Una camisa roja y un rostro colorado


—¿Sabes? Esto me trae gratos recuerdos —Víctor camina con desenvoltura observando las prendas que estaban en exhibición en el pasillo de caballeros. A su lado, Yuuri cargaba un par de bolsos llenos de ropa y accesorios de las compras del día de hoy—. Parece como si hubiera sido ayer el día que fuiste por primera vez al programa.

Habían pasado dos años desde que el programa fue puesto en transmisión. Después de eso, Yuuri y Víctor siguieron saliendo y conociéndose más, el lazo que habían construido en ese tiempo, sirvió como cimiento para construir algo más sólido entre ellos: una relación en la que ambos llevaban un maravilloso año de noviazgo (porque, aclaro, el primer año de conocerse permanecieron como amigos).

—Aún me apena recordar el día que me puse a llorar por ese abrigo en el set —comenta Yuuri admirando una camisa de cuadros color rojo—. ¡Gracias al cielo eso no salió al aire!

—De saber que era muy importante ni siquiera te hubiera insinuado en sacarlo de tu guardarropa —comenta Víctor, comprensivo. Después, aleja a Yuuri del mostrador de camisas a cuadros—. Amor, ya tienes cinco de esas.

—¡A mi me gustan! —repone Yuuri componiendo un puchero.

—Lo sé, pero cinco son demasiadas —olvidando el lugar, Víctor se acerca a su novio y lo abraza, pasa sus manos por la espalda rellenita de su amado y se detiene en su lugar favorito: los rollitos suavecitos que tanto disfruta estrujar por la noche—. Además, a mi me encanta verte sin ropa, cariño.

—¡Víctor! —Yuuri lo empuja, está más rojo que un tomate—. ¡Aquí no, por favor!

—¿Entonces en donde? —sonríe con descaro Nikiforov—. ¿En los vestidores? ¡Yuuri, qué sucio!

Yuuri exclama algo así como “eres imposible”, sin embargo, después de un momento de berrinche, se acerca al ruso y lo abraza por el cuello, para hablarle en un sensual murmuro:

—No lo mencioné, porque no pensé que te atreverías, Vitya.

El rojo del rostro de Nikiforov competía con la camisa que Yuuri compró minutos más tarde aprovechando la distracción de su novio.

FIN.

¡Hola!

Consideren este último capítulo como el prólogo de la pequeña historia que se desarrolló a lo largo de la Chubby Yuuri Week. El día de mañana, en el cual el tema es libre, publicaré un extra de esta historia, ¡espero les agrade mucho!

También espero la historia haya sido de su agrado. Personalmente me hubiera gustado desarrollarla más; sin embargo, mis tiempos no me permitieron escribir más que estos pequeños drabbles. Aún así, a mi me gustó mucho el resultado, quería escribir algo sin dramas y 100% fluff para la week, espero haber logrado ese cometido.

¡Los espero con ansias mañana en la última actualización de esta historia! Estoy muy nerviosa, pues es la primera vez que escribo esa clase de contenido >.< 

¡Mil gracias por sus votos, lecturas y comentarios! 

xoxo

Sam.

Publicado por salemayuzawa

Me gusta leer, escribir, ver películas, anime y platicar con mis amigas. ¡Adoro imaginar historias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: