¡Se busca! *En primavera*


Lunes por la mañana, un bello día donde el sol brillaba a todo fulgor y los arboles de cerezo estaban cubiertos por las flores, la primavera había llegado con un aliento reconfortante para todos los habitantes de Hasetsu, llenando de verde vibrante y colores llamativos, a pesar de la belleza que cubría los parques algunas personas no tenían tiempo de admirar ya que sus rutinas era muy pesadas y debían concentrarse en el trabajo, japoneses yendo y viniendo por las calles era el panorama de ese lindo lunes, supermercados, cafeterías, bancos, empresas, todos habrían sus puertas a las personas madrugadoras.

En un banco elegante del centro de Hasetsu un chico de cabello negro estaba por entrar a hacer sus labores, se detuvo por un momento en la calle para asegurarse de que todo su vestuario estuviera en orden, sacó su gafete y se lo puso antes de entrar y saludar al guardia que abría las puertas de vidrio Pero antes de continuar avanzando una mano grande lo tomó por el hombro y algo circular se pegó a su costado con fuerza.

  • No te atrevas a voltear, no grites y así no te pasará nada.- el chico aterrado no puedo hacer más que asentir.

Desvío un poco sus ojos y vio el guardia en el suelo inconsciente y azulado cuatro hombres de traje y con máscaras de muñecas, su corazón latía A mil y más cuando se colocaron a su lado y el hombre que la sujetaba lo empuja para que caminara, todos estaban sumidos en sus propios asuntos y nadie no todos los cinco extraños hasta que dos disparos al techo hicieron reaccionar a todo el mundo, el chico pelinegro se lanzó al suelo al igual que las demás personas que gritaban y comenzaban a llorar, de los sacos negros que usaban los otros cuatro sacaron sus armas.

  • ¡Todos quietos y nadie saldrá herido!- gritó una de los enmascarados apuntando a las personas.

uno de los hombres disparó de nuevo el techo sino que más personas gritaron y dos de ellos fueron hasta las cajas Para pasarles dos maletas a los trabajadores.

  • ¡Llénalas y rápido!- exigió uno de los ladrones.

el cajero aterrado comenzó a llenar las bolsas abriendo caja por caja mientras veía como el gerente del banco era levantado del suelo y llevado a la bóveda por otros dos hombres. Nadie se esperaba tal harto menos en un día de aparente tranquilidad, algunos habían ido a trabajar otros a hacer diligencias y ahora estaban pecho al suelo siendo amenazado por cinco hombres armados ¿En qué momento entraron? Nadie lograba dar respuesta a ese interrogante. La gerente aterrado tuvo que abrir la bobera dejando a merced de los bandidos una gran cantidad de dinero, dos hombres más entraron con grandes maletines negros y comenzaron a llenarlos mientras que el gerente sentí el frío metal de un arma corta en su nuca y no podía hacer más que ver y mantener las manos alzadas.

Terminaron de llenar las maletas y el hombre que lo sujetaba lo empujó para encerrarlo en la bóveda, pasaron junto a una mujer que chillo del miedo y terminó orinando encima de su ropa por el pánico que sentía, los cinco hombres se aseguraron de tener las bolsas con el dinero y antes de salir el hombre que había tomado el chico pelinegro lo levantó por el brazo moviendo su máscara hacia arriba le plantó un beso tan apasionado que el pobre japonés no tuvo ni tiempo de reaccionar, El ladrón cortó el beso y las piernas del chico se dieron haciéndolo caer de nuevo en suelo escuchando unas risas maliciosas.

Uno de los cajeros logró a presionar el botón de emergencia pero los hombres ya habían salido el banco a una camioneta negra que lo esperaba afuera de este. dos carros patrullas que pasaban cerca escucharon el llamado y pudieron ver la camioneta a salir a toda velocidad, la persecución se desató, a las dos sirenas se les unieron otras tres pero para mala suerte de los oficiales todos los semáforos de la calle parecían estar a favor de los ladrones, uno de ellos cambio a naranja y la camioneta aceleró logrando pasar antes del cambio a rojo, una patrulla intentó lo mismo pero un auto la impacto provocando un severo accidente e impidiendo el paso de las demás patrulla.

Los ladrones habían escapado, dos oficiales heridos y un civil igualmente, helicópteros surcaron el cielo en busca de esa camioneta pero cuando por fin lograron ubicar la este estado envuelta en una cortina de humo negro, los bomberos llegaron para apagar las llamas que se consumían esperando preservar algo de evidencia pero el calor y las serpientes llamas habían consumido casi todo. El tráfico se hizo presente en la calle y un lindo BMW plateado pasó despacio y mirando como ardía aquel lugar, sin embargo pasó desapercibido para todos los oficiales ya que estaban muy concentrados en su labor.

  • De verdad que eres un pirómano.- habló el conductor con una sonrisa.
  • Tch ¿Qué esperabas? Ese fue el plan desde un principio- le respondió el copiloto- Además ¿Qué fue todo ese show del beso?- cuestionó alzando una ceja.
  • Jajajajaja~ te falta mucha maña en este oficio…- se burló con malicia- Ese linda japonés servirá como señuelo ante la policía… las personas vieron El beso que le dí y pensarán que tiene algo que ver con nosotros y los oficiales se van a entretener con él por un buen tiempo.- confesó.
  • No cualquier persona besa a otra en los labios y menos tan apasionadamente… Me sorprendes.- halago mi copiloto.
  • Exacto… eso nos librará de la policía y podremos gastar el dinero a nuestro antojo sin que nos pisan los talones.- el hombre amplio su sonrisa.
  • ¿Cuál será el siguiente trabajo?- preguntó el chico a su lado.
  • Tengo cosas que arreglar, Así que deberán esperar un tiempo para dar el siguiente golpe.- el hombre celebró el vehículo.

El banco se llenó de policía que recolectaban evidencia y testimonio por parte de todos los testigos, las radios de las patrullas no dejaban de sonar debido al robo y al alboroto del incendio, todo aquello era un caos total, el lindo lunes se había arruinado por cinco hombres que decidieron robar un banco y crear un caos en la carretera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: