Mi amado Yuuri-sempai (Cap 01)


Cap 01: Códigos

—Yuri Plisetsky tiene todo para poder vencer la gran ofensiva de J.J Leroy a través de su programa, pero dudo que pueda estar listo para la gran final después de la caída que tuvo en el Trofeo de Francia. —El ex patinador Katsuki Yuuri hablaba con firmeza a su homólogo, explicando se parecer sentado en el cómodo mueble del set—. Deberemos esperar para verlos competir de nuevo, frente a frente en el World Champioship y, sinceramente para mí el oro estará disputado entre ellos dos. No obstante, el camino para J.J Leroy no está pavimentado del todo, Otabek Altin es un fuerte adversario y las habilidades técnicas de Seung-Gil han demostrado una fuerte mejora. Tampoco podemos olvidarlos de Emil Nekola, quien ha logrado incorporar a su repertorio de saltos el Luzt Cuádruple. En recientes declaraciones afirmó que está preparando un programa con cuatro cuádruples.

El joven Víctor escuchaba las palabras de Yuuri Katsuki detrás de las cámaras que enfocaban el estudio de grabación de Nippon Hōsō Kyōkai, más conocido como NHK, donde en una tarima decorada se encontraba Yuuri Katsuki, acompañado de Hisashi Morooka y Nobu Megumi. La grabación en vivo del programa “El gozo de la Victoria” era transmitida por todo el mundo a través de cable además de tener canales online para visualización vía streaming.

Pero la fascinación de Víctor se dirigía a Yuuri Katsuki, quien lucía más sensual que nunca mientras debatía los sucesos acaecidos en el Trofeo de Francia. Vestía un pantalón negro de rayas junto a una camisa blanca y una corbata negra, todo sobre un chaleco de la misma tela de su pantalón. Con el cabello peinado hacía atrás y sin lentes de montura, Katsuki Yuuri era, sin lugar a duda, el hombre más sexy del planeta Tierra.

Lástima que no había podido acercarse tanto como quería, pues a pesar de compartir set y programa, Yuuri lograba escaparse de su radar. Cuando lograban conversar, cortaba rápidamente el tema y alegaba que debía trabajar, cosa que Víctor entendía pues el periodismo no dormía. Le gustaría tener más posibilidades de estar con él, incluso le dijo que tenía veinte y no diecinueve para tener mayores oportunidades. Sonaba tonto, ¿no?

—Limpia esa baba. —Sintió el toque de Christopher con su voz sensual de muchacho de colegio. Chris tenía apenas dieciocho, un año menor que él, pero trabajaba a medio tiempo atendiendo con té y café a los invitados después de salir de sus clases de la facultad—. Se nota que te masturbas pensando en Katsuki-sensei.

—Creo que hoy lo haré de nuevo. Es tan guapo…

—Lo veo normal, pero si tú lo dices… —Víctor torció la boca—. Deberías adelantarte, ya empezaron a llegar cartas para su cumpleaños.

Víctor se ajustó su cabello atado. Estaba vestido formalmente con una camisa de rayas azules que resaltaban sus ojos claros y pantalón blanco, impoluto. En poco le tocará entrar al set para hablar de las noticias más relevantes del mundo deportivo, un puesto que para muchos había sido solo suerte por el poder que su padre tenía como inversionista de la NHK desde que escapó de Rusia, además de su carrera como periodista de ESPN.

—¿Ya estás listo? —escuchó la voz en su espalda de Yuko-san, la maquillista quien le sonrió con cariño después de haberlo sobresaltado. Tomó un vaso de té de la bandeja de Christophe y asintió—. Vamos, te retocaré el maquillaje para que te coloques en posición. ¿Quieres alcanzar el ranking como el hombre más sexy de la televisión japonesa? —bromeó ella, mientras Víctor se movía al lugar donde ella le señalaba, marcado con su nombre. Yuko ajustó la cola alta de su cabello, volvió a alisar el mechón que caía coqueto sobre su rostro y polvoreó sus pómulos.

—Va a ser difícil competir ese puesto.

—¿Qué dices? Ya estás en el ranking del top 5 de husbando para las jóvenes japonesas. —Ella guiñó el ojo. Él solo sonrió—. Más del 70% de las chicas que ven el programa han admitido que lo ven por ti y hasta empiezan a disfrutar del deporte.

—Con ese hombre que está en el escenario ahora mismo, ¿crees que tengo oportunidad? —Yuko miró hacia su espalda para ver que estaban solo los tres periodistas. No vio a nadie más guapo que Víctor—. Katsuki Yuuri es mucho más sexy. —Ella volteó su rostro tan rápido como pudo y soltó una risilla.

—¿A los japoneses nos gustan extranjeros? —Y ella le guiño el ojo, coqueta. Víctor rio con gusto. —. Yuuri-kun es lindo, pero no más sexy que tú.

—¿Yuuri-kun? ¡En mis sueños solo podría llamar así a Katsuki-sempai! —Yuko rio—. Solo él deja que tú le humectes los labios. Cuéntame, Yuko-san, ¿acaso fueron novios o algo así? Porque eres casada. —Y le señaló el anillo . Yuko rio más divertida.

—Fuimos compañeros de escuela y lo apoyé durante su carrera como patinador profesional. Fue una lástima cuando dejó el patinaje.

Katsuki Yuuri fue el patinador japonés que puso los ojos del mundo en la pequeña isla durante su carrera. Un retoño tardío lo llamaron muchos; a pesar de que tuvo deficiencias a niveles técnicos, nadie pudo negar que fue el mejor danzante en la última década. Dejó su carrera a los veinticuatro años después de su segundo Grand Prix Final y de haber entrenado en su tierra madre (abandonando a Detroit donde practicó durante la mayor parte de su carrera) al lado de la patinadora artística de renombre: Mila Babicheva. La rusa lo tomó como sus alumnos por un año en Japón para demostrar y sacar de él lo mejor, logrando que alcanzara el bronce en la gran final después de competir de tú a tú con dos grandes del patinaje: Yuri Plisetsky y J.J Leroy. Allí decidió abandonar el patinaje para entrar al periodismo, en compañía de Hisashi Mooroka.

Víctor escuchó muchos rumores sobre la relación de Yuuri Katsuki y su entrenadora, pero estos se disiparon cuando se rebeló el compromiso entre Mila Babicheva y el entrenador ruso: Georgi Popovich. Contrajeron nupcias dos años más tarde. Entre Yuuri y Mila quedó una profunda amistad basada en el respeto y la admiración.

Para Víctor, el fin de la carrera de Yuuri Katsuki fue un gran evento que marcó su vida: por un momento creyó que todo el esfuerzo que hacía para terminar pronto la escuela y entrar a la universidad fue en vano, porque su mayor deseo era comentar al menos una vez la temporada de Katsuki. Cuando se enteró que lo dejaba para entrar al periodismo, la luz volvió a sus ojos: significaba que tendría la oportunidad de trabajar con él. De eso había pasado a duras penas cuatro años.

—¡Nikiforov-san! —escuchó el anunció del camarógrafo. El director del programa, Minami Kenjirou, le hizo señales para que se pusiera en posición. Víctor caminó con seguridad hacia su lugar, frente al escenario donde los colores azules se mostraban como olas a su espalda—. Entramos en tres, dos, uno.

—Muchas gracias por el pase, Nobu-san. Ciertamente tenemos grandes noticias para hoy en el mundo deportivo. —Víctor comenzó a hablar con fluidez mientras movía las manos y se dirigía a la cámara con jovialidad—. En el futbol europeo, después de una gran revancha el equipo de…

Mientras la cámara apuntaba a Víctor, Yuuri recibió la señal para poder salir. Su tiempo ya había acabado y el programa estaba pronto a finalizar. Yuuri comenzó a bajar de la tarima, sintiéndose acalorado. Eso ocurría cada vez que estaba frente a las cámaras. Además, odiaba tener que dejar los lentes de lado o el sentir el calor y la ansiedad anidándose en su espalda. El resultado era eso: su camisa empapada de sudor y un nuevo tropiezo por un cable que no logró ver.

Por fortuna lo atajó uno de los camarógrafos, Kenji-san. De reojo, Yuuri vio y escuchó la risita de Víctor quien logró no inmutarse y continuar con su presentación después del embarazosos incidente. Yuuri, con las orejas rojas, se apresuró para abandonar esa jungla de cables y acercarse a Yuko quien le extendió un paño, sus lentes y una botella de agua.

—Me muero de vergüenza —gimió apenas se encontró con su amiga, quien lo ayudó a retirarse el chaleco—. Necesito cambiarme de nuevo la camisa.

—Lo hiciste muy bien, Yuuri-kun.

—¿Qué dices? —dijo al ponerse los lentes—. Me trabé en unas partes, olvidé por un momento el nombre del entrenador de J.J y además casi me caigo y hago un desastre en el estudio. ¿Viste a Nikiforov-kun? ¡Se rio de mí!

Yuko pestañeó mientras doblaba el chaleco y veía a Yuuri beber de golpe toda el agua helada de la botella. Luego la soltó y suspiró, para quedarse mirando al joven periodista que continuaba con su presentación.

—Él es increíble…

—¿Nikiforov-kun?

—Míralo, parece como si hablara frente al espejo del baño y no frente a millones de personas conectadas al programa. Es tan ágil para hablar y tan ocurrente, tiene al set en sus manos.

—Yuko solo contempló el rostro concentrado de Yuuri, que pese al sudor y la palidez que había en él, sus ojos brillaban en dirección a Víctor quien continuaba presentando con soltura—. Tiene un excelente manejo del escenario, además es muy inteligente y saca conclusiones increíbles…

—Y es guapo…

—Sí, es muy guapo… —Yuuri cayó en cuenta de lo que había dicho y se sobresaltó ante los ojos de Yuko—. ¡Quiero decir! ¡Eso dicen las revistas!

—¿También piensas que es sexy? —preguntó ella, bromeando. Yuuri comenzó a caminar hacía la salida, con las orejas rojas.

—¡No lo sé!

—Deberías conversar con él —Yuko le convidó, con una sonrisa en sus labios—. Lo escuché hablando muy bien de ti, quizás tengan mucho que conversar.

—No creo —dijo tomando su morral—. ¿Qué voy a poder hablar con un muchachito de veinte años?

¿Cómo Víctor Nikiforov se va a fijar en él?

Publicado por AkiraHilar

Fanficker de Yuri on Ice y Saint Seiya. Amante del Victuuri, sobre todo de las historias donde demuestran que su amor, aunque puede ser imperfecto, sigue siendo hermoso.

5 comentarios sobre “Mi amado Yuuri-sempai (Cap 01)

  1. Okey me gusta ♥ me gusta mucho 7u7r♥♥♥ ya empiezo a reír como tonta con estos dos xD ♥♥♥
    Y Chris y Yuko siempre dando en el clavo con sus ideas certeras ajajajaja xD

    Me gusta

    1. Aowwww ¿en serio? Hice a Vitya un prodigio porque Vitya xD de hecho tengo una amiga que se graduó de abogado a los 19 en Venezuela, en la URBE. Me acordé de ella y dije: este mismo es xD Además que imaginarlo con cabello largo, traje y jovén es como un pluss!!!
      ¡Ellos dos no pueden faltar con sus buenas ideas!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: