Los ojos del diamante: Capítulo 5


.

.

Nuevo mensaje de: El maldito desgraciado:

Por favor regresa al departamento, Victor está alterado y me pidió que me vaya. Estoy preocupado, estaba muy alterado.

.

—¡Lo sabía! —dice Chris, en voz alta y muy fuerte, ganándose las miradas de las personas a su alrededor—. Hijo de… ¡Rayos!

Antes de darse cuenta ya está corriendo a toda prisa de regreso al edificio.

El trayecto del ascensor se le hizo interminable pero logró mantener la calma y alistar en su teléfono el número de emergencias por si Victor había hecho algo malo, aunque lo dudaba ya que Victor siempre lograba calmarse estando a solas.

Cuando llegó por fin ingresó sin pedir permiso. Hace tiempo que Victor le había dado la clave así que podía usarla en emergencias, y obviamente ésta era una emergencia.

Lo que no se esperó fue ver lo que estaba a punto de ver.

Fue un total shock.

En la habitación no había nadie, pero claramente se oían gemidos provenientes del baño, y cuando Chris se acercó logró ver un espejo nuevo y embalado apoyado en una pared junto a pegamento y unos guantes, así como los restos de un espejo roto.

Creyó que Victor se había lastimado y estaba quejándose del dolor así que entró con prisa al baño.

Entonces lo vio.

Victor estaba desnudo, de pie dentro de la bañera, y un hombre tras él le tapaba la boca con fuerza mientras se acomodaba para poder penetrarlo.

Chris se quedó de piedra en ése preciso instante.

Victor arañaba la pared, se removía entre los brazos ajenos y trataba de zafarse pero parecía débil y tambaleante.

Entonces Chris no esperó más y empujó al hombre con todas sus fuerzas.

—¡¿Quién carajos eres?! —le preguntó Chris al tipo que ahora estaba tirado dentro de la bañera intentando arreglarse la ropa.

—Yo… —el tipo estaba por responder cuando Victor se puso a llorar y la atención de todos se concentró en él.

—Por dios… ¿Victor? —le dijo Chris, acercándose a él con una toalla que estaba cerca y envolviéndolo con ella—. Llamaré a la policía… —dijo, mirando al tipo que ahora salía de la bañera con la mirada preocupada.

—No… —le susurró Victor, con la voz quebrada y temblando de frío o de miedo—. No llames a nadie… que nadie se entere…

Chris notaba que el tipo que estaba a punto de violar a Victor no hacía el intento de escapar o algo, así que se aventuró a preguntar.

—¿Qué rayos pasó aquí? —le preguntó Chris al tipo que lo siguió a la habitación en la que estaba dejando a Victor sobre la cama.

—Me enviaron a reparar el espejo del baño… —le dijo el hombre, intentando ocultar con sus manos la erección en su pantalón—. Cuando llamé a la puerta el señor me recibió. Estaba con una toalla, desnudo y bebiendo… oiga, yo soy de carne y hueso…

—¡¿Qué?! —le dijo Chris, completamente enfurecido—. Victor estaba desnudo y quizá ebrio, ¿Y tú ibas a violarlo?

—¡No! Dios, claro que no señor… —le dijo el hombre, el cual ahora estaba alterándose al recordar en dónde estaba y quién era Victor—. Señor, por favor… yo tengo familia, y… el señor Nikiforov estaba… él dijo que…

—Vete… —dijo Victor de pronto, llamando nuevamente la atención de ambos—. Vete o hablaré con mi abogado.

El hombre no esperó ni dos segundos cuando ya se estaba yendo a toda prisa del departamento como alma que persigue el diablo.

—No entiendo qué está pasando… —le dijo Chris a Victor, observando cómo éste no dejaba de llorar.

Pero Victor no le respondió.

Nunca contó nada.

Nunca dijo qué es lo que había pasado, y Chris estaba seguro de que aquel hombre tampoco lo diría.

Con el pasar de los minutos Victor se quedó completamente dormido, desnudo, con los ojos húmedos y envuelto en las sábanas.

Chris recibió a otro hombre que reparó en completo silencio el espejo y se llevó los restos sin decir nada más.

Algo parecía no cuadrar, sin embargo Chris sabía que Victor no le iba a revelar nada, y al recordar lo que el otro hombre le dijo, no lo pensó más, tomó su celular y empezó a llamar a Yuuri, el cual le contestó de inmediato ya que estaba muy preocupado por la forma en la que Victor había reaccionado al verlo.

—¿Rompiste el espejo del baño? —le pregunta Chris a Yuuri.

.

[¿Qué? ¿Un espejo roto? ¿Victor se lastimó? ¿Está bien? ¿Dónde está?]

.

Le responde Yuuri, y su voz muestra claramente su preocupación.

—Él está bien, pero ni creas que dejaré que vuelvas a estar a solas con él… —le dice Chris, desconfiando de la preocupación de Yuuri—. Entraste a su departamento y rompiste el espejo… ¡Lo asustaste por completo, imbécil!

.

[Yo no rompí el espejo]

.

—Oye… ¿Estás ebrio? —le pregunta Chris de pronto, notando la voz extraña de Yuuri.

.

[No… no lo sé… yo… él estaba aterrado, y… no supe qué hacer…]

.

—Eres tan débil, Katsuki… —le dice Chris, intentando no elevar la voz para no despertar a Victor—. Él necesita a alguien que sea firme y esté siempre a su lado, no a alguien que va a derrumbarse a la primera pelea…

.

[Lo abracé muy fuerte… no quería que se me fuera, yo… lo amo tanto…]

.

—¿Qué? ¿Lo lastimaste? —le pregunta Chris.

.

[¡No! ¡No lo sé! Yo… ¡Él estaba muy asustado! Yo intenté detenerlo, y… ¿El espejo del baño estaba roto?]

.

Chris no le contesta.

Observa minuciosamente a su alrededor por primera vez desde que entró al departamento y ve el ramo de rosas hecho trizas en el piso, también algunas cosas tiradas y recuerda que dejó la cama de Victor desordenada en la mañana, pero cuando regresó estaba mucho peor, con las sábanas en el piso junto a una de las almohadas.

.

[¿Chris?]

.

Le llama Yuuri, casi creyendo que Chris le ha colgado y él ha perdido toda oportunidad de explicarle a su único aliado la situación.

—Escuché que tu esposa te acusó por violencia familiar… —le dice Chris, con la voz calmada pero firme—. El caso se quedó en nada con el divorcio y con todas las cosas que le diste… ¿La sobornaste para que no te acusara de ser un hombre violento que pierde rápidamente la compostura?

.

[¿Qué?]

.

—Soy un idiota… por poco hago que mates a Victor… —le dice Chris, sentándose sobre uno de los sofás de la sala, imaginándose la lucha entre un aterrado y angustiado Victor y un Yuuri completamente enfurecido por las rosas sobre la mesa y por la negativa rotunda a sus intenciones de volver con él.

.

[Yo no toqué a Victor]

.

Le dice Yuuri, y Chris puede escuchar que su voz se quiebra pero que intenta mantenerla.

—Acabas de decirme que no sabes si lo lastimaste… —le dice Chris, completamente molesto con Yuuri y consigo mismo—. Dios… no sé qué fue lo que pasó, pero cuando volví todo estaba hecho un caos, y Victor… Victor estaba…

.

[¿Él está bien?]

.

—No. No está bien gracias a ti… —le afirma Chris, queriendo ahorcarlo con sus propias manos—. Al parecer estaba tomando y tú sabes lo ansioso que se pone cuando toma en medio de una crisis. Además, el espejo estaba roto y el hombre que vino a arreglarlo estaba propasándose con él. Victor es muy sensible en cuanto a sí mismo así que… si aquel hombre de verdad hubiera intentado violarlo, Victor me hubiera dicho que llame a la policía o algo. Pero… incluso el hombre no parecía pensar que estaba haciendo algo malo así que… no sé… quizá Victor lo provocó y luego se arrepintió, ¡O yo qué sé! ¡Soy un completo imbécil! Y tú eres el culpable de todo esto, Katsuki, olvídate de cualquier tipo de ayuda que pudiera darte, ¡¿Entendiste?! ¡Y no busques más a Victor!

.

[Chris no… por favor, deja que te explique, yo…]

.

Pero Chris le cuelga la llamada y Yuuri se derrumba en su cama en la habitación de su hotel.

Cuando salió del departamento de Victor supo que debía llamar a Chris y decirle que vaya a verlo, pero también sabía que Victor solo lograba calmarse cuando estaba a solas, así que esperó a llegar a su hotel y le mandó un mensaje.

Luego se había puesto a beber lo que encontró en el minibar de la habitación sin importarle qué.

Estaba muy dolido.

Sabía desde un principio que iba a ser rechazado, pero la reacción de Victor fue incluso peor de la que se imaginó.

Lo había echado de una manera tan cruel que él mismo se preguntaba cuánto había podido dañar a Victor en el pasado, y se daba cuenta de que quizá sí era posible que mereciera todo el odio de Victor.

Es decir, siempre pensó que Victor estaba mucho mejor sin él, que estaba mucho mejor creciendo y brillando sin tener que estar bajo su sombra.

—El espejo del baño… —susurra Yuuri, cubriéndose los ojos con las manos para intentar concentrarse en eso—. No, yo no… yo no entré al baño… yo…

En su mente logra recordar haber estado golpeando la puerta del baño, también logra recordar haberle dicho a Victor que la rompería si no le abría.

—Yo no dije eso… —se dice Yuuri a sí mismo—. ¿O sí? Dios santo… ¿Victor estaba ocultándose aterrado y yo le dije que iba a romper la puerta?

Entonces Yuuri se sienta sobre la cama e intenta pensar en lo que había pasado.

Victor le había abierto la puerta después de escucharle decir que si no lo hacía iba a romperla.

Estaba asustado y no podía respirar.

Yuuri lo abrazó de nuevo.

Le dijo que lo amaba.

Le dijo que había extrañado esa sensación, la perfecta sensación de tener a su perfecto Vitya entre sus brazos.

Victor volvió a intentar apartarlo, forcejearon y Yuuri arrojó con fuerza aquel pequeño florero de mármol que se veía junto al espejo del baño.

Yuuri rompió el espejo.

Victor encendió la ducha para calmarse a sí mismo y se quedó allí, abrazándose y llorando dentro de la bañera mientras Yuuri salía molesto y alterado fuera del baño y lanzaba mil cosas por todas partes.

Vio el ramo de rosas en la mesa.

¿Quién había enviado eso?

¿Alguien estaba cortejando a su Vitya?

El ramo terminó destrozado por sus propias manos sobre el piso de la sala y Victor gritó de miedo desde el baño.

—Intenté violar a Victor… —susurra Yuuri, ahora poniéndose de pie y caminando de un lado a otro—. Aquella vez no estaba pensando, y yo… Victor no quería y aún así yo…

La imagen de Victor gritando mientras él le cubría la boca con una almohada se le viene a la mente.

—Yo de nuevo… —se dice Yuuri, dejándose caer de rodillas sobre el piso y cubriéndose el rostro con ambas manos.

El departamento de Victor estaba apacible hasta que él llegó allí en la mañana.

Pero la cama estaba desordenada.

¿Chris había pasado la noche con él?

O es que el remitente de aquellas malditas rosas era el que había estado allí.

Yuuri no lo soportaba.

No soportó la idea de dejar a Vitya libre para que saliera con cualquiera aquella vez y lo tomó por primera vez sintiéndose perfecto al saberse el primero.

Y no lo soportó ahora al ver ese ramo de rosas y la cama desordenada.

—Solo es una cama… —se dice Yuuri, pero sigue sentado en el piso intentando recordar bien lo que ha pasado con todo el alcohol que ha ingerido demasiado rápido—. Solo estaba desordenada… eso es todo… solo… Victor corrió de mí y yo… lo tumbé sobre la cama… y él logró correr hacia el baño.

Unas horas después, en el departamento de Victor, Chris le ha preparado un té de manzanilla para intentar tranquilizarlo, ya que Victor despertó asustado y lo llamó con desesperación.

—Todo está bien… —le dice Chris, acariciándole el cabello mientras lo ve darle un sorbo a su taza—. Yo estoy aquí, Victor… todo está bien.

Victor tiembla de pronto y Chris se asusta y lo mira con seriedad.

—Victor… necesito que me digas qué ha pasado… —le dice Chris, instándole a verle y decirle todo.

—Yuuri… —le dice Victor, con la voz algo quebrada aún—. Él vino hace unas horas, y…

—¿Él rompió el espejo del baño? —le pregunta Chris, mirándole fijamente e intentando descifrar los secretos del miedo en esos ojos de cielo.

—Él… —le dice Victor, aún temblando y completamente exhausto por toda la conmoción que no hace más que lastimarle y agotarle—. No lo sé… yo… él vino y… dijo que rompería la puerta… yo… él… ¿El espejo del baño está roto?

—Lo estaba… —le dice Chris—. Un hombre vino a repararlo e intentó… él… tú y él…

—¿Yo estaba con él? —le pregunta Victor, empezando a preocuparse—. No puedo recordarlo… ¿Hice reparar el espejo? ¿En serio estaba roto? ¿Yuuri lo rompió?

—No lo sé… —le dice Chris, completamente confundido—. Estaba todo desordenado, las rosas en el piso de la sala, las sábanas en el suelo y…

—Yuuri intentó… él me… —le dice Victor, ahora intentando descubrir las sábanas y revisarse a sí mismo—. ¿Él volvió a hacerme aquello?

Chris lo mira angustiado y muy preocupado. No sabe qué es lo que le está pasando a Victor. No sabe qué es lo que ha pasado de verdad y no sabe a quién creerle.

.

.

Publicado por ArikelDT

☆ 1-6-96 ☆ Multishiper . ○●○ Amante del misterio, de las emocionas a flor de piel y de las memorables tragedias románticas. Enamorada del arte, de la música, de los versos y de los minutos de silencio. Puedo ofrecerte libros que hablan de corazones sedientos, con vidas vibrantes, e historias, a veces, sangrantes. ○●○ .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: