「EA&S」- ♤ [Vicyuu / CAP 02] ♤


La osadía realizada por el japonés hizo que el cerebro de Víctor tardara en procesar la información, para finalmente hacer “clic”, y se dijo para él mismo un:

“¡AL CARAJO CON TODO!”
♢ 
♢ 
♢ 

Escena 02: ♢¡Y Fueron Pillados!♢

Como alma que lleva el diablo, se quitó su ropa de alta costura y la tiró A… ¿Quién sabe dónde?, también mandó a volar una prenda final, su sexy y clásico pantaloncillo negro (el cual parece más a una tanga narizona), quedando así, expuesto al natural como Dios lo trajo al mundo. Sí pudiéramos dar una descripción del atractivo de su cuerpo, sería exactamente como aquella escultura del David hecho por Miguel Angel. (Eso si, el paquetón que él trae consigo dice “made in Rusia”) La misma operación la hizo con su príncipe, le retiró completamente la polera y su short o pantaloneta corta dejando así a un Yuuri bastante sensible, embelesado y acalorado con la única ropa que cubría su “castidad”

Un bóxer negro muy ajustado.

Ante esa maravilla, el ruso solo atinó a dejar más besos empezando por sus labios sonrosados, inició lento, con mucha cautela y ternura propia de él, su mano fluyó por la curva del nipón hasta ir a su cadera, Yuuri algo dudoso también intentó tocarlo, tímidamente como si de algo valioso se tratara, recorrió sus hombros, pasando por su pecho, rozó su espalda baja hasta llegar a la parte física que más admiraba en secreto el japonés… sus glúteos, estos los masajeó y apretó con gusto, Víctor se asombró ante ese gesto y lo miraba con los ojos entrecerrados muy travieso.

—Ehmm… ¿H-hice…algo malo? —Respondió bajito.

—Para nada Yuuri, no te disculpes, al contrario…me encantó… ¿Sabes?—el otro relajado en su posición le murmuró,creó una pausa y continuó—. Cuando te lo propones puedes ser muy ¡eros!

¡Qué!… ¡¿Estás bromeando?! Confundido, iba a decir algo más, Víctor valiéndose de que su boca estaba ligeramente abierta retomó el beso ahora con más fiereza, aumentando la dificultad al estilo francés.

Katsuki trato de corresponderle al máximo. Sin embargo, siendo Nikiforov el de mayor experiencia dominó la situación, al finalizar, mayor y menor terminaron con un beso el cual cortaron con un pequeño hilo de saliva en la comisura de ambos labios.

Agitados estaban los dos hombres que los cubría una capa perlada de sudor, el japonés tomaba aire pero el ruso no escatimó tiempo y siguió el tercer round (O quién sabe sí van por el cuarto roundde toqueteos y besos ahora por su cuello, clavícula y bajó a sus lindos “botones rosados”

—¿Puedo? —Aun bajo esa mirada pasional, era un caballero de buenas costumbres, y el otro asintió nervioso, pero confiando en lo que hacía su amado.

Se concentró lamiendo, jugando y Succionando cuanto quisiera, el azabache se fue acostumbrando de apoco a los toques y sus gemidos por más que trataba de contenerlos, salían sin previo aviso, se pudo escuchar un ¡Popcuando el otro se separó del pequeño pezón para así, pasar a su bajo vientre y su entrepierna, dejando claras marcas y mordidas rojizas y/o moradas que daban a entender que esta belleza asiática de hombre es “suyo” y solo “suyo.”

Ahora, el de ojos azules llevó sus manos al lugar donde alcanzó a estremecerlo ferozmente en el preludio anterior, quería hacerlo con toda la calma del mundo, (pues, se supone que tenía todo el día, la tarde y gran parte de la noche del Onsen para ellos solos, ¿No?) La tela del bóxer ya era tediosa y se la retiró con mucho cuidado dejando totalmente descubierto al de ojos marrones, por instinto, iba a ocultar sus partes pero el otro no lo dejo.

—No hay nada que temer, amor. —Tomó sus manos y las acercó a sus labios para darles un corto beso y suavemente acarició sus nudillos con los pulgares, el gesto hizo que Yuuri se sonrojase y lo mirara con ojos brillantes cual niño pequeño—. ¡Prometí cuidarte y eso haré! ¿Dime que… me dejarás tomarte para que mí alma y la tuya sean una, Yuuri?

Esas palabras llenas de amor le hicieron borrar toda duda al respecto, y con mirada segura, asintió con su cabeza mencionando un—: Ya te lo dije… Tómame como desees, Vitya…

Que le hablara de esa forma Cándida propia de él, ya era algo sublime pero, que el japonés dijera el diminutivo de su nombre en ruso y de esa forma, acabó con la poca cordura que mantenía. Víctor se recostó encima de su príncipe mientras lo besaba, Yuuri lo recibía con el mayor de los gustos y sus manos se fusionaron afirmando un agarre que desbordaba amor…lo que estaban viviendo hacía alusión a esa Interpretación musical Italiana que los marcó de por vida「Quédate a mí lado y no te vayas nunca」y ahora, el significado de cada palabra habida y por haber en la lírica traída a colación, tomaba fuerza.

Extrañaban sentir el tacto del uno al otro, y por ende extrañaron sus besos, mimos y caricias, por momentos pensaban sobre ¿Cómo hicieron para sobrevivir sin esas pequeñas muestras de cariño en su diario vivir?

Esto no se compara a nada de lo que han hecho antes, lo hacían sin ninguna clase de dobles intenciones, y tomando en cuenta el cómo llevaban las cosas tan amorosamente para conocerse por completo a otro nivel; Víctor tomó la otra mano sobrante de Yuuri y la guió al su pecho, así fue avanzando hasta llegar a su miembro, el chico se erizó al sentir su vigorosidad entre sus dedos, lo tocaba de la forma como recordó que el otro lo hacía con él. Claro, siendo Yuuri menos brusco o que el ruso soltara uno que otro jadeo y susurros en voz grave o varonil.

—Ahora sabes lo que me haces sentir cuando me tocas. —Muchos especularían que Víctor soltó eso por “mera calentura”, pero en realidad, el comentario lo hizo sin gota de perversidad, lo dijo porque su alma lo dictaba y el menor de los dos se dio cuenta de ello, su corazón latía a mil por hora, contento por el hecho de provocar todo eso en su Víctor y es verdadero… Sí le tocaba expresar con egoísmo a quien fuese que Nikiforov es de Yuuri como Katsuki es de Víctor, entonces aceptaría ganarse el “odio” de todos con agrado.

El ambiente pasó a ser más ardiente, el albino se encontraba demasiado excitado con los estímulos de Yuuri, aunque fuese la primera vez que su pequeño tocara a otra persona “Allí” íntimamente, lo estaba realizando muy bien, eso se notaba cuando el ruso mostraba abiertamente sus expresiones de satisfacción con su rostro y rodaba sus dedos entre sus plateados cabellos para pasarlos hacia atrás, destacando así los bellos zafiros azules que tiene por ojos y en un acto de desespero, detuvo de apoco el movimiento del menor dejándolo algo desconcertado.

—Si continuas tocándome así no podré aguantar y tampoco hacerte disfrutar, espera un poco ¿Sí? —Eso lo dejó aún más atónito, pero le indicó que no se preocupara mientras iba a un lado de la cama gateando y llegó a un cajón donde tenía guardado un lubricante, regresó hacia su amado, retomando su posición inicial ahora más calmado.

—Separa un poco tus piernas, Yuuri.—Él más joven hizo caso y Víctor las acomodó de una forma que no disgustara a su pequeño y siguió.

—Voy a prepararte, ¿ok? ¡Avísame sí te llega incomodar algo! —Concluyó de explicarle con amabilidad cuando abrió el lubricante.

Luego regó el líquido sobre sus dedos y llevó uno de ellos hacia cavidad trasera ajena. Con movimientos lentos comenzó dilatarlo, él cerró sus ojos, soltó un: “¡AHHG!~… 痛い! 「¡Duele!」”

Víctor a pesar de no saber mucho de ese idioma, supo entender por rostro de Yuuri que era una especie de queja, confirmándolo cuando el joven llevó una mano por su boca y mordió parte de su dedo índice para soportar el dolor, la conmoción y ahogar los suspiros que le generaba.

¿Te duele? Mencionó intranquilo.

U-un po-co… Ahh…Nhgg~~ ahora m-me siento más ex…traño, pero p-puedo soportarlo.Obviamente Yuuri sufría, sin embargo él no se lo diría, prefirió guardarlo y le sonrió para sacar de la preocupación a Viktor.

A raíz de eso, el mayor continuó dilatándolo, el chico se fue acostumbrando, y el malestar había pasado. Ahora, ya no se contrariaba, de hecho lo disfrutaba, el ruso logró adicionar un segundo dedo pero lo profundizo tanto que rozó una zona en la que es muy sensible, gimiendo y llorando dijo con hilo de voz débil un: – そこ!, AHHG!… そこから…お願い! -「 ¡Ahí!, Ahhgg!… Desde ahí… ¡Por favor!」

—Tus deseos son órdenes, mi príncipe.—Expresó ante la súplica dicha en japonés por su amado, puesto que su mente no daba para hablar en coherente inglés, Víctor se reclinó y secó una o dos lágrimas con algunos besos.

Esta vez los movimientos fueron más profundos e intensos, adicionó un tercer dedo cuidando de no hacerle daño. Se dio cuenta que Yuuri estaba más que listo para recibir todo. Liberó los dedos de su interior, alzó sus piernas hacia él, y para no perder el equilibrio y afianzaba su agarre en alguna parte de la cabecera, el otro estaba ansioso, en pocos instantes perdería su virginidad con la persona que ama.

—¿Listo Lyubov’?— preguntó antes de entrar en su interior.

はい! 「¡Sí! 」— respondió con respiración sofocada, sintiendo de a poco los roces de ese “fierro” en su entrada a su vez que él se sostenía debajo del ruso y preciso cuando introducirían el dotado atributo sexual por completo, ellos no se dieron cuenta que “alguien” arribó nuevamente al hotel, entró y los buscó con mucha perseverancia por cada una de las habitaciones hasta que llegó a la última de ellas. Iba a tocar la puerta para anunciarse pero después lo meditó y sin pedir permiso, probó girando perilla y se abrió de golpe. Entonces, la voz femenina alegre y bastante apacible detrás de ella era conocida para los tórtolos entró en acción.

¡YUUUURI!, ¡VICCHAN! … ¡AL FIN LOS ENCONTRÉ!… ¡Regresé porque a Toshiya-San se le quedó su billetera pero ya voy de regreso, quería decirles que…!—Y la mujer sonriente, no pudo concluir por la panorámica presenciada ante sus ojos.

お母さん! –「¡MAMÁ!」 / ¡SRA. HIROKO!— Gritaron Al unísono en una posición para nada sencilla…

Es decir, ¿Quién carajos esperaría que la madre del japonés (y casi suegra para el rusolos encontrará así?  ¡Despojados de sus ropas, totalmente desnudos y alborotados haciendo cosas candentes! ¡Ah! ¡Y lo mejor del cuento! ¡En su casa!

—Ahmmm… jajaja. —Hiroko solo pudo reír al tiro por los nervios, dio un largo Suspiro y siguió—. Yo…creo que…. vine en mal momento, pero ni crean que se van a salvar, ¿eh?

Tras el retiro de la señora con ese contundente: “los espero a ambos en tres minutos en mi sala”, Yuuri solo pedía a gritos un: “¡Trágame tierra!” por el bochorno que acaba de pasar, alejó a Víctor de un empujón con fuerza descomunal que el pobre, cayó de espaldas y terminó dando espirales en el suelo chocando con el closet, proporcionándole un gran golpe en la nuca y con su “amigo” maltratado, el otro saltó despavorido de la cama buscando algo que cubriera sus “partes” y también las de su novio… 

E-esto no puede estar pasando” Pensaba con desgano, volteó a ver a Víctor aun en el suelo recuperándose del golpe y le lanzó a la cara su camisa y su ropa interior tras a hablar con voz de mando como jamás en su vida lo ha hecho…

¡VÍCTOR NIKIFOROV! ¡ESTE NO ES MOMENTO PARA JUEGOS YLEVÁNTATE YA! ¡QUE POR TU CULPA ESTAMOS EN PROBLEMAS!

El ruso quiso replicar pero Yuuri le dio una mirada tan asesina, así tal cual como un Samurái tiene en la mira a su víctima. No tuvo más opción que hacerle caso con cara de cachorro asustado y tragando en seco para mencionar ese: “S-Si Yuu~ri” finalizando así, la conversación.

Dicen los sabios, que los más calmados cuando van a reprender son peor que el mismo diablo, y
 Yuuri Katsuki, era uno de esos.

Víctor todavía envuelto en su trági-comedia de amor, se encontraba dolido, dolido en su orgullo y hombría,  se supone que hoy sería el día perfecto para reclamar lo que al fin era suyo (la pureza de Yuurisin prisas en su habitación, y después de eso planeaba, “hacerlo otra vez” en cada lugar de toda Yu-Topia, incluso ya él se veía cumpliendo su fantasía de “realizarlo” en el Onsen bajo aquella cascada de agua cristalina en medio del atardecer tomando el mejor licor japonés como todo un rey al lado del más joven, pero su anhelo se vio arruinado y todo por no poner el seguro a su cuarto.

¡Tks! ¡MENUDO IMBÉCIL!

Pensó refunfuñando para sí chasqueando su lengua. Sí le contaba esto a Chris, su mejor amigo que estaba al corriente de lo suyo con su pupilo a nivel sentimental, el suizo le saldría con algo como—: ¡JA! ¡EL GRAN NIKIFOROV ESTÁ JODIDO Y SE QUEDÓ SIN FOLLAR POR UN PASADOR! ¡JA JA JA…! ¡Eres el mejor amigo mío!— Efectivamente, le diría eso sin pelos en la lengua.

Todo su esfuerzo había sido en vano, y para rematar la situación, el señor de “allí abajo” necesitaba atención, frustrado y sin más, se fue directo al baño privado que tenía en su cuarto a terminar el trabajo con ayuda de su amiga “manuela”… (La mano que nunca falla). Cuando acabó su tediosa labor se dispuso a salir del baño y vio a Yuuri pálido y en estado casi catatónico por lo ocurrido y eso que todavía faltaba la peor parte, ¡Hablar con la dueña de la casa!

****《Fin del Flash Back》****

11:00 A.M – Hotel Yu-topia / Presente.

Ya al estar al tanto de los lujos y pormenores de lo acontecido, regresamos al punto de partida para saber el cómo será desenlace final de ese par, y en efecto… ¡Allí estaban los acusados!

Allí…en esa sala sentados los dos, de rodillas frente a la distinguida mujer que también está en la misma posición sobre el tatami, señora la cual es la reina del único lugar con aguas termales en toda Hasetsu.

Ella los observaba con mucha curiosidad y algo divertida solo que lo ocultaba tras su rostro neutral, Katsuki se encontraba en bóxer azul con su perfil facial colorado hasta la médula, lentes mal acomodados, su cabello negro con algunos mechones desordenados y su piel blanca como la nieve llena de chupetones, moretones y mordidas gracias al “Ruso” de apellido Nikiforov el cual estaba a centímetros de él, con una camisa abierta a medio poner y un bóxer al igual que compañero solo que de color negro, con sus platinados cabellos regados en cualquier dirección y muchos arañazos visibles en hombros y espalda.

Esto era un deleite para Hiroko-san en el buen sentido de la palabra, le daba risa ver dos hombres adultos hechos y derechos poniendo cara de niños arrepentidos por ser pillados haciendo “travesuras.” Se esperaba eso de la leyenda viviente con cualquier mujer u hombre, pero que su hijo también estuviera en medio del rollo con él y con lo pudoroso que es, la hizo reír aún más en sus adentros.

¡Ah~ esta juventud de hoy en día!” Caviló para  sí la señora negando con la cabeza y con una tenue curva en sus labios simulando una risita. 

Volviendo con la dupla número uno del momento, el albino trataba de calmar a nipón pasando un brazo por encima de su hombro, dándole suaves palmadas.

Todo está bien, tranquilo estoy contigo. —Susurro muy cercano a su oído.

Te dije que esto pasaría.— replicó el chico con la cara tapada por sus manos—. ¿Y por qué no le pusiste seguro a la puerta?—Seguía alegando en voz baja.

No ví necesario hacerlo, se supone que tu familia volvería hasta después de las once de la noche.— Explicó el cínico con un gesto relajado, juntando sus manos en posición de rezo en y rodándole varias gotas por su frente—. Lo siento, en verdad.

Enojado“… esa era la palabra perfecta para definir a Yuuri ahora mismo, volteó a ver al desvergonzado que le dijo tal desfachatez y lo encaró con ojos entrecerrados queriéndolo matar. 

¡¿HAAA?! —Lo jaló por la camisa alterado y con voz audible le comentó su frustración—. ¡Aún si regresaran al día siguiente, lo correcto era ponerle el seguro, pasador o como quiera que se diga eso en cualquier maldito idioma a la maldita puerta! —Explotó todo de golpe y se suelta de la camisa con expresión facial cansada.

W…WOW!!! — Es lo único que logró decir el otro con una mueca de susto en la cara, por segunda vez en un mismo día ha de ver a su cerdito lanzar tales improperios (acuérdense que ya le había dicho “idiota” en su idioma natal al inicio), es más, hasta pensó que estaba con su compatriota vándalo ruso, Yuri Plisetsky, ¡pero no!, fue el Yuuri Japonés.

¿Cuántas facetas le faltaba por descubrir de su chico? ¡Ni el mismo lo sabe!

Retomando el ruedo, Katsuki miró de vuelta a su rostro y sintiéndose mal, le habló reclinándose a su pecho muy quedito.

Yo lo siento… perdón, no debí gritarte… —Le ganó la culpa y Víctor como buen novio entendió que estaba estresado.

Tranquilo no pasa nada… me lo merezco después de todo por no hacerte caso.— se pasa una mano por detrás de su cabeza platinada y se la rasca con pena con un gesto en la cara muy simpático.

Por supuesto que no. —Negó moviendo su cabeza al tiempo que habla—.También es mí culpa por no ser firme contigo y dejarme llevar por tus besos y…— y no pudo decir el resto porque se sonrojó al acto. El otro trató de contener la risa pícara de sus labios lo observaba bien ladino, y Yuuri como se halló en evidencia, meramente finalizó con una queja ahogada—. ¡OH QUE RAYOS! ¡Yo… y-yo solo me quiero… tirar al barranco! ¿Acaso es mucho pedir?

Oh si, dejó caer su cuerpo bocabajo rendido, ocultando nuevamente su cara pero ahora en las piernas del ruso. este tocaba su cabello, le ojeó divertido y con galantería le ha expresado lo siguiente.

¡Ya lo hecho, hecho está Yuuri!, ¡mira el lado amable!, ¡no te quejabas cuando estábamos en plena faena de amor!—Le guiñó el ojo.

¡Oh por favor!… ¡CIERRA LA BOCA! —El ruso se carcajeó con ganas acompañado por un japonés que reanudó sus lamentos, y siguieron así por par de minutos. Ninguno de los dos no se dio cuenta cuando aumentaron la voz lo suficiente para que Hiroko los escuchara muy concentrada, de hecho, se les olvidó por completo que la señora aún seguía allí, y aunque que la dama quería seguir riendo por debajo ante el suceso tan tierno de ese par de “tontos enamorados”, optó al fin por hablar, haciendo que ambos jóvenes voltearan su vista a ella.

Les recuerdo que todavía sigo… aquí. —Dijo con maña la doña señalándose a sí misma.

M-Mamá… ¿tú escuchaste todo? —Tartamudeando su hijo le preguntó…

Si… y muy claro, mi niño.

Yuuri Palideció y llevo sus manos a la boca de un sobresalto, el destino quería darle un infarto al hijo menor de los Katsuki, y su madre continuó.

¿Y bien?, creo que ambos tienen algo que decirme, ¿No es así? —Reclamó, arqueando una de sus cejas.

M-Mamá…ahmm… e-es-te… —Yuuri no sabía que decir…giro al lado y se encontró con Víctor, en sus ojos se demostraba un pedido grande de “auxilio” y el otro tomó la vocería en su rescate.

Señora Hiroko. —Añadió una bocanada de aire y siguió—. Sé que encontrarnos así, en su casa no es algo común, pero todo tiene una razón de ser.—Puso su mejor cara de “seriedad”, realmente era bueno en ello el condenado y cuando pretendía seguir, la señora lo interrumpió.

Veo que estamos algo tensos, así que… —Tomó un tiempo para deliberar y así tener claro lo que deseaba llevar a cabo—. ¡Yuuri!… ¿Podrías traerme un par de copas y una botella de sake por favor?, ¡Ah! ¡Pero no quiero que tomes el sake de la nevera!, ¡ve a la bodega donde tu padre tiene los mejores!, ¿Sí?—Termino con expresión alegre pero picarona.

¿Eh?…¿Claro?, Pero… ¿Y eso? —Respondió el menor algo consternado, su madre rió y con un ademán en su mano le comentó—. No le des vueltas al asunto y hazme caso.

El ruso se le hizo muy “peculiar” ese tipo de encomienda por parte de Hiroko, mas él, imaginaba por donde iba todo este asunto, se hizo el “desentendido” y le preguntó a la mujer cualquier cosa para desviar su juego.

Señora Hiroko, ¿y qué pasará con el Señor Toshía y su hija Mari? Ellos deben estarla esperando.

No te preocupes querido, mientras ustedes buscaban algo de ropa…yo le avisé a Mari que me tomaría un tiempo en encontrar lo que se le quedó al despistado de mi marido. —Indicó en pose ganadora.

Víctor pensó en sus adentros un: Astuta…Nada mal” mientras analizaba su próxima jugada como si fuese el Pankhan de la Mafia rusa vs la Oyabun del clan Yakuza. Yuuri ingenuo de esa guerra sin cuartel, seguía con su duda existencial

¿Por qué su señora madre le había hecho tal petición? ¡Total!, él cumpliría con su capricho.

Ehmm… bueno, yo iré a buscar eso, Mamá. —Hizo una reverencia a ambos, y se retiró a realizar la tarea encomendada,

¡Gracias Yuuri-Kun! —Agradeció la señora y él siguió su camino.

La doña de lentes que no pasaba de los cincuenta años quedó momentáneamente sola con el bello ruso, y calculando que su hijo demoraría unos cinco minutos buscando el sake, entonces iniciaría la charla sin rodeos, pero Víctor se le adelantó.

Señora Hiroko, lo del sake… ¿Usted mandó a Yuuri a propósito? ¿O me equivoco? —Preguntó sin más.

Bueno, creo que eso es un no” y un si” —Esto descolocó al muchacho, tanto que la mujer podía ver dibujados los signos de interrogación en su cabeza y ella procedió a explicar—. En parte es un no, porque tú y yo realmente necesitamos un trago ja,ja,ja y en partees un si, porque yo necesitaba hablar a solas abiertamente contigo Vicchan, y eso fue lo único que se me ocurrió. —Hizo un gesto gracioso.

Ya veo...—Se llevó su dedo índice a sus labios en su característica pose como suele hacerlo y siguió. —Pero dígame ¿De qué quiere hablar conmigo? ¿Sí no es mucha molestia Sra. Hiro…— la mujer lo interrumpió y le comentó…

Llámame Hiroko-san o Hiroko a secas mi cielo, que me haces sentir vieja con eso de señora jajaja y no te preocupes, solo quiero preguntarte cosas puntuales. —Agregó la mujer para romper el hielo, y “Vicchan“, como lo llamaba cariñosamente la dama, rió suavemente y corrigió.

De acuerdo señora… digo…Hiroko. ¡Soy todo oídos! —Acabó de hablar derecho y sin preámbulos, la ama de casa meditó un poco y soltó su pregunta.

¿Desde hace cuánto están saliendo juntos? —Comentó emocionada.

¡¿Ahh?!…¡No way!「¡Ahh!…¡No puede ser!」—Esa pregunta lo tomó fuera de base y la señora continuó.

Estoy casi segura que fue a partir de Lo ocurrido en el GP de China… Eso… ¿Eso fue un beso verdad, Vicchan?—Esta vez fue más específica y seguía chillando de la emoción.

What?!… ¿Ehhh?, bueno… La verdad es que….—El muchacho frente de ella estaba bloqueado. 

¡Vamos Vicchan!, ¡dímelo con confianza! —Indicó la mayor tomando las manos de hombre albino con ojos resplandecientes—, y no me salgas con el cuento de que fue “abrazo” porque no te creo nada… Ustedes podrán engañar al mundo entero, a sus amigos y las personas más allegadas, pero nunca engañarán a la familia Katsuki, y mucho menos a esta vieja loba de mar. —Forjó nuevamente una pose vencedora cruzándose de brazos.

Víctor no la vio venir e hizo un gesto apacible al tiempo que se auto-daba un golpe suave en su frente con la mano empuñada, negaba con la cabeza. Reía genuinamente murmurando para el mismo algo tipo: Esta mujer es de armas tomar” y se reintegró para contestar.

Usted misma se ha dado la respuesta, Hiroko… —Concluyó sincero y con sonrisa calmada.

¡Lo sabía!, ¡lo sabía!, ¡lo sabía!, ¡Sííííí!… ¡El corazón de una madre sabe todo y nunca se equivoca! —Elevó sus brazos en son de victoria, pero rápidamente, fingió un puchero tierno con drama chistoso, y el ruso al ver eso le recordó un poco a su Yuuri—. ¡Aunque estoy molesta contigo, Vicchan! ¿Por qué no me habías dicho nada? Así evitaba hacer de F.B.I, al igual que Mari y Toshiya.

¡Oh! ¡Por los patines de Odín!, ¡Hiroko aceptaba todo lo de ellos! ¡Así, sin más! ¡Al igual que sus demás integrantes! Él ruso se sentía aliviado en ese aspecto y levantando sus manos en son de “paz”, respondió alegre.

A mí defensa, diré que Yuu~ri quería ser el encargado de darle la noticia en el momento indicado, pero usted sabe cómo es su hijo, le sugerí ayudarle con eso, mas quiso hacerlo por él mismo, es demasiado terco. —Explicó muy orgulloso y con una blanda risa la situación ante la carismática mujer.

— ¡Es igual a su padre en lo terco¡— ella murmuró un bajito, el otro suspiró amablemente y siguió pero no del modo que la señora esperaba pues su expresión facial cambió.

Pero creo entenderlo. —Re-organizó sus ideas y siguió con su respuesta—.Sí fuese una “relaciónestándar” sería menos complicado para él, más no es así. Ambos… somos hombres, y siéndole sincero, no sabíamos cómo iban a reaccionar ustedes sobre…—Señaló él para dar a entender su punto y continuar—. “Lo nuestro”, asumiendo que a la vista del resto esto sea “anormal“, quiero decir…—Y a medida que hablaba fue bajando su tono de voz enérgico o elegante a uno apagado con dejo melancólico al igual que su mirada. terminó cruzándose de brazos.

Siempre me ha dado igual lo que piense al respecto la gente de mí y de mí condición, sé cómo lidiar con ello desde que tengo uso de razón y este mundo puede ser muy hostil cuando se lo propone sí no sabes defenderte. —Se detuvo y pensó un poco más para no perder el valor—. Pero…En Yuuri, la opinión de usted, la de su familia y su amigos realmente cercanos vale mucho…—Enfatizó—. Vale más que cualquier cosa, y el hecho de ser “rechazado” en algún momento tan solo por sentirse atraído por “alguien” de su propio sexo, eso…lo destruiría.

Oh, así que era eso… —Asombrada y enternecida por la confesión hecha por su “yerno” ¡porquevamos!, ella, desde que su niño regordete adorado se percató de la presencia del pentacampeón a la edad de doce años, siempre lo admiró. Coleccionaba sus posters o le decía que “Nikiforov-san esto“, “Nikiforov-San aquello“, y aunque no supiera mucho sobre el tema del patinaje artístico, siempre le brindó su apoyo. También le comentó que algún lo conocería y patinaría sobre el mismo hielo como él, y cumplió, aunque su primer encuentro a sus veintitrés años fue nefasto, según el japonés, no todo fue perdido.

El destino le mandó una buena pasada, el vídeo de Yuuri recreando esa rutina libre, su reencuentro con Nikiforov y que el mismo pidiese ser su coach de un modo muy “particular”, entre otras cosas, le permitieron ver a Hiroko, que su hijo no solo le guardaba admiración por ser su ídolo, sino que también, pudo experimentar en carne propia, el amor puro e incondicional y todo, gracias al ruso que tiene hoy ante sus ojos.

Ella, lo único que pedía constantemente en sus oraciones era que su hijo, fuese amado por ser como es, no le importaba si era hombre o mujer… Quería ver ese deseo y al parecer Víctor, es “ese alguien especial” que llenaba de color la vida de su niño.

Yo… solo le pido a usted, a sus familiares y amigos que no lo juzguen, sí han de hallar un culpable, me tienen mí…pero por favor Hiroko-san, no le retire su apoyo. — Acabó diciendo el hombre honestamente, ganándose el corazón de la señora de aquellos cabellos marrones.

Solo te preguntaré algo más… —Le platicó mirándolo fijamente—. ¿Qué tanto lo amas?…

Más de lo que cualquiera se pueda imaginar. Sí volviéramos a nacer lo amaría nuevamente una, y otra, y ¡otra vez!

Eso es todo lo que necesito saber para estar tranquila, te encomiendo mucho a Yuuri, y… ¡Bienvenido a la familia, Vicchan!—Dijo ella mientras tomaba aquellas manos firmes y elegantes dulcemente entre las suyas. Su tacto era suave pero también lleno de ese cariño que da toda madre a un hijo y prácticamente al ruso, lo consideraba como uno.

Víctor en medio de su ensoñación y con sus sentimientos encontrados le brindó las ¡Gracias!, ademas de nombrarle que era un ángel. Le comentaba todo muy conmovido por la forma en que la señora bonachona lo ha tratado y aceptado al tiempo que ella seguía sosteniendo manos y le daba pequeñas palmaditas por encima de ellas.

Después de ese momento fraternal, Hiroko lo soltó lentamente y habló.

¡Bien! ¡Esta buena noticia que tenemos que celebrarla con un buen trago desake—Mencionó alegre aplaudiendo repetidamente y agregó algo más—. Pero, no les voy a pasar por alto lo que ví en el día de hoy a los dos. —Lo señaló con el dedo índice entrecerrando sus ojos y terminó su comentario.

Él hombre de nacionalidad rusa abrió la boca para soltar una risotada y negaba con la cabeza por lo bajo gracias las ocurrencias de la señora… Él y su cerdito esperaban ser regañados pero ¿Beber con ella mientras los reprenden? ¡Eso sería algo gracioso de ver!, yerno y suegra siguieron su conversa ahora más relajada.

Ahhh~~ y yo que pensé que nos habíamos salvado.

Nada de eso, corazón… Los puedo sermonear y perfectamente he de tomar mí trago para brindar por su noviazgo. —Definitivamente eso es contar con suerte divina, la leyenda viviente cada vez se sorprendía con esos comentarios tan espontáneos de la madre cuyo japonés destaca por ser muy recatado.

Honestamente, Yuuri y yo esperábamos el típico sermón por lo ocurrido en la habitación, más yo no me niego al alcohol. —Declaró con los brazos cruzados muy contento.

Conociendo a mí hijo se negará a beber, ya algo se nos ocurrirá y… ¿hablando del rey de roma? ¡Allí viene!.—Víctor y Hiroko se daban miradas y sonrisas cómplices mientras llegaba el más joven con el sake. Él los observaba curioso y como la duda lo carcomía, se lanzó al agua preguntando cualquier cosa.

¡Siento la demora! ¿Aunque no entiendo para qué servirá el sake y a qué se debe esas miradas raras entre ustedes? —Ahora sí que Yuuri no entendía nada de nada…

¡Porque vamos a celebrar y hablar sobre muuuuchas cosas, mi niño! —Añadió tomándose una pausa para servirse un poco de sake y siguió… —Como por ejemplo… ¡QUE YA TENGO YERNO Y ES UN BELLO RUSO DE OJOS AZULES!

— ¡¡¡M-MAMÁÁÁÁ!!!! —Gritó su hijo trágico con un carmín en toda su cara, Yuuri miró a Víctor, luego a la dama y estos, solo rieron por su reacción. Él prosiguió—. ¿P-pero cómo fue que…?

¿Qué me enteré?, ¡Ay Cariño! —Bebió un gran sorbo y continuó—. ¡Uno tendría que ser muy ciego para no darse cuenta que lo de ustedes pasó a “algomás” después de ese beso tan espectacular que se dieron en China!

¡Mamáááá!, ¡No digas esas cosas! —Yuuri pensaba que Hiroko debió adoptarlo porque ella, parecía más madre del ruso aquel, que tiene por novio y la señora, lo encaró con un berrinche juguetón.

¿Pero por queeé? —Finjió quejarse alargando la vocal—. ¡No le veo nada de malo!, ¡Vicchan me lo confirmó! ¿Verdad, Vicchan?

—¿Que puedo decir, querido mío…? ¡No me arrepiento de nada!

¡VÍCTOOOOR! —Ahora si estaba abochornado, Víctor no lo estaba ayudando para nada con su pena.

Amor, no es por ser malvado pero, al parecer tu madre ya sabía de lo nuestro y desde hace rato.

¿Qué?— fue lo único que salió de los labios del nipón y el mayor procedió a explicarle, tomándose una copa de sake que fue servida por la dueña de Yu-topia.

Mientras buscabas su sake, ella me preguntó de todo… Yo solo confirmé las cosas y te diré, que Hiroko está de acuerdo con la relación… Tranquilo.—Finalizó con una ligera sonrisa, Yuuri asombrado pudo asegurar que él no le mentía y luego dirigió su vista a esa mujer.

Mamá tú… ¿En serio no te molesta? e-e-e-s decir… — Expuso muy nervioso con el traicionero tartamudear—. ¿Tú estás de acuerdo con esto? Yo…yo realmente tenía mucho miedo de que… — Fue bajando la vista para jugar con sus dedos, la señora se dio cuenta y habló completar lo que él diría.

¿Pensabas que te rechazaría a ti y a Víctor? —Pasó una mano al lado de su cara apoyando el codo con el otro brazo por debajo—. ¡Para nada mi cielo!, hace mucho tiempo que no te veía sonreír… ¿Tú crees que me voy a enojar con la persona que hace tal maravilla a mí hijo?… ¡Ambos tienen mi aprobación!

Él dejó salir de su boca un… “Mamá”

Uno muy susurrado y débil a medida que una, dos y más lágrimas brotaban por sus ojos rodando finalmente por su fino rostro pasando por sus mejillas. La mujer se acercó a él para acuñar su cara, luego pasó a abrazarlo y mirándolo a los ojos le aconsejó sabiamente.

Ahora que tienes a alguien por quien luchar, ¡vive la vida y sé feliz con él! —Su hijo asintió en medio de sus sollozos y Hiroko, siguió abrazándolo más fuerte.

📷📷📷📷📷
Continuará
📷📷📷📷📷

*
*
*

🔥N/DE LA SHARY: Este capitulo fue Rebeteado para mejora de redacción.

¡AHORA, SÍ! !HOLA AL PUEBLO! ¿Cómo están? xD y nos vamos en este 2020 con el Re-estreno de una vieja-nueva Telebovela desmadrosa, cortesía de su servilleta xD

Esto fue el capítulo 02 de las 3 partes divididas y salió con un total de 5.983 palabras. XD al menos es ligero de leer. Nuestra Hiroko salió Regeneral pal ruso xD por suerte nuestros niños fueron bendecidos wiii
¿Cómo les ira en el final?
Solo diré dos cosas: ¿si eres lector antiguó? ¡te reirás nuevamente con cojón xD, ¿y si sois nuevo?, ¡lo sabrás muy pronto!

PARA FINALIZAR:
1) Si tienen alguna pregunta Idiomática, cultural o algo referente al fic, háganmela saber aquí en este apartado. No duden en preguntarme.
2)Podrán saber de adelantos y cosas sobre mis fanarts en mi fanpage de facebook “StarsDub’s” y también los invito a leer otros fics o/y Artbooks que llevo por aquí, en la Alianza YOI de WordExpress, en AO3  o Wattpad.
3) Sí tengo dedazos de redacción, o alguna corrección que hacer, ¡Díganmela! la idea es mejorar q_q y que estos capítulos para ustedes queden bonitos, gracias ❤
4) ¡Nos vemos en el capi final! ¡¡¡Cambio y fuera!!! ¡¡Muchos Saluditos a todos!!

Att: Su servilleta, la Shary fail 😀

Publicado por sharayanime

Profesora de Día, Artista, Fanficker y Fanduber de noche.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: