Green light: Capítulo 11


.

.

«Te lo juro, bebé».
«Nunca voy a ir directo a esto de nuevo».
«Sé que pensaste que ibas a ganar»
«Y antes de darte otra oportunidad».
«Estaré muerto».
«El amor no te hará llorar ni preguntar “¿Por qué?”»
«Así que voy a negar mi corazón».
«Porque no voy a vivir en una mentira».
«¿Por qué intentarlo?».
[JYJ – Empty]

.

Yuuri observa en silencio la forma en la que Victor se viste.

Observa esos dedos finos abotonando la camisa impecable, observa esos ojos que buscan la corbata tirada sobre el piso.

—Quédate conmigo… —le susurra Yuuri, y Victor se gira hacia él.

Yuuri nota que esos ojos bonitos son tristes.

Ha visto esa mirada en tantas, tantas, TANTAS oportunidades.

.

«Lo siento…».

.

Piensa Yuuri, pero no lo dice, tan solo sigue observándolo.

Entonces Victor repara en la chaqueta que Yuuri se trajo desde el departamento de Yura.

La observa.

La analiza.

La acaricia con la punta de los dedos.

Y Yuuri se sienta sobre el sillón antes de hablar.

—Estaba en su departamento… —le dice, y Victor vuelve sus ojos hacia él—. Ahora que ya no está… espero que no te enfade que yo la tenga.

Victor abre los labios. Va a decirle algo.

Yuuri espera impaciente, pero el sonido del timbre de la puerta hace que Victor se desvanezca en menos de un segundo.

Yuuri se molesta, se molesta tanto que no le importa acercarse desnudo hasta el intercomunicador.

Allí, parado en su puerta, está Otabek Altin.

Son las once, quizá las doce de la noche, y Yuuri tiene inmensas ganas de fingir no estar en su departamento.

Pero al ver los ojos rojizos y la angustia cincelada en aquel rostro tan estoico, le pide un segundo para limpiar la sala, abrir las ventanas, vestirse con algo decente, lavarse la cara, respirar profundamente, y al fin abrirle la puerta.

—No quería venir tan tarde, lo siento… —le dice Otabek, mientras pasa al departamento y arruga un poco la nariz al sentir aún el leve aroma del sexo.

Yuuri lo nota y su rostro se llena silenciosamente de esperanza.

.

«No ha sido un sueño».

.

Piensa Yuuri.

.

«No es solo mi imaginación. No me estoy volviendo loco».

.

Si otra persona nota ése aroma, entonces significa que sí pasó.

¿Verdad?

—Escucha, Yuuri… yo…

Yuuri lo ve sentándose en uno de los sillones con las manos temblorosas, casi como queriendo huir de ahí y arrepentirse de haber ido. Pero finalmente, después de un par de largos y extraños segundos, lo ve tomar aire y continuar.

—Acabo de… es decir, yo… he… visto… a Yura… —le dice Otabek, y el silencio vuelve al departamento por un instante—. Él vino a verme. No dijo nada… solo…

—Él… durmió contigo… —susurra Yuuri muy suavemente, en una afirmación que Otabek cree pregunta.

—Sí… así es, yo… es que no sé… si tú puedes creerme. Sé que debo parecer un loco. Un estúpido que no puede con el dolor y pierde ante todo eso… —le dice, y Yuuri niega despacio—. Pero, créeme, sé lo que vi. Y sé que era él.

—Te creo… —le dice Yuuri—. Claro que te creo.

Otabek respira agradecido al escucharlo, entonces Yuuri se sienta recién frente a él.

—Pero, por qué… ¿Por qué has venido a decírmelo a mí? —le pregunta Yuuri.

—No lo sé. Es que… Yura… vio una fotografía de los accionistas en uno de los estantes, y tú…bueno, tú estabas ahí, junto a Victor, ¿Sabes? Y… —Otabek duda, pero finalmente se lo dice—. Yura… arañó… tu rostro… lo carbonizó a decir verdad.

Yuuri parpadea, lo procesa y tiembla.

Ve a Victor detrás de Otabek, lo ve rondar la sala con calma, como si hiciera guardia en su departamento.

Como si manteniéndose allí pudiera protegerlo.

.

.

Publicado por ArikelDT

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: