MOF – 🔥 Cap 08🔥


 Shary POV’s: Hola, si has llegado hasta aquí por medio de AO3, espero que puedas disfrutar esta bella historia.

***************
🔥Capítulo 08: Â¡Analizando!
🔥Autora: Shary
🔥Arreglos: Liz y Shary
 **************     

Mansión Nikiforov / San Petersburgo – Rusia 
Marzo del 2017 – 4:00 P.M

—Espero que me traigan buenas noticias, par de ineptos. —Habló la Señora Nikiforova desde la sala de estar en su hogar, mantenía una postura inquebrantable, una soberbia digna de impoluta nobleza elitista adquirida por años y su mirada era escalofriante. Los dos guardaespaldas y ex-agentes y de la FSB  (tonto uno y tonto dos) se aflojaban sus corbatas negras demostrando lo sofocante de la situación.

De modo muy atropellado le dieron un informe completo a la señora, en sí sabían que la “conejita” fugitiva se encontraba en Japón, rebuscaron en todos los libros de viajes y les fue complicado por el idioma,  hasta no ser que la misma chica posteara una foto (por un mal dedazo) en Instagram en uno de los sitios turísticos de dicho país, analizaron la foto y concluyeron que su último paradero era nada más y nada menos que en Tokyo / Shibuya. Los zafiros azules de Ivonne detallaron una chispa de satisfacción, con sus piernas cruzadas y tomando su taza de té de su fina vajilla colonial con la punta de sus dedos, les dijo a los “guarudas” que solo era cuestión de uno o dos días para deducir en qué academia policial se encontraba (porque estaba totalmente segura que ya debió haber ingresado a uno de esos sitios inadecuados o de poca clase) y cuando la encuentre, irá en el primer vuelo de avión que compre para traerla a arrastras.

Sí hablamos del padre de Ivonne, el señor Sergey vivía temporalmente con su hija mayor para estar pendiente a sus jugadas, y en caso de que ella fuese a proceder, él estaría allí para apoyar a toda costa a su Vicky consentida. y no es para menos, las cosas para su nieta van como viento en popa, él se hallaba feliz leyendo algunos mensajes escritos vía Whatsapp desde su “celular fantasma” y uno que otro correo en físico. Estaba orgulloso de saber que Vickytoria aprobó en la T.S.P.A  logrando su curso como cadete inicial y ahora lidiaba las justas por un lugar en la F.E.G.I. Le ha dicho cada una de sus aventuras, los compañeros y amigos que ha ganado, su pelea con el gato ruso gruñón (la cual le preocupó), del hermoso y lindo pequeñín que le robó su corazón, entre otras cosas. Pero, lo que más le ha llamado la atención al señor denotando una risilla en sus labios, es que desde su tercera carta en adelante, le ha comentado (a montones) de su nuevo antipático, archie-enemigo amargado pero “bonito” jefe japonés.

—¿Así que un amargado-bonito, eh? Esta muchachita…— Mencionó simpático el caballero entrado en años cuando se ajustaba sus espejuelos y alzaba por inercia una de sus cejas. Conoce lo suficiente a su nieta para saber que esa forma de referirse sobre alguien y más si es un hombre con su puño y letra “no era usual” en ella, había en un dejo en sus palabras que le indicaba algo, pero él no se quiere apresurar… Por ahora….

《”¡Ni Cruela-forova con todo y lo regañona que es conmigo no llega a los niveles tan desagradables como ese cari-bonito-amargado T.C, Â¡LO QUIERO MATAR! Ese hombre no es humano, lo peor es que debo aguantarme todo o si no me castiga con cosas feas… (T__T )”》

Sergey se carcajeó por semejante comparación y las querellas acompañadas con dibujos de caritas furiosas o tristes en sus cartas, deberá conocer un día de estos al muchacho que se ha ganado el infinito desprecio y para que le dé la fórmula del cómo ha sabido domar a esa veleta traviesa de cabellera plateada. Mientras terminaba de leer le entró una llamada a su IPhone oficial.

—Hey, señor calvo sureño, ¿ya no saluda a sus camaradas?

—¿Disculpa? ¡Yo aún sigo regio y con pelo, cosa que tu no tienes, Josef!

El Mayor General Josef Karpisek (Tío de Chris, por cierto) se le dio por saludar a su viejo amigo empresario ruso, le dio reportes del cómo va todo con su nieta y le aseguró que no se preocupara ya que su sobrino se ha encargado de cuidarla. Eso en parte le generó algo de tranquilidad. La charla se hizo amena entre ambos veteranos, cada quien hablando de banalidades. Sin querer, Sergey sacó a colación lo de las cartas y las risas de ambos seniles fueron en mutuo acuerdo, más no estaba preparado para lo que su amigo estaba por decir.

—Nuestro amigo Yakov Feltsman es el General y cabeza a cargo.

—¡Oh-Por-Dios!, ese viejo cascarrabias… Ya me lo pinto llamándole con el seudónimo de “Vityaaaa esto” “Vityaaaa aquello por no vestirse adecuadamente o comportarse como un chico en vez de una linda señorita.

—Ja, ja, ja, quiero ver eso pero según mí sobrino, el viejo aún no sabe quién es la “jovencita” que entró en sus filas, y que optó por dejarla debido a que su mano derecha abogó por ella en el tribunal, Los superintendentes estaban apáticos y al muchacho le valió un reverendo plátano porque…—Allí le dio una explicación con puntos y comas del cómo se manejó este asunto, más tarde le escribirá a su nieta por omitir esos “huecos importantes” pero este le dijo que ella no tiene ni asomo de lo que ocasionó su llegada a las filas policiales del país oriental.

—¡Wooow!, ¿Así de intensa estuvo la cuestión?, bueno… Es algo positivo, ¿no?… ¿Y quién fue el alma bondadosa que defendió el ingreso de mí nieta?

—¿No sé si te suene Yuuri Katsuki?

—¿Ka…tsu….ki?… Katsuki…—Pronunció el apellido en contadas ocasiones, se le hacía familiar hasta que su cerebro olvidadizo, explotó—. ¡¿Ehhhhhh?! ¡¿KATSUKI YUURI?! ¡¡AHHH Ð”ЕРЬМО!!

La sorpresa fue tan abrumadora que se quemó su lengua con la taza de café maldiciendo por lo bajo. Claro que identifica ese nombre, le trajo consigo recuerdos que inundan su memoria del pasado.

—Ese muchacho actualmente es Teniente Coronel, y suele ser el segundo al mando de la T.S.P.A y del F.E.G.I cuando el cascarrabias está de viaje.

—¡¡¡Me estas diciendo que uno de los jefes de Vicky es el Ex-Pupilo de mí Andrei!!!

Y un “Ujum” se escuchó en afirmación. Nunca pensó tal ruleta de la vida, el estudiante, ahora maestro de la hija de su fallecido mentor… Es su superior al mando. El mundo es muy pequeño, ¿no les parece?

Quedó ido como las olas del mar cuando golpean con los riscos, y Josef desde el otro lado de la línea lo trajo a tierra, hablaron no más de tres minutos y luego se despidió de su amigo. Sergey, se levantó de su sillón acolchado, y fue directo al estante de libros que dispone en su despacho. Buscaba algo en especifico… un Álbum viejo uno muy antiguo que tenía escondido para él (le tocó hacerlo porque Ivonne quemó todo debido al dolor causado en esos fatídicos días), lo trajo consigo con la delicadeza más acogedora que alguien le puede tener a un objeto preciado y se empoderó nuevamente en su trono. Observó muchas fotos, algunas donde comparte con familiares y otras con amigos muy íntimos de la familia, hasta que al fin se detuvo en una particular.

Dos adultos pasados de los treintas (casi en los cuarentas) que estaban con un joven de tan solo dieciocho años, el Subteniente y a la vez auxiliar evitando la tercera guerra mundial entre ambos Sargentos Mayores o bueno, que Yuuri tratase contra viento y marea de que su hermano mayor Kouji no rebanara a Andrei por sus estupideces.

—Vaya… mira a dónde fue a parar tu hija, Andrei… ¡Tu pequeña cayó en buenas manos!

Las pocas veces que entabló diálogos con ese jovencito le ha parecido una persona serena, centrada, algo reservada pero sincero en su amabilidad (es distinto a lo que su niña le ha comentado de ese Katsuki Yuuri actual en sus cartas) sin embargo, él creyó entendible su cambio a estas alturas del partido…

Diez años siempre harán alarde de vivencias y experiencias que marcan de por vida a cualquier sujeto y con ello, traen aptitudes que para bien o para mal, son de notar. . .

《 PASS 02》

💠

Andrei y Kouji fueron pilares fundamentales en la vida de Yuuri, Vicky era pequeña y estaba próxima a sus seis añitos cuando le conoció. Puede que no le recuerde (es de Nikiforovs ser desmemoriados) Cuando Yuuri llegó a Rusia por primera vez (escapando de un hermano iracundo por la loca decisión de querer prestar el servicio policial para ayudarle en su labor) el chico tendría unos quince para dieciséis, era un cerdito adorable  según el descarado de Andrei, uno bastante educado que se sonrojaba con facilidad, relleno con muchos mantos de ropa, gorros y tapabocas por el frío siberiano en ese entonces. Andrei, quien ya sabe de los arranques del menor de los Katsuki y sus intenciones desde hace mucho, no le dijo a su shinigami personal…(refiriéndose a Kouji) sobre de su paradero.

Nikiforov padre y Nikiforov hijo, fueron cuidadosos con Vicky de no soltar muchos datos o llamar a Yuuri por su nombre porque ella era demasiado suspicaz y parlanchina con su tío postizo favorito diciéndole todas y cada una de las fechorías que hacía su papi. El japonés los primeros días siempre se negaba a decirle cosas, así que la “chiquilla” lo bautizó descaradamente como “Mr Chubby” (porque era un gordito con ojos muy bonitos) Yuuri, en respuesta le apodaba “conejita” con son bromista de su parte, y allí comenzó la amistad entre esos dos, sobre todo Vicky, era la más contenta…

 Â¡AL FIN TENÍA SU PRIMER AMIGO!

En las semanas que estuvo Yuuri “Chubby”, Vicky pudo jugar, hacer muchas travesuras, además de taclearlo cada vez que quería para estar sobre su pancita suavecita, restregarse en ella y quedar dormida como buena niña, a su abuelo le tocaba auxiliarlo de los problemas que su nieta lo metía, pero a Yuuri no le incomodaba, la pequeña para él era dulce (por muy mini-Tsunami que fuese) y le hacía cómoda su estadía.

Más las buenas nuevas no duraron mucho, después de vivir algunos meses en esa mansión, “Mr. chubby” se fue porque logró entrar a la F.S.B (el respaldo del legendario lobo y alcahuete Nikiforov, fue de mucho peso), le dejó una nota exponiendo su partida repentina (la verdad es que el nipón era pésimo para las despedidas) la pequeña al saber eso lloró y pataleó con mucha tristeza. Ese día no fue clases de danza, tampoco quiso recibir a su profesor privado y tanto Andrei como Sergey, asumieron que se le pasaría pronto...

Pobres hombres…

—¡Conejita de mí vida!, ¡te traje un rico pudin de chocolate con fresas!

—¡N-NO Q-QUI-E-E-LO!.. Sniff… ¡V-VETE PAPI FEO!… ¡VETE! 

—M-me volvió a rechazar, viejo…—Exageró dolido y jadeante creando lagunas catastróficas apocalípticas en su hueca cabeza—. ¡M-me re- rechachó y, y, y me dijo papi feo! bbbb… ¡Ahhh~ Me mueeerooo! â€”Habló finalmente Andrei Nikiforov balbuceando, casi apunto de soltar su llanto parecido al de una de novia abandonada y con ojos acuosos de huevo frito.

—Olvídalo “rechazado”, mí nieta no nos abrirá hasta que le busquemos a “ya sabes quien” 

La semana pasó y Vicky seguía achicopalada al punto que los dos rusos mayores pensaron que deshidrataría de tanto chillar e hipear, hicieron de todo y nada, no quería comer, bailar, o estudiar, lo que más le movió el alma pecadora Andrei fue que su hija le llamara “¡Papi malvado!”…y que no le avisara lo de Mr. Chubby.

Oh para qué fue eso, con lo exagerado que era, armó un drama enorme con una buena cascada de agua por sus lagrimales, desvalido en el suelo como perro pordiosero, golpeando la puerta muchas veces a su hija para que le abriese y así poder implorarle a los cuatro vientos un desesperado: “¡PERDONAME CARIÑO! ¡TU PAPI NO ES MALO, TU PAPI TE AMAAAAA!”

Sergey dejó salir un suspiro largo, no vio otra más que buscar a Yuuri y traerlo volado del recinto con ayuda de un Andrei en modo padre dramaqueen para que hablase con ella y que su nieta perdonara a su padre por esa “acción tan vil”

—¿Conejita?

Habló el jovencito con voz muy suave y algo apenado al notar lo decaída que estaba la pequeña y acurrucada en su cama abrazada a su lindo peluche, aún se le podían ver las marcas de agua salina derramadas por su rostro infantil. 

—C-conejita, soy yo… ¿Me perdonas, por favor? —Le volvió a llamar con sus pómulos totalmente rosados de la vergüenza, allí los irises azules de Vicky enfocaron mejor a la figura y su carita se iluminó de alegría.

—¡¡¡CHUUUUBYYYYYYYYYYYYYYYY!!! —Vicky al verlo se le tiró encima haciéndole caer muy desorientado con sus ojos en espiral, le abrazó tan fuerte que casi escupe un pulmón y luego le dio muchos peluchachos al pobre e indefenso adolescente. Lo más gracioso fue el super regaño de ella para con Yuuri.

¿Cómo se supone que el joven japonés tenga seriedad en un momento como este? ¿mas aún si ve a una niña con su mameluco de conejo o con su carita rojita llena de pucheros y mocos? That’s impossible!

—¡¡CHUBBY FEO!!… Buaaaa~~… ¡¡¡Me dejaste sola y no te despediste de mí!!!, ¡¡¡YA NO TE QUIELO!!!

—L-lo s-siento conejita… No…fue mi intención hacerte llorar…¡Lo j-juro! …¡Auchs!

—¡Mentiroso! ¡Mentiroso! ¡Mentiroso! ¡Toma, toma, toma ,toma!

—¡STOP, STOP, STOP!, ¡Ya entendi!, L-lo siento, ¡Auchs!, Â¡Â¡Itai, itai, itai!!  ¡Oye, m-mí nariz m-me duele!

Esa tarde se quedó a sabiendas que lo podían sancionar, por suerte Andrei estaba de por medio, logró darle de comer, y le calmó lo más que pudo asegurándole que cuando tuviese tiempo libre la visitaría, pero Yuuri por más que intentó, no pudo por las ocupaciones y Andrei cuando podía, le llevaba cosas que Yuuri le mandaba como cartas amistosas o pequeños accesorios de conejito teniéndole muy en cuenta.

Pasó el tiempo, el japonés ya no es la sombra de lo que fue, como en los cuentos de hadas dejó de ser ese apapachable cerdito y creció convirtiéndose en un apuesto y bello “príncipe”… Un adulto joven de espíritu guerrero en defensa de aquellas personas de bien, regresó a su país de origen prestando sus servicios y sirviendo como puente para las investigaciones de su hijo con apoyo de Kouji ( esa, es otra historia la cual queda pendiente por contar), a veces lograba tener encuentros casuales topándose con el señor Sergei pero la conejita, quien ya tenía entre ocho a nueve añitos, estaba en clases esgrima, danza o en eventos culturales debido a sus altas capacidades histriónicas y artísticas que fueron explotadas por su tía.

En ese año, las aguas se complicaron para los tres oficiales debido a conspiraciones internas dentro del despacho gubernamental. El nuevo año continuó con más revelaciones y colisionó ensombreciéndose con una tormenta devastadora, y ese mismo año que estaba en curso, fue la última vez que Sergey vio a Yuuri, mientras que Vicky estaría en sus diez para once años, el joven tendría sus diecinueve años o bien casi los veinte por cumplir.

Se hallaba destrozado…

Ambos estaban solos en la tumba del gran Andrei Nikiforov, hombre de honor que fue víctima de una intencional emboscada, el pupilo no cesaba en dejar caer sus lágrimas amargamente maldiciendo y culpándose por no haber estado allí (tampoco pudo llegar a tiempo a su funeral por ejercer los malditos deberes y sublevarse ante sus superiores) más le hizo la promesa al de facciones envejecidas de capturar al desgraciado que ejecutó esa vil acción…

Casi seis años transcurrieron escabrosamente tras aquello…

Casi seis años donde Vicky, fue creciendo sin su padre y trató de sobreponerse a sus adversidades con su mejor “sonrisa” ocultando la melancolía de un necesitado “te extraño padre”…”quiero estar contigo.”

Casi seis años donde ella, debió verse “fuerte” ante su abuelo y los demás para no preocuparlos en lo absoluto, madurando a una velocidad increíble y concienciarse en hallar el mismo objetivo que el Teniente Coronel y para ello, debía prepararse ocupando la misma profesión ya sea en Rusia o en otro lugar…Adoraba la labor pero también se lo tomó “personal” y con motivos de sobra.

Casi seis años en donde Yuuri se concentró día tras día en dar con el paradero de dicha organización y su líder, el mismo que dio “de baja” a su querido maestro también acabó un año después a “quemaropa” la vida de su hermano y cuñada dejando sin familia una criatura inocente en sus brazos…

Casi seis años donde el contacto con el señor Sergey se mantuvo nulo, sin denotar su trastocada responsabilidad con Yuuki, el cual era su segunda prioridad y por ende el anciano de ojos azules conocía perfectamente…

Casi seis años en que por obvias razones el tiempo fue poco para volver a ver a esa pequeña “conejita” y decirle realmente quien es.

Casi seis años en que de a poco, Katsuki fue olvidando tanto su nombre como ese primer lazo genuino de amistad que tuvo con ella, así como Nikiforova lo hizo de la misma manera… Ambos dejaron ese fragmento de su pasado encerrado en un baúl y que más allá de los días sigue esperando por ser abierto…

Ya lo demás es… “Historia patria”

*
*
*

💠

“Debo actuar pronto…” —Pensó el venerable anciano Nikiforov tras guardar nuevamente ese tesoro escondido…

Respiró hondo para calmar sus sentimientos encontrados. Con la situación mejor orientada en su cabeza, era cuestión de tiempo para que la identidad del “apellido” de Vicky durará oculto, en especial por los informes que le ha dado Josef del caso de su nieta, está a nada de ser filtrado y esperaba que su hija Ivonne se retrasara con la búsqueda lo más que pueda para así el tener chance de hablar como sea con el pupilo de Andrei…

Prueba de Obstáculos de la T.S.P.A – Tokyo / Japón
Marzo del 2017 Р4:30 A.M (muchas semanas despu̩s)

El sol todavía no daba tregua de salir viéndose oculto en el cielo oscurecido, cuatro jóvenes se veían perdidos en medio del agotamiento y la falta del noble aliento en esa atroz milicia acabadora. Para ser exactos, los cadetes novatos Románova y Nekola de la mano de los Cabos Plisetsky y Leroy guiados por Altin, se vieron en pruebas muy horribles junto con el resto de aspirantes todas las madrugadas (Aunque los novatos la tenían más enmarañada puesto que debían bandearse con las clases teóricas del bigotón Richelieu y el resto de docentes subintendentes de la facultad en su calidad de estudiantes.)

Regresando al tema, cincuenta de cien de los experimentados agentes policiales no lograron soportar la primera semana de esfuerzo físico, y desistieron totalmente reduciendo el grupo a la mitad… Pero los cuatro rezongones no dejaban de renegar, Yuri quería matar al cerdo por tamaña triatlón, J.J estaba por tirar la toalla si no fuese por Altin y sus “Davis” de soldado, según Emil, el jefe era muy exigente (extremadamente exigente para ser tan pequeño en estatura y joven), y en palabras castizas de Vicky…

El amargado T.C era una maldita máquina poseída del trabajo duro y sin aditivos.

Pese de ser alguien “biche” para el cargo que tiene, las apariencias engañan… el japonés mantenía un fuerte carácter al punto de tirar los dardos sin rodeos a cualquiera y viendo que esta convocatoria ha sido “inusual”, él mismo se ha encargado de dirigirla en compañía de sus mejores hombres con el fin de seguir con sus investigaciones. Claro, no ha podido estar en todas las pruebas “presenciales” pero a las que ha asistido ha hecho temblar la tierra dejando réplicas con secciones de abdominales, cuclillas, sentadillas, estiramientos seguidos de carreras maratónicas, y después, abarcaba la pista de obstáculos acorde con las categorías de fuerza, velocidad, agilidad, equilibrio y flexibilidad.

Era crónica de una muerte anunciada con ese hombre de resistencia espartana.

Y eso que aún no han llegado al combate con armas, solo lo han hecho cuerpo a cuerpo donde los protagonistas como el gatito gruñón, el rey engreído, el arlequín juguetón y la conejita traviesa siempre terminaban en un empate técnico.

—¡YA NO QUIERO CORRER MAS!, ¡ESTO ES SACRILEGIO AL SER HUMANO!, ¡VOY A DEMANDAR A ESE AMARGADO POR EXPLOTACIÓN FÍSICA! â€”Gritaba la más pequeña del grupo.

Se echó de rodillas al suelo tomando bocanadas de aire y despotricaba cosas a diestra y siniestra por estar en la cola, para colmo de males, su desgraciada suerte no se hizo esperar, como nunca Yuuri alcanzó a dirigir por esta ocasión la práctica, en medio del mar de colores verde y azul militar que portaban los hombres (y la damita) de honor para los entrenamientos pasando por inadvertido.

—¿Hmm? ¿Con qué amargado?, interesante â€”Infirió mentalmente el mayor, la niña no se percató que ese monstruo kamikaze  estaba detrás escuchando todo.

En el poco tiempo de estarla lidiando en sus filas, ya le conocía varios de sus impulsos revoltosos, sus escapes de las clases del intendente Richelieu o sus comentarios “despistados”

—Oh, que lindo. â€”Le habló serio y en perfecto ruso cuando apoyó la palma de su mano en uno de sus hombros. Si bien, su cara estaba neutral… Expelía un aura espeluznante, le dará su lección por el apodo—. ¿Qué desea de este “amargado”?

—“¡Maldita sea, me escuchó!” —Pensó la pobre y un jadeo escalofriante se le escapó a Vicky cuando se vio pillada por el japonés—. Se-señor Yuu… digo, Te-teniente Coronel… Yo… Este… Ahhmm….

—¿Le traigo un lamborghini a la princesa o ya se dignará a correr como se debe? ¡MUÉVASE QUE ES PARA HOY, ROMÁNOVA!

—¡¡¡¡WAAAAHHH, SEÑOR, SÍ SEÑOR!!!! —Y corrió…

Corrió como caperucita plateada asustada por ver al lobo feroz japonés de este cuento de niños grandes, se repasó por montón al resto de compañeros dejándoles caras de confusión, Yuuri no se contuvo y soltó una risa ladina muy disimulada en bajo y fue tras ella, cuando los demás le vieron, ahora sí captaron el por qué la chiquilla salió disparada como cohete. El otro sin pelos en la lengua les ladró.

—¡¡¡LO MISMO VA PARA USTEDES CABALLEROS, A CORRER QUE NO ESTOY PARA PERDER EL TIEMPO!!!—No hubo negación e imitaron el mismo gesto.

La marcha duró hasta las 06:30 A.M y de allí, se mandaron para las pruebas de oposición con tiempo límite, debían realizar un recorrido establecido y durante la consecución del ejercicio, se consideraba nulo cualquier intento derribar los banderines o vallas que delimitaban el camino o se equivocara en el mismo. A su vez se enfrentaban con adversarios de la misma academia interpuestos por Yuuri.

Sobra decir que el aguante de todos estuvo forzada al máximo y ni hablar de su agudeza visual. Altin obtuvo una buena marcación, seguido de Plisetsky y Leroy los cuales empataron, les continuó el grupo de ingleses y más atrás Románova y Nekola, ya los demás fueron turnándose en la contra-reloj y por default, varios fueron eliminados ese día.

A las 9:00 A.M Yuuri tuvo suficiente por hoy, les dejó descansar no sin antes recordarles que pronto se vienen las pruebas con armas. Emil estaba exhausto, Vicky tenía su pie casi en el más allá (además estar desparramada encima del checo) y a un lado, J.J  y Yuri tragaban agua como locos. El cabo Plisetsky hablaba en voz alta sobre la forma en que le haría pagar con creces a ese japo de “mierda” por todo, y la cadete Románova apoyo la moción diciendo que con gusto le ayudaba a patear el trasero a ese amargado. Emil y J.J  pensaron que no era buena idea hablar así sonante y campante del quien era su actual “jefe”, pero los dos muchachos sin darse cuenta se unieron en una sola voz dando mil pretextos por el cual debían hacerlo. Otabek, un tanto más apartado y sentado en el borde de las escaleras se encontraba tomando ese liquido cristalino preciado de su termo, y solo se dedicó a observar la escena mientras se oxigenaba…

El tigre rubio y la conejita platinada unidos por la misma causa… Vistos de esa forma hasta parecen buenos “amigos” o incluso “hermanitos” y pensar que hace un par de días se dieron sus buenos coñazos en la cara…

Eso lo deduce porque con el pasar de los días pudo entablar conversa con la pequeña llevando consigo a un Yuri y un J.J gruñendo medio ariscos, él comenzó dando sus disculpas por la actitud de su equipo en el día del evento, y logró comprobar que ella es alguien bastante risueña, dócil y presta, sí se le trata adecuadamente (algo así como un “conejito”) Del lado de Jean, dudó un poco sobre las acciones sinceras de Vicky, pero ya al tercer día olvidó el precedente molestando a la novata con los exámenes y sus clases como el “Rey” bobalicón y tomador de pelo que es. Claro, Vicky le seguía sus juegos volteando la torta en su contra cuando le acusaba con a la Médico Jefe, la señorita Yang.

Sí nos vamos con Yuri, él sigue reacio a cambiar con ella, esa partida de labio y nariz rota no se le olvidará por un buen tiempo y dicha actitud, la tiene Vicky para con él, un amado Makkachin pateado o que por su culpa le haya tocado pelear ese día saliendo con su bello rostro de revista lastimado… Ehmmm… Como que difícil de borrar ese “impase”

Pero, ver al Cabo Primero en ese plan de complicidad con la cadete y dejándose llevar por la euforia del sentimiento extremo y resentido al Jefe Japonés, hizo que el Kazajo pensara que sí ambos se lo propusieran, podrían llevársela bien. Era cuestión de limar asperezas. El subteniente sonrió tras suponer esa posibilidad algo “alocada” en su cabeza y a los pocos segundos el Teniente Coronel yacía a su lado cruzado de brazos mirando el mismo punto.

—El odio de ese par hacia a usted es mutuo, Señor Katsuki.

—Así parece… —Mencionó fresco sin remordimiento—. Y eso que apenas vamos a la mitad de las pruebas.

—¿Hmmm? —Arqueo su ceja manteniendo su posición—. Yo me hacía a la idea que estábamos terminando… deberé buscar más relajantes musculares.

—¿También me odiará Subteniente Altin?

—Estoy pensándolo seriamente, T.C Katsuki.

Yuuri ya había trabajado antes en contra-inteligencia compartida con los tres chicos de la FSB en sus respectivos países… De allí a que se traten con algo de cercanía, sin embargo, no estaban para charlar o tomar tazas de té. Desde finales del año pasado para acá, Japón, Rusia y Canadá se han visto envueltos en escándalos a nivel institucional debido al los carteles de droga, su número y abundancia a crecido considerablemente y al parecer, los cargamentos que lograban incautar provenían directamente de los kilos de estupefacientes decomisados en las mismas entes de la ley (en este caso suelen guardarlos primeramente en las academias para analizarlas y luego pasan a ser destruidas) pero daba la casualidad que el modus operandi, era casi el mismo.

Los tres oficiales llevaron sus informes y argumentos a sus respectivos superiores pero estos no daban su brazo a torcer, (serian la burla de hallar gente de su misma cúpula metida en esta olla podrida que quieren destapar) hablaron con Cialdini y este cualquier día le comentó a su colega Katsuki como cosa “perdida”, sin querer dio con la fortuna de que él joven llevaba la misma vía de escrutinio.

Al T.C le pareció realmente descarada e irónica la situación que se presentaba, eran demasiadas concordancias entre sí, que no dudo en jurar que alguna Narco-Red continental estaba bajo este “asunto”. Por eso, no escatimó ni un segundo en proponerles a los oficiales de tener “una alianza concertada” como colaboradores en su país perteneciendo a la F.E.I.G y dependiendo del éxito logrado en dicha misión, el dato obtenido podrían llevarlo a sus respectivos gobiernos. Katsuki les garantizo que por ley, ninguno de sus partidos políticos o cúpulas policiales no deberían negarse en abrir esa “consecución”, de no hacerlo, se daría para pésimas interpretaciones… Los de alto mando con tal de acaparar los reconocimientos en bandeja de plata para decir:  “Descubrimos y dimos captura a tal banda (x) en esto”, “los agarramos”  y más cosas de esa índole… Los dejarían actuar.

Ya con todos los juguetes en la mesa ellos no tenían nada que perder, así que Leroy, Plisetsky y Altin aceptaron la propuesta.

Al ser Yuuri, el más experimentado, con el rango de mayor peso y alguien muy respetado bajo la batuta de Feltsman en su país, sus suposiciones en dicha plenaria privada no fueron tomadas como monerías. ¡Sí!, hubo ciertos personajes en su contra pero los sensatos sobraron y gracias a aquellos que confiaron en su palabra le dieron aval de continuar con su plan , bien le conocen en el ministerio de defensa nacional y los superintendentes en Japón por realizar operativos de este calibre suicida y salir bien librado de ellos.

Aprovechando todo eso de los tratos entre las embajadas de su países y otras cosas más (tomaron lo de la convocatoria como conejillo de indias, pues el año pasado seis academias fueron salpicadas con los mismos hechos narrados) los carteles mantenían a alguien adentro soltando la sopa y de ser así, a Yuuri le toca jugar de la misma manera bajando el filtro… Por eso los tres oficiales de la FBS estaban metidos en su papel, buscando “sospechosos” con ese perfil bajo de “aspirantes”

—¿Nadie de procedencia dudosa hasta ahora?

—Aparentemente todo tranquilo, Señor. Pero… Plisetsky y Leroy le tienen puesto el ojo a cierto grupo.

—¿Cuál de todos? —Preguntó Katsuki disimuladamente, pasándose su pañuelo bordado a pedido por su rostro sudoroso.

—Sureste, tres extranjeros ingleses, el resto son japoneses.  â€”Señaló al final Altín y volvió a empinarse su termo tragando varios buches.

Yuuri hace un movimiento casual y dá con ellos. Los tiene plenamente identificados. 

—Esos tipos por los que nos dijo su Escuadrón de Espionaje, fueron invitados por recomendación de uno de sus pares policiales académicos, el Intendente que está de visita supervisando su convocatoria. Recuerdo que los primeros días ese señor no se despegó ni un solo segundo de nosotros dándonos el recorrido por la T.S.P.A y al llegar al almacenamiento de las drogas incautadas, ellos se desplegaron en puntos estratégicos, como si necesitaran comprobar algunas cosas, en especial cuando el intendente sacaba a relucir ciertas preguntas a sus hombres sobre la locación en sí, T.C 

—Comprendo. —Acotó el T.C

Las convocatorias se regulan por los Intendentes (cumplen función de pares) el intendente Yamamoto es uno de los más cotizados pero a su vez, es de los más involucrados en esto del “cartel de las drogas académicas” Las instituciones que se vieron manchadas en dichos escándalos han sido evaluadas por ese mismo hombre. Yuuri, secretamente lo ha estado escudriñando pero no le ha hallado algo en concreto donde en sí, se le demuestre sus “caídas”, “Incoherencias” y “Parabulias”… 

El nuevo detalle a colación fue sorpresivo.

—Buen trabajo, por ahora necesito que los tres no le despeguen la vista a ese grupo y del intendente, yo hablaré con Chulanont y Giacometti para empalmar lo que me has descrito con lo que tenemos. Yamamoto no es presa fácil y puedo meter mis manos al fuego a que el canalla es pieza clave. Sí resulta salpicado en esto, no saldrá bien parado de mí territorio.

—Aún no me explico… ¿Cómo diantres hay personas de nuestro bando metidas en esa “porquería”?

—Cuando se prueba el poder con dinero, las personas ambicionan más de lo que pueden tomar con sus manos Subteniente… Se desvían y terminan por realizar este tipo de vejámenes aberrantes, y lamentablemente, es un asqueroso veneno que nos aflige como sociedad.— Ha dicho su jefe “sustituto” de modo crudo y el kazajo comparte la misma opinión—. Por esa razón estamos nosotros aquí, para recordarles a esos sinvergüenzas que donde hay dos de ellos habrán miles haciendo lo correcto y sí toca llevarlo hacia las últimas consecuencias, lo haremos. No lo olvide, Subteniente.

—Sí señor. —Es una de las razones por el cual admira su proeza y sentido de justicia, por eso no dudo en colaborar en su operación… También sabe que muy en el fondo Yuri y Jean tienen esa misma idea del superior japonés, solo que sus colegas son de “un genio bastante especial”… 

—Oh por cierto, Señor Katsuki

—Katsuki está bien para mi, Altin.

—De acuerdo, Katsuki. ¿Me da un permiso para hacer una sugerencia? —Soltó con cortesía el subteniente.

Al nipón se le hizo curiosa la tonalidad de su voz, así que le dio un: “A lugar”, y escuchar su inquietud.

—Ese día, el del recorrido, la mayoría de aspirantes no tomaron con tanta importancia el detalle que encontramos, pero nosotros no somos los únicos que vimos esa línea difusa…

—¿Ah sí?

—A mi lado tenía a tus novatos, sin querer escuché lo que hablaban y son muy habilidosos… En especial la chica, fue bastante perceptiva. “Muy” perceptiva… —Lo enfatizó.

—¿Románova?— eso sí que le interesó, los ojos del mayor los cuales estaban estaban fijos el subteniente, pasaron a puntualizar en la conejita de zafiros azules y el cachorro grandulón, Otabek le comento con lujos y detalles el desglose que calculó la novata con los complementos del novato.

—Ella estuvo incómoda al respecto con las preguntas fuera de lugar del pare académico. Cuando hablaba con su compañero Nekola, sacó conclusiones pequeñas pero que no se desligan de lo que estamos haciendo… En lo personal, son bastante intuitivos… Más que todo ella ¿y si quieres comprobarlo?, no está de más pedir su “opinión”, pero eso significaría que toca ir con cuidado.

—Ya veo…

La charla improvisada la extendieron algo no más de dos minutos y luego la dejaron hasta allí. Los aspirantes veteranos y jóvenes se habían retirado, todos menos uno (o más bien… una), Vickytoria estaba totalmente estirada de manos y piernas explayada en la grama muy cansada, sus ojos los tenía cerrados, ocultos detrás de su toalla rosa para evitar el tenue resplandor del sol matutino, su suéter estaba a medio alzar dejando ver parte de su piel lozana y perlada por el sudor (y ni le importó, por cuenta de ella se quitaba todo y se tiraba a una piscina a refrescarse) Yuuri, quien ya portaba sus lentes habituales y no los de sol, supo contemplar en alta definición a la joven rusa con una mano apoyada en su barbilla y la otra debajo del codo… Quedó impresionado. 

Si claaaro…”Muy impresionado…”

En realidad al señor T.C se le fueron las luces con el abdomen plano y las curvas definidas de la chiquilla… Será reservado, será respetuoso, y educado, pero es hombre después de todo, ¿no?¡Tampoco es de palo!

Envuelto en esa figura andante, no dejó de pensar en el comentario hecho del colega kazajo, cada día Románova le deslumbraba en sus facetas y definitivamente desea conocer más a fondo toda la personalidad que ella desprendía cual muñequita de Matryoshka.

Pasaba de ser una luchadora intrépida a una modelo infantil y así mismo, a verse como alguien madura para su corta edad, ahora con esa postura de análisis, la cual fue pequeña pero acertada, han demostrado su madera como futura oficial y él solo tiene esta simple pregunta… 

¿Qué más le falta por mostrar?

Quiere estar allí para no perderse ni un segundo del crecimiento de ese exótico “Lirio de fuego”

Tan metido en sus pensamientos se encontraba, que recién reaccionó con ver al cadete Nekola buscando a Vicky para obligarla a asistir a sus clases con el bigotón… Oh que mal, le dañaron su buena panorámica a esa cintura delineada. Tenían exámen de lógica y estudio de casos. La niña hecha la diva trágica, fingió desmayarse pero no le funcionó… El checo se la llevó, a ella no le quedó de otra, mas que bajarse su suéter y seguirlo con un bonito quejido aniñado.

—Esto es increíble, Katsuki. â€”Yuuri habló consigo mismo y negó con su cabeza. â€”¿Qué rayos te pasa mirando lo que no debes?, ¡Concentrate! â€”Las ocurrencias de esa niña lo descontrolaban sacándole una sonrisa sincera.

Decidió por irse de una buena vez a su oficina para sacarse el exceso de sudor y ponerse su atuendo habitual…Ya tendrá tiempo para seguir descubriendo las florituras de Románova. Era hora de ponerse serio y comenzar con el rastreo que tienen preparado Giacometti y Chulanont sobre los golpes y sucesos que han dado a raíz de esta misión embaucada….

Salon de clases T.S.P.A – Tokyo / Japón
Primeros días de Marzo del 2017   – 10:00 A.M

Un 2,7…  

Un 2,7 fue la puntuación obtenida en ese examen manipulado… Vicky se sintió estafada por completo, El sentimiento de enfado muy grande y violento se delataba en su mirar azul, bramaba fuego por donde le viese, ella le reclamó con bases de peso al profesor Subintendente por dicha calificación injusta, de hecho, muchos en el aula salieron cual lanceros defendiendo sus puntos de vista.

Si bien, el bloque de cadetes al cual pertenecían Vitya y Emil no les miraba con buenos ojos, eran adultos y son conscientes que esos dos muchachos, eran los mejores al momento de dar sus intervenciones de análisis, sobre todo Vickytoria (no por nada obtuvo pase directo con la cereza de pastel al llevarse la mejor valoración en los años de funcionamiento de esa academia con su examen escrito) Richelieu, cumplió con su “venganza” anunciada, alegando que los argumentos dados en su interludio no eran los adecuados y que debió seguir el patrón explicado en sus clases (otro golpe bajo ya que Vicky solía volarse una que otra área) Ella se vio con las manos amarradas, la campana sonó, todos miraron con caras asesinas al maestro bigotón, y este… Se fue feliz y campante…

Vicky salió muy ofuscada de ese lugar, no podía hablar con los otros tres profesores que le corresponden porque eran del bando de Richelieu y tampoco con Michelle, porque él pertenece a otra categoría académica. 

¡Perra suerte la suya!

Emil ya estaba en el campus encogido sobre si mismo, abrazaba sus piernas con una cara de exilio (preocupado del regaño que se llevará de Michelle) y presionando con desgano ambos exámenes… El Mayor Christopher lo vio de reojo y le saludó normal, pero le notó su expresión frustrada, se acercó a él y le explicó lo sucedido.

—Va jugando bigotón estéril, ¡Esto es guerra! —Remató Chris, sus iris verdes gateados mostraban una llamarada de maldad suprema, a Emil le dio miedo y se puso a sudar frío. Christopher le quitó ambos quizzes, se los quedó para él y prometió darle respuesta pronto.

Oh si, que chevere todo pero, a todas estás: Â¿En dónde está Vickytoria?

Ella seguía en línea recta a ¿quién sabe por donde? sacando su mal humor, no estaba para ver a ninguno en estos momentos, de pronto se topó por casualidad con uno de los dirigentes del E.E.I que está bajo la Capitanía de Chulanont y del Mayor Giacometti. El señor se veía apurado porque le necesitan en otro lado, así que le ordenó explícitamente a Vickytoria llevar ciertos documentos súper importantes al T.C (para completar su mal día) la niña se dirigió a su oficina pero…

—¡¿Espere?!, ¡Policía! ¡Ayuuuuuuda, no sé dónde quedaaa…! 

Explayó la atolondrada, debió preguntarle en dónde se ubicaba la oficina del Yakuza japonés (llámese Yuuri) antes de que se fuera… En esas, un señor alto de facciones duras, oriental y de mucho más edad, se puso a sus espaldas y sostuvo con sagacidad los hombros de la menor…

—¿Puedo ayudarle, bella damisela? —La niña volteo asustada y le reconoció, era el par académico que observaba las pruebas y que estas, se llevarán a cabo con “normalidad”, algo en ese hombre le daba pavor desde que le vio ese día, y prendía su sentido de autoconservación. 

—¿Usted. . . sabría decirme en dónde queda la oficina del T.C Katsuki? , debo llevarle esto. —Mostró el paquete, al señor se le oscureció la mirada, tenía un toque de malicia… Él le explicó el camino y enseguida se ofreció amablemente para llevarlo por ella tratando de convencerla de que estaría en buenas manos y de que no hay ningún problema, Vickytoria se negó de todas las formas políticas y amables; él, hablaría una vez más, a no ser que un grupo de los participantes le buscaran para “aclarar asuntos”

Vicky siguió, se le hizo extraño su comportamiento, le dio escalofríos sobre todo por el documento que ella portaba en sus brazos y ahora no puede parar de imaginar cuál era su interés en ello. El gusanillo de la curiosidad de Vickytoria atacó. Le hizo escozor en sus dedos olvidando su malestar, ese sobre de manila con letras en rojo re-calcando el “TOP SECRET”, la sedujo, la hipnotizó, le habló diciéndole un: “Ábreme y léeme, soy todo tuyo.”

—Sí le doy una pequeña leída, el T.C no se dará cuenta, ¿verdad?“… —Infirió para ella con su dedito índice en su boquita de corazón bien inocente, igual, ¿una vez al año no hace daño?

Miró a su alrededor para percatarse de que nadie le observara, le recordó sus viejas andadas de pequeña cuando leía los casos sin permiso de Andrei y del antiguo viejo jefe”cascarrabias”  su padre. Como la experta que es, lo abrió con mucha destreza de modo que al guardar los papeles en su lugar otra vez no se notara nada de nada y entonces lo que fue, la dejó helada… 

Posibles ubicaciones de los distribuidores de drogas en varios puntos en Shibuya, los allanamientos a las instituciones implicadas, y exportaciones en grandes cantidades de estupefacientes, los cuales aún no se le daban respuesta porque varios de estos han sido nulos. Ella recuerda haber visto en las noticias algo del caso, y por lo que alcanza a dimensionar, la academia T.S.P.A podría verse envuelta en esa maniobra. Guardó los papeles tal cual como los encontró con el mismo sellero y se fue directo con el pedido del superior a entregarlo con prisa a su T.C… Eso era muy grave, a medida que caminaba el asunto le dio muchas vueltas a su cabeza…

Oficina del T


Oficina del T.C Katsuki, T.S.P.A – Tokyo / Japón

Primeros días de Marzo del 2017 – 10:30 A.M 

En el mismo sitio, exactamente en los pasillos de los rangos superiores, Yuuri acababa de conversar hace un par de minutos con el Intendente Yamamoto, fue un encuentro inesperado e intenso, las puyas furtivas entre ambos colegas fueron sutilmente disfrazadas con aires de cordialidad. Ya cuando pudo entrar a su oficina, se quitó todo y entró directamente a su baño privado, las gotas de agua recorrían su cuerpo desnudo y bien tallado, despojándolo del moho, la grama, el polvo y el sudor generado por las pruebas. Pasó ambas manos por su rostro hasta llegar a la coronilla de su cabeza y deslizarlas con cuidado por las hebras negras de sus cabellos. 

Soltó un suspiro muy pesado y en su mente aún no olvidaba las últimas palabras.


Ø  Ã˜  Ã˜  Ã˜  Ã˜

—Que curioso, muchas de las instituciones a las que usted ha evaluado, se vieron vinculadas con eso del “Cartel Académico” que tanto mencionan los medios.

—Creo que se equivoca conmigo Sr. Katsuki

—Eso no responde mi pregunta con exactitud, Intendente.

—Me parece que va por el camino equivocado.

—Entonces, ¿No le importaría si yo reviso con antelación sus movimientos y reportes…? Ya sabe. . . protocolos, hay que ser precavidos.
. .

Ø  Ã˜  Ã˜  Ã˜  Ã˜

Admitió que fue osado, admitió que se mantuvo inquieto cuando lanzaba cada zarpazo con su lengua, pero el muy maldito no titubeó en nada, sin embargo, la actitud inicial de Yamamoto fue cambiando a medida que sus frases pensadas iban en aumento y eso fue un primer indicio. Cerró la llave de la regadera, y se secó lo más pronto posible. Empezó a vestirse allí mismo en el baño y solo le faltaba abotonar su camisa para así ponerse el ropaje o chaqueta imperial, en esas le entra una llamada a su IPhone privado, la melodía que suena la reconoce porque el hámster sinvergüenza se lo personalizo con “intoxicated”… 

Es Chris…

Chris le llamaba más que todo para avisar que alguien de su pelotón le enviará los documentos que llevan la linea guía de las posibles modalidades que están usando las micro-organizaciones para distribuir la droga, Yuuri también le explica un poco sobre lo que habló hoy con los perros de la FSB, sus conjeturas en el grupo de aspirantes y los posibles sospechosos. Estaba por colgar hasta que Giacometti se lo impide comentándole las jugadas mal trechas de Richelieu con los estudiantes, sobre todo con las puntuaciones de Románova. A Yuuri no le corresponde esa Jurisdicción, él no es una figura “académica”, es “una figura directiva”

Pero el suizo insistió, le manda vía Whatsapp la foto del examen de la chica, y Yuuri le da una hojeada rápida, la temática dada es de un nivel intermedio y no corresponde con la categoría de los principiantes en el curso de cadetes pues se dan en estudiantes que prácticamente están cursando para cabo primero, ella no sigue el patrón clasista del viejo bigotón, pero es obvio que sus respuestas son puntuales y bien específicas enumerando cada variante del caso a exponer, Richelieu tiró a matar y le salió el tiro por la culata con Vicky… Katsuki, simplemente se sorprendió una vez más… Tal vez… Tal vez debería tomar en cuenta las palabras de Giacometti y la sugerencia de Altin…

Conjuntamente, la niña encuentra la oficina de Yuuri, tocaba repetidas veces pero nadie contesta. Iba a irse, pero ella posó su mano en la manija de la puerta haciéndole girar y el sonido del pestillo le indicó que estaba abierta. Entró sigilosa sin anunciarse, sus pasos no se sentían, la oficina era espaciosa y bastante elegante. Los colores sobrios señalaban lo sencillo que Vicky siempre ha notado en los gustos del T.C y lo que más le vislumbro ganándose su admiración fueron los trofeos, distinciones y fotos conmemorativas de Yuuri… 

Cada presea, triunfo, y galardón demostraban que el joven no era cualquier pintado en la pared, trataba con alguien de mucha trayectoria, y ahora comprende un poco el porque su actitud severa y disciplinaria. Eso le dio un impulso grande de motivación para ejercer bien su cargo en un futuro, estar a su nivel y que le vea como un “igual”

Por cierto, el mencionado ya había terminado de hablar con Giacometti y salió del baño topándose con la joven hurgando sus cosas, normalmente estaría enojado pero se la dejó pasar le dará un “pequeño escarmiento” de una forma poco habitual. Aún no había cerrado su camisa y se le notaba parte de su pecho y firme abdomen, su cabello estaba mojado totalmente hacia atrás con uno que otro mechón rebelde pegado en su frente y portaba una toalla pequeña alrededor de su cuello. Dejó caer el peso muerto de su cuerpo a medio lado con el brazo Izquierdo resguardado en su bolsillo y el derecho apoyado en el marco con sus pies tomando la posición del “cuatro”, estaba lo suficientemente cómodo para permitirse apreciar la estampa…

Vicky pasó por el escritorio ajeno, había una foto de mesa del japonés con su sobrino, el pequeño Yuuki tenía un violín y una medalla, Yuuri portaba su uniforme imperial, lo gracioso es que tío y sobrino tenían el mismo peinado, sus rostros lucían felices con unas hermosas sonrisas y las mejillas de ambos familiares estaban coloreadas como el cerezo rosado que florece en japon.

—¡Awww! ¡Que lindos! —Mencionó en voz alta y con sus ojitos brillantes, la ternura en esa foto fue demasiado para su corazón…

—Fue el año pasado…

Hablo Yuuri con voz sosegada y profunda… Vickytoria volteó y se sonrojó por completo cuando le vio a medio vestir. 

By Sharayanime & Aru Chan

De cosas no se desmayó y murió allí mismo por ver semejante hombre “sexy”… ¡digo!, ¡jefe de la ley en esas fachas!

Y con un tatuaje…

Un puto tatuaje en pequeñas letras Japonesas encerradas en algo abstracto cerca a su pectoral izquierdo, eso no ayudaba… Â¿Cómo carrizos se respira?

By Sharayanime & Aru Chan

Mientras daba sus pasos hacia ella explicaba la procedencia de la foto. â€”Yuuki, tendría cuatro años, allí ganó primer puesto en interpretación musical y como no me dio tiempo de usar un vestuario adecuado, me tocó asistir así a su presentación.

—Ya… Ya veo… S-señor.

—¿Pasa algo, Cadete?

—Ahmm… Este… ¿Podría cubrirse Sr. Katsuki?, no lo veré si es necesario. —El rojo de su cara la delató por completo y se tapó su rostro con la foto, no es tan descarada para mirarle fijo y directo, aunque muy en el fondo quisiera solo por mero interés de saber lo de su tatuaje, léase bién, ta – tua  je.

Yuuri acabó el castigo tormentoso de la muchacha abrochándose su camisa como si nada. Una mujer u hombre más aventados en su lugar tratarían de hacer cualquier amague (cosa que él odia), incluso ha visto menores con demasiada malicia, por suerte Vicky es del tipo de fémina que revela “ingenuidad o despiste” en sus reacciones y no tiene esos alcances.

Por eso le valió un bledo en ponerse así frente a la pobre chica…

Vickytoria retiró la foto de sus ojos, encontró a su jefe sentado en el sillón de su escritorio, y con un ademán le invitó a sentarse. Él pide disculpas por no estar “presentable” ante ella, más le menciona que no es su culpa en primera debido a que la niña no se anunció como se debe. Vicky no pudo renegar, la flagrancia le hace meollo y nuevamente se le suben los colores a su cara. Katsuki va al grano y le pregunta cuál es el motivo de su llegada, ella le muestra el documento y explica cómo llegó a sus manos. A medida que la chica le narra el suceso, este los escanea y luego la mira bastante acusador.

—¿Qué? ¿Qué hice ahora? señor regañón… —Ese “regañón” lo masculló muy suavecito para ella pero…

—Mmm… Sí vas a leer algo clasificado sin mí autorización, al menos ten la decencia de poner mejor el sellero y gracias por lo de regañón“, pero prefiero el de amargado“, va más conmigo.

—Rayos, ¿qué clase de brujo japonés es este?“…—Fue pillada de nuevo, hoy no ha sido su día…Yuuri en medio de su capa de seriedad, internamente se divertía con las caretas de la chiquilla. En fin, él decidió no dar mas alargue y la enfrentó.

—¿Y bien? ¿Puedo saber la causa para haber leído “mis” documentos?

—Es que, al venir para acá me topé con alguien de alto mando… Creo que se apellida Yamaha… Yamato… Yamo…

—¿Yamamoto? —Vickytoria asiente con fuerza, y continuó—. Él fue muy insistente en pedirlos, pero no quise dárselos, no lo vi prudente… Y como él, de un momento a otro se puso muy interesado, lo abrí… ¡Pero le juro que no modifiqué nada y los dejé tal y como estaban! ¡Yo…!

—No se preocupe, entiendo. —Segundo indicio que haya en ese mal habido “intendente”—. Hiciste bien en no entregárselo.

—Señor… —Ahora la niña habló con algo de titubeo. En sus nervios sacó a relucir su inquietud y Yuuri le dio su espacio para que se relajara—. Sobre los carteles… La institución… ¿Está metida en ese asunto?

—En realidad no… —Aclaró Yuuri cuando organizaba sus papeles y se ponía sus anteojos—. Es complicado, pero puede que seamos la próxima víctima sí no nos apresuramos y tú, eres un caso curioso. Te gusta zambullirse en aguas profundas y en lugares que no te corresponden. —Se permitió acomodarse con un puño apoyado a un lado de su rostro.

—Yo… lo siento no quise juzgar… Es que no pude evitar mencionarle el tema, ¡La T.S.P.A es una buena academia con buenos dirigentes! Excepto ese bigotón. —El jefe alzó una ceja en respuesta y Vickytoria habló demás—. Ahmm… Creo que me mejor me callo, ya eso es algo personal que no tiene que ver con esto. —Se sintió pequeñita en ese instante agachando su cabeza como niña regañada, Yuuri pudo notar la inconformidad y se dio una idea del por qué… Ya que Giacometti y Altín abogaron tanto por la chiquilla, al T.C se le ocurrió lanzar el siguiente comentario no más por probar su nivel de análisis.

—Románova, basándose en lo que has leído, sin “mi” permiso… ¿Qué piensas al respecto?, eres libre de responder como gustes. â€”El “¿Eh?” de Vicky fue confuso, su carita de poker fue épica, rápidamente ella agitó su cabeza de lado y lado reaccionando a la pregunta extraña de su jefe… total no pierde nada en hacerlo. 

—Yo… creo que el grupo criminal que ha hecho esto con esas instituciones debe de tener a un tercero que conozca muy bien su medio, y no cualquiera. Alguien muy importante que haga parte del FPJ y que en medio de su alto cargo convenza a otras personas a su conveniencia…

—En eso concordamos. —Acotó Yuuri sintiendo el descargue sincero de esas palabras—. El sujeto sí o sí, es peso pesado, son demasiados golpes. Ha proporcionado información confidencial de las academias y sacan las drogas confiscadas dándoselas al mejor postor,  yo tengo mís cabos… pero no puedo dar nombres hasta ver algo explícito. Ahora, supongamos que tengo estas posibles rutas y modus operandis aquí en Shibuya… —Yuuri, le mostró otros papeles que Chulanont le había estructurado con estrategias muy actuales, pero no le convencían del todo. Por raro que parezca, la srta. Románova le inspiraba “confianza” y él subió su apuesta en seguir midiendo sus alcances “de análisis”—. La academia más cercana a la nuestra, perdió 100.000 kilogramos la semana pasada y ayer perdió la misma cantidad.— Yuuri usaba fraseos puntuales y no daba tantos detalles, ella los miraba y luego sacaba algo en concreto.

—Mmm… Estas rutas son muy “visibles” para los golpes que dan… Su trabajo es más discreto… ¡Apostaría todo el dinero de mí alcancía a que no se van por estas modalidades!

—¿Por qué lo cree?, explíquemelo con sus propias palabras.

—¿Me permite? —Yuuri lo aprobó con un gesto de afirmación, La cadete se levantó con algo de seguridad poniéndose al costado de su jefe, la actitud que adoptó es completamente diferente, incluso su mirar… Los ojos azules de Vickytoria demuestran tenacidad estratégica. Se empodera de los papeles hasta que halla las zonas encerradas que supuestamente las micro-organizaciones usan para distribuir la droga.

Ella, en su pequeña intervención, señala que el “sapo” o “Infiltrado” que este haciendo tal chabacanería, debe estar apostando con gente occidental. Mafias externas, puesto que los grupos Yakuza como los Yamaguchi-gumi, Inagawa-kai, y los Sumiyoshi-kai que son los más importantes en este país no están fuera de la ley, ellos son regulados, observados y afirman “entre comillas” ser grupos humanitarios que mantienen el orden en Japón. Yuuri le había dicho eso a Chulanont en una de sus conversaciones, Sí ellos estuvieran allí, el acuerdo con la Agencia Nacional de Policía sería nulo y perderían beneficios… 

¡Punto para la chica!

Románova le sigue su charla aclarando que Japón es un país moderno que en menos de un segundo aprendería cualquier inclusión haciéndose notar al igual que su frentes policiales… Y eso no le conviene a nadie… La distribución que realizaría ese “grupo extranjero” ha de tener toques “vieja escuela”, Yuuri ya había previsto esa posibilidad cuando lo trató con Cialdini y Feltsman, le gusta como piensa, y ese mismo modo de enlazar las cosas le recuerda a alguien…

—Ahora, si hablamos de las academias… Hay protocolos de seguridad que denotan datos específicos del lugar. â€”Fue enumerando con sus dedos el listado mientras contaba con un gesto bastante ingenuo—. Ubicación de guardias, puntos de fuga, salidas y entradas, cámaras de seguridad, alarmas, la cantidad de hombres… Entre otras cosas, ese sapo definitivamente solo no puede sacar la droga, necesita mano de obra, puede que estas sean internas y lo hagan en horarios donde se vea vulnerable la “seguridad”…Aunque, esa parte no sabría como decírsela.

—Nada mal, Románova… Siguiendo con esa suposición, usted y yo sacamos los kilos de droga… ¿Qué estilo o modo de extracción de la vieja escuela usaría para pasar por inadvertido?

—¿Conoce “El Blindaje”…? —Y un “claro” salió de la boca de Yuuri…

Su Jefe explicaba que en los años 20’s los países americanos, más que todo en EE.UU y Canadá usaban mucho ese estilo, meten las cosas en algo y las roban antes de que la aduana y los federales hagan su último desglose. Es discreto, es antiguo y lo aplicaron tanto que se expandió en gran parte de Europa y Asia- Occidental. Los grupos menos experimentados optan por cosas tan “llamativas” que terminan perdiendo mucho, los más organizados se van a la fija con métodos recatados sin deslindarse de lo moderno o hacen mezcla de las dos.

—Mmmm… De ser así, el Escuadrón Antidroga (E.A) podría evitar gastar tantos implementos y utilizar meramente en la redada a los perros entrenados…

—¡¡¡Siiiii!!!, de hecho nunca fallan y son efectivos Señor Katsuki… ¡Mí Perrito Makkachin es experto en búsqueda dirigida a personas, protección y recibió otros tipos de entrenamiento de mi papí y…!—Y estuvo tan emocionada abrazando con fuerza el brazo del joven que al darse cuenta, se ruborizó otra vez. El T.C sonrió socarrón ante ese fail de la señorita.

Ella quería ser un avestruz para meter su cabeza plateada al hueco.

Independientemente de su impulso pudo confirmar muchas de sus teorías guardadas para él con las opiniones de la cadete, SU capacidad de análisis le dio una buena sensación… Se vio a mismo en sus inicios de oficial. Claro, con la disyuntivas de sus personalidades… Ató todas y cada uno de los resultados con pocos datos y sí ella atinaba con lo que estaba pensando hacer y daba en el punto exacto, él mismo irá a joder a los altos tribunales de la superintendencia por descartar su antigua postura en este tema y de paso a Richelieu por tomarse sus “disgustos” a modo personal con la cadete (es un docente, debe mostrar justicia no lo contrario.) Además de preguntarle a ella cuando todo sea más “calmo” ¿De quién aprendió a hilar las hipótesis de esa manera?

—Tú espérame aquí, yo terminaré de cambiarme.

—What?! —Se fue dejándola sola con el montón de papeles y de ella solo salió un: “¿ y ahora que mosca le picó?”,  Yuuri fue al baño, se arregló en menos de tres minutos, regresó de allí con el aspecto y finura de alguien de su entereza, recogió todos los papeles y tomó a Vicky de la mano llevándosela a remolque a otro lugar.

Varias de las secretarias, ejecutivos militares entre otras personas del personal se dieron cuenta y Vicky ni sabía en qué líos se había metido para que el susodicho actuara así… En medio de su caminata, el japonés hizo una llamada desde su intercomunicador al tailandés estaba en el cuarto de operaciones.

Yuuri le dio una rápido resumen. Phichit chilló asombrado del otro lado de la línea.

—¡¿NO TE LO PUEDO CREER?!

—¡Me romperás el tímpano!

—¿Dime que traes a la linda ilegal contigo?

—¡No estoy para juegos, Concéntrate Chulanont!

El “Yes” evidenció la alegría maligna del moreno mientras que el hombre de cabellos azabache puso sus ojos en blanco aclarándole que se comportara a la altura, Vicky seguía martirizándose, ¿había hecho algo malo? ¿Quién sabe?

Sala de operaciones T.S.P.A – Tokyo / Japón
Inicios de Marzo del 2017  – 10:50 A.M

Llegaron al lugar, Vickytoria Románova boqueaba ante la cantidad de aparatos de última tecnología, técnicos, mapas, hologramas maniobrados con sensores, tableros táctiles, todo lo necesario para usar las redes a sus anchas. El capitán Chulanont les reconoció a pocos metros y les saluda a ambos.

—Amazing! ¡Yo pensé que esto se veía en la ficción, Capitán!

—¿Verdad que si? ¡Y dime Phitchit a secas!, yo no soy como cierto “superior cuadriculado” que tengo a mí lado. —Vicky trato de no reír pero le fue imposible y el jefe ni se inmutaba en responder sabiendo lo mordaz que su amigo, se mantuvo serio leyendo el informe.

—¡Bienvenida a mi santuario, linda Vicky! —Comentó Chulanont con pose triunfal haciendo la “v” con sus dedos en señal de paz al final.

—Esto no es nada, para lo que te falta por conocer, pequeña cadete. —Katsuki dio los primeros pasos alejándose de ambos, ella le miró con mal humor y le siguió, Phichit fue más atrás chismeando el aura cómplice de esos dos. A Vickytoria se le pudo escuchar un susurrado: No soy pequeña…jefe tonto cari-bonito y Yuuri quien ya gozaba de sus dotes de hechicero bohemio en respuesta le dijo: ¿De amargado a cari-bonito, no esperaba tal halago?, eso descolocó a nuestra conejita por tercera vez exponiendo su pena cual farolillo rojo de navidad y refutándole muchas cosas en voz alta. A Katsuki no le hace falta imaginar cómo está, el cabronazo se ríe con disimulo y gloria diciéndole: Mejor suerte para la próxima“.

El hámster de laboratorio formó una “o” llevándose la mano a su boca.  ¿Yuuri Katsuki? ¿Su amigo / jefe? ¿En ese plan?, ¿Y molestando a la pequeña solo por simple gusto?

¡Quien lo ve, Teniente Coronel!

Las teorías locas conspirativas con Chris están dando frutos o al menos, eso cree. 

Ya parados en la plataforma, este había preparado con antelación lo pedido por Yuuri, un mapa Holográfico de Shibuya con todas sus localidades, la academia hermana que fue “violentada” y las rutas marcadas. La cadete desde una silla observó todo en detalle,  estaba descansando intentando descifrar su dilema existencial.

—Bien, T.C, ¿A que se debe todo eso? â€”Inquirió bien descarado el Capitán.

—Quiero probar algo. —Comentó fresco y serio como siempre—. Y si esto resulta ser como lo tenía pensado, yo te daré un golpe con tu palo de selfie por tomarte las cosas a la ligera con tanto modernismo. —Le dio un codazo (uno suave por las costillas) a su mejor amigo y este se quejó con un “YUURIIIII” 

La niña formó una curva agradable en sus labios de corazón por inercia, es raro ver al sexy amargado en “plan bromista” sin querer…

—Bueno sí, pero… ¿Y eso tiene que ver con la linda novata que tenemos por allí?

—Ya lo verás… Â¡ROMÁNOVA, VEN AQUÍ! —Ella dio un salto de la silla y llegó en un dos por tres a donde están el par de adultos.

—¿Recuerdas lo que hablamos hace unos momentos en la oficina?

—¿Lo de las rutas?, si señor Teniente Coronel.

—Perfecto… 

Yuuri le señaló con un movimiento de su mano la academia que fue perjudicada en el holograma, cada fibra óptica se mueve según lo que el direccione, le recorrió el mapa completo de la ciudad y a su vez le hablaba pidiéndole algo en concreto.

—Quiero que le expliques al despistado de tu Capitán lo que me dijiste a mí y ver si con eso, logro que se centre en métodos menos llamativos.

—¡Me dueles! —Se volvió a quejar Chulanont y aquí el T.C orientó a su cadete con una pequeña hipótesis sobre el cargamento robado. 

—Supongamos que la policía ordinaria halló las sustancias alucinógenas y ya estaban repartidas en bares, locales y lugares nocturnos de la ciudad. Los vendedores no dieron mucha información pero en este caso queremos ubicar desde donde se surten… Es aquí donde entras tú, el modus operandi del que hablamos, “El blindaje”, ¿es aplicable en este caso?

—¡¿Ehh?! ¡¿Cuál es ese?! ¡Yo solo conozco modalidades del 60’s en adelante! â€”En la cara de Phichit se le veía el letrero “Avísenme”, Yuuri le dio otro codazo por el comentario pero es entendible, en la actualidad nadie pensaría en retomar métodos obsoletos y precisamente, esos son los que están perjudicando a todos por desconocimiento.  Vickytoria, hizo un recuento breve al Capitán de ello con mucha paciencia y amabilidad cosa que Phitchit agradeció, y luego ejemplifica lo dicho usando el mapa.

—Mire Capitán, esta es la academia de donde sacaron la droga, los paquetes al ser pequeños los introducen en contenedores que pasen de reojo, no lo sé “rines de autos” o “vasijas antiguas”, cualquier cosa…para su transporte usan camiones… Pero no cualquier camión…

—¿Es uno en específico, pequeña Vicky?

—¡Si!, aquellos que tengan la letra B, la “B” de “Blindado” —Puntualizó, algo en Phichit hizo ¡BOOM! sobresaturando sus circuitos y Yuuri término la explicación.

—Los camiones con esa B, son de un lote único de transporte usado por los blindados aduaneros, al pertenecer a la aduana nadie dudará de la mercancía aparentemente “legal” y estas pasan a bodegas con el número de serie del camión y …

—Y de allí comienzan a repartir el botín a los negocios clandestinos con sus pandillas. ¡Oh demonios soy un idiota!, Chris y Yo nos fuimos demasiado lejos con las modalidades actuales, tenías razón desde el inicio, Yuuri. â€”Culminó chulanont.

Y no sabemos cómo, pero Yuuri sacó el dichoso palo de selfie ajeno del hámster y le da un buen zape en su frente cumpliendo su promesa. 

—Te lo dije.

—¡Lo sé!, ¡Lo sé!, me ganaste y yo perdí sin derecho a habilitar, Â¡Â¡Â¡Dame mi palo!!!, ¡Se vá a dañar, Yuu! 

—No seas dramático. Sobrevivirá, Phichit.

Vicky ríó y siguió impresionada ante las actitudes que tiene su jefe con el capitán, se les nota a ambos una buena hermandad. Eso le da a entender que él no es “tan severo” como lo pintan. Incluso es chistoso… Ella ha girado, da con el mapa holográfico y en su curiosidad realizó algo más…

Phichit logró recuperar su amado bebé e intentaba ubicar a su jefe de turno, Giacometti, quien está ahora mismo con el E.A al otro lado de la ciudad esperando orden eso alguna novedad… Mientras aquello pasaba, Yuuri observaba a Vickytoria, y se acercó a su lugar. La chica revisaba el mapa calculando a ciencia cierta cualquier minucia que haya pasado por alto, tal vez buscando la bodega indicada re-alimentándose en lo que captan sus ojos, él en su lugar haría lo mismo… Vickytoria es un libro abierto cuando se deja llevar en lo que hace y esa expresión segura en su perfil, le da puntazos en su memoria… En alguien… ¿Pero en quién?

—¡Aquí! —Dijo ella con determinación—, está es la más lejana, sí la llevan allí, harían un despiste exitoso.

—¿Estás segura de ello? —Habló el T.C poniéndose a su lado.

—Tan segura, que me puede caer un rayo si miento. —Con sus dedos hace su distintivo ademan de “revólver” apuntando a los ojos del superior—. ¡Y Puede apostarlo! â€”El mudo “¡Bang!” salió de sus labios con un pícaro guiño de ojo. De esos que roban el alma y Yuuri…

Nuestro Yuuri Katsuki queda ido (por no decir lelo) con ese gesto, tan ido que sus facciones adoptan un toque dulce de antaño, no lo negará… Le encantó…

Mucho más de lo que realmente le debería de interesar.

—Ah caray…eso es otro cantar. â€”El moreno en lo que terminaba de dar indicaciones a su amigo el suizo, se queda maravillado con la imagen que ve. El trato que Yuuri tiene con esa chica no es de un día para otro y parece que se reforzó al tenerle en sus filas, se dio cuenta por esa conversación disfrazada o “llamado de atención” como Yuuri le “nombró” a su conveniencia el día de la convocatoria.

—Phichit, ¿Dime qué diablos está pasando ahí?, ¡¡Cuéntamelo todo!!!

—Después te digo…parece que nuestro jefe gruñón, se está dejando llevar por algo bastante bonito…

—¡¿EHHHHHHHHH?! ¡¡NO ME PUEDES DEJAR ASÍ!!

Bodega 9G del puerto A de Shibuya – Tokyo / Japón
Finales de Febrero del 2017 – 6:00 P.M

Decir que lo logrado hasta ahora fue algo sencillo, No lo es. Pero es y será un golpe tremendo para los “Grupos al margen de la ley”

Su Cadete atinó con todas y cada una de los puntos resaltados anteriormente por él mismo Yuuri. El T.C en conjunto con algunos hombres de su dependencia en el F.E.G.I, una parte del E.E.I y los chicos de la E.A dirigidos por el Detective jefe Seung Lee, experto Robos, Drogas y Armamentos, el agente federal Leo de la iglesia (Ambos pertenecientes de la D.E.A) y la Agente Oficial Guan Hong, quien está en calidad de préstamo haciendo sus pasantías por un convenio entre E.E.U.U y CHINA.

—¡BAJEN SUS ARMAS!, ¡SOMOS OFICIALES DE LA FUERZA POLICIAL DE JAPÓN, Y EL F.E.G.I EN CONJUNTO DE LA DEA!, ¡ESTÁN COMPLETAMENTE RODEADOS! â€”Era Katsuki desde el megáfono que portaba, no usaba su outfit imperial, esta vez su equipo lucía el vestuario auxiliar parecido al ESMAD por el Operativo Flash que organizaron contra-reloj. Una vez craneadas las cosas en la sala de operaciones, cada uno de sus aliados rodearon el perímetro por completo, ningún jodido criminal esperaba esa jugada y se hallaron sorprendidos a capa caída con ese descontrol pero no cedería tan fácil, estaban listos con sus armas de largo y corto alcance.

—¡LARGO DE AQUÍ CON TUS PUTAS, “TOMBO” DE MIERDA!

—OK…Caballeros, conste que intenté ser amable pero con esa actitud es imposible… ¡ABRAN FUEGO Y ACABEN CON ESOS LOS MALNACIDOS!

—¡SI SEÑOR!

La redada al lugar fue con dureza, y se abrieron a campo de fuego con sus armas o municiones tratando de defender el botín. El T.C con sus hombres y el resto de de la E.E.I y la E.A en esa contrición suya soltaron ráfagas de plomos en señal de respuesta, convirtiendo eso en una experiencia propia de dicho enfrentamiento donde la sangre y el olor a metal fue inconfundible.

les tomó cinco minutos en apoderarse del sitio dando a mansalva a muchos de los vigías fantasma que custodiaban la bodega.

—¡¡MUERAN, HIJOS DE PERRA!!

—¡¡NO SE DETENGAN, MANTENGAN SU POSICIÓN, REPITO MANTENGAN SU POSICIÓN!! ¡Y TÚ, RATA ASQUEROSA! ¡VEN REPITE LO QUE DIJISTE EN MÍ CARA!

Con claridad anuncia el Mayor Giacometti al lado norte con su fusil en mano disparando y batiendo de una al desgraciado que lo insultó. Chulanont con el resto de sus chicos, Mila, Sara y Georgi mantenían combate cuerpo a cuerpo en uno de los pasillos evitando que escaparan los cabecillas y la mano de obra que se encarga de empacar la droga.

En la misma bodega estaba Katsuki con su frente de Oficiales soltando tiros con destreza acompañados de uno que otro puño o patada, en sus maniobras se bajó a ocho enemigos sin fallar dándoles en puntos vitales como corazón, cuello o sien… En esas, dio la señal y llegó el refuerzo de los policías ordinarios del F.P.J que cubrían esa zona de Shibuya como apoyo auxiliar.

La lluvia de plomo, cenizas y pólvora fue en aumento a medida que el color rojo que desprendían de algunos policías y la mayoría de los granujas por las heridas que manchaban el suelo y salpicaba las paredes, es incontenible, los pocos bandidos que sobrevivieron optaron por un abandono de combate ante la horrenda barricada policial.

De aquella matanza, trece integrantes, veinte químicos farmaceutas y un cabecilla fueron capturados, el equipo del Detective Lee sin dar tregua sacó a sus perros oficiales para rastrear el faltante de droga, él es dueño de uno raza Husky el cual lideraba la punta de los otros dos canes (un Chiguagua Mexicano y una Mini Chou-Chou Pekines)

Leo y Guan no se despegaban de su Jefe y sus mascotas, los perros olfatearon y ladraron en variadas cajas las cuales fueron abiertas, Seung Lee tenía a su mano uno de los paquetes extraviados de la academia afectada, Baldo el husky, Santo el chiguagua y Xian la Mini chow-chow con ciertas señas hechas por los tres jóvenes de la ley dieron por sentado que el olor químico del alucinógeno es el mismo.

¡BINGO! Dieron en el blanco.

—Buen trabajo Katsuki, tú y tu equipo tenían razón… Es cuestión de que estos canten y suelten información, puedes contar con nosotros en lo que necesites. —Mencionó el Detective Lee. De ser posible iniciaría los análisis respectivos, La Oficial Guan se despidió de ellos apresurada persiguiendo a su pequeña traviesa y de Leo se le escuchó un “¡Duro con esos cabrones!” con su pulgar arriba dando ánimos como buen Fedérale de la República Mexicana. 

!Ah!, olvídenlo. Eso de “Fedérale”  es otra peli, pero ¿A poco no se lee genial?

Estaban un paso más cerca de saber quien era el causante de todo y de soslayar más desmanes en el resto de academias, mientras que el Departamento de Investigación Criminal (D.I.C) se quedó haciendo el levantamiento del occiso para entregar más pruebas forenses y de mayor calidad, en grupos, abordaron sus Vehículos Lenco Bear con sistema de rampas MARS con naturalidad y algo de cansancio propio después de una lucha. Los tres superiores tomaron uno para ellos solos, Chris y Phitchit no dejaban de chismear cosas entre sí, el T.C con ambos codos apoyados en sus rodillas y manos empuñadas debajo de su mentón estaba concentrado en lo que había avanzado, se encontraba complacido pero su mente recordó en fracción de segundos (y no sabe el ¿por qué?) el gesto bonito que hizo la cadete.

《 “Puedes apostarlo“》

La imagen grabada fue nítida y agradable, ese “bang”, sus labios rosados, su perfil juvenil y esas joyas azules que porta como ojos… Negó con una sonrisa refrescante y arqueando su ceja.

“Katsuki, estas grave”… â€” lo comentó para sí mismo porque de apoco, está cayendo en un juego aparentemente “ingenuo” del cual no quiere ser partícipe pero extrañamente no puede y ni quiere librarse, él no es tonto… Él lo sabe. Sabe que pierde todo equilibrio y suplicio cuando esta con aquella muchacha… Pero, en medio de todo mantiene su distancia prudencial.

Giacometti le llama sacando a colación su disgusto con los comentarios de los maleantes, y como no le paró ni bolas, el suizo cabaretero grito:

—¡YUURIIIIII!

—¿Hmmm? ¿Ahora qué?

—¡Noooo, que vá! ¡Tan solo pedía tu opinión, pero veo que estás en otro mundo, muchacho! â€”Ese dardo fue de Chris…Le faltó chasquear sus dedos como divo negroneoyorquino ofendido.

Phichit se carcajeó, aunque el tenía una mínima “idea” a dónde fue a parar el alma de Yuuri.

—¿Y de qué hablaban?

—De los insultos que nos ganamos. —Acotó Phi. Chris retomó todo con frustración en su voz. 

—¿Por qué carajos a los jefes de alto rango como tú los tratan de gangsters patea-traseros mientras a su equipo nos putean? ¿Tenemos caras de regalados prostitutos o qué?

—Tú y Phichit no son los más santos que digamos…

—¡HEY! —El tailandés chillo rezongando todo—. ¡SOMOS HOMBRES DECENTES!

—¡ESO ES CIERTO!

—Ajam…—Fue el sonido acusatorio del T.C expulsado de su boca como si nada—. Tú el año pasado para una misión te follaste a cinco tipos después de bailar en ese antro de mala muerte… —Eso se lo dijo a Christopher—. Y tú antes de enamorarte y ser novio de Katrina, estabas de “swinger” con tres mujeres en la misma cama… —Eso ultimo fue para Phitchit… —¿Quieren que siga con su lista del pecado capital, caballeros?

Ambos adultos con edades de Treinta y uno y veintinueve años mayores que el japonés de veintiséis balbuceaban cosas inentendibles en sus idiomas originales y terminaron con un cabreo tremendo. Yuuri volteo su cara, se apoyó reclinándose al firme metal y observó la ventana polarizada del portón. La noche en conjunto con las luces de neón da colores espléndidos y luego los miró a ellos, neutral como es de suponerse.

pero sí ustedes piensan que la tenía ganada, ¡Pues pensaron mal! ¡Phichit no se quedó callado…!

—No hables mucho, Yuuri… al menos yo no estaba con carátula de “shakespeare embobado” cuando la bonita cadete e “ILEGAAAAAL” â€”Enfatizó en voz aguda y alta alzando su dedo índice—. Te dio ese lindo “bang”-“bang”…

—¿Me estas jodiendo, verdad? —Este giró su rostro cruzándose de brazos, arrugando el ceño y con un tenue carmín pululando en sus malares. 

—¡Debí tomar una maldita foto de eso! ¡Debiste verlo Chris!, ¡Fue re-épico! ¡Ja, ja, ja, ja!

El “¡NO TE LO PUEDO CREER!” que salió del suizo, pestañeó con aura mariposona rosada a su alrededor al escuchar las palabras “bonita, cadete e ilegal”, y Phichit, quien también compartía telequineticamente la brillantura de purpurina, le contó todos los pormenores. Yuuri continuo con mal humor, la simple idea era absurda. Es decir, una cosa es que su acción le tomara por sorpresa pero de allí a “inferir” algo más… Una de dos, o su amigo es una rata blanca tirando negra llena de maldad o ve demasiadas series románticas por no descartar el shoujo en todas sus presentaciones.

Oficina del T.C Katsuki – Tokyo / Japón
Finales de Febrero del 2017 – (Media hora después  en la misma noche)

Son las 10:30 P.M y estamos en el T.S.P.A, Chris mágicamente desapareció de sus responsabilidades abandonando al Capitán y al T.C a su suerte; nuestro querido Phitchit, aprovechando que estaba con Yuuri, no paro de molestarlo con “insinuaciones presuntuosas” e “intento de shipeo” (término que Yuuri  conoce porque el fulano lo usa cuando empareja a sus personajes favoritos) en todo el maldito recorrido de las oficinas de archivo y chequeo, rió un poco más palmeando su espalda. Ya saben:《”amistad sin bullying no es amistad“》

A cambio, se disculpó encargándose de llenar el reporte completo, sabe que su sobrinito Yuuki está bajo el cuidado de la noble señora Marie y conociéndolo, él querrá irse lo antes posible.

Yuuri le agradeció y caminó a su despacho para buscar sus cosas, las llaves de su auto y largarse de allí, pero igual, se las pagará con los archiveros (y Chris tampoco se salvará) de la otra dependencia que les tiene preparado para mañana. Justo cuando llegaba a su oficina se encontró con su… ¿No sabe si llamarla “mini-karma” en escena?

La cadete, sentada en el suelo, pegada a su puerta con su cabeza inclinada hacia atrás y aparentemente dormida como un angelito del ruiseñor.

—¿Es una broma? —Fue lo que se le ocurrió al instante.

Entre paso y paso, se arrodilló sin hacer mucho ruido, el borde de sus dedos rozaban el rostro apacible de Románova. De apoco, retiraba sus flequillos plateados, confirmándole que no estaba borracho del cansancio y sinceramente, él no esperaba tal suntuosidad en su puerta. Su mal humor se fue en un santiamén dándose el lujo de mirar un poco más a damisela de piel nívea. El respirar que Vicky traía es pausado y ahora Yuuri que le detallaba mejor el rostro, sus pestañas tupidas y sus labios rosados… 

—“Vaya que es linda”… â€”Se le hacía una joven muy preciosa a su parecer. 

Miró su reloj, es tarde y por más que quisiera seguir admirando a la princesa de hielo…(como su sobrino le decía en el Ice Castle)… No podía. Con pequeños picoteos en la respingada nariz ajena y voz serena de terciopelo, ha comenzado a despertarle.

—Hey, bella durmiente; será mejor que te levantes…

—¿Mmmm? —Vickytoria parpadeó varias veces, se restriegó su ojo derecho con una expresión adorable, él siguió peleando con sus mechones platinados con gusto culposo y cuando ella detectó aquellos iris marrones inevitablemente; se paralizó con un buen rubor.

—¿Puedo saber qué haces aquí, en mi oficina, niña?

—¿Yuuri? Es decir…Sr. Katsuki…—La pequeña jugueteaba con sus dígitos nerviosa.

—A estas horas el pasillo de superiores es restringido y tú deberías estar “durmiendo” en la alcoba que te asignaron… ¿No me diga que usted esperaba por mí?, ¿o si?

—¿Ja?…Y-ya q-quisiera. —Las palabras que botó en su tartamudeo las dijo con un negado mohín, a Yuuri le resintió “un poquito”, no mucho, eso si… Mantuvo su rostro serio y se limitó a preguntar. 

—¿Entonces, qué haces aquí?

—Y-yo, yo, yo quería saber como estaban Chris y Phitchit, sé qué que ellos son sus compañeros y siempre están con usted… En el noticiero comentaron que la emboscada fue peligrosa y…

—y lo que te puedo decir de ese par es… Que primero le da un infarto a nuestro General por sus imprudencias a que a ellos les pase algo.

—Ya veo, es un alivio.—Suspiró profundo.

Se sacó un peso de encima tras oír esa aseveración y al regresarle la mirada a Yuuri… solo allí, Jadeó del susto.

—¡¿Cómo se hizo eso?!

el “ah” del superior fue de no creer al igual que su cara confusa; la niña por impulso le detalló una cortada algo profunda en una de sus cejas, otra en su pómulo derecho y en los costados de sus brazos y unos cuantos moretones pequeños pero esos cortes fueron su prioridad, no la había pillado porque aún tenía rastros de sueño en su sistema sin embargo, cuando al fin pudo desperezarse, la rusa se alarmó y se notó preocupada por el japones. Yuuri algo acartonado, mencionó que esos impases son “cosas de rutina” pero Vicky le regañó valiéndole cinco que es el Teniente coronel de su división.

La cosa está como para reírse un buen rato.

—¡Usted es el jefe!

—Lo soy … ¿y?

—¡¿CÓMO QUE “Y“?! ¡DEBE SER MÁS CUIDADOSO! —Le tomó su rostro con ambas manos y sacó un pañuelo pequeño limpiándole como pudo las heridas con mucho cuidado, es lo que se espera de una damita como ella cuya naturaleza es “cariñosa y protectora”

Yuuri estaba quieto… congelado como un cubo de hielo, con las mejillas sonrosadas y sin saber qué carajos o coños hacer ante ese acto, no es del tipo de hombre dado a las personas, por lo general es “apático” pero no en el mal plan, simplemente evita el contacto. Mientras él seguía como bicho raro o estático, la pequeña continuó con su sermón sobrepasando su muralla invisible. 

—¡No puedo creerlo!, ¡siempre nos recalca a todos ,”incluyéndome” en las pruebas que la seguridad en uno mismo es vital y que sí tenemos familia, debemos tratar de regresar con “bien”!

—¿Eso quiere decir qué está preocupada por mí? —Infiere con voz incrédula dando por hecho lo obvio. Pero la niña dio una rotunda negación buscando otra excusa….Una de peso.

—¡C-claro que no!!! L-lo digo por Yuuki…

—¿Yuuki? ¿Y mí sobrino que tiene que ver?

—¡PASA, QUE ERES SU TÍO Y POR ESO TE TIENES QUE CUIDAR, YUUUUUU~RIIIII! —Le habló molesta y con propiedad olvidándose de los honoríficos, cosa que al mayor lo dejó atónito… En sí,  sigue siendo un atrevimiento de Vickytoria en hablarle así… Pero el capta su punto… estaba nerviosa.

—¿Y sí mí pequeño príncipe de cristal le ve así y se pone a llorar? ¿Y si sus heridas son de mayor gravedad? ¿No ha pensado eso?, será muy Teniente Coronel, comandante de quién sabe qué cosas y todo lo demás, Â¡Â¡Â¡PERO ES UN HOMBRE MUY IRRESPONSABLE CONSIGO MISMO!!!... Â¡Y no se haga ilusiones!, vuelvo y le repito, que ésto no lo hago porque estuviese preocupada usted, Señor Yuuri. Â¡Lo hago por Yuuki! —y otra vez volvió con el formalismo, ¿Quién la entiende?

Sentenció su alegato con más argumentos, y terminó con un terrible puchero tierno bastante encandilado de su perfil y sus ojos con toque de enfado mostrando que hablaba muy en serio,
By Sharayanime (si me quedó fail xD)

Sentenció su alegato con más argumentos, y terminó con un terrible puchero tierno bastante encandilado de su perfil y sus ojos con toque de enfado mostrando que hablaba muy en serio, … Sí hablamos del T.C, solo parpadeo y mencionó un “Ok” atribulado en respuesta, mientras pensaba la siguiente conclusión.

—Entonces…¿La srta Románova sí aguardaba por mí porque estaba preocupada? Esa…no la ví venir“… â€” Fue lo que dijo para sí finalmente.

Él se quedó en total silencio mirando a la cadete con una diminuta sonrisa que intentaba sobresalir en medio seriedad y algo muy cálido brotó en su interior. Lo desconoce, pero se siente agradable que alguien fuera del circulo de familiaridad muestre desasosiego por el bienestar ajeno y menos de esa forma. Luego, fue cerrando sus párpados casi vencidos probablemente por el estrés de ese operativo, tenía demasiado confort y más al dejarse “auxiliar” del toque delicado que daba Vickytoria (particularidad que no acostumbra ni con sus familiares o amigos muy cercanos) y como cosa rara, retomó la amena conversa.

—Yuuki es… Un buen chico, el que sea pequeño hace que uno dé por sentado ciertas cosas pero… es fuerte a su manera. â€” un regocijo de orgullo florecía cuando hablaba de su pequeño tesoro, Vicky estuvo atenta a ello y sus facciones ceñudas se relajaron tenuemente al adquirir un aura adorable a medida que el tío de su pequeño amiguito seguía—. Él ya me ha visto antes con “heridas” de ese tipo, así que no hay de qué preocuparse… Aunque esta situación es algo graciosa…

—¿Por qué? ¿Qué es lo gracioso?

—Porque mí sobrino suele regañarme de la misma forma que tú… Vickytoria. â€”Le tuteó.

A Yuuri, le importó poco o nada el guardar trato formal, y la niña parece haber perdido una de sus neuronas funcionales cuando escuchó su nombre pronunciado de sus labios con ese acento varonil marcado y bonito…(algo muy raro en alguien reservado como él según ella.)  Por otro lado, Yuuri reaccionó notando su descuido y nuevamente reveló sus iris haciéndose el distraído cambiando de tema.

—Por cierto, Yo… debo admitir que agradezco tu intuición, fuiste asertiva. Dimos con muchos indicios que yo ya tenía planteados y tu opinión nos sirvió de mucho.

—M-me alegra haber ayudado. —Se sintió importante y algo apenada por el halago al tiempo de culminar su labor como “enfermera” provisional—. Eso significa que muy pronto usted y su equipo atraparán a los tipos malos, ¡¿verdad?! —Al poner sus manos empuñadas al pecho, Vicky le mencionó aquello muy arrollador, el superior para cerrar con broche de oro acercó su mano simulando el gesto “simpático” que le cayó en gracia de su cadete, y finalizó con su frase bandera. 

—Puedes apostarlo.

Se sacó el clavo usando con sus dedos el distintivo “revolver” y mandando el disparo directo a la punta de su nariz, ni hablemos del guiño de ojo (No fue dobles intenciones) más lo hizo por molestar. Se reincorporo buscando sus llaves para destrabar la puerta de su oficina y les podemos afirmar que la conejita quedó tanto impactada como ruborizada al 100%. 

—E-esa…esa es m-mi línea… U-uso mí l-línea… —Repitió algo sosa con un hilo de voz tratando de reaccionar.

Cuando al fin Yuuri pudo abrir su despacho, le ayudó a escapar del mundo de los conejos con sus salidas secas e Hijuep***… digo… “prácticas” de siempre.

—Será mejor que corras.

—¿Eh…? ¿Por qué?

—Faltan quince minutos para las 2300 horas…

—¿Ah?...—No comprendía hasta que su cerebro olvidadizo le hizo click—. WHAAAAAAT?!! REALLY?!! …¡¡EL BIGOTÓN ME MATARÁ!!

—Catorce minutos y contando… Se acaba el tiempo. â€”Decía Ã©l mirando su reloj despreocupado como si nada. 

—¡¿P-por qué no me lo dijo antes?!

—¿Acaso tengo cara de estudiante, Cadete?

Vicky se paró como resorte, se puso su gorra y salió corriendo del pasillo, esa es la hora en que los centinelas hacen el sondeo obligatorio en los dormitorios para cerciorarse de que todo esté en perfecto orden si no la ven allí, la van a castigar. Ella nunca le dirá al T.C que sí se preocupó no solo por sus dos camaradas, también por él, al ser el tío de su pequeño le dio el triple de preocupación, y por muy extricto que sea,  ¿Es su jefe, no? … (Ah si… Ese “cabrón Japonés” como buen gallo jugado, lo supo.)  La pequeña tenía pensado en tratarlo mejor con lo poco que hoy apreció pero esa posibilidad se volcó  con su acción malvada del final y le hizo recordar el por qué de sus ofuscamientos… ¡Quiere asesinarlo!

Vicky no se despidió, a Yuuri no le hacía falta pero ella volteó solo para encararlo olvidando su condición de subordinada en sus berrinches.

—¡No tendré piedad contigo en la pruebas de combates con Armas! ¡ODIOSO AMARGADO! —Y se fue furiosa… dejándole solo en ese lugar.

—Eso me gano por ser amable…

Habló con su cara bien neutral más la piquiña en sus palabras denotaban lo ansioso que estaba por dicha idea y lo ve interesante. ¡Prácticamente lo desafió!  

—¿Huh? â€”Peculiarmente notó la tela blanca manchada de tintes rojos con la cual Vickytoria le limpio hace unos minutos, asume que se le cayó al suelo cuando la niña se movilizó y lo tomó entre sus manos. Entró a su oficina cerrando la puerta, apoyándose de espalda a ella y con ese pañuelo a su vista se permitió botar un buen suspiro por  todo lo que ha vivido en el día de hoy y lo brindado por su rebelde subordinada… Muy en el fondo agradece ese gesto que ella tuvo con él en estos instantes.

—Ya veré como te devuelvo el favor y tu pañuelo…

Es lo último que dice antes de Sonreír confiado y acabó el momento agarrando sus cosas para dirigirse a su hogar…   

📷📷📷📷📷
…Continuará…
📷📷📷📷📷

🔥 N/De Shary: HOLA AL PUEBLO

🔥N/De Shary: HOLA AL PUEBLO… ¡¿Cómo están? ! yo aspiro a que bien !! 8vo capítulo y contando!!, rompí mi pinche record. 14.989 palabras :3 (con la nota del final + vocabulario, me quedó en 15.350) x______________x Juemadreeeeee  y vá dedicado a la @akirahilar xD! gracias por aguantarme TOT

PDT: este capítulo fue recientemente Corregido y Re-beteado para mayor comodidad.

Se salvaron del vocabulario idiomático xDDD !! la única palabra en ruso es “DER’MO” y esa se la saben xD … Peeeero usé muchos conceptos propios del mundo policiaco, así que para la/el que quiera saber un poco más del mundo de este AU! hay una Hojita extra llamada (Vocabulario del fic) que lo encuentran en los botones del final y actualizará a medida que salgan más términos en los capis venideros 😀 (maldigo las terminologías xDDDDD) y también están Los rangos de nuestros niños para mayor explicación.  

Bueno, voy con lo propio: Cronológicamente  hablando, en este capítulo avanzaron muuuuuchos días O:, (bastantes) al fin nuestro elenco se va relacionando de apoco, (lo mismo con Yuuri y Vitya) además que se iniciaron las pruebas y los vimos en acción a la hora de enfrentar casos!! ALV! D: !de allí, a que me demorara con el beteo! e_e y creo que los caps que viene serán algo extensos de lo habitual.

MMM…. vimos el “Pass 02” de los recuerdos, y con esto se revelaron muchas cosas, algunas lindas y otras no muy gratas u.u… sobre el cambio progresivo del modo de ser “actual” en Yuuri y lo mismo va con Vickytoria  =( mis Lindos bebus en medio de todo tratando de ser fuertes. T__T Lo que me hace sacar a colación esto: ¿Qué pasará cuando Yuuri, recuerde todo y se de cuenta que Vitya-fem es la Hija/(conejita) de su maestro desvergonzado xDDD? o ¿qué Vitya fem descubra que su Mr Chubby es “su jefe”? … al menos me queda claro que ella, se chamuscará xD -HUYE-

Vimos que los Perros de la FSB  están de colaboradores! (lol con razón esa camaradería entre yuuri, beka, JJ y Yurio) y Escuadrón Anti Droga hizo su pequeña aparición con Seung, Leo y Guan-feme (si Guan de chica es divinura) y con sus “oficiales perrunos de la ley xD”  y muchos me dirán –> (shary en serio ¿un chiguagua pa’ Leo?)…RESPUESTA: Si cabrones! e_é  Sí Vin Disel en una de sus pelis usó un chiguagua xD ¿por qué Leo no? e Hice muuuuuuchas referencias de variados temas, series y pelis xD (y las que faltan)

por cierto: 

-¿Cruela-forova dará con el paradero de Vitya y armará pedo D:?
-¿Cómo reaccionara el viejo Yakov cuando regrese de su cumbre y sepa quién es su “nueva integrante?-¿Será que Richelieu se saldrá con la suya?
-¿Phitchit seguirá jodiendo a Yuuri xD?

Como cosa inesperada, el final de este capi iba de otra forma… pero esta cosa tomó vida propia, xDDDD y Quedó full gracioso y algo tierno entre ese par (¿pinche Yuuri por qué eres asi?) yo buscando la manera de que le caigas bien a Vitya y tu sales con tus vainas SECAS… así no se puede cabrón e_e

¿Les gustaron los dibujitos pal cap 8? askdlajkagsdsag MEGA SORPRESOTA, me dio algo cuando dibujé ese YUURI  y a VITYA !!! XDDD. AGRADEZCO A LA BELLA ARU-CHAN POR ESE COLOREO A MIS BOCETOS JODER -la lovea intensifiremente ❤ <3- También, me gustó dibujar la otra escenita chibi xD pero definitivamente las dos primeras… me mataron.

Si ven detallitos en la redacción o dedazos, haganmelo SABER T__T mi beta ARDI anda moridaaa !!!! y me toca ser mi propia beta xD!!!

PARA FINALIZAR: 

MIS LINDAS PAO-VIVAS Y ASLHEY ME DIBUJARON A MIS PRECIOSOS !!!!! ASGASKJDBHS AMÉ SUS ARTS 

Este es el de Pao javhdkajshdgajsd ❤ (inchi Yuuri soft gae hermoso en su estilo lo adoro con madre uwu )

Y aquí Mi Vicky con cabello corto (Spoiler a futuro) hecha por mi Aslhey, no esta terminado pero me valeee !!!! askdgashdjas adore el toque SEMI REALISTA !!! AJSDAGSK ❤ -se muere otra vez-

Podrán saber de adelantos y cosas sobre mís fanarts en mí fanpage de facebook ” Stars dub’s…” y también los invito a leer otros fics que llevo por allí en AO3, Inkspired o Wattpad. quiero darle las gracias por el apoyo a este fic !!! ;__; gracias, gracias, gracias!!

¡NOS VEMOS en el que sigue! 😀 …¡¡¡¡Cambio y fuera !!!! ¡¡Muchos saluditos a todos!!

Publicado por sharayanime

Profesora de Día, Artista, Fanficker y Fanduber de noche.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: