo de ambiente y menos, a que alguien le diga así las cosas de esa manera tan “tosca”… No sabía si hizo mal porque sus tíos Phitchit y Chris le dejaron ir, no sabía si el señor gritón le quería pegar o quién sabe qué más, así que recurrió a su infalible recurso cuando el miedo le invade.

 No sabía si hizo mal porque sus tíos Phitchit y Chris le dejaron ir, no sabía si el señor gritón le quería pegar o quién sabe qué más, así que recurrió a su infalible recurso cuando el miedo le invade
By Sharayanime

—Yo… Sniff….Y-yo….Sniff….Bbbbbbb …   

“¡Mierda, la cagué!, ¡Que no llore! ¡Que no llore! ¡Que no llore!”

Fueron los pensamientos del ruso cuando intento alzarlo pero su carita rojita, las lágrimas y el llanto quebradizo salió a todo pulmón del infanteLa gente mantenía su expectativa y no dejaba de mirar la escena tragicómica de esos tres personajes.

—OE! OE!, Â¡DEJA DE LLORAR, NIÑO!

—¡Buaaaaa~~~Buaaaaaa~~~! ¡Q-qui-e-ro a m-mí t-tí…oo-o!, ¡Buaaa~~!

—Creo que esta en automático, gatito.

—¡PERO YO NO LE HICE NADA!

—¡¿Cómo qué no?!, ¡¿Te parece poco los rugidos que le diste, “Tigre”?! ¡Te dije que lo asustarías, idiota!

—¡TÚ CIERRA EL PICO Y AYÚDAME!, ¡IMBÉCIL!

Los dos Cabos en su desespero por calmar al indefenso chiquitín japonés, trataron de consolarlo a su manera, incluso J.J, cantó su “King’s Song” y eso empeoró las cosas hasta que…

—¡YUROKCHA PLISETSKY Y JEAN JACQUES LEROY! ¡¿SE PUEDE SABER QUÉ RAYOS LE HICIERON AL NIÑO?! —Habló con autoridad la dama de hielo en medio del tumulto de hombres grandes y fornidos.

—¡SANTA MIERDA! ¡¿Y AHORA QUÉ?! â€”La voz le salía con gallos fantasmagóricos, Ni su lindo abuelo Nicolai en sus mejores bríos o su pareja (Beka, como le llama en afecto) le clamaron con tal desgarre su “apodo de pila”

—E-eso lindo g-gatito, s-significa “problemas” —Concluyó Jean cagado del miedo así como al resto. 

Todos observaron la presencia de Vicky, era realmente circunspecta, altanera y de alcurnia (podríamos jurar que cruela-forova, ha tomado posesión de su cuerpo gracias a los espíritus chocarreros)… Los veteranos no dudaron en facilitar su paso, es preferible enfrentarse a cien mil hombres que afrontar a una mujer divina, irascible y que esté acompañada de un caniche guardián. Llegó con ellos dando cátedra de pasarela sofisticada y estilizada, el niño aun hipeaba muy quedito y apretaba con dureza sus parpados húmedos de tanto llorar, Yuri se ha aferrado a este como un escudo y más atrás Jean, señalaba con sus dedos al ruso diciendo en voz alta un: “¡YO NO FUI, FUE ÉL!” y su colega le refutó.

¡Maldición! ¡Ni ellos saben el por qué le tienen tanto miedo a la frentona peli-plateada adolescente!

—¡CÁLLENSE LOS DOS, Y DEVUÉLVANME A “MI” YUUKÍ ANTES DE QUE LOS CASTRE! â€”Les quitó al chiquitín, Yuri y Jean no se resistieron antes esa amenaza, la creían capaz de ello y mucho más. El niño al reconocer esa voz angelical abrió sus ojitos llorosos, era su amiguita

—
¡¡VICCHAN!! —Y arrancó a llorar con más potencia. La abrazó como si no hubiera mañana, su carita la enterró en los pechos ajenos y sus manitas apretaron su ropaje militar, dando a entender que solo quería ser consolado por ella.

Cuando Vicky le daba cariñitos y besos con mucha dedicación, los brabucones se defendían de las falsas calumnias que de pronto la platinada pudo haberse imaginado pero ella les miró con cara endemoniada traída desde el mismísimo averno y ambos, tanto ruso como canadiense callaron al instante, erizándose como gatito y perrito pordioseros de la calle. Deslizó a Yuuki de su ser dejándolo con Makkachin, seguidamente ella se subió a una de las mesas haciéndose distinguir y aclaró cosas no solo al par de la FSB, sino a todos los hombres que le rodeaban.

—Lo diré una sola vez para todos. Esa cosita hermosa de lentes azules y mejillas sonrosadas que ven, “¡aquí!”. —Refiriéndose a Yuuki—. Es mi lindo príncipe a quien adoró con todo mí ser. No sé qué “desmán” ocurrió entre ustedes y en lo personal no me interesa. —Habló mirando sus uñas como si fuese lo más interesante del mundo al tiempo que delineaba una mano en su cadera—. Pero algo si les digo, le llegan a tocar una hebra de cabello a mi lindo bebé y les juro que tomaré la primera espada ropera, sable o lo que sea que vea y se las “introduciré” por donde no les llegue el sol. ¡Pueden apostarlo, queridos y honorables caballeros! —Todos por inercia se pusieron sus manos detrás de sus “traseros castos y puros”

Si bien, la chica es siempre de rostro alegre y despistada, sus palabras fueron tomadas con mucha propiedad, bajó del “estrado improvisado”, como toda una reina delicada pero despampanante, recogió al pequeñín en brazos, se fue de allí picándoles uno de sus ojos azules, además de revolear sus dedos diciendo “Adieu” y dejando a muchos en mutismo absoluto… Minutos después ese silencio, ¡Se rompió!

—¡Me caso con esa mujer! —Dijo uno de los tipos rendido en el suelo con cara de enamorado—. ¡¿Díganme que tiene dieciocho?! ¡No necesito comer, necesito respuestas!

—¡A mí que me pegue y me azote como quiera! ¡¿Se la imaginan como dominatriz?! —Mencionó el segundo.

—¡Sería toda una fiera bella y salvaje! ¡¿Alguien tiene su número?! —Concluyo el tercero.

Y el cuchicheo del gentío faltante del F.E.G.I, de los Cadetes-Alférez de la T.S.P.A y los oficiales ordinarios del FPJ sobre las actitudes naturales, encantadoras e imperiosas de Vickytoria, causó revuelo. Parece que esta niña ya se ganó su fanaticada… la pregunta es: ¿Cómo se harán llamar? ¿VickyLovers? Maybe.

El ruso y el canadiense cayeron al suelo respirando hondo, y soltando ese aire comprimido en su interior. Otabek aparece de lo más relajado. (Ese ya conoce por vivencia propia lo que es ver a una dama enojada por parte de su madre cuando le hablaba a su padre. Así que mantuvo su distancia y esperó paciente a que el huracán nivel cinco, llamado “Románova” pasara de largo.) Para llevarlos a otro sitio menos concurrido, necesitaba armar un plan de acción con ellos para lo de su misión, y evitar más “enfrentamientos de este tipo”, Yuri fue el último en ponerse de pie.

—¿Cómo pueden pasar estas cosas en un día tan bonito? ¡Arhgg! —Gruñó al final pero en eso percibió el lindo peluchito del menor en el suelo. Lo pensó un poco, miró a su derecha e izquierda bien alerta (tanto, que se le pueden ver hasta una cola u orejas de gato dibujadas) y lo agarró guardando la evidencia para sí con recelo y luego, asumió su actitud de Russian punk otra vez. Si es que ve al niño, intentará devolvérselo, siempre y cuando no muera en manos de su “madre platinada postiza.”

Pasando a otro lugar, Vicky se llevó a Yuuki a su dormitorio procurando que no la descubrieran. Habló con más calma teniendo a Yuuki a un ladito de su cama y estaban acostados. Le retiraba las pocas gotas cristalinas de su rostro con su pañuelo y le limpiaba la naricita. Ella le preguntó al pequeñín si en realidad esos dos le hicieron algo, Yuuki negó enérgicamente explicándole una parte de lo que pasó.

—Ya veo…Pero ¿Ese rubio gruñón de poca monta no te hizo nada?

—N-no. —Se sonrojó al instante mientras controlaba de a poco su voz temblorosa—. El señor gritón me salvó de que me pegaran.

—Y entonces, ¿por qué llorabas corazón?

—N-no lo sé, creo que me asustó su cara, pero no me dijo nada malo, solo me regañó por estar solito cuando estaban peleando y … —Continuó su explicación.

Al menos tuvo un bálsamo en sus palpitaciones porque las traía a mil por hora cuando le vio soltar su llanto entrando al comedor. Ella le arropó con dulzura entre sus brazos, Yuuki hizo lo mismo. Makka también se les unió pensando que era un juego y les lamió sus caritas, cosa que les interrumpió su momento fraternal. Mientras Vicky regañaba a su peluda mascota, el cual escondía sus ojos cubriéndolos con sus orejas enormes por hacerse el gracioso y llenarle babas, Yuuki estaba tranquilo, muy sonriente en la cama y sentado. Más adelante, La rusa cambió de tema preguntándole al niño sobre ¿qué hacía aquí?

Le comentaba que no tenía clases hoy y por eso su tío lo trajo acá, Yuuki le devolvió la misma pregunta y ella le dijo que estaba en Tokyo para ser oficial, pero ahora mismo era una cadete en formación. Una cosa produjo la otra y terminaron contándose lo mínimo para ponerse al día (realmente ambos se extrañaron mucho). Lo chistoso fue que Yuuki, ahora estaba feliz y enojado con su tío Yuuri, porque no le avisó que su amiga Vicchan se encontraba en Tokyo, en su academia y con Makkachin. (Además de no decirle que una “cadete” era una estudiante mujer y que esa “cadete” de la cual hablo en el auto, era Vicchan) De haberlo sabido buscaría muchas excusas para venirla a visitar.

—¡Me haré el enfermo todos los días!

—No puedes abusar pequeñín, tu tío amargado y regañón no es tonto.

—Entonces yo…—Cuando estaba por responder, miró el peluchito de Vicky (un tierno conejito blanco con detalles en rosado y azul) que estaba en la cabecera. Eso lo forzó recordar algo muy importante…

—¡KOBUTA CHAN!

—Kobu–what?!

—Mi peluchito… M-mi peluchito se me cayó cuando intentaba salir de allí, Vicchan… â€”Sus ojitos acuosos estaban por derramar esas perlas bien conocidas.

¿Cómo pudo olvidar a su amigo fiel e inseparable? ¿Qué clase de niño cuidador especial de peluchitos era? El pequeño se puso triste al instante y casi lagrimeando. Vicky por más que quisiera buscar a su cerdito en una hora debería asistir a su clase ordinaria de esgrima con Emil ya que a ella no le corresponde en el día de hoy estar en las pruebas de combates. Estaba en aprietos. Lo único que se le ocurrió fue darle en calidad de préstamo su bien más preciado.

—Toma, te lo presto. —Un “¿eh?” salieron de los labios pequeñitos de Yuuki, el conejito que velaba las noches de la ojiazul ahora caería en sus manos. â€”Él es mi pequeño amigo y lo tengo desde muy niña así como tú. Es un regalo de mí Деԁушка.

—”Деԁушка” es a-abuelito en ruso ¿Verdad, Vicchan? —Vicky asiente asombrada, ella le preguntó que de dónde aprendió eso (como una excusa para distraerlo y que no llorase más) y Yuuki en respuesta, se obligó a calmar su hipeo, le dijo que su tío Yuuri sabe ruso, y como ella es rusa, le pidió el favor de enseñarle muchas palabras en ese idioma para así entenderla; allí a Vickytoria se le colorearon sus pómulos por el guiño bonito que tiene su niño para con ella y le sonrió.

—Intentaré buscar como sea tu cerdito; así que mientras lo haga cuida mucho de mí conejito, ¿OK? â€”Asintió con un gesto sonoro y Vicky repitió el abrazo con más afecto hasta besarle sus cachetes muchas veces para terminarlo de contentar.

—Ahora debemos ir con los chiflados de Chris y Phitchit, antes de que tu tío regañón los mate.

—Pero ellos me dieron permiso… ¿Hicieron mal?
  

—¡Oh Sí! —Acabó de secar las lagrimas de los ojitos de Yuuki—. Créeme que sí, y por eso son irresponsables. De seguro estaban hablando de canciones y no te prestaron atención.

Vicky y Yuuki van directo a la sala de operaciones, en medio del camino ella le pide a Yuuki guardar el secreto para que así no lapiden a sus “niñeros” y paralelamente la dupla formada por el suizo y el tailandés estaban al borde del colapso por no hallar al niño. ¡Oh! ya veían a un Yuuri endemoniado con cola y cachos, ¡No!… Mejor un Yuuri con tentáculos y miles de Katanas invocando a la diosa “Chihoko patrona del mal” por no cuidar bien de su sobrino, ¡Sería su fin!

—¡Tenemos que hacer algo ya!

—¡Eso nos pasa por distraídos!

—¿Distraídos en qué? —La voz de Yuuri los hizo orinar, morir y revivir allí mismo. 

Tenía una nueva muda de ropa militar porque ya darían comienzo a los combates y pasó por el lugar solo para cerciorarse de que su sobrino no haya dado problemas.

—¡Por los códigos! Â¡Nos hemos distraído muchísimo, Yuu! — Phichit fue rápido y Chris le siguió la corriente.

—¡Es que esos condenados están complicados, querido T.C! ¡Vamos a tener que exigir un aumento de salario!

—Ajam… —Yuuri no les creía nada a esos dos. Puso su puño debajo del mentón y el codo lo acomodo en su otro brazo cruzado. Miró con sus ojos rasgados entrecerrándolos a Phichit y Chris, quienes querían correr pero sus piernas no respondían—. ¿Y Yuuki? ¿Se ha portado bien?

—¡De maravilla querido, como un angelito! —Exaltó Chris, efusivo y pestañeando con rapidez.

—Ok. ¿y en dónde está? —Indagó alzado su ceja, el moreno empezó a sudar y el rubio bicolor de a poco estaba por correrse de la ansiedad.

—Anda jugando por ahí como cualquier niño bonito de su edad. —Ese fue Phichit platicando con voz algo aguda, Vicky ya había llegado y le expresó a Yuuki que se adelantara para que fuera con ellos.

—Por eso… ¿En dónde está? 

Cuando los dos mayores ven al chaval correr hacia ellos, ambos gritan: “¡JUSTO DETRÁS DE TI!”, Katsuki volteó, su niño le nombraba muy alegre. Sus facciones pasaron a ser agradables, inclusive ríó al verlo. Lo cargaba y lo acunaba con mucho cariño.

—¡¿Lo ves?!

—¡Te dijimos que estaba en muy buenas manos!

Ambos con caras casi en el destierro sintieron alivio por ver al travieso angelito con ellos. Yuuri habló un par de cosas con su pequeño pero este en seguida le reclamó, estaba muy, pero muuuuuuy enojado…Esos cachetes inflados con pucheros, ¡NO MIENTEN!

—¿Ehhhh? ¿Y ahora por qué me regañas, Mini-katsudon? —Parpadeaba confundido.

—¡Porque no me dijiste que mí amiguita Vichhan estaba aquí!, ¡Buuuuuu~~~!

—¿Vichhan? ¿Quién es Vicchan? —Chulanont y Giacometti, nombraron aquello al unísono y miraron al Teniente Coronel esperando alguna explicación. Yuuri, se puso rojo como olla presión y el pequeño no dio tregua.

—¡Y tampoco me dijiste de su perrito! ¡Mira allí está! 

El “woof” de la bola café se escuchó, venía circulando desmedidamente con sus patas. Yuuki, se liberó de Yuuri y fue con el precioso caniche para darle mimitos y recibir lengüetazos. Chris seguía en shock por dicha revelación y Phichit regateó su estado de ánimo a uno bien felino y malicioso.

—¡¡Por Buda, es Makkachin!! Entonces, eso significa…

—Que nuestro Yuuri picarón ya conocía de antes a la linda, hermosa e ilegal de Vicky. —Chris termino la ecuación iniciada por Phichit. Sus teorías locas estaban dando cada día más frutos—. Bien guardado te lo tenías, Maldito japonés reservado de cuello blanco…

—¡EXIGIMOS SABER TODO, YUU!

—Olvídenlo, no pienso decirles nada y dejen de imaginar cosas en donde no las hay.

—¡¡¡YUUUUUUUUURI!!!! â€”y el chillido en dúo fue realmente cómico.

Al contrario del Japonés, soltó un “Yabai” por lo bajo. Deberá aguantarse las cantaletas de ese par a diario por tal logro descubierto y sus ensayos de cupidos mal trechos (No es ningún tonto, se dio cuenta de las intenciones de esa dupla sin igual.) Lo peor del cuento fue cuando la chica apareció como invocada por los dioses, Yuuki exclamó un “¡Vicchaaaan!” Dando por hecho al Capitán Chulanont y el Mayor Giacometti que el apodo curioso y llamativo, era para “Vicky”, la sonrisa de los pares fue “altanera y presuntuosa” frente a su acusado, el cual puso los ojos en blanco. Yuuki se fue disparado hacia ella y Vicky gustosa lo recibió con gentileza chocando su nariz respingada con la de su príncipe (algo muy propio de ella) los idiotas chismosos y contentos susurraban cosas en alemán para que la linda cadete no entendiera ni un quinto de sus comentarios.

—Awww muero de ternura, mira como choca su naricita con el precioso bebé, ¿Phichit dime que estas tomando foto de este acontecimiento?

—¡Si Chris!, ¡Oh mi Dios!, tenemos en exclusiva a quien ha de ser la futura madre de mí sobrino y esposa de este “amargado”, duro corazón.

Y Yuuri se pregunta: ¿Por qué es que se hizo amigo de ese par? 

En primera, la señorita Románova es su subordinada así como pupila. En segunda, ambos al pertenecer a la misma institución tienen prohibido relacionarse más allá de lo “profesional” y como tercer punto, si relativamente él no fuese un ente de la ley (porque no negará que le llama la atención el físico como personalidad tan “particular” de Vickytoria) Ella recién tiene diecisiete y él, veintiséis.

Y eso es un gran problema en todos los juzgados lógicos a su sentido de moral como adultez. ¡Caso cerrado!, según la conclusión del japonés.

—Les recuerdo que entiendo alemán perfectamente. —Les hablo en el mismo idioma—. Y si siguen con eso les pondré a revisar todos los archiveros de cada dependencia. No estoy bromeando. —Christopher y Phichit dejaron de molestarlo, el niño le siguió a la charla muy feliz abrazado como solapa a su bonita cadete.

—¡Tío Yuuuuu! ¿Puedo quedarme resto del día con Viccchan? ¿Puedo? ¿Puedo? ¿Puedo? ¿Puedo? ¿Por favooooor? ¡No seas malito! ¡Prometo portarme bien!

Las suplicas fueron en extremo enternecedoras y mientras Yuuki continuaba los azules de Vicky se encontraron con los marrones de Yuuri, la notó inquieta no por el niño, sino por su propia presencia, pero ella tomó un respiro hondo y trató de emular su aura habitual…Al menos para aparentar frente al mayor.

—Siempre y cuando tu tío, el señor Katsuki… ¡Ah!, no puedo tratarlo como civil… ¿Cómo era?, ¡Ya recordé!, siempre y cuando el señor “Teniente Coronel Amargado de la Nación Regañona” no ponga pereque en ello, por mí no hay ningún problema. —Chris y Phitchit, hacían un gran esfuerzo inútil por no reírse frente a él. Ya antes le habían escuchado una expresión parecida en Yuuko, pero nunca en otra persona.

Ahora más que nunca entienden ese tira que afloja al inicio de Yuuri con ella (la platinada es de buen talante, no se amilana ante Yuuri) y desde ya la adoran porque comparten la misma idea sobre la “amargura” de su jefe, esos dos en un acuerdo silencioso juraron que harán lo que sea para que ese japonés sea más “amable” ante el carisma de Vickytoria. Katsuki con la ceja alzada e incrédulo por lo que acaba de escuchar no apartaba la mirada y ella, seguía pomposa comentándole las cosas a Yuuki.

—Total, hoy no tengo prueba de combate y podría llevarte conmigo a mí clase de esgrima, pequeñín. Te podré presentar a mí amigo Emil, no creo que el profesor Mikey se moleste y allí, jugarás con Makkachin sin molestar a los demás.

—¡Yeiiii!, ¿entonces puedo, tío Yuuri?, ¿por favor? —Esa carita de cachorro decía todo, sí se negaba su sobrino rompería a llorar y antes de que él esté aburrido o se “pierda” con esos “niñeros desvergonzados” que él tiene como “amigos”, era mejor que estuviera ameno con alguien de su entera confianza.

—¿Lo dejará conmigo, señor T.C? —Se dirigió Vicky a Yuuri con un tono de voz formal.

—No tengo problema y no tiene por qué haberlo. —Habló seco el T.C y con rostro ecuánime.

Yuuki gritaba muy alegre y daba gracias a su tío favorito. En esas, Phichit y Chris se excusaron con eso de ir organizando todo para el combate dejando solo intencionalmente a Yuuri, cosa que él, “pilló” y quiso matarlos, quizás con algún objeto contundente. De tener algún rayo láser como Cyclope, el guante de Thanos o el martillo de Thor, lo haría sin chistar. (Y eso que es solo el repertorio de los comics, aún falta mencionar a los personajes de la categoría de videojuegos viendo sus gustos como Old Gamer) Sin embargo, el rubio descarado y el Moreno bromista valiéndoles todo, arrancaron como almas vendidas al diablo.

Yuuki, fue junto con Makka a buscar sus cosas y Vicky le lanzó un: “No tardes mucho, lindura”… Pasaron dos minutos, el silencio que rondaba era lúgubre y para ese momento el T.C le detalló con claridad y la cadete al dar con su figura imponente ya había cambiado nuevamente su humor, pasando a uno defensivo, timorato y dubitativo sin decirle nada. Y eso…Yuuri, lo sabía…

Sabía que era una fachada, ella podrá engañar a los demás pero no a él que es el rey del escudo y las Máscaras. No veía a la misma jovencita de siempre. ¿Será que fue algo duro de palabras al momento de llamar su atención? Lo pienso, ratificó y concluyó que es un “No”

La vida se trata de eso, de contrastes, de altos y bajos, y del como el curso de ciertas decisiones afectan o no al contrario para bien o para mal.

En vista que la chica no iniciaría alguna “conversación”, él de manera inesperada y recostado en la columna con sus brazos cruzados, es quien toma las riendas con cualquier tema para romper el hielo.

—Tú encontraste a mí sobrino en otro lugar y llegaste aquí a ayudar a esos vagos, ¿Cierto? â€”Vicky dudó… Pero logró hacer un asentimiento algo leve sin mirarle.

A Yuuri no le gustaba para donde iba esto, preferiría verla quejándose o que le encarara las cosas con sus precipitaciones a que ella mantuviera esa postura endeble y frágil. Comprendía que aún tratara de “hallarse” tras su ridículo desempeño, pero no podía permitir que bajara su consonancia, ella debe acostumbrarse a este tipo de situaciones y afrontarlas. Fue aproximándose a donde estaba, cuando Vicky se vio con su jefe a casi nada, ella no pudo evitar erizarse un poco y hasta intimidarse, no es que él fuere muy alto (para ella si lo es) pero su formalidad y seriedad siempre le han parecido una barrera soberbia a superar.

—Ok, seré franco contigo… ¿Vas a seguir lamentándote como una princesa abnegada por lo que hiciste o vas a cambiar de una buena vez por todas? —Vickytoria jadeó en bajo arrugando el ceño. Ya la ha regañado, ya ella sabe que la embarró… ¿No ve el por qué sale con eso ahora?, como el joven no encuentra esa reacción no tan bordada, eleva la apuesta—. Erraste, reindinvícate. Pero sí vas tirándotelas de “vulnerable” entonces, ¿Cómo pretendes que te tome con seriedad?, ¿Acaso no eras tú la que me decía como un loro que me demostraría quién era y con acciones?

Otra vez esos filos que laceraban y bofeteaban su orgullo… Tiene rabia, no con su jefe o su actitud de “Don sabelotodo”, tiene rabia otra vez con su propio ser, con ella, porque reconoce que él tiene razón. Se sacudió sin perderle su vista en alto, sus movimientos daban firmeza y su chispa regresó.

—Si es cierto… Fui mediocre no hay necesidad de recordármelo. Pero, tampoco pretendo verme como un eslabón débil… Eso lo odio

—”Al menos regreso su ímpetu”… —Pensó el mayor. Vicky se extendió.

—Por esa razón cuando llegue el combate frente a usted daré todo lo mejor de mí, portando mi espada para cambiar esa imagen y que me vea como un igual.

—”¿Así qué un igual?” “Esa no la esperaba”… â€”Infirió para él, eso volteó la hoja del panorama agraciándolo todo, pues ella es una novicia caminado entre juglares dando sus primeros pasos. Pero no lo ve con mal augurio, tal vez eso le sirva.

Teniendo eso a disposición, él adoptó una postura confiada y su mirada se relaja tras hacer un minúsculo “je” con autosuficiencia; ella siguió a la defensiva pero con cara de “poker” y boca de corazón entre abierta por lo que acaba de apreciar. ¿El amargado está sonriendo? o bueno, eso parece. Yuuri optó por irse, no sin antes dejarle una pequeña espina incrustada (un incentivo a la sazón) se detiene en la puerta de salida y habló en voz medianamente audible.

—El día que logres hacer que yo desenvaine mi Katana o cualquier espada que porte en plena ofensiva, puedo asegurarte que te empezaré a ver como “igual”… Hasta entonces, seguirás siendo una pequeña Cadete a mis ojos, Románova. —Y se fue…

Se fue dando la espalda junto a un ademan de despedida con dos de sus dedos juntos llevándolos al aire y eso le repone muchas “tribulaciones” en la cabeza de la niña. Una vena se marcó en su frente, al fin vuelven sus cachetes inflados y sus bríos infantiles gritando algo como—: ¡¡¡NO SOY PEQUEÑA, TENGO DIECISIETE Y CUMPLIRÉ DIECIOCHO ESTE AÑO Y LE VOY A GANAR SU APUESTA, SEÑOR CREÍDO CUADRICULADO!!! —Y el fresco japonés al escuchar eso, se limita a sonreír con deleite, esa es la cadete imprudente” del cual está acostumbrado a lidiar y oír sus disparatadas ocurrencias…

 Una vena se marcó en su frente, al fin vuelven sus cachetes inflados y sus bríos infantiles gritando algo como: —¡¡¡NO SOY PEQUEÑA, TENGO DIECISÉIS, CUMPLIRÉ MIS DIECISIETE ESTE AÑO Y LE VOY A GANAR SU APUESTA, SEÑOR CREÍDO CUADRICULADO!!! — y el...

Coliseo de combate abierto T.S.P.A – Tokyo / Japón
Marzo del 2017 – 2:30 P.M 

El sonido de dos hojas afiladas que estaban de extremo a extremo de la empuñadura del arma cortaba el viento fluido en el ring, aquel de ojos esmeralda la maniobraba ejecutando complicados movimientos laterales, circulares y uno que otro malabar sobre su eje, todos los ataques lanzados eran limpios, directos y con fuerza desmedida pero no lograban acertar a su contendor y menos a que este desenvainará su Katana. De hecho luchaba solamente con el forro endurecido de esta.

Y sí, como se habrán dado cuenta, estamos en la batalla que da inicio a etapa final de esta convocatoria, los esperados “Combates” de armas blancas y/u otros objetos de procedencia letal, estos eran de las últimas pruebas puesto que buscan medir todas las habilidades físicas de los aspirantes potenciados a pertenecer al F.E.G.I y su manejo marcial en artefactos creados especialmente para portarse con presunción. Se podía usar desde espadas o sables de cualquier tipo o un equipo poco convencional (como la lanza de doble filo estilizada con aires germánicos de ambos lados del mango largo usado por Plisetsky) el F.E.G.I por ser un brazo externo inmediato que protege al emperador y a la real nobleza en tierras niponas pide como requisito a sus guardias ser capaces de llevarlas sin ningún problema. Se fueron peleando por grupos hasta que quedarob los dos o tres mejores de cada uno y luego, ellos tienen derecho a retar a uno de los tres de los jefes de alto mando en un combate libre. Pierde el guerrero que ya no pueda moverse o que pida rendición.

Por ejemplo, el magnífico enfrentamiento de Yuri Plisetsky, que al ser el último de su equipo ha pedido batirse con Katsuki Yuuki (El Teniente Coronel) quién ya la vio venir desde un principio. Altin luchó con Chulanont resultando en empate técnico y Leroy con Giacometti, generando el mismo patron de caracteres.

El puntaje final, dependerá del  ruso y de la pericia que tenga en contra del Kamikaze Japonés.

—Me estoy aburriendo, Plisetsky. —Mencionó Katsuki neutral.

—¡¡CÁLLATE!! ¡¡SACA TU ESPADA Y DEJA DE JUGAR!! ¡ROAR! —Rugió el Tigre de Rusia.

Ambos Yuris colisionan cuando se hallan juntos, frente a frente con sus armas
By Sharayanime

Ambos Yuris colisionan cuando se hallan juntos, frente a frente con sus armas. El primero con su lanza afilada y el segundo con la funda de su katana en lateral, la puja del cabo ruso es brava acercándose cada vez más y sus posibilidades de ganar son inciertas porque él sabe que no está tratando con ningún imbécil de cuarta categoría. En el pasado ya había perdido en un combate parecido y esa mal habida molestia escabrosa la sigue cargando desde Almaty… Hasta ahora.

Estas se separan gracias a un movimiento ágil del japonés y los dos, recuperan su guardia inicial. A dichas alturas, el ruso ya tenía un fuerte desgaste físico y variados golpes sumados, Katsuki solo poseía rasguños, cortes superficiales y uno que otro moretón pero nada comparado a su contrincante y otra vez, empezó se embate frontal. Cuchilladas de lado y lado con esa punta de lanza son las respuestas e igual los esquivos del contrario que con todo y funda hacían desesperar al rubio. La incertidumbre de no saber cómo reaccionará su adversario al momento de atacar hace crecer su tensión, toma la lanza haciendo malabares técnicos que de no ser por la pericia que tiene el Japonés ya fuera “hombre muerto”, Oh pero aquel como maestro del arte marcial mantiene en vilo al muchacho que le dobla por dos cabezas y que trata de solucionar el misterio de la identidad absoluta en sus métodos o ataques. Yuri está en un punto de quiebre donde su razón se ha perdido y la agresión descarriada toma control en él, Yuuri esperaba eso.

Yuuri esperaba el momento oportuno para dar fin a este juego. Yuuri esperaba a que el ruso cayera en un pozo sin fondo llevado por sus malas decisiones. Él acciona con provocaciones previamente determinadas, palabras y frases que calen fuerte en la jactancia del Cabo mientras propina combinaciones de swings, crochets y geris laterales.

—¿Y con eso aspiras a vencerme? ¡Eso si que es decepcionante! —Soltó sin morfina el T.C moviéndose a su derecha y listo para encajar un buen golpe—. No has cambiado en nada, sigo viendo al mismo gatito arisco de hace un mes y el mismo de hace unos años en Almaty. â€”Esa acusación por parte del mayor sirvió de leña al fuego lo que generó un Yuri energúmeno ante severa narración, al tiempo que se protegía del supuesto puñetazo pero fue un Jab a medio saldar (un cebo bien plantado), Yuuri cambió en el último instante optando por su funda directamente al mentón del desprevenido Cabo.

—¡¡YURI, ACABA CON ÉL!! ¡¡TU PUEDES, TIGRE!!!

—¡Vamos Yuri!, ¡Go Yuri, Go!

Esos eran Jean e Isabella dando apoyo a su amigo desde la barra, el público y otros adversarios gritaban emocionados (incluyendo las Yuri’s Angels), Otabek observaba con suspenso y escama la imagen tortuosa entre ambos luchadores, el Yuuri Japonés atacaba sin descanso al Yuri ruso que a duras penas podía seguirle el paso con algo de dinamismo, Otabek sabía que de continuar así con cabeza caliente y a la deriva, la partida acabaría rápidamente para él. Chulanont estaba a su lado analizando la misma puesta y pudo notar la tensión en el Subteniente.

—¿Estás preocupado, verdad? 

Altin giro su cabeza dando con los ojos relucientes como negros del Capitán y  le devolvió la suya con comprensión. La pelea entre ambos fue interesante y bastante metódica, una completamente distinta a la que están presenciando. 

—Tu amigo deberá aprender a ser prudente y bajarle a su ego… Él es bueno, eso no lo niego, incluso el T.C Katsuki lo sabe… Pero se deja cegar a la primera y creo que tú te has dado cuenta de ello, ¿no es así? —El kazajo estuvo totalmente de acuerdo y asintió con su cabeza.

—Ya se lo he dicho, pero… Es… Alguien muy obstinado.

—”Necio” es la palabra exacta para su caso. —Phichit sonreía mientras seguía la charla—. Lo mejor es, dejarle que aprenda de su error, ya tienes una idea de qué forma lo hará el T.C, ¿no? —Y nuevamente volvió asentir. 

Otabek pensó que era lo indicado aunque eso signifique un golpe bajo en todos los sentidos para su compañero y actual pareja.

Dentro del ring, la reyerta casi llegaba a su fin, Yuri ya estaba agotado y ensangrentado, el instrumento usado demandaba mucha energía (primer fallo de su parte) además que debía exigirse el doble para mantener la velocidad con la que Yuuri le enfrentaba (segundo fallo) y para rematar el que no fuese paciente y se mandará como toro bravío al torero matador no ayudaba en nada (tercer fallo fatal) por lo que Yuuri, tomó eso como el momento ideal y dio solución a todo obligándole a defenderse escuetamente.

—“¡Mierdaaa!”… —Si acaso, apenas le dio para pensar eso. En sus descuidos, el jefe le arrebató su arma proporcionando muchos combos, uno tras otro donde Plisetsky no pudo soportar los cortes en brazos, piernas y mejillas. ¡Fueron inevitables! El ritmo en Katsuki era abismal, es justamente ese factor el que le dá la inmersión concluyente para ejecutar sus maniobras. â€” “¡Maldito!”… —Y obviamente nuestro Yuri, no podía hacer nada contra ese Yakuza usando su lanza. Tiro, corte, guardia, empuje, salto, golpe y otra vez la misma rutina siendo variada con más elementos y sangre de un solo luchador.

Como cierre final: tres patadas al pestañeo, cada una en puntos específicos siendo la última severa y concreta mandándolo fuera de la lona.

La gente logró apartarse a tiempo, Yuri intentó levantarse pero el filo de su propia arma se lo impidió al estar rozando su nuez de Adán echando abajo toda barrera, defensa o protección a su persona, e indiscutiblemente ya había un ganador. Katsuki Yuuri le miraba con distinción sin salirse de su senda neutral.

—Ignorar lo que nos rodea y sucumbir a la agresión sin medir conjeturas es el mal del individuo, Plisetsky. Pero no hay nada más deplorable que la ignorancia adrede y la superioridad mal usada en acción. —Interpeló Yuuri, empuñando el instrumento de su homónimo y prorrogó su opinión—, no pienso disculparme y me da igual si me insultas. Simplemente lo de hoy re-afirma mí vieja postura. Espero que ahora si te conciencies tomando en cuenta mí recomendación y brilles como el oficial que eres, el que tu equipo y yo sabemos que puedes ser.

El referí (un instructor oficial de buen nivel) fue quien acabó con la acción intensa de ese momento dando los puntajes finales. La serenidad con la que concluyó todo quebró algo en el ruso y el japonés se retiró cargando el arma ajena sin decir nada más. Algunos estallaron del júbilo, puede que otras personas querían ver la cara rota al superior que los ha hecho sufrir por semanas y otros como Jean, Isabella y Otabek fueron directo con su colega pero aquel joven se negó.

—Déjenme solo.

—Yuri, déjanos revisarte…

—¡QUE ME DEJEN SOLO!

—¡Hey no seas grosero, Yuri! —Isabella frunció el ceño como si fuese una hermana mayor regañando a su hermano pequeño, Jean de igual modo le reviró, más Otabek, les hizo el pare poniendo sus manos en los hombros de la médico y del cabo canadiense.

—Está bien. —Musitó muy confidencial…

—Pero…— Jean e Isa se les vio preocupados y aun así Altin volvió a intervenir

—Hay… que darle su espacio para que medite con calma lo sucedido. Él ahora esta ofuscado y será peor si lo atosigamos, hablaré con él en el momento indicado, solo… Denle tiempo.

El ruso partió cojeando como pudo de aquel lugar donde tuvo esa confrontación, cuyo final fue el fracaso absoluto y conteniendo de esa corriente.

Una corriente suministrada del catastrófico impacto a su idoneidad herida. Se sintió pésimo por no haber sido “capaz” de derrotar a ese “cerdo” como le suele decir en mala gana para no llamarle por su “nombre” y el cual comparten como paradoja del destino. Se sintió pésimo por descubrir que no había avanzado y el sudor, la sangre y las jornadas extenuantes fueron invertidas en nada…Como la misma nada hallada en penumbras producto del vacío interno que carga en sí mismo.

Necesitaba una buena botella de Vodka, necesitaba un par de cigarrillos que besen su boca para sacar ese sabor desabrido y nauseabundo de cada golpe o palabra recibida con molestia. Porque a veces, pasar por sucesos de este tipo no son sencillos, porque a veces a las personas como Yuri, que le hagan enfrentar su realidad de forma atroz  le da una experiencia insatisfactoria al inicio y solo con el andar de las horas dicha lucidez entra en su cauce evitando así el abismo. Solo eso necesitaba…

Coliseo de combate abierto T


Coliseo de combate abierto T.S.P.A – Tokyo / Japón

Marzo del 2017 – 3:45 P.M 

Un “Ouch” sonoro se hizo notar en Vicky, Yuuki se tapó sus ojitos y el aullido de convalecencia de Makka no ayudo mucho. Era la quinta vez que Emil caía de bruces al suelo de grama y perdía su Sable, con rapidez se sienta en posición de loto, se soba la cabeza quejándose del chichón y soltando lagrimones como cachorro aporreado. La adolescente y el pequeñín desde la banca le daban muchos “DAVAIS” y “GAMBAS” al grandulón y frente a él, como a unos tres metros estaba su Instructor, Michelle quien se quedó un poco más acabándose la clase con el par de novatos a petición de ellos, mañana sería su combate con los superiores y debían afinar detalles lo más que pudieran.

Con Vicky, el italiano no tenía problemas. Al menos cuando se trata de llevar a cabo las líneas de ataque en su clase, era ágil, aprendía rápido e incluso se ha animado a probar técnicas avanzadas y casi profesionales de vieja escuela (teniendo en cuenta que ella ya venía de una institución donde la esgrima mostrada era realmente es buena) fuera del contexto, la chiquilla cambiaba y era como ver a un doble de Emil metido en grandes embrollos con boca de corazón, dicho fragmento hizo al capitán Crispino tenerle confianza y abrirse como realmente es cuando están solos con el checo.

Hablando de checos… En sus clases revelaba sus altibajos. Las espadas o armas de combate son su “talón de Aquiles”, eso hacía que el malhumorado de Michelle perdiera la paciencia estallando como volcán porque su “pupilo” no guardaba la seriedad.

—¡¡¡¿CUÁNTAS VECES TE HE DICHO QUE EVITES LAS “FLORITURAS” PORQUE NO LAS DOMINAS Y QUE MANTENGAS TU GUARDIA?¡¡¡

—¡Es que estás “varitas” son difíciles de usar, Mikey!

—¿Varitas? Â¡Â¡Â¿VARITAS?!!—Ladró entre dientes con rabia y arrastrando una mano en su cara—. Mejor ponte de pie y repite todo desde el principio, Â¡CHECO, CABEZA HUECA!

—Hooooh~~ Al menos trátame más bonito. —Chilló el pobre en su defensa y de pronto…

Sxf: PAFF!

—¿Estará bien, Vicchan? —Preguntaba Yuuki bien cómodo y sentado encima de su señorita bonita que lo abrazaba como un lindo osito de peluche viviente. 

—¿Maybe? —
Concluyó Vicky con una careta chistosa, ante lo ocurrido.

El tutor embravecido le ha dado un “vainazo” con la cubierta de la espada al Checho. Él se puso de pie volviéndose a quejar con tremendo chichón en su cabeza y el italiano no le prestó ni pizca de atención, se limitó a seguir con lo suyo.

Michelle Crispino era un excelente capitán de élite, el mejor a la hora de manejar la espada ropera, el sable o espadín en todos los estilos posibles, era brillante y merecedor de su noble posición en el F.E.G.I. Pero bastaba con ponerlo en una simple instrucción con Emil y la mitad de sus neuronas parecían alterarse volviéndose blanco fácil. En concreto: Revientan con furia gracias a las desatinadas ingeniosidades del alegre checo.

Ahora, Crispino llamaba a la cadete Románova para luchar con los dos al mismo tiempo y repasar lo visto, sí ambos desean llegar a las finales deben dar el máximo, Yuuki le avisó a la señorita bonita que llevará a Makkachin a pasear un poco por el frondoso y verde lugar, ella le pide no alejarse mucho. Yuuki observaba los árboles y la naturaleza viva que hay en la academia, le gusta mucho y a su compañero perruno también. Al adentrarse en los arbustos cual aventurero, escuchó un descontento en un idioma parecido al que habla su amiga Vicchan, sus pasos son lentos al igual que el cuadrúpedo. Al acercarse, sus iris reconocen al sujeto misterioso de cabellos dorados que esta recostado en un viejo roble y dando una colada a su cigarrillo.

—¡Mira Makka, ese es el señor gritón de esta mañana! —Cuchicheo muy bajito y Makkachin se puso alerta, ese humano fue quien le pateó su hocico cuando quiso evitar que lastimara a su dueña. El perrito gruñía y Yuuki intentaba calmarlo con muchas caricias encima de su pelaje. Yuri, siente el murmullo en el aire y afina su vista dándose cuenta que era el chiquillo llorón…

Vaya lo que faltaba para completar de “fregar” su día.

Lo que menos necesitaba eran los gritos de la frentona buscando al niño y morir en sus manos, así que se acomodó mejor en el viejo roble, apagó la colilla de modo que no quedase rastros de fuego y aclaró su garganta para llamarlo, si es que entendía inglés…Porque de japonés como el mismo dice: no sabe un Culo.

—¡Oe, Niño!, ¿Qué haces aquí solo? â€”Yuuki se erizó como un corderito sacando un gemidito sorpresivo y miró enseguida al mayor de ojos verdes sonrojándose en el acto, no se veía tan enojado como en las horas de la mañana pero si notó su rostro con muchos cortes al igual que su ropa.

—“¿Habrá peleado otra vez?”… —Era todo lo que se curioseaba en su cabecita y rápidamente respondió al señor en voz alta con un inglés sencillo—. Y-yo estaba p-paseando a M-makkachin, señor.

—“Oh, ¿El mocoso habla inglés?. . .” â€”Inquirió Yuri. Perfecto, un lio menos, no le toca hacer señales de humo. Este vio la bola de pelos alzando su ceja y el perro le miraba irritado pelando sus caninos—. ¡Sí esa cosa me muerde no respondo, niño!

Yuuki, medio escondido en su arbusto calmó a Makka susurrándole bonitas cosas, diciéndole que todo estaba bien y le dejó allí quietecito echado en el suelo. El niño preguntó con educación sí se podía acercar, Yuri alzó sus hombros con un gesto de “haz lo que quieras”

El nipón lo tomó como un “si”, luego fue hasta donde estaba el señor con mucho cuidado, como si no quisiera enojarlo, se sentó a su lado encogiéndose y abrazando sus rodillas a su pecho. Yuri se percató de ello y se relajó aún más volcando su cabeza hacia atrás con los ojos cerrados.

—Relájate, niño. Si quisiera golpearte lo hubiera hecho en la mañana y no lo hice. —Los nervios en Yuuki hacían que todo su cuerpo se estremeciera y Yuri continuó. â€”¿Y la frentona que te cuida?, ¿no está contigo? —El pequeño le miro con carita confusa y hasta se podían ver los signos de interrogación…

—¿La frentona?

El ruso vio que no la reconocía por ese apodo así que reformuló su pregunta. 

—Cuando digo “la frentona”, me refiero a la mocosa menopaúsica con canas de tu niñera que casi me mata en el comedor.

—¡Ah! ¡Mí amiga Vicchan! —Habló Yukki con entusiasmo y el ruso hizo una mueca facial extraña por el apodo tan raro—. Pero Vicchan no es ancianita y mi tío me dijo que ella es una señorita muy bonita. 

El comentario a colación lo dejó con una expresión de bicho raro. Su tío, quien fuera que sea debía estar ciego o drogado. ¡Sí! más bien drogado y el niño retomó la conversación.

—Vicchan está por allí con un señor italiano muy regañón y con su amigo Emil practicando con espadas. —Se paró de repente e hizo la mímica de dar muchos espadazos hasta los sonidos del “Swosh” de ese metal—. ¡Hace cosas muy geniales con eso! ¿Quiere ir a verla, señor?

—¡Nah!… solo quería saber si no estabas solo. —Eso; y también, si no estaba perdido, cuando se trata de niños de la edad del curioso nipón, al Cabo Plisetsky le sale su instinto protector.

Ambos quedaron callados por un rato. Yuuki en medio de su pensamiento infantil vio que ese señor gruñón se preocupaba por él. Lo hizo en la mañana y ahora otra vez. Estando en Hasetsu, Vicchan le enseñó que sí alguien le ayudaba, debe devolver el favor del mismo modo y sí esa persona se niega, no hay que dejar de ser insistente porque a veces la gente trata de no sacar sus miedos o alarmar al resto. Él quería hacerlo, quiere ayudarle, hasta ya le cayó bien y desea ser su amigo. Pero… ¿Cómo? 

Eso será muy, muy difícil. En su ingeniosidad no dejó de verle su rostro con sus ojos almendrados grandotes y ya tiene una buena idea, Yuri demostró fastidio así que soltó la sopa.

—¿Y ahora qué me ves?, ¿Te gusto o qué? —El niño niega de un lado a otro con su redondo perfil.

—Es que su cara la tiene con muchos cortes, ¿no le duele, señor?

—¡Genial!, ¡Descubriste américa, niño! —Replicó Yuri con un resoplido gruñón. Yuuki al ser pequeño no entendía mucho sus indirectas y siguió. 

—Yo tengo muchas curitas. ¿Quiere una?, siempre le pongo curitas a mi tío cuando se corta en sus misiones, son de animalitos. —
El niño buscó de rapidez algo en su mochila, Yuri ahora razonó y como buen arisco antisocial intentó negarse. Es decir, sabía que el niño quería ayudar pero eso le “estresaba” en cierta forma, más el pequeño al encontrarlas y mostrárselas al ruso puso una cara de fascinación rotunda y ojos verdes muy brillantes con un “Holy shit, That’s so Cool” en bajo para él solo. Nuevamente se le podían ver esas orejas y cola de gato revoloteando por el interés…

Todas las banditas eran con figuritas de felinos salvajes.

—Tengo muchas. ¡De leones, tigres, guepardos, pumas y chitas! ¿Se las pongo? —Mencionaba contento Yuuki, y el Cabo Plisetsky ante ese golpe por su gusto a los gatos no opuso resistencia, ¡Punto para el mocoso!

Cuando terminó de ponerle la última bandita, el ruso tenía una cara de piedra impagable pero feliz, estaba sentado de brazos y piernas cruzadas y con las mejillas a full color. El cabreo que tenía por aquel combate se fue esfumando gracias al pequeño intruso.

—¿Señor? —Tomó la palabra, Plisetsky vio como en su nerviosismo jugaba con sus pequeños deditos—. ¿Qué le pasó para que tuviera esos cortes? ¿Estaba en una misión? â€”Yuri dudaba si hablar o no sus cosas con mocoso. Sí el engreído de su subalterno Leroy lo viera en esas, apostaría toda su colección musical de AC/DC a que lo estaría “jodiendo” por una semana. Aunque ya tuvo su fregada mala rancha, ¡Total!, no se pierde nada e igual estaba solo alejado del mundo.

—Me di porrazos en la cara con otro policía más enano que yo.

—¿Por qué?

—Porque fue una prueba que organizaron.

—¿Por qué?

—Porque solo de esa forma podían ver quiénes eran mejores.

—¿Y por qué? —Esos “por qué” eran la perdición de Yuri y esos eran la razón principal por la cual a veces estaba al margen de los niños. Son demasiado preguntones y no saben cuándo pararEl pequeño con timidez se acercó mucho más a Yuri, tanto que apoyo su cabecita en su brazo sin dejar de mirarle.

—¡Porque si y punto!, ¡Ya deja de preguntar! ¡PARECES DISCO RAYADO!

—¿Disco?  ¿Qué es un disco? ¿Se puede comer? —El rubio se restregó su mano por toda la cara, esto sería laaaaaaargo. Yuuki decidió volver a preguntar sobre lo otro.

—Ahmm… y esa prueba¿Logró ganarla, señor? 

—No… Yo perdí. â€”Y allí su mirada decayó al recordar como Katsuki le había derrotado.

—L-lo siento, señor…— Nuestro niño pudo apreciar el cambio de ánimo en el mayor, se notaba serio y también algo triste, sus ojitos marrones no ocultaron congojo y agachó su vista al suelo.

Yuri miraba al norte, donde la brisa natural acariciaba su piel y sus hebras doradas resaltaban. Sentía deseos horribles de fumar para calmar sus ansias con la nicotina… Pero se aguantaba solo por tener a ese chiquito a su lado. No iba a ser un insensato y hacerle tragar el humo de su maldito vicio. Pronto se percató del estado cabizbajo de su acompañante y este le habló.

—No te disculpes. —Le ordeno. El mayor arropó a Yuuki con el brazo en que se recargaba haciéndole alzar su redondo y aniñado perfil encontrándose con esos iris con forma de esmeraldas—. No tienes que hacerlo. Yo perdí por no ser lo suficientemente bueno.

—P-pero puede practicar y volverlo a intentar, señor. â€” Prueba alegrándole un poco con sus ánimos. Un vaho salió de los labios del cabo, uno bastante socarrón por las ocurrencias escuchadas. 

—Lo haces sonar muy fácil, niño.

—Mi tío dice que nada es fácil y que si aprendo en que cosas fallo, será más sencillo para la próxima vez que lo haga. â€”Eso si captó la atención de Yuri y hasta se carcajeó con ironía, ¿Un niño dándole consejos como todo un viejito? Oh si, ahora sí lo ha visto todo…

—Yo toco violín, mis profesores me ponen piezas muy difíciles y me las aprendo… En mí primer concurso lloré y me enojé mucho porque yo hice todas mis notas sin equivocarme y no quedé en el pódium. Mi tío me explicó que no gané por no ser paciente y dejar a la orquesta de último cuando yo debí trabajar en equipo y estar a su igual. No ellos al mío.

—¿Y qué hiciste? â€”El interés en esa pregunta fue genuino y palpable en su rostro.

—Ser paciente, practicar mucho y aprender mucho de mis compañeros, señor. ¡Si yo puedo, usted puede! â€”Y le brindó una tierna sonrisa dibujada con ese sonrojo propio de su ser.

La vida al demostrar las enseñanzas lo hace de un modo “paradójico” e “impresionante” que juega sus cartas con los ejemplos menos “inesperados”… Es claro que ambos no realizan lo mismo, es obvio que sus habilidades son distintas, y es irrefutable que sus edades o mentalidades eran diferentes pero había algo que si tenían en común. 

«Ser el mejor al punto de ser muy “autosuficientes”, 
tan auto-suficientes para olvidar todo a su alrededor y cerrarse.»

El bufido con gracia del ruso fue para sí mismo y negaba llevándose su mano a sus mechones rebeldes, desglosando la experiencia del menor como toda una verdadera narración de su vida. Con otros componentes pero el producto era casi el mismo y decimos “casi”, asumiendo que dicho plus de esa ficción absorbente está, en que uno de los dos si supo reflexionar adecuadamente tumbando toda posibilidad de sellos o bloqueos y que por el contrario, se entregó como libro abierto para agrandar aún más, su ya considerable don, puliéndolo y mejorándolo con el entorno que le rodea sin dejar de ser quien es y por sobre todas, las cosas emanar “humildad”… 

Humildad y Prudencia…

Esas cualidades eran el ingrediente faltante en el Cabo Primero y que siempre sus colegas, amigos, su pareja e inclusive su Jefe “de turno” se los han hecho ver de todas las formas posibles, pero debió pasar por muchos acontecimientos para que ahora ese “simpático niño” que desprendía ágape, lo hiciera caer en cuenta. Yuuki fue un poco atrevido en ir más allá, se preocupó un poco al ver que su… ¿Nuevo amigo gruñón? No le decía nada y tuviese parte de su rostro oculto en su mano. Él chaval con uno de sus deditos le picó como cinco veces cabeza, Yuri reacciono a ello y cuando divisó su frente, Allí… allí estaba el culpable de que él se sintiera “vulnerable” emocionalmente hablando.

—¿Señor se encuentra bien? â€”Un “¿Huh?” muy ido musitó el joven.

En vista de lo ocurrido, su rostro yacía relajado y poniendo una expresión muy agradable, una serena acompañada con una línea franca y risueña salida de la comisura de sus labios. 

—Estoy un poco mejor, pequeño. Gracias.
 â€”Termino por revolver las hebras negras de Yuuki como un buen gesto y el chiquitín sonrió.

Después de esa charla poco convencional, Makkachin se les unió. Un par de caricias algo acartonadas del ruso a la bola de pelos dejándose convencer de Yuuki fueron satisfactorias para que esa mascota perruna olvidara su malestar con ese humano. (Lo perdonó) Luego, Yuri y Yuuki hablaron sobre otras cosas, y terminaron descubriendo que ambos son amantes a los comics, Mangas, los gatitos y videojuegos (otro punto a favor que le agradó al ruso del niño.) pasaron un par de horas y el atardecer hacía presencia, la voz de Vicky resonó por el lugar llamando al pequeño, debía irse. Yuri decidió que era suficiente parloteo por hoy y Yuuki no quería. Sin embargo, antes de partir recordó lo que el señor hizo en el comedor y le dio las gracias por salvarlo de un mal golpe. Yuri se sonrojó, puso mala cara para disimular y entonces, de su bolsillo del pantalón militar sacó algo.

—¡Hey Niño! â€”Le tiró el peluche en su rostro haciendo que el niño se sobara la nariz. Yuuki abrió sus ojos, se sorprendió y todo en él se alumbró, ¡Era Kobuta chan!, su amado amiguito de felpa—. Lo dejaste tirado en el suelo, niño.

—¡GRACIAS SEÑOR! —Agradeció con felicidad, Yuri no podía evitar que ese pequeño hacía estragos en su corazón, volvió a encubrir su estado con su actitud peleonera.

—Deja de ser tan formal y decirme “señor”… ¡No soy tan viejo tengo veintidós!, ¡Tsk!

—L-lo s-siento…señ… ¡AHAM!… ¡Mhhppppp!

—Yuri…

—¿Eh?

—Mi nombre es Yuri… el tuyo es Yuuki, ¿no? —Le devolvió la mirada y el niño asintió con efusividad. 

No pudo dejar de observarlo al punto de que sus cachetes se colorearon, algo que Yuri le pareció “gracioso”, el tigre estaba seguro de que ese fue el nombre que le escucho a la rusa cuando fue en su rescate. Viendo que el señor de nombre Yuri, no le ha hecho nada hasta ahora, le ha parecido alguien amable y divertido… bueno, también es aterrador cuando se enoja pero sigue siendo amable para su personita.

—Lo correcto es que primero me llame por mi apellido y luego mí nombre. Katsuki Yuuki.

—El kakashi, Kotski, la Kaka, Â¡Como sea! ¡No soy japonés para saber tantas reglas! ¿Qué eres?, ¿Un ser místico encerrado en un cuerpo pequeño? —Plisetsky estaba pávido por su elocuencia, su noción y su formalismo.

—Ño~ooooooo, Yo soy un niño de cinco años que estudia mucho las reglas porque sino, mi profesora me regaña y mi tío Yuu, también. â€”Habló con mucha inocencia ante esa indirecta que no entendió. 

Para Yuri, era increíble que un niño de esa edad sea tan “disciplinado”, era como hablar con un adulto (hasta le recordaba al cerdo con sus pavadas formales) y que Yuuki sea alguien por naturaleza muy aventajado en sus estudios fue otra virtud (algo que tampoco, Yuri sabe) él está por creer que esa leyenda urbana que leyó hace un par de años de que los japoneses no son humanos si no seres de otro planeta, sea cierta.

—Y mi apellido es Ka-tsu-ki. Si se pronuncia rápido se dice “Katski” pero se escribe “Katsuki” por ejemplo, Mi tío también se llama Yuuri como usted y trabaja aquí, como policía. Cuando se presenta a los demás siempre lo hace como Katsuki Yuuri. 

Yuri pensó que sería algún japonés cualquiera viendo que ese nombre es muy común en Japón pero ese desenlace del final y con tamaña revelación le hizo “Boom” en su cabeza.

—Ka – Tsu – Ki… Â¿HAAAAHH?, ¡¿UN MOMENTO?!, ¡¿KATSUKI, EL TENIENTE CORONEL?! ¡¿ESE “KATSUKI” DICES?!

—Por eso, ¡Katsuki!, se lo acabo de decir. Katsuki Yuuri, es mi tío y yo soy su sobrino, Katsuki Yuuki. ¡Mucho gusto! —Y termino con una amplia sonrisa.

—Ese niño… Es… ¿Es el sobrino del enano?— Masculló en bajo incrédulo. 

Quería tomar su nueve milímetros y darse un tiro. Ahora que lo determinaba mejor, es como ver una versión en “miniatura” de ese maldito hijo de puta japonés que tiene como jefe… Solo que Yuuki, quien tenía uniforme escolar y usaba lentes gruesos de montura azul, era alguien “cachetoncito”, “tímido”, “respetuoso”, “parlanchín” y muy “Tierno”

Yuri pensó que su tío (ese, el mismo hijo de puta) será de todo menos esas cinco cosas del final…En especial lo “tierno”. ¡Joder!, qué día. Terminar hablando con el sobrino de su némesis, está para clavarse un puñal.

En fin, el chiquitín siguió.

—Pero… sería raro si a los dos les llamo Yuri y Yuuri. Deberé usar un bonito honorifico con usted así como lo hago con Vicchan.

—¡Paso! ¡Nada kuns, sans, chans y esas mierdas! —y un jadeo de sorpresa salió del niño llevándose sus manos a la boca. 

—¡DIJISTE UNA MALA PALABRA!, ¡Eso es de mala educación, Yurio-niisan!

—Oh no, nada de eso. No cuando eres adulto y… Â¡Â¿ESPERA?! ¿QUÉÉÉÉ? â€”Adoptó otra mueca en la cara más extravagante que la anterior, ¿escuchó mal? El niño le dijo “Yurio”—. ¡¿QUÉ DIJISTE?!

—Dije que las malas palabras son de mala educación. â€”Le replicó con sus cachetes inflados.

—¡No, enano, eso no! ¡Lo otro! ¡¿Cómo rayos me nombraste?!

—¡YURIO-NIISAN! â€”¡Sí! ¡No se equivocó! ¿Y a todas estas? ¿Por qué Yurio? Pensaba el ruso incrédulo, Yuuki hizo una breve explicación como si fuese un pequeño profesor de urbanidades.

—Usted se llama Yuri, mi tío Yuuri, igual. Usted es mayor que yo, pero no quiere que le diga señor Yuri en inglés, tampoco Yuri-san o Yuri-kun, y no puedo usar el “chan” porque usted no es mujer y no es menor que yo. Aunque… Usted se parece mucho a “Takao-san”, es uno de los cantantes raros favoritos de mi tía Mari, así que por eso le puse “Yurio”

—¿ESTO TIENE QUE SER UNA JODA? —Acotó el ruso con sarcasmo y una vena marcada con los pómulos rojos en su totalidad, el niño le volvió a regañar por la nueva mala palabra y a este le valió un rábano—. ¿Y POR QUÉ AL ENANO DE TU TÍO SI LE DEJAS EL “YURI” Y A MI ME LO CAMBIAS? —Bramó cabreado.

—¡Porque te queda más cool “Yurio” a ti, que a mi tío Yuu!

—¡¿AHHHHHHHHHHH?!—Ok, se la dejó pasar. 

Y si mal no recodaba, “niisan” significa hermano en el país oriental, ¿el niño ya le considera hermano solo por devolverle su peluche y evitar que le pegaran en el comedor?, este de nuevo lo sorprende. 

—¡Y el niisan porque ya somos amigos! ¡Y cuando los amigos se ayudan y se protegen como tú lo hiciste son como hermanos! ¡Así que cuida mucho de mi Yurio-niisan, por favor! —Y terminó con una reverencia.

—¡¿AHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH?!

Yuuki, enderezó su cuerpo y otra vez, su señorita bonita lo ha llamado junto con el checo, ahora sí debía irse, el niño salió corriendo con el perrito a su diestra, “Yurio” (como le han bautizado) estaba en shock con muchas palabras atoradas en su lengua pero ninguna se dignaba a salir y Yuuki giró nuevamente alzando su manita batiéndola de lado y lado, se despedía de él gritándole un: “¡CUÍDATE MUCHO YURIO NIISAN!” y arrancó su recorrido.

Yuri, se desplomó en la grama con su típico modo arisco, meditando en todo lo que acaba de pasar, creyó que lo único factible del día fue en hablar con ese pequeño al revaluar mucho de sus pros y contras. Se volteó quedando boca arriba, la brisa continuaba con sus soplos de vida… Tal vez… Tal vez es hora de hacer unos cambios como su pareja le ha dicho, tal vez es hora de reconocer su obstinación y ser más presto como se lo ha mencionado Katsuki. Tal vez es hora de mejorar, de confiar como lo ha hecho su nuevo y pequeño amigo, Yuuki.

—Vaya…esto es increíble, estoy jodido. —Fue lo último que dijo con descaro.

Se levantó apagando su celular, no quería entablar charlas con más nadie que no fuese el mismo y se fue del lugar, quizás salga del TSPA por un rato y busque un buen bar para beber ese mal necesario llamado alcohol, ahogarlas penas y dar un nuevo reinicio… Pues mañana, será otro día…

📷📷📷📷
Continuará…
📷📷📷📷 

*************Vocabulario Cultural o Idiomático:************

*************
Vocabulario Cultural o Idiomático:
************

*Chaval= Forma coloquial para llamar de cariño a un “niño” en el país de la paella, España.

*Mola= Expresión coloquial del país de la Paella, España. Que se usa para apoyar bueno o malo según su contexto… daré dos ejemplos: “Que mola” puede ser un “oh es genial” pero si se usa en la frase ” y para acabarla de Molar” daría un indicio de “estar jodido o fregado en una situación” xD

書道/ âŒ Shodō⌡= De origen Japonés, y literal significa: Â«El principio de la escritura» En las escuelas Japonesas los niños practican los pictogramas y Katakanas con pinceles especiales para tinta negra. Gracias a mi beta japo “Salem” por la info wiiii xDDDD

*Дедушка/ 「Dedushka」 Del Ruso, Significa Â«Abuelo o Abuelito» 

*Holy Shit, That’s So Cool= Del Inglés, Literal la frase significa Â«Â¡Santa mierda, eso es tan genial!»

*¡Fail-Ball! âŒ feiil booul⌡De origen inglés, es una palabra compuesta, Fail la cual significa “fallo” y Ball “Bola” Al juntarlas y contextualizarlas dan algo como “Bola fallida/Bola Mala” en términos de Baseball. Eso usado por el Ampáyer (que es como un árbitro) cuando el lanzador tira la pelota en una posición no permitida. Si el lanzador hace 4 bolas fallidas la penalización es darle una “base por bola” al bateador del equipo contrario xD (y si, Chris y Phitchit cometieron su buen fail XD… ya empecé otra vez con mis vainas del baseball, LOL!)

*やばい /⌠Yabai⌡Dependiendo del contexto, la expresión Yabai puede ser Positiva o Negativa. Aunque también se puede usar como sorpresa tomando como referencia al famoso “¡Dios Mío!” o “¡Maldición!” y como Yuuri maldijo, en un “MALDICIÓN” (Las niñas de Aino Fansubs la usaron como “mierda“) pero lo que me explicó mi amiga Nazaky es que la expresión correcta seria “maldición” y que en medio de lo informal se lee “elegante”, Yo pude usar ãã! /「Kusoo!」Pero Yuuri no es de los que suele decir “mierda” a cada rato (A menos que fuese necesario cuando su equipo en el fic haga alguna barrabasada del tamaño del cañón de chicamocha xD), el kusso es más tipo “YURIO” XDDDD

Para info de carácter técnico policial, pueden ir al boton que dice (Vocabulario del Fic)

🔥N/De Shary: HOLA AL PUEBLO ¡¿Como están?! Yo aspiro a que Bien!, ¡Capítulo 09 y contando!, y volvemos a romper el record 16.332 Palabras :3 (con la nota del final + vocabulario me quedó en 16.790 x____x Juemadreee!!! Alv xDDD esto de pasar los capis al blog, no pensé que me tomase tanto tiempo, ¿Quién me manda a escribir tanto?, #Aiudaaaaaa xD

PDT: este capítulo fue recientemente Corregido y Re-beteado para mayor comodidad.

Bueeeeno, voy con lo propio: Â¿Les gustaron los dibujitos pal cap 09? Adoro dibujar chibis xD oh pero la pelea me puede.

La investigación sigue su curso D: y tienen a varios sospechosos en la mira D: poco a poco avanzamos con el “CARTEL ACADEMICO”

¡Awwwwww la diabetes en forma de mini-Katsudon fue demasiado para mi sistema xD! El bebu se ganó a Yura con su arma domadora de gatitos predilecta xD!! Pero bueee, ya le engancharon ¡YURIO! Veamos qué pasa con ese “bonito honorifico” en los capis siguientes XDDD, Yuuki nos dio unas divertidas escenas y al final una bonita enseñanza! Lasjgdkasa (uwu ❤ mi lindo bebu.)

Vimos muchas cosas en este apartado, Un Yura con problemas de de “YOYEO” sindo pateado por Yuuri…y una Vickytoria enojada consigo misma por su bajo rendimiento ¡Ah sí! D: Inche Yuuri, Nos salió severo cabrón en la prueba de tiro me regañó re-feo a la niña =( -le pega al amargado-

Lol me rio demasiado cuando Junto a Emil con Michelle. Con ese par pienso hacer algo bien bonito xD

Por cierto:

-¿Phitchit logrará que Chris deje de escuchar canciones de Miguel Bossé? xD
-¿Vicky intentará reivindicarse ante Yuuri y si es así como creen que lo hará? ¡Porque se viene el VERSUS en el cap 10!
-¿El checo matará al italiano de un infarto un día de estos? 
-¿Yura tendrá a futuro su revancha con Yuuri y Si es así que pasaría?
-¿Yuuki tendrá más curitas de animalitos xD?

PARA FINALIZAR:

1) Pao-Vivas y Nina me enamoraron con sus dibujititos!! Alsgdkasdasdfj –se murió-

gaskgdasdgahsf AMO  ESTOS CHIBIS !!! XDDDDDD yuuri amargado es la ley y Vitya-feme con cara de me vale madree todo
By Pao Vivas: gaskgdasdgahsf AMO  ESTOS CHIBIS !!! XDDDDDD yuuri amargado es la ley y Vitya-feme con cara de me vale madree tod

o

gaskgdasdgahsf AMO  ESTOS CHIBIS !!! XDDDDDD yuuri amargado es la ley y Vitya-feme con cara de me vale madree todo
By Nina Nikiforov: mi Hija, OMG! me regaló Esta Vitya feme ahdakh ❤ Ayyy graciasssss en serio que amé esto!!!!!

2) Podrán saber de adelantos y cosas sobre mís fanarts en mí fanpage de facebook ” Stars dub’s…” y también los invito a leer otros fics que llevo por allí en AO3, Inkspired o Wattpad. quiero darle las gracias por el apoyo a este fic !!! ;__; gracias, gracias, gracias!!

¡NOS VEMOS en el que sigue!  â€¦Â¡Â¡Â¡Â¡Cambio y fuera !!!! ¡¡Muchos saluditos a todos!!

Publicado por sharayanime

Profesora de Día, Artista, Fanficker y Fanduber de noche.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: