4. Máximo: Potya y las conversaciones en el baño


Máximo y Viktor tenían 14 años cuando el pequeño Yuri hizo su ingreso a la escuela secundaria.
En la primaria, Yuri había sido un alumno bastante apreciado, debido a su tendencia a proteger a sus compañeros más indefensos.

Pero Máximo se había dado cuenta que los cambios físicos del hermano menor de su amito no se habían dado.
Yura seguía siendo pequeño para su edad, igual que su amigo colgante ahí abajo.

El pequeño, colgante y algo gordito amigo de Máximo, con quien había pasado tanto tiempo de su infancia en la tina y en la piscina, era un ser callado pero muy decidido. Maximo siempre se sorprendía que se mantuviera tan erguido, sin importar la cantidad de peligros a su alrededor, como engrapadores, martillos, serruchos, clavos y uno que otro perforador, otra nueva pesadilla para el gran Max.

Se habían llevado siempre muy bien y justamente al ser pequeño y gordito, aquel “soldado desconocido” era como un hermano menor para Max, por eso lo apodaba “Cuchi”.*

Cuchi se mantuvo muy valiente durante el desayuno. Miraba frente a frente a Máximo y, aunque se iba a una misión desconocida, supo mantener en alto su ojito guerrero durante la conversación mantenida por sus dos amitos. Cuchi era un verdadero guerrero.

―Cualquier cosa que necesites, avísame―le dijo Viktor a su hermano― Estaré en el pabellón E, donde está la secundaria alta.

―No te voy a necesitar, viejo―contestó Yuri muy decidido―, pero gracias por informarme que el pabellón E es para los ancianos.

Se fueron juntos a pesar de no conversar mucho. Yuri estaba creciendo muy rápido y cada vez necesitaba menos de Viktor. Eso entristecía al alfa un poco pero había aprendido a darle a su hermano el espacio que él requería.
Criados sin remarcar el hecho de que uno era alfa y el otro un omega, ambos habían tenido sueños de grandeza. Viktor se había hecho popular gracias a su atractivo, su inteligencia y sus dotes deportivas y de convencimiento.
Todos adoraban al alfa de cabellos plateados y este estaba seguro que lo mismo pasaría con su pequeño hermano.

Lamentablemente se equivocó.

Cada día Yuri fue llegando a la casa más encolerizado y callado, corriendo apurado al baño.
Viktor podía notar cómo su hermano renegaba para ir al colegio, se hacía el enfermo y recibía anotaciones por escapar de las clases.
Sus padres habían hablado con él y él había prometido no ausentarse de sus obligaciones pero eso fue aún peor.

Sus notas empezaron a bajar rápidamente y empezó a enfrentarse con sus padres de una forma que nunca habían visto.

Al preguntarle Máximo a Cuchi lo que pasaba, este bajaba la cabeza y no decía nada. No sólo porque los penes no hablan, sino porque ese orgullo que lo mantenía erguido anteriormente lo había perdido.

Preocupado, Viktor y Maximo empezaron a seguir al omega en sus tiempos libres y poco tiempo pasó para descubrir lo que pasaba.

En una de esas persecuciones Yuri entró de improviso en el baño y Viktor pudo observar cómo un grupo de muchachos entraron misteriosamente unos segundos después. Se acercó a la puerta y entró.

En los urinarios se encontraban unos chicos que escoltaban a Yura mientras este orinaba. Entre ellos conversaban pero se notaba que querían intimidarlo.

―Hey Robert, la tienes muy grande…

―Jaja, es cierto, Troy, aunque tú no te quedas atrás.

―No, no me puedo quejar. Mi soldado me defiende muy bien.

Otro atinó a seguir con la conversación tan importante para sus egos, volteando a mirar al soldado Cuchi.

―Lástima que en este baño hay algunos eunucos que llegaron tarde a la repartición, ¿verdad, enano?

Todos empezaron a burlarse de Yuri y este, con el rostro escarlata, empezó a defenderse.

―Sí pero, ¿sabes qué? Al menos mi pene es más grande que tu cabeza, ¡idiota!

En diez segundos Yuri Nikiforov hubiera dejado de existir pero, por suerte, Viktor y Máximo llegaron para salvar el día.

―Yuri, ¿todo bien?

―Es Viktor Nikiforov―susurró uno.

―Sí, todo bien―respondió malhumorado.

Al tener un hermano omega el gen protector de Viktor afloraba y trataba de proteger a este. Los chicos sintieron el cambio de voz del chico de cabellos plateados, así como la mirada penetrante y amenazante del alfa, así que se apresuraron en salir del baño.
Cuando estos se marcharon, Yuri miró con rabia a su hermano mayor.

―¡No necesito que me cuides, vejete! ¡Tenía toda la situación bajo control!

―No lo dudo―aseveró Viktor tratando de darle confianza―, estoy seguro que hubieses podido con los cuatro a la vez…

Yurio se subió el pantalón y emitió un bufido.

―Déjame. No quiero hablar de esto.

Y así se marchó con las mismas y se enrumbó al comedor.

Mientras Maximo se mareaba un poco con la caminata en círculos de su amo, escuchaba que este hablaba con él en voz alta. Era una costumbre muy arraigada en Viktor, quien estaba convencido que Maximo lo escuchaba. Y así era en realidad.

―¿Por qué es tan importante el tamaño? No creo que importe el que uno sea grande y el otro pequeño…

Habla por tí, nomás―pensó de inmediato Max.

―Estos tipos quisieron someter a Yura en el baño, donde todo se ve…

Viktor se puso a pensar en la forma cómo su hermano podría tener la ventaja. Tendría que ser él quien pusiera las reglas.

―Quizás si él es quien viene y amedrenta a los otros desde el inicio, pueda mantenerlos a raya. ¿Qué opinas?

Maximo sólo pudo alzarse un poquito para demostrar que lo escuchaba.Viktor se sintió respaldado y se emocionó.

―¡Sí, eso haré! ¡Le enseñaré a defenderse en el baño!

Y así, Viktor Nikiforov empezó con la operación “Mira lo que tengo y tú no”

La idea de Viktor de ir decidido y encarar a los otros le encantó a Yuri. Era algo que a él se le hubiera ocurrido para defender a otro y, ahora que era él quien tenía que defenderse, tenía que hacerlo suyo.

Le pidió un momento a Viktor a solas para reflexionar, diciéndole que practicaría primero y luego lo llamaría.

Viktor volvió a marear a Máximo con su caminata en círculos mientras la práctica de Yura duró. Se preguntaba si su hermano en verdad sería capaz de hacerlo a pesar de su pequeño tamaño.

Veinte minutos después Viktor era llamado por Yura.
Viktor tenía que hacer el papel de los hostigadores, por lo que entró con la entreceja alzada y cara de malo al baño.
Allí lo esperaba su hermano frente al retrete. Pensó en un primer momento en exclamar algo para burlarse de él pero se sorprendió gratamente.

Allí, sólo y muy orgulloso, Cuchi se mantenía muy orgulloso y algo erguido. Pequeño pero muy firme, como un verdadero soldado enfrentándose a la guerra.

Viktor se sintió verdaderamente intimidado cuando Yura lo miró hacia bajo y apreció al pobre Máximo, flácido y sorprendido de la entereza, garbo y fortaleza de Cuchi.

―¡Wow!―exclamó Viktor sorprendido―¿Qué pasó por aquí?

Yura lo miró y le regaló una sonrisa burlona.

―Yo tengo algo que tú no tienes. Tengo un soldado de guerra, un auténtico luchador, que no es pequeño, sino compacto. Y tú, en cambio, no.

Viktor se quedó sorprendido de la seguridad de su hermano y la de Cuchi. Ambos se veían imparables y decididos, unos guerreros con letras mayúsculas.

Pocos segundos después Yura empezó a relajarse y a reir, exclamando feliz:

―¿Qué te pareció? Resultó, ¿no?

―Sí―contestó el alfa orgulloso―. No hay duda que con esa presencia los destrozarás.

―Tengo que hacerlo YO primero para poner YO las reglas. Ya hablé con mi tropa.

―¿Con tu tropa?―Viktor entendió cuando Yura bajó la mirada hacia Cuchi, quien seguía muy firme abajo.

―Me di cuenta que necesitaba sentirse poderoso―siguió explicando el omega―. Tenía que darle un nombre, algo que lo hiciera sentir orgulloso de sí mismo, entonces lo bauticé.

La idea de bautizar a un miembro le sorprendió a Viktor pero le pareció raramente interesante. Miró a Máximo pensando en cómo lo bautizaría si llegara el caso pero Yura lo sacó de sus pensamientos cuando volvió a hablar.

―¿Quieres saber cómo lo he llamado?

Máximo quería saber. Ya se había acostumbrado a Cuchi pero ahora que tenía un nombre oficial se sentía muy curioso.

―Dime―dijo Viktor.

―Le he puesto Puma-Tigre-Escorpión.

―¿Puma-Tigre-Escorpión?―Viktor se esperaba todo. Menos eso.

―Sí, porque es rápido como un puma, valiente como un tigre y peligroso como un escorpión.

Máximo pudo ver a quien en otra vida fuera Cuchi, orgulloso y más erguido que nunca. Max podía jurar que hasta veía brillo en su ojito.

―Creo que es un nombre…interesante ―dijo Viktor―, pero ¿no se te hace muy largo?

―¿Largo?―exclamó Yura sorprendido.

―Sí…bueno, para usarlo comúnmente. Ese podría ser su nombre oficial, de batalla. Pero, ¿en el día a día?

Yuri se puso a pensar en las palabras de su hermano mayor. Era, en efecto, un nombre largo, por lo que miró abajo y se puso a pensar en un sobrenombre para tan aguerrido miembro militar.
Se demoró un par de segundos más hasta que sus ojos brillaron y su sonrisa se amplió hasta el infinito y más allá.

―¡Ya sé! ¡Le pondré POTYA!

Y ambos estuvieron de acuerdo con ello. Máximo se alegró de tener un hermano menor llamado Potya y Potya se alegró orgulloso de tener un nombre. Desde ese instante, Yuri regresó a ser el chico valiente y renegón de siempre. Nunca más se dejaría intimidar en el baño.

Y Viktor aprendió, que era una buena táctica hacer lo mismo, para evitar que nadie volviera a burlarse de algún Nikiforov.

Nunca más.

#PorUnPotyaLibre

Notas de autor:

*Cuchi significa en quechua “cerdo” aunque yo le diré cerdito. 😉

Y bueno, este drabble fue muy importan. Ahora ya sabemos dos cosas: Por qué Viktor está obsesionado con los penes y por qué pensó en que Máximo podría tener algún día un nombre.

Yo sé que en otra vida y en otro AU, Potya es un gato pero esta es la historia de un miembro viril, por lo que nada tiene sentido y puedo ponerle Potya al soldado de Yura xD

Espero que les haya gustado 😋

¡Gracias por leer!

Publicado por natsolano

Soy una escritora de fanfics desde hace tres años. Amo escribir y quisiera dedicarle más tiempo, amo cantar y amo a Yuri on Ice!! Lo que más me gusta escribir es romance, aunque por algún motivo termino mezclándolo con drama. Además olvidé decir que amo la comedia. Mi pareja favorita de toda la vida son Yuuri & Victor, siempre diré que mi corazón late por el victuuri, pero me considero multishipper ❤

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: